Seguidores

8 de octubre de 2012

¿DE PREFECTOS Y GENDARMES ?....¿O DESDE BAMBALINAS?

*Por Pedro Valci


Los reclamos salariales son siempre justos y además sin ninguna duda esos salarios son los motores de la economía, que gracias a la presidencia de Néstor Kirchner y hoy de la compañera Cristina Fernández, se han recuperado las Convenciones Colectivas y en forma paulatina se vienen subsanando las injusticias de los gobiernos anteriores, me refiero a los del periodo democrático desde 1983. Esto es así en el mundo de los trabajadores tanto estatales como privados.

Un blanqueo de salario es en primera instancia, desde el punto que se aplique una quita importante que se ve superada en los aguinaldos y en los salarios a percibir en el momento de los retiros y obviamente en los adicionales como las horas extraordinarias, hasta acá es lo que llamamos de manual. Pero es importante ver con detenimiento ese punto de blanqueo, en lo referente al impacto de lo que se llama salario de bolsillo. Por tal razón se han realizado paulatinamente, ya  que de eso se trata la convención,  que es ni más ni menos que convenios colectivos con presupuestos.

En la estampida que estamos observando, hoy con estas dos fuerzas, se pone en evidencia que el propio Estado tiene trabajadores en NEGRO, y tercerizados, no menos cierto es que este Gobierno, más allá de los errores de este decreto, actúa de inmediato ante el reclamo y procede a rever no solo la medida, sino también a investigar la problemática de las llamadas “fuerzas”, que  no es simple desde el momento que pesa sobre esos compatriotas la injusta “cadena de mandos”. Dos aspectos raros que me surgen, son en primer lugar cuando una dependencia estatal es puesta a una manda judicial, esta tiene la obligación de apelarla, en este caso no se si se realizo, en segundo lugar ¿ como los funcionarios que dieron curso a la manda no analizaron el impacto negativo? y si lo hicieron ¿dónde consta su advertencia a la máxima autoridad?.

Otra mirada que surge, es que estos hombres y mujeres que han elegido esta profesión de alto riesgo no son valorados, porque no solo se compran sus vestimentas e insignias sino que en muchos casos hasta sus balas, más allá de que como en toda pirámide hay escalones no solo de responsabilidad sino de salarios, y donde el ideal porcentaje 4x1, no existe. Pero este gobierno no solo retrotrae la medida sino que como siempre va al fondo de la cuestión y se pone a trabajar de inmediato en todos sus aspectos del conflicto, parece lerdo ó a destiempo, ¿pero que pasaba con estos mismos trabajadores en la Dictadura?, hemos visto en la Argentina muchos acuartelamientos algunos hasta sangrientos, jamás solucionados y en todos los casos reprimidos.

Las crisis no dejan de ser grandes oportunidades para destapar las miserias, ahora no hemos visto en las otras oportunidades DIALOGO ni voluntad política para no reprimir y mas que eso, para escuchar y poner en claro las situaciones reclamadas. Es cierto también que una manifestación de obreros es mas digerible que una manifestación de uniformados, ya que todos hemos padecidos la acción de estos últimos,  y sino revisen la historia.

También esta crisis es una oportunidad para modificar el sistema salarial de los uniformados, que tienen los mismo derechos que todos, pero que en ese aspecto están regidos por normas no solo fascistas, sino que de ninguna manera responden a la JUSTICIA SOCIAL, y donde la asimetría es violenta entre la jerarquía y los subordinados en el aspecto salarial. En esta Argentina se puede debatir y se puede conciliar, más allá del ataque de los medios hegemónicos, que han aprovechado esta situación para alertar a la sociedad y para sostener a una mediocre clase política opositora que vive de las migas, siendo que ellos cuando fueron gobierno no solo no repararon estas situaciones, sino que las reprimieron.

 El lema de la masa:  “la fuerza unida jamás será vencida” no es un eslogan zonzo, si se lo escucha y si se lo analiza, a prima facie tampoco es casual y menos con uniformados, prueba de esta teoría es que aun cuando se dijo oficialmente que la medida se retrotraía a revisión, y donde además se esta trabajando en tiempo récord hasta con cambio de cúpulas, el conflicto se sostuvo por más 40 horas, . Estimo que en otro ámbito hay contagio y vamos a tener sorpresas.

No es la primera vez que ante un legitimo reclamo, se montan operaciones desestabilizadores, prueba de ello son los carteles que se están viendo en esta revuelta y donde los llamados “hombres de la fuerza” están siendo utilizados como ariete, sino ¿cómo se entienden las aclaraciones constantes de sus oradores?, a estas horas ellos han perdido el mando y son conducidos por un canal de televisión y una minoría de políticos golpistas.

Si se le ha concedido lo pedido, si se esta dialogando y se esta investigando la operación terrorista que los llevo a la calle a que mandos responden que no sean los naturales. Una fuerza masificada no puede ser depositaria del mandato constitucional y mucho menos si no advierte que esta siendo cooptada por una maniobra que se ha puesto de manifiesto desde los medios.

Esta crisis va a dar muchas aristas para revisar, no se han pintado la cara, aunque la metodología es la misma, lo que demuestra que su legitimo derecho es la excusa para una operación que si madurara va a ir por ellos y no le va a permitir este tipo de manifestaciones, sino que se pregunten si estos pedidos se los pudieron hacer al proceso y algunos gobiernos democráticos, que han mandado hoy a sus soldados a los medios como defensores a ultranza de los uniformados. Ahora son elocuentes conocedores de la problemática ¿porque nunca lo llevaron como proyecto a las cámaras?
Publicar un comentario