Seguidores

13 de enero de 2019

ANTORCHAS CONTRA LOS TARIFAZOS

Una multitud se movilizó en rechazo a las subas de los servicios y el modelo económico del gobierno de Mauricio Macri. Los referentes de las organizaciones sociales, sindicales y de consumidores que convocaron a la marcha adelantaron nuevas manifestaciones y el llamado un nuevo paro general para marzo o abril.




Miles de personas marcharon con antorchas bajo la consigna "Basta de Tarifazos" para repudiar la nueva serie de incrementos en servicios básicos y transporte anunciados por el Gobierno a fines de 2018. La movilización convocada por el Frente Sindical para un Modelo Nacional colmó la Plaza Congreso, tras marchar por Avenida de Mayo desde 9 de Julio, y anticipó la presentación de un proyecto de ley para dar marcha atrás con la suba de tarifas. Los referentes sindicales adelantaron más manifestaciones, un nuevo paro general para marzo o abril y advirtieron que volverán a las calles si el Gobierno insiste con la reforma laboral.

"Respeto y dignidad", "El Gobierno nos mintió, saqueó y maltrató", "Basta de ajuste", fueron las consignas de algunos de los manifestantes que cambiaron antorchas por carteles hechos a mano. "Yo me equivoqué hace tres años. Se equivocaron muchos jubilados. Le digo a los funcionarios que se llenan la boca con la tarifa social que dejen de mentir, solo cubre un 10 por ciento del uso, a mí con tarifa social me vinieron 2 mi pesos de gas y tengo que sobrevivir 9 mil pesos de jubilación", confesaba un jubilado frente al Congreso poco antes del inicio de la marcha.

Con la consigna "Basta de tarifazo" escrita en una bandera al frente, la movilización fue liderada por los líderes sindicales de las CTA, Camioneros, La Bancaria, CTERA, los gremios aeronáuticos, entre otros. "La cantidad de gente que se convocó, siendo 10 de enero, muestra el rechazo y la bronca que hay frente a las medidas de este Gobierno contra los trabajadores", destacó el secretario adjunto de Camioneros, Pablo Moyano, y minimizó las críticas que apuntan contra la intención electoralista de la marcha: "Que le pregunten al compañero que no llega a fin de mes", apuntó. En ese tono, el titular de la CTA de los Argentinos, Hugo Yasky, coincidió con Moyano en adelantar que se llamará a un nuevo paro general en marzo o abril.

"Estas cifras, que de por sí son abrumadoramente inalcanzables para la mujer y hombre de trabajo, en la práctica duplican la inflación oficial estimada para todo el año 2019, de tal suerte que la perversidad del gobierno de los ricos –aún para con sus ingenuos y honestos votantes populares– supera todos los límites", denunció el documento leído al cierre de la movilización en la Plaza de Mayo, donde los sindicatos convocaron a los bloques de la oposición a unir fuerzas en el Congreso para revertir los aumentos decretados por el Gobierno nacional.

El documento también planteó el rechazo a la reforma laboral y previsional, que algunos funcionarios de la Casa Rosada volvieron a poner en agenda, a tono con las exigencias del FMI, y sumó un mensaje de cara a octubre de 2019: "No dudamos en afirmar que en este presente aciago en el que se juega la dignidad del pueblo del que orgullosamente nos sentimos parte, tenemos una alternativa."

La movilización, que se replicó en Córdoba y Comodoro Rivadavia, fue la primera de una serie de convocatorias por el Frente Sindical que continuarán el 17 de enero en Rosario y Santa Fe, el 24 en Mar del Plata, el 31 en Bariloche y cerrará el 7 de febrero en Mendoza.


Fuente: Pág. 12

IMPONENTE MOVILIZACIÓN DE "90 MIL CHALECOS AMARILLOS"



90.000 “chalecos amarillos” en toda Francia, en lo que significa una de las mayores movilizaciones, precisamente cuando el gobierno del repudiado Macron sostenía que “ya eran muy pocos los que querían salir a la calle”.

El Ministerio del Interior ha contado con 8.000 manifestantes en París. También hay 5.000 en Bourges, Burdeos y Toulouse, según las prefecturas. Ochenta mil policías y gendarmes han sido desplegados en el territorio.

Es la novena jornada de movilización de “chalecos amarillos” este sábado 12 de enero, dos meses después del primer día de acción, el 17 de noviembre y tres días antes del lanzamiento del “gran debate nacional” buscado por Emmanuel Macron. En las primeras horas de la noche, el Ministerio del Interior declaró que hubo 84.000 manifestantes en toda Francia , casi 35.000 más que la semana anterior. Sin embargo, los organizadores de la movilización hablan de 90 y cien mil movilizados.

Después de una disminución en la movilización durante las vacaciones, la protesta ya se había recuperado el 5 de enero, con 50.000 manifestantes (incluyendo 3.500 en la capital). Para este noveno sábado, varias personas del movimiento habían lanzado varias convocatorias: París, Bourges y otras ciudades importantes. Algunos desfiles fueron salpicados de violencia al final del día, pero no se debe deplorar ningún desbordamiento importante.

Más de 6.000 personas marcharon en Bourges (Cher), fuera del centro histórico, mientras que la prefectura prohibió cualquier reunión en el centro de la ciudad. En la ruta de la manifestación, las calles que conducían al centro de la ciudad estaban cerradas con cuerdas de policías.

El evento fue precedido por un discurso de Maxime Nicolle, conocido bajo el seudónimo “Fly Rider”, y Priscillia Ludosky, dos figuras de “chalecos amarillos” que, por primera vez, convocaron el rally en Bourges. La ciudad fue elegida debido a su posición geográfica central y al hecho de que es “un poco menos conocido por la policía” para evitar “nassages” y tensiones con la policía, explicó Maxime Nicolle.

En el transcurso de las protestas en París, la Policía ha lanzado gases lacrimógenos y ha utilizado cañones de agua contra los manifestantes.



INDIA SE PARALIZÓ, MASIVA HUELGA GENERAL



Más de 200 millones de trabajadores de los sectores público y privado de toda la India exigieron hoy salarios justos y sus derechos en la segunda jornada de la huelga de dos días de 10 sindicatos centrales.

Este miércoles se realizaron manifestaciones sindicales conjuntas en todas las capitales estatales e incluso en los centros distritales, señaló el portal de opinión News Click.

En Nueva Delhi, trabajadores, estudiantes y jóvenes marcharon de Mandi House a la calle del Parlamento, elevando una carta de demandas de 12 puntos, en busca de un salario mínimo de 18 mil rupias (alrededor de 260 dólares) y seguridad social para los trabajadores, entre otras reivindicaciones.

También en la capital nacional hubo reuniones de estudiantes y grupos de maestros reclamaron mejores salarios.

Agricultores, trabajadores agrícolas, estudiantes y jóvenes, junto con otros sectores de la sociedad, se solidarizaron con los huelguistas.

Parte del sector bancario y de seguros se paralizó a nivel nacional durante el paro.

La generación y distribución de electricidad, extracción y movimiento de carbón, minería, extracción de hierro y producción de acero fueron afectadas por la huelga.

La extracción, refinación y comercialización de petróleo y gas en todo el sector este y norte del país quedó completamente paralizado.

Incluso el suministro de combustible de aviación estuvo afectado, lo que provocó la cancelación de varios vuelos.

El transporte, incluidas las carreteras y el ferrocarril, se vio afectado. Trabajadores ferroviarios y empleados de la rama de defensa se unieron en solidaridad.

Empleados y maestros en la Universidad de Delhi y profesores y estudiantes de la Universidad Jawaharlal Nehru se unieron en solidaridad.

Los estados de Kerala, Assam, Odisha, Puducherry, Manipur y Meghalaya fueron testigos de un cierre total.

Mientras Goa y Bihar, que estaban en huelga industrial el martes, experimentaron una situación similar durante el segundo día, al igual que distritos en Andhra Pradesh, Telangana, Karnataka y Madhya Pradesh.

Las áreas industriales alrededor de la región de Delhi fueron afectadas por la huelga. Compañías multinacionales como Coca Cola, Toyota, Volvo, Samsonite, Crompton y CEAT vieron un cierre total.

La vida normal en Kerala fue afectada por segundo día. Los autobuses privados estatales y vehículos contratados permanecieron fuera de las carreteras, pero se permitió que los peregrinos al santuario de Sabarimala procedieran de todos los lugares.

Mientras los bancos estaban cerrados, las asistencias en las oficinas del Gobierno estatal y central eran marginalmente bajas.

Todos los exámenes universitarios programados para hoy en Kerala fueron pospuestos y las instituciones educativas cerradas. Hubo informes de bloqueos ferroviarios y de carreteras en varias partes del estado.

En Tamil Nadu, un estado altamente industrializado, se llevaron a cabo manifestaciones y huelga de sindicatos de diversos sectores como transporte, correos, banca e informática.

Estudiantes y organizaciones juveniles se manifestaron en solidaridad con los huelguistas, mientras que los cinturones industriales en ese estado fueron testigos de una participación impresionante de los trabajadores en la protesta.

El pueblo ha estallado por las promesas incumplidas del primer ministro Narendra Modi, quien llegó al poder en 2014 y su equipo se planteó modernizar y liberalizar la India… y hasta hoy!
Sus líneas maestras han sido abaratar los despidos, eliminar parcialmente las inspecciones laborales, darle más libertad a la dirección de las empresas, rebajar los derechos de los trabajadores a formar sindicatos y suprimir buena parte de los subsidios laborales, especialmente en el sector agrícola. Por si fuera poco, ha ido privatizando poco a poco el sector público, prohibió la circulación de billetes grandes e implantó el IVA, que prácticamente no existía en la India hasta entonces.


Fuente: Lo Que Somos

VENEZUELA Y LA SOLIDARIDAD LATINOAMERICANA






























*Por Cristóbal León Campos

El gobierno bolivariano de Nicolás Maduro ha tomado posesión para un nuevo periodo democráticamente electo, la mayoría del pueblo venezolano apoya el proyecto iniciado por Hugo Chávez, los veinticinco comicios ganados desde entonces lo demuestran. Para esta nueva etapa la República Bolivariana de Venezuela enfrenta la intensificación de las agresiones contra la persona del presidente y contra todo el proyecto de reformas sociales que se han implementado, el imperialismo norteamericano prepara de manera descarada una agresión directa para derrocarlo con el apoyo de países como Canadá, Perú, Colombia, Brasil, Argentina, Chile y Paraguay (quien ya rompió relaciones con Venezuela) entre otros. La reciente declaración que hicieron la mayoría de los países del Grupo Lima (con la honrosa excepción de México y Uruguay) exigiendo que Nicolás Maduro no tomara posesión nuevamente, fue dirigida por la Organización de los Estados Americanos (OEA) que ahora se pronuncia públicamente y la mayoría de los países que la integran han desconocido al gobierno venezolano, junto a la CIA y la Unión Europea (UE), preparando el camino para la ruptura de relaciones y la intervención imperialista. En estas fechas miembros de la Asamblea Popular venezolana buscan crear un golpe parlamentario como se hiciera, por ejemplo, contra Manuel Zelaya en Honduras el 2009. 

Las formas de injerencia e intervencionismo han variado en cierta manera, pero la intensión es la misma, regresar al colonialismo estableciendo el dominio de los Estados Unidos y las oligarquías de la región para saquear la riqueza natural, que en el caso venezolano es especialmente el petróleo, en el caso de que las medidas parlamentarias fallen, la estrategia se dirige a generar conflictos bélicos entre países hermanos que sirvan de pretexto para el imperialismo y su permanente política Monroe.

Por su parte los gobiernos de Cuba, Bolivia, Nicaragua, Uruguay y el Salvador han manifestado su apoyo y solidaridad con Nicolás Maduro y el pueblo venezolano, el proyecto bolivariano desde sus inicios se proclamó a favor de la integración y la unidad latinoamericana, siguiendo los ideales del prócer que le da nombre: Simón Bolívar. El nuevo capítulo de la historia latinoamericana comienza con la política de agresión imperialista reforzada, Cuba es puesta otra vez en la mira, incrementándose el bloqueo genocida y las campañas difamatorias en su contra; Bolivia ha recibido las primeras hostilidades por parte del gobierno de Brasil mediante insultos a su pueblo y a su presidente Evo Morales, los comentarios racistas sobre el origen étnico de su población son una pequeña muestra de la guerra que se va preparando; Nicaragua lleva tiempo siendo agredida, con la manipulación de los medios masivos de comunicación, se ha generado una imagen negativa del gobierno de Daniel Ortega; para el caso de Uruguay e incluso de México, su decisión de no apoyar las declaraciones e intenciones injerencistas del Grupo Lima y la OEA, los ponen en la mira de los gobiernos regionales al servicio del imperialismo, que poco a poco, según avancen sus gobiernos en reformas sociales y el mejoramiento de las condiciones de sus pueblos, serán señalados y agredidos, el campo de batalla del siglo XXI entre el imperialismo y los proyectos progresistas a favor de la humanidad será sin duda Latinoamérica.

Las fuerzas oligarcas de América Latina se unen en esta nueva campaña de agresión contra la República Bolivariana de Venezuela, no descansaran hasta lograr su objetivo o hasta ser nuevamente vencidos. Sus intereses son extender sus riquezas, controlar gobiernos títeres y establecer sus raíces conservadoras y neofascistas en las conciencias de los pobladores latinoamericanos, para ello usan a todos los medios de comunicación a sus disposición, la guerra mediática lanzada al mundo para revertir la opinión pública lleva largo tiempo; con Cuba se realiza desde el inicio de la Revolución hace sesenta años, con Venezuela desde la toma del poder por Hugo Chávez. Las intensiones de las oligarquías es acabar con toda manifestación progresista que atente contra sus oscuras maniobras y empresas, el recién ascendido gobierno brasileño de Jair Bolsonaro lo ha expresado abiertamente, al señalar que perseguirá cualquier manifestación de pensamiento de izquierda, y en los hechos, ha reabierto el camino para la devastación y extracción de la materia prima al firmar un acuerdo para que las tierras del amazonas sean destruidas por las transnacionales hambrientas de riqueza, los pueblos del amazonas tienen ante ellos una gran amenaza y deberán desplegar una gran resistencia. 

La ultraderecha latinoamericana pretende regresar al poder y destruir todo avance realizado por los gobiernos progresistas y movimientos sociales. El imperialismo norteamericano enfrenta una crisis estructural y global, sus cimientos se tambalean, pero eso lo hace mucho más agresivo e impredecible, por eso buscan mediante estos nuevos ataques fortalecer su poder.

Las fichas en el tablero del ajedrez geopolítico se están moviendo, otra vez estamos ante la necesidad de resistir y organizar la utopía bolivariana de la integración y unidad de los pueblos latinoamericanos a favor de su bienestar y del mejoramiento de sus condiciones de vida: defender a Venezuela hoy, es defender a todas nuestras naciones y su autodeterminación. Es tiempo de ondear la bandera de Nuestra América para hacer frente a las agresiones imperialistas venideras.


*Integrante del Colectivo Disyuntivas


Fuente: Rebelión

EL NUEVO EJE DE LA DERECHA CONTINENTAL

Macri, Bolsonaro y Trump, unidos contra Maduro


Washington quiere ir por el petróleo venezolano y los gobiernos de Argentina y Brasil le hacen la comparsa.

Hacía largo tiempo que América Latina no contaba con una supremacía tan clara de la derecha en los gobiernos de la región. Brasil, Chile y Argentina, tres de las economías más grandes del continente, se encuentran gobernadas por fuerzas reaccionarias que no dudan en sumarse a los designios de Washington y no parece que el contrapeso de México parezca hoy hacer mella en la andanada de Donald Trump contra Venezuela.

El desastre político-social que vive el país bolivariano es un puente de plata para las aspiraciones de la Casa Blanca, que quiere cuanto antes entronar a alguna fuerza política amiga en el Palacio de Miraflores.

El operativo reemplazo de Maduro está en marcha y la dupla Macri-Bolsonaro está dispuesta a hacer su parte del trabajo. Por eso quizá el canciller Jorge Faurie se apuró a anunciar que ambos países realizarán un “pronunciamiento conjunto” contra la legitimidad de Nicolás Maduro. El día clave será este próximo miércoles, cuando los mandatarios de Brasil y Argentina se reúnan en Brasilia.

La idea de ambos, con la línea bajada con firmeza desde Estados Unidos, es calificar a la Asamblea Nacional de Venezuela como la única autoridad legítima de Venezuela, que este viernes designó a Juan Gualdió como presidente interino del país.

“Las autoridades de la Asamblea Nacional fueron elegidas al amparo de la Constitución venezolana, y ese cuerpo es reconocido como la única autoridad legítima del país por la Argentina, los países del Grupo de Lima y otras instancias internacionales”, señaló Faurie en diálogo con FM Millenium, pasando por alto la elección popular que se realizó en el país caribeño y que ratificó a Maduro al frente del Poder Ejecutivo.

“El régimen de Maduro carece de legitimidad porque surgió de un proceso electoral que estuvo amañado, convocado de forma repentina y con un colegio electoral que estuvo controlado por el gobierno. Ahora, esta decisión de la Asamblea debe ser respaldada por el pueblo venezolano y sus fuerzas sociales”, sostuvo el funcionario nacional.

“La situación de Venezuela genera desabastecimiento y una crisis humanitaria sin precedente, con tres millones de ciudadanos de ese país que buscan asilo en América latina. Los cancilleres de la región estamos muy atentos y seguimos la situación con mucho interés. Lo fundamental es que los venezolanos recuperen la democracia”, subrayó Faurie.

En tanto, el Departamento de Estado norteamericano también sostuvo en un comunicado (antes de que Faurie hiciera los deberes y asintiera) que apoyaba a Guaidó.

“El pueblo de Venezuela merece vivir en libertad, en una sociedad democrática gobernada por la ley”, dijo Robert Palladino, vocero del Departamento de Estado de Trump.

Y agregó que “es hora de comenzar la transición ordenada a un nuevo gobierno”, con el valor simbólico que tiene que Estados Unidos diga que el gobierno de un país debe ser reemplazado por otro. Con solo remontarse a las experiencias latinoamericanas de los 70s, alcanza para saber como puede terminar esa historia.

El comunicado se divulgó desde Abu Dabi, la capital de los Emiratos Árabes Unidos, donde está el secretario de Estado Mike Pompeo como parte de una gira por países de Medio Oriente.

Por su parte, el consejero de seguridad nacional de Estados Unidos, John Bolton, elogió a Guaidó pero no lo reconoció como presidente interino. Sí reiteró la postura de Estados Unidos respecto de que la elección de mayo que le dio el segundo mandato a Maduro “no fue libre, justa o creíble”.


Fuente: El Ortiba

ROSA LUXEMBURGO: LA BRUTAL EJECUCIÓN DE "LA ROSA ROJA" A MANOS DE LOS DESPIADADOS FREIKORPS ALEMANES HACE 100 AÑOS

Rosa Luxemburgo, una de las revolucionarias más destacadas del siglo XX.

Nadie escoge el lugar de nacimiento, pero de una manera u otra, más o menos profundamente, marca nuestra vida.

En el caso de Rosa Luxemburgo, la mujer a quien el líder soviético Vladimir Lenin llamaría el "Águila de la Revolución", ese accidente de nacimiento fue crucial para ayudar a formar la pensadora y revolucionaria en la que se convertiría.

Rosa nació en un pequeño pueblo llamado Zamość, cerca de Lublin, en 1871, cuando Polonia era parte del Imperio Ruso.

"No era nacionalista, ni creía en la autodeterminación de los polacos, pues quería que los trabajadores del mundo se unieran obviando las fronteras", le dijo a la BBC Jacqueline Rose, codirectora del Instituto Birkbeck para las Humanidades de la Universidad de Londres.

"Sin embargo, el hecho de que nació en un país que estaba bajo el dominio de otro le hizo entender la necesidad y el potencial de la revolución y la resistencia a injusticias históricas".


La familia de Rosa era judía, liberal, educada, y su padre había estudiado en Alemania.

"Cuando regresó a Polonia trajo consigo ideas contemporáneas, el interés en asuntos internacionales y el gusto por la literatura occidental", cuenta Lea Haro, editora de la traducción de todas las obras de Rosa Luxemburgo al inglés.

"Su madre también era una ávida lectora de libros en alemán y polaco, y le gustaba particularmente Friedrich Schiller. Era una familia muy cosmopolita".


Vena revolucionaria

Debido a sus experiencias, Rosa se politizó desde sus primeros años.

No había podido ir al mejor colegio, pues estaba reservado para los rusos y ella era polaca.

El antisemitismo era endémico en la vida cotidiana, y lo sintió a diario como niña de colegio en la actitud de sus compañeros de clase.

Y en 1881 ese sentimiento antijudío desencadenó una ola de pogromos terroríficos.

Para cuando la familia se mudó a Varsovia, Rosa tenía 15 años y ya estaba involucrada en actividades clandestinas.


Su vena revolucionaria la llevó a unirse al Partido del Proletariado, el primer partido socialista polaco.

Cuando los activistas intentaron organizar una huelga general, algunos de los líderes fueron capturados y ejecutados.

Con solo 18 años, Rosa tuvo que huir a Suiza, donde conoció a su compañero revolucionario socialista, Leo Jogiches.

Más que camarada

Jogiches, también conocido por su nombre de guerra Tyscha o Tyscho, se convirtió en uno de los grandes amores e influencias de su vida.

En esta carta, ella está esperando a que se encuentre con ella, a orillas del lago Ginebra:

"Dyodyo, mi dorado, acabo de recibir tu carta y la tarjeta. ¡Dos días más de espera!

"Hoy ha estado gris desde por la mañana, por primera vez, pero ni una gota de lluvia. El lago brilla con una superficie lisa del color del acero. Me gusta tanto el clima tranquilo y melancólico como éste; lo único malo es que me invita a soñar, no a trabajar.

"¡Oh, Dyodyo, apúrate!".


Rosa Luxemburgo le escribió casi un millar de cartas a Leo Jogiches entre 1893 y 1914.

En ellas, "a menudo él es descrito como una figura que le ayudó a formar su ideología política e intelectual", señala Jacqueline Rose, quien escribió sobre Rosa Luxemburgo en su libro "Women in Dark Times".

"Eventualmente ella lo superó y se convirtió en una oradora y pensadora por derecho propio".

A medida que la fama de Luxemburgo como teórica marxista crecía, Jogiches se iba amargando cada vez más. En 1907 se separaron.


Cita con la revolución, en el lugar equivocado


En 1898, Rosa Luxemburg se mudó a Berlín, que sería su hogar por el resto de su vida. Se casó con el hijo de una amiga con el que nunca vivió para obtener la ciudadanía pues, como muchos de sus contemporáneos, estaba convencida de que en Alemania comenzaría la revolución.

Ese primer año le escribió a Jogiches, quien todavía está en Suiza:

"No tienes idea del efecto que han tenido mis intentos de hablar en reuniones públicas. ¡Yo no creía que podía hacerlo! Pero aproveché una oportunidad y ahora estoy segura que en cuestión de 6 meses seré una de las mejores oradoras del partido.

"La voz, el lenguaje... todo brota con precisión. Y más importante, me paré en la tribuna con tanta calma que parecía que lo hubiera estado haciendo durante 20 años".

Tenía razón. Era "brillante hablando en público. Además, como escritora, era emotiva, aguda, a menudo sarcástica -'monstruosamente falta de tacto', fue como la describió un biógrafo-. Realmente irresistible... muy poderosa", resalta Rose.

Rosa se abrió camino rápidamente en las filas del Partido Socialdemócrata alemán.

Y en 1905, la revolución se extendió, pero no en Alemania, sino en el Imperio ruso.


Con sus propios ojos

"Su respeto por lo que estaba pasando en Rusia y su crítica a lo que ocurría con la socialdemocracia alemana, el partido la empezó a detestar.

"Entre más la odiaban sus copartidarios, más popular se volvía en las calles, más famosa, más bienvenida era en mítines del proletariado. Ella representaba la capacidad del espíritu revolucionario de exceder los sistemas organizacionales fijos que querían mantenerlo en un solo lugar".

En 1905 viajó a Varsovia y vio las teorías revolucionarias puestas en práctica.

En 1906, le escribió entusiasmada desde Varsovia al gran teórico marxista Karl Kautsky y su esposa Lulu sobre el efecto que habían tenido los levantamientos rusos.

"El sentimiento de solidaridad, hasta hermandad, de los trabajadores rusos está tan desarrollado que uno se queda asombrado.

"En todas las fábricas, por su iniciativa, los trabajadores han establecido comités que toman todas las decisiones sobre las condiciones de trabajo, sobre a quién contratar y a quién despedir, de manera que el empleador literalmente ha dejado de ser el dueño de su propia casa".


Dudas y dolor


En su obra "La huelga de masas, el partido político y los sindicatos" -que terminó después de regresar de Varsovia- Rosa Luxemburgo argumentó que una huelga general podría usarse para provocar una revolución social.

Pero estaba empezando a dudar de que los socialdemócratas alemanes estarían a la cabeza de tal revolución.

"Le tomó mucho tiempo reconocer las verdaderas aspiraciones del partido en el que militaba. Celebró que en agosto de 1914 los socialdemócratas alemanes ganaran más escaños en el Parlamento que nunca, a pesar de que siempre le inquietó ese deseo que tenían de ser parte del sistema político", señala la experta Rose.

"Pero cuando el partido votó a favor del presupuesto para municiones de guerra ese mismo mes, quedó absolutamente devastada.

"Su amiga cercana, la política comunista Clara Zedkin, dice en una de sus cartas que ambas contemplaron la posibilidad de suicidarse".


Grandiosidad y tragedia


En vez de quitarse la vida, las dos amigas se dedicaron a hacer campaña contra lo que denunciaron como una guerra imperialista.

En 1916, ellas, junto con el marxista y antimilitarista Karl Liebknech fundaron el movimiento Liga de los Espartaquistas (1918), que más tarde se transformó en el Partido Comunista Alemán (KPD).

Y durante esos años Rosa Luxemburgo, ya conocida como "Rosa Roja", fue encarcelada una y otra vez por encabezar protestas contra la Primera Guerra Mundial.

Fue en la cárcel donde escuchó noticias de las revoluciones rusas de 1917 y le escribió a su amiga Clara.

"Estoy convencida de que en los próximos años será inevitable un gran conmoción en toda Europa, especialmente si la guerra dura mucho mas.

"Los eventos en Rusia son de una grandiosidad y tragedia asombrosa. Lenin y su gente por supuesto no podrán controlar el caos, pero su intento por sí solo es un hecho de importancia histórica global y un hito genuino".
Poco después tendría con ese mismo Lenin una de sus más notables disputas.


La verdadera libertad

Después de la Revolución Rusa de octubre de 1917, Luxemburgo reprendió a los bolcheviques por su disolución de la Asamblea Constituyente electa y su supresión de los partidos rivales.

"La libertad sólo para los partidarios del gobierno, sólo para los miembros de un partido, por muy numerosos que sean, no es libertad en absoluto.

"La libertad es siempre y exclusivamente libertad para aquel que piensa de manera diferente".

El líder de Rusia Soviética y luego de la Unión Soviética no fue el único al que le dejó saber cuánto había defraudado a quienes compartieron ideales.

Por ello, hasta el final de su vida, Rosa Luxemburgo fue amada y odiada, en igual medida.


Ese final


Del 5 al 12 de enero de 1919, Berlín fue el escenario de una huelga general, con la que los manifestantes soñaban repetir la experiencia rusa tomando el gobierno de las manos de los pocos para dársela a los muchos.

Se le conoce como el Levantamiento Espartaquista, aunque en realidad la Liga Espartaquista no la convocó ni la dirigió, aunque sí que cooperó.

De hecho, Rosa Luxemburgo señaló que la situación alemana de 1919 no era igual a la de Rusia en 1917, y que no contaban con lo necesario para derrocar al gobierno.

Sin embargo, aunque anticipó que se venía una catástrofe, se sintió obligada a participar.

El presidente socialdemócrata Friedrich Ebert respondió ordenándole a los freikorps -para entonces una banda de protonazis- que aplastaran la rebelión.

Y así lo hicieron.


"¡Yo fui, yo soy y yo seré!"


Una vez cumplida esa misión, el 15 de enero de 1919, detuvieron a Rosa Luxemburgo y a Karl Liebknecht.

Los golpearon, torturaron y humillaron.

A ella, uno de los paramilitares le rompió el cráneo con la culata de su rifle.

Con la sangre brotando de su herida, la metieron a un auto, donde fue abatida a tiros y arrojada al canal Landwehr de Berlín.

Semanas más tarde, mientras investigaba la muerte de Rosa Luxemburgo, la mujer a la que había amado, Leo Jogiches fue asesinado en Berlín.

Cuatro meses y medio después, su cuerpo fue encontrado y reconocido gracias a sus guantes y lo que quedaba de su vestido, aunque desde entonces y todavía no es seguro que fueran sus restos.

Las últimas palabras que escribió conocidas fueron:

"Mañana la revolución se levantará vibrante y anunciará con su fanfarria, para terror de ustedes: ¡Yo fui, yo soy y yo seré!".

"Con su asesinato -observó Isaac Deutscher, biógrafo de Trotsky- "la Alemania de (la casa dinástica de los) Hohenzollern celebró su último triunfo y la Alemania nazi, el primero".



Fuente: BBC News

BUENOS AIRES ROJO SANGRE: A CIEN AÑOS DE LA SEMANA TRÁGICA

*Por Pablo Vazquez

"Del 7 al 12 de enero de 1919 Buenos Aires fue una zona de guerra. Con centenares de muertos que se incineraban antes que sean reclamados por sus deudos..."


Imaginen que cien años atrás, en el sofocante verano porteño, obreros reclamaban a una metalúrgica trabajar solamente 8 horas, frente a las 11, 12 o más que le exigía a los descendientes de Pedro Vasena. Que frente a la negativa manda la patronal reprimir, en las inmediaciones de los talleres por Pepirí y Santo Domingo, cerca del Riachuelo, provocando muertos por la zona de Constitución un 7 de enero de 1919. Que en los funerales de los trabajadores caídos se trenzaron en lucha en pleno cementerio de Chacarita con la policía. Y que a partir de allí se declara una huelga que involucra varios gremios, parando toda Buenos Aires y cortando toda la zona sur de la ciudad. Que hubo piquetes y barricadas donde obreros, anarquistas, socialistas, sindicalistas y proto comunistas, se tiroteaban contra las “fuerzas del orden”. Todo esto en el contexto del primer gobierno de Hipólito Yrigoyen, de inicial buen trato con los sindicatos, pero que se vio desbordado Que esas fuerzas represivas eran la policía, los bomberos (que en esa época iban armados y podían disparar), el Ejército, la Marina de Guerra, matones a sueldo de la patronal organizados en la Asociación del Trabajo y un grupo parapolicial que se transformaría en la Liga Patriótica. Donde hubo denuncias que la huelga revolucionaria tenía por objetivo instaurar un Soviet en nuestras Pampas. Que allí, además, estuvo un joven teniente Juan Domingo Perón en el Arsenal Esteban De Luca, donde algunos maliciosos quisieron verlo al frente de la represión. Y que se inició un “progrom” de la “guardia blanca” contra la comunidad judía por Once, Almagro y Villa Crespo.

Del 7 al 12 de enero de 1919 Buenos Aires fue una zona de guerra. Con centenares de muertos que se incineraban antes que sean reclamados por sus deudos. Donde para algunos el Estado ejerció terrorismo y para otros estuvo ausente, delegando en bandas de la patronal y matones la represión contra los trabajadores.

Para unos fue, huelga y represión mediante, el inicio de un estallido social, al amparo del ejemplo de la Revolución Rusa. Para otros la oportunidad de restablecer el orden perdido por la presencia de sindicatos, comunistas y judíos, bajo el amparo o la inoperancia del radicalismo en el gobierno, y sentar un precedente de intimidación y terror paraestatal.

El problema inicial fueron los “chumiros”, palabra ya dejada en uso, que significa quien cubre a otro trabajador en sus tareas cuando éste se encuentra en huelga, que aparecieron por doquier, tratando de hacer fracasar la acción gremial. Cuando éstos tomaron las chatas para llevar el metal, como todos los días, los huelguistas intentaron impedirlo. A su vez la policía respondió con sus fusiles, provocando la muerte de cuatro obreros.

Según Julio Godio en La Semana Trágica (1985): “El hecho indignó a los obreros metalúrgicos: la Comisión Administradora de la Sociedad de Resistencia metalúrgica lanza la huelga general en todo el gremio… los obreros marítimos, que se encontraban también en huelga, apoyan a sus compañeros metalúrgicos.

Los sucesos del día 7 pasaron inadvertidos para la gran prensa. Tampoco el gobierno les dio inicialmente gran importancia. Sin embargo… daría lugar a la huelga general más importante hasta esa fecha…”.

El movimiento obrero estaba organizado en dos centrales obreras, la FORA V° (anarquistas) y FORA IX° (sindicalistas, socialistas y comunistas), esta última más dialoguista con el yrigoyenismo. Aunque ambas centrales se pusieron de acuerdo en la huelga, diferían en el alcance. Para los anarquistas debía ser revolucionaria, mientras que para la segunda debía limitarse al reclamo originario. Lo cierto que el día 9 se cortaron las salidas de Capital Federal con piquetes (en las calles Cochabamba, Rioja, Urquiza, Oruro, etc), se quemaron tranvías, se cortó la luz y paró el transporte. Buenos Aires estuvo aislada. Desde el barrio de Nueva Pompeya marchó el cortejo fúnebre con los obreros muertos a Chacarita, Previamente hubo, por parte de los trabajadores, incidentes en Yatay y Corrientes en una parroquia, y un asalto a una armería en San Juan al 3.900. Eso fue la excusa que necesitaron la policía y la “policía privada” de la Asociación del Trabajo.

María Ester Rapalo, en Patrones y Obreros. La ofensiva de la clase propietaria 1918 – 1930 (2012), señaló: La AT tuvo un rol protagónico en el desencadenamiento y en la dinámica de los enfrentamientos de enero de 1919. Alentó la intransigencia de Vasena y desplegó todos sus recursos – Presión indisimulada sobre el gobierno de Yrigoyen, alianza con embajadores y representantes extranjeros, exaltación y financiación de la violencia privada – para garantizar la represión en la ciudad de Buenos Aires”.

Efectivamente, la represión en Nueva Pompeya cobró la vida de 12 obreros, 2 de las cuales eran mujeres, aunque los medios socialistas afirmaron que fueron 50 muertos. A su vez se sitió a la fábrica, y tuvo que intervenir el Ejército para desalojar a los combatientes atrincherados. La Boca estuvo por la noche en llamas. Se sumaron más víctimas obreras: para unos fueron 40, para otros más de 100.

Los enfrentamientos siguieron, a los que se sumaron la persecución a los “maximalistas”, o como definieron Roberto Perdía y Horacio Silva en Trienio en Rojo y Negro (2017): “La hora del máuser: [a la caza del ruso]”. Cientos de judíos y extranjeros con pinta de “bolchevices” fueron apresados, violentados y algunos ejecutados por los grupos parapoliciales, hasta el punto que la propia policía se vio desbordada de estos grupos de tareas.

Capítulo aparte lo ofrecen las versiones que ponen a Perón al frente de la represión, desde el propio Presidente en un acto organizado por la UOM el 1° de mayo de 1952 hasta trabajos de Enrique Pavón Pereyra, Ignacio Cloppet y Jorge González Crespo lo desestiman, señalando que actuó en carácter de subordinado en el Arsenal, sumándose iguales apreciaciones Norberto Galasso en su obra sobre el tres veces Presidente.

El fin de la huelga deparó, para La Nación y La Prensa, la cantidad de 100 muertos, y para los medios anarquistas y socialistas la suma de 400.

Invisibilidad permanente tuvo este tema, salvo la obra del recientemente fallecido Osvaldo Bayer y de los otros autores citados, por los grandes medios y la “historia oficial”, es bueno refrescar estos hechos en momentos donde la “mano dura”, el uso de armas y denostar al movimiento obrero es moneda corriente desde el oficialismo, y, de paso, homenajear a los compañeros y compañeras en esas jornadas dieron su vida por mejorar las condiciones laborales de la época y estar esperanzados en un mundo mejor.

*Licencia de Ciencia Política; Docente de la UCES; Secretario del Instituto Nacional Juan Manuel de Rosas


Fuente: APU