Seguidores

13 de junio de 2010

DESCLONACION DEL MENEMISMO PÓSTUMO



(*) Orlando Barone


Clonar y desclonar, he ahí la cuestión. Ese fue el tema y el tono de la broma de Cristina Fernández al visitar una planta de fertilización de ovinos. Dijo que así como habría que clonar a Messi, Maradona, Higuain, Agüero, Tévez o Verón, habría que desclonar a otros. Ese “otros” burlón no aludía a jugadores mediocres y olvidables, que igualmente merecen simpatía, sino a políticos. Y más allá de si en la ciencia existe o no la “desclonación”, lo que si existe es la declinación, sobre todo ideológica y ética. En estos días un grupo paradójico de antiperonistas que se ufanan de considerarse “peronistas disidentes” conforman un friso ahistórico del menemismo póstumo. Del menemismo residual, anacrónico y de resabio . A sus actores los une una nostalgia aún reciente activada por exceso de la pastilla azul, de energizantes y de hábitos de senectud que tuercen con entusiasmo a la derecha. Y en esa dirección en la Argentina hay varios tipos de tipos: los tilingos jauretchianos que viajan con “motochorros” y malhablan y farfullan con una papa en la boca y los “guarangos”, a los que Jauretche consideraba más auténticos porque aunque tilingueaban por cursis en Paris extrañaban el barrio con la zanja. Sabato pensaba que un tilingo prefiere presumir que desciende de un chanchero de Bayona porque su apellido suena Vignau, que de un profesor de filosofía napolitano llamado Sparafulle. Hoy aquí hay tilinguitos básicos políticos que creen que TN o la mesa de Mirtha Legrand son mejores escenarios de debate que andar sudando y militando por suburbios y arrabales. A esos menemistas póstumos- Reutemann, Duhalde, Felipe Solá, Puerta, De Narváez, Toma, Rodríguez Sáa etc- los motiva un extraordinario rencor y envidia al paulatino éxito del peronismo K, al que llaman kirchnerismo. Pero que es peronismo, por más que esos peronistas cada vez más antiperonistas se empeñen en negarlo. Y la hipotética desclonación a que aludió la presidenta – aparte de la sorna- no va a ser un proceso científico. Y ni siquiera arduo. Será el transcurrir de un proceso popular y político. Y puramente democrático. Hoy a pocas horas de inmadurados ya sus clones disidentes empezaron a disentir y a pelearse. A este menemismo póstumo o peronismo “antiperonista” lo está desclonando el calendario. 


Carta abierta leída por Orlando Barone el 11 de Junio de 2010 en Radio del Plata. 

Publicar un comentario