Seguidores

30 de septiembre de 2014

1 DE OCTUBRE DE 2012: MUERE EL HISTORIADOR MARXISTA ERIC HOBSBAWM

*Por Prof Daniel Chiarenza




El 1 de octubre de 2012 muere el historiador Eric Hobsbawm, fue uno
de los intelectuales más influyentes de la segunda mitad del siglo XX.

Casi centenario, murió en Londres, Inglaterra, un “pensador clave de la historia del siglo XX”: Eric John Ernest Hobsbawm (un error administrativo alteró su apellido paterno Hobsbaum). Fue uno de los historiadores más influyentes del "corto" siglo XX, tal como él mismo lo definió. Hobsbawm sostenía que el siglo pasado, el más sangriento de la historia humana, había comenzado en 1914 con la Primera Guerra Mundial para terminar en 1989 con la caída del Muro de Berlín.



Nacido el 9 de junio de 1917 en el seno de una familia judía de Alejandría (Egipto), aunque se crió en Viena y Berlín. Sus padres fueron Leopold Percy Hobsbaum y Nelly Grün; si bien –como se dijo- eran judíos, se los podía considerar "enteramente no practicantes" en lo religioso, no así en lo cultural y social. Aunque vivieron en países de habla alemana, sus padres continuaron hablándole a él y a su hermana Nancy en inglés. Su padre murió en 1929 y, algo después, su madre, por lo cual él y Nancy fueron adoptados por su tía materna Gretl Grün y por su tío paterno Sydney Hobsbaum, que acabarían casándose y teniendo un hijo llamado Peter Hobsbaum. En 1933, la familia se traslada a vivir a Londres.

Eric fue educado en el Prinz-Heinrich-Gymnasium en Berlín, en el St Marylebone Grammar School y en el King's College, Cambridge, donde se doctoró y participó en la Sociedad Fabiana. Formó parte de una sociedad secreta de la élite intelectual llamada los Apóstoles de Cambridge. Durante la Segunda Guerra Mundial, sirvió en el cuerpo de Ingenieros y la Royal Army Educational Corps. Se casó en dos ocasiones, primero con Muriel Seaman en 1943 (se divorció en 1951) y luego con Marlene Schwarz. Con esta última tuvo dos hijos, Julia Hobsbawm y Andy Hobsbawm, y un hijo llamado Joshua de una relación anterior.

El historiador Eric Hobsbawm, su esposa Marlene y el expresidente de Brasil Fernando Henrique Cardoso en la Universidad de Oxford. 

Se unió al Socialist Schoolboys en 1931 y al Partido Comunista en 1936. Fue miembro del Grupo de Historiadores del Partido Comunista de Gran Bretaña de 1946 a 1956. Alcanzó la mayor fama popular al fin de su vida, con una Historia universal (pero sobre todo europea) en cuatro tomos, que abarcó los enteros siglos XIX y XX. En todos ellos, las democracias liberales son escarnecidas, y el socialismo exaltado.



Fue profesor emérito de historia social y económica de Birkbeck College, en la Universidad de Londres. Los cuatro tomos a que aludíamos anteriormente son: La era de la revolución, 1789-1848(editado en 1969); La era del capital, 1848-1875 (ed. 1975); La era del imperio, 1875-1914(ed.1987) e Historia del siglo XX (ed. 1994) se reúnen para conformar la más accesible, renovadora y apasionante historia universal contemporánea. Luego llegó a escribir Guerra y paz en el siglo XXI.


Los desengaños del "realismo realmente existente", como se llamó al comunismo de la Unión Soviética y sus países satélites, nunca fueron escamoteados por el gran historiador británico. Pero tampoco alcanzaron para desilusionarlo: los tanques soviéticos entraron a sangre y fuego en Hungría en 1956 y en Checoslovaquia en 1968, pero el Partido Comunista siempre lo contó entre sus más fieles afiliados. Se educó en Viena y en Berlín, en momentos en que Adolf Hitler llegaba al poder en Alemania. Exiliado en Gran Bretaña, su educación y formación no fue la misma que la de otros famosos historiadores ingleses de izquierda, como Christopher Hill, E.P. Thompson y Raymond Williams. Entre todos ellos hay sin embargo un rasgo común: la atención prestada a la Revolución Industrial y al surgimiento del capitalismo y del imperialismo como ejes de la historia en el siglo XIX y en los que siguieron. En todos ellos hay también admiración y entusiasmo por la clase obrera, en el plano político y aun en el estético.

A los admiradores de Hobsbawm, que en la Argentina son legión, les queda, ahora que ha terminado su vida, leer o releer el relato autobiográfico Años interesantes, cuyo título alude con ironía a una maldición china: "¡Ojalá te toque vivir tiempos interesantes!" Ricos en peripecias crueles y sangrientas, los que vivió Hobsbawm lo fueron.




Publicar un comentario