Seguidores

3 de mayo de 2009

LUIS CARO PRESENTA "EL MUNDO ES UN CABALLO"



Los esperamos en POLO NORTE, Av. Constitución 5843, a las 19:00 hs.


"CRÓNICA DE UNA LEY NO NEGOCIADA"



Presentación del libro

“Crónica de una ley no negociada”

El fin de los tickets
De Héctor Pedro Recalde y Mariano Recalde



La presentación se realizó el día lunes 27 de abril de 2009 a las 18:00 hs. en el Salón Delia Parodi del Congreso de la Nación (Rivadavia 1864, Cap.Fed.). La obra fue presentada por Hugo
Moyano, Alberto Balestrini, Agustín Rossi y Juan Cabandie.

La década del 90, a quien uno de los autores de este libro bautizó como “la tercera década infame”, se caracterizó por un conjunto de políticas neoliberales que llevó al país a situaciones inéditas de pobreza y exclusión social. Entre esas políticas, la flexibilización laboral se destacó como uno de los pilares del modelo económico.

La primera norma de neto contenido flexibilizador de esta etapa, que se conoció en diciembre de 1989, fue precisamente el decreto que habilitó el pago de parte del salario en tickets. Estos vales, al ser “no remunerativos” tenían un efecto similar al que tiene pagar parte del salario en negro. De este modo se privó al trabajador y al sistema de seguridad social de importantes ingresos que pasaron a engrosar las ganancias de las empresas.

La década del 90, como se acaba de mencionar, se inició antes, en 1989, pero también se prolongó más allá del cambio de gobierno producido en 1999. El modelo económico y la política flexibilizadora continuó durante el gobierno de la Alianza y tuvo su hito bochornoso e infame con la sanción de la ley 25.250, conocida como “la ley Banelco” a partir de la denuncia realizada por Hugo Moyano.

Para lograr la aprobación de esta ley hiper flexibilizadora el gobierno de De la Rua realizó todo tipo de maniobras, hasta llegar al propio soborno de una cantidad de senadores. Todo ello ha sido relatado y documentado en un libro de Héctor Recalde que titulara “Crónica de una ley negociada”.

El libro “Crónica de una ley no negociada” es el relato de una historia inversa que tomó estado público y tuvo una gran repercusión mediática. Este libro relata el intento empresario por impedir, mediante el soborno y otros medios, el avance de un proyecto de ley que restablecería el carácter remuneratorio de los tickets y terminaría con un negocio financiero multimillonario acaparado prácticamente por sólo tres empresas.

El libro contiene, además de la crónica de los hechos y circunstancias que rodearon al ofrecimiento de una cuantiosa coima, un análisis pormenorizado de la ley desde el punto de vista jurídico y de los beneficiosos efectos económicos y sociales de la eliminación de los vales de alimentos cuya aplicación, a pesar de los malos augurios, ha sido pacífica y sin inconvenientes.

HIJOS DE REMIL....


*Por Claudio Díaz

Unos 150 mil trabajadores deciden juntarse para celebrar su día. Van llegando desde distintos puntos con su alegría, con sus cantos, con el color de sus espíritus. Ocupan el lugar que tienen asignado sin pasar por encima de nadie, con supremo respeto por el otro. Escuchan al líder que les habla y se comportan de manera ejemplar. Finalmente se retiran sin cometer ningún desmán, felices de haber protagonizado una fiesta realmente popular.

Pero la prensa canalla que con sus soldaditos provistos de micrófonos y celulares (las nuevas armas de la ocupación) siembra el terreno de la “opinión pública”, prepara el ataque en los cuarteles que tiene abiertos a pocas cuadras del lugar. Primero los ningunea, después los estigmatiza, finalmente los denigra. Una vez más se comprueba que, para la mayoría de los periodistas, no hay nada peor que los peronistas…

De esta manera, la información referida a la movilización y el acto del 30 de abril queda regimentada por el Estado Mayor Conjunto de la Mediocracia, que a la manera de los comunicados de guerra de la Junta Militar restringe el hecho noticioso a tan solo dos aspectos: al acto organizado por la CGT, sin lugar a dudas el importante desde la muerte de Perón para acá, se lo reduce a una mínima expresión; y se pone énfasis en que formó parte del “inicio de la campaña electoral” del movimiento obrero (y particularmente de Hugo Moyano) en su apoyo a la presidente Cristina Fernández de Kirchner.

Increíblemente, o no, ese análisis se repite en los títulos y las consideraciones de Canal 13-TN, Telefé, el Grupo América y hasta el mismísimo Canal 7. (Se abre el paréntesis para preguntar… ¿Hasta cuándo deberá esperar el movimiento nacional para que los medios que pertenecen al Estado le hagan lugar a sus ideas y a sus representantes? ¿No tenemos bastante con Enrique Vázquez en Radio Nacional como para tener que soportar, ahora, que el noticiero de Canal 7 apenas haya dado un minuto y medio de espacio al acto de la CGT?).     

Pero volvemos a casa. Es jueves 30, hace algunas horas concluyó el acto. En Telefé, el notero  Guillermo Panizza da cuenta del caos en el tránsito vehicular que generó la concentración y habla de lo “terrible” que le resultó a la gente viajar. “Los colectivos y subtes iban repletos de pasajeros”. ¿Dónde vive este periodista? Todos los días el tránsito porteño es una locura. Y observar medios de transporte cargados de gente hasta el techo forma parte del paisaje cotidiano. Pero parece que no, que la CGT y los trabajadores son los culpables de arruinarle la existencia a “los que quieren que los dejen trabajar en paz”, según se escucha en otra parte del informe. Con gesto severo, aunque evidentemente molesta porque no puede dar la noticia que le hubiera gustado, Cristina Pérez dice: “No se reportaron incidentes, pero recibimos denuncias de que mucha gente la pasó mal”. Y Rodolfo Barili, su compañero, acota: “Incluso varios periodistas sufrieron arrebatos y les fueron robadas sus pertenencias”. ¿Quiénes, Barili?, ¿dónde?, ¿hicieron la denuncia ante la policía…?

Telefé no termina su faena. A las 20.10, en vivo y en directo, un movilero muestra la “resaca” que dejaron los trabajadores: “Fíjense la cantidad de papeles y botellas que han quedado tiradas en el piso. Qué poco respeto por la convivencia y el cuidado de la ciudad”. Allí uno recuerda que hace algo más de un mes, el 17 de marzo, un sector de la juventud estupidizada por la sociedad de consumo copó la zona de Retiro para celebrar -como en los últimos años- la festividad irlandesa de San Patricio. El espectáculo, se recuerda, fue lamentable, con gente colgándose del alumbrado público u orinando contra la vidriera de los comercios. Pero en esa ocasión los medios hablan de la “diversión de los chicos”. Por supuesto, los bellos y atléticos jóvenes blancos de la clase media pueden cometer cualquier estropicio que van a quedar como piolas que saben entretenerse. Claro que cuando son los trabajadores y los negros peronistas los que toman una cerveza y dejan el envase tirado sobre la 9 de Julio, hay que llamar a las fuerzas morales de la humanidad para acabar con esos desquiciados.

Hacemos zapping. Telenoche no está porque juega Boca por la Copa Libertadores. Pero está su hermano menor, TN. El primer reporte acerca del acto corre por boca de Gustavo Tubio. Su informe arranca bastante objetivo, pero después de medio minuto aparece el primer estiletazo. Textual: “Se pudo observar mucho folklore peronista, mucho globo, muchos bombos, mucha vincha, pero fue muy difícil, casi imposible, ver una mujer”. O este cronista mira pero no ve, o cubrió la nota encerrado en uno de los tantos baños químicos, para caballeros por supuesto, apostados a lo largo de la 9 de Julio. ¿Cuál era la idea del canal?  ¿Sostener que él sindicalismo peronista es, además de retrógrado y caótico, machista? Ay, Tubio querido… ¡Te perdiste de ver a cada diosa! Las de SADOP (nuestras compañeras docentes), las chicas de Judiciales (los ángeles de Piumato que le decimos), las de UPCN, Luz y Fuerza, Alimentación, Canillitas (si vieras lo hermosas que son, pedirías que todos los días te lleven el diario a tu casa)…

Después le toca el turno a Sandra Borghi. Esta chica tiene una manera de impostar la voz muy particular. Al igual que Mario Markic o el sesudo Edgardo Alfano, cuando quieren cargar las tintas sobre un actor social que no responde al juego extorsivo del Grupo Clarín, entonan parte de sus alocuciones de manera especial. En su informe, la movilera de rulos también hace eje en las molestias que la CGT ocasionó a los automovilistas. “Los gremios se apropiaron de la ciudad como si fuera todo de ellos” (parece ser que la ciudad, la ilustrada y reputadísima Buenos Aires, es una reserva exclusiva para oficinistas y turistas).

El “…como si fuera todo de ellos” suena con más lentitud que el resto de la frase, al estilo de esas actrices que protagonizan una novela y echan en cara del amante cierto fastidio y rencor por haberles fallado en algo. Pero no, nena, los laburantes “toman” las calles como cuando los pibes y no tan pibes van a River por el recital de algún ídolo y también se “apropian” de la avenida Libertador. O como cuando el ingeniero Blumberg y sus seguidores copan la zona del Congreso. O, por si te olvidaste, como cuando los patrones agrofinancieros se hacen dueños de todas las rutas argentinas.

Al final de la jornada, en el resumen de trasnoche, se repite el discurso. Aunque esta vez el acto de la CGT vuelve a ser marginado porque Martín Palermo llegó a los 200 goles en la primera de Boca y esa parece ser “la historia del día”. Los conductores de noticieros también presentan su estupor por el “drama” de la Princesa Máxima, que ve arruinada la fiesta de su suegra, la Reina de Holanda, porque un trabajador que perdió su trabajo comete un atentado porque no encuentra otra manera de expresar su resentimiento con el sistema.

A esta hora, ya pasada la 1 del día 1; uno, que busca lleno de esperanzas, se va a la cama y reflexiona sobre estos mundos tan distantes y a la vez tan cercanos que nos presentan los grandes medios. En Argentina salen a la calle cientos de miles de trabajadores y se habla de “aparato”. En Holanda obligan a la gente a  festejar el Día de la Reina pero no hay aparato, todo es espontáneo. En Argentina los trabajadores se comen un choripán, se toman un tintillo o una birra y eso es un ataque contra las buenas costumbres. En Holanda se fuman hasta los espirales y eso está bien, porque ellos son del Primer Mundo, tienen cultura y están preparados para eso. En Argentina los trabajadores les dicen algunas cosas a las chicas y tiran petardos, señal de que son patoteros. En Holanda, un tipo se sube a un coche y atropella a propósito a cinco compatriotas a los que da muerte, pero eso no es violencia. En Argentina tenemos a un tipo que pone la cara por todos, al que le sobra dignidad, coherencia y eso que hay tener, pero es negro y se llama Moyano. En Holanda, cuna del colonialismo financiero desde que allá por el 1500 empezaron a nacer los primeros emporios bancarios, todos son rubios y está Máxima, que es buena y linda aunque su familia provenga del riñón de la oligarquía y haya estado con todas las dictaduras.

En fin, es hora de dormir. Ya está entrando el sueño… ¿Qué como es? Se ve una plaza llena de trabajadores y un líder que desde el balcón de la Casa de Gobierno anuncia el regreso de la Revolución Nacional. También hay muchos periodistas. De la radio, de la televisión, de los diarios. Y dicen cosas que no son, trampean, difaman… ¿Pero saben qué?  Nadie les da bola, el pueblo pasa al lado de ellos y aunque les regalan los diarios, les ponen una pantalla y les hacen escuchar sus discursos, no les llevan el apunte. Todos van al encuentro con su líder, hacen flamear las banderas azules y blancas, las banderas con las imágenes de Perón y de Evita, las banderas de la CGTLa Argentina se ha liberado de nuevo. 

EL DEBATE POR LA NUEVA LEY DE SERVICIOS DE COMUNICACIÓN AUDIVISUAL, LLEGÓ A LA FERIA DEL LIBRO

El interventor del COMFER, Gabriel Mariotto; el presidente de Télam, Martín Granovsky, y el vice de la agencia, Sergio Fernández Novoa, expusieron los lineamientos del proyecto oficial que busca poner fin a la norma que data de la dictadura.


El interventor del Comfer, Gabriel Mariotto, destacó que la presidenta Cristina Kirchner le dio una responsabilidad institucional al tema del proyecto de la ley de Servicios de Comunicación Audiovisual. “Hay una firme decisión y “la presidenta lo reduce a una expresión absolutamente simple de cualquier hombre común: alguien lo tiene que hacer”. 

“Alfonsín no pudo y mandó una serie de proyectos pero las presiones pudieron más que la vocación democrática de los representantes y de las posibilidades institucionales”, recordó. 

Mariotto también mencionó que “Carlos Menem se arreglo con los diarios, negoció las privatizaciones de los canales y no le interesó debatir la ley de la democracia. De la Rua no pudo con su vida y el gobierno de Nestor Kirchner sacó a la Argentina de la crisis”. 

“El gobierno de Cristina Fernández dice: Alguien lo tiene que hacer, tenemos que recuperar la institucionalidad y este proyecto que se debata en el Congreso. Por eso son groseros algunos silencios, las tergiversaciones, manipulaciones, estigmatizaciones a la que se ven sometidos aquellos actores de la política y de la cultura que intentan poner en el centro de la escena este debate”.

“Vamos a debatir esta ley con los grandes antecedentes que tenemos, claro que los grandes medios de comunicación establecidos van a hacer cosas para que esto no se trate. Lo increíble es que actores de la oposición sean tan funcionales al dictamen de los medios monopólicos”, considero el interventor del Comfer.

Por su parte, el director de la Agencia de Noticias Télam, Martín Granovsky, aseguró que “seguimos intensificando el debate como única herramienta de de discusión de un mejor sistema de medios de comunicación audiovisual”.

En el marco de un debate sobre la ley de Servicios de Comunicación Audiovisual que se realizó en la Feria del Libro junto al presidente del COMFER y el vicepresidente de la agencia, Sergio Fernández Novoa, Granovsky respondió a un documento publicado por el diario La Nación titulado “El periodismo es visto como enemigo”, en el cual la Asociación de Entidades Periodísticas Argentinas (ADEPA) cuestiona la situación que vive la prensa en el país. 

En primer lugar, el director de Télam señaló un pasaje del documento en el cual la ADEPA destaca que “la vigencia de una democracia formal no alcanza a disimular las falencias de su funcionamiento por defección de algunos de sus protagonistas”.

Al respecto, Granovksy indcó: “En general cuando delante de una verdadera democracia, que ya cumplió más de 25 años, se habla de democracia formal es porque no se cree en la Democracia o, en todo caso, no se cree en quienes ejercen todos los días sus derechos democráticos, que son los ciudadanos de la Argentina”.

“Democracia formal es una desvalorización de una democracia que, en nuestro caso, costó mcuho recuperar y mantener durante mas de 25 años”, añadió.

Por otra parte, Granovksy indicó otro párrafo del texto en el cual la ADEPA argumentaba que “genera suspicacias el momento, el contenido y el ámbito en el que se da esta discusión, máxime cuando se omiten temas pendientes tales como la regulación de la publicidad oficial, la ley de acceso a la información o el manejo no gubernamental de los medios públicos”.

Al respecto, el titular de la agencia nacional de noticias destacó: “Como queremos evitar las suspicacias, como creemos en una democracia que no es formal sino real, y en todo caso perfectible y profundizable, tal como lo pretendemos, seguimos intensificando el debate como única herramienta de de discusión de un mejor sistema de medios de comunicación audiovisual”. 

El proyecto de ley de servicios de comunicación audiovisual presentado por la presidenta Cristina Fernández de Kirchner “se construye sobre la consigna de que monopolio es igual a censura”, afirmó a su turno Fernández Novoa.

El objetivo de ese proyecto es “revertir lo que fue un cuadro de enorme injusticia hasta hoy: que unos pocos sean dueños de la palabra e imagen de los argentinos”, dijo el vice de Télam. 

Fernández Novoa detalló algunos de los puntos “más importantes” de ese proyecto.

El mismo “promueve una división del espectro radioeléctrico distinta a la actual, con una reserva del 33 por ciento para los medios del sector no comercial que sólo pueden acceder a medias a la titularidad de las licencias según la ley 22.285”, aseguró.

Asimismo, postula que “nadie pueda tener más de tres licencias en la misma área de cobertura, más de 10 en el espectro radioeléctrico y hasta 24 los que transmiten la TV paga”.

Además, la propuesta presentada por la jefa de Estado en marzo último “abre la competencia en el terreno de la Televisión paga y plantea una nueva autoridad de aplicación integrada por cinco miembros y dos representantes elegidos por una Comisión Bicameral de Seguimiento de lo Audiovisual en Argentina que deberá proponer la segunda y tercera minoría parlamentaria”. 

Fernández Novoa destacó que este proyecto “propone la creación de un Consejo Federal -integrado por representantes provinciales, académicos, trabajadores y prestadores- que propondrá a los jurados que intervendrán en los concursos para la asignación de licencias”. Así como “la figura del ‘Defensor del Público’ para la recepción de demandas e inquietudes de la comunidad y un ‘Consejo de lo Audiovisual y la Infancia’ para tratar contenidos infantiles”. 

También contará con “cuotas de producción que obliguen a la radio a transmitir un 70 por ciento de producción nacional y a la TV un 60 por ciento; así como cuotas de producción independiente, de pantalla de cine nacional e interés público como fútbol y tenis para transmitir por la televisión abierta y que llegue a todos los hogares sin distinción”, indicó.

Fuente: Télam

APORTE SOBRE LA LEY DE SERVICIOS DE COMUNICACIÓN AUDIOVISUAL (Tercera Parte)

POLÍTICAS PÚBLICAS DE COMUNICACIÓN

ROL DEL ESTADO

 

*Por Lic. Fabián Bicciré

La etapa histórica requiere volver a reconstituir al Estado. Es imprescindible recuperar un nuevo rol para el mismo, no un Estado centralista, clientelista y de  ineficacia burocrática. Pero mucho menos, un Estado ausente o garante de los sectores concentrados y de los grandes grupos del poder económico. Un Estado árbitro, mediador, fuerte, eficiente y promotor del desarrollo económico, social, cultural y regional; que articule políticas de mediano y largo alcance con las diversas instituciones de la sociedad civil.

La sociedad actual se caracteriza por su complejidad y diversidad. En el interior del cuerpo social existen numerosas demandas de organizaciones públicas y privadas, tales requerimientos son de muy variada calidad y cantidad. Los distintos actores que intervienen en la vida social – público-estatal, público no-estatal o social, y privado – se interesan en la solución de los problemas de orden público.

Las organizaciones intermedias de la sociedad civil cada día más se incorporan en la puesta en práctica de políticas públicas. La democracia es condición esencial de esta forma de concebir las políticas públicas. La riqueza y multiplicidad de actores, amerita la construcción de consensos, el respecto al pluralismo y acciones públicas socialmente concertadas. La mediación política y el nuevo rol del Estado tienen un carácter decisivo en la articulación social y política de los programas de políticas públicas. La política como dispositivo de mediación y articulación en la formulación de programas sólidos y sustentables. El Estado auténticamente democrático, entonces, debe aspirar a crear los canales necesarios, que promuevan la mayor participación posible de los grupos sociales en la constitución de la agenda pública. Es necesaria su intermediación como instancia institucional para lograr una distribución más equitativa del poder. A su vez, la puesta en práctica de diversos aspectos de la agenda pública, demanda en una sociedad democrática acciones sociales  concertadas. Por lo tanto, la gobernabilidad de los procesos políticos y sociales, se torna en una premisa insoslayable de gobiernos democráticos.

El Estado y la sociedad argentina necesitan una discusión seria y profunda, sobre políticas públicas de comunicación y cultura, así lo reclaman, la importancia que revisten estas temáticas en las sociedades contemporáneas.

La democracia tiene una enorme asignatura pendiente en la materia, aún sigue vigente la Ley de Radiodifusión 22.285 de la última dictadura militar. Legislación que como no podría ser de otra manera, configura un pensamiento claramente autoritario, despótico y restrictivo, producto de una etapa dictatorial de nuestro país, es una ley de radiodifusión inspirada en la tristemente famosa doctrina de la seguridad nacional. En los aspectos tecnológicos es una ley absolutamente caduca y anacrónica.

 

Los distintos gobiernos desde la apertura democrática en 1983, plantearon cambios y reformas parciales, que mayoritariamente beneficiaron a los grandes grupos concentrados del universo comunicacional argentino. Los proyectos que planteaban una modificación más integral del sistema no prosperaron. Los intereses económicos y políticos que prevalecieron, impidieron una política integral, y una legislación nueva y democrática en función de intereses públicos.


 * DECANO FACULTAD DE CIENCIA POLÍTICA Y R.I.

UNIVERSIDAD NACIONAL DE ROSARIO

PRESIDENTE DE LA RED DE CARRERAS DE COMUNICACIÓN SOCIAL Y PERIODISMO DE LA REPÚBLICA ARGENTINA                 

 

            Gentileza:  www.peronismocordobes.blogspot.com

7 DE MAYO DE 1919: NACE EVITA





Maria Eva Duarte, como se llamaba al principio; Eva Perón, como se la conoció en sus últimos años; Evita, como el pueblo la bautizó, fue una figura que rompió todos los precedentes históricos y definió una modalidad política nunca vista hasta entonces. Durante el breve período de su actuación, al lado de Perón, fue el centro 
de un creciente poder y se convirtió en el alma del movimiento peronista, en su esencia y en su voz. Adorada y a la vez odiada por millones de argentinos, lo que jamás provocó fue la indiferencia.




Maria Eva Duarte nació en Los Toldos, província de Buenos Aires, en 1919. Ella, su madre, Juana Ibarguren, y sus cuatro hermanos formaban la família irregular de Juan Duarte, que falleció cuando Evita tenía seis o siete años. En esa época, se mudaron para Junín, donde Eva permaneció hasta 1935.
Se sentía asfixiada por el ambiente pueblerino y entonces, con tan sólo 15 años, decide mudarse a Buenos Aires buscando convertirse en una actriz. Sola, sin recursos ni educación, se enfrenta con un mundo hostil y duro, cuyas reglas desconoce. Pero triunfa: llega a ser actriz de cierto nombre, pese a la falta de mayores talentos teatrales, y a encabezar un programa de rádio muy escuchado.


Pero su destino era otro. En enero de 1944, Eva Duarte conoce al coronel Juan Domingo Perón en un festival que la comunidad artística realizaba en benefício de las víctimas de un terremoto que había destruído la ciudad de San Juan pocos días antes.
En el mes siguiente, ya vivían juntos y dos años más tarde regularizan la relación, contrayendo matrimonio en una ceremonia íntima y que no trasciende al público.
En febrero de 1946, después de una campaña electoral en que la presencia de Evita fue marcante, Perón es electo presidente. La oposición le trasladó a ella la antipatia y el rechazo que sentian por Perón. La acensión vertiginosa "esa mujer" fue para esos argentinos un motivo más de repúdio.

En su rol de primera dama, Eva Perón desarrolló un trabajo intenso, tanto en el aspecto político como en el social. En cuanto a la política, trabajó intensamente para obtener el voto femenino y fue organizadora y fundadora de la rama femenina del peronismo. Esta organización se formó reclutando mujeres de distintas extracciones sociales por todo el país. Las dirigentes de la nueva agrupación recibieron el nombre de "delegadas censistas". 
En el aspecto social su trabajo se desarrolló en la Fundación Eva Perón, mantenida por contribuciones de empresarios y por donaciones que los trabajadores hacian cuando tenian una mejora en sus sueldos. Creó hospitales, hogares para ancianos y madres solteras, dos policlínicos, escuelas, una Ciudad Infantil. Durante las fiestas distribuía sidra y pan dulce, socorría a los necesitados y organizaba torneos deportivos infantiles y juveniles.
El otro bastón y tal vez eje principal de su popularidad fue constituído en torno a los sindicalistas y a su facilidad y carisma para conectarse con las masas trabajadoras, a quienes ella llamaba sus "descamisados". 
Eva Perón falleció el 26 de julio de 1952, aun muy joven, por ocasión de una leucemia. El dolor popular no la abandonó en un velatorio que duró 14 días y a partir de entonces no la abandonaría jamás.
Cuando elegí ser "Evita" sé que elegí el camino de mi pueblo. Ahora, a cuatro años de aquella elección, me resulta fácil demostrar que efectivamente fue así.
Nadie sino el pueblo me llama "Evita". Solamente aprendieron a llamarme así los "descamisados". Los hombres de gobierno, los dirigentes políticos, los embajadores, los hombres de empresa, profesionales, intelectuales, etc., que me visitan suelen llamarme "Señora"; y algunos incluso me dicen públicamente "Excelentísima o Dignísima Señora" y aún, a veces, "Señora Presidenta". Ellos no ven en mí más que a Eva Perón.
Los descamisados, en cambio, no me conocen sino como "Evita". Yo me les presenté así, por otra parte, el día que salí al encuentro de los humildes de mi tierra diciéndoles "que prefería ser "Evita" a ser la esposa del Presidente si ese "Evita" servía para mitigar algún dolor o enjugar una lágrima.
Y, cosa rara, si los hombres de gobierno, los dirigentes, los políticos, los embajadores, los que me llaman "Señora" me llamasen "Evita" me resultaría tal vez tan raro y fuera de lugar como que un "pibe", un obrero o una persona humilde del pueblo me llamase "Señora". Pero creo que aún más raro e ineficaz habría de parecerles a ellos mismos.
Ahora si me preguntasen qué prefiero, mi respuesta no tardaría en salir de mí: me gusta más mi nombre de pueblo. Cuando un pibe me nombra "Evita" me siento madre de todos los pibes y de todos los débiles y humildes de mi tierra. Cuando un obrero me llama "Evita" me siento con gusto "compañera" de todos los hombres.
Fragmento del libro "La razón de mi vida" escrito por Eva Perón en 1951.

CRUCERO A.R.A. GRAL BELGRANO

Informe producido por la Federación de Veteranos de Guerra de la República Argentina 
(Síntesis)

El Crucero A.R.A. “Gral. Belgrano” era un objetivo militar atacable; no así por su ubicación, finalidad o utilización,  ya que el buque argentino se encontraba ubicado a 91 millas del continente, de regreso a su base, con la única finalidad de alejarse de la flota británica luego de que fuera abortada la estrategia naval argentina de envolver a la flota enemiga, cuando ésta se replegara en alta mar luego del ataque de la Fuerza Aérea Argentina del 1° de mayo. 

Con un poder de fuego de 20 km., el largo de su artillería, no entrañaba ningún peligro militar para la flota británica; el verdadero blanco naval apetecible por parte de las fuerzas inglesas lo constituía el Portaaviones A.R.A. “25 de Mayo”, dado que su poder de fuego era mucho mayor que el del Crucero, medido por el alcance, de sus aviones. El Portaaviones, al momento del hundimiento, se encontraba en puerto.

La orden de hundir al Crucero A.R.A. “Gral. Belgrano”, emanada directamente de la ex-primer ministro británica, Margaret Thatcher, supuso la utilización de métodos y medios que causaron males superfluos y sufrimientos innecesarios a su tripulación; no se dio aviso previo al lanzamiento de los torpedos, ni ultimátum, no se consideró que el buque no entrañaba peligro militar, el Submarino H.M.S “Conqueror” abandonó la zona sin intentar el rescate de los náufragos, ni avisar a los buques argentinos que podían asistirlos, ni a organismos humanitarios como la Cruz  Roja Internacional. 
Solamente se alejó de la zona a toda máquina. 


Si bien era un buque militar, el Crucero A.R.A. “Gral.Belgrano”, por su ubicación, finalidad, poder de fuego, inferioridad respecto al submarino nuclear que lo persiguió durante más de treinta horas, no puede ser considerado en el momento de su hundimiento como objetivo militar preciso. Mucho menos podía preverse la limitación de sus efectos, que fueron terribles en pérdidas humanas, y que aún podrían haber sido mayores, si no fuera por la pericia de sus tripulantes.

La zona de exclusión militar declarada unilateralmente por el Reino Unido de Gran Bretaña funcionó como un bloqueo notificado a la República Argentina cuando se iniciaron las hostilidades. En base a él, la conducción política y militar argentina delimitó el Teatro de Operaciones Malvinas (TOM). Dicho bloqueo estaba vigente cuando se ordena el ataque al Crucero A.R.A. “Gral. Belgrano”, buque que había ingresado a la zona de exclusión, pero que al momento de su hundimiento estaba fuera de ella, como todo el mundo reconoce -salvo fugazmente el canciller Di Tella-. Gran Bretaña no notificó cambios a la República Argentina, ni a los países neutrales, ni a las Naciones Unidas, que modificaran el bloqueo original. El ex- ministro de defensa británico, Sr. Pym, aconsejó a su jefa notificar a la República Argentina sobre la modificación de la zona de exclusión o bloqueo militar, antes de proceder a atacar al “Belgrano”, lo que nunca se produjo.

El Manual de San Remo


Las primeras normas estuvieron contenidas en el Manual de Oxford sobre las Leyes de la Guerra Naval que rigen las Relaciones entre Beligerantes del año 1913, que se fueron modernizando hasta la redacción del Manual de San Remo sobre Derecho Internacional Aplicable a los conflictos Armados en el Mar, redactado bajo los auspicias del Instituto Internacional de Derecho Humanitario. 
Los comentarios en los párrafos anteriores nos demuestran que Gran Bretaña no respeto dicho manual.



Razones políticas del hundimiento


El Parlamentario británico Tam Dalyell, junto a numerosos colegas de la Cámara de los Comunes (similar a nuestra Cámara de Diputados) Thatcher. 
Transcribimos textualmente la acusación concreta formulada por ese sector de representantes británicos: “El cargo es que, en conjunto con el Secretario de Defensa y el Presidente del Partido Conservador en ausencia del Secretario de Relaciones Exteriores, el Primer Ministro de S.M., fría y deliberadamente dio la orden de hundir al Belgrano,  sabiendo que una paz honorable estaba próxima y con el propósito -muy bien justificado- de que los torpedos del Conqueror hundirían el plan de paz”. 
 La interpelación parlamentaria se produjo, profundizando las sospechas del acto criminal.



Conclusiones


El crucero A.R.A. “Gral. Belgrano”, al momento de su hundimiento, se encontraba fuera de la zona de exclusión militar declarada unilateralmente por Gran Bretaña. 
Esto, a pesar de ser lícito para su hundimiento, según las normas aplicables a los conflictos armados en el mar que componen el Derecho Internacional humanitario, puede ser denunciado como un acto de perfidia. 


Respecto a su condición de buque militar, podría constituir un blanco para la flota inglesa; sin embargo, al estar alejándose de la misma, y encontrarse fuera del alcance de su artillería cualquier buque británico, u otro objetivo enemigo, no puede ser considerado un objetivo militar, de cuyo hundimiento pudiera sacarse una ventaja militar precisa. La única razón que lo explica es la necesidad política del Gobierno de Margaret Thatcher de  proseguir hasta las últimas consecuencias las operaciones militares, asegurándose,  como efectivamente ocurrió, una victoria que le permitiera ser reelecta por dos períodos más en el gobierno. Y, subsidiariamente, asegurarse los negocios familiares en las islas australes. 


Es importante destacar, que no nos mueve afán de venganza, ni pretendemos con el presente informe ni la consecuente denuncia meternos en cuestiones de naturaleza política que le corresponde a la soberanía del pueblo argentino y sus representantes. Lo que sí entendemos que es necesario informarse para opinar y poder así adoptar actitudes respecto a temas tan importantes para los familiares de los héroes del Crucero A.R.A. “Gral. Belgrano” y para todos los argentinos.



Nota del autor: Lo que aquí expongo es una síntesis del documento completo.

Fuente: Malvinense

30 DE ABRIL DE 1977


*Por Diego Carbone

32 años de permanente lucha de las MADRES DE PLAZA DE MAYO, siempre presentes en sus marchas, con sus pañuelos blancos y sus corazones bravíos, como leonas defendiendo a sus crías, sus hijos desaparecidos, encarcelados, torturados por la dictadura. Ellos con las armas y la fuerza, ellas con un solo grito que llego a todos los confines de la tierra. Ni la traición, ni los malos tratos, ni la sonrisa socarrona de algunos, ni las amenazas, ni la muerte que intentaba rondarlas pudo evitar, que una vez por semana, esa bandada de pañuelos blancos se convirtiera en un emblema de la defensa de los derechos humanos, esos a los que sus hijos nunca tuvieron acceso.

Fueron masacrados, pero su vida continuaba, estaba en los pechos de sus madres, en la esperanza, en la fe en el milagro, y ellas cada vez eran más. Cuanto más cruenta era la represión, ellas los desafiaban y salieron victoriosas. Los represores no se daban cuenta que una madre del pueblo, va estar siempre, levantando las banderas de sus hijos mutilados. Que la justicia de Dios y de los hombres caigan con todo el peso de la ley sin excepciones contra los verdugos y los que colaboraron siendo cómplices de estos asesinos: ministros, secretarios de estado, asesores del proceso, jueces y fiscales que hoy se desgarran las vestiduras presentándose como defensores de la lucha popular. No podemos permitir, porque seria una traición, que estos sujetos se refugien en la democracia. "Ni olvido, ni perdón a los asesinos...!!!"

Las primeras apariciones de las Madres de Plaza de Mayo ocurrieron a partir del mes de Abril de 1977. 
ANTIGONA, en contra de la voluntad del tirano, rindió culto al cadáver de su hermano condenado a ser destrozado por las aves de rapiña y al que se le había negado sepultura. Las Madres arriesgaron su vida y no pocas resultaron secuestradas y asesinadas, defendiendo su derecho de ejercer ese culto a los seres queridos, cuyo paradero se sigue ignorando, y al igual que ANTIGONA fueron declaradas "locas". Con su "locura" dijo Julio Cortazar "echaron a volar una inmensa bandada de palomas que habrían de cubrir los cielos del mundo con su mensaje de angustia y de verdad". Y así, una vez más, en el intento de restablecer desde una subjetividad herida y violentada una nueva eticidad, lo irracional y lo inesperado, esa " bandada de palomas" las madres de Plaza de Mayo, como nos decía Cortazar, irrumpen en cualquier momento para desbaratar y trastocar los cálculos científicos de nuestras de nuestras Escuelas de Guerra y de Seguridad Nacional, es decir, "ese orden normal" impuesto por una cultura de muerte, con pretensiones de universalidad y de verdad.

LA PATRIA EXISTE Y LA LIBERACIÓN ES POSIBLE...!!!

COMPAÑEROS, PRESENTE...!!! HASTA LA VICTORIA SIEMPRE...!!!