Seguidores

7 de junio de 2009

TRABAJADORES DE PRENSA EN PIE DE LUCHA



A excepción de Clarín, que descabezó toda actividad gremial hace unos años, los trabajadores de Crítica, Perfil, Pagina 12, Crónica y La Nación reclaman aumentos salariales y mejoras en las condiciones laborales. En diálogo con P&M, los delegados criticaron a la UTPBA y coincidieron en la necesidad de llamar a una asamblea general.

“Los trabajadores de prensa están protagonizando un reguero de luchas en defensa del salario”, comienza el comunicado de la Lista Naranja en referencia a los conflictos que los trabajadores de Crítica, Página 12, Perfil, TELAM y el grupo de revistas de La Nación mantienen con las patronales mediáticas por aumentos salariales, y en el caso de Crónica, también para evitar los despidos.

En diálogo con Política&Medios, Edgardo Imas, de la comisión interna de Crítica Digital, explicó que “el jueves pasado hubo una reunión en el Ministerio de Trabajo pero la empresa ofreció muy poco (220 pesos en promedio mientras que el reclamo fue de un aumento mínimo de 400 pesos). Fue rechazado de forma unánime en una asamblea que se hizo en el diario y se decidió reanudar la retención de tareas de dos horas por días, cosa que se hizo el viernes, sábado, domingo y se va a hacer hoy, con alto acatamiento como se viene haciendo”.  

Nuevamente, mañana se realizará una nueva audiencia en el Ministerio. “Como el martes pasado, va a haber una movilización de trabajadores del diario y después haremos una asamblea que decidirá en función de la oferta de la empresa. Si sigue en la misma tesitura de ofrecer migajas, como desde hace dos meses, supongo que los trabajadores decidiremos si profundizamos las medidas”, agregó Imas.

Desde Perfil, Rubén Schofrin, de la Lista Naranja, aseguró a P&M que están “reclamamos 600 pesos de aumento mínimo. Es un 20 por ciento, pero la empresa nos ofreció un 5 por ciento. Hoy a la tarde tenemos una nueva reunión con la empresa y si no responden, el miércoles vamos a ver los pasos a seguir en una asamblea. El reclamo todavía quedó en la empresa, pero si no pasa nada iremos al Ministerio de Trabajo”. 

Los dos delegados coincidieron en responsabilizar a la Unión de Trabajadores de Prensa de Buenos Aires (UTPBA) por no tener un rol central en estas negociaciones. 

La UTPBA nos acompaña al Ministerio, participa de las asambleas. Pero a nivel personal me gustaría que tuviera un rol más protagónico, porque hay conflictos en distintos medios y me parece que el rol de un sindicato es coordinar los reclamos en varios medios y eso no existe porque no hay paritarias. Cada lugar se arregla como puede, si hay comisión interna por ahí sacan un poco más, sino, dependes que la empresa tenga la magnanimidad de tirarte algo. Como pasa en Clarín que despidió la comisión interna en el año 2000, y en Ámbito Financiero”, señaló Imas. 

También consideró que el gremio debería “convocar a una asamblea general de afiliados y no afiliados para discutir estas cuestiones que son comunes a todas los medios, como las condiciones de trabajo, respeto al convenio colectivo de trabajo, la prepotencia de las empresas, la flexibilización, y fundamentalmente el tema salarial”.  

Schofrin, por su parte, indicó que “ la UTPBA debería jugar algún rol, y no hacerse la detraída, no está jugando como sindicato. Esto se debe a que es una burocracia que hace 20 y pico de años que gobierna sobre la base de la desidia. Ha llegado el momento que tiene que hacer algo porque nos pasan por encima”.

Coincidió en el llamado a una asamblea general y un plenario de delegados, “porque la UOM, SMATA, convocan a plenario de delegados, y el gremio de prensa es el único que no los convoca. Lo estamos pidiendo para ver los pasos a seguir, porque hay un grado importante de belicosidad en los empleados de prensa”.

Como siempre ha sucedido, los medios se comportan de forma corporativa y suelen ocultar estos conflictos sindicales internos. Sobre esto, el delegado de Perfil, consideró que “eso ha sido siempre así, porque no hay verdadera libertad de expresión, menos para el interior de las empresas periodísticas. Lo que existe es la libertad de empresas”.

Publicar un comentario