Seguidores

14 de marzo de 2010

PATRIA REAL VS. PATRIA VIRTUAL

*Por Eliana Valci

En marzo del 2008, se iniciaba el lock out de las patronales del campo mas largo de la historia argentina, conducido por el complejo finaciero-agroexportador - mediático y la Sociedad Rural Argentina; desde este y otros espacios habíamos anunciado que se trataba y se trata aún del inicio de la desestabilización del Gobierno Nacional,  sin embargo nuestra advertencia pareció ser una locura extraída de otros tiempos ante los ojos de los mediocres lame botas de turno, que se la dan de progres, pero de militancia cero.

Sin embargo el correr del tiempo nos ha dado la razón, aquel suceso, el tratamiento de la ley de servicios de comunicación audiovisual y el “caso Redrado” sirvieron para que se caigan las caretas, y podamos distinguir quien está a favor del Pueblo y quienes del lado de los intereses mas exacerbados de los grandes monopolios que pretenden apoderarse del país.

Tampoco es menos cierto, que la gente ya no come vidrio, para muestra basta y sobra la multitud que se autoconvocó la semana pasada en la Plaza, a raíz de la consigna lanzada por los compañeros de 678, a través de facebook. Hecho este que por supuesto no se vió reflejado en ninguno de los grandes medios masivos de comunicación.

Este tipo de acontecimientos alberga la esperanza, -por lo menos para los que militamos y apoyamos la gestión de la compañera Cristina- de que no todo está perdido….pero atenti compañeros y compañeras que ante esta reacción de la gente, hay que profundizar el trabajo territorial, porque los ciudadanos no es que estén desinteresados, sino que están cansados del ninguneo y de la falacia de los arlequines que utilizan los medios para construirnos una realidad que no queremos.

La militancia se hace en las calles, de boca en boca, palpando la realidad, y esto va para los floggers de la política (denominación esta acuñada por los Lic. Regolo y Vázquez), que piensan que con Internet estamos salvados….no muchachos, Internet es una herramienta que debe ir complementada con un trabajo puerta a puerta previo, porque no todos tienen acceso a las nuevas tecnologías; de lo contrario pasan a ser tan hipócritas como aquellos a quienes critican.

Aprovechemos que este es un momento histórico, formemos parte de la Patria Real, y no de la antipatria virtual que nos quieren vender.

*Directora Revista Ida & Vuelta

CARTA ABIERTA PARA TODO MILITANTE QUE NO DESEE LA RESTAURACIÓN CONSERVADORA

¿No pasarán?

*Por Raúl Isman

Cuando no recordamos lo que nos pasa
Nos puede suceder la misma cosa.
Fragmento de un tema de Lito Nebia.

La alusión al célebre grito de lucha proferido por Dolores Ibarruri, la pasionaria comunista, durante los trágicos tiempos de la guerra civil española (1936-1939) no tiene por finalidad argumentar que se juega en el conflicto actuar de la Argentina si el país seguirá siendo capitalista o no. Hoy el debate es si sigue y se profundiza el rumbo comenzado en el 2003 o vuelve la prosapia neoliberal que gestionó nuestra sociedad con el absoluto beneplácito del poder económico entre 1989 y el terrible derrumbe de su modelo en los años 2001 y 2002.

Sólo los necios o los cómplices pueden negar las intenciones golpistas de la cruzada reaccionaria que fue escenificada el miércoles 4 de marzo en el Senado. Y si alguien duda, allí está el irrefutable archivo de la T.V. que desde Internet está al alcance de todo el mundo. Carrió diciendo que la “gente” los quiere matar o desea que los echen (a los Kirchner), los diputados del Pro (convertidos en celosos custodios de las reservas, cuando son personeros de los fugadores de capitales) o senadores de la U.C.R. como Gerardo “sólo digo mentiras” Morales, hablando de defender el salario de los argentinos (cuando le descontaron sus haberes a jubilados y estatales para contentar a los usureros internacionales) demuestran para todos, menos para quien no quiere verlo, la prosapia golpista de esta ensordecida caterva de políticos al servicio de la derecha.

Por si quedasen dudas, en el Senado sus objetivos se realizaron con el voto nada menos que del máximo sátrapa rematador del patrimonio nacional y responsable del hundimiento de la nación y empobrecimiento popular: Carlos Saúl Menem. ¿Qué tiene que hacer un socialista, como Rubén Giustiniani, aliado con los depredadores de los ’90, como Reuteman, el senador salteño Romero, la senadora Duhalde y tantos otros?

Las políticas nacionales, populares, progresistas o revolucionarias no anclan en los discursos, si no en las clases sociales que impulsan los proyectos y que resultan beneficiarias de los mismos. Resulta muy evidente de que lado están los grandes propietarios rurales, los medios de comunicación concentrados, los empresarios nostálgicos de los ’90, como Cristiano Ratazzi. Este gobierno- a despecho de sus vacilaciones y concesiones- afectó los intereses del poder y por ello desean voltearlo. No es preciso acordar con todo nuestro análisis. Pero si reconocer que es fundamental ponerle un límite a la reacción. Y no se le ponen límites a la derecha aliándose con Menem, Duhalde, De Narvaez, el PRO, la U.C.R, la Coalición Cínica y golpista y demás. De lo contrario, el progresismo encubre ser la cara izquierdista de la subordinación colonial. La avanzada conservadora se inscribe en la estrategia continental desplegada por Washington para recuperar influencia en nuestra América. El bombardeo en Ecuador del 1 de marzo de 2008 el golpe en Honduras del 28 de junio de 2009, las amenazas contra los procesos emancipatorios en Venezuela, Bolivia, Ecuador son parte sustancial de tales políticas. Al gobierno argentino le cobran lo hecho en la cumbre anti-A.L.C.A y lo mejor de sus políticas. No sus concesiones. ¿Puede alguien que se diga consecuentemente nacional, popular, progresista o de izquierda avalar y servir a la construcción política de semejantes enemigos del pueblo?

Ya ha quedado claro que los Kirchner no son doblegados ni aún en la derrota electoral. En consecuencia, el poder exige barrer semejante herejía y la restauración de un orden político dócil a sus designios. Este es el conflicto real. No calidad institucional contra atropellos K.
Lo que en realidad desean es más represiones, puentes Pueyrredón o 20 de diciembre de 2001 y no más asignación universal por hijo. Para la derecha, el remedio para la pobreza no son recursos, sino la marginación y las balas policiales, para esta salvaje derecha perversa y excluyente. Quieren un Banco Central rebosante de dólares para fugarlos sirviendo a sus mandantes en un próximo turno gubernamental.

No queda mucho tiempo. Es preciso ponerle límites a la derecha uniendo a todos aquellos que deseen un rumbo político que impulse el desarrollo nacional, la integración social, la mejoría de los sectores populares y en el debate se puede seguir enriqueciendo los objetivos. El gobierno debe abrir su base de apoyo sumando sectores progresistas y asumiendo públicamente un pacto de gobernabilidad. Pero quienes desde el parlamento se sumen a la ofensiva reaccionaria serán corresponsables de la restauración neoliberal. Es que pese a sus encendidos discursos revolucionarios trabajan para la derecha. La reacción embiste contra la restauración de las A.F.J.P., el retroceso en la reivindicación de los derechos humanos y la reivindicación de los genocidas, que se privilegie el trabajo foráneo contra el nacional, la política exterior latinoamericanista y todo lo mejor de este gobierno. Nadie que esté con el pueblo puede favorecer esas criminales orientaciones. Quien quiera oír que oiga.

*Docente. Escritor.
Columnista del Noticiero televisivo
Señal de Noticias.
Colaborador habitual del
periódico Socialista “el Ideal”
Director de la revista
Electrónica Redacción popular.
raulisman@yahoo.com.ar

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA ¿CORPORATIVA O INDEPENDIENTE?

*Por Daniel Mojica

 "Exhortamos a quienes tienen responsabilidades de gobierno a expresarse con mesura y equilibrio, porque respetar la magistratura es la mejor manera de dar tranquilidad a los ciudadanos, de asegurar que sus derechos serán protegidos y que estamos en un Estado gobernado por leyes que se aplican a todos por igual", indicó el escrito que difundió la Corte Suprema de Justicia. Si bien voceros del Máximo Tribunal aclararon que no se trataba de una respuesta directa a la presidente Cristina Kirchner, el comunicado toma relevancia teniendo en cuenta que la semana pasada la mandataria tuvo duras palabras contra los jueces que se opusieron a los decretos que avalaban el uso de reservas del Banco Central para el pago de los vencimientos de la deuda. El escrito lleva las firmas de Ricardo Lorenzetti, Elena Highton de Nolasco, Carlos Fayt, Juan Carlos Maqueda, Carmen Argibay y Raúl Zaffaroni. El séptimo integrante del cuerpo, Enrique Petracchi, no rubricó el escrito. Si bien no hubo una explicación oficial, trascendió que el magistrado mantuvo una fuerte oposición a que se difunda este comunicado en el encuentro que se realizó esta tarde en Talcahuano al 500. "Que asimismo el Bicentenario de la fundación de la Nación es una buena ocasión para reafirmar los objetivos del Preámbulo de la Constitución, que demanda afianzar la justicia y la paz social para todos los argentinos, para lo cual resulta indispensable recurrir al diálogo institucional", completó el comunicado de la Corte Suprema. Ayer a la mañana, Fayt había calificado como "una tontería" las palabras de Cristina Kirchner y otros miembros del Gobierno contra los integrantes del Poder Judicial (ver notas relacionadas). Desde el Gabinete, el ministro de Trabajo, Carlos Tomada, pidió bajar los decibeles (ver notas relacionadas). La Corte Suprema de Justicia parece haberse contagiado del clima que proponen los medios. Cómo se explica de otra manera que hayan propuesto en su Comunicado (no aclararon si era el número 1) “…a quienes tienen responsabilidades de gobierno a expresarse con mesura y equilibrio…” En esta recomendación ¿habrán incluido las expresiones de su colega Carlos Fayt cuando calificó de “tonterías” lo dicho por la Presidenta Cristina Fernández? Quiero explicar por qué hago esta consideración al documento de la Corte Suprema. A la cual hasta ahora he considerado independiente, y estoy comenzando a dudarlo. Cuando se analizan discursos, documentos, relatos, hay que tener en cuenta el contexto en el que se producen. EL CONTEXTO: LA OPOSICION SALVAJE QUE CONDUCE EL MONOPOLIO CLARIN A DOS PUNTAS 1) CON EL REJUNTE MENEMISTA EN EL CONGRESO; 2) CON LA ANTERIOR CARTA DE LA DESQUICIADA CARRIO A LAS EMBAJADAS Y LA ACTUAL A LA OEA. De esta manera no queda ninguna duda sobre el OPERATIVO HONDURAS pergeñado por el Partido Clarín desde antes de la sanción de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual. CUANDO LOS DIRECTIVOS DEL GRUPO MONOPOLICO VISITARON EN SU DOMICILIO AL PRESIDENTE DE LA CORTE SUPREMA DE JUSTICIA DR. RICARDO LORENZETI. ¿Con qué fin? PREGUNTARLE SI ESTABA DISPUESTO A ASUMIR SU RESPONSABILIDAD EN CASO DE ACEFALIA. ¿Fue una presión? ¿El Dr. Lorenzeti estaba al tanto de la jugada? Queda claramente explicitada la VOLUNTAD GOLPISTA de la movida. El presidente de la Corte Suprema de Justicia debería asumir la Presidencia de la Nación si: LA PRESIDENTA CRISTINA FERNANDEZ ES DESTITUIDA, SI EL VICEPRESIDENTE JULIO COBOS NO PUDIERA ASUMIR, Y TAMPOCO ASUMIERA EL SENADOR JOSE PAMPURO. Teniendo en cuenta estos datos de la realidad ¿es descabellado pensar que se está en presencia de una escalada cuyo objetivo es la DESTITUCION DE LA PRESIDENTA CRISTINA FERNANDEZ? Así se han dividido las tareas, a) en el frente interno LA OPOSICION MENEMISTA desde el Congreso de la Nación obstaculizando las medidas del gobierno; b) en el plano internacional los delirios de la Dra. Elisa Carrió buscando consenso y c) desde el monopolio Clarín y la corporación mediática instalar en la conciencia ciudadana LA FACTIBILIDAD DEL JUICIO POLITICO Y SU CONSECUENCIA LA DESTITUCION “HONDUREÑA” DE CRISTINA FERNANDEZ. Ante esta realidad cabe preguntarse ¿LA CORTE SUPREMA ACEPTARA SER COMPLICE DEL GOLPE DESTITUYENTE? De cualquier manera los peronistas que votamos este proyecto iniciado en Mayo de 2003 por Néstor Kirchner y que continúa la Presidenta Cristina Fernández NO DEJAREMOS QUE EL GOLPE SE CONSUME. Esperamos que los que no son peronistas pero se identifican con las medidas del Gobierno Nacional y Popular defiendan el gobierno. Pero si la locura golpista se llegase a consumar, desde ese mismo instante LOS PERONISTAS COMENZAREMOS UNA NUEVA RESITENCIA CONTRA LOS GOLPISTAS HASTA RESTITUIR A LA PRESIDENTA EN EL GOBIERNO PARA EL QUE LA VOTAMOS.EL PERONISMO SERA REVOLUCIONARIO O NO SERA NADA” (Eva Perón) “LA PATRIA DEJARA DE SER COLONIA, O LA BANDERA FLAMEARA SOBRE SUS RUINAS” (Eva Perón) “A LA FUERZA BRUTAL DE LA ANTIPATRIA OPONDREMOS LA VIOLENCIA POPULAR ORGANIZADA” (El pueblo peronista en cada resistencia) 

ACCIONES CIVILES CONTRA DELITOS DE LESA HUMANIDAD


*Por Carlos A. Bozzi


El accionar ilegítimo de los Estados Nacionales durante la década del 70 acuñó el concepto de Terrorismo de Estado , que en palabras más palabras menos alude al ejercicio de una metodología que por fuera de la ley aplicó un poder punitivo subterráneo para llevar a cabo una represión ilimitada contra quienes consideraba sus enemigos internos, provocando de desapariciones  de personas e in contables secuestros de hombres y mujeres que sufrieron enormes torturas, tan- to físicas como psíquicas.

Con el advenimiento de las democracias en la década del 80, estos mismos Estados se abocaron al estudio de la reparación del daño producido y así nacieron, al menos en Argentina, un conjunto de normas llamadas “leyes reparatorias”, que a través de determinados requisitos, establecieron diversos resarcimientos pecuniarios para los afectados. Ello dio lugar  a la opinión interesada y mendaz  de aquellos que aún después de más de 27 años de  concluido  el proceso cívico-militar, alegan que el Estado Argentino  ha repartido “jugosas indemniza-ciones”, siendo que la realidad fue y es muy distinta, y merece ser aclarada definitivamente de una buena vez.

La sanción de las leyes reparatorias argentinas, no fueron dádivas  o concesiones graciosas del Estado Nacional, sino la consecuencia de normas internacionales, originadas con posterioridad a 1945 ,que arrancan más precisamente con la Convención de Viena del año 1969, refrendada por ley nacional numero 19.865 del año 1972, con un solo objetivo: la reparación integral de los daños producidos por los Estados a sus propios ciudadanos.

Como antecedente debe mencionarse la resolución 1158 de agosto de 1966 de Naciones Unidas y la aprobación dos años mas tarde en el mismo recinto de la Convención sobre la Imprescriptibilidad de los Crímenes de Guerra y de los Crímenes de Lesa Humanidad. Fue, en consecuencia, que por aplicación de la legislación internacional, el Estado Argentino, implementó diversas iniciativas tendientes a reparar los perjuicios sufridos por las víctimas de la última dicta- dura militar, estableciendo políticas reparatorias con indemnizaciones tasadas y limitadas, poniéndole un precio fijo al dolor, es decir una suma determinada por cada día de secuestro, no comprensible de los daños morales padecidos y ni siquiera atendiendo las lesiones físicas producidas. Los decretos No. 70/1991 y 1313/ 1994 y las leyes 24.043, 24. 411, 24.823 y 25.914 vincularon las indemnizaciones  a los valores fijados para los sueldos del escalafón para el personal civil de la administración pública, independientemente de las circunstancias particulares de cada una de las víctimas, más allá de la genérica calificación de “desaparecido”, “lesionado”, “heredero o familiar de asesinado o desaparecido”.[1] A modo de ejemplo, puede citarse que una persona secuestrada y retenidamente ilegalmente por un SOLO DIA, con todas las consecuencias que ello implicó en aquella época, hoy se hace acreedora a la “jugosa suma” de algo así como $ 130,00 y a cobrar en bonos del Estado…!!!.

Adicionalmente, como el Estado argentino pagó las indemnizaciones con bo- nos públicos, que luego sufrieron una substancial erosión en su valor debido al default y reestructuración de la deuda externa, el valor de las indemnizaciones se redujo aún mas, lo que demostró que -como es su costumbre- dicho Estado incumplió en forma absoluta con la normativa internacional. [2] No solo eso, si no que también por avatares de política interna, aprovechó la legislación de leyes reparatorias, para dictar numerosos indultos que favorecieron   a distintos integrantes de las Fuerzas Armadas Argentinas, que hoy están siendo juzgados a lo largo y a lo ancho del territorio nacional.[3]

Tanto es así, que para reafirmar esta política reparatoria, todos los Estados del Mundo, en la 64 Sesión Plenaria de la Asamblea General de Naciones Unidas de diciembre de 2005, mediante resolución 60/147, se convino que “Conforme al derecho interno y al derecho internacional, y teniendo en cuenta las circunstancias de cada caso, se debería dar a las víctimas de violaciones manifiestas de las normas internacionales de derechos humanos y de violaciones graves del derecho internacional humanitario,  forma apropiada y proporcional a la gravedad de la violación y a las circunstancias de cada caso, una reparación plena y efectiva... La indemnización ha de concederse, de forma apropiada y proporcional a la gravedad de la violación y a las circunstancias de cada ca so, por todos los perjuicios económicamente evaluables que sean consecuencia de violaciones manifiestas de las normas internacionales de derechos huma- nos.. tales como los siguientes: a ) El daño físico o mental ,b) La pérdida de oportunidades, en particular las de empleo, educación y prestaciones socia- les,c ) Los daños materiales y la pérdida de ingresos, incluido el lucro cesante, d ) Los perjuicios morales, e ) Los gastos de asistencia jurídica o de expertos, medicamentos y servicios médicos y servicios psicológicos y sociales...La re- habilitación ha de incluir la atención médica y psicológica, así como servicios jurídicos y sociales...”.

Obviamente, nada de ello cumplió el Estado Argentino, pero hay más: el dicta- do y la vigencia de estas leyes, significó un cerrojo absoluto para quienes pre tendían buscar una reparación por vía civil de los daños y perjuicios sufridos, pues a diferencia del ámbito penal en el cual los delitos de lesa humanidad fueron declarados imprescriptibles, en el caso de los daños y perjuicios, la Corte Suprema de Justicia de la Nación resolvió en diciembre de 2007, que este tipo de acción prescribe a los dos años de haberse producido el hecho dañoso o a los dos años del momento en que la persona estuvo en condiciones de efectuar la reclamación. En otras palabras: la reclamación de los daños y perjuicios derivados de delitos de lesa humanidad, para el Estado Argentino tiene un plazo de prescripción, concepto que técnicamente significa la perdida de ese derecho por su no ejercicio durante el lapso de tiempo ya indicado.

Contra ese fallo, en el año 2008 un ex detenido desaparecido, previo a obtener del Estado Nacional el reconocimiento expreso de tal carácter y rechazar el pago de Mil Pesos por 13 días de secuestro, según los parámetros de la ley 24043, inició acciones civiles, reclamando daño moral, psicológico y frustración del proyecto, con el argumento de que  siendo los delitos cometidos durante el último gobierno de facto (1976-1983), delitos de lesa humanidad y contrarios al derecho de gentes, su análisis debe efectuarse a la luz de las reglas y principios que la comunidad internacional ha elaborado en torno a tales crímenes y conforme a las obligaciones contraídas por nuestro país en los tratados internacionales, lo que los torna imprescriptibles, tanto penal como civilmente. Igualmente, en la mencionada acción judicial, se planteó la   inconstitucionalidad de la citada ley, por tarifar en forma absolutamente injusta dichas  reparaciones.

Corrido el traslado de la acción, el Estado Nacional, a través de su departamento jurídico, opone la excepción de prescripción, con fundamento en el artículo 4037 del Código Civil que establece un plazo de dos años de cometido el hecho (este caso desde el año 1977) para iniciar la debida reclamación y en el fallo de la Corte Suprema de la Nación ya citado.[4]

El caso recayó en el Juzgado Federal Numero Dos de Mar del Plata, a cargo del juez Eduardo Pablo Jimenez, quién recientemente a través un excelente  fallo resolvió que las acciones civil para reclamar los daños y perjuicios derivados de los delitos contra el derecho de gentes, no tienen plazo alguna de prescripción, sentencia que seguramente será apelada por el Estado Nacional.

Es interesante rescatar algunos conceptos de este fallo. En primer lugar el juez reflexiona acerca del instituto de la prescripción, al que lo considera más cerca- no a la seguridad jurídica que a la justicia en si, justicia que es necesario aplicar a temas como el presente. En tal sentido agrega: “La prescripción liberatoria tiene un fundamento de interés público, que es la necesidad  social de no mantener pendientes las relaciones de derecho sin que sean definidas en un plazo prudencial...Dicho lo anterior, cabe preguntarse si-en el presente caso-realmente el interés público nos lleva hacia la prescriptibilidad  de la acción reparadora de daños ocasionados por delitos de lesa humanidad o si el mismo interés público o social reclama la solución inversa ...”.[5]

“Vale recordar que la calificación de los delitos de lesa humanidad no depen-de de cada Estado, sino de los principios derivados del ius cogens del derecho internacional. En consecuencia,resulta claro que...las normas que integran el derecho internacional de los derechos humanos limitan las facultades de los Estados, porque tales ilícitos afectan el bien común de la comunidad internacional. Por lo tanto,entiendo que no será aplicable el ordenamiento jurídico inter- no de los Estados Nacionales, en cuanto el mismo obste a realizar la justicia del caso...”, dice el juez en otro párrafo.

Y tambien destaca: “No resulta lógico-en este contexto- que el propio Estado genere daños a través de ilícitos repudiados internacionalmente como crímenes de lesa humanidad y luego se ampare en el instituto de la prescripción...para evitar la responsabilidad patrimonial que pudiera corresponderle en consecuencia. Ello atenta contra la equidad e incluso fue advertido no solo por la doctrina, sino también por la Procuración del Tesoro, que entendió en algunos casos -fundándose en razones de ética- que el Estado solo podría oponer la defensa de la prescripción cuando ello fuera conciliable con la equidad”...

Por último y dado razones de espacio, es interesante remarcar que la prescripción no puede separarse de la pretensión jurídicamente demandable y siendo que se está ante un reclamo indemnizatorio generado por un hecho ilícito cuya acción penal es imprescriptible, la misma suerte debe seguir la acción civil y más aún cuando el articulo 36 de la Constitución Nacional así lo establece ex presamente.     

En cuestiones de litigio judiciales nunca está dicha la última palabra y quedan por delante una serie de pasos procesales futuros. Pero lo cierto es que la Corte Suprema de Justicia de la Nación deberá cambiar su criterio y habilitar sin más el camino del reclamo civil por el accionar ilegítimo del Estado Nacional , re- parando como se debe  el daño ocasionado. Hay casos de personas que fueron secuestradas por un día o por horas, como así otros lo han sido por muchos meses. Todos han sufrido, a raíz de ese hecho, lesiones físicas y psíquicas, han perdido sus trabajos, roto los lazos familiares, debido exiliarse o radicarse en el interior del país, perdiendo sus afectos familiares y viendo cercenado su proyecto de vida. Ninguna de estas situaciones fueron atendidas por las llamadas “leyes reparatorias argentinas” y obviamente, este fallo abre el camino de una cantidad innumerables de reclamos que el Estado Nacional deberá ,tarde o temprano atender, porque  en realidad es justicia que asi lo haga.

*Abogado
Sobreviviente de la Noche de las Corbatas


[1] Una descripción completa de la evolución de los sistemas de reparación en Argentina en GUEMBE, M.J., “Economic Reparations for Grave Human Rights Violations: The Argenti- nean Experience”, en DE GRIEFF (ed.), The Handbook of Reparations, Oxford Univ. Press, 2006, ps. 21-54.
[2] Ver detalles en WILSON, Ch., “Argentina’s Reparation Bonds: An Analysis of Continuing Obligations”, Fordham International Law Journal, February 2005, ps. 786 ss.  También ver: “Pasado y presente de la complicidad corporativa: responsabilidad bancaria por financiamien to de la dictadura militar argentina”. Juan Pablo Bohoslavsky  y Veerle Opgenhaffen

[3]Los prestamistas de la muerte”.- Por Horacio Verbitsky (Pagina 12.-16 de Marzo de 2009 )

 

[4] Causa “Larrabeiti Yañez, Anatole Alejandro c/Estado Nacional”, publicado en La Ley el 14-12-2007.
[5] Causa:”....c/Estado Nacional s/Daños y Perjuicios”, exped.77331/08, Juz. Fed. N° 2 MdP.

REFLEXIONES DEL COMPAÑERO FIDEL

El último encuentro con Lula


Lo conocí en Managua en julio de 1980, hace 30 años, durante la conmemoración del primer aniversario de la Revolución Sandinista, gracias a mis contactos con los partidarios de la Teología de la Liberación, que se iniciaron en Chile cuando en el año 1972 visité al presidente Allende.

Por Frei Betto sabía quién era Lula, un líder obrero en el que los cristianos de izquierda ponían desde temprano sus esperanzas.
Se trataba de un humilde obrero de la industria metalúrgica que se destacaba por su inteligencia y prestigio entre los sindicatos, en la gran nación que emergía de las tinieblas de la dictadura militar impuesta por el imperio yanki, en la década del 60.

Las relaciones de Brasil con Cuba habían sido excelentes hasta que el poder dominante en el hemisferio, las hizo sucumbir. Pasaron décadas desde entonces hasta que volviesen lentamente a ser lo que son hoy.

Cada país vivió su historia. Nuestra patria soportó inusitadas presiones en las etapas increíbles vividas desde 1959, en su lucha frente a las agresiones del más poderoso imperio que ha existido en la historia.

Por ello, tiene para nosotros una enorme trascendencia la reunión que se acaba de efectuar en Cancún y la decisión de crear una Comunidad de Estados de América Latina y el Caribe. Ningún otro hecho institucional de nuestro hemisferio durante el último siglo refleja similar trascendencia.

El acuerdo se alcanza en medio de la más grave crisis económica que ha tenido lugar en el mundo globalizado, coincidiendo con el mayor peligro de catástrofe ecológica de nuestra especie y a la vez con el terremoto que destruyó a Puerto Príncipe, capital de Haití, el más doloroso desastre humano de la historia de nuestro hemisferio, en el país más pobre del continente y el primero donde se erradicó la esclavitud.

Cuando escribía esta Reflexión, a sólo seis semanas de la muerte de más de doscientas mil personas de acuerdo a cifras oficiales en aquel país, llegaron noticias dramáticas de los daños causados por otro sismo en Chile, que ocasionó la muerte de personas cuyo número se acerca ya a mil, según cifras de las autoridades, y enormes daños materiales. Conmovían especialmente las imágenes de los sufrimientos de millones de chilenos afectados material o emocionalmente por aquel golpe cruel de la naturaleza. Chile, afortunadamente, es un país con más experiencia frente a ese tipo de fenómeno, mucho más desarrollado económicamente y con más recursos. De no haber contado con infraestructuras y edificaciones más sólidas, un incalculable número de personas, tal vez decenas o incluso cientos de miles de chilenos, habrían perecido. Se habla de dos millones de damnificados y posibles pérdidas que oscilan entre 15 y 30 mil millones de dólares. En su tragedia cuenta también con la solidaridad y las simpatías de los pueblos, entre ellos el nuestro, aunque dado el tipo de cooperación que necesita es poco lo que puede hacer Cuba, cuyo gobierno fue uno de los primeros en expresar al de Chile sus sentimientos de solidaridad, cuando las comunicaciones estaban aún colapsadas.

El país que hoy pone a prueba la capacidad del mundo para enfrentar el cambio climático y garantizar la supervivencia de la especie humana es sin duda Haití, por constituir un símbolo de la pobreza que hoy padecen miles de millones de personas en el mundo, incluida una parte importante de los pueblos de nuestro continente.

Lo ocurrido en Chile con el terremoto de la increíble intensidad de 8,8 en la escala de Richter, aunque afortunadamente a más profundidad que el que destruyó Puerto Príncipe, me obliga a enfatizar la importancia y el deber de estimular los pasos de unidad logrados en Cancún, aunque no me hago ilusiones sobre lo difícil y compleja que será nuestra lucha de ideas frente al esfuerzo del imperio y sus aliados dentro y fuera de nuestros países por frustrar la tarea unitaria e independentista de nuestros pueblos.

Deseo dejar constancia escrita de la importancia y el simbolismo que para mí tuvo la visita y el último encuentro con Lula, desde el punto de vista personal y revolucionario. Él dijo que, próximo ya a finalizar su mandato, deseaba visitar a su amigo Fidel; calificativo honroso que recibí de su parte. Creo conocerlo bien. No pocas veces conversamos fraternalmente dentro y fuera de Cuba.

Una vez tuve el honor de visitarlo en su casa, situada en un modesto barrio de Sao Paulo, donde residía con su familia. Fue para mí un emotivo encuentro con él, su esposa y sus hijos. No olvidaré nunca la atmósfera familiar y sana de aquel hogar, y el sincero afecto con que lo abordaban sus vecinos, cuando Lula era ya un prestigioso líder obrero y político. Nadie sabía entonces si llegaría o no a la Presidencia de Brasil, pues los intereses y fuerzas que se le oponían eran muy grandes, pero me agradaba hablar con él. A Lula tampoco le importaba mucho el cargo; le satisfacía, sobre todo, el placer de luchar y lo hacía con intachable modestia; que demostró sobradamente cuando, habiendo sido vencido dos veces por sus poderosos adversarios, sólo accedió a permitir la postulación del Partido de los Trabajadores una tercera ocasión por fuerte presión de sus más sinceros amigos.

No intentaré hacer recuento de las veces que hablamos antes de que lo eligieran Presidente; una de ellas, entre las primeras, fue a mediados de la década de los 80 cuando luchábamos en La Habana contra la deuda externa de América Latina, que entonces ascendía a 300 mil millones de dólares y había sido más de una vez pagada. Es un luchador nato.

Dos veces, como dije, sus adversarios, apoyados en enormes recursos económicos y mediáticos, lo derrotaron en las urnas. Sus más cercanos colaboradores y amigos sabíamos sin embargo que había llegado la hora de que aquel humilde obrero fuese el candidato del Partido de los Trabajadores y de las fuerzas de izquierda.

Con seguridad sus oponentes lo subestimaron, pensaron que no podría contar con mayoría alguna en el órgano legislativo. No existía ya la URSS. ¿Qué podía significar Lula al frente de Brasil, una nación de grandes riquezas, pero de escaso desarrollo en manos de una burguesía rica e influyente?

Sin embargo, el neoliberalismo entraba en crisis, la Revolución Bolivariana había triunfado en Venezuela, Menem estaba en caída vertical, Pinochet había desaparecido de la escena y Cuba resistía. Pero Lula es electo cuando Bush triunfa fraudulentamente en Estados Unidos, despojando a su rival Al Gore de la victoria.

Se iniciaba una etapa difícil. Impulsar la carrera armamentista y con ella el papel del Complejo Militar Industrial, y reducir los impuestos a los sectores ricos, fueron los primeros pasos del nuevo Presidente de Estados Unidos.

Con el pretexto de la lucha contra el terrorismo, reinició las guerras de conquista e institucionalizó el asesinato y las torturas como instrumento de dominio imperialista. Son impublicables los hechos relacionados con las cárceles secretas, que delataban la complicidad de los aliados de Estados Unidos con esa política. De este modo, se aceleró la peor crisis económica de las que en forma cíclica y creciente acompañan al capitalismo desarrollado, pero esta vez con los privilegios de Bretton Woods y sin ninguno de sus compromisos.

Brasil, por su parte, en los últimos ocho años bajo la dirección de Lula, vencía obstáculos, incrementaba su desarrollo tecnológico, y potenciaba el peso de la economía brasileña. La parte más difícil fue su primer período, pero tuvo éxito y ganó experiencia. Con su incansable batallar, serenidad, sangre fría y creciente consagración a la tarea, en condiciones internacionales tan difíciles, Brasil alcanzó un PIB que se aproxima a los dos millones de millones de dólares. Los datos varían según las fuentes, pero todas lo sitúan entre las 10 mayores economías del mundo. A pesar de eso, con una superficie de 8 millones 524 mil kilómetros cuadrados, frente a Estados Unidos, que apenas posee algo más de territorio, Brasil sólo alcanza aproximadamente el 12% del Producto Interno Bruto de ese país imperialista que saquea al mundo y despliega sus fuerzas armadas en más de mil bases militares de todo el planeta.

Tuve el privilegio de asistir a su toma de posesión a fines del 2002. También estuvo Hugo Chávez, que acababa de enfrentar el golpe de Estado traidor del 11 de abril de ese año, y posteriormente el golpe petrolero organizado por Washington. Ya Bush era Presidente. Las relaciones entre Brasil, la República Bolivariana y Cuba siempre fueron buenas y de mutuo respeto.

Yo tuve un accidente serio en octubre del 2004, que limitó seriamente mis actividades durante meses, y enfermé gravemente a fines de julio del 2006, en virtud de lo cual no vacilé en delegar mis funciones al frente del Partido y del Estado en la proclama del 31 de julio de ese año, con carácter provisional, al que pronto le asigné carácter definitivo cuando comprendí que no estaría en condiciones de asumirlas nuevamente.

En cuanto la gravedad de mi salud me permitió estudiar y meditar, me consagré a eso y a revisar materiales de nuestra Revolución, y de vez en cuando a publicar algunas Reflexiones.
Después que enfermé he tenido el privilegio de ser visitado por Lula cuantas veces ha viajado a nuestra Patria y de conversar ampliamente con él. No diré que siempre coincidí con toda su política. Soy, por principio, opuesto a la producción de biocombustible a partir de productos que puedan ser utilizados como alimentos, consciente de que el hambre es y podrá ser cada vez más una gran tragedia para la humanidad.

Este sin embargo -lo expreso con toda franqueza - no es un problema creado por Brasil y mucho menos por Lula. Forma parte inseparable de la economía mundial impuesta por el imperialismo y sus aliados ricos que, subsidiando sus producciones agrícolas, protegen sus mercados internos y compiten en el mercado mundial con las exportaciones alimentarias de los países del Tercer Mundo, obligados a importar en cambio los artículos industriales producidos con las materias primas y los recursos energéticos de ellos mismos que heredaron la pobreza de siglos de colonialismo. Comprendo perfectamente que Brasil no tenía otra alternativa, frente a la competencia desleal y los subsidios de Estados Unidos y Europa, que incrementar la producción de etanol.

La tasa de mortalidad infantil todavía en Brasil es de 23,3 por cada mil nacidos vivos y la materna de 110 por cada 100 mil partos, mientras en los países industrializados y ricos es menos de 5 y 15 respectivamente. Otros muchos datos similares podrían citarse.

El azúcar de remolacha, subsidiada por Europa, arrebató a nuestro país el mercado azucarero, derivado de la caña de azúcar, trabajo agrícola e industrial precario y eventual que mantenía en el desempleo gran parte del tiempo a los trabajadores azucareros. Estados Unidos por su parte, se apoderó también de nuestras mejores tierras y sus empresas eran dueñas de la industria. Un día, abruptamente, nos despojaron de la cuota azucarera y bloquearon a nuestro país para aplastar la Revolución y la independencia de Cuba.

Hoy Brasil ha desarrollado el cultivo de la caña de azúcar, la soya y el maíz con máquinas de alto rendimiento que pueden emplearse en esos cultivos con altísima productividad. Cuando un día observé la filmación de una extensión de 40 mil hectáreas de tierra en Ciego de Ávila dedicada al cultivo de soya en rotación con maíz donde se tratará de laborar durante todo el año, exclamé: es el ideal de una empresa agrícola socialista, altamente mecanizada con elevada productividad por hombre y por hectárea.

Los problemas de la agricultura y sus instalaciones en el Caribe son los huracanes que, en número creciente, arrasan su territorio.
También nuestro país ha elaborado y firmado con Brasil la financiación y construcción de un modernísimo puerto en el Mariel, que será de enorme importancia para nuestra economía.

En Venezuela están utilizando la tecnología agrícola e industrial brasileña para producir azúcar y utilizar el bagazo como fuente de energía termoeléctrica. Son equipos de avanzada que laboran en una empresa también socialista. En la República Bolivariana utilizan el etanol para mejorar el efecto ambientalmente nocivo de la gasolina.

El capitalismo desarrolló las sociedades de consumo y también el derroche de combustible que engendró el riesgo de un dramático cambio climático. La naturaleza tardó 400 millones de años en crear lo que nuestra especie está consumiendo en apenas dos siglos. La ciencia no ha resuelto todavía el problema de la energía que sustituirá a la que hoy genera el petróleo; nadie sabe cuánto tiempo requerirá y cuánto costaría resolverlo a tiempo. ¿Dispondrá de él? Eso fue lo que se discutió en Copenhague y la Cumbre resultó un fracaso total.

Lula me contó que cuando el etanol cuesta un 70% del valor de la gasolina, ya no es negocio producirlo. Expresó que disponiendo Brasil del mayor bosque del planeta, reducirá progresivamente la tala actual en un 80%.

Hoy posee la mayor tecnología del mundo para perforar en el mar, y puede extraer combustible situado a una profundidad de siete mil metros de agua y fondo marino. Hace 30 años habría parecido historia de ciencia ficción.

Explicó los programas educacionales de alto nivel que Brasil se propone llevar adelante. Valora altamente el papel de China en la esfera mundial. Declaró con orgullo que el intercambio comercial con ese país se eleva a 40 mil millones de dólares.

Una cosa es indiscutible: el obrero metalúrgico se ha convertido actualmente en un estadista destacado y prestigioso cuya voz se escucha con respeto en todas las reuniones internacionales.

Está orgulloso por haber recibido el honor de los Juegos Olímpicos para Brasil en el 2016 en virtud del excelente programa presentado en Dinamarca. Será sede también del Mundial de Fútbol en el 2014. Todo ha sido fruto de los proyectos presentados por Brasil, que superaron a los de sus competidores.

Una gran prueba de su desinterés fue la renuncia a buscar la reelección, y confía en que el Partido de los Trabajadores continuará gobernando a Brasil.

Algunos envidiosos de su prestigio y de su gloria, y peor aún, los que están al servicio del imperio, lo criticaron por visitar Cuba. Utilizaron para ello las viles calumnias que desde hace medio siglo se usan contra Cuba.

Lula conoce desde hace muchos años que en nuestro país jamás se torturó a nadie, jamás se ordenó el asesinato de un adversario, jamás se mintió al pueblo. Tiene la seguridad de que la verdad es compañera inseparable de sus amigos cubanos.

De Cuba partió rumbo a nuestro vecino Haití. A él le informamos nuestras ideas sobre lo que proponemos con relación a un programa sostenible, eficiente, especialmente importante y muy económico para Haití. Conoce que más de cien mil haitianos fueron atendidos por nuestros médicos y los graduados de la Escuela Latinoamericana de Medicina después del terremoto. Hablamos cosas serias, conozco sus ardientes deseos de ayudar a ese noble y sufrido pueblo.

Guardaré un imborrable recuerdo de mi último encuentro con el Presidente de Brasil y no vacilo en proclamarlo.


Fidel Castro Ruz
Marzo 1 de 2010
12 y 15 p.m. 

AL SOCIALISMO HAY QUE EXIGIRLE MAS

*Por Daniel A. Stragá
Seguramente a aquellos infantiles incondicionales no les gustarán estas líneas.
Algunos otros omitirán cualquier tipo de comentario u otros encontrarán lo injustificable para justificarlo.

Ya en alguna ocasión, cuando invitado a hablar sobre los derechos humanos en Cuba en representación de la CORREPI, organización política a la que pertenecía,   me atreví a decir que me oponía a la pena de muerte en la isla y a la represión a los homosexuales. La propia Hebe de Bonafini me trató de “gusano”.
Igual tratamiento se le dispensó a Saramago cuando se atrevió a criticar los fusilamientos en 2003.

Pero, en fin, seguiré siendo un libre pensador que quiere reflexionar acerca de la barbarie que significó la muerte de Zapata Tamayo, como consecuencia de una huelga de hambre.

La bravata de Granma excusando que el individuo era un preso común y no un preso político es una estolidez, propia de aquellos que no respetan el disenso intelectual de los demás.

Lo de Raúl Castro en cuanto que la muerte del detenido es producto del bloqueo imperialista también recoge la peor tradición del stalinismo.

El diario del PC cubano sostiene que Zapata Tamayo era un preso común maquillado de preso político. Vale decir que, para las autoridades cubanas hay discriminación en cuanto al status o al delito por el cual fue condenado y por tanto, no merece la misma consideración. O lo que es peor aún, que un preso común emprenda una huelga de hambre explícitamente le brinda el pasaporte para el cementerio.

Es la misma y brutal respuesta que la Sra. Delia Garcilazo sufrió de parte de los directores del Departamento de Violencia Institucional del CELS cuando se presentó ante esa organización reclamando castigo a los culpables de los torturadores de su hijo, preso común, muerto a palazos por la requisa en la Cárcel de Caseros. No recibiría ni la solidaridad ni el patrocinio de esa ONG porque su hijo era un simple preso común, ladrón para más datos estigmatizantes.

Sin perjuicio de mi propia conciencia en cuanto que si un preso común encara una protesta contra las condiciones gravosas de detención se convierte per se en un preso que se enfrenta a la política carcelaria de un país, y con ello, hace “política”, lo cierto es que, sea político o común, un detenido está en manos del estado que lo tiene retenido y es ese estado el que debe responder por su vida e integridad física.

Sea que Zapata Tamayo sea un disidente legítimo, un posicionado contrarrevolucionario del exilio de Miami o un preso por un delito común, la República de Cuba es responsable por lo que le pasó.

Zapata Tamayo no murió de muerte natural o por hecho traumático inevitable. Todo lo contrario, inició una huelga de hambre que lo llevaría inexorablemente a la muerte sino desistía por haber alcanzado sus reivindicaciones o por haber sido asistido adecuadamente.

La negativa de las autoridades cubanas de acceder a sus reclamos y la falta de imposición de asistencia médica significaron que se tomó la decisión política de dejarlo morir.

Entonces, ante un hecho de tamaña indignidad no merece ser sometido a la indiferencia o mejor dicho al silencio cómplice de la izquierda. Y digo de la izquierda porque, por supuesto, ya es y seguirá siendo utilizado por la derecha y el imperialismo para socavar la revolución cubana. Y como primera medida, al empresario chileno Piñera, devenido presidente le diría que se encargue de amnistiar a los presos políticos mapuches que se pudren en las mazmorras filopinochetistas.

La causa de la liberación irlandesa encontró un mártir ejemplar cuando el 5 de mayo de 1981, Robert George Sands, conocido como Bobby Sands, se dejó morir de hambre en la prisión de Maze (Irlanda del Norte) a los 37 años de edad, después de 66 días de una huelga de hambre que mantuvo para reivindicar la condición de presos políticos de los encarcelados del IRA.

La intransigencia de la llamada Dama de Hierro, Margaret Thatcher fue repudiada por todo el universo democrático, progresista, humanista y de izquierda.
Sería de un ejercicio interesante que la izquierda discuta seriamente si el apoyo al faro de la libertad de América merece ser empañado por estas muestras de absurdo autoritarismo. 

Es increíble pensar que hasta un represor como fue el radical Fernando de la Rua, que dicho sea de paso inauguró su gobierno en diciembre del 99 con la represión del puente de Corrientes que causó la muerte de los jóvenes Escobar y Ojeda, cedió ante la huelga de hambre de los presos de la Tablada.

Entonces, sería de interés conocer los motivos por los que las autoridades de la isla permitieron que Zapata Tamayo muriera. ¿Era necesario? O como dijera Galeano que las prisiones y fusilamientos no son más que buenas noticias para el superpoder universal.

Tan inconcebible y necio como retener que otros disidentes pudieran ir al velorio de Zapata Tamayo. Ni siquiera la colonialista Albión se le ocurrió negar que los seguidores del IRA participaran del funeral de Bobby Sands.
No es caprichosa la comparación. Sobre todo por las consecuencias. La muerte de Bobby Sands significó que al menos 10 presos del IRA imitaran su conducta. Hoy, hay más presos cubanos haciendo huelga de hambre. Nos preguntamos qué hará Raúl Castro con estos. ¿Los dejará morir también en aras de la ortodoxia revolucionaria?

Francamente, no se puede seguir acompañando a Cuba con semejantes prácticas. O mejor dicho, no se puede seguir adhiriendo adicta, prosélita e incondicionalmente ante estas conductas que, incluso, son más que una “cagada” al decir del periodista Pedro Breiger en el programa radial Marca de Radio.

No es simplemente un error humano sino que es una violación a los derechos humanos. Si siempre hemos entendido que la muerte de cualquier persona que se encuentra en custodia significa una violación a los derechos humanos en los regímenes capitalistas, porque hemos de tener posturas tan indulgentes con el socialismo cubano.

Es necesario que, por izquierda, se condene estos episodios. Y decirlo con todas las letras, de la misma forma que, en aquella oportunidad cuando fui repudiado por mi posición contra la pena de muerte y por la represión a diferentes opciones sexuales, que el capitalismo haga esto es normal, natural, forma parte de su propia esencia, pero al socialismo,  al socialismo hay que exigirle más.

*Abogado de Derechos Humanos

 Fuente: Razones de Ser