Seguidores

3 de diciembre de 2018

“VOLVER AL MUNDO”


*Por Eliana Valci

Hasta donde sabía, estamos ubicados dentro del Mapamundi en América del Sur, por lo tanto ¿qué significa volver al mundo?...si siempre estuvimos en el mismo lugar.-

Ahora si se lo plantea desde el lado de la Geopolítica, tampoco dejamos de pertenecer al “mundo”, dado que nuestro País se relaciona desde sus inicios con diversos países alrededor del globo.-

Nos quieren imponer desde el discurso, que somos el último orejón del tarro porque vimos en “el fin del mundo”, que seguimos siendo los “sudacas” que ¡no sirven para nada!.-

Para refrescarle la memoria a nuestros gobernantes, les comento que de aquí han salido los mejores científicos, inventores, escritores, artistas, etc., mucho de los cuales nuevamente optaron por irse al exterior porque de acuerdo a la política actual no tienen futuro para sus profesiones ni ellos ni cualquiera de los ciudadanos que habitamos este suelo.-

¿Continuamos?...el Señor Presidente se emociona en la Gala de Teatro Colon y no derrama una lagrima por las promesas de campaña incumplidas, sobre todo por la de ¡pobreza cero!. De hecho, se encargó muy bien se liberar las zonas que iban a estar restringidas por el G20, de los pobres (que cada vez son más) que dormitan en las calles de la Ciudad de Buenos Aires.

¿Esto es volver al mundo?, ocultar a los pobres, el cierre de empresas, Pymes, negocios familiares debajo de la alfombra; seguir diciendo que se han generado miles de puestos de trabajo, cuando tenemos record de desocupación en los últimos 3 años y medio.-

Más que “volver al mundo”, habría que preguntarles a ellos ¿con qué cara miran al mundo?; porque nuestro Pueblo es digno, todos los días la pelea ante esta monstruosidad, los indignos son ellos, que no les importa meternos la mano el bolsillo y engrosar sus patrimonios.-



Directora Revista Ida &Vuelta

MACRI LO HIZO CON UN SISTEMA DE DESINFORMACIÓN PERFECTO


*Por Leandro Grille

"La Argentina de Macri es un reflejo de lo que nos puede suceder. Como un espejo que adelanta tiene la virtud del relato distópico: nos cuenta un futurible trágico que aún estamos a tiempo de evitar. Pocas veces se ha visto un programa de destrucción económica llevado adelante con semejante efectividad y en tan poco tiempo en un contexto democrático. Macri lo hizo.

Convirtió a uno de los países más desendeudados del mundo en el récord mundial de endeudamiento externo. Redujo el poder adquisitivo de los salarios y la jubilaciones medias más altas del continente hasta sumergirlos en la lista de la precariedad. Llevó las tarifas subsidiadas de su mínimo histórico a su máximo en poco más de 30 meses, al punto de volverlas impagables para la población general. Devaluó la moneda un 300%, llevando el dólar de 9 pesos a más de 28. Aumentó el desempleo, la pobreza, la indigencia, la mortalidad infantil. Macri lo hizo. Subvirtió el crecimiento económico y destruyó el consumo, instalando la recesión y produciendo incluso la caída de la venta de bienes no suntuarios, como la leche y los alimentos. Destruyó a los medios de comunicación públicos, vaciándolos de contenido, hundiéndolos en audiencia y en la consideración popular y le entregó a corporaciones privadas como el Grupo Clarín el control efectivo de la información circulante, la opinión y el diseño ideológico de la sociedad. Deterioró la democracia, reintrodujo la prisión política, la represión violenta, el hostigamiento a los opositores, y mediante una ingeniería perversa e inconstitucional se aseguró un poder judicial complaciente y cómplice.

Macri lo hizo. Se perdonó deudas millonarias con el Estado, le entregó a empresas de su propiedad familiar como Iecsa obras públicas gigantescas y les permitió a sus amigos y familiares blanquear fortunas malhabidas o evadidas sin siquiera obligarlos a reintroducir ese dinero al país. Destruyó el sistema de investigación científica, paralizó los programas más innovadores, les congeló los ingresos a los becarios y disminuyó el número de becas. Licuó el poder adquisitivo de las asignaciones sociales, aumentó el número de trabajadores alcanzados por el impuesto a la ganancia, redujo la inversión pública en educación y en salud, despidió, despidió y despidió trabajadores del Estado, por mecanismos de una insensibilidad estudiada, impidiendo a los trabajadores ingresar a sus puestos de labor con policías en las puertas de las dependencias munidos de listas negras y armas de guerra. Todo eso Macri lo hizo. En solo 30 meses. Pero no lo hizo solo.

Para poder aplicar un programa tan devastador Macri contó desde el principio con el cobijo de un sistema de desinformación perfecto. Un dispositivo de propaganda y blindaje que ha sido capaz de ocultarlo casi todo y lo que no ha sido posible de silenciar, lo que se ha logrado filtrar por el concurso de los medios internacionales o por las valientes investigaciones de contados periodistas, la prensa mayoritaria se ha encargado de justificarlo o travestirlo como reyes Midas que operan sobre la realidad, transformando el desastre en virtud y jactancia.

Si se prueba que Macri tiene más de cincuenta sociedades offshore que ha ocultado en todas sus declaraciones juradas, entonces se lo justifica diciendo que eran de su padre y que no son ilegales. Si se prueba que sus ministros benefician a empresas de su propiedad, entonces se niega el conflicto de intereses, si todo el elenco gobernante tiene sus fortunas en el exterior, se lo explica como una práctica habitual en el sector privado. Si el presidente tiene más de doscientos procesamientos, se le atribuyen a la persecución de los anteriores gobernantes, si todos los indicadores de la economía se van al fondo del abismo, se los presenta como la consecuencia de una bomba que le dejaron y que Macri hace esfuerzos por desactivar. Hasta la desastrosa entrega del país al Fondo Monetario Internacional se lo viste de una toma de crédito en condiciones espectaculares, elogiando hasta las exigencias draconianas estipuladas en la carta de intención que exige literalmente el ajuste, más despidos, más tarifazos y un mayor recorte de los salarios y las jubilaciones.

Macri es un gobernante cínico. Pero no posee el cinismo vulgar de un político ambicioso y desaprensivo, sino que ostenta un cinismo insultante, magnánimo, superlativo. Es el tipo más cínico del mundo. En el mismo momento en que los indicadores estadísticos muestran que el desempleo aumentó por encima del 9%, Macri se hace hacer una entrevista amable, donde dice que con mucho esfuerzo han logrado crear centenares de miles de puestos de trabajo, y relata un mundo de maravillas que se da de bruces con la realidad inmediata y que los periodistas cooptados no solo no discuten, sino que asienten como idiotas o fanáticos de un culto a prueba de cualquier intervención racional.

Es obvio que hay un presidente al servicio de los sectores más ricos y concentrados de Argentina. Y es evidente que hay un periodismo de sobres, financiado por el poder para el beneficio del poder. Los que se han atrevido a disputar en el terreno de la información han sido perseguidos, censurados, despedidos, e incluso presos, como los titulares del grupo Indalo, dueños del canal de noticias opositor C5N. Ahora mismo, mientras se desarrolla el campeonato mundial de fútbol, 354 periodistas de la septuagenaria agencia estatal Télam fueron despedidos mediante telegrama colacionado, que llegaba a la casa de los infortunados a la misma hora en la que Argentina se jugaba su clasificación a octavos de final en un partido infartante contra Nigeria. Es más, todas las decisiones terribles de los últimos días se han adoptado los mismos días y a la misma hora en la que juega la selección argentina, en una maniobra de distracción que no por grotesca deja de ser efectiva a la vez que propia de un canalla. El argumento para la liquidación masiva de puestos de trabajo en Télam es poco menos que maccartista, acusando a los echados de kirchneristas, cuando entre los despedidos hay gente que trabaja en la agencia hace más de 20 años y votantes de todas las tiendas políticas. Mientras tanto, los que no son echados reciben un telegrama dándole la bienvenida a una nueva agencia Télam de la pluralidad y el profesionalismo, en una muestra más del cinismo feroz que profesan.

Todo lo que sucede en Argentina puede suceder en el futuro acá. Los mismos dispositivos de propaganda están prontos para implementar un programa trágico en nuestro país. Y el poder cuenta con sus candidatos para llevarlo adelante. Lo único que necesitan para lograrlo es engañar a una porción mayoritaria de la ciudadanía con promesas falsas y operaciones múltiples que contaminen la discusión política y nublen la razón del pueblo, al punto de que cientos de miles terminen votando alegremente, con globos de colores, a sus propios verdugos."

MARCHA DE LA BRONCA CONTRA EL G20 Y EL FMI



*Por Felipe Yapur

“Denunciamos la sumisión del gobierno de Macri a las políticas que impulsa el G-20, como el acuerdo con el FMI que nos condena a una deuda ilegítima e impagable y al ajuste eterno”, leyó Nora Cortiñas, de Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora, frente al Congreso. Se trataba del documento que consensuaron más de medio centenar de organizaciones que, además, protagonizaron una masiva marcha en contra de la cumbre del G20 que fue custodiada de cerca por una exagerada cantidad de efectivos de fuerzas de seguridad.

La movilización, convocada por el colectivo Confluencia Fuera G20-FMI, pudo realizarse luego de una larga negociación con el Gobierno nacional que en principio se negaba a permitir la marcha pero ante la presión y lo inevitable que iba a ser la marcha, terminó por ceder. Los movimientos sociales, políticos y los sindicatos que participaron fueron muy celosos a la hora de controlar la seguridad de las diferentes columnas que se trasladaron desde la intersección de las avenidas 9 de Julio y San Juan hasta el Congreso de la Nación (ver página 13).

Las diferentes columnas fueron ocupando su lugar previo a la marcha casi al mismo tiempo en que los presidentes y primeros ministros que forman parte de la Cumbre del G20 ingresaban a Costa Salguero. Los militantes bajo un sol implacable y los mandatarios internacionales con aire acondicionado. Las organizaciones reclamando una mejor distribución de la riqueza y los presidentes garantizando mayor riqueza de unos pocos en cada unos de sus países. El documento que leyó Cortiñas dio cuenta de esa dicotomía cuando dijo que las políticas que impulsa el G20 “implica salarios y jubilaciones a la baja. Flexibilidad laboral y liquidación del sistema previsional. Mayor desocupación, la falta de paritarias y persecución gremial. Y la profundización de la entrega de nuestro territorio, recursos y bienes comunes”. Por todo eso los que participaron ayer rechazaron el Acuerdo y repudiaron el pago de la deuda.

“Repudiamos la presencia en nuestro país de Trump y demás líderes imperialistas, de los representantes de la banca internacional y las grandes transnacionales, el FMI, el Banco Mundial, la OCDE. Connotados enemigos de la Humanidad. Proclamamos, ¡Fuera el G20! y ¡Fuera el FMI!”, rezó el documento leído frente al Congreso donde finalizó la marcha.

Entre la muchedumbre estuvo el titular de la CTA de los Trabajadores, Hugo Yasky, quien aseguró que la cumbre “es la reunión de los que dividen el mundo en ricos cada vez más ricos y pobres cada vez más pobres” y por eso reclamó una mayor movilización. A pocos metros de allí estaba Hugo “Cachorro” Godoy de la CTA Autónoma que señaló al presidente Macri como “el virrey que entregó la política y la economía al FMI” y consideró que la marcha debía mostrarle a la cumbre del G20 que “queremos otra humanidad y otro desarrollo donde se respete la soberanía de los pueblos”. En la misma línea se expresó Roberto Baradel de Suteba, quien indicó que mientras en esas calles estaban los que defienden el derecho a la educación, la salud y la vivienda, “en Costa Salguero están lo que concentran la riqueza y desarrollan planes de ajuste para los pueblos”.

El documento fue discutido y acordado por 55 organizaciones políticas, sociales, sindicales y de derechos humanos de la Argentina y el extranjero. En ese texto le dedican un repudio al dispositivo de seguridad que instrumentó la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich y que definieron como “un verdadero cerrojo para aislar la ciudad” y señalaron que “ha generado un verdadero ‘estado de sitio’ de hecho”. Las organizaciones firmantes advirtieron que todo esta parafernalia “refuerza una escalada que acaba de cobrar la vida de los luchadores populares Ronald Orellana, Marcos Soria y Juan Carlos Britto”.

Por otra parte, el documento indicó que “la ‘inteligencia’ de las potencias extranjeras actúa desembozadamente en colaboración con sus pares locales. Y una campaña de miedo y persecución, instrumentada a través de los medios de comunicación, pretende justificar tal afrenta a las libertades democráticas de la población y la violación de los derechos soberanos de nuestro pueblo” como justificativo de proteger al G20 pero señaló que en realidad los mandatarios “son responsables de verdaderas políticas de terror que sumen en la peor de las miserias a la mayoría de la humanidad; son de ellos y ellas de los que debe protegerse el pueblo argentino y todos los pueblos del mundo”. Cuando Nora Cortiñas terminó de leer el documento todavía continuaban ingresando columnas a la plaza del Congreso y todavía se escuchaban consignas contra el G20 y el Fondo Monetario Internacional.


Fuente: Pag. 12

A LA ORDEN DEL DESORDEN GLOBAL



*Por Emiliano Guido

La cumbre del G20 finalizó con una declaración de consensos mínimos e insustanciales. No mencionó nada sobre cambio climático o migraciones pero incluyó los hits del consenso neoliberal emergente: bancarización digital, emprendedorismo y promoción de “trabajo a través de plataformas digitales”. Cambiemos reiteró su política exterior voluntarista e ideológica a favor del libre comercio y desaprovechó la oportunidad de potenciar, en su rol de anfitrión, la voz del Sur global. A pesar de la escasa cobertura y el excesivo despliegue de seguridad, la cumbre tuvo un fuerte rechazo de amplios sectores y organizaciones.

El gobierno argentino gastó un volumen de dinero equiparable al recorte presupuestario universitario –3 mil millones de pesos aproximadamente– para organizar la primera cumbre del G20 que omitió la palabra “proteccionismo” en el documento final. El presidente Mauricio Macri y la mesa chica encargada de diseñar la política exterior –el Canciller Jorge Faurie, el asesor especial en temas de defensa Fulvio Pompeo y el Jefe de Gabinete Marcos Peña– sobreactuaron su rol de anfitrión y, en todo momento –ya sea en declaraciones en on o en off a la prensa amiga– buscaron dar a entender que la amabilidad del local podía torcer las tensiones geopolíticas que hoy cruzan a fuego el escenario global. El sistema mundo visto como un reality show.

Macri se conmovió hasta las lagrimas en el epílogo del show ofrecido en el Teatro Colón a las delegaciones extranjeras, Juliana Awada invitó a sus pares a un almuerzo frugal y estanciero el viernes, Patricia Bullrich cercó la capital argentina y mando a expulsar pobres e indigentes para no incomodar a los visitantes, el gabinete en pleno realizó muestras desmedidas de simpatía. Pero, eso sí, las posiciones históricas del denominado Sur global –aumento de las barreras arancelarias a los bienes con valor agregados del norte para equilibrar el comercio global, exigir a los organismos de créditos políticas de deuda menos condicionantes, criticar el intervencionismo militar de Occidente en zonas extraterritoriales– no fueron enarboladas en ningún momento por el Jefe de Estado argentino. Macri y sus sombras en la cumbre –los ya mencionados Faurie, Pompeo y Peña– eligieron, entonces, intervenir en una cita multilateral tan gravitante sin agenda propia.

El gobierno argentino se congratuló por el hecho de que la Cumbre alcanzó una declaración final. Sin embargo, el texto de cierre suscripto ha sido tan esquivo en desanudar los temas comunes más espinosos –cambio climático, migraciones–, donde incluso Estados Unidos no da su palabra de respetar el Acuerdo de París, como elogioso de las nuevas metas promovidas por el modelo financiero global. El joven analista internacional argentino Juan Elman fue el primero en dar cuenta de ello en las redes sociales: el llamado Consenso de Buenos Aires no incluye la palabra “proteccionismo”, música para los oídos de los brokers, los complejos industriales más desarrollados y blindados por sus Estados, y los paraísos fiscales. Si como se advirtió la declaración final es una cadena de frases insustanciales en los temas sensibles ya citados, el documento cobra volumen y detalles más específicos y gravitantes en la agenda aperturista del futuro. Por eso, aparecen con fuerza en la Declaración final y sin elipsis narrativa los hits del consenso neoliberal emergente: bancarización digital, emprendedorismo, promoción de “trabajo a través de plataformas digitales”.

Entre China y Estados Unidos

Por otro lado, el gobierno de Macri buscó mostrarse conciliador y partner friendly con las dos principales potencias económicas: Estados Unidos y China. Al presidente norteamericano Macri prometió colocar el yacimiento de gas shale de Vaca Muerta en la hoja de ruta de los inversionistas gringos, ser intransigente y aumentar el cerco diplomático contra el gobierno de Nicolás Maduro, y profundizar los acuerdos antinarcóticos y antiterroristas firmados con la DEA y el Comando Sur. Al líder Xi Jinping –con quién este domingo Macri sostendrá una reunión bilateral– el presidente argentino aseguró que la cuota exportable de bienes primarios a Beijing seguirá su curso –lo que profundizará la sojización de nuestra matriz productiva–, se mostró a favor del ingreso de capitales chinos para jugar en el mercado del litio y las energías renovables; a su vez, el gobierno chino prometió un swap de 9 mil millones de dólares para engrosar las reservas del Banco Central.

El gobierno, a su vez, figuró en un comunicado oficial estadounidense que daba cuenta “de la actitud depredadora” de China en el Cono Sur. El embajador argentino Diego Guelar luego negó que la Casa Rosada avalará esas palabras. ¿Puede Argentina jugar a dos puntas en el fuego cruzado entre Estados Unidos y China?, preguntó Nuestras Voces a uno de los sinólogos más respetados de Argentina, el politólogo Julio Burdman, profesor de Geopolítica en la Especialización de Estudios de China Conemporánea de la Universidad de Lanús. “EE.UU. identifica a la competencia estratégica China como el objetivo central de su política exterior y de defensa. Eso implica desplazar otros conceptos ordenadores como el terrorismo o el fundamentalismo islámico, que eran parte excluyente en el discurso del Departamento de Estado hasta hace poco. Ese concepto sin duda derrama en la preocupación manifestada por altos funcionarios estadounidenses alrededor de la presencia económica china en particulares áreas de una economía regional que Washington considera como su área de influencia. Eso se vio en Argentina con el caso de la estación aeroespacial china en Neuquén, que llegó a ser tema de tapa en The New York Times”, comienza advirtiendo Budman.

El profesor de la Universidad de Lanús apunta un hecho que no tuvo mucho rebote este fin de semana en la prensa argentina. El último jueves, mientras los ojos del mundo estaban en la capital argentina, el gobierno chino organizó un importante evento diplomático comercial en Brasil para transmitirle al inminente presidente Jair Bolsonaro que romper la alianza bilateral son su país implicará pagar costos políticos. Concretamente, el presidente de la Cámara de Comercio Brasil-China advirtió en la conferencia “Escenario Post Elecciones en Brasil & Futuro de los Negocios con China” que: “durante la crisis económica que sufrió Brasil de 2014 a 2017, la peor de su historia, China apostó por el país sudamericano con millonarias inversiones que ayudaron a mantener miles de empleos en todo el país. Bolsonaro debería dar una medalla a China porque tuvo el valor de creer y aportar en Brasil e invertir billones de dólares que han hecho que el país tenga unas reservas de dólares envidiables, porque cada año tiene un superávit gigantesco con China”. Evidentemente, Xi Jinping tendrá cara de bonachón pero lidera una potencia que juega duro, por más que enarbole una política de inserción más suave, es decir menos intervencionista, que su rival EE.UU. ¿Seguirá Macri creyendo que puede tallar en la tensión chino- estadounidense con bromas, llantos y chistes de fútbol?

Los abismos del G20

Esta semana no sólo llegaron a Buenos Aires Jefes de Estado y diplomáticos de todas partes del mundo, también arribaron líderes de coaliciones sindicales internacionales, referentes de plataformas globales por la Justicia Fiscal y portavoces de colectivos ambientalistas. Ese conjunto de organizaciones sociales tejieron la llamada Semana de Acción Global Fuera G20 y FMI. El repudio a los presupuestos económicos y políticos plasmados en la agenda de mandatarios fue construida con diferentes tipo de intervenciones. El globo gigante de bebé Trump, traído a la Argentina por un activista globalifóbico estadounidense, acaparó flashes en la escasa cobertura que el maistream mediático otorgó a las voces críticas de las cita multilateral pero el rechazo a la cumbre de Buenos Aires incluyó varios capítulos. Talleres de discusión sobre libre comercio, perfomances artísticas dentro de la UBA, el lanzamiento de una red continental que se llamará “América Latina Mejor sin TLC” y, claro, la movilización del viernes que no llegó a oídos de unos presidentes aislados de una ciudad militarizada y enmudecida por vallados, el patrullaje constante de uniformados y el cierre del transporte público. Nuestras Voces habló con los portavoces de dichas agrupaciones para conocer su mirada sobre la nueva ronda del G20.

En principio, la Asamblea “Argentina Mejor sin TLC”, un espacio de impronta académica –donde se destaca el trabajo de expertas en libre comercio como Betina Müller y Luciana Ghiotto– elaboró una interesante publicación titulada “Los 10 mitos y verdades del G20”. De su lectura se desprenden varios datos interesantes relacionados a las políticas de flexibilización laboral que impulsa la entente multilateral: “El G20 se propone aumentar la tasa de participación de las mujeres en el mercado de trabajo. El G20 estima que el 55% de las mujeres en todo el mundo no tiene ingresos propios. Estiman que si las mujeres participaran en la economía de la misma manera que los varones habría un crecimiento del 26% en el PBI mundial para 2025. ¿Pero de qué inclusión estamos hablando? ¿Es posible esa participación sin pensar en el tiempo de trabajo doméstico de cuidados no remunerado que hacen las mujeres? A su vez, con el avance de la tecnología cada vez más trabajos están siendo digitalizados o sustituidos por máquinas o robots. De esa manera desaparecen los empleos en áreas más fácilmente digitalizables, como educación, salud, administración. Un informe del Banco Mundial (Dividendos Digitales 2016) indica que en Argentina un 60 por ciento de todos los puestos de trabajo podrían ser destruidos y/o subtituidos por la automatización”.

La profesora Sonia Winer, integrante del Seminario de Cultura para la Paz y Derechos Humanos de la UBA, cuyo titular de cátedra es el Premio Nobel Adolfo Pérez Esquivel, advirtió a Nuestras Voces que “nuestro país gastó alrededor de 3 mil millones de pesos en la organización del G20, igual dinero se recortó del presupuesto público universitario. Por otro lado, el G20 promueve un modelo de liberarización económica y desregulación laboral que impacta de forma directa sobre todas las formas de trabajo. Sus países miembros siguen siendo responsables de tres cuartas partes de las emisiones de gas de efecto invernadero pero ninguno está cumpliendo con las metas del Acuerdo Climático de París”.

El periodista peruano Carlos Bedoya, de la red regional Latindadd –una articulación por la Justicia Fiscal– recordó un hecho que, llamativamente, estuvo fuera del radar de los medios concentrados: el G20, cuya buena parte del panel de presidentes y funcionarios estuvo involucrado en la trama de los Panamá Papers, no incluyó en su temario la discusión de los paraísos fiscales. “Es que los beneficios tributarios a las grandes compañías son parte del paquete del programa del G20. Entonces, qué quedó de la promesa de la primera cumbre del G20 de acabar con los paraísos fiscales. Sólo el plan BEPS (contra la erosión tributaria) de la OCDE que, a pesar de impulsar el intercambio automático de información tributaria entre países y buenas prácticas de transparencia, constituye una hoja de ruta edulcorada que no apunta cambios sustanciales en el orden fiscal global. Por eso, ahora tenemos a los paraísos fiscales vivitos y coleando, y lo mismo ocurre con la fuga de capitales y el fraude fiscal”, finalizó Bedoya.


Fuente: El Ortiba 

MÉXICO: LÓPEZ OBRADOR FIRMA DECRETO PARA CREAR UNA COMISIÓN DE LA VER SOBRE AYOTZINAPA




El nuevo presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, ha firmado su primer decreto para la puesta en marcha de una Comisión de la Verdad que investigue el caso de los 43 estudiantes de la Escuela de Ayotzinapa desaparecidos en 2014.

Este órgano deberá crearse en un plazo «no mayor a los 30 días hábiles» y estará formado por familiares de los jóvenes, representantes de las secretarías de Gobernación, Hacienda y Relaciones Exteriores, y técnicos que integren un equipo de trabajo autónomo.

El nuevo Gobierno trata de ir más allá de la versión oficial presentada por el anterior Ejecutivo de Enrique Peña Nieto, y que ha sido desmontada por expertos internacionales.

De acuerdo con esta versión, los jóvenes fueron detenidos por policías corruptos el 26 de setiembre de 2014 en el municipio de Iguala y entregados a miembros de un grupo criminal, que los ejecutó e incineró en un vertedero de basura.

El subsecretario de Derechos Humanos, Alejandro Encinas, que encabezará la nueva investigación, ha explicado que se retomarán los informes creados por distintos organismos que han indagado en el caso, entre ellos los del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) o el de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH).

«Que nos saque de este basurero»

María Martínez, madre de uno de los estudiantes desaparecidos, ha pedido al nuevo presidente «caminar» junto a los familiares para que el caso «no quede impune. Le pedimos como padres que nos ayude, que nos saque de este basurero donde nos dejó Peña Nieto; no hubo ningún avance con él, ya no confiamos en nadie, pero tenemos un poco de esperanza».

López Obrador ha asegrado que la Comisión no tendrá «ningún obstáculo» para realizar su trabajo. «Vamos a ser respetuosos de la autonomía de los otros poderes, pero este es un asunto de Estado, que nos importa mucho a todos los mexicanos».



NO ME OLVIDES, VOLVEREMOS OTRA VEZ



El día 30 de noviembre de 1955 Aramburu ordena la disolución del partido peronista. Surge entonces No me olvides- Poema de la Resistencia Peronista. Tras el derrocamiento del General Perón resultado del odio por las clases populares, entró en vigencia el decreto 4161 el cual prohibía la pronunciación del nombre de Perón, sus familiares, Evita, Eva Perón, Justicialismo, o se usaran símbolos que representaran al gobierno peronista.

El día 30 de noviembre de 1955 Aramburu ordena la disolución del partido peronista.

Surge entonces No me olvides- Poema de la Resistencia Peronista.

Tras el derrocamiento del General Perón resultado del odio por las clases populares, entró en vigencia el decreto 4161 el cual prohibía la pronunciación del nombre de Perón, sus familiares, Evita, Eva Perón, Justicialismo, o se usaran símbolos que representaran al gobierno peronista.

Con la pena de cárcel por seis meses o más se intentó callar a un pueblo que era consciente de sus derechos.

Lo que no tenían idea es que no existía fuerza que fuese capaz de doblegar a un pueblo que tiene conciencia de sus derechos, por lo que durante la resistencia peronista los valientes compañeros peronistas, para identificarse, usaban en la solapa del saco un ramito de flores “No me olvides”.

Este símbolo de lealtad al proyecto nacional inspiró al compañero Arturo Jauretche a escribir este poema.



No me olvides, no me olvides

no me olvides,

es la flor del que se fue.



No me olvides, no me olvides.

No me olvides,

volveremos otra vez.



Es el novio de la Patria

de la Patria que le espera.

Volverán los nomeolvides,

volverán en primavera.



¡No me olvides, no me olvides,

no me olvides!



Canta el pueblo de Perón.



No me olvides sobre el pecho,

no me olvides pegadito al corazón.



Volverán los nomeolvides

cada año a florecer.



Con la flor de nomeolvides

no olvidando esperaré.



No me olvides, no me olvides.



No me olvides.



Es la flor del que se fue.

Nomeolvides, nomeolvides,

Nomeolvides

¡¡Volveremos otra vez!!



Fuente: NAC&POP

HUMOR INTELIGENTE