Seguidores

19 de mayo de 2019

LOS MUERTOS QUE VOS MATÁIS...


*Por Victor Leopoldo Martinez


La incógnita se develó más rápidamente de lo que muchos esperaban e imaginaban y dinamitó la estrategia del poder macrista-mediático-judicial. La pretensión de volcar una elección que don Mauricio ve como rotundamente adversa mostrando la “foto” de su odiada enemiga e imaginada candidata a la Presidencia sentada en un banquillo judicial -el “Lula” bis- quedó pedaleando en el aire. Los tiempos políticos volvieron a ser manejados por aquellos que -otra vez más- dieron por muertos antes de tener la verdadera partida de defunción expedida por un profesional (en este caso el pueblo argentino). La política no es un juego para improvisados; menos para empresarios inexpertos y codiciosos que cargan sobre sus espaldas una devastadora ignorancia. Lo hecho hasta ahora por los mentirosos prometedores de un CAMBIO solo sirvió para retrotraer al país y a sus habitantes a espantosas situaciones pasadas de miseria, de entrega de patrimonio y riquezas económicas, de perdida de identidad cultural con perdida de soberanía política y territorial incluida. Tres años y medios bastaron para que quedaran al desnudo todas las miserias y perversiones de la gestión macrista; que no son pocas. La “pesada herencia” que dejen será tan real como fantasiosa fue la que inventaron para justificar el planeado saqueo.

Digo más arriba “otra vez más” en razón de que si bien el lugar y en algún modo uno de los nombres puede haber resultado sorpresivo al anunciar Cristina la fórmula del frente opositor encabezado por el peronismo para las elecciones de octubre próximo, Alberto Fernández-Cristina Fernández (F.F.), la movida no resultó novedosa en términos históricos para cualquier veterano, tenaz, fiel y perseverante militante dentro del Justicialismo, ese movimiento que creo el Gral. Perón. Existen antecedentes en la historia del peronismo que leerán más adelante.

Cuatro detalles políticos no pasaron desapercibidos en las ultimas semanas. Para los más avezados de esa militancia punteada más arriba fueron señales, signos muy claros de que en el peronismo reapareció la tan esperada conducción política ausente por largo tiempo en el mayor movimiento de masas que haya tenido América Latina. Esto fue así desde la muerte de su líder el 1 de julio de 1974 y la lamentable desaparición física de un potencial sucesor como fue Néstor Kirchner en el 2010. Esos detalles son:

a) El lanzamiento por parte de Cristina de su libro en la Rural (escenario utilizado por la oligarquía vacuna para exhibir su soberbia) ante una multitud fue algo absolutamente pensado y elaborado. El acto en la Feria del libro que terminó en una simple presentación de un material bibliográfico y sin anuncios políticos rimbombantes (esperados estos últimos por la prensa monopólica y cómplice de la actual gestión para relanzar sus dardos envenenados contra la “yegua populista”). C.F.de K. lo hizo frente a esa muchedumbre que se conformó solamente con volverla a ver para ser feliz, soportando incluso la lluvia como muestra de fe, devoción y agradecimiento; sin lugar a dudas fue un claro mensaje hacía el poder macrista sobre quién fija –hoy por hoy- los tiempos políticos en la argentina. La masividad de un acto para una simple presentación de un libro dejó en claro quién es quién en materia de convocatoria política.

b) La propuesta de un “Contrato Social” hecha por Cristina en ese mismo acto, lanzado como base para iniciar ese necesario recupero de dignidad que el pueblo argentino necesita, espera y merece es tomado por la sociedad con alivio al verlo tan antagónico y alejado de ese otro proyecto “NADA” que ofrece Macri basado en el odio atávico de un sector social hacia el peronismo y que hoy no hace otra cosa que alimentar el encono ensanchando la grieta social creada por la oligarquía a mediados del siglo XIX y que el macrismo amplía diariamente con sus perversas medidas bajo el blindaje informativo de sus socios mediáticos.

c) Dejar el espació político de su creación (Unidad Ciudadana) y con humildad cruzar de vereda para ir a la sede del PJ Nacional, participar de la reunión como una peronista más mandando una clara señal hacia la militancia y la dirigencia partidaria de su lealtad a los principios del peronismo (“Nosotros somos peronistas, nos dicen kirchneristas para bajarnos el precio” Néstor Kirchner), pero también a esa “progresía” que se cuelga de su falda por izquierda.

d) El corrimiento del lugar preferencial en la esperada formula para dejar colgados de la brocha a todo el oficialismo y el periodismo aliado que venían destilando odio sin reparo alguno sobre ella. Su aparición en el segundo lugar de la formula presidencial por decisión propia mostró que su disposición a conducir este gran desafío que significará la reconstrucción de la patria después de 10 de diciembre es un hecho a todas luces auspicioso en razón de la necesaria lucidez, temple y visión de futuro que un liderazgo político debe tener. Cristina conductora sintió la necesidad de dar una señal clara a esa sociedad devastada para que se recupere y recobre la necesaria confianza en si misma en momentos donde la anarquía política, institucional y económica reinante solo siembra desesperanza en el cuerpo social.

El antecedente histórico se lo encuentra en 1972. En una argentina políticamente convulsionada desde 1968 por los Cordobazo, Viborazo, Tucumanazo, Mendozazo, Catamarcazo y una sociedad harta de dictaduras que demandaba elecciones democráticas, Lanusse, dictador militar a cargo del ejecutivo, decide convocar a elecciones para marzo de 1973 y fijarle a Perón condiciones políticas para su regreso al país. Una de ellas era que debía estar antes del 1 de agosto de 1972 en la Argentina si pretendía participar en las elecciones. Perón no volvió en el plazo previsto por el dictador. Lanusse lanzó una frase temeraria contra el histórico dirigente: “A Perón le falta cuero”. El líder Justicialista le respondió al toque con una frase que quedó en la memoria de la militancia: “Poco jamón pa’ dos huevos”. Perón regreso cuando él quiso (17 de noviembre de 1972). La militancia que fue a recibirlo a Ezeiza bajo una pertinaz llovizna y soportando balazos de goma de fuerzas militares nunca arrió esa pancarta que llevaba el dibujo de un cuero y la frase que decía: “El cuero que le sobra a Perón”.

Los tiempos políticos los fijan los verdaderos conductores, no los improvisados. Al peronismo lo dieron por muerto en no pocas ocasiones anteriores. Hoy vuelve a quedar en claro que goza de buena salud. Poco importa el nombre que le quieran endilgar de aquí en más; sus banderas siguen flameando bien en lo alto para el bien de la Patria.



LA FOTO DEL DÍA: CRISTINA KIRCHNER EN LA CUMBRE DEL PJ




Cristina Kirchner llegó sorpresivamente a la reunión convocada por José Luis Gioja, presidente del Partido Justicialista. El objetivo del encuentro fue hacer un llamado a la unidad.

La ex mandataria volvió de esta manera a ser parte de una reunión oficial del peronismo luego de diez años de ausencia. Minutos después de su llegada se dio a conocer la primera imagen de la reunión, la cual la tuvo como figura central.

Hugo Moyano, uno de los participantes del encuentro, aseguró al llegar: "Yo creo que Cristina puede ser una buena candidata y la acompañaría".

Fuente: InfoNews

LA CGT CONVOCA A UN PARO GENERAL PARA EL 29 DE MAYO

El reclamo apunta a la política económica de Macri. Los gremios de transporte se sumarían a la medida


El Consejo Directivo de la CGT resolvió este martes la convocatoria a un paro general por 24 horas para el próximo 29 mayo en protesta por la política económica del Gobierno.

Los popes de la central descartaron motivos políticos y aseguraron que "las tasas del 70% para frenar el dólar matan a la producción, al consumo y a toda la actividad". "Contra eso es nuestro reclamo, con ese horizonte vamos a tener solamente más desocupados", ratificaron en conferencia de prensa.

Se trata de la sexta huelga que la confederación realiza contra la administración Macri, que en esta oportunidad contará con la participación de los gremios del transporte, claves para consolidar un fuerte acatamiento.

El anuncio fue realizado inmediatamente después de la sorpresiva visita de Cristina Kirchner al Partido Justicialista, reunión de la que no pudieron participaron Héctor Daer ni Carlos Acuña, pero que mostraron su aprobación.

"La unidad del peronismo debe buscar no solo una estructura política capaz de ganar elecciones sino capaz de gobernar", afirmó Daer en conferencia de prensa desde la sede de Azopardo.

Respecto del encuentro que mantuvieron representantes sindicales con Roberto Cardarelli y los técnicos del FMI, Carlos Acuña precisó que la CGT se encargó de hacerles saber a los delegados del Fondo Monetario que "la situación es insostenible" en función de la deuda, la inflación y el ajuste y que "no tiene un horizonte de dignidad para los trabajadores".

CRISTINA KIRCHNER SIN ASPEREZAS

La presentación de Sinceramente bajo el recuerdo de Perón

*Por Martín Granovsky

Fue un discurso sin rispideces. Incluso tuvo un tono menos áspero que el de varios tramos de su propio libro. En la media hora que usó Cristina Fernández de Kirchner para presentar “Sinceramente”, el centro estuvo en lo que llamó “un contrato social de ciudadanía responsable”. No habló de los diez puntos del Gobierno de Mauricio Macri, aunque mencionó al pasar, con ironía mansa, “una época de grandes acuerdos”, pero dijo que éso no es suficiente hoy.

El contrato consistiría en un conjunto de “metas cuantificables y verificables” y estaría centrado en el mercado interno y en el desarrollo industrial. Más allá de la teoría, los dos objetivos quedaron marcados con una descripción de la realidad actual de los Estados Unidos. Allí, aunque Cristina no dio el número, la cifra actual de desocupación es de solo 3,6 por ciento, la cifra más baja desde diciembre de 1969.

La ex presidenta eligió solo tres números para su discurso. El primero, la cantidad de planes sociales que existían cuando Néstor Kirchner asumió, el 25 de mayo de 2003: 2.300.000. El segundo, la cantidad que había cuando ella terminó su mandato: 207 mil. El tercero, los de hoy: 467 mil. Su conclusión es que los gobiernos kirchneristas generaron trabajo. El plan del contrato a futuro, y según lo que CFK recogió de la historia, consistiría en un acuerdo social. Cristina rescató el pacto firmado en 1973 entre empresarios y sindicalistas con el aliento del ministro de Economía de Héctor Cámpora y Juan Perón, José Ber Gelbard. Y destacó un discurso poco recordado de Perón, el que pronunció por cadena de radio y televisión en la mañana del 12 de junio de 1974. “Criticó a los especuladores que medraban con la miseria y con el hambre del pueblo”, subrayó.

Hubo un guiño a su actual equipo con el agradecimiento a Alberto Fernández, que la escuchó sentado en primera fila entre la abuela de Plaza de Mayo Estela Carlotto y la madre de Plaza de Mayo Taty Almeida. Quizás lo dejó marcado como jefe de campaña.

Hubo también un guiño que acaso no sea solo histórico. Fue el reconocimiento a los planes sociales que en la situación de emergencia desarrollaron “el doctor Duhalde” (así mencionó a quien en 2005 apodó “El Padrino”) y “su ministro Roberto Lavagna”.

“No es el Talmud, la Biblia y el Corán”, dijo sobre su libro. “El libro es para discutir a partir de la experiencia.” Agregó: “Es imposible resolver bien si no se entiende la magnitud, la densidad y la profundidad de los problemas”. Su habitual crítica de la manipulación estuvo ausente. Incluso trató de mostrar la complejidad de la situación social cuando dijo que hasta chicas humildes (traducción: no solo la clase media como reza una interpretación facilista) hablan hoy contra los supuestos planeros y choriplaneros.

Si CFK mantiene este discurso peroniano, y si el 22 de junio termina encabezando la principal lista opositora, las claves de campaña parecen claras: evitar las formas hoscas y no engancharse en el discurso de Macri. Más bien dejar que el Gobierno se siga hundiendo y, mientras tanto, insistir en el contrato de ciudadanía, o sea de ejercicio de derechos exigibles al Estado.



Fuente: Pág. 12

CORDOBAZO: REBELIÓN POPULAR E INSURRECCIÓN URBANA

A 46 años de este hecho histórico la investigadora Monica Gordillo lo analiza y recupera su valor simbólico.


El Cordobazo fue una protesta obrero-estudiantil, ocurrida el 29 y 30 de Mayo de 1969, en oposición al régimen dictatorial encabezado por Juan Carlos Onganía. Mónica Gordillo, historiadora e investigadora independiente del CONICET en el Instituto de Humanidades (IDH, CONICET-UNC), hace un breve recorrido en torno a los acontecimientos, sus características, causas y consecuencias.


¿Cómo comenzó el Cordobazo?

Las dos CGT nacionales decidieron una huelga general para el 30 de Mayo, porque Onganía se negaba a restablecer la negociación colectiva y la actualización salarial, suspendidas en el ´67. En Córdoba lo adelantaron un día y adoptaron la modalidad propuesta por Agustín Tosco del Sindicato de Luz y Fuerza, que implicaba el abandono de los lugares de trabajo desde las 10 hs hasta el día siguiente -es decir por 36 hs, en lugar de 24- y la movilización hasta un acto en el local de la CGT.


¿Cuál fue el carácter distintivo de esta protesta, que se configuraba como un reclamo obrero más?
La convergencia con la cuestión estudiantil. Este sector venía movilizándose para reclamar frente a las intervenciones en las Universidades. Los estudiantes de Corrientes habían sido reprimidos luego de una protesta que culminó con la muerte de uno de ellos y esto a su vez produjo una serie de marchas del silencio que causaron dos muertes más en Rosario. Este antecedente posibilita la concreción de otra iniciativa de Agustín Tosco, la convergencia de un reclamo obrero-estudiantil.


¿Qué ocurrió, entonces, ese 29 de mayo?

Las columnas que marchaban pacíficamente fueron detenidas en puntos estratégicos, por parte de la policía provincial y federal que comienzan a atacarlos para evitar que lleguen al centro. Esto desembocó en una generalización de la protesta en lo que junto a Brennan denominamos en nuestro libro Córdoba Rebelde como rebelión popular e insurrección urbana.


¿Qué llevó a esta generalización?

La marcha representaba un rechazo al régimen y a la sensación de injusticia generalizada que afectaba a diversos sectores sociales. Esto despertaba adhesión porque había un fuerte repudio a las muertes estudiantiles y a la permanencia de la dictadura en el poder -que no presentaba plazos de restitución democrática ni medios para canalizar las protestas-. La proscripción del peronismo aumentaba el malestar y desde el radicalismo no se miraba con buenos ojos a quienes habían derrocado a Illia.


¿Por qué dicen que fue una rebelión popular?

Las columnas que son interceptadas se desbordan por los barrios para llegar al centro. Allí reciben el apoyo de los vecinos, a través de la protección de los manifestantes, armando barricadas para que la policía montada no pueda ingresar e incluso se sumaron a la acción.


¿Y a qué se refieren con que fue una insurrección urbana?

Esto tiene que ver con que se abandonó el objetivo inicial de marchar y concentrarse en el centro, y la manifestación pasó, en cambio, a ocupar los distintos barrios de la ciudad, principalmente los estudiantiles, pero también obreros como Alta Córdoba -cerca de los talleres- o Ferreyra -en zona de fábricas-.


¿Qué ocurrió cuando la movilización se generalizó y se expandió por toda la ciudad?

La policía se vio desbordada y se replegó en la central. Aquí se da otro rasgo distintivo del Cordobazo, que es una violencia que se manifiesta en la destrucción de símbolos que representan el poder político o económico al que repudiaban. Destruyen grandes concesionarias de autos –la automotriz era una de las principales industrias en Córdoba-, el Casino de suboficiales o el Círculo de oficiales –que representaban al poder militar-. Es decir, tiene un fuerte contenido político, en contraste con otras formas de violencia que se vieron en otros momentos de la historia.


¿Por qué una movilización pacífica se volcó hacia la violencia?

Fue una respuesta a la represión. Un hecho definitorio fue el asesinato de Máximo Mena, del SMATA. Cuando esta columna intenta ingresar al centro es interceptada por la policía con balas de plomo, en lugar de goma. Es significativa la imagen que me contó un trabajador de Renault que marchaba con él: venía con mandarinas en las manos y se las arrojaba a la policía. Pero al ver a Máximo caído, dejó las mandarinas y empezó a tirar piedras y pavimento.


¿Qué ocurrió después del acuartelamiento de la policía?

Para ese entonces, si bien no hay cifras oficiales, había cerca de quince muertos y la ciudad estaba en manos de la gente. El gobernador pidió la intervención del ejército y declaró estado de sitio. La ciudad se vació y la resistencia se concentró principalmente en el Barrio de Clínicas. El sindicato Luz y Fuerza decidió un corte de luz en ese sector para dificultar el ingreso del ejército y aparecieron algunos francotiradores. Se produjeron enfrentamientos y finalmente el ejército redujo la resistencia. Tampoco se informó la cantidad de detenidos, pero hubo muchos, entre ellos dirigentes sindicales, como Agustín Tosco y Elpidio Torres, entre otros.


¿Por qué en Córdoba?


Las particularidades iniciales respondían a reivindicaciones locales, como el rechazo a la derogación por parte de Onganía de la ley provincial de Sábado Inglés -que establecía que este día se trabajaba media jornada pero se cobraba completa-. Esto significó un gran malestar, asambleas e incluso episodios de represión policial. Además el gobernador de Córdoba era Carlos José Caballero que tenía un perfil muy conservador, en oposición a las pretensiones de la izquierda cordobesa. Además durante toda la década tanto estudiantes como obreros –con sindicatos de tradición muy combativa y autonomía frente a sus centrales- se fueron organizando y constituyendo en canales de protesta.


¿Qué vino después?

La acción directa mostró ser exitosa: renunció Caballero y se reabrieron las negociaciones colectivas. Se inauguró un ciclo de protestas en ascenso y comenzó a resquebrajarse la imagen de unidad y orden que mostraba el régimen. También tuvo lugar una crisis de las autoridades en diversos ámbitos, como por ejemplo en las conducciones sindicales.


Pero Onganía no renunció…

No inmediatamente. Sin embargo para el primer aniversario del Cordobazo Montoneros hace su primera aparición con el secuestro y posterior ejecución de Aramburu. Esto culmina con la renuncia de Onganía. Finalmente este ciclo de protesta obrera y la acción de las organizaciones armadas confluyen y llevan a restituir la democracia y levantar la proscripción del peronismo.


¿Qué queda hoy del Cordobazo?


Queda una historia de desarticulación del Estado, los colectivos de identificación y los vínculos de solidaridad; así como el triunfo del consumismo –que son problemas mundiales-. Pero desde el punto de vista positivo, queda la tradición de la movilización contra cuestiones que trascienden lo individual y el Cordobazo como símbolo disponible para ser recuperado como advertencia de lo que la movilización popular frente a la injusticia puede lograr.



Fuente: CONICET

EL PADRE MUGICA Y SU CONVERSIÓN AL PERONISMO



El 11 de mayo de 1974 moría acribillado a balazos el padre Carlos Mugica cuando salía de la Iglesia Francisco Solano, donde acababa de celebrar una misa. El “cura villero” adhirió incondicionalmente al Movimiento de Sacerdotes por el Tercer Mundo y luchó por mejorar las condiciones de vida de la gente humilde. Nacido en el seno de una familia conservadora y antiperonista, Mugica más tarde se volcaría con fervor al movimiento que lideraba Juan Domingo Perón. A continuación, transcribimos un artículo aparecido en la revista Las Bases, en junio de 1973.

Fuente: Revista Las Bases, Nº 49, “La Iglesia y el peronismo”, por el padre Carlos Mugica, 28 de junio de 1973, pág. 39.



La Iglesia y el peronismo

En momentos en que el pueblo argentino se prepara a vivir lleno de gozo el acontecimiento histórico del regreso definitivo del general Juan Domingo Perón a la Patria es importante advertir la actitud de numerosos católicos que, insertados en la lucha por la liberación nacional, se unen a esta gran alegría.

Si históricamente hubo algún desentendimiento entre la Iglesia y el peronismo, desentendimiento que en realidad abarcó solamente a sectores de ambos lados, éste se debió, más allá de los errores fruto de actitudes personales, a incomprensión por parte de hombres de la iglesia del sentido profundamente liberador del movimiento popular. Se debió a que algunos de nosotros en lugar de analizar la realidad desde el pueblo, desde los pobres como lo manda Jesús en el evangelio, infectados por una mentalidad elitista lo veíamos todo desde una óptica oligárquica. Y claro que para la oligarquía el peronismo era el desastre, la hora de los “negros”.

Pero para los hoy mis queridos cabecitas el peronismo fue, es y será, si continúa fiel a sus esencias y desarrolla su entraña revolucionaria, el movimiento de redención social más formidable que ha conocido nuestra Patria.

Cristo nos enseña en el evangelio que el modo no ilusorio, no engañoso de estar cerca de Él, es estar junto a los hombres. Amar a Cristo es amar a los hombres. Por eso San Juan de la Cruz dice que al atardecer de la vida seremos juzgados en el amor. Cristo en el evangelio se identifica sin más con el prójimo, con el otro y por eso hace depender la suerte eterna del hombre del amor real, concreto y eficaz que haya tenido con su hermano. “Vengan conmigo, benditos de mi padre, porque tuve hambre y me dieron de comer, tuve sed y me dieron de beber, estuve desnudo y me vistieron… apártense de mí, malditos, porque tuve y no me dieron de comer, tuve sed, no me dieron de beber, estuve desnudo y no me vistieron (Mateo 25, 30-46).

Hoy los cristianos hemos comprendido que esta exigencia del amor no sólo tiene una dimensión personal sino también, una dimensión estructural. Tengo que amar no sólo a nivel de individuos sino a nivel de pueblo. Y fue a nivel de pueblo que el peronismo, a través de su paso por el gobierno, realizó el mandato evangélico del amor real y verdadero a los humildes. Basten pocos ejemplos; 900.000 viviendas, leyes sociales que levantaron a los humildes de su situación de explotación inhumana y posibilitaron que el pueblo trabajador se fuera poniendo de pie. La gigantesca obra social realizada por la Fundación Eva Perón bajo la sobrehumana conducción de la inolvidable Evita, etc., etc.

Por eso es importante que hoy los cristianos, después de lavarnos la cabeza de tanta influencia laicista y liberal, nos integremos en este proceso histórico que se ha iniciado en la Patria el 25 de mayo, para no traer agua para nuestro molino pretendieron servirnos de algún trozo del poder para nuestras obras, sino haciéndonos pueblo, luchando con austeridad, honestidad y grandeza junto a los humildes por la liberación nacional. Es decir, asumir el ejemplo de Cristo que no vino a ser servido sino a servir y dar la vida por sus hermanos.

Ya es inminente la llegada del jefe del movimiento del pueblo. En esta hora histórica vale la pena recordar a través de sus palabras, que a veces los católicos hemos olvidado la definición que él nos ha dejado de la naturaleza del justicialismo en su mensaje al Congreso de 1952:

“A lo largo de este mensaje he analizado las realizaciones más concretas de mi gobierno en materia social. Y movido tal vez por un afán de mostrar resultados evidentes, he insistido demasiado en las realizaciones materiales. Debo advertir que esto no significa que, en la escala de valores de nuestra doctrina, los bienes materiales tengan prioridad sobre los demás valores del hombre y la sociedad. De ser así nos pondríamos a la misma altura de los sistemas que han creado la caótica situación del mundo en que vivimos.

”En nuestra doctrina los valores económicos son solamente medio y no fin de la tarea humana, la cual, para quienes aceptamos y reconocemos en el hombre valores externos y espirituales, entraña un destino superior. Los bienes económicos son tan sólo la base material de la felicidad humana, así como el cuerpo es instrumento de la actividad del alma.

”Nosotros procuramos la elevación moral de nuestro pueblo virtuoso e idealista y el desarrollo en su seno de una vigorosa vida espiritual. Sabemos demasiado bien por la experiencia de los años pasados bajo la explotación capitalista, que todo eso es muy difícil cuando la vida de la comunidad no se desenvuelve en un ambiente de cierto bienestar material. Pero sabemos también que el bienestar material de las naciones ha sido muchas veces en la historia la causa de grandes desgracias, de fatales decadencias. Porque cuando un pueblo se propone asumir en la historia un destino superior tiene que poseer profundas reservas espirituales, si no quiere causar a la humanidad más desgracias que beneficios.

”Creo que el pueblo argentino tiene un destino extraordinario que realizar en la historia de la humanidad, y ésta será mejor o peor en la medida en que nuestro pueblo sepa cumplir con su deber histórico.

”Pero el éxito dependerá de las fuerzas espirituales que posee nuestro pueblo al enfrentarse con su propio destino”.

”Me permito hacer en este momento un llamamiento a todos los que, de una y otra manea, tienen sobre sí alguna responsabilidad en la formación moral y espiritual de nuestro pueblo. Nosotros hemos creado todas las condiciones materiales necesarias para que un pueblo satisfecho pueda pensar en las tareas y actividades superiores del espíritu, y las hemos favorecido y fomentado en todos los grados de su escala”.

”Es necesario que cumplan ahora con su deber los responsables directos de la educación y de la formación moral y espiritual de nuestro pueblo, pensando que sobre ellos descansa también, en mayor o menor grado, la felicidad del mundo venidero”.

”Semejantes tareas, sin sentido para los que no ven en todo nada más que el resultado de fuerzas económicas y materiales, tienen fundamental importancia para nosotros, para quienes seguimos creyendo en los destinos eternos del hombres y de la humanidad”.


Fuente: El Historiador

EVITA, ESA MUJER MALDITA DEL PAÍS BURGUES


*Por Pablo A. Vázquez


La joven bonaerense María Eva Duarte nacida un 7 de mayo de 1919: la prometedora actriz Evita Duarte; la Primera Dama Eva Perón; Evita, del pueblo y para todas y todos.

Tomando la referencia de la frase de John W. Cooke sobre que el “peronismo es el hecho maldito del país burgués”, me permito reflexionar a raíz del centenario del nacimiento de “La Dama de la Esperanza”.

Distintos nombres para identificar a quien es símbolo de pasión y emociones que perduran aún hoy en todo nuestro pueblo.

Los primeros años, su inclinación artística en la preadolescencia que se traduce en 10 años de actuación en teatro, radio y cine y su encuentro con Perón signó su vida y, posteriormente, la de su pueblo.

Los sucesos del 17 de octubre de 1945, la campaña presidencial y su actividad como Primera Dama, involucrándose en temas sociales y políticos, marcaron su impronta batalladora.

Su viaje a Europa de ayuda humanitaria, el voto femenino, la labor de la Fundación Eva Perón y la creación del Partido Peronista Femenino reafirmaron su capacidad revolucionaria en favor del humilde.

Fue la primera abanderada de la causa de los trabajadores, los cuales encontraron a su abogada defensora frente a los poderosos. A su vez la CGT apoyó toda la tarea social y humanitaria de Evita logrando una comunión de ideas indestructible en el tiempo y en los sentimientos.

Esa acumulación de poder tuvo su límite con el “renunciamiento” en 1951, impulsado por las mujeres y el movimiento obrero, que marcó la primera derrota popular durante el peronismo. La segunda vino el 26 de julio de 1952, cuando fallece víctima de cáncer.

Los restos de la “Jefa Espiritual de la Nación” fueron velados durante catorce días, tuvo honores de Primer Mandatario y el dolor popular fue el más grande que se vivió en Argentina.

Tras su muerte, el cuerpo sufrió secuestros y profanaciones mientras los trabajadores pidieron por su restitución, hasta su descanso definitivo en el Cementerio de la Recoleta.

Estas etapas, difíciles de condensar en palabras, son tomadas por el corazón del pueblo dándole sentido, sinceramente, a través de sentimientos perdurables de generación en generación.

Quizás hoy, frente al neoliberalismo apátrida imperante en nuestra tierra nos de la fuerza vital para derrotarlo!

Ni pañuelo verde ni celeste, sino multicolor, amparando al semejante, velando por la familia y el hogar cristiano, pero compasiva, inclusiva y tolerante con el diferente, en una época muy machista y prejuiciosa.

Ella sólo fue sectaria con los vendepatrias y oligarcas.

Sensibilidad y furia, puños crispados y caricias delicadas, elementos de la complejidad del carácter de Evita, que hoy viven en cada joven, en cada mujer, en cada obrera, en cada argentina y argentino que busca transformar la realidad con su la pasión y vitalidad.






*Lic. en Ciencia Política; Docente de la UCES; Miembro de los Institutos Nacionales Eva Perón y secretario del Juan Manuel de Rosas