Seguidores

26 de octubre de 2008

UN PELIGRO MÁS DEL QUE HAY QUE PRECAVERSE

*Por Guillermo Amor

En una nota que escribiera recientemente Eric Calcagno, senador nacional y economista de reconocido prestigio, alerta sobre “el mito de la profecía autocumplida”. En econo-mía se sabe que es lo que ello significa: Si por la combinación del “miedo” normal que la mayoría de las gentes tienen a un traspié económico generalizado (recordar aquello de que “la víscera más sensible… es el bolsillo) con alguna campaña mediática intere-sada, se instala que las cosas van a andar mal, aunque las bases para tal información sean falsas o malamente exageradas, con las conductas “preventivas” que el miedo aconseja, inmediatamente se logra que lo falsamente vaticinado pueda hacerse cierto. Si alguna fuente “creíble” para la opinión, hablando de un banco en situación normal, des-liza que el banco anda mal, los depositantes acuden en tropel a retirar sus depósitos y, aunque el banco estuviera sólido, la estampida termina provocando su caída. Calcagno cita el ejemplo de la insulina en el Chile de Salvador Allende: El diario El Mercurio, órgano de la derecha chilena, denunció la falta de insulina en las droguerías, lo que era falso; los diabéticos comenzaron un proceso de compra desmedida para “tener reservas” y su actitud logró… que faltara la insulina.

El manejo que se está haciendo de los efectos posibles, para la Argentina, de la crisis financiera del norte, no reparando en realidades suficientemente numéricas y objetivas que acotan exactamente las consecuencias negativas posibles, son un intento de instalar condiciones para la producción de esa “profecía autocumplida”.
El establishment y los medios masivos están hablando de recesión, caída de las exporta-ciones y de que la situación de Brasil nos ha de perjudicar y agitan el fantasma de la crisis del 29. Afirman que China ha de sufrir la crisis de EEUU y, de tal manera, dismi-nuirán volúmenes y precios de la soja que no compran.

Calcagno cita números reales: la desaceleración de la economía china, de acuerdo a la proyección de los organismos internacionales, llevará el crecimiento de su PBI del 11,9 a 10,1 por ciento. Además se mantendrá la demanda de la India y los países del sudeste asiático, cuyas poblaciones se siguen incorporando al mayor consumo de alimentos.

Por otra parte, la solidez y el respaldo de reservas de Argentina y Brasil, (50.000 y 208.000 millones de dólares de reservas, respectivamente), su clara y concertada volun-tad política de evitar problemas para ambos y los acuerdos y mecanismos instalados para la protección de las producciones nacionales más el Mecanismo de Adaptación Competitiva, que actúa automáticamente cuando existen desajustes de precios relativos entre el peso y el real nos muestran una realidad sustancialmente distinta a la prediccio-nes agoreras e interesadas.

Concluye Calcagno diciendo: “…la profecía autocumplida es peligrosa no sólo porque es falsa, sino porque induce políticas recesivas inconvenientes. Esconde, bajo el hálito del pánico, un combate por el poder: frente al peligro, la salvación... ¿Para quiénes? ¿De qué modo? ¿Con qué costos? Por cierto, no se trata de ignorar la crisis mundial, sino de no ser contagiado por un pánico interesado.

Por último, una exhortación a todos los compañeros: es imprescindible informarse para conocer cifras reales y argumentos correctos e incontrastables, reconociendo el peligro y la inferioridad que tiene el campo nacional en materia de difusión de la verdad. Solo la cantidad y calidad de nuestra prédica pueden minimizar el daño que intentan los secto-res a quienes beneficia políticamente cualquier crisis del modelo argentino. Es nuestra responsabilidad precaverse y precaver al mayor número de argentinos no de la crisis imperial sino de las falsas profecías interesadas.
Publicar un comentario