Seguidores

19 de enero de 2013

HISTORIAS PERONISTAS

PACO URONDO CUMPLE 83 AÑOS


*Por José Luis Ponsico


El 7 de junio del´71 Rodolfo Walsh ya era famoso como escritor y militante político enrolado en la "izquierda peronista" desde su compromiso con la CGT de los Argentinos, conducida por el gráfico Raimundo Ongaro el´68. Así, llegó a Mar del Plata para la charla por Día del Periodista.

Otro intelectual importante en los albores de los´70 era Francisco Paco Urondo, nacido en Santa Fe, 10 de enero de 1930 -hoy cumpliría 83 años- perteneciente a la corriente de los escritores como Walsh, aunque dedicado a la poesía como Juan Gelman.

En un salón céntrico donde no había más de 100 personas, invierno marplatense con presos políticos, Rodolfo elogió a sus colegas como hombre de letras y también por el rol político que cumplían. Una curiosidad: no era común poetas que estuvieran de acuerdo con la lucha armada de los pueblos.

Amílcar González, secretario general del Sindicato de Prensa Mar del Plata, periodista y co fundador del Peronismo de Base en la ciudad balnearia, subrayó en auditorio del Club Racing, allá, la calidad humana del invitado -antes hubo una reseña sobre la obra del autor de "Operación Masacre"- y relató una intimidad.

"Cuando lo llamé a Rodolfo -dijo González, corresponsal del diario "La Opinión" en Mar del Plata y uno de los brillantes redactores del diario "La Capital", local- para formular la invitación le dije que le mandábamos el pasaje de avión. Walsh debía ir y volver en el día por sus cosas A lo cuál obtuve esta respuesta", abundó.

"Amílcar -respondió Walsh- el sindicato de ustedes es pequeño, sé que todo los hacen a pulmón ni tienen licencias gremiales. Dejá ... me voy en El Cóndor, una luz azul en el camino... " refirió Amílcar al tiempo que invocaba la publicidad de la compañía de larga distancia en el´71.

Walsh llegó a la mañana. Viajó de noche. Tomó café con varios integrantes del gremio de Prensa, entre ellos el autor de éstas líneas -un cronista con 23 años por entonces- y tras una ronda de prensa con periodistas locales más tarde se presentó en la charla prevista.

Se vivía la dictadura de Roberto Levingston, tras caída de Juan Carlos Onganía. En tanto el hombre fuerte del Ejército era Alejandro Lanusse. En Mar del Plata manifestaciones callejeras por estudiantes universitarios detenidos en una jornada de protesta.

Las personalidades de Francisco Urondo y Juan Gelman se conocieron, en detalles, por relato de Walsh aludiendo "al valioso compromiso militante de intelectuales ante hastío del pueblo por sucesión de regímenes militares", dijo el escritor de "¿ Quién mató a Rosendo ?" comparado con Truman Capote por el poco conocido estilo de crónica novelada. En los márgenes de la literatura política.

Urondo ya había sido un destacado hombre de la cultura en Santa Fe. Como periodista "Paco" había escrito para "Primera Plana" de en tiempos que otros jóvenes intelectuales, de distinto signo político e ideológico, se hacían conocidos. Entre otros, Tomás Eloy Martínez y Mariano Grondona.

En el´73 Paco ocupaba un cargo en la Universidad santafesina, área de cultura -director de Arte- al tiempo que ya había escrito "La patria fusilada", relato descarnado sobre la masacre de Trelew el 22 de agosto del´72. No es común que los elogios se conozcan, en público, entre personas que sobresalen en un mismo ámbito.

Hace 41 años Rodolfo Walsh hablaba con admiración de "Paco" Urondo. Del que Juan Gelman, poeta contemporáneo, escribió: "Es uno de los poetas en lengua castellana que destaca mayor valor y lucidez" sobre el poeta que se enroló en Montoneros tras escribir varios libros desde 1956 ("HIstoria antigua"), luego "Breves" (1959), "Lugares" (1961), "Nombres" (1963) y "Del otro lado" (1967)

Ninguno de ellos, tampoco el resto de la sociedad, desde las veinte bombas (16/6/55) que cayeron sobre Plaza de Mayo, un martes al mediodía, en la antesala de la llamada "Revolución Libertadora", imaginaba que una generación de estudiantes, obreros y hasta académicos empuñaría armas para poner fin a las dictaduras.

Tampoco el costo de la tragedia. En junio del´76 Paco Urondo iba con su compañera e hijita de ambos, radicados en Mendoza, cuando fueron rodeados por fuerzas militares de la represión genocida y tras propiciar la huída de ellas, se dejó morir sabiendo que sería secuestrado y torturado.

El autor es periodista de la agencia Télam. En 1976 despedido de sus trabajos como periodista marplatense y luego allanado su domicilio, para finalmente salir de su ciudad. En 1984 con la normalización del gremio de Prensa, en Capital Federal, secretario gremial del Sindicato.
Publicar un comentario