Seguidores

24 de octubre de 2010

9 - 10 - 11

(*) ARTEMIO LOPEZ 


Finalmente el bochornoso dominio de la telepolítica y su fiasco de la conspiración tras el asesinato de Mariano Ferreyra ha colapsado a manos de la justicia, como era de esperar. La lección que queda es sencilla.

La construcción política domina la escena por sobre el márketing televisvo. Difícilmente se logre algo más que derrotas y descrédito sujetos al discurso de espectáculo televisivo.

Adiocinalmente la creciente soledad política será el correlato de esta estrategia fallida, que sin embargo debemos evitar impacte sobre el gobierno de Cristina y sus aliados especialente la CGT y quede reducida a lo que es: Una maniobra elemental producto de arribismo político berreta e intereses comerciales de almacén de ramos generales , priorizados por sobre la defensa del gobierno nacional, el proyecto iniciado en el año 2003 y la construcción de una alternativa exitosa, de cara a las elecciones del año 2011.

Analicemos la debacle de este dominio del discurso y método telepolítico y la tesis central de esta mirada "la recuperación de los segmentos medios". El supuesto responsable "intelectual" de la muerte de Mariano para la telepolítca, Eduardo Duhalde "mide mal" entre la clase media a conquistar , es evidente. No tiene buena imágen y sí que lo merece.

Sin embargo, ay! en política compleja NO se puede con este dato elemental, sencillo, típico de la patria encuestadora , darle forma a la maniobra compleja de adjudicarle al ajedrecista de Lomas de Zamora la autoría de todo lo malo que acontece y así justificar cualquier bazofia, menos un asesinato tremendo. Mal hecho, muy mal, a garpar.

Lamentablemente, en política, en la vida en general, lo único inevitable es asumir las cosecuencias de los actos, y la telepolítica deberá enfrentarlos. Nada grave, reglas de juego, simplemente respetar lo que marca el tablero. Lo veremos pronto.

La oposición dirán los compañeros y compañeras? La oposición no existe y da hándicap suficiente para aún con estos severos errores conceptuales , se pueda corregir el curso de acción . Sin embargo en el mediano plazo, la banalidad de los opositores, su inacpacidad manifiesta no solucionará ningún problema de los que aquí se plantean respecto a la estrategia oficial.

No somos la mierda oficialista, somos , debemos ser aún, un proyecto de base peronista (Viva Perón!), que intenta la transformación social en orden a mayores niveles de justicia y equidad.Un proyecto político de masas, complejo y muy amplio, para la Argentina de cara al siglo XXI.

Publicar un comentario