Seguidores

21 de septiembre de 2013

LAS MIL Y UNA NOCHES DEL KIRCHNERISMO

*Por Roberto Caballero

El kirchnerismo tiene más de mil y una noches, pero hay una en particular, de 2009, que tensó al máximo los nervios de su conducción política. Las planillas daban como irreversible el triunfo de Francisco De Narváez en la provincia de Buenos Aires. Néstor Kirchner, furioso con los resultados, habría dicho "se acabó, nos vamos". La mitología oficial –más o menos fiel a los hechos, claro– atribuye a Cristina una determinación que no dejó lugar a dudas: "No nos vamos nada, de acá nos sacan con los pies para adelante." Dos años después, la presidenta fue reelegida con el 54% de los votos, un escenario impensado la noche de aquella discusión.

Es probable que la primera reacción de Kirchner haya interpretado la congoja profunda de la militancia reunida frente al Hotel Intercontinental. Una multitud aguerrida, forjada en los duros combates de la 125, que veía cómo un advenedizo les arrebataba la supremacía electoral en un territorio que suponían blindado. Ni los discursos épicos, ni las testimoniales, ni las obras públicas, ni la candidatura del ex presidente habían servido. Las ganas de irse eran visceralmente explicables, sentimentalmente comprensibles, humanamente justificables. Era salir del laberinto de la derrota, aunque sea por abajo, enterrándose.

Pero en el medio del desconcierto generalizado, Cristina advirtió que la debacle definitiva, la que jubila de verdad a un proyecto político, no estaba a la vuelta de una elección de medio término chueca, sino en pensar las decisiones futuras usando el mismo razonamiento que los adversarios. En dos años, los que se ufanaban del fin de ciclo inaugurado por "alika, alikate" trastocaron en platea abatida ante una rotunda victoria oficial inimaginada. Hoy De Narváez está vencido antes de competir. Se convirtió en un fantasma de sí mismo.

La irrupción de Sergio Massa en las PASO vuelve a poner en debate al kirchnerismo. Es un fenómeno muy parecido al que provocó De Narváez hace cuatro años. Un sector de su militancia está previsiblemente disgustado con los resultados. Les resulta inexplicable que después de todo lo que hizo el gobierno en una década, en una campaña de dos semanas el intendente de Tigre haya sacado algunos votos más que Martín Insaurralde. Lo viven como el aviso de una tragedia que comenzó a suceder.

Quieren irse. Sólo se les escuchan bufidos. Se entusiasman nada más cuando hablan de un idílico llano desde el cual (ya sueltos de manos de las complicaciones que genera la gestión cotidiana del Estado) piensan jaquear la restauración conservadora, agitando las banderas emancipatorias al viento. En ese momento se les iluminan los ojos. La trinchera es una fantasía atractiva. Después la bruma retorna a sus pupilas. Se encorvan. Vuelven a lo suyo, convencidos de que ya perdieron. Sin querer jugar el partido hasta el final.

El abatimiento que registran es el efecto real de una conclusión imaginaria: llegó el final, el game over de la década, el epitafio para los años felices, el Papa es un suplicio, el peronismo un atajo a la inescrupulosidad, los fondos buitre el conjunto del imperialismo financiero. Creen, al fin de cuentas, que la derrota la decide el oponente. Leen la realidad con sus ojos y en sus medios. Asumen que esta es inmodificable, además, porque la pretensión de sus adversarios se les presenta como insalvablemente predestinada.

En cualquier batalla la primera decisión es ir por la cabeza del otro. No es una ciudad, no es una frontera, es el ánimo del que está enfrente el que hay que minar hasta reducirlo a la impotencia que garantiza la victoria propia. Para este subgrupo kirchnerista, el partido terminó cuando el otro gritó un gol. Es una pena, esto de querer volver a la calle y resignar el control del Estado.

Porque eso mismo quiere el antikirchnerismo: quedarse con el Estado. No estamos en el 2001, cuando nadie quería el Estado porque el Estado estaba destruido. En aquel momento, el botín era otro: la devaluación salvaje para licuar de un plumazo las deudas de las empresas. Ese era el negocio que pretendía el bloque económico concentrado. No les interesaba quién era el presidente, por eso pasaron varios candidatos antes de que Eduardo Duhalde agarrara esa brasa caliente y ejecutara la pesificación asimétrica que dejó un tendal.

Hoy el Estado es literalmente rico, tiene mucho dinero, presupuestos abultados, el déficit fiscal –en el peor de los casos– es del 1% del PBI y la relación deuda-PBI es la más baja de los últimos 20 años. Eso se logró en una década. Los que hablan de fin de ciclo van, en realidad, por el Estado que reconstruyó el kirchnerismo. La devaluación es una excusa, no hay que equivocarse. Están los que quieren volver al endeudamiento para ganar dinero con las colocaciones y los que buscan reorientar el dinero público dedicado a los planes sociales hacia la rentabilidad de sus empresas. Para eso necesitan controlar el Estado.

Arrebatárselo a un signo político insumiso a sus intereses. Mandarlo a su casa, como hicieron con Raúl Alfonsín, que también tenía un Estado, complicado, pero Estado al fin y con muchas empresas. Sergio Massa es el ariete electoral de este proyecto de entrega del Estado a los deseos corporativos. En los '90 lo querían para hacer plata con las privatizaciones. Ahora para administrar sus cuantiosos recursos en un sentido inverso al reparto inclusivo.

El fin de ciclo del que hablan la AEA (Asociación Empresaria Argentina) y Clarín es un atajo gramatical hacia el copamiento de un Estado, que ahora existe. Los funcionarios kirchneristas que quieren salir disparados de sus despachos para retornar románticamente a las calles deberían saber que están orbitando alrededor de un conjuro ajeno. No hacen lo que quieren, están bailando con la música que otros le ponen.


De las mil y una noches que vivió el kirchnerismo, la del Hotel Intercontinental dejó una enseñanza útil para todos los tiempos. La peor de las derrotas no es la que te infringe el adversario, en una circunstancia precisa. Es entregarle en bandeja la voluntad de ganar.

Fuente: Infonews
 

CINE MOVIL INCAA

SIRIA, DE LOS ÁRABES Y LOS FRANCOS AL AJEDREZ INTERNACIONAL POST-MODERNO

*Por Abelardo Franchini

Ubicada en un lugar vecino al Mediterraneo en pleno Oriente Medio Siria ha sido un factor clave para la politica de la region desde tiempos antiguos.

Territorio que formo parte del Imperio Egipcio, antes de eso formo parte del Aram. Mas adelante fue dominada por Babilonia y en el 538 a-de C. fue anexada por el Imperio Persa.

Desde algunos años antes del comienzo de la Era Cristiana formo parte del Imperio Romano y luego del Bizantino hasta el 634 d. C. cuando fue conquistada por los Sarracenos. En la Edad Media el territorio fue escenario de las Cruzadas especialmente de los expedicionarios Francos, alli esta el famoso Crack de los Caballeros y otros majestuosos castillos construidos por los Europeos en aquella gesta por la liberación de Tierra Santa.

Finalmente terminada la Primera Guerra Mundial el territorio sirio pasó a ser Colonia Francesa, esto fue facilitado porque los franceses ya estaban instalados en el Libano. Se constituye como Estado independiente en 1946 terminada la Segunda Guerra Mundial.

En 1955 Chukri el-Kuatli dirigente exiliado en Egipto y afin a las ideas de Gamal Abdel Nasser fue elegido Presidente de la Republica. En 1958 se constituye junto con Egipto la Republica Arabe Unida bajo mandato de Nasser, el leader egipcio. En 1961 al dimitir el Vicepresidente de la RAU Abdel Hamid Serraj se desencadena una revuelta de sectores separatistas del Ejercito y grupos conservadores sirios que consiguen pasar a controlar el pais y establecer un Gobierno dirigido por Mamun Kuzbari, que fue reconocido por Jordania y Turkia, este ultimo estado demostraba una vez mas su vocacion Reaccionaria propia de su perfil idiosincratico, su postura anti-Arabe y anti-Progresista, recordemos que el Egipto de Nasser era parte de los paises No-alineados y aliado del Campo Socialista por el contrario Turkia era miembro de la OTAN liderada por los EE.UU.

Tras las elecciones de Diciembre de 1961 asumio como Jefe de Estado Nazim Kudsi. Se da en esa fase una situación de inestabilidad que concluyo en un Coup d’ Etat y la asuncion del Partido Baas al Poder, asume entonces como Primer Ministro (ya en 1963) Salh Edwin Bitar. Finalmente en 1970 se realiza un nuevo golpe de estado y llega al Poder el General Affez-al-Assad. Este militar Nacionalista conforma una Coalicion con los Partidos de Izquierda, liderada por el Partido Baas, que mencionabamos, se restablecieron relaciones estrechas con Egipto y se agrego a Libia a esta Politica de relaciones pan-arabica y Tercer-mundista. En el pais nord-africano se habia realizado una Revolucion en 1969 leaderada por el Coronel Muhammar Khaddafi, tambien de tendencia Nasserista y progresista, pro-Socialista.

En 1979 la traicion al campo revolucionario de Anwar-El-Sadat, ex-colaborador de Nasser, provoca la ruptura de relaciones con el pais Nilotico. Siria interviene en este periodo en la guerra civil Libanesa. En 1986 se realizaron elecciones para la renovación del Consejo del Pueblo. Estas elecciones eran de lista unica del Frente Nacional Progresista que conformaba el Partido Baas con agrupaciones de Izquierda.

En 1990 las tropas Sirias se retiraron del Libano. El pais se alinea con la coalición Occidental en la guerra del Golfo (1991) contra Irak posicionamiento por el cual se normalizan las relaciones con la Comunidad Europea y una importante ayuda economica llega al Pais. Desde 1992 se establecieron negociaciones con Israel por las alturas del Golan, territorio fronterizo controlado por Israel desde la Guerra de los seis dias de 1967.

Haffez-El-Assad muere en Junio del 2000. Desde entonces tras una modificacion de la Constitución hecha por el Parlamento, gobierna su hijo, Bachar-Al-Assad, que asumio tras realizarse un Referendum.

Actualmente se dan fuertes convulsiones sociales en el Pais motivadas por los hechos de ese tipo que se dieron en Egipto, donde cayo el gobierno de Mubarak y en otros paises como Bahrein, Yemen, Argelia y la virtual guerra civil en Libia donde el Gobierno Revolucionario de Khadaffi resiste con ahinco los ataques de los rebeldes apoyados por la OTAN.

A fines de Marzo del año en curso, el 2011, Bashar-Al-Assad denunció una conspiración contra su gobierno. El discurso del Presidente se realizo un dia despues de que renunciara todo el Gabinete de Ministros del Premier Naji-Al-Otari que esta en su cargo desde 2003.

En su alocucion el joven leader Sirio, administrador del legado Politico de su Padre, apunto que “si seguimos sin una reforma estaremos en el curso de una destrucción” y agregó, “Decimos a quienes piden reformas que nos retrasamos en su aplicacion, pero pronto comenzaremos. Las prioridades son la estabilidad y la mejora de las condiciones economicas.”

Estados Unidos aprovecha como en otros casos la crisis para realizar ataques diplomaticos e intentar tener injerencia en la situación del Pais Arabe, con influencias Francas.

El portavoz del Departamento de Estado (Administración Barack Obama) Mark Toner dijo que el Presidente Al-Assad no estuvo con su discurso a la altura de las reformas que el pais necesita y segun el funcionario norteamericano el mensaje solo causo decepcion, entre la población.

Comentemos por cierto la actitud de Turquia pais de idiosincrasia Reaccionario-atrasada gobernada por una Oligarquia conservadora y cerrada anti-progresista y además de anti-europea, anti-arabe, que recibe refugiados de Siria y presiona al pais Arabe, para que deje de lado las politicas Nacionalista-autonomistas y Tercermundistas, que viene llevando desde los años 60’. Siendo Turquia un Pais Islamico llaman la atención estas actitudes agresivas, pero, como deciamos, son propias de su conformacion Socio-cultural y Politica Tradicional (desde tiempos del Imperio Otomano).

Es de esperar que el Gobierno Sirio logre estabilizar la situación ya que es evidente la movilización de tropas e ingenios de tierra y aire, como tanques helicópteros artillados y aviones con armamento aire-tierra, para combatir a los Rebeldes “pro-Democraticos” y que asi tenga continuidad en el tiempo el Regimen Nacionalista de Bachar-al-Assad. Que evidentemente le da continuidad al progresismo Arabe, Revolucionario y Tercer-mundista en el contexto de Medio Oriente. La intervención de Rusia en ayuda de su tradicional y mas seguro aliado del ambito Arabe dio un giro a la situación Internacional poniendo de relevancia que el Mundo ya no se mueve en torno a la Unipolaridad de los Estados Unidos como paso en los 90’, luego de la caida de la URSS. Tambien es de destacar la solidaridad activa de los Paises Latinoamericanos encabezados por Venezuela que envio ayuda a los refugiados sirios en El Libano.


EL CIRCULO AZUL Y BLANCO

Por Gabriel Fernández *

(Si lee hasta el final, verá algunas consideraciones que apuntan a la mirada interior)

Alberto Methol Ferré había comprendido, décadas atrás, que el agrupamiento de países a través de núcleos continentales superaba la potencia establecida por la fórmula del Estado – Nación.

Sin embargo, el planteo en su conjunto infería que quienes ni siquiera se avenían a la configuración del Estado – Nación al ser portadores de un liberalismo conservador que combinaba el individualismo con la dependencia, ya ni siquiera contaban para el debate.

Veámoslo de este modo y pensemos en el Unasur, y en el rol Argentino en el mundo: el conjunto de los críticos de los gobiernos populares latinoamericanos y en especial del Argentino, se hallan tan atrasados que apenas resisten el debate con Juan Bautista Alberdi, quien había comprendido el panorama.

Sobre fines del siglo XIX Alberdi indicaba que el problema de las naciones sudamericanas era que en lugar de agruparse como vecinos se sentían identificadas con países centrales, especialmente Francia e Inglaterra.

En este mismo momento, y pese a la evidencia que permite una mirada perspicaz sobre el horizonte internacional, los cuestionamientos que campean en los medios de comunicación concentrados se asientan en la defensa de un paradigma que implica retroceder dos tramos en la historia humana.

No sólo desvirtúan la gran creación confederada que viene siendo el Unasur sino que objetan la consolidación, a través de políticas públicas con fuerte presencia estatal, de una Nación.

Además de la propaganda trivial que derraman a diario, se afirman en un reclamo inconfesable pero ya visible: la reinserción de la Argentina en la órbita del capital financiero, a través de la permisividad para con los fondos buitres, y de la toma de nuevos adeudos.

A ver: la Argentina creció notablemente en la década reciente debido al impulso jauretcheano del mercado interno, a la decisión metholiana de la asociación sureña y a la determinación kirchnerista de quebrar el monitoreo por parte de los organismos financieros internacionales que condicionaban nuestros programas económicos.

Por eso hoy ha levantado la producción industrial local –siempre, pesadilla del Norte- , y por eso este país tiene un rol preponderante en un armado regional trascendente y en un espacio donde tremendos poderes acuerdan y colisionan, como el Grupo de los 20.

Es curioso: cada vez que el país optó por políticas individuales de sumisión directa, con exclusión social, aislamiento regional y endeudamiento, su lugar en el planeta se achicó, mientras que al resolver avanzar en sentido contrario, el reconocimiento global llegó con cierta celeridad.

Ese liberalismo conservador arcaico e improductivo clama por un presunto aislamiento del país, que no se corrobora en los hechos. Y olvida señalar que cuando le tocó orientar los destinos nacionales llevó a la Argentina a papeles humillantes y desleídos, como vagón de cola de procesos ya resueltos.

Por eso el rumbo del futuro inmediato no sólo debe ratificar la tendencia vigente, sino acentuarla: las políticas sociales destinadas a consolidar el poder adquisitivo de las grandes masas y así sostener el andamiaje productivo (sugerimos ver el informe de Artemio López en La Señal Medios) es determinante para no construir un protagonismo sin bases.

La acción en el Unasur, y por supuesto en el Mercosur, necesita potenciarse; establecer una labor conjunta con Brasil para apoyar a Venezuela en momentos difíciles, conjugarse con Ecuador, Bolivia, y otros para acercar tanto como sea posible a Uruguay, pero también a México.

Y al mismo tiempo, es preciso ahondar el rumbo marcado por la presidenta a nivel internacional para dejar fuera de juego el esquema financiero y rentístico que deriva en armas, drogas y papeles sin valor.

Así, es posible coordinar fuerzas con los Brics para avanzar en el equilibrio de una producción altamente tecnificada que a su vez genere los mercados adecuados.

En este tramo, pese al panorama esbozado, es relativamente fácil caer en un derrumbe a través de una sencilla elección interna con resultados equívocos. Por eso el cuidado de cada detalle electoral y comunicacional contribuye al despliegue de las grandes políticas: sin el voto popular del Gran Buenos Aires, digamos, no hay despliegue continental.

Para que Rusia se sienta amparada, como lo señaló esta semana su Cancillería, por el planteo argentino a la hora de lanzar su propuesta de paz en Siria, es preciso que la acción política directa en los barrios humildes de nuestra patria resulte intensa, justa… bien narrada.

Es claro que mientras nuestra Nación desarrolla prácticas de trazo grueso excepcionalmente positivas, los detalles se nos vienen escapando. Y aunque en los mismos no está el programa, dice la frase que está el estilo.

En los años venideros será imprescindible integrar a la militancia juvenil territorial y a los delegados sindicales al espacio de toma de decisiones políticas para poder articular una acción pública afinada. Modificar todo el esquema de dirección de los medios de comunicación del Estado, y potenciar enormemente a los medios populares. Antes del 2015.

Porque lo que está en juego es demasiado. Sin Unasur, sin una confederación continental, la Argentina será poca cosa. Sin privilegiar la intervención estatal y la inversión productiva, la Argentina se desvanecerá.
Sin políticas sociales de largo alcance relacionadas con el movimiento obrero y popular la dinámica interna se irá trabando, hasta retomar la agonía petérita.

Del horizonte político real existente en el país en la actualidad, sólo el gobierno nacional está capacitado para llevar adelante estas acciones concretas. El resto, tira a la retranca.

Es preciso mirar lejos para entender la importancia de las cercanías.

*Director La Señal Medios / Area Periodística Radio Gráfica.

EL GOLPE CONTRA PERON Y LOS MEDIOS


Por Pablo Adrián Vázquez*


El 16 de septiembre de 1955 se inició un proceso que clausuró la experiencia más movilizadora a nivel político en Argentina. La dirigencia partidaria oficialista que conspiró contra Evita y provocó la caída de Mercante acompañó desde la defección la caída de Perón. Teissaire y Mendé fueron los primero en denunciarlo como traidor y corrupto. Lo mismo hicieron otros dirigentes peronistas de igual calaña…
Mientras, desde el exilio montevideano, el grupo de ex forjistas y el propio Domingo Mercante intentaron reagrupar las fuerzas y plantear su oposición a la Revolución Libertadora. Al igual que los obreros en Argentina, los exiliados se pusieron a la cabeza de la resistencia desde la pluma y la acción.

Un de las primeras medidas de los “libertadores” fue intervenir los periódicos e imponer algún escritor antiperonista para reorientar su mensaje. Carlos Alberto Erro fue el interventor de ALEA y ATLAS y se asignó a José Barreiro, director de El Mundo; Ricardo Mosquera, director de Democracia; Walter Costanza, director de La Epoca; Ernesto Sábato director de Mundo Argentino; Vicente Barbieri, director del Hogar; Premio Moos Cabot, director de Crítica, (cuñado de Roberto Noble); y el Roberto Noble, que siguió como director de Clarín.

A su vez son censurados, perseguidos y / o incautados El Líder; Esto Es; Lucha Obrera; y De Frente, entre otros, siendo del último su director John W. Cooke encarcelado.
El 45, cuyo lema fue: “Ya no son campanas de palo las razones de los pobres”, dirigido por Arturo Jauretche comenzó su lucha por confrontar con el Plan económico de Raúl Prebich y en las medidas impuestas por los “libertadores”. A este se le sumó Debate, de Resistencia, cuyo lema fue: “Una voz Argentina clara y firme en defensa de los intereses populares”; El Descamisado, dirigido por Malfredo Sawady; y La Argentina, dirigida por Nora Lagos, con el lema “Justa, libre y soberana”; Doctrina, dirigida por José Rubén García Martín, con el lema: “es verdad y nuestra guía”; Renovación, de Tomás Farías; y El Fedrealista, dirigido por José Antonio Guemes, cuyo lema fue: “El pulso nacional de las inquietudes de los trabajadores”, entre otros.
Luego se incorporarían durante los siguientes años Tres Banderas y Compañeros, ambos dirigidos por J. Bernado Iturraspe; Bandera Popular, Palabra Argentina, dirigido por Alejandro Olmos; Pero… Qué dice el pueblo, dirigido por Aldo Paciello; Palabra Prohibida, dirigido por Luis A. Sobrino Aranda; Rebeldía, dirigido por Manuel E. Bustos Nuñez; El Guerrillero, dirigido en forma real por César Marcos; Soberanía, dirigido por Nora Lagos y Luis A. Sobrino Aranda; Batalla, dirigido por Héctor Tristán; Línea Dura, dirigido por María Granata; y El Grasita, dirigido por Enrique Oliva, con la consiga “Perón o Muerte. Las fábricas y los barrios vigilando las consignas del Hombre. Órgano de los soldados anónimos del Movimiento Peronista”, como ejemplo de algunos de los más significativos.

Otros diarios, otras revistas, otras voces continuaron la lucha. La revista Qué; Rodolfo Walsh con la serie de notas en Mayoría que dio origen a Operación Masacre, sobre los fusilamientos de 1956; la revista nacionalista Azul y Blanco; la lucha de Palabra Obrera; y muchos más…

Olvidados de la historia oficial, pero rescatados por la militancia peronista, siguen dando batalla!



* Politólogo; Docente de la UNLZ y UCES; Miembros del Instituto Nacional Eva Perón, Rosas y Manuel Dorrego




Bibliografía:


· DA ORDEN, María Liliana y MELON PIRRO, Julio César (compiladores), Prensa y Peronismo. Discursos, prácticas, empresas 1943 - 1958, Rosario, Prohistoria, 2007.

· MOYANO LAISSUE, Miguel Angel (editor), El periodismo de la resistencia peronista 1955 – 1972 (años de luchas y de victorias), Bs. As, Miguel Angel MOYANO LAISSUE editor, 2000.

· VAZQUEZ, Pablo, El peronismo y la modernidad política. Nuevas formas de comunicación, publicado en Primer Congreso de estudios sobre el peronismo: la primera década, Mar del Plata, UNMDP, noviembre 2008.

22 DE SEPTIEMBRE DE 2008: EL GOBIERNO BUSCA UN ACUERDO CON TRES BANCOS INTERNACIONALES POR LA DEUDA QUE NO ENTRÓ EN EL CANJE


*Por Prof. Daniel Chiarenza


Cristina recibe a los banqueros para poder arribar a una solución
en el segundo canje de deuda.


El gobierno nacional estudia una propuesta hecha por tres bancos internacionales para reabrir el canje de bonos con los inversores que no aceptaron la oferta que presentó el país para salir del default en 2005. La propuesta incluye el canje de préstamos garantidos emitidos por el exministro Cavallo. Se trata de una operación de casi 33 mil millones de dólares: 18.800 millones de dólares de los holdouts (bonistas que no aceptaron el canje 2005) y 14 mil millones de préstamos garantidos. El gobierno estudia la iniciativa en función de “reinsertar a la Argentina en los mercados internacionales de crédito”, cuando la crisis financiera es inédita. La presidenta piensa que deben adelantarse y quedar en una mejor situación relativa frente a otros países para que, cuando vuelva la calma y los inversores comiencen a evaluar dónde llevar sus fondos, el país sea “un sitio atractivo”. Las propuestas son de los bancos Citi, Barclays y Deutsche Bank. El análisis de la oferta muestra que la Argentina les pagará a los bonistas un poco menos de lo que les pagó a los que aceptaron en 2005 y que aliviará los pagos de la deuda pública de 2009, 2010 y 2011.

David Martínez (exCableVisión) saludando a Néstor Kirchner. Es uno de los bonistas que aceptó los canjes de deuda que propuso el Gobierno argentino en 2005 y 2010.


La propuesta es el segundo paso, luego del anuncio del pago al Club de París, intentando el gobierno dar al mundo financiero una señal inequívoca de cumplimiento de sus compromisos. También, las autoridades, quieren ir hacia una situación fiscal más sólida, señales que se están dando a los mercados de capitales con el objetivo de que vuelvan a confiar en el Estado como en las empresas argentinas. El PEN sostiene que es un paso para detener los juicios que se llevan a cabo en Nueva York en el juzgado de Thomas Griesa, donde hace dos semanas un fondo buitre logró trabar un embargo contra una cuenta del Banco Nación. La propuesta de los bancos es lo que viene pidiendo el juez Griesa: que el país reabra el canje y les dé una nueva oportunidad de cobrar a los bonistas. Los abogados que defienden a la Argentina aseguran que los que no acepten ahora se quedarán sin argumentos para litigar.

Juez Thomas Griesa, junto al sucio trapo de las barras y las estrellas. 


El gobierno aún no dijo que sí a los bancos, los funcionarios que manejan el tema están eufóricos. Según su visión, la operación soluciona varios problemas a un tiempo: de los 40 mil millones de dólares entre capital e intereses que vencen en los próximos tres años, difiere 14 mil millones para 2033 y recibe más de 6000 millones de dólares en efectivo, con lo que reduce el saldo a la mitad; al pagarle al Club de París y a los holdouts quitaría cualquier argumento para que el país quede fuera de los mercados internacionales; los vencimiento de los próximos diez años comparados con las exportaciones y con la recaudación fiscal son mucho más accesibles que los de la mayoría de los países en desarrollo. Por eso piensan que Argentina puede ser tenida en cuenta por los inversores, luego de que pase la crisis internacional. Creen que el hecho de colocar más de 6000 millones de dólares de deuda nueva es, de alguna manera, una forma de volver a los mercados internacionales. Estudian la posibilidad de una nueva emisión antes de fin de año en el caso de que se calmen los mercados.

Crisis global del capitalismo desde 2008.

La propuesta de los bancos que analiza el gobierno es la siguiente.
- El capital a canjear a los holdouts es de 18.800 millones de dólares. Los bancos involucrados en la operación aseguran que ya cuentan con 10 mil millones que seguro aceptan la operación y estiman que podrían entrar otros 4000 millones de dólares más.
- Se canjearían por bonos discount, que incluyen una quita del 66% y vencen en el año 2033. Es decir que por cada 1000 dólares que se presenten a canjear, el Estado pagará 340. Por los 10 mil millones que ya están asegurados se entregarán bonos discount por 3400 millones de dólares. Si fueran 14 mil millones, como estiman los bancos, se entregarían bonos por un total de 4760 millones de dólares. Estos bonos ya fueron emitidos en 2005 y quedaron sin entregar.

Recuperación de la Bolsa de Valores Argentina según la evolución del índice Merval. 

- Los holdouts no tienen la opción de elegir otros bonos, como sí tuvieron los que entraron en 2005.