Seguidores

19 de julio de 2009

MARY TERÁN. DE LA HISTORIA DE LA INÚTIL CRUELDAD

Un capítulo en la historia de la inútil crueldad: Mary Terán.

*Por Alfredo Arri


Su nombre era María Luisa Terán de Weiss, conocida popularmente como Mary Terán y fue la primera tenista argentina de renombre internacional.

Los datos biográficos básicos de esta olvidada mujer, así como las referencias a sus actuaciones deportivas los podrá encontrar el lector de red en Wikipedia y en una nota dedicada a ella en la página web de UPCN (Unión del Personal Civil de la Nación).

Las autoridades de la ciudad autónoma de Buenos Aires decidieron rescatarla del olvido y darle el sitio que se merece en la historia del deporte argentino poniéndole su nombre al estadio multipropósito antes conocido mediáticamente como estadio Parque Roca. Por decisión de la Legislatura de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires se sancionó la ley 2502 que dio el nombre de la deportista al estadio, el 8/11/07, con la firma de Santiago de Estrada y Alcia Bello.

En esta entrada pretendo destacar, de la historia de esta mujer, aquella parte de la misma que refleja la crueldad de una de nuestras más vergonzosas características nacionales: el odio de clases y la persecución política basada en ese odio.
Mary Teran

Mary Terán, quién nació en Rosario en 1918, inició su carrera de tenista a partir de 1940. Ese año conoció a quien luego había de ser su marido, Heraldo Weiss, quien a la sazón ya era campeón argentino de tenis y miembro del equipo nacional de la Copa Davis.

La biografía antes mencionada da cuenta de que Mary Terán participó en mil cien partidos internacionales, con 832 victorias, de las cuales 32 lo fueron en certámenes internacionales. Esta carrera la desarrolló entre los años 1941 y muy entrados los cincuenta. Obtuvo también dos medallas de oro y una de bronce en los Primeros Juegos Deportivos Panamericanos (Buenos Aires, 1951). Alcanzó a ocupar un ranking que la tuvo entre las veinte mejores tenistas del mundo.

Mary Terán era hija de trabajadores y al advenimiento del peronismo no dudó en sumarse al movimiento. En 1952 fue designada asesora en la Municipalidad de Buenos Aires para el estímulo al deporte. Estuvo a cargo de los Ateneos Deportivos Eva Perón.

Dice la nota publicada en la web page de UPCN:
El 16 de septiembre de 1955 Mary Terán estaba jugando las finales del Abierto de Alemania, cuando lo derrocan a Juan Domingo Perón. Intervenida por la dictadura la Asociación Argentina de Tenis envían un telegrama a la Federación Internacional para que no dejaran participar más a Mary Terán en sus torneos; situación que no fue tenida en cuenta en este certamen internacional . Mientras tanto, en el país eran incautados todos sus bienes y comenzaba una investigación que iba a durar varios años.
Exiliada (en España hasta 1959 según una de las dos notas mencionadas, en Montevideo según la otra), Mary Terán continuó su carrera deportiva, participando en torneos internacionales.

Regresó a Argentina durante el gobierno de Arturo Frondizi. El dirigente del Club Atlético River Plate, Antonio Liberti, le abrió sus puertas para que Mary Terán retomara su carrera deportiva en el país, pero “los rivales se negaban a jugar contra ella”, en actos de abierta discriminación clasista. Relegada al olvido, pasó el resto de sus días en soledad, hasta que en 1984, a la edad de 66 años tomó la decisión de quitarse la vida.

En una semblanza de Mary Terán que el periodista José Luis Ponsico publicó en su momento, pude encontrar otras referencias a esta notable deportista. De la lectura de ese texto puede uno sospechar -creo que con justicia- que Mary Terán pasó a formar parte -allá por los cincuenta y tantos- del patético folclore gorila. Dos de los párrafos de ese texto son:
Pero el destino le tenía reservada una trampa: su afinidad con la política deportiva puesta en marcha por el gobierno la hizo peronista. Con la añadidura de una agravante para lo que vendría después del ’55: se decía que para Juan Perón la única mujer capaz de reemplazar a Evita en su corazón era la ascendente tenista. Algo terrible para ella por lo que ocurriría años más tarde.
(…)
El 4 de julio de 1953, el influyente diario europeo de la época, France Dimanche, publicaba una foto con un epígrafe inolvidable para sus detractores: «Mary Terán, una de las mejores jugadoras del mundo y gran amiga del presidente Perón»
Esta cita la tomó a su vez el señor José Luis Ponsico de un texto de la escritora y periodista santafesina Liliana Morelli quien en un libro de 1990 -Mujeres deportistas-, rescata a la olvidada deportista del olvido social.

En otra parte de la semblanza de José Luis Ponsico se afirma que si bien fue una fervorosa adherente al peronismo, Mary Terán no fue lo que podría ser llamado una militante, “condición que nunca asumió”, remarca el autor.

Para cualquiera que sea argentino y que transite una edad suficiente como para reconocer lo que para otros ha de permanecer oculto, de la lectura de esos párrafos es fácil sospechar, como dije, que la condena al ostracismo, a la muerte civil por parte de lo peor de la sociedad argentina se debió a que, en aquellos años, Mary Terán formó parte del folclore gorila en la parte más pacata, obscena y cruel que esta variante cultural del odio de clases ha tenido en nuestra patria.

Esta sospecha, surgida de la lectura de esos párrafos, se confirma en estas palabras del propio Juan Domingo Perón, dichas en un reportaje durante su exilio en Puerta de Hierro y que recoge la autora Marta Antunez:
“¡Me inventaron dos romances también! Y ambos son falsos. Uno con la tenista María de Weiss, que era una señora muy bien y de una familia muy bien en todos los sentidos. Era una pobre muchacha a la que no dejaban surgir como tenista. Y nosotros la ayudamos para que fuera a Inglaterra a participar en los Campeonatos de Wimbledon. Más tarde, cuando murió su marido como estaba en mala situación económica, nosotros le ayudamos como buenos amigos. De manera que todo lo que dijeron es mentira. La mujer no tuvo nada que ver conmigo. Son cosas que inventa la gente con fines denigratorios.”


Un párrafo más del texto de José Luis Ponsico, para ser más precisos, una cita que éste hace al ex subsecretario de deportes de la Nación entre 1989 y 1992, Víctor Lupo:
«En su momento de gloria no imaginaba cómo pagaría el revanchismo político de ese tiempo», evocaba hace poco Víctor Lupo, un lúcido dirigente y ex subsecretario de Deportes de la Nación, entre 1989 y 1992.

En su semblanza, el señor Ponsico no vacila en adjudicarle a la “miopía” de los dirigentes de los años cincuenta, quienes utilizaron la figura de Mary Terán para iniciar una campaña destinada a convertir al tenis en un deporte popular el cual era, por aquellos años, un deporte considerado elitista, tanto por tirios como por troyanos. Afirma el autor que “la antítesis de esa política” fue el tenista Enrique Morea quien, desde el Lown Tenis Club privilegió la política de élite para la práctica del tenis.

Sin embargo, fue Enrique Morea la única persona que acompañó los restos mortales de Mary Terán cuando ésta decidió quitarse la vida, arrojándose al vacío desde los altos de un edificio marplatense. “Curiosamente -termina su nota Ponsico-, la única figura que despidió sus restos fue Enrique Morea, otro grande de la época, atrapado, en aquel tiempo del absurdo debate, por un antiperonismo irreversible”.

En definitiva.

¿Qué puede decir uno, que por edad le ha tocado vivir gran parte de toda esta historia de absurdas persecuciones políticas, crueles las más de las veces, gratuitas siempre?

Hay muchas respuestas para esta pregunta. Yo tengo la mía propia, que no expondré aquí, en este sitio, en este momento. Pero sí digo que, contrariamente a lo que muchos creen, o afirman, o postulan, ese sentimiento negativo, discriminatorio, cruel, inmensamente cruel, no ha desaparecido, ni mucho menos.


Fuentes:
José Luis Ponsico. De injusticias y olvidados. Mary Terán: el costo de ser peronista.
http://www.cepag.com.ar/pdf/peronistas_2/Ponsico.pdf

María Luisa Beatriz Terán en Wikipedia.
http://es.wikipedia.org/wiki/Mary_Ter%C3%A1n_de_Weiss

Mary Terán de Weiss. Una mujer olvidada. En UPCN
http://www.upcndigital.org/2009/06/22/mary-teran-de-weiss-una-mujer-olvidada/

Marta Antúnez: Mary Terán: ¿Cautiva del deporte o mujer política?
http://www.fazendogenero8.ufsc.br/sts/ST54/Marta_%20Antunez_54.pdf

Publicado en: El Perro Filósofo

Publicar un comentario