Seguidores

30 de mayo de 2010

EL PERONISMO REVOLUCIONARIO EN EL BICENTENARIO



 (*) Eugenio Luis Germino

Frente a este acontecimiento histórico, queremos recordar a todos aquellos patriotas, que se jugaron por una Nación Justa, Libre y Soberana, combatiendo a la oligarquía apátrida y antipopular.
A lo largo de estos dos siglos, hechos y protagonistas, signaron con su ejemplo, la actual militancia.  
La resistencia popular al invasor inglés en 1807 y 1808; la revolución de los orilleros, que le dio el condimento popular a la Revolución de Mayo; las primeras montoneras de Güemes en el norte y Artigas en la banda Oriental; la epopeya sanmartiniana, venciendo los obstáculos puestos por Rivadavia y la oligarquía porteña, que fue desgajando el antiguo Virreinato; el federalismo; Dorrego; Juan Manuel de Rosas; la heroica batalla de la Vuelta de Obligado; la resistencia gaucha a la “guerra de policía” posterior a Caseros encabezada por Mitre y Sarmiento; los levantamientos del “Chacho” Peñaloza, Felipe Varela, López Jordán; la repulsa popular a la ignominia de la Triple Alianza, impulsando la genocida guerra contra la República del Paraguay azuzada por Inglaterra; el Martín Fierro de José Hernández, reivindicando la figura del gaucho; los alzamientos revolucionarios del radicalismo contra el orden oligárquico  conservador; el gobierno de Yrigoyen; el surgimiento del Revisionismo Histórico de principios del siglo XX; las figuras de José María Rosa; Arturo Jauretche, Scalabrini Ortíz; Homero Manzi alzando su voz durante la “Década Infame”; el surgimiento del peronismo con la Revolución del 4 de Junio de 1943; la elevación del Líder: Juan Domingo Perón; el 17 de Octubre de 1945 que selló la unidad Perón – Pueblo; Darwin Passapontti, nuestro primer caído; la figura de Evita “Abanderada de los Humildes”; las Tres Banderas; la sindicalización masiva; la unidad obrera en la CGT; la Resistencia Peronista contra la “Fusiladora”; los “caños”; el levantamiento de Juan José Valle; la Juventud Peronista; “Tito” Bevilacqua; Felipe Vallese y tantos otros; la toma del “Lisandro de la Torre”; John William Cooke; Sebastián Borro; Uturuncos; Tacuara; la voluntad indomable del pueblo luchando por todos los medios (caños, sabotajes, guerrilla rural y urbana) para lograr el retorno de Perón; ; el operativo Cóndor con la toma de Malvinas en 1966, comandado por Dardo Cabo; las primeras FAP y Taco Ralo; Descamisados; la influencia del Padre Mugica y Monseñor Angelelli en los grupos cristianos; los Sacerdotes para el Tercer Mundo; García Elorrio; Cristianismo y Revolución; el Comando Camilo Torres; el Cordobazo; Montoneros; FAR; el Aramburazo; las tomas de La Calera y Garín; los primeros caídos de la organización: Emilio Maza; Gustavo Ramus; Abal Medina; Sabino Navarro; Juan Pablo Maestre; Capuano Martínez; los fusilados en Trelew, agosto del 72: Susana Lesgart; Carlos Astudillo; Mariano Pujadas; María Angélica Sabelli;  el 17 de Noviembre de 1972 y la “primer vuelta” del General; el triunfo de marzo y la asunción del 25 de mayo del 73; la plaza desbordada por la JP y la “Tendencia”; el definitivo retorno del 20 de Junio; la asunción de Perón el 12 de octubre de 1973; el Rodrigazo y la expulsión del agente de la CIA López Rega, por los trabajadores. La restauración oligárquica (cívica – militar) de 1976 y la resistencia popular, en la que montoneros (antes y durante la dictadura) siguió poniendo muertos: Marcos Osatinsky; María Claudia Falcone; Julio Roqué; Rodolfo Walsh; ; Dardo Cabo; Roña Beckerman; Pereyra Rossi; Osvaldo Cambiaso; Paco Urondo; Norma Arrostito; Héctor Germán Oesterheld; José Pablo Ventura; Julio Troxler; Claudio Slemenson; Cristian Caretti y miles más; el 2 de abril de 1982 y la recuperación de Malvinas; la caída del proceso, que no pudo sostenerse por la resistencia popular, uno de cuyos baluartes fue Montoneros, logro aún no reconocido por muchos; el alfonsinismo; los exiliados y presos políticos (como el caso del dirigente máximo de Montoneros: Mario Eduardo Firmenich) en democracia; Intransigencia y Movilización Peronista; el Peronismo Revolucionario de los 80; los levantamientos militares; el Plan Austral; las leyes de Obediencia Debida y Punto Final; la toma de Tablada y el estallido social del 89; el menemismo traidor; la desarticulación del campo popular; las privatizaciones; la desocupación; la frivolidad que se apoderó de la política ; la Alianza; el estallido social en diciembre del 2001; la huída de De La Rúa en helicóptero; la seguidilla de presidentes: Puerta, Rodríguez Saa, Camaño, Duhalde; la asunción de Néstor Kirchner en el 2003 y Cristina Fernández en el 2007.
Actualmente, surge el kirchnerismo, que se caracteriza por llevar una política de inclusión social, defensa de los derechos humanos, respeto al legalismo, etc.
Los últimos años, estuvieron signados por los enfrentamientos del gobierno nacional, con sectores del poder ecónomico, disconformes con las políticas distributivas, anti monopólicas y de DD HH.
Creemos, que se han dado grandes pasos en el camino por desandar la destrucción que dejó el menemismo y la Alianza, pero aún falta.
Un punto en el que vemos debilidades manifiestas, es en la construcción de un apoyo con base militante. Sin esa condición, el sostenimiento del kirchnerismo será complicado. La ausencia de una orgánica popular real, lleva a recurrir a la llamada “transversalidad”, centrada en alianzas momentáneas con distintos sectores, que tienen coincidencias coyunturales, pero diferencias estratégicas. Y como ya se ha visto, al menor escollo abandonan la nave.
Un proyecto de Nación viable, solo puede sostenerse con la organización real del Pueblo, que es el único sector social, capaz de lograr la verdadera Liberación. Lo demás es pura ilusión.
Igualmente, entre una oposición desesperada por “llegar” a toda costa, no vemos otra opción que el gobierno actual, que mas allá de sus falencias, sigue siendo mejor que el rejunte opositor, que de llegar al gobierno tendría graves consecuencias.
Como ejemplo, baste recordar el trágico final de la progresista Alianza.


La Patria existe, la Liberación es Posible.

Peronismo Revolucionario.


Publicar un comentario