Seguidores

17 de octubre de 2010

EL 17 DE OCTUBRE DE 1945

*Por Diego Carbone


LEOPOLDO MARECHAL

 ESTAMOS EN LAS VISPERAS DE UN NUEVO FESTEJO CONMEMORATIVO DE LA MÁS GRANDE EPOPEYA DEL PUEBLO ARGENTINO, EL "17 de OCTUBRE de 1945, EL DIA DE LA LEALTAD...!!! Y EMPEZAMOS A CONTAR LA HISTORIA EN LA PALABRA DE LOS GRANDES PROTAGONISTAS, DEL HECHO.
HOY: LEOPOLDO MARECHAL (1900 - 1970), nos cuenta sus vivencias.

"Desde el centro, un rumor... Era muy de mañana y yo acababa de ponerle a mi mujer una inyección de morfina (sus dolores lo hacián necesario cada tres horas). El coronel Perón había sido traído ya desde Martín Garcia. Mi domicilio era este mismo departamento de la calle Rivadavia. De pronto nos llego desde el oeste un rumor como de multitudes que avanzaban gritando y cantando por la calle Rivadavía. el rumor fue creciendo y agigantándose, hasta que reconocí primero la música de una canción popular y enseguida, su letra:

"Yo te dare...!!!
te daré, Patria hermosa,
te daré una cosa,
una cosa que empieza con P...
PERON...!!!"

Y aquel "Perón" resonaba periodicamente como un cañonazo. Me vesti apresuradamente, bajé a la calle y me uní a la multitud que avanzaba rumbo a la Plaza de Mayo. Vi, reconocí y amé los miles de rostros que la integraban, no había rencor en ellos, sino la alegría de salir a la visibilidad en reclamo de su lider. Era la Argentina "invisible" que algunos habían anunciado literariamente, sin conocer ni amar sus millones de caras concretas, y que no bien las conocieron les dieron la espalda.
Desde aquellas horas me hice Peronista. Los tabajadores, aquellos protagonistas, sabían que todo lo que habían conseguido se lo debíal al General, y en una situación como la que se vivía no lo podían dejar solo."

(Palabras con Leopoldo Marechal por Alfredo Andrés,(1968) Extraido del libro "La jornada del 17 de Octubre" compilado por Fermín Chavez)


MARECHAL y su infaltable pipa.


AL 17 DE OCTUBRE

Era el pueblo de Mayo quien sufría
no ya el rigor de un odio forastero
sino la vergonzoza tiranía
del olvido, la incuría y el dinero.

El mismo pueblo que ganára un día
su libertad al filo del acero
tanteaba el porvenir, y en su agonía
le hablaban solo el Rio y el Pampero.

De pronto alzó la frente y se hizo rayo
(¡Era en Octubre y parecía Mayo...!
y conquistó las nuevas primaveras,
el mismo pueblo y fue otra victoria.
Y como ayer, enamoró a la Gloria.
¡Y Juan y Eva Perón fueron banderas...!

Perón y su Pueblo
El 17 de octubre del 45
Publicar un comentario