Seguidores

25 de mayo de 2016

REVELAN QUE EL TÍO DEL JEFE DE DIPUTADOS PRO FUE PARTE DEL PLAN CÓNDOR



*Andrés Brown Redacción En Orsai 

Massot pidió en 1974 información al agente de la Dirección Nacional de Inteligencia chilena, Arancibia Clavel, “para hacer una campaña” en sus medios “sobre la penetración soviética en América Latina”

Vicente Massot, director del diario de Bahía Blanca La Nueva (ex La Nueva Provincia), sufrió un traspié en la causa por la que está siendo acusado, de crímenes vinculados al terrorismo de Estado. Se trata de un informe de 1974 –hallado recientemente por la Dirección de Comunicación de la Procuraduría General de la Nación (PGN)–, en el cual el agente chileno Arancibia Clavel revela que el empresario bahiense le pidió información para hacer una campaña en los medios “sobre la penetración soviética en América Latina”.

Vicente Massot es además el tío de nada menos que el Jefe de la bancada de la Cámara de Diputados de la Nación del PRO, Nicolás Massot, quien, por su parte, defiende la inocencia de su tío, y sostiene que se trata de una persecución política.

El informe detalla que Massot pidió en 1974 información al agente secreto de la Dirección Nacional de Inteligencia chilena (DINA), Enrique Arancibia Clavel, “para hacer una campaña” en sus medios “sobre la penetración soviética en América Latina”, según dejó plasmado el propio espía trasandino en su archivo, que es parte de la prueba del histórico juicio en el que se juzga la coordinación represiva de las dictaduras del Cono Sur, la Operación Cóndor.

En los mensajes dirigidos a sus jefes, además, el agente indicó que lo unía “una antigua amistad” con Massot y que se reunía semanalmente con la redacción de la revista Cabildo, de Buenos Aires, donde el empresario justamente se desempeñaba como secretario de redacción.

Los fiscales de la Unidad de Derechos Humanos de Bahía Blanca, Miguel Palazzani y José Nebbia, presentarán la prueba documental en la causa que tiene al empresario periodístico con pedido de procesamiento por “instigación al genocidio”.

Massot se benefició con una falta de mérito, que está siendo analizada por estos días por la Cámara Federal de esa ciudad. El documento hallado fortalece la acusación de la fiscalía. Massot, que en 1974 tenía 25 años, se encuentra imputado, precisamente, de realizar operaciones psicológicas para las Fuerzas Armadas, como presentar públicamente los fusilamientos de las víctimas como “enfrentamientos”.
Los fiscales señalaron que realizó -junto a otros miembros fallecidos del clan, como su madre- “aportes esenciales”, que “consistieron en el ocultamiento deliberado de la verdad” en los secuestros, torturas y homicidios de 35 personas a través de tareas de acción psicológica desde las páginas del diario antes, durante y después de la última dictadura cívico-militar.

También está acusado como coautor del homicidio, entre el 30 de junio y el 4 de julio de 1976, de los obreros gráficos del diario, Enrique Heinrich y Miguel Ángel Loyola, tras un conflicto sindical registrado el año anterior en la empresa.
Publicar un comentario