Seguidores

21 de noviembre de 2014

"LOS JUECES CUMPLIMOS UN SERVICIO"



La flamante presidenta del Consejo de la Magistratura y primera mujer en llegar a ese cargo, Gabriela Vázquez, resaltó que "los jueces no hacemos política partidaria aunque tengamos que ejecutar políticas", y consideró que los sectores que la "estigmatizan de una manera incomprensible" lo hacen con un dejo de "misoginia".


"De los 13 miembros me votaron 6 del oficialismo y yo me autovoté para lograr los 7 votos y lo hice porque prometí cumplir las funciones esenciales del Consejo y desde la Presidencia se tienen más herramientas, por lo que, ¿cómo no voy a aceptar los votos de quienes confían en mi?", se preguntó Vázquez en declaraciones a Radio Nacional.

Agregó que la "estigmatizan de una manera inentendible" porque la vinculan en forma negativa con "juristas de talla, de mucho compromiso con su función".

"Si esa es la estigmatización, si eso es...a mí me da risa que me quieran estigmatizar con esa pertenencia porque no es ningún motivo de crítica. A veces pienso que hay algo de misoginia", sintetizó.

En el mismo sentido, explicó que si bien reconoce y respeta la labor del colectivo Justicia Legítima, "no" pertenece a ese espacio sino a "un espacio dentro de la Asociación de Magistrados, más tradicional, más antiguo, que es la lista celeste".

También dijo que desde ese espacio tienen "miradas más progresistas" y creen que "los jueces cumplen un servicio" con el fin de "llegar a la justicia social". "En definitiva, tenemos una visión más humana" en el marco del ejercicio de la profesión, finalizó la presidenta del Consejo de la Magistratura electa ayer.


Fuente: Pag 12

CAPITANICH DENUNCIO UNA "ESTRATEGIA DE GOLPISMO ACTIVO DEL PODER JUDICIAL"

Capitanich: "Hay estrategia de golpismo activo del Poder Judicial”


El jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, acusó hoy al Poder Judicial de mantener un "ataque despiadado" contra el Gobierno nacional mediante "denuncias falsas”, y denunció una estrategia de “golpismo activo" al tiempo que afirmó que “no se necesita ningún allanamiento judicial porque la operatoria de la empresa Hotesur SA es clara y transparente”.

"No hace falta allanamiento. Los requerimientos judiciales se pueden hacer por solicitud formal", dijo Capitanich en su habitual conferencia matutina, esta vez desde el Aeroparque Jorge Newbery, antes de partir hacia la provincia de Chaco para inaugurar una escuela.

El jefe de ministros cuestionó -de esta manera- el allanamiento ordenado por el juez Claudio Bonadío a una empresa hotelera en la que la presidenta Cristina Fernández de Kirchner posee acciones, y definió esta decisión como “una clara persecución política de hostigamiento judicial" y una estrategia de “golpismo activo”.

Capitanich consideró que este ataque al Gobierno nacional tiene "una pata mediática instalada desde el arco opositor", y una "pata ejecutora" llevada adelante por "jueces que hostigan al gobierno y a funcionarios del gobierno".

Y agregó que también es parte de este ataque la decisión de la oposición de negarse a la designación de un nuevo miembro de la Corte Suprema de Justicia a partir de la renuncia del juez de la Corte Raúl Zaffaroni a partir de enero de 2015, una actitud que calificó de "violatoria de la Constitución Nacional" y "sediciosa".

Enseguida, en referencia al allanamiento de Hotesur SA, Capitanich dejó en claro que “no se necesita ningún allanamiento judicial porque la operatoria de la empresa es clara y transparente”, y agregó que la compañía presentó su declaración jurada ante la Inspección General de Justicia (IGJ) como sociedad activa en el marco de un proceso de “reempadronamiento de sociedades comerciales” que lleva adelante ese organismo.

Como resultado de este reempadronamiento, quedó en evidencia que “hay inscriptas 319.626, mientras que sólo 150.855 están activas, es decir que han presentado al menos un trámite ante el organismo en los últimos cinco años”.

El funcionario explicó que “en el marco de un proceso de fiscalización, reordenamiento y depuración societaria, las sociedades debieron presentar una declaración jurada” y “Hotesur SA se encuentra entre las sociedades activas que han presentado su declaración jurada”, y señaló que “su documentación está en análisis, junto con otras 47.373 sociedades”.
Según Capitanich, existe para este procedimiento un nuevo sistema informático que “agilizará el análisis” de estas declaraciones juradas como para “terminar el 30 de abril” de 2015.

No obstante, dijo que “a partir del 1 de enero, comenzará a correr el plazo de 120 días, a cuyo vencimiento se presumirán inactivas con proceso judicial de pedido de disolución y liquidación las sociedades que no hayan presentado sus declaraciones juradas ante la IGJ.

“Hotesur forma parte de las sociedades activas. No se necesita ningún allanamiento judicial porque la operatoria de la empresa es clara y transparente", agregó

Como parte de este ataque, mencionó, la oposición "mantiene una actitud violatoria de la Constitución Nacional, que es sediciosa al negarse a la designación de un nuevo miembro de la Corte Suprema de Justicia", en referencia a la postura del arco opositor de no prestar acuerdo al nombramiento del juez que reemplace a Raúl Zaffaroni, quien presentó su renuncia a partir de enero de 2015.

Fuente: TELAM

NO SE VAYAN QUE AHORA VIENE LO MEJOR

*Por Jorge Giles

El proyecto opositor ha fracasado. Estalló por el aire. Se hizo añicos la meta de juntar toda o una buena parte de la oposición en un mismo frente o alianza, ni bien asomaron las primeras definiciones acerca de candidaturas rumbo al 2015.

Era de esperar, pero es una pena para el oficialismo no tener con quién discutir proyectos de país diferentes, debatir ideas, marcos de referencia democráticos para la región y el mundo.

Es que la mediocridad hizo estragos en las filas de una oposición política y mediática que intentó unificarse en torno a un motivo que la historia reciente demuestra como ineficaz en términos de construcción: la oposición por la oposición misma.

Chau, no va más.

Ni FAUNEN, ni la progresía anti-K, ni el radicalismo, ni el massismo comelotodo, ni el macrismo como fase superior de la derecha neoliberal, expresan hoy una opción superadora y tentadora para la porción de ciudadanos que querrían votar una alternativa al gobierno actual.

Pero atención: eso no significa que el escenario quede libre de opositores. Por el contrario, igual van a llover ofertas desde de la diáspora obstruccionista contra todo lo que haga o deje de hacer el gobierno nacional.

Venimos sosteniendo desde hace tiempo que la falta de liderazgo político y la ausencia de un proyecto de país sustentable que pueda presentarse como pretendido “cambio” del actual proyecto nacional, popular y democrático, tornaba inevitablemente estéril cualquier intento de armado político superador.

Es lo que viene pasando.

Nito Artaza, de la UCR-FAUNEN, sostiene que cometieron un tremendo error cuando firmaron un acuerdo con Elisa Carrió.

Luis Juez, el dirigente ex progresista cordobés de FAUNEN, sostiene la necesidad de acordar con el PRO de Macri.

Otro radical importante como Gerardo Morales sostiene que hay que acordar con Sergio Massa.

Otro correligionario importante como Mario Barletta, afirma que no deben opinar puertas afueras del FAUNEN, que todo deben discutir puertas adentro del partido.

Ernesto Sanz y Elisa Carrió promueven la necesidad de aliarse con Mauricio Macri.

Hay más, pero el muestrario sirve para mostrar el grosero contraste entre una oposición que sólo sabe mirarse el propio ombligo al enfrentarse entre ellos mismos y un Frente para la Victoria gobernante que casi en soledad, en cuanto representación institucional, enfrenta a los Fondos Buitres, al gobierno de Obama por prestarles su apoyo, al Reino Unido en defensa de la soberanía argentina en las Malvinas y a las principales cuevas financieras que responden a grandes bancos y que son autores penalmente responsables de sobrevalorar el dólar y atacar continuamente la moneda nacional.

Imagínese el país que nos aguardaría con estos señores gobernando. La ciudad porteña, en tal sentido, sigue siendo una maqueta viviente de esa oposición. Un ejemplo sirve para explicarlo todo, decía Napoleón: la mortalidad infantil, que es el principal indicador de calidad humana en todo el mundo, ha descendido constantemente a nivel nacional, menos en Buenos Aires donde aumentó en el último año.

Una vergüenza total, tratándose de la comarca más rica de la Argentina.

Claro que con el quiebre final del último partido que aún queda en pie del viejo sistema de partidos políticos fagocitados por la crisis del 2001 (el radicalismo), es posible que el voto a Macri, pese al dramático dato mencionado antes, termine siendo vendido por la corporación mediática como el voto útil de la derecha.

Qué país generoso, diría mi padre.

Si a la dirigencia opositora le va de mal en peor, a su base social conservadora no le va nada mejor. ¿Por qué lo decimos? Porque no hay que dejar de señalar el rotundo fracaso del último y desesperado intento de convocar a un nuevo “cacerolazo” este jueves pasado. No fue nadie. Y los que fueron, asustaban a los chicos que pasaban por allí, que creyendo ver fantasmas, lloraban pidiendo upa a sus respectivas madres.

Es de antología la consigna que utilizaron para esta nueva convocatoria fracasada: “Patria o Kirchner”. ¿Quién les escribe el guion? ¿El juez Griesa? ¿Paul Singer? ¿Frankenstein? ¿Nelson Castro? ¿Quién?

Si no fueran tan vendepatrias y no estuvieran tan llenos de odio, sinceramente nos darían mucha pena. Pero como argentinos que somos, sólo nos despiertan indignación. Mucha indignación.

El Kirchnerismo deberá estar atento a las operaciones cruzadas que prenderán instalar sobre la cabeza de sus dirigentes. Esas operaciones siempre serán orquestadas desde afuera de la gestión de gobierno y del frente gobernante. Le inventarán candidaturas, reuniones “secretas” que se hacen públicas, alianzas que nada tienen que ver con la génesis del Kirchnerismo, aviones que se cruzan en la pista.

El mundo es un pañuelo, Magnetto; y en esta historia nos conocemos todos.

En cambio, la oposición no precisa que nadie lo opere desde afuera, porque se operan entre ellos mismos con sus rencillas internas.

Por eso, cuando repetimos la muletilla televisiva de que “no se vaya que ahora viene lo mejor” estamos diciendo, en serio, que si lo mejor está por venir para el grueso del país a partir de las políticas de estado del gobierno de Cristina, lo más estruendoso de la caída opositora todavía no ocurrió.

Será para alquilar balcones.

No es esta una afirmación del orden de la moralina, como dijimos en una nota anterior. Es una estricta descripción y cotejo de un gobierno que juega en las grandes ligas que definen el futuro del país, de la región y el mundo, de un lado y del otro, una oposición que se la pasa jugando a la silla vacía en el patio de su casa.

¿Nos vamos cantando una de Silvio Rodríguez?

“Me vienen a convidar a arrepentirme, me vienen a convidar a que no pierda, me vienen a convidar a indefinirme, me vienen a convidar a tanta mierda.

Yo no sé lo que es el destino, caminando fui lo que fui. Allá dios, que será divino.

Yo me muero como viví, yo me muero como viví”

O sea.

La única necedad que admitimos, es la de honrar la vida.

Y esto lo reafirmamos con dos patriotas de nuestro tiempo: Néstor y Cristina.



Publicado en: Miradas al Sur, domingo 16 de noviembre de 2014

21 DE NOVIEMBRE DE 2012: EL JUEZ RAFECAS PROCESA A SIETE REPRESORES INVOLUCRADOS EN “TRASLADOS” DESDE EL CENTRO DE DETENCIÓN CLANDESTINA EL OLIMPO

*Por Prof. Daniel Chiarenza
El juez federal Daniel Rafecas.

El 6 de diciembre de 1978 más de 20 prisioneros de El Olimpo fueron convocados por los guardias. Les ordenaron hacer una fila y sacarse parte de la ropa. Les aplicaron un “tranquilizante”, los subieron a un camión que los llevó a un avión. Dijeron que irían al sur, a un penal o a una “granja de recuperación”. Fueron asesinados, tirados al mar en un “vuelo de la muerte”. Los cuerpos de diez de ellos fueron hallados en 2007, aparecieron en la costa en la segunda quincena de diciembre de 1978 y fueron enterrados como NN. El juez federal Daniel Rafecas amplió el procesamiento de siete represores y les imputó los homicidios de 19 personas que fueron sacadas de ese centro clandestino ese día. La otra novedad del fallo es que da por probados los asesinatos no sólo de las personas cuyos restos fueron identificados, sino de otras nueve que no aparecieron.

"El vuelo de la muerte": sistema implementado por el terrorismo de Estado para "desaparecer" víctimas.

Rafecas lleva la causa en la que se investigan los delitos cometidos en el 1er. Cuerpo del Ejército. En esta resolución –dictada en el marco de los crímenes de los centros Atlético-Banco y Olimpo– analiza la práctica del “traslado” como forma de simular el exterminio físico de seres humanos durante la dictadura. La línea de investigación, reclamada por fiscales y abogados de las víctimas, se implementó en juzgados del interior del país, pero no en los megajuicios de la ciudad de Buenos Aires. El procesamiento por homicidio puede obtener condenas a prisión perpetua en los juicios orales. En los casos considerados privaciones ilegales de la libertad y torturas, las penas son menores, por lo tanto los represores cumplen su objetivo por el que eligieron ese método de matar: ocultar las pruebas y garantizar la impunidad del delito. La Unidad de Coordinación y Seguimiento de las Causas por Violaciones a los Derechos Humanos en el terrorismo de Estado, que sustancian Jorge Auat y Pablo Parenti elaboró un documento en el que se fundamenta la posibilidad de acreditar el homicidio sin el cuerpo de la víctima.

Los doctores Pablo Parenti y Jorge Auat, y el diputado Remo Carlotto en la reunión de la comisión de Derechos Humanos.

El juez falló que la desaparición tiene antecedente en el decreto sancionado por los nazis el 7 de diciembre de 1941 (Decreto Noche y Niebla), que autorizaba a la Gestapo a secuestrar y conducir a territorio alemán a todos aquellos considerados enemigos del régimen, donde eran alojados en condición de NN en campos de concentración. Rafecas cita al historiador Efraím Zadoff, para decir que esta orden establecía que todos los que no fueran objeto de ajusticiamiento o pena de muerte sumaria por parte de las fuerzas de seguridad “... serían deportados a Alemania, donde desaparecerían sin dejar rastros en campos de concentración o cárceles”. Ante el Tribunal de Nüremberg, el jerarca nazi que firmó el decreto, el mariscal Wilhelm Keitel, buscó justificarse en las órdenes impartidas por Hitler y la invocación del siguiente argumento: “... una intimidación efectiva y duradera sólo se logra por penas de muerte o por medidas que mantengan a los familiares y a la población en la incertidumbre sobre la suerte del reo”.

"Dentro de los territorios ocupados, elementos comunistas y otros círculos hostiles a Alemania han aumentado sus esfuerzos contra el Estado Alemán y las fuerzas ocupantes desde que comenzó la campaña de Rusia. El número y la peligrosidad de estas maquinaciones nos obligan a tomar severas medidas", señalaba el decreto conocido después como "Noche y Niebla".

“Los ‘traslados’ –señala Rafecas– eran el homicidio y garantizar la desaparición del cuerpo de la víctima; las circunstancias narradas y las pruebas acumuladas al presente proceso han dado cuenta de que los mismos no eran otra cosa que un eufemismo, y que encubrían el seguro homicidio de las víctimas”.

El centro clandestino de detención El Olimpo, en el barrio de Floresta.

Los testimonios de sobrevivientes de El Olimpo y el trabajo del juez Horacio Cattani, y del Equipo Argentino de Antropología Forense, permitieron la identificación de diez víctimas, Rafecas considera probado que “el 6 de diciembre de 1978 un grupo de más de 20 personas que permanecían ilegalmente cautivas en El Olimpo fueron sacadas de allí, en un ‘traslado’ que significó su asesinato mediante premeditación y alevosía”.

Y agrega que hay suficientes elementos para tener por cierto que hay nueve personas “que integraron el traslado del 6 de diciembre de 1978 y de las cuales no se ha hallado o identificado el cuerpo, que han sido víctimas de homicidio, en las mismas circunstancias de tiempo, modo y lugar en que lo fueron las diez víctimas identificadas”. Rafecas procesó a los represores: Juan Carlos Chacra, Pedro Godoy, Eduardo Cruz, Juan Méndez, Oscar Izzi, Héctor Marc y Alfredo Feito como partícipes de 19 asesinatos, aunque no fueron, que se sepa, los autores materiales de los mismos.

17 DE NOVIEMBRE DE 1972: EL PUEBLO DERROTÓ AL ODIO GORILA


Mostrando 1 Peron 17 11 72 a.jpg



Pablo Adrián Vázquez *



–¿Cómo lo veías a Perón en ese momento?

–Enterísimo.

–¿Qué te decía?

– Unas horas antes, al llegar a la habitación,

lo primero que me dice es “Doctor, yo estoy calzado”.

Reportaje de Miguel Bonasso a Juan Manuel Abal Medina del 16 de noviembre de 2003, para Página 12, sobre la llegada de Perón a Ezeiza del 17 de noviembre de 1972.



“Hicimos esta revolución para que el hijo del barrendero siga siendo barrendero!” Con esta honestidad brutal un marino de alta graduación le espetó a un par de dirigentes sindicales, que esperaban ser interrogados a fines de 1955 por los “libertadores”, las verdaderas intenciones de la Revolución Fusiladora..

Desestabilización, bombardeos y acciones armadas desencadenaron el golpe cívico militar de dicho año, terminando con el gobierno constitucional de Perón.

De la supuesta tibieza de Lonardi a las hogueras de Aramburu y Rojas la intensión fue una: exterminar al peronismo.

Planes Quinquenales - con 70.000 obras en 10 años - política exterior independiente, pleno empleo, distribución de la riqueza y dignidad en un pueblo feliz no podían dejarse de lado. Ese basamento fue el motor de la lucha por recuperar a Perón como vector de la historia social argentina y significante de un proyecto pleno de liberación.

“Perón cayó por sus aciertos, y no por sus errores”, sostuvo acertadamente Arturo Jauretche cuando criticó las medidas económicas y financieras del Plan Prebich, como nuevo “retorno al coloniaje”.

Por otro lado, la praxis del movimiento obrero organizado y del peronismo todo posibilito la toma de conciencia en los años de plomo posteriores, soportando una andanada de acciones impulsadas por el desamor y la revancha.

Secuestro y profanación del cuerpo de Evita; Decreto 4161 - prohibiendo todo lo referente a Evita y Perón -; encarcelamiento y torturas de dirigentes sindicales y políticos; reapertura del Panela de Ushuaia, fusilamientos a Valle y a los participantes del Movimiento de Recuperación Nacional; Plan CONINTES; intentos de asesinato a Perón es su exilio venezolano; represión a huelgas y actos en plazas; anulación de las elecciones donde triunfó Framini; obstrucción de las listas con candidatos peronistas; interrupción del viaje de Perón en 1964 desde Brasil; la Noche de los Bastones Largos; el Cordobazo; El Gran Acuerdo Nacional y la masacre de Trelew, entre muchos hechos represivos, con la consabida respuesta del Pueblo.

Acciones desesperadas desde el odio para anular al peronismo, atacando su base social e identitaria.

Pero cuanto más fue hostigado, más se fortaleció!

“Los yanquis, los rusos y las potencias reconocen a la libertadora. Villa Manuelita no!”. Quizás el hecho cultural que inició la Resistencia Peronista, la epopeya que marcó, como mito fundante, la conciencia de nuevas generaciones que repensaron su destino y miraron con mejores ojos a las masas que se identificaban con Perón.

Rumores, caños improvisados, pintadas nocturnas, grupos armados y atentados culturales con libros incendiarios de Hernández Arregui, Rosa, Chávez, Ramos, Scalabrini y Jauretche. La matriz de dependencia sería esmerilada por textos como molotov al centro de las dictaduras y por la organización d estudiantes y trabajadores.

Perón - desde su exilio en Paraguay, Venezuela, Panamá, República Dominicana y España - inició la batalla política desde la comunicación con cientos de cartas, cintas, discos, reportajes y documentales, como un proto Facebook y Twitter. Cual webmaster buscó organizar a sus seguidores e implementar una comunicación alternativa a la superestructura cultural hegemónica.

Una guerrilla comunicacional adelantada décadas a la proclamada por Hugo Chávez.

Perón sostuvo: “Está implícito el deseo de realizar una unión a base de una solidaridad que impulsa a todos los dirigentes, tanto sindicales como políticos, hacia una grandeza y desprendimiento que permita asegurar una subordinación absoluta a las conveniencias del conjunto por el sacrificio de pasiones o intereses individuales. No se trata que gane o pierdan otros, sino de que el Movimiento pueda cumplir sus fines, porque de lo contrario, ningún peronista debe soñar en realizarse en un Movimiento que no se realice. (25 de septiembre de 1968).

A ello se le sumó la incorporación de sectores juveniles y universitarios que entendieron el camino sin retorno que propuso la dictadura del onganiato y reinterpretaron los logros justicialistas, planteándose un proceso de “peronización” del estudiantado antes refractario a la figura de Perón.

Fui sorprendido en mi adolescencia con un texto de Horacio Cerrutti Guldberg, Filosofía de Liberación Latinoamericana, quien afirmó: “la filosofía de liberación se expresa con gran fuerza en uno de los momentos claves de la historia de uno de los pueblos de esta América, el que representará el regreso del general Juan Domingo Perón a la Argentina. Más que el triunfo del propio Perón, lo es del peronismo. Olvidada la primera etapa de gobierno de Perón, el peronismo se ha transformado en una gran esperanza. La esperanza de todo un pueblo que se consideró ya ligado a la historia de otros pueblos del continente, inclusive, con pueblos más allá de este continente, junto con los cuales ha de luchar por cambiar una situación que les ha sido impuesta…”.

El impacto de esa afirmación poderosa se conectó en la consideración peroniana de una “unidad de concepción para la unidad de acción”, la cual guió a miles que posibilitaron que un 17 de noviembre de 1972, superando miedos y represión, se acercaran a Ezeiza a estar cerca con su Jefe.

Alejandro Lanusse apuntó someramente que: “el 27 de julio de 1972 hablé, en el Colegio Militar de la Nación, sobre diversos temas de actualidad nacional. Pero una frase hizo trascender, a través de tiempo, el contenido de ese discurso: una profecía mía, supuestamente errada, según la cual Perón no volvería al país “porque no le daba el cuero”. Esa afirmación por supuesto, fue utilizada agobiadoramente como propaganda por los peronistas de línea revolucionaria, el 17 de noviembre de 1972, cuando Perón apareció en Ezeiza (“¡Peronismo Montonero! – Por eso le dio el cuero”) y por sectores ultraderechistas (sic), incapaces de comprender nada sobre política, para quienes interesaba retener que yo me había equivocado.”

Dejando de lado las excusas del dictador se le suman las alternativas del viaje fueron relatadas por Juan Manuel Abal Medina padre de la siguiente forma: “Dos días antes había partido a Roma el famoso charter, encabezado por el doctor Cámpora, donde iban las principales figuras del peronismo, así como varios famosos: actores, hombres de la cultura, deportistas. Entonces, yo quedo a cargo del Movimiento y Rucci queda a cargo de todo el dispositivo sindical. En representación del doctor Cámpora había quedado su hijo, Héctor. Y esta era un poco la conducción de hecho de esos últimos tres días en los cuales los contactos con el gobierno son múltiples, son permanentes. Creo que son los que llevan a este “Día Blanco” ¿no?, a pesar de todo. Allí se negocia finalmente. Yo tengo discusiones muy duras, donde Rucci se comporta muy bien. En realidad él hacía de malo y yo de bueno. El todo el tiempo amenazaba con el paro general activo y este tipo de cosas”.

Relató Miguel Ángel Barrau, en su obra Historia del regreso – quizás la más completa de todas por su exactitud de protagonista – que ante el pronto aterrizaje en dicho trascendental día se le informó: “Señor general, señora, señores pasajeros: en estos momentos comenzamos a sobrevolar territorio argentino.” A ello el General respondió: “Yo les pido a los compañeros que comparten este trascendental momento que de ahora en adelante y cuando aterricemos en el suelo de la patria, no se entone otra canción que no sea el Himno Nacional.”

Barrau reafirmó: “El pedido de Juan Perón fue respetado.”

Del charter con representantes de la política y la cultura emergió el Líder bajo el paraguas de Rucci y el amparo de su pueblo.

“Arriba Doña Rosa, Arriba Don Pascual, nos vamos a Ezeiza a ver al General”. Fue uno de los cánticos que acompañaron la marcha popular y la hermandad del río Matanza, en su cruce a nado transformado en epopeya para miles de compañeros y compañeras partícipes de dicha jornada.

Sobre la icónica imagen Abal Medina aseveró: “A la mañana siguiente muy temprano salimos camino para Ezeiza, cada uno por la suya, para que al menos Rucci o yo estuviéramos al pie de la escalerilla cuando el General bajara. O sea, más allá del folklore del paraguas, el tema era que el General nos viera de inmediato en la pista. Si nosotros no aparecíamos sanos y salvos en Ezeiza, él podía sospechar que había ocurrido un desastre… La foto es un episodio posterior. Nosotros recibimos al General en la escalerilla, lo acompañamos al general hasta su auto, se subió con la señora Isabel y el doctor Cámpora y nosotros nos subimos al auto de atrás, (Rucci y yo). Paramos frente al corralito donde estaban los 300 habilitados y ahí se bajó el General a saludar. Ahí Rucci lo cubre con el paraguas y yo estoy al lado y esa es la foto famosa.

Una vez en Ezeiza, en el hotel internacional, Perón y su comitiva se encuentra en situación de cautiverio. Julián Licastro rememoró: “Esa mañana lluviosa, cuando llego a Ezeiza, se me presentan uno de estos oficiales de aviación y me dice que ellos habían sido enviados allí para reforzar el aeropuerto. Justo habían enviado como 40 oficiales que eran amigos, cercanos al peronismo y dispuestos a jugarse por Perón. Me dijeron que estaban para cualquier cosa, que podían tomar el aeropuerto. Yo, que conocía la idea de Perón de llegar como prenda de paz en un marco de reconciliación, les dije que ni locos debían producir un acto de violencia, excepto que la violencia fuere hincada por la fuerza de represión.

Los oficiales de Aeronáutica fueron a la habitación de Perón en el hotel del aeropuerto, y le dijeron: “Respondemos al teniente primero Julián Licastro, venimos a para custodiarlo y defenderlo”. A continuación le entregaron al General un par de pistolas, una de las cuales Perón se puso en la cintura. Realmente un momento de audacia en medio de miles de soldados que habían rodeado Ezeiza”.

Sus dichos fueron corroborados por Abal Medina: “… hacemos un intento de salida del hotel, que es cuando un pobre comisario ahí saca un arma, un boludo... lo podíamos cortar en pedacitos ahí, y Lorenzo Miguel se pone en medio, entre el General y ese tipo. Y les digo a los periodistas que está muy claro que el General está preso… Unas horas antes, al llegar a la habitación, lo primero que me dice es “Doctor, yo estoy calzado”. Pero más allá de esa anécdota era evidente que había tomado el control de las operaciones. Ahí ya Cámpora, Rucci y yo éramos sus soldaditos. “Vayan, hagan esto, hagan aquello”. Y así ordenó: “Nos vamos de una vez y si no... intentemos salir para que quede claro que no nos quieren dejar salir”.

Los sucesos de 1972 fueron plasmados en una variedad de obras y relatos, destacándose: Nomeolvides: memorias de la Resistencia Peronista 1955 – 1972, de Liliana Carulli, Liliana Caraballo, Noemi Charlier y Mercedes Cafiero; La clase obrera peronista (2 volúmenes), La memoria de los de abajo, Lo que el viento (no) se llevo y la serie de Documentos 1955 – 1970 (2 tomos) y 1970 – 1973, entre muchos otros, de Roberto Baschetti; Lo pasado pensado. Entrevistas con la historia argentina (1955 – 1983), de Felipe Pigna; El enigma peronista, de Hugo Chumbita;Galimberti. De Perón a Susana. De Montoneros a la CIA, de Marcelo Larraquy y Roberto Caballero; La vida es Perón. Historia del Encuadramiento de la Juventud Peronista, de Carlos Gianella, Susana Shanahan y Alfredo Manson; La Trama de Madrid, del inefable “Tata” Jofre; Manual del Peronista, de Pablo Vázquez; Breve historia argentina. De la conquista a los Kirchner, de Pacho O’ Donnell; Perón vuelve. Intrigas en el exilio y traiciones en el regreso, de Román Letjman, y El otro 17. De la resistencia a la victoria. La historia del regreso de Perón, de Hernán Brienza. En cuanto a testimonios de sus protagonistas se encuentran: Mi testimonio, del dictador Alejandro Lanusse; Mi encuentro con Perón. Memorias e Ideales, de Julián Licastro; Historia del regreso, de Miguel Angel Barrau; Medio siglo de política y diplomacia (memorias), de Benito Llambí; El presidente que no fue y Diario de un clandestino, de Miguel Bonasso; Así se hizo Guardia de Hierro. Historia objetiva de una pasión, de Alejandro “Gallego” Alvarez; Memorias De Roberto “Pajarito” Grabois. De Alfredo palacios a Juan perón (1955 – 1974), de Roberto Grabois; y Militancia sin tiempo. Mi vida en el peronismo, de Antonio Cafiero.

Finalmente se encuentran los textos y discursos de la época de Juan Perón, editados por el Instituto Nacional Juan Domingo Perón de Estudios e Investigaciones Históricas, Sociales y Políticas.

La lucha de 17 años tuvo su razón: el sentir del pueblo quebró el odio gorila.

El día de la militancia aún nos marca un sendero de gloria por el ejemplo de nuestros mártires.

De una hermosa tarde de sol del 17 al lluvioso mediodía del “otro” 17 se gestó una historia que aún tiene final abierto, pero que nos dio la certeza que por una vez los poderosos fueron los sectores populares que aman la vida…



PD: Como anexo incluyo la cronología de sucesos que decantaron en el “día de la militancia” y los integrantes del charter que acompañaron al líder justicialista, tal como relevó el Instituto Nacional Juan Domingo Perón.


13 de marzo de 1972 – Llega a Madrid Arturo Frondizi y se entrevista con Perón. A partir de ese momento quedan sentadas las bases de un acuerdo entre el justicialismo, el MID, el conservadorismo y otras fuerzas menores que dan lugar, en el mes de mayo, al nacimiento del FRECILINA. El Frente Cívico de Liberación Nacional intenta obtener la normalización institucional a través de elecciones libres.

7 de julio de 1972 – Durante una cena de camaradería de las Fuerzas Armadas, el presidente de facto, Alejandro A. Lanusse, asegura que el 25 de mayo de 1973 habrá elecciones y que su gobierno no proscribirá al ex presidente Juan D. Perón.
Entre las condiciones que regirán para los candidatos establece que todo ciudadano que aspire a un cargo electivo, deberá estar presente en el país antes del 25 de agosto de 1972.
27 de julio de 1972 – En el Colegio Militar, mientras habla a los presentes, Lanusse dice: "...no voy a admitir que corran más a ningún argentino diciendo que Perón no viene porque no puede. Permitiré que digan: porque no quiere. Pero en mi fuero íntimo diré: porque no le da el cuero para venir".

15 de agosto de 1972 – Desde Madrid, Héctor J. Cámpora, delegado personal de Perón, anuncia que el General volverá a la Argentina antes de fin de año.
29 de septiembre de 1972 – Cámpora hace llegar al gobierno un documento redactado por Perón con las "Bases Mínimas para el Acuerdo de Reconstrucción Nacional" en el que plantea, entre otras cosas, la modificación de la política económico-social conforme al programa acordado entre la CGT y la CGE, la determinación del rol de las Fuerzas Armadas cumpliendo con el texto constitucional, la designación de un militar en el Ministerio del Interior para garantizar la neutralidad en los próximos comicios y el levantamiento del estado de sitio.

7 de noviembre de 1972 – Cámpora anuncia que Perón regresará al país el 17 del mes en curso. Simultáneamente, el Líder publica en todos los diarios del país una solicitada dirigida "A los compañeros peronistas" en la que dice: "Antes de que noticias malintencionadas puedan llegar al pueblo argentino, deseo ser yo quien les informe sobre mi proyectado viaje a la patria (...) El gobierno ha manifestado por boca de su presidente, que está dispuesto al diálogo y que yo puedo regresar al país cuando y como lo desee, con todas las garantías. Ello me ha impulsado a retornar a la patria después de dieciocho años de ostracismo, por si mi presencia allí puede ser prenda de paz y entendimiento, factores que, según veo, no existen en la actualidad. Ya van a ser casi treinta años en que me encuentro empeñado en alcanzar tales soluciones y anhelo, si ello es posible, prestar quizás mi último servicio a la patria y a mis conciudadanos. Por eso, a pesar de mis años, un mandato interior de mi conciencia me impulsa a tomar la decisión de volver, con la mejor buena voluntad, sin rencores que en mí no han sido habituales y con la firme decisión de servir, si ello es posible.

(...) Espero, Dios mediante, estar con ustedes el día 17 de noviembre próximo. Hasta entonces, un gran abrazo sobre mi corazón".

14 de noviembre de 1972 – Parte desde Ezeiza el vuelo de Alitalia que transporta a los miembros de la comitiva que acompañarán a Perón en su Retorno a la Argentina.
Perón se traslada a Roma en donde es recibido por el Primer Ministro del gobierno italiano, Giulio Andreotti.

15 de noviembre de 1972 – Desde Roma Perón dirige un nuevo mensaje al pueblo argentino, en la certeza de la expectativa que genera su llegada, diciendo: "También, como en los viejos tiempos, quiero pedir a todos los compañeros de antes y de ahora, que dando el mejor ejemplo de cordura y madurez política, nos mantengamos todos dentro del mayor orden y tranquilidad. Mi misión es de paz y no de guerra".
A la mañana siguiente, en la Catedral de San Pedro, la comitiva ofrece, en agradecimiento, una misa concelebrada por el Padre Vernazza y el Padre Mugica.
16 de noviembre de 1972 – El gobierno adopta todo tipo de medidas de seguridad desplazando gran cantidad de fuerzas militares en torno al aeropuerto bajo el pretexto de garantizar la seguridad física del ex presidente. A pesar de ello, se hace imposible contener a los miles de militantes que consiguen cruzar el río Matanza, bajo una copiosa llovizna.
En la noche del 16, el DC-8 Giuseppe Verdi de la compañía Alitalia, parte desde Roma, con 154 pasajeros, con destino Roma-Dakar-Buenos Aires.

17 de noviembre de 1972 – 11,20hs. – Quince horas después de la partida, el DC-8 aterriza en suelo argentino y Perón es trasladado al Hotel de Ezeiza en donde lo retienen hasta la madrugada del sábado 18, en la que por fin queda libre y se dirige a la casa de la calle Gaspar Campos, en Vicente López.

(Fuentes: Miguel Ángel Barrau, José María Rosa, Enrique Pavón Pereyra)

La comitiva que se trasladó en el vuelo de Alitalia para acompañar a Juan Domingo Perón en su Retorno del exilio, estuvo integrada por los 22 presidentes provinciales del Partido Justicialista y del distrito de Capital Federal, por miembros en retiro del Ejército, Marina, Fuerza Aérea, empresariado, de la CGT, de las 62 Organizaciones, ex funcionarios, ex legisladores, científicos, artistas, profesionales, sacerdotes y deportistas: Héctor J. Cámpora, Carlos Saúl Menem, José H. Martiarena, Jorge Descotte, Jorge Vernazza, Eduardo P. Zetti, Luis Longhi, Abelardo Arce, José Rodríguez, Casildo Herrera, Estanislao Rosales, Rogelio Coria, Juana Larrauri, Ernesto Fatigatti, Horacio E. Apicella, Arturo Pons Bedoya, Guido Di Tella, Raúl Matera, Miguel Angel Barrau, Bruno Porta, Ludovico Lavia, Héctor Sustaita Seeber, Valentín Irigoyen, Miguel Revestido, Horacio Farmache, Oscar Ratti, Irene Román, Carlos Menéndez, Celestino Marini, Oscar R. Bidegain, Enrique Guillamón, Jesús Porto, Florencio Carranza, Antonio S. Castro, Carlos Mugica, Saturnino Funes, Abel Cachazú, Otto Calace, Maximiliano Castillo, Adalberto Wimer, Ernesto Carrasco, Lorenzo Miguel, José F. Sanfilippo, José A. Sánchez Toranzo, Fernando S. González, Enrique Gau, Ricardo F. Anzorena, Julio Quinteiro, Carlos Benítez, Santiago Mele, Alberto Rocamora, Carlos Seeber, Guillermo Solveyra Casares, Pedro J. Bonnani, Jorge Gianola, Juan Carlos Gené, Sra. de Porta, Silvana Roth, Sra. de Campano, Nélida de Miguel, Emilio F. Mignone, Vicente Solano Lima, Jorge Taiana, Rodolfo Desperbasques, Rodolfo A. Ponce, Antonio Cafiero, Benito Llambí, Alfredo Gómez Morales, Juan D’Alesio, Miguel E. Bellizi, Ángel Robledo, Leopoldo Frenkel, Eduardo Duhalde, Rodolfo Ortega Peña, José María Rosa, Marta Lynch, José Muñoz Azpiri, José María Castiñeira de Dios, Hugo del Carril, Oscar Alonso, Leonardo Favio, Aníbal Demarco, Alberto Fonrouge, Nilda Garré de Copello, Marilina Ross, Juan M. de Anchorena, Angel Miel Asquía, Roberto Pettinato, Julio Palarea, Enrique Basualdo, Carlos M. Lascano, Eduardo J. Forteza, Orlando Santos, Jorge Morganti, María M. de Puig, Hugo Baldi, Enrique A. Svrsek, Rodolfo O. Vittar, Horacio Pietraglia, Emilia Poll de Aruj, Julio Romero, Carlos Caro, Vicente Saadi, Jesús Otero, Carlos Snopek, Buenaventura Vai, Antonio Campos, Raúl Lastiri, Chunchuna Villafañe, René E. Bustos, Jorge Waisman, Alejandro Abiati, Eloy Camus, Ramón Moreno, Pedro Maratea, Enrique Cresto, Aquiles Regazzoli, Mario Franco, Armando Juri, Sra. de Lastiri, Guillermo Amarilla, Fidel G. Peralta, Ricardo Obregón Cano, Elías Adre, Pedro Cámpora, Deolindo Bittel, Antenor Gauna, Miguel Vinardelli, Jorge Cepernic y Esther de Sobrino.



* Politólogo; Docente de la UCES; Miembro de Número de los Institutos Nacionales Eva Perón, Rosas y Manuel Dorrego.

13 de noviembre de 2014

COMIENZA EL TRATAMIENTO DEL PROYECTO DE LEY "ARGENTINA DIGITAL" EN EL SENADO




El proyecto de telecomunicaciones ‘Argentina Digital’, impulsado por el Poder Ejecutivo, comenzará a ser debatido este martes en el Senado, en la Comisión de Sistemas, Medios y Comunicación, con la presencia del jefe de Gabinete, Jorge Capitanich; y el ministro de Planificación Federal, Julio De Vido.

Según indicó la presidenta de la Comisión, la jujeña Liliana Fellner, la intención es tratar el proyecto destinado a beneficiar a los usuarios, favorecer la diversidad informativa e incentivar la oferta y competencia entre las empresas de telefonía, internet y cable, "durante las próximas tres semanas", con la idea de que sea debatido por el pleno del cuerpo el miércoles 26 de noviembre.

El proyecto busca declarar el servicio público esencial y estratégico de las tecnologías de la información y comunicaciones (TIC). Además, regulará las tarifas de interconexión y permitirá que a través de un mismo cable (red única) el usuario pueda recibir todos los servicios en su hogar.

La iniciativa, que reemplaza un decreto-Ley del año 1972 firmado durante la dictadura del general Alejandro Lanusse, tiene como objetivo apuntalar la competencia entre empresas de servicios, dado que una firma pyme o una cooperativa que provee internet podrá llegar a cualquier hogar del país aunque no tenga infraestructura propia, y posee 11 puntos claves, destinados a beneficiar a los usuarios.


DIPUTADOS APROBÓ EL PROYECTO QUE REGULA LAS TÉCNICAS DE FERTILIZACIÓN ASISTIDA


La iniciativa fue votada tras más de dos horas de debate con 205 votos a favor y 11 en contra, como resultado de las posturas expresadas más por motivos personales que por disciplina de bloque, debido a que se trata de un tema social en el que prima la libertad de conciencia.

En el inicio del debate, la presidenta de la comisión de Salud, Andrea García (FpV) explicó que “las personas que se sometan a estas técnicas pueden aportar su propio material genético o recibir gametos femeninos o masculinos aportados por terceros”, que las mujeres podrán donar "hasta los 35 años, y los hombres hasta los 40”.

Los donantes deberán “someterse a un estudio clínico sujeto a protocolo para detectar posibles enfermedades” aclaró y precisó que “el texto dispone cómo debe crioconservarse el material genético, con sus plazos y modalidades". También establece "el derecho a la confidencialidad y la reserva de la información para los aportantes”.

“Todo aportante deberá formalizar en convenio escrito con el centro de salud su declaración de voluntad informada”, dijo la diputada y señaló que "el material genético se puede usar hasta en un máximo de seis personas o parejas”.

García aclaró que “se prohíbe la comercialización de embriones y gametos crioconservados” y que “una vez transcurridos cinco años desde el momento del aporte de gametos, si éstos no fueron utilizados en estas técnicas deberán ser descartados”.

Una de las voces que se expresaron más radicalmente en contra del proyecto fue la de la puntana Ivana Bianchi (Compromiso Federal), quien expresó su “total desacuerdo con la manipulación de embriones”.

“¿Sobre qué motivos jurídicos estamos realizando esta manipulación? Se están destruyendo numerosos seres humanos”, cuestionó la legisladora, para quien de este modo "la vida humana queda reducida a términos de utilidad biológica”.

En esa discusión de fondo, la oficialista Mara Brawer consideró que “no se considera a los embriones como 'cosas', pero tampoco se considera a los embriones in vitro 'personas', no porque lo digamos nosotros, sino porque ya lo dijo la Corte Interamericana de Derechos Humanos”.

Por la Coalición Cívica, Elisa Carrió dijo que “el problema de los embriones no hay que ponerlo en el tema 'persona', porque en realidad nadie sabe cuándo hay una persona, ni siquiera desde el punto de vista espiritual: Lo que sí hay en un embrión congelado es una posibilidad de vida”.

En tanto, Jorge Triaca, de Unión Pro, remarcó que “el proyecto no es para nada coherente con su título porque sobre la protección de los embriones no implantados hay muy poco”.

Una de las impulsoras de la iniciativa, la kirchnerista María del Carmen Bianchi, expresó que “con la votación de este proyecto se garantiza el rol del Estado como regulador y garante de las formas de la implementación de las prácticas, preservando la visión ética de que se trata de material genético humano".

"También se privilegia que las relaciones jurídicas surgidas de la aplicación de las técnicas guarden estricta observancia de la normativa nacional e internacional, desde la ley 26.862, el Código Civil y los fallos de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, así como la perspectiva de observancia de los derechos constitucionales y los derechos humanos en general”, aseguró.

Fuente: TELAM

NO ES SOLO LA POBREZA EL PROBLEMA SOCIAL


*Por Pablo Chena


En la actualidad, los estados y los organismos internacionales gastan importantes sumas de dinero en medir la pobreza, mediante diferentes métodos estadísticos. Esta tendencia tiene su correlato en el debate político, donde se reconoce la importancia de "combatir la pobreza". Sin embargo, poco se discute sobre la necesidad de analizar y problematizar la otra cara de la moneda: la riqueza, del mismo modo que la corporación mediática señala al corrupto pero no al corruptor.

Esto muestra que son pocos los gobiernos preocupados por los niveles de desigualdad que genera el capitalismo a nivel global y, muchos menos, aquellos que están atentos a la concentración de la riqueza que existe hoy en el mundo, depositada especialmente en paraísos fiscales. Más aún, los gobiernos liberales suelen justificar dichas iniquidades por diferencias de productividad. Bajo esta lógica, los dueños y gerentes de grandes firmas, capitales financieros y terratenientes son más ricos que los trabajadores porque son más productivos socialmente.

Como señaláramos más arriba, la idea de que la pobreza es un problema social pero la riqueza no, se refleja institucionalmente en el desarrollo de un sistema estadístico público y privado sofisticado para medir la pobreza pero miope a la hora de dimensionar la riqueza y sus consecuencias.

En el caso de Argentina, si bien la Encuesta Permanente de Hogares (EPH) subestima los ingresos provenientes del capital y de las rentas de la tierra y financiera, nos alerta de que la diferencia de ingresos entre el 10% más rico de la población y el 10% más pobre fue de 17 veces en 2013, mientras que en las puertas del golpe de estado neoliberal de 76 era de 9,5 veces (1974) y llegó al pico de desigualdad de 40 veces en la crisis de 2001-2002.

Respecto a la riqueza exteriorizada por los argentinos, la revista Forbes señala que en 2014 los 15 argentinos más ricos alcanzan, conjuntamente, una fortuna de U$S 26.850 millones, recordemos que las reservas internacionales que tiene el Banco Central para respaldar nuestra moneda suman en total U$S 27.412 millones.

En lo que hace al movimiento de riqueza, los datos de la posición de inversión internacional de Argentina muestran que los activos de los argentinos en el exterior fueron en aumento. Por ejemplo, en 1991, los activos externos del sector privado no financiero acumulaban U$S 50.063 millones en 2002. Esta cifra ascendía a U$S 109.166 millones en 2007 y en 2013 llegó a U$S 202.561 millones.

Esta astronómica fuga de divisas al exterior se agrava si tomamos en cuenta que el gobierno de Francia, por ejemplo, habría entregado a la AFIP información sobre cuentas bancarias no declaradas de 3900 argentinos en Suiza y, según surge de declaraciones del jefe del organismo recaudatorio, "desde marzo de 2013 hasta agosto de este año, 2.312 contribuyentes rectificaron sus declaraciones juradas de ganancias y bienes personales reconociendo bienes en el exterior por $ 7918 millones".

En este contexto, los destinos preferidos por los argentinos para evadir impuestos serían, en el caso de las cuentas bancarias, los Estados Unidos y Suiza; para el caso de inmuebles Uruguay, España y Estados Unidos, y para las sociedades no declaradas, Uruguay, Panamá y Estados Unidos.

Los pocos datos existentes muestran la importancia de avanzar en el desarrollo de instrumentos de información que permitan detectar las acumulaciones de riqueza, no sólo por lo que implican en términos de evasión fiscal, sino también por los efectos desestabilizadores que tienen en el orden económico y financiero local. La concentración de la riqueza es el principal obstáculo para erradicar la pobreza.

Gentileza de: Ateneo Conciencia Nacional La Plata

LA IZQUIERDA NACIONAL Y AUN: ACERCA DEL TEMA DE LA CONSTRUCCIÓN DEL PARTIDO



PUBLICADA EN POLÍTICA N° 15 - SETIEMBRE DE 2014

*Por Aurelio Argañaraz

No encuentro un mejor modo de rendir homenaje al cro. Spilimbergo, respondiendo al propósito de esta edición de POLITICA, que intentar el análisis de las tareas que implica la construcción del partido. No hay “momento” de la vida partidaria, desde el PSIN a Patria y Pueblo, pasando por el PIN, donde no esté presente un texto destinado a sostener el objetivo de conformar una fuerza marxista revolucionaria de Izquierda Nacional. Obras que aparecían “firmadas” por el partido, se sabía “entre nos” que eran el fruto del genio de Spili, poco interesado en su “lucimiento personal” y extremadamente atento a la necesidad de proveer a la formación de pautas que dieran claridad al trabajo partidario, establecieran rumbos, métodos y criterios de organización. Una muy escueta nómina de esos trabajos debería arrancar con “Clase Obrera y Poder”, la tesis aprobada por el Tercer Congreso del PSIN, maravillosa síntesis de los rasgos centrales de la Argentina semicolonial y de las bases en que se funda la política nacional del socialismo revolucionario. Otro jalón, que no por su “modestia” fue menos “fundacional”, es el trabajo citado aquí, del que no tengo copia, que se publicó con el título “Algunas precisiones sobre la táctica”, para orientar las tareas de inserción inicial.
 
Finalmente, la tesis “De la crisis del FIP a la fundación del PIN”, hoy republicada, establece la delimitación entre la degeneración “ramista” posterior al 77, su abandono de las banderas de la democracia política y su “militarismo” carapintada y los contenidos nacional-democráticos de una política socialista y nacional. Entremedio, y más directamente relacionados con el objeto de mi nota, una infinidad de textos acompañaron el desarrollo de “la táctica AUN” y de la campaña de afiliación que implicó la construcción del FIP en todo el país. Esa obra, por sus fines, anónima, fundamenta nuestra convicción de que si el “primer” Ramos era el más brillante propagandista de las ideas y la visión histórica del revisionismo marxista de la Izquierda Nacional, Spilimbergo fue el gran constructor de su fuerza partidaria.

La tarea de construir un partido socialista de la izquierda nacional tiene hoy un atraso notorio, con respecto a la necesidad de que esa fuerza logre afirmarse y responder a las demandas del tiempo histórico que vive el país y América Latina, demandas ante las cuales el nacionalismo burgués, que conduce hoy la política nacional, evidencia con claridad su incapacidad para obtener algo más que una victoria coyuntural –está comprometida la mera continuidad del proceso abierto a partir del derrumbe neoliberal, por no hablar de su imprescindible profundización– ante el imperialismo mundial, que precisa avasallarnos y descargar sobre la periferia la crisis global. Volveremos sobre la cuestión, pero cabe anticipar que, siendo la transformación que la Argentina exige de carácter nacional-democrático-revolucionario, pero no socialista, llevarla delante de un modo consecuente impone, no obstante, una ideología no comprometida con la defensa de la propiedad, en tanto la propiedad, burguesa, es el fundamento del dominio no burgués, sino oligárquico y rentístico, y por tanto opuesto a la reinversión productiva y la acumulación autocentrada que nuestro desarrollo necesita para escapar al despilfarro, la fuga de capitales y otros destinos no reproductivos.

En los primeros años de la década del 70, después de lograr un desarrollo de fuerzas militantes en el ámbito estudiantil y algún avance en el medio obrero, con la constitución del FIP en todos los distritos electorales del país(1) el desarrollo partidario prometía transformarnos en el ala izquierda del movimiento nacional, no ya en sentido histórico-ideológico, sino materialmente, por arraigo de masas. En ese estado, hoy envidiable, era posible pensar que, en una situación de crisis general se pudiera ganar la influencia necesaria para ser la representación de la clase trabajadora, y hacer de ella –la tan mentada “columna vertebral”– una clase capaz de asumir el liderazgo del movimiento nacional, actualizar su doctrina, liquidar los métodos verticalistas y burocráticos de conducción que asfixian todo protagonismo popular y transforman a los cuadros en obsecuentes receptores de lo que decide una cúpula nacional burguesa (completamente impermeable a las presiones de abajo) que presume ser “la depositaria del saber”, para sustituirla como conducción y conducir a la victoria a un bloque popular fortalecido en su extensión y en su aptitud para liquidar el orden oligárquico. Esa perspectiva, en ese contexto de la historia nacional, no era descabellada: pese al patriotismo del General Perón y a su enorme prestigio y poder de convocatoria, el movimiento fundado en 1945 padecía contradicciones y límites estructurales. Se expresarían dramáticamente con su arribo al poder, en 1973.

En el presente trabajo queremos abordar el proceso de construcción que antecede al momento de la creación del FIP antes enunciado, sin interesarnos por la cuestión del retroceso posterior, que será abordado en un análisis posterior (2). Nuestro interés dista de ser académico: creemos que los desafíos candentes de la actualidad, entre los cuales se destaca –como en aquéllos tiempos, pero en otro contexto– la lucha por reconstruir los instrumentos políticos que aseguren el triunfo de las fuerzas populares y tornen irreversible la liberación nacional, aconsejan incorporar a la conciencia militante los datos de una experiencia que pudo transformar, en pocos años, a un círculo reducido de intelectuales revolucionarios en lo que hemos resumido como una acumulación de fuerzas de alcance nacional, capaz de merecer la atención de Perón, que consideró adecuado para sus fines electorales la realización del acuerdo que lo hizo también nuestro candidato a presidente, en las elecciones de setiembre de 1973 (3). No escapará al lector atento que un hecho tan significativo jamás podría ser casual.

Ahora bien, los textos en los cuales se intenta dar cuenta del tema de los orígenes y la historia de la corriente (4) no explican adecuadamente cómo fue posible que, en el marco del retroceso de la dictadura militar inaugurada por Onganía en 1966, frente a la decisión del Ejército de convocar a elecciones, un partido fundado en 1962 que apenas tenía al caer Illía unos cincuenta miembros en todo el país hubiese ganado la fuerza necesaria para llevar a cabo una tarea de afiliación masiva y una acción política que le dio presencia en todo el país, aunque la suerte electoral se mostrara en desacuerdo con las expectativas previas, dada la polarización favorable a Cámpora (5). Al parecer, la interpretación del fenómeno del crecimiento del PSIN y la multiplicación de sus filas sería vista como el fruto “natural” de una coyuntura política que favorecía la nacionalización de la pequeña burguesía y (en términos más acotados) la radicalización política de la clase obrera, cursos durante los cuáles loa propaganda de las ideas de la Izquierda Nacional encontraba una receptividad antes inexistente. A nuestro juicio, esta es una verdad a medias, que ignora el valor de una reorientación en la acción partidaria cuyo sentido y naturaleza es fundamental entender, no sólo por motivos de “interpretación histórica”, sino por razones de interés práctico, que exigen la conceptualización de los problemas propios de la acción política, cuando se trata de avanzar desde el momento de los enunciados programáticos generales y la difusión de ideas, en base a los cuales pudieron formarse “los círculos iniciales”, a los siguientes pasos de la construcción del partido.


ALGUNAS PRECISIONES SOBRE LA TÁCTICA



De la jerga clásica de la teoría marxista es necesario rescatar(6) algunos conceptos, imprescindibles para guiar la actividad práctica, a la que debe aplicarse una reflexión tan importante como la que se dedica a “la teoría” o al análisis de “la realidad”, si se pretende evitar los vicios del empirismo, que imagina “la práctica” como lo opuesto a “pensar”. Hasta donde llegan mis conocimientos, fue Plejanov, el introductor del marxismo en Rusia y maestro de Lenin, el autor de un desarrollo que intenta definir (y esquematizar, para su uso) los recursos propios de la acción política y su relación con los objetivos que persigue la organización, en cada momento de la lucha revolucionaria. En tal sentido, la propaganda, entendida como llegar con muchas ideas a unos pocos, es el arma usada casi con exclusividad en los momentos iniciales de la constitución de los “círculos”, que son ante todo ámbitos de debate, y forman el “embrión” del sistema partidario. Su opuesto, la agitación, una o pocas ideas destinadas a movilizar a un sector entero o a grandes masas, es el predilecto de las amplias campañas por medio de las cuales un partido ya construido busca generar experiencias colectivas que afiancen su prestigio y/o logren alterar a favor del pueblo las relaciones de fuerza y la conciencia política de los trabajadores y sus aliados. En todo momento, como es de suponer, los frutos del trabajo deben medirse en términos de reclutamiento, ya que fortalecer el desarrollo de la organización y su presencia en todos los ámbitos de la sociedad es una medida de su prestigio y poder, enriquecen los vínculos con los sectores que la nutren y le facilitan la tarea de orientarse a partir de un pleno contacto con los estados de ánimo y las corrientes espontáneas de las bases sociales que procura encauzar, posibilitando la manifestación de sus fuerzas revolucionarias (7).

En condiciones en las cuales el objetivo inmediato es precisamente construir el partido, un exceso impuesto a las tareas de agitación obra como “desperdicio” de las energías disponibles y conduce a dispersar la fuerza presente, sin acrecentarla. La razón es sencilla de entender, no bien se la mira con objetividad y paciencia: en su etapa de construcción, la organización no podría “llegar a las masas”, que están conformadas por millones de personas, a las que nada puede proponerles un núcleo que carece de nexos eficaces con ellas. En la experiencia real, no obstante, estas tareas se alternan y combinan y la acción partidaria las utiliza a todas, simultáneamente: valga el ejemplo de “El Estado y la revolución”, una obra enorme escrita por Lenin meses antes de la insurrección de octubre de 1917, en el marco del predominio de las tareas de agitación tendientes a gestarla, o, como ejemplo modesto de todos los casos en que un núcleo inicial manifiesta su voluntad de crear un partido, el acto de repartir una declaración sobre un tema puntual en una concentración obrera o estudiantil, pese a tener una conciencia clara de que no podrá capitalizar el hecho. Desde luego, es la combinación en el manejo de tales medios lo que determinará el acierto en la aplicación de sus recursos y permitirá que fructifiquen las acciones partidarias o generará el desgaste del capital militante y terminará desmoralizando las propias filas, episódica o definitivamente.

Ahora bien, la acción partidaria se lleva adelante sobre un terreno histórico determinado. No era posible avanzar más allá de la consolidación ideológica, en nuestro caso, en el marco caracterizado por la presencia en el poder del primer peronismo. Para decirlo sumariamente, los trabajadores y la intelectualidad pequeño burguesa –destinatarios privilegiados de la propaganda del marxismo nacional– o estaban satisfechos con las realizaciones y discursos del General Perón o militaban en la oposición “a la segunda tiranía”, bajo la influencia prooligárquica de los radicales alvearizados, del socialismo juanbejustista o del PC de Codovilla y Ghioldi. Un cuadro distinto, más prometedor, se abriría a partir de 1955, con la crisis de esos partidos, las dictaduras oligárquicas y la frustración de los planes “para el retorno de Perón”.


UNA POLÍTICA NACIONAL PARA EL ESTUDIANTADO


A partir de la fundación del PSIN puede seguirse en la prensa partidaria una producción destinada a promover el proceso de nacionalización del estudiantado, que maduraba notoriamente en los primeros años de la década del 60. Las nuevas generaciones, caídos los mitos de la seudoizquierda juanbejustista y codovillista, tendían a confluir con el proletariado real, a revalorizar el significado del 17 de Octubre, retomar las tradiciones latinoamericanistas de la Reforma del 18 y generar una representación político-gremial acorde con su nueva visión del país (lo que implica, obviamente, una nueva visión de sus propios intereses y de su rol en el seno de la comunidad universitaria). A la clarividencia para responder a esa oportunidad y a la consecuencia para instrumentar una línea de acción que nos transformara en la expresión política consumada del nuevo estudiantado se debe atribuir un desarrollo partidario previo al lanzamiento del FIP en el 71, desarrollo aquél sin el cual el salto a la política nacional hubiese resultado completamente impracticable.

Estamos, en consecuencia, frente a un hecho central. Si, como creemos, es posible encontrar algo generalizable en el despliegue de lo que se denominó “la táctica AUN” (8) la Izquierda Nacional dio en aquél momento un paso que va de la propaganda general a la lucha por transformarse en una representación de masas, en una parcialidad social dotada de tradiciones y demandas propias, tarea que supone una elaboración intelectual específica, aunque su punto de partida –no podría ser de otro modo– sea un diagnóstico histórico general. El análisis, en este caso, permítaseme señalarlo al pasar, tuvo entre sus impulsores a Ernesto Laclaú, que luego de aportar positivamente al debate optó por extraer las conclusiones oportunistas que mucho más tarde exhibiría en sus vínculos con el nacionalismo burgués, ya lejos del PSIN y ligado a Oxford. Con dolores de parto, el duro debate incorporó la noción de que el desarrollo partidario no podía verse como el mero producto de la propaganda general; requería crear “mediaciones tácticas”, en las cuales partíamos de “una realidad inmediata”, cuyo tratamiento crítico-práctico nos permitía impulsar un proceso de elaboración que recorría el camino entre “la experiencia vital ” y “la visión general”. La creativa aplicación de estas nociones, bajo la dirección de Spilimbergo, permitió que, en poco más de tres años, luego de una sucesión de triunfos espectaculares, la militancia PSIN-AUN, decuplicándose numéricamente, ganara la conducción nacional de FUA y fuese sin duda la fuerza universitaria más homogénea y extendida de todo el país.
Sin esa acumulación previa de fuerzas, adiestrada además en las movilizaciones de masas, nadie hubiera concebido como una empresa posible construir el FIP.


Córdoba, 19 de agosto de 2014


(1) La suma de afiliados en todo el país alcanzaba más de setenta mil miembros nominales y la militancia fipista, a su vez, reunía más de un millar de cuadros, cuyas voces se oían desde la puna jujeña hasta el extremo sur, en Tierra del Fuego.


(2) Como aportes al tratamiento más extenso que prometemos, pueden consultarse: “De la crisis del FIP a la fundación del PIN”, por Jorge Enea Spilimbergo y “La Izquierda Nacional y el discurso de los quebrados”, del autor de esta nota.


(3) No constituye un dato menor, demostrativo de la atención con que Perón seguía los datos relevantes de la política nacional, la carta en que saludaba el triunfo de AUN en el Décimo Congreso de FUA, de 1970, cuyo Manifiesto –un documento de gran valor histórico– hacia la reivindicación del 17 de Octubre de 1945, dando expresión al viraje nacional del nuevo estudiantado.


(4) Pienso en el trabajo “La Izquierda Nacional y el FIP”, de Norberto Galasso y en el análisis de Roberto Ferrero titulado “La sombra de Ramos. Orígenes y decadencia de la Izquierda Nacional.


(5) El tema de la política de FIP ante las elecciones de marzo de 1973, en las cuales presentó candidatos propios, comprometiéndose a respaldar al peronismo en la segunda vuelta es algo que exige un análisis particular, imposible de abordar en los límites de este artículo. Me limito, por consiguiente, a señalar que considero errónea aquella decisión de carácter táctico, contradictoria con los contenidos de una campaña que inducía a los electores, sin proponérselo, a votar por Cámpora sin rodeos previos.


(6) Se trata de hacerlo por segunda vez, en realidad: en un texto de circulación interna, hace más de cincuenta años, el cro. Spilimbergo ilustraba al partido recién fundado sobre estos problemas, que el enunciaba bajo el título de “Algunas precisiones sobre la táctica”. No he podido encontrar copia de ese breve gran ensayo del compañero que más se distinguió, dentro de los dirigentes de la Izquierda Nacional, por sus cualidades de constructor.


(7) Contra la “leyenda negra” y su corroboración por el stalinismo, incapaz de sustraerse a una visión manipuladora de las energías sociales, la experiencia democrática de los soviets fue reveladora de un hecho central: no existía contradicción entre el centralismo democrático de la fórmula leninista del partido y la “espontaneidad” de las masas. En realidad, operaba entre ambos una relación dialéctica, cumpliendo el partido la función deposibilitar que las masas vencieran las trabas a su irrupción en la toma de decisiones, trabas impuestas por el Estado burgués y las clases dominantes.


(8) Una sistematización exhaustiva de las premisas políticas (y político-gremiales) en que se funda el despliegue de “la táctica AUN salió publicado en “Lucha Obrera” Año V N° 38, del mes de noviembre de 1968, con el título de “Viraje Nacional del Estudiantado” y aunque no tiene firma todos sabíamos reconocer la pluma del cro. Spilimbergo, en ese momento Secretario Universitario de la Mesa Ejecutiva Nacional.

OPORTUNISMO IRRESPONSABLE Y DEBER PROFESIONAL

Oportunismo irresponsable y deber profesional

*Por Víctor Leopoldo Martínez

Se hizo evidente que ciertos personajes mediáticos fueron, poco a poco, banalizando el tratamiento periodístico de los asuntos políticos, hasta transformarlos en show farandulezco, donde la ficción hace estragos y el consumidor se queda con el envoltorio de productos televisivos o periodísticos desconociendo su contenido. No pocos políticos se prendieron en el juego por esos ansiados segundos o minutos de fama que les ofrecen y venden -muchos efectivamente pagan por figurar- “famosos” conductores de TV.
Argumento falaz

El pueril argumento de que el televidente o lector tiene opciones para elegir qué ver o leer es tan falaz como son las razones utilizadas por los propios “famosos” para justificar su existencia.
La estupidez que brota a la hora de entrevistar y/o preguntar y que acompaña como fiel aliada a conductoras de “almuerzos” o de algún show semanal repartidor de “millones” y por qué no hasta al “pum para arriba” conductor del show diario donde “otros famosos” bailan aumenta la pauperización en la que ha entrado nuestra profesión y embrutece aún más a una parte importante de la sociedad.
Son los mismos que luego hablan de los “rebaños, el chori, el tetra y el circo” del otro lado.

Es claro que la estupidez estupidiza. Conociendo esto, sus cultores descaradamente se animan a opinar “como ciudadanos” sobre problemas políticos “nacionales” (no se meten con los “anunciantes”) que ellos –asumiendo el papel de voceros del gran público- ven a diario (¿?).
Se trata de enunciaciones que no pasan de simples disparates que aparecen en agendas mediáticas. Ellos repiten como loros y no les importa que formen parte de campañas desestabilizadoras metedoras de miedo.

¡Ni qué hablar de los conductores de programas políticos! Desde el mitómano médico-periodista obsesionado con los “síndromes” presidenciales, hasta anteriores “progresistas de izquierda”, hoy burdos operadores mercenarios de derecha que hicieron de la deformación y la manipulación de cualquier noticia y la diatriba parte de otro show, están instalados en la pantalla chica mofándose de la política y los políticos en nombre de la sacrosanta democracia y sus instituciones. Encima lo hacen parapetados detrás de un cortinado tejido con hilos de pacata moralina. Destilan veneno y mugre por doquier y con un nivel de violencia y agresión verbal jamás visto en la profesión; luego y con total desparpajo, transfieren y hablan de violencia “oficial”.
Sin disimulo

Frente a este muestrario de “informadores”, la sociedad está en total estado de indefensión. Hoy por hoy, la información periodística, más que un negocio, es un asalto a cara descubierta. Para no pocos siempre lo fue; pero se lo hacía a escondidas. “Que no se note”, como sugería no hace mucho tiempo el “Tío Bernardo” (Neustad) en plena era menemista.
Hoy nada les preocupa. “Se nota mucho”, diría un conocido periodista deportivo experto en cuidar sus negocios.

Indudablemente, el ejercicio de la tarea periodística en cualquier plataforma es formadora de opinión. La crítica a su mal manejo ya dejó de ser aquel recurso tildado de maquiavélico con formato de cuento de terror hecho con sarcasmo por los propios monopolios de la información.

En realidad, siempre crearon “cortinas de humo” para cubrir sus perversas operaciones. Todo eso es pasado. Actualmente, blanquean sus negocios con cinismo y caradurez dignos de admiración. Hacen lícito lo ilícito y moral lo amoral. Corporativamente, defienden su nefasto accionar con el remanido argumento victimizante de que cualquier acción en contra de sus espurias operaciones es “ataque” o “atentado” contra la libertad de prensa y expresión.

No es novedad para nadie que los monopolios informativos ya decidieron que el “año electoral” no necesariamente debía tener 12 meses. Desde comienzo del 2014, las operaciones para instalar sus candidatos, tanto como las maniobras destituyentes para con el actual gobierno nacional -elegido democráticamente- no cejaron por un instante.

Las variadas “sensaciones de tragedia nacional” porque el dólar tiene cepo y el “blue” se dispara o el acopio de cosecha esperando mejores precios internacionales es culpa del Gobierno nacional y perjudica la imagen externa, además de hacernos un país “más de mierda aún” o que los fondos buitres no son tales, sino “ángeles del vaticano” demonizados por Kiciloff, están a la orden del día en materia de la agenda opositora. Pero esos candidatos presidenciales, por inoperantes, según uno de los periodistas que los promueve, no juntan alegremente un “balde de bosta” y para colmo de males, ofrecen soluciones armadas con generalidades tan ambiguas como exasperantes. Es que en realidad resulta difícil explicar políticamente futuras medidas sabiendo que sólo servirán para satisfacer la codicia de esos pocos que los promueven y “bancan”. Por el absurdo y dentro de este marco, no resulta difícil concluir que estamos frente a un lamentable sainete con disfraz político.
De zonceras y algo más

Macri, que en lo que lleva de gestión, cuadruplicó la deuda en dólares de la Caba y llevó la otra parte de deuda pública en pesos a 11 mil millones (según datos oficiales de su propio gobierno, a diciembre del 2013) se anima, repitiendo zonceras mediáticas bajadas por los medios, a opinar críticamente de la “calamitosa situación económica nacional”. Sin embargo, sólo tiene para ofrecer como solución al problema inflacionario -por tomar un ejemplo- su “hipotética buena administración de los recursos del Estado”(¿?). Indudablemente, tamaña propuesta política, para cualquier ciudadano con dos dedos de frente, suena risible. Pero más grave resulta ver cómo rehuye en cualquier conferencia de prensa, asesorado por su gurú Durán Barba y peor aún, ningún periodista se anima a solicitarle precisiones sobre cómo revertiría las maniobras especulativas generadoras de inflación. Tampoco da precisiones en materia de medidas que, según él, beneficiarían a “toda esa gente que hoy está mal” (hete aquí la gran incógnita) y por la que él tanto se preocupa hasta el punto de quitarle el sueño (¿Quienes serán? ¿Los pobres o los ricos?).

O de un Massa que, como proyecto, sólo presenta “sus equipos de trabajo” que nadie sabe en qué temas trabajan, pero que, como Macri, suelen recitar futuras medidas de gobierno que suenan como bellas melodías para los oídos empresarios.
Tomo como referencia a los que picaron en punta en la carrera presidencial y de la llamada “oposición”. Los que vienen corriendo de atrás (Pino, Binner, Carrió, Sans, Cobos) ya ni siquiera merecen una línea.

La carencia de propuestas del sector opositor, que dice representar a una parte de la sociedad, es sumamente grave para el país y peor aún, para el pueblo en su conjunto, teniendo como antecedente la era menemista y su consecuencia: el diciembre negro de 2001. Por otro lado, dar aire a dirigentes sindicales incendiarios que auguran desastres es como tentarse a jugar de Frankenstein, sin prever qué hará el monstruo.

Este panorama nos demanda, como profesionales de los medios, una alta cuota de responsabilidad a la hora de informar y de cara a un futuro, donde se juegan cosas importantes no sólo para la Nación, sino y fundamentalmente para la provincia. Ya no se trata de ser simplemente periodistas, sino de ser periodistas argentinos y catamarqueños ¡Vaya si hay diferencia! Debemos informar adecuadamente y con el mayor rigor posible cuáles son las ofertas que los candidatos tienen y cómo concretarlas.

Es un secreto a voces la compra-venta de dirigentes y votos en proximidades electorales. ¿Esas son las carencias que como minucias políticas nosotros debemos obviar para dar espacio a espurios acuerdos sin propuestas concretas, hechos por dirigentes, partidos y frentes políticos? ¿Sólo debemos hacer conocer a la sociedad simples “generalidades” vendidas como proyecto político para un futuro que, a todas luces y con esas “generalidades”, no hace otra cosa que presentarse como incierto? Creo que nuestros compatriotas y comprovincianos merecen más respeto.

Fuente: El Esquiu

13 DE NOVIEMBRE DE 1955: RENUNCIA LONARDI Y ASUME ARAMBURU

*Por Prof. Daniel Chiarenza
El 13 de noviembre de 1955, Lonardi es reemplazado por el general Pedro Eugenio Aramburu. Continúa, como vicepresidente de facto del presidente de facto, el contralmirante -indeciso genérico- Rojas.

Forcejeo entre ambos grupos –el nacionalista católico, liderado por Lonardi y el liberal, dirigido por Isaac Rojas-. Esto conduce a una tensión insoportable, que hace crisis en noviembre de 1955. El 9, Lonardi da un paso atrás y entrega la cabeza de dos hombres de su cercanía: Juan Carlos Goyeneche, quien ocupaba la secretaría de prensa de la presidencia y el general Justo León Bengoa, ministro de Guerra. Este último es reemplazado por un liberal: el general Arturo Ossorio Arana. Rojas completa la embestida, con la instalación de un organismo integrado por miembros de los partidos tradicionales, del cual sería su presidente. Se trata de la Junta Consultiva: Oscar Alende, Zavala Ortiz, Juan Gauna y López Serrot por el radicalismo; Aguirre Cámara, Reynaldo Pastor, Corominas Segura y Adolfo Mugica por los conservadores; Luciano Molinas, Díaz Arana, Horacio Thedy y Julio Noble por la democracia progresista; Manuel Ordoñez y Rodolfo Martínez (h) por la democracia cristiana; Alicia Moreau de Justo, Américo Ghioldi, Ramón Muñiz y Nicolás Repetto por los socialistas; Horacio Storni y Enrique Ariotti por Unión Federal. Estos dos últimos responden al lonardismo y el resto hace causa común con el almirante. En la Junta carece de representación el movimiento peronista, como también el Partido Comunista.


En la noche del 11 de noviembre el presidente da un comunicado: “El gobierno está muy lejos de creer que en la Junta Consultiva estén representadas todas las corrientes de opinión de la política nacional […] No es posible calificar de antipatriotas o de partidarios de la tiranía a todos los que prestaron (al gobierno de Perón) una adhesión desinteresada y de buena fe […] El gobierno prefiere que algunos culpables se liberen y no que personas desprovistas de culpa padezcan una persecución que no merecen […] En ningún caso, dividiré a la clase obrera para entregarla con defensas debilitadas a las fluctuaciones de nuestra economía y de nuestra política […] Las legítimas conquistas de los trabajadores serán mantenidas y acrecentadas”.

General Eduardo Lonardi, presidente de facto de la autodenominada revolución libertadora, quien les pareció "blando" a los que exigían un revanchismo antiperonista sin límites.
Al otro día, se desdobla el ministerio del Interior y Justicia, cesando su titular, Dr. Busso. Dos nacionalistas –Luis María de Pablo Pardo (Interior) y Julio Velar Irigoyen (Justicia)- ocupan esos ministerios. La prensa informa que renunciaron los miembros de la Junta Consultiva –incluido el vicepresidente Isaac Rojas- con excepción de Storni y Ariotti, argumentando que “el movimiento revolucionario se desvía hacia tendencias totalitarias reñidas con el anhelo del país”. Esa noche, jefes militares le exigen a Lonardi la renuncia del ministro de Transporte (general Uranga) y del ministro de Interior (De Pablo Pardo), y de dos asesores presidenciales: el mayor Juan Guevara –tenido como el símbolo de la Córdoba heroica del 55”- y Clemente Villada Achával, cuñado del presidente, de filiación nacionalista clerical. El capitán de navío, Arturo Rial aparece como el portavoz del sector liberal, reclamando mano dura con el peronismo y los gremios.

De izquierda a derecha: Sebastián Soler, Procurador General de la Nación; Manuel José Argañarás, ministro de la Corte; Eduardo Busso, Ministro del Interior y de Justicia; Eduardo Lonardi, presidente de facto; Alfredo Orgaz, presidente de la Corte Suprema; los ministros de la Corte Jorge Vera Vallejo, Carlos Herrera y Enrique Valentín Galli.

“Rial y Manrique gestaron el golpe […] tenían una aversión irresistible hacia todo lo que fuera peronista. Y disentían de Lonardi en su política conciliación”, denunciará luego Marta Lonardi, la hija del presidente. Algunos generales quieren aceptarle la renuncia a Rojas y colocar a dos hombres del ejército en el binomio presidencial lo cual explica un intento de contramarcha del marino y la Junta Consultiva para que no haya ningún cambio. Ante las exigencias de los mandos, Lonardi se mantiene firme, rechazándolas y la reunión se traslada al día 13. En la mañana aquel día, el general Ossorio Arana le pide la renuncia, informándole que ya no goza de confianza en los altos mandos.
General Arturo Ossorio Arana (en la foto disfrazado de coronel), que fue quien finalmente le exige la renuncia a Lonardi.

Considerando que han sido traicionados los objetivos que lo movieron a sublevarse el 16 de septiembre, Lonardi abandona el poder, aunque se niega a formular su renuncia por escrito y da a conocer un comunicado negando que su desplazamiento obedezca “a una renuncia […] o que mi estado de salud tenga algo que ver con mi retiro de la Casa de Gobierno. El hecho se ha producido exclusivamente por decisión de un sector de las Fuerzas Armadas”.

“A las 18 horas del domingo 13 de noviembre, el general Pedro Eugenio Aramburu […] asume la presidencia”.

30 de octubre de 2014

PRESENTACIÓN DE SOCIALES SUSTENTABLE





En el marco del Seminario-Taller De Cara al Riachuelo se presentó el viernes 24 de octubre el Programa Sociales Sustentable.

En el mismo encuentro se realizó el lanzamiento del número 7 de la colección Sociales en Debate dedicada a “Ambientes Sustentables”.

Estuvieron presentes Gustavo Quintana, subsecretario de Proyección Institucional de la Facultad, Luciana Strauss, directora de la colección Sociales en Debate, Ximena Tobi del área de Comunicación y Ciudad de la carrera de Comunicación y Gabriela Merlinsky, investigadora del CONICET.



Fuente: Sociales

TABARE VAZQUEZ GANA ELECCIÓN URUGUAYA CON 47.9 POR CIENTO DE LOS VOTOS


tabaré


El candidato presidencial oficialista Tabaré Vázquez se impuso en los comicios uruguayos con un 47.9 por ciento de los votos, aunque deberá medirse en segunda vuelta con el aspirante opositor Luis Lacalle, confirmó hoy la Corte Electoral.

Con el 99.6 por ciento de los circuitos de votación escrutados, el órgano comicial indicó que el abanderado del gobernante Frente Amplio ganó la jornada electoral del domingo pasado con un total de un millón 108 mil 527 sufragios.

Lacalle, del opositor Partido Nacional, consiguió 716 mil 527 votos, y quedó en segundo lugar de las preferencias del electorado uruguayo, por lo que será el contendor de Vázquez en el “balotaje” programado para el 30 de noviembre próximo.

De esta forma, se confirmó el escenario que vaticinaban todas las encuestas sobre intención de voto en orden a que la lid presidencial se definiría en segunda vuelta ante las escasas posibilidades que tenía Vázquez de obtener mayoría absoluta en la primera ronda.

En tercer lugar quedó el aspirante presidencial del Partido Colorado, Pedro Bordaberry, quien obtuvo 12.9 por ciento de los sufragios, precisó el reporte de la Corte Electoral.

Fuentes del organismo comicial adelantaron, además, que el Frente Amplio mantendrá la mayoría en las dos cámaras del Congreso uruguayo, ya que habría logrado 15 senadores, y está “a punto” de confirmar 50 diputados.

De esta forma, de ganar la segunda vuelta de noviembre próximo, Vázquez “alcanzaría la mayoría parlamentaria en las dos cámaras, gracias a la presencia del vicepresidente en el Senado”.


Fuente: Uno mas uno

EVO MORALES REELECTO EN BOLIVIA POR SEIS AÑOS MAS



El presidente de Bolivia, Evo Morales, salió al balcón del Palacio de Gobierno para celebrar ante una multitud su triunfo electoral, con un 60% de los votos, según resultados extraoficiales. 

Los cómputos emitidos por cadenas de televisión y diarios indicaron que Morales ganó por primera vez en ocho de las nueve regiones, incluyendo Santa Cruz, el mayor bastión opositor. El partido de Morales quedó cerca de conseguir dos tercios de los escaños en la Asamblea Legislativa, de 166 miembros.

"Este triunfo está dedicado a Fidel Castro, dedicado a Hugo Chávez, que en paz descanse, a todos los presidentes y gobiernos antiimperialistas y anticapitalistas", proclamó Morales ante sus seguidores reunidos en la plaza Murillo, a las puertas del Palacio.

Esta prematura celebración del mandatario y sus bases se debe a que en Bolivia, históricamente, los resultados de los sondeos a pie de urna y por recuento rápido coinciden con los datos que difunde el TSE tras el escrutinio oficial.

Las encuestas, que dan al empresario conservador Samuel Doria Medina entre el 24 % y el 25.3 %, fueron reveladas a las 20:00 hora local, ya que la legislación electoral impide la publicación de porcentajes antes de esta hora.

De confirmarse estos datos en el recuento oficial, Morales gobernaría Bolivia de 2015 a 2020, en un tercer mandato que le convertiría en el presidente que más tiempo ha estado en el poder en el país andino.

Según el muestreo por recuento rápido de Ipsos para el canal de televisión ATB, Morales habría logrado un apoyo en las urnas del 59.5 %, mientras que su opositor mejor situado en la votación, Doria Medina, conseguiría un respaldo del 25.3 % y el expresidente Jorge Quiroga (2001-2002), un 9.6 %.

Las encuestas a pie de urna difundidas por los canales privados Red Uno y Unitel coincidieron en otorgar al actual mandatario un 61% de apoyos, a Doria Medina, un 24 % y a Quiroga, un 9 %.
Los otros dos candidatos presidenciales, el exalcalde de La Paz Juan del Granado y el líder indígena Fernando Vargas, habrían conseguido entre un 2.7 % y un 3% de respaldo, según los sondeos.

Además, las encuestas dan a Morales por primera vez en la historia la victoria en el departamento oriental de Santa Cruz, una región tradicionalmente opositora y en años anteriores, de marcada tendencia autonomista.

El mandatario, siempre en base a las primeras encuestas, habría sido el candidato más votado en ese departamento, con una media del 49 %.

Evo Morales llegó a la Presidencia de Bolivia en 2005 con un 54 % de los votos y revalidó el cargo en los comicios de 2009, cuando logró un respaldo del 64 %. 

Horas antes las mesas electorales instaladas en Bolivia comenzaron a cerrar a partir de las 16:00 horas local tras ocho horas de votación en las elecciones que se celebraron este domingo en el país para elegir a presidente, vicepresidente y renovar a los miembros del Legislativo para el periodo 2015-2020.

Según la norma electoral, las mesas deben funcionar durante ocho horas ininterrumpidas desde su apertura, por lo que el horario de cierre puede retrasarse en aquellas que demoraron en abrir. También deberán permanecer abiertas las mesas donde aún haya personas esperando en fila su turno para votar.

Las primeras horas de la votación transcurrieron en calma y sin incidentes mayores, informó el Tribunal Supremo Electoral (TSE).


Fuente: Univision