Seguidores

8 de junio de 2013

LOS EXILIOS DE FELIPE VARELA

LOS EXILIOS DE FELIPE VARELA[1] 

*Por Mónica Oporto 


la nota original publicada el 24 de octubre de 1993  



El exilio ha sido sinónimo de alejamiento de la patria y de la consiguiente pérdida de los lazos con la propia tierra.
Hay exilios hacia tierras lejanas o exilios allende las fronteras, una opción para quedarse cerca y poder volver lo antes posible a la tierra de uno. El exilio puede estar motivado por una persecución, un riesgo, un peligro inminente de perder la libertad… o la vida.
Nos referimos a exiliar de manera individual o grupal a personas que se ven obligadas a trasladarse desde un lugar en el que están radicadas, y que se ve obligadas a abandonar para radicarse en otra parte. Estos hechos conllevan una pérdida, una crisis, un dolor, un “trasplante” y una condición: prohibido regresar (por lo menos hasta que cesen las causas por las que se obliga a tomar la vía del exilio).
Pero existe también otro tipo de exilio, no vinculado al cuerpo, a la persona viva, sino un exilio que se da en un plano cultural, cuando desde los lugares de poder se oculta o se miente sobre una memoria, sobre la historia… se la está enviando a un exilio, a un lugar donde queda oculta la verdad, en tanto se echa a rodar la parte que interesadamente se desea crear: el mito.
Felipe Varela participó de un espacio de disputa y ruptura. La consecuencia fue que se lo confinara a ambos exilios. Vivió el exilio impuesto por las circunstancias derivadas de su posición política. Opuesto a Rosas en 1840, debió marchar a Chile por lo menos hasta 1848; entre 1866 y 1867 se produjeron sus “salidas” primero hacia Bolivia, luego a Chile, perseguido por las tropas del gobierno nacional.
El último exilio en el que todavía en parte sigue siendo víctima, es el del estigma con que lo mostraron durante mucho tiempo a generaciones de argentinos, creando el mito de crueldad acerca de su persona. Un tema musical se encargó de reforzar, en el plano popular, lo que desde la historiografía oficial se replicaba a través de la enseñanza en las escuelas. Según esa creación, Felipe Varela era un ladrón, cruel y sanguinario. Se trata de una versión musical conocida como La Felipe Varela, zamba de José Ríos, que reza:
"Galopa en el horizonte, / tras muerte y polvaderal; / porque Felipe Varela / matando llega y se va."..
Atacado, perseguido e injustamente ofendida su memoria por los partidarios de la facción liberal que lo descalificaron con el mote de salvaje y sanguinario, muchos estudiaron una historia sesgada en la que los gauchos y los caudillos federales representaban la barbarie y el atraso, por lo tanto no había que ahorrar su sangre –parafraseando a Sarmiento[2]-.
Este engaño, la creación de este mito al que se confinó o exilió la lucha de Felipe Varela, estaba destinado a deslegitimar la lucha de un patriota. Al respecto dijo otro patriota latinoamericano: “más que por la fuerza, nos dominan por el engaño”[3]. En ese engaño se pasó siglo y medio… aun no ha habido un tema musical que contrarreste, que conteste la afrenta y la mentira. Sigue pendiente desexiliarlo de ese lugar en que todavía muchos lo repiten, es parte de una batalla cultural para redimir a grandes patriotas erigidos en malditos por la historiografía de los “boletineros del establishment”, los títeres de la colonización pedagógica que sirvieron para reforzar desde el plano ideológico el imaginario social, actuando como intelectuales amaestrados y divorciados de la realidad del país, tal como los describió Jauretche [4].

VARELA Y LA GUERRA CONTRA PARAGUAY

Esta es la historia de una vida dedicada al servicio de la Patria. Sus exilios, su lucha, su entrega generosa por sus convicciones que no fueron resignadas nunca.
El exilio fue la forma de silenciarlo por parte de quienes impidieron por mucho tiempo que el pensamiento nacional se elaborara desde la verdad que fue confinada al exilio junto con él. Varela fue castigado por su repetida lucha contra la política antinacional de los dirigentes porteños, funcionales a los intereses imperiales, elites que reverenciaron entre deslumbrados y temerosos del “amo” de la Rubia Albión, de la que fueron fieles manos ejecutoras de los británicos designios. Los ingleses siempre contaron con la ayuda incondicional de elites locales.
Así, por ejemplo, un conflicto más británico que latinoamericano enfrentó a Argentina-Brasil y Uruguay en infame triple alianza contra Paraguay, y sirvió para abrir el mercado paraguayo al comercio inglés. No es el primer conflicto “armado” por los británicos para romper las barreras impuestas por países soberanos. Las guerras del opio, conflicto que mantuvieron China y Gran Bretaña entre los años 1839 y 1842 es un caso similar.
La guerra la Triple Alianza gestionara contra Paraguay fue absolutamente impopular en el interior de Argentina. Una de las voces que se levantaron contra la guerra fratricida fue la de Felipe Varela que se manifestó contrario a la destrucción de una nación próspera que llevaba adelante un proyecto autárquico. Dijo Varela: “…He aquí cuatro palabras que envuelven en un todo la verdad innegable de que la guerra contra el Paraguiai jamás ha sido guerra nacional, desde que, como se ve no es una mera reparación lo que se busca en ella, sino que, lejos de eso, los destinos de esa desgraciada República, están amenazados de ser juguete de las cavilaciones de Mitre … Las provincias argentinas, empero, no han participado jamás de estos sentimientos; por el contrario… se llevó la guerra al Paraguai: miles de ciudadanos fueron llevados atados de cada provincia, al teatro de aquella escena de sangre; ese número considerable de hombres honrados perecieron víctimas de las funestas ambiciones del general Mitre…”[5]
Las políticas antinacionales generan movimientos de reacción. Mitre envió a De la Riestra a gestionar un préstamo con la banca inglesa con el objetivo de obtener recursos cuyo destino sería disciplinar el acto de barbarie de los que se oponían a destruir Paraguay por una guerra funcional a los intereses ingleses. De la Riestra gestionó el préstamo con el que también se atendería a arrasar al Paraguay.
Mientras Felipe Varela luchaba denodadamente contra la política genocida y entreguista de los liberales del gobierno central, De la Riestra, en su despedida de Londres en 1869, recibía como obsequio un pergamino firmado por las más altas personalidades inglesas. ¡La prensa y los accionistas británicos le obsequiaban una estatua de plata del ministro Canning[6]... agradecimiento por los servicios que prestarían destruyendo el único modelo de crecimiento autárquico que existía por entonces en América latina.[7]
La línea historiográfica liberal mitrista Mayo-Caseros-(Septiembre) recordaría a los bárbaros federales como divorciados del progreso, y les recriminaría que su posición fue la que nos mantuvo aislados del mundo y lejanos de recibir los beneficios basados en el endeudamiento con el mundo civilizado… parece mentira pero, años más tarde siguen repitiendo el mismo sonsonete los herederos de Mitre.
Varela podía leer las entrelíneas del futuro y avizoraba un negro porvenir para Paraguay a causa de la alianza digitada por Inglaterra. A tal punto llegó la diplomacia inglesa que se propuso tentar a Francisco Solano López con la paz a cambio de una oferta indignante para cualquier persona de bien que Solano López desestimó de plano: si renunciaba le ofrecían trasladarlo a Europa donde lo esperaba una vida fastuosa.


EL POZO DONDE INTENTARON ESCONDER LA DIGNIDAD DE FELIPE VARELA.

Pozo de Vargas dio lugar a una manifestación supuestamente popular, que eternizarían cantando generaciones de argentinos –nativos o por adopción-. El engendro liberal musical buscó, como anticipáramos en párrafos anteriores, deslegitimar la lucha de un patriota. Exiliarlo para siempre creando, en el imaginario popular, la figura de un monstruo.
Veamos.
El aprovisionamiento de agua ha sido decisivo para la supervivencia de cualquier grupo humano.
En tiempos en que Felipe Varela recorría las provincias intentando la unificación del territorio del interior profundo de la República, debió enfrentar a las fuerzas que respondían a los intereses porteños. Avanzó hacia La Rioja y Antonino Taboada salió a enfrentarlo. En las vísperas, y para evitar víctimas y daños civiles, Felipe Varela le sugirió a Taboada que, si iban a combatir, lo hicieran alejados del centro urbano[8].
El enfrentamiento tuvo lugar en el Pozo de Vargas, fuente de agua entre Catamarca y La Rioja. Los hechos, popularmente divulgados con premeditado afán desestructurador de la memoria histórica, desvirtuando las acciones que se acomodaron a los intereses del poder hegemónico contra el cual luchaba Varela. Domingo Faustino Sarmiento sumó negativamente con sus acusaciones contra Varela, típico representante de la barbarie montonera, diciendo que acaudillaba una banda que asesinaba y robaba, destrozaba y aniquilaba provincias. Años más tarde debió rectificarse de sus dichos.[9]
Es así que la “zamba de Vargas” pone como “vencedor” a Taboada, aunque allí perdió todo el parque y la caballería a manos de una montonera mal armada pero con la fuerza de sus convicciones luchando por dar Patria. Mientras esto ocurría, un grupo de “musiqueros” acompañaban con su música la batalla.
Varela perdió allí a su compañera Dolores “la Tigra” Díaz, quien cayó capturada por los hermanos Taboada (Antonino y Manuel).
Queda pendiente la tarea de rectificación de la falacia musical maliciosamente perpetrada para enseñar la falsa historia, que como todo el mundo sabe es la madre de la falsa política.


BUENOS AIRES Y LA DIPLOMACIA INGLESA CONTRA UNA CAUSA POPULAR.

Felipe Varela sufrió la derrota militar de Paso de San Ignacio, decisiva para el control de la zona de Cuyo, en momentos en que había perdido ya el control sobre el norte, y no le quedaban posibilidades de marchar sobre Córdoba, sobre Santa Fe, ambas piezas clave para llevar el triunfo de la revolución montonera. Se lo confinaba a las provincias más pobres y carentes de recursos, tan carentes de recursos como Varela quien se había deshecho de sus bienes para poder costear las tropas que lo acompañaron en tanta patriada, y que no había sido formadas en una disciplina militar de elite, sino que marchaban a su lado detrás de sus convicciones, pobremente equipadas. En contraposición, las tropas mitristas contaban con armas modernas, producto del intercambio comercial con Gran Bretaña –que se llevaba la materia prima y a cambio nos endeudaba con tecnología de ferrocarriles y remington-. Es que Mitre se había propuesto derrotar rápidamente la revolución que amenazaba con incendiar el interior, porque comprendía que las causas verdaderamente populares que atendían a fortalecer la Nación, ganan adeptos por la contundencia de los fundamentos. Tal vez por eso la difamación de aquella zamba…
Eran momentos en que los apoyos flaqueaban, la diplomacia inglesa lograba neutralizar cualquier aliado.
En 1867, la superioridad de los ejércitos porteños hizo que Varela debiera retirarse hacia Bolivia. Él y su gente marcharon al exilio en terribles condiciones físicas: cansados, con hambre y frío, muchos murieron antes de llegar a pisar suelo de Bolivia.
Una vez al otro lado de la frontera, recompone su tropa, caballos y víveres, para volver.
Pero la traición, que siempre acecha bajo la forma de fieles seguidores, se materializa en la figura de uno de sus hombres de confianza: el Coronel Pedro Corvalán, oficial de su tropa. Traicionado, limitado en una guerra de recursos, derrotado en Salinas de Pastos Grandes (1869) y con una enfermedad que pronto se cobraría su vida, asume un exilio del que ya no podrá volver en vida.
Partió a Copiapó (Chile) mientras que, desde Buenos Aires se lo seguía tildando de bandido, facineroso y asesino. Pasaba miserias, había vendido todos sus bienes y dedicado todo su tiempo aun a costa de descuidar su salud, porque había elegido un proyecto de país de argentinos y argentinas, contra un país arrodillado frente al imperio inglés y un proyecto superador de Unión Americana.


LA BATALLA DIFÍCIL: EL EXILIO

En ese mismo año, aun enfermo y con todas las limitaciones, Varela se prepara para volver desde Copiapó.
Félix Frías, por entonces cumpliendo tareas diplomáticas en Chile, apuró un tratado de extradición con Chile para poder llevar a Felipe Varela a las cárceles argentinas. Ni un minuto dejan de vigilar sus movimientos minuciosamente. La correspondencia de Varela era violada sistemáticamente a fin de mantener informado al por entonces Presidente, Domingo Faustino Sarmiento.
El gobierno de Chile, contrariando los deseos de Buenos Aires, declaró que los asilados no eran considerados delincuentes comunes como pretendían los porteños, y le dieron la condición de asilado político.
Finalmente, el tratado pergeñado por Frías no pudo aplicarse.
Mientras tanto Varela se enfrentaba a una nueva batalla, difícil y cruel: contra la muerte. A los pocos meses, el 4 de junio de 1870,.moría en una situación de extrema indigencia. No había podido ni siquiera enviar ayuda a su familia que lo esperaba en Guandacol (La Rioja). Se lo siguió vigilando aun en los momentos finales de su vida. Hasta en la muerte lo vieron como un gran peligro.
El 8 de junio se efectuó su entierro en el cementerio de Tierra Amarilla, humilde pueblito del departamento de Copiapó. Una modesta sepultura fue su última morada que pagaron los pobladores del lugar.


OTRO TRIUNFO DEL PLAN BRITÁNICO OPERADO POR LAS OLIGARQUÍAS CIPAYAS

El plan británico de dividir a Hispanoamérica en muchas “republiquetas” opuestas y enfrentadas entre sí, monoproductoras de materias primas necesarias para los países centrales (luego se estructuró el concepto de las “ventajas comparativas” para reforzar la idea de que no era bueno industrializarse si uno había nacido para agroexportador con lo cual se consolidaba y profundizaba la dependencia de los centros industrializados que eran, a la vez, centros de poder económico-financiero).
Ya habían logrado, entre otros triunfos sobre América, que Paraguay, una vez derrotado con la utilización de la mano de obra local liderada por Bartolomé Mitre, quedara sepultado en la miseria y la sumisión total. Paraguay debió contratar empréstitos con la casa Baring, la misma con la que Rivadavia nos ató a una deuda en 1824 y que se terminó de pagar a comienzos del siglo XX por siete veces y medio su valor. Además, Bolivia, luego de la guerra por la que Chile se deglutió el territorio que le significaba una salida al mar indispensable para la salida comercial, quedaba aislada. A kilómetros de allí, México perdía la mitad de su territorio a manos de los Estados Unidos. Uruguay ya había sufrido la cirugía post bélica por la que su clase mandante consintió en separarse de su territorio madre, lograr una independencia artificial para convertirse en estado “tapón” afín a los intereses geopolíticos de Brasil-Inglaterra.
Mientras tanto Buenos Aires generosamente había abierto las puertas a los designios del comercio inglés, ocasionando nefastas consecuencias para las provincias.
La dependencia se instalaba a pasos que aseguraban el campo de inversiones británicas en ferrocarriles, telégrafo, bancos, tecnología. Llegaba “el progreso” contrarrestando a “la barbarie”. El progreso de los Remington contra el proyecto federal se completaría en 1880 con la campaña del Gral. Julio A. Roca.
La zonzera madre de todas las zonzeras que décadas mas tarde quedaría tan claramente explicada por Arturo Jauretche: civilización o barbarie.

FELIPE VARELA: UN PATRIOTA.

Decía aquél patriota: “Tal ha sido pues mi campaña, tales mis marchas en la guerra que ha hecho el tirano de mi patria … los que no han conocido (la proclama[10]) han encontrado siempre a mis soldados muertos en el campo de batalla, publicando su lema político en un cintillo molduré sobre su frente. Ese cintillo dice: ¡Federación o Muerte, Viva la UniónAmericana. Abajo los Negreros traidores a la Patria!”.
La palabra Federación cobraba en ese contexto una significación especial pues remitía a una idea opuesta a la del centralismo que pertinazmente hundía al país en la profunda dependencia económica. Para sostener estas ideas se sembraban las zonceras tales como “tenemos que dejar de estar aislados del mundo civilizado”.
Estigma secular de las clases dominantes, cipayas al servicio de intereses ajenos, siempre atentas a parecerse al afuera en lugar de entender el país y trabajar para levantarlo desde adentro.
Les decía Varela: “He dado cuenta de mis actos políticos, de los motivos que me impulsaron a empuñar la espada contra el tirano de mi patria, y de las razones que me dispusieron a abandonar el campo, entrando a asilarme en Bolivia. Ahora pido a la la jenerosidad (SIC) de los pueblos americanos, la severidad de su fallo sobre todos mis procedimientos. Con conciencia tranquila lo aguardo, porque jamás he obrado de mala fe, no pesa en mi conciencia una sola razón, ni liviana, porque pueda yo arrepentirme. Muy lejos de eso, siempre que la muerte quiera ayudarme, siempre que el cielo quiera protejerme (SIC), combatiré hasta derramar mi última gota de sangre por mi bandera y los principios que ella ha simbolizado, no arredrándome en manera alguna las detracciones de mis enemigos, porque el mundo republicano me hará siempre justicia”[11].
Los restos del Coronel Felipe Varela fueron repatriados durante la presidencia de Domingo Faustino Sarmiento.
En junio de 2012 la Presidenta Cristina Fernández de Kirchner ordenó el ascenso post-mortem de Varela al grado de general de la Nación. Como parte de la batalla cultural se devolvía la dimensión humana de este verdadero patriota.
Felipe Varela era hijo del caudillo federal, Javier Varela y de Doña Isabel Rearte. Había nacido en Catamarca en el año 1821.[12]
Fijó su residencia en Guandacol, pueblito riojano sobre la precordillera de los Andes. Allí formó su hogar y en razón de sus actividades conoció la región y tomó contacto con la realidad de sus habitantes.
Sus planteos dignos lo enfrentaron con las autoridades de Buenos Aires.
En su Manifiesto acusó a Bartolomé Mitre de enlodar la bandera argentina al participar de la guerra fratricida contra Paraguay, y de comprometer los destinos del país al endeudarlo en millones con la banca inglesa.
Aún más, dejó en claro que Mitre había usurpado el cargo de Presidente que surgió de un acuerdo de circunstancias que lo puso como “encargado del poder Ejecutivo” hasta tanto se convocó a elecciones nacionales en las cuales el candidato Mitre terminó elegido. De él dijo que. “…desde que aquel, usurpó el gobierno de la Nación, el monopolio de los tesoros públicos y la absorción de las rentas provinciales vinieron a ser el patrimonio de los porteños, condenando al provinciano a cederles hasta el pan que reservara para sus hijos. Ser porteño, es ser ciudadano exclusivista; y ser provinciano, es ser mendigo sin patria, sin libertad, sin derechos. Esta es la política del Gobierno Mitre….”
Queda pendiente aun la tarea de erradicar la falsa imagen que durante décadas se echó a rodar alimentando el imaginario social a través de una composición musical que llegó a todos los puntos del país, y profundizar desde las aulas cuál fue la tarea que cumplieron patriotas como Felipe Varela.
La “contrazamba” que lo reivindica,lamentablemente es una pieza que requiere más difusión


Manifiesto del General Felipe Varela a los Pueblos Americanos  
Proclamación:
¡ARGENTINOS! El hermoso y brillante pabellón que San Martín, Alvear y Urquiza llevaron altivamente en cien combates, haciéndolo tremolar con toda gloria en las tres más grandes epopeyas que nuestra patria atravesó incólume, ha sido vilmente enlodado por el General Mitre, gobernador de Buenos Aires. La más bella y perfecta Carta Constitucional democrática republicana federal, que los valientes entrerrianos dieron a costa de su sangre preciosa, venciendo en Caseros al centralismo odioso de los espurios hijos de la culta Buenos Aires, ha sido violada y mutilada desde el año sesenta y uno hasta hoy, por Mitre y su círculo de esbirros. El Pabellón de Mayo que radiante de gloria flameó victorioso desde los Andes hasta Ayacucho, y que en la desgraciada jornada de Pavón cayó fatalmente en las ineptas y febrinas manos del caudillo Mitre -orgullosa autonomía política del partido rebelde- ha sido cobardemente arrastrado por los fangales de Estero Bellaco, Tuyuti, Curuzú y Curupaití. Nuestra Nación, tan feliz en antecedentes, tan grande en poder, tan rica en porvenir, tan engalanada en glorias, ha sido humillada como una esclava, quedando empeñada en más de cien millones de fuertes, y comprometido su alto nombre a la vez que sus grandes destinos por el bárbaro capricho de aquel mismo porteño, que después de la derrota de Cepeda, lacrimando juró respetarla. COMPATRIOTAS: desde que aquel, usurpó el gobierno de la Nación, el monopolio de los tesoros públicos y la absorción de las rentas provinciales vinieron a ser el patrimonio de los porteños, condenando al provinciano a cederles hasta el pan que reservara para sus hijos. Ser porteño, es ser ciudadano exclusivista; y ser provinciano, es ser mendigo sin patria, sin libertad, sin derechos. Esta es la política del Gobierno Mitre. Tal es el odio que aquellos fratricidas tienen a los provincianos, que muchos de nuestros pueblos han sido desolados, saqueados y guillotinados por los aleves puñales de los degolladores de oficio, Sarmiento, Sandez, Paunero, Campos, Irrazábal y otros varios oficiales dignos de Mitre. Empero, basta de víctimas inmoladas al capricho de mandones sin ley, sin corazón y sin conciencia. Cincuenta mil víctimas hermanas, sacrificadas sin causa justificable, dan testimonio flagrante de la triste o insoportable situación que atravesamos, y que es tiempo ya de contener. ¡VALIENTES ENTRERRIANOS! Vuestros hermanos de causa en las demás provincias, os saludan en marcha al campo de la gloria, donde os esperan. Vuestro ilustre jefe y compañero de armas el magnánimo Capitán General Urquiza, os acompañará y bajo sus órdenes venceremos todos una vez más a los enemigos de la causa nacional. A él y a vosotros obliga concluir la grande obra que principiasteis en Caseros, de cuya memorable jornada surgió nuestra redención política, consignada en las páginas de nuestra hermosa Constitución que en aquel campo de honor escribisteis con vuestra sangre. ¡ARGENTINOS TODOS! ¡Llegó el día de mejor porvenir para la Patria! A vosotros cumple ahora el noble esfuerzo de levantar del suelo ensangrentado el Pabellón de Belgrano, para enarbolarlo gloriosamente sobre las cabezas de nuestros liberticidas enemigos! COMPATRIOTAS: ¡A LAS ARMAS! ¡Es el grito que se arranca del corazón de todos los buenos argentinos! ¡ABAJO los infractores de la ley! Abajo los traidores a la Patria! Abajo los mercaderes de Cruces en la Uruguayana, a precio de oro, de lágrimas y de sangre Argentina y Oriental! ¡ATRÁS los usurpadores de las rentas y derechos de las provincias en beneficio de un pueblo vano, déspota e indolente! ¡SOLDADOS FEDERALES! nuestro programa es la práctica estricta de la Constitución jurada, el orden común, la paz y la amistad con el Paraguay, y la unión con las demás Repúblicas Americanas. ¡¡Ay de aquel que infrinja este programa!! ¡COMPATRIOTAS NACIONALISTAS! el campo de la lid nos mostrará al enemigo; allá os invita a recoger los laureles del triunfo o la muerte, vuestro jefe y amigo. FELIPE VARELA Campamento en marcha, Diciembre 6 de 1866


Notas:

[1] La nota original fue publicada por mí en el Diario Tribuna de Burzaco, el 24 de octubre de 1993 con el título “El Exilio de Felipe Varela”.
[2] "Se nos habla de gauchos... La lucha ha dado cuenta de ellos, de toda esa chusma de haraganes. No trate de economizar sangre de gauchos. Este es un abono que es preciso hacer útil al país. La sangre de esta chusma criolla incivil, bárbara y ruda, es lo único que tienen de seres humanos". Carta de Sarmiento a Mitre del 20/09/1861.
[3] Simón Bolívar.
[4] Arturo Jauretche. Libros yAlpargatas, Civilizados o Bárbaros. Buenos Aires, Los Nacionales Editores, 1983.
[5] Felipe Varela. Manifiesto, Potosí enero 1 de 1868
[6] Esta estatua había sido ubicada en una zona próxima a la Torre de los Ingleses. En 1982 un grupo de jóvenes la tiraron al Río de la Plata en medio de las manifestaciones relacionadas con la Guerra de Malvinas.
[7] http://www.pagina12.com.ar/diario/economia/2-221156-2013-05-30.html
[8] Hizo lo mismo cuando le presentaron batalla en la provincia de Salta y se levantaron barricadas en las principales calles de la ciudad preparados para resistir, azuzados por el mito de la crueldad de Varela, esparcido con tesón por los liberales. Varela los invitó a pelear fuera de la ciudad, para que ésta no sufriera los efectos de una lucha callejera. Pero los salteños lo rechazaron.
[9] Félix Luna. Los caudillos.
[10] Publicada completa al final de esta nota.
[11] Felipe Varela, Manifiesto, op.cit.
[12] Hay quienes ubican el año de su nacimiento en 1819.
Publicar un comentario