Seguidores

1 de febrero de 2009

PENSADORES NACIONALES


*Por Dr. Raúl Ferrazzano

A Scalabrini Ortiz, Jauretche, Hernandez Arregui, Marechal


Sin duda hoy resulta necesario dedicarle unas palabras al PENSAMIENTO NACIONAL o mejor dicho a nuestros olvidados "pensadores nacionales".

Esta Argentina, con una experiencia política de 25 años de democracia, con un 17 de Octubre, con una nueva sociedad en ascenso , con una juventud que de a poco asume su rol protagónico en el campo popular, sustancian un panorama rico para que la investigación teórica no naufrague en macaneos intelectualoides y verifique cotidianamente en la práctica del país real sus determinaciones ideológicas. 

El tema de lo nacional está al día, porque la soberanía política requiere (también) de la práctica de los libros. La orfandad intelectual ha dejado de ser mito, cuando cientos de militantes de la cultura se están incorporando al proceso de discusión y compromiso. El alma del movimiento nacional y popular, descansa bravía en los párrafos de quienes se ocuparon por sentar las bases de la liberación.

Y esto es importante, ya que no siempre fue así. La irrealidad dictaminaba durante muchos años el desencuentro abismal del escritor con el país cuando Raúl Scalabrini Ortiz se reunía con sus compañeros en el sótano de FORJA (Fuerza de Orientación Radical de la Joven Argentina) o cuando el viejo Arturo Jauretche escribía dando un brillante panorama sociológico-político de la época, y comenzaban a pensar lo que vendría. Son los años de la "década infame" cuando la mentira era cómplice con los ideales financieros del imperio. Y fueron muchos esos años…

Los "nacionales" hablaban para ser escuchados por pocos. Escribían en periódicos mensuales que se traspapelaban bajo el peso proscriptivo de los intolerantes. Eran un puñado de raros, que eran erradicados porque cometían el pecado de hablar del país. 

Han pasado muchos años y las cosas han cambiado. Y como decía al principio de este escrito , los primeros 25 años de democracia moderna, no son poca cosa, y no es mérito ni propiedad de ningún partido o dirigente, sino es fruto del maduro resplandor del Pueblo Argentino, que con duros golpes, fue transitando el camino hacia los gobiernos elegidos por voto popular, y como todo lo que cuesta lograrse, otorga a quien pelea por ello, el inmenso placer de vivir lo soñado.

Estos "pensadores nacionales" que nunca estuvieron de moda, que nunca fueron patrocinados por ninguna editorial o multimedios para contar una verdad , que denostando la postración económica y urgiendo, proféticamente, por la nueva definición política que brotaría del pueblo sublevado en los días de octubre, HACIAN PATRIA CON LAS LETRAS. 
Ellos, que en su propuesta final apuntan a la unidad latinoamericana, requisito categórico para ser nación, con propuestas políticas e ideológicas inscriben un precedente óptimo del nuevo humanismo argentino y latinoamericano que el pueblo está forjando.

A Ellos, sin motivo ni razón, sólo porque sí, estas sencillas palabras, como homenaje cotidiano a sus enseñanza. 


*Director CELPOT
Publicar un comentario