Seguidores

1 de mayo de 2011

NUCLEAR

En un laboratorio científico se produjo un accidente




la ruptura de un vaso de precipitado produjo rajaduras


en la pared de contención


los anónimos caminantes de la vereda del sol


murieron por contaminación radioactiva


mientras


los otros escuchaban azorados al emperador


que decía:


"Qué triste infortunio... ojala todo se arregle..."



Nada de lo que puse me sirvió


se supone que tengo que mostrar buenas costumbres


ser tolerante


hablar de algo demorando hacerlo de lo otro


nunca lo atómico habló con más penetración


de lo que no habla


la historia es siempre una y la misma


y el vaso de precipitado conoce lo no mostrado


aunque Buda me diga lo contrario



Juan Disante - Buenos Aires

:www.juandisante@blogspot.com
Publicar un comentario