Seguidores

26 de septiembre de 2010

EL GOBIERNO NO ME OFRECIÓ PLATA



(*) Hernan Cocchi


La viuda de Graiver desmintió las acusaciones del presidente del directorio de La Nación, Julio Saguier, sobre un supuesto pago de 2 millones de dólares que habría recibido para contar la historia de la apropiación de Papel Prensa. Anticipó que acudirá a la justicia. 
 


Ni el gobierno me ofreció plata, ni Julio Saguier me ofreció plata, ni yo le pedí plata”, dijo Lidia Papaleo a Tiempo Argentino, al ser consultada sobre los dichos del dueño de La Nación, quien declaró que el Poder Ejecutivo le pagó 2 millones de dólares para que cuente la historia sobre la apropiación de las acciones de Papel Prensa durante la dictadura. La viuda de David Graiver confirmó que se reunió con el empresario porque él quería conocer su versión del traspaso accionario. Además, anticipó que recurrirá a la justicia y reiteró que ahora cuenta toda la verdad porque siente que su vida no corre peligro. “Sólo me voy a sentir libre el día en que la justicia dictamine por Papel Prensa y los representantes de esa injusticia vayan presos”, reflexionó.

–¿Usted se reunió con Julio Saguier?


–Sí. La reunión la convocó él en la Asamblea de Papel Prensa (del 20 de mayo pasado).



Yo estaba con el licenciado (Guillermo) Moreno y (Saguier) me pidió mi teléfono celular. Luego me llamó y me pidió de vernos, y nos encontramos a la mañana en el Hotel Alvear.

–¿Cuál era el tema del que quería hablar?


–Él alegaba que cuando sucedió lo de Papel Prensa era muy joven y no sabía cómo había sido y que quería escuchar mi versión. Anteriormente, ya me había hecho llamar por Magdalena Ruiz Guiñazú para conseguir la entrevista con estas mismas palabras. Yo nunca había dado entrevistas y tampoco quería darle una a él –a pesar de que no es periodista, sino el dueño de un medio–, porque consideraba que era totalmente inútil hablar con gente que representaba a los medios, específicamente a esos medios que son Papel Prensa. Tampoco pienso entrar ahora a polemizar en los medios con un señor que es dueño de un diario. Doy esta entrevista, la única, porque Tiempo Argentino fue muy respetuoso de mi versión. No voy a hablar más, porque todos sabemos los intereses que hay detrás de esto. La charla, insisto, se hizo. Él habló de toda esta situación, y me dijo que le explicara: le expliqué. Conversamos bastante prolongado, inclusive hablamos de su estado de salud. Me dijo que se tenía que operar de próstata, que después de la reunión vería a su médico. La casualidad fue que compartíamos médico clínico. Hablamos de cosas de todos los días.


–¿Hablaron del gobierno?


–Sí. Él daba una versión muy poco real para mi visión del gobierno. Daba una imagen del gobierno que no coincidía con la mía. Frente a eso, le dije mi opinión y le pregunté cómo explicaba si el gobierno era tan malo. Hablaba muy peyorativamente de la presidenta. Incluso le planteé los logros –como mujer– de la presidenta y los logros que tenía con su propia familia. Le di el ejemplo de que los hijos de la presidenta, ella y su esposo jamás dieron una imagen de conflictos familiares. Aunque los puedan tener, nunca han trascendido. Y eso me parece que como mujer y argentina, cuando tenemos a muchos presidentes con serios conflictos, me parece que eso habla de quién es Cristina Fernández. A mí, como psicóloga familiar, me parece fundamental eso. Ella es absolutamente confiable. Como profesional y como mujer, estuve frente a una persona en las entrevistas que tuve, en lo que leo y en lo que escucho, una imagen sólida de una persona que tiene muy decidido su camino. Todo lo que ella me dijo a mí a solas es exactamente lo que está haciendo, y se lo dije a Saguier. Nunca se movió. Le recordé que nunca he militado en política. Yo elegí la psicología porque creí que el cambio de la humanidad iba a venir por la psicología. Hoy no pienso lo mismo. Y eso fue fundamental durante mi tortura y mis años de cárcel. Mis principios como persona y como profesional y la familia me ayudaron a tener toda esta entereza que he tenido y que tuve.


–Saguier dice que usted le confesó que el gobierno le ofreció dinero para contar su verdad sobre Papel Prensa.


–El gobierno jamás me ofreció dinero. Y no sólo eso. En la primera entrevista a la que concurrí con mi hermano Osvaldo (Papaleo) a la Secretaría de Comercio Interior, el licenciado Moreno me dijo que ni esa secretaría ni el gobierno le iba a dar plata a nadie. Que el tema Papel Prensa es una cuestión que ellos habían encarado y que la van a seguir, declarara yo o no declarara.



–¿Por qué cree que Saguier sale ahora a decir esto?

–Como ustedes publicaron, yo declaré cuando estuve secuestrada y desaparecida ante el general (Oscar) Gallino, y el tema era Papel Prensa. Está publicado, escrito. Yo no necesito, por suerte, más que que se lea lo que yo declaré en todos mis testimonios. Bajo tortura, con Gallino, las siguientes veces, ante el Consejo de Guerra, yo he tenido una coherencia, y no es casualidad. Uno no se puede equivocar cuando dice la verdad, porque la verdad no tiene tres o cuatro patas. La verdad es una. No te podés equivocar. Nadie tiene que ensayar. Me parece gravísimo lo de Saguier. Me parece muy grave para su honra como persona y me parece grave jurídicamente. Voy a tomar las medidas que me indiquen mis abogados, porque vamos a tomar medidas judiciales.


–Me permito ponerme en abogado del Diablo. Es su palabra contra la de Saguier, ¿cómo se resuelve en Tribunales?


–Lo tendrá que decidir el juez. Si el señor Saguier acepta hablar en la justicia... No sé cuáles son los pasos normales para esta situación, pero se hará. Yo llegué hoy de afuera. Acabo de llegar. Este camino mío no se corta. Yo ya dije mi verdad. Estoy haciendo esto porque estoy absolutamente convencida de que es necesario para el país. Es la primera vez en 34 años que tenemos la garantía de la justicia y de un gobierno. Me parece absurdo que me pregunten por qué ahora. ¿Por qué ahora? Porque no me matan. ¿Cuál es la pregunta? El encargado del edificio, el verdulero me dicen: “qué suerte que ahora sí puede hablar”. No hay que pensar mucho. Me parece alarmante la falta de veracidad. No me extraña de los medios que él representa. Yo conocía a la mamá y al papá del señor Saguier, y me parecían personas de bien. Yo se lo dije, le conté de cuando vi a su padre, inclusive estando enfermo, y él me dijo que estaba hablando conmigo porque era una buena persona. Entonces, me llama la atención esta falta de hombría de él. No lo puedo entender.


–¿En algún momento pensó que La Nación era diferente de Clarín?


–No. Siempre pensé que ellos eran acólitos de Clarín, de Héctor Magnetto, y que seguramente no tuvieron muchas oportunidades de elegir el camino. Estaban en un camino que eligió Mitre, pero no los hermanos Saguier. Porque nadie que trabaje con Magnetto tiene posibilidades, porque él es mayoría, incluso legal. No tienen oportunidades de pensar distinto. Por eso también lo vi. Porque era una oportunidad de darle una versión a una persona que quería escucharla porque no la conocía, porque no había estado, porque era joven. Es lo que me dijo la señora Ruiz Guiñazú, y él mismo el día de Papel Prensa. Entonces, creo que no era verdad por lo que salió publicado.


–¿La sorprendieron los dichos de Saguier?


–No me quedo asombrada para nada, pero me da mucha pena que haya gente que siga apostando a la mentira. Que el dinero sea más importante que la vida de uno. Porque la vida de uno está basada en los principios, en la dignidad. Si perdés eso, no sos nadie. Yo no puedo entender que haya opción. Nunca la hubo. Insisto: ni el gobierno me ofreció plata, ni Saguier me ofreció plata, ni yo le pedí plata. Yo sigo viviendo de la misma manera que vivía y sigo teniendo los mismos principios que tuve todos estos años. Estoy absolutamente comprometida por que se haga justicia en Papel Prensa y que pase a pertenecer a quienes tiene que pertenecer. Yo no tengo interés en transformarme en empresaria. A mí me importan los seres que quiero y la vida que hago. Yo trabajo, soy feliz con mi vida y mi trabajo. Lo que importa apasionadamente ahora es esta oportunidad que me da el gobierno y que es llegar a la verdad.


–¿Qué cambió desde que reapareció el tema Papel Prensa?


–Sólo me voy a sentir libre el día en que se sepa la verdad de Papel Prensa y la justicia dictamine por Papel Prensa y los representantes de esa injusticia vayan presos.<
Publicar un comentario