Seguidores

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documentales Spain cartas de presentación Italian xo Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

22 de marzo de 2020

INSTRUCCIONES PARA EL ALMA EN CUARENTENA


*Por Jorge Giles


*Transformá tu casa en el mejor lugar del mundo. No tendrás otro lugar mejor en estos días.

*No te desesperes. No entrés en pánico. No tengas miedo. Todo pasará.

*No te abandones. Bañate. Perfumate. Ponete lindo y linda para verte vos y para que te miren los que conviven con vos.

*Mirá el cielo cada mañana y cuántas veces puedas, con sol o con estrellas.

*Leé mucho. La poesía es útil para la emergencia y una buena novela te acaricia el alma.

*Escuchá música siempre y no te avergüences de poner varias veces esa canción que tanto te gusta.

*Salí a tu patio, tu balcón o tu terraza. Abrí las ventanas y respira hondo: estás vivo.

*Disfruta de una buena película en tu televisor.

*Recuerda que la radio es una fiel compañía y no te pide mucho.

*Animate a dibujar y pintar, bailar y estudiar como siempre quisiste y no tuviste tiempo.

*Animate a cocinar inventando un plato que lleve tu marca y tu gusto.

*Miralo al otro y a la otra con la que convivís y hacele todos los gustos que te sean posibles, procura que se sienta bien, que sonría al menos cinco veces al día, serás actor, payaso, filósofo; ser compañero en las malas, es ser el mejor compañero, la mejor compañera.

*No difundas ni creas en noticias que no sean las que brindan las autoridades sanitarias oficiales y el propio Presidente. Cumplí con todos los recaudos que ellos y sólo ellos te indiquen. Y no dudes en llamarlos cuando necesites.

*No recibas visitas de nadie, aunque te duela.

*Tu casa es tu refugio y el mío y el nuestro. No te sientas solo. ¡Estamos igual, camarada!

*Y como estamos en Marzo, el mes de la Memoria, me animo y te digo: cuando creas que tocás el fondo de la angustia, piensa que en las prisiones de la dictadura y en los centros clandestinos de detención, nuestros compañeros y nuestras compañeras ni siquiera tuvieron el derecho de mirar el cielo.

No hay comentarios: