Seguidores

30 de julio de 2018

EL VALOR POLÍTICO DEL SILENCIO



*Por Antoni Gutierrez Rubí


La materia prima de la política son las palabras. Y hay que reivindicarlas. Sin ellas, la política no tiene sentido ni contextos. Pero en tiempos de sobreexposición verbal permanente, la gestión del tiempo de las palabras, su modulación y su oportunidad (o su control) devienen una clave estratégica que no se puede ignorar o subestimar. Las palabras nos liberan, sí, como hemos visto a lo largo de la historia en discursos memorables, pero también nos pueden llegar a ahogar con su nimia densidad. Por ello, el silencio ha sido siempre objeto de grandes valoraciones que son de actualidad permanente. Desde la filosofía de Confucio («El silencio es un amigo que jamás traiciona»), pasando por una cita atribuida a Shakespeare («Es mejor ser rey de tu silencio que esclavo de tus palabras»), hasta las enseñanzas del abate Joseph Antoine Toussaint Dinouart, un eclesiástico que escribió, en 1771, un delicioso ensayo con un título muy pertinente: El arte de callar. Un libro recomendable. Un clásico perdurable.

El silencio en política puede ir acompañado de otras prácticas tan convenientes como necesarias en contextos ruidosos de palabras vacías: la prudencia, la reflexión y la escucha son prácticas asociadas al silencio que pueden ayudar a mejorar la política, mejorando —paradójicamente— su comunicación. Quien aprende a escuchar puede reflexionar y hablar lo justo y medido. El silencio que no reflexiona no sirve. El que sabe callar, habla mejor.

Pero, además, el silencio tiene algunos valores especialmente útiles y eficaces para la comunicación política contemporánea. Veamos algunos de ellos.

1. La resistencia. El silencio fruto de una decisión libre y pensada tiene un enorme caudal de resiliencia. Cuando las palabras no bastan, no llegan, o no se escuchan, su ausencia voluntaria incorpora un gesto desafiante hacia lo establecido, hacia el poder. El silencio puede ser atronador y denunciar de manera más efectiva que muchas palabras. Callar también es resistir con un coraje especial.

2. La fortaleza. El silencio es fuerte por resistente y por inexpugnable. El silencio es un enemigo difícil de combatir. Es como perseguir sombras, como dar manotazos al aire. Las sombras están ahí, pero son inalcanzables por inasequibles. Golpear una sombra es agotarse, desfondarse en el vacío del rival ausente y esquivo. La comunicación política silente es fuerte porque no ofrece ángulos para el contragolpe, y la pugna. El silente se enfrenta, así, a las palabras de sus adversarios con una fuerza que tiene —casi— naturaleza moral y ética. De ahí su eficacia.

3. La conexión.
El silencio puede conectar con muchos discursos, voces y emociones. Es también un coro múltiple de motivaciones y sentimientos. El político silente conecta con las voces de sus electores a partir de una comunión posible que abraza todas las palabras sin pronunciar ninguna. En un momento en el que los políticos parece que hablan sin escuchar, no se les entiende, o se les acusa de mentiras, medias verdades o palabras vacías… el político silente puede resultar un portavoz de los demás, sin ejercer la interpretación de las palabras de todos. Esta capacidad de conexión es extraordinaria y muy vinculante: callo porque te escucho y porque tus palabras son las mías. Es el mensaje inclusivo implícito del silencio. Es su fuerza representativa.

4. La iniciativa. El silencio de las palabras permite llevar la iniciativa, paradójicamente. Crea expectación y desgasta al adversario por esquivo y gaseoso. El año pasado nos dejó, a los 91 años, el pensador Zygmunt Bauman, el padre de la «modernidad líquida», una de las características de nuestras sociedades contemporáneas. Retrató con agudeza el desconcierto del ciudadano de hoy ante un mundo que no ofrece seguridades a las que asirse. El silencio se mueve bien en lo líquido y es, además, una seguridad que no traiciona, como decía Confucio. Sus múltiples interpretaciones generan, también, conversación pública y marcan la agenda sin recurrir al framing (la técnica de comunicación política que permite etiquetar conceptos complejos con palabras clave), ni a los medios de comunicación o a la publicidad. El silencio puede derrotar a un discurso vacío (o puede vaciarlo de solvencia al dejar en evidencia que esas palabras no tienen sentido). En estos casos, la iniciativa del silencio da sentido político al reivindicar lo esencial sin pronunciarlo.

No es fácil enfrentarse a una sombra. No es fácil vencer al desafío del silencio orgulloso en su sencillez. No es fácil doblegar la enorme resiliencia del silencio compartido. Los sin voz se pueden sentir representados por los que, en su nombre, alzan la suya para representarles; pero también por los que, en su nombre, callan, para identificarse con aquellos que nunca son escuchados.


Fuente: INFOBAE

ARGENTINA CAMINO AL DEFAULT



*Por Horacio Rovelli


Isaac Newton (1642-1727) en su teoría de la gravedad sostenía que los cuerpos se atraen entre sí, y eso hacía que la Tierra y que los astros giraban en torno a otros astros (la Luna en torno a la Tierra, la Tierra y los demás planetas en torno al Sol, y así todos) y la llamó “fuerza de gravitación universal” o “gravedad”, que incluso midió, siendo la velocidad para la tierra de 9,81 metros/segundo al cuadrado.

La teoría económica vulgar, autodenominada neoclásica o liberal, infiere que existe una misma ley de gravitación y que si se deja a los mercados cumplir sus funciones libremente por sí sola va a generar un equilibrio tal que tiende a la estabilidad y generará lo mejor para la sociedad.

Más allá que Newton fue un genio y uno de los grandes sabios de la humanidad y que Adam Smith copió su método hipotético deductivo para la física que es una ciencia exacta, para aplicarlo a la economía, que es una ciencia social, los economistas liberales son sofistas que defienden con un arsenal simple y determinante los intereses de los grandes operadores de esos mercados, cuando la vida y sus problemas son siempre mucho más complejos.

¿Quién fija el precio del kilo de yerba en la Argentina actual (julio de 2018)? cuando al productor le abonan de $ 8 a $ 10 por kilo y en los supermercados no baja de $ 80. Peor la leche donde la gran mayoría de los tambos están en crisis ante el ridículo importe que le pagan y a su vez los productos lácteos, fuertemente concentrados en un principal vendedor, son los que más incrementaron sus precios en la era de Cambiemos. De igual manera podemos señalar cómo se fijan los precios de los productos agrarios en el mercado de Chicago (EEUU) y en el mercado de Rosario (Santa Fe – Argentina) y porque existe tanta diferencia entre una y otra cotización.

En el caso de los pequeños y medianos productores del campo y de la ciudad LA SITUACIÓN ES CRÍTICA porque los costos están dolarizados, peros sus precios son en pesos. Por no decir el precio del gas y del petróleo y sus derivados, cuando el primer ministro de energía de Macri, Juan Aranguren, después de haber trabajado toda su vida en Royal Dutch Shell, no supo decir cuál es su costo de extracción (ni en pesos ni en dólares).

En la determinación de los precios está la cuestión del poder, los que fijan los precios son los que pueden hacerlo y cuando se habla de esa abstracción que es el mercado, lo que no se dice es quiénes son las grandes empresas productoras, acaparadoras y comerciantes de esos mercados.

No se trata solo de un Estado Ausente, porque si el Estado no regula el precio, lo fija el más grande y destruye a los productores que no lo son.

El tema ya se torna desastroso si observamos la diferencia abismal entre la tasa que se paga a los depositantes de un banco y la que se cobra en los créditos, que son confiscadores del capital de los pequeños y medianos emprendimientos (y del patrimonio de las personas, por ejemplo el crédito hipotecario ajustable por UVA).

La estructura montada permite que los grandes bancos tengan a su vez un departamento de “Grandes Clientes”, especializado en la doble contabilidad y el traslado de capitales no declarados (fuga) a sociedades off shore, creadas como, por ejemplo, las de la República de Panamá por el Estudio Jurídico Mossack Fonseca, donde se corrobora que esos grandes bancos crearon 15.600 compañías (entre ellas, dos era Director Maurcio Macri), que solo el banco HSBC constituyó 2.300 sociedades anónimas en ese país.

La Argentina publica en su Balance Cambiario del BCRA al 30 de junio de 2018 que, desde que asumió Mauricio Macri el 10 de diciembre de 2015, se fugaron capitales (contabilizado como FAE- Formación de Activos en el Exterior de residentes argentinos) por más de U$s 50.000 millones, por turismo supera los U$s 20.000 millones, por giro de utilidades a sus casas matrices supera los U$s 5.700 millones, y la suma que se pagó de intereses netos alcanzan a los U$s 6.400 millones
La burguesia nacional

En lugar que el tipo de cambio lo fije la cuenta corriente de la Balanza de Pagos, lo fija la Cuenta de Capital atraída durante 26 meses por la perniciosa combinación de atraso cambiario y altas tasas de interés, base de la inconsistencia del modelo macrista y del súper beneficio del capital financiero, para derrapar violentamente el miércoles 25 de abril de 2018 en que el BCRA vendió U$s 1.472 millones a $ 20,20 la unidad de divisa norteamericana, y esa corrida al dólar prosiguió y en 65 días (fines de abril a junio de 2018) se fueron unos U$s 11.000 millones, pese a que el 22 de junio de 2018 ingresaron los U$s 15.000 millones del FMI (conformando una Reserva Internacional del BCRA de U$s 63.274 millones), pero desde ese día 22 de junio de 2018, al 24 de julio de 2018, último dato publicado por el BCRA, contabilizaba reservas por U$s 59.112 millones, por lo que las mismas disminuyeron en U$s 4.162 millones en un poco más de un mes. A este ritmo, se llega por la licitación y venta de dólares todos los días hábiles por el BCRA y a lo que debe agregarse la política deliberada de colocar Letras del Tesoro Nacional (LETES) que se pueden constituir en pesos pero se pagan en dólares; y los bonos dual, que pueden pagarse en pesos o en dólares según quiera su poseedor, y que es el camino que han adoptado para desarmar las LEBAC (Letras del BCRA) que eran en pesos y configuran deuda del BCRA (deuda cuasi fiscal) que se va convirtiendo en deuda externa pública del Tesoro de la Nación (y que va a significar nuevos drenajes de las reservas internacionales del BCRA).

El conjunto de medidas defensivas que viene desplegando el equipo económico que tiene un costo exorbitante en reconocimiento de intereses (tanto en pesos, como la tasa que pagan para renovar las LEBAC; como en dólares), apenas puede frenar la cotización de la divisa y menos que menos, la fuga de capitales.

A todo ese cuadro ya de por sí complicado, en lo que queda de este año, el Gobierno deberá afrontar vencimientos de LETES por U$s 9.801 millones y tendrá que pagar otros U$s 4.998,68 millones entre enero y julio de 2019. (U$s 14.800 millones en los próximos 12 meses).

El cierre del programa financiero, aun con los dólares del FMI, depende exclusivamente de que puedas refinanciar las LETES en dólares en el mercado, cosa que no está sucediendo. El día 26 de julio se licitaron LETES por U$S 500 millones y solo se renovó a 182 días el 80% a una tasa del 3.75% anual, y son las primeras licitaciones y dentro de un período que teóricamente Mauricio Macri es el presidente.

Y por supuesto siguen los súper martes de LEBAC, dado que el grueso de la renovaciones son solo por 28 días, con lo que el martes 14 de agosto de 2018 otra vez el BCRA deberá renegociar vencimientos por unos $ 450.000 millones. Y así todos los meses hasta fin de año que vencen los $ 900.765 millones del stock total de LEBAC, que es el 74% de la Base Monetaria y que la vez pasada pagó tasas del 46,5% para renovar por 28 días.

Y ese paradójicamente es el punto de encuentro entre la burguesía que tenemos en el país, los Eurnekian, los Rocca, los Bulgheroni, los Macri, los Braun, los Caputos, los Pérez Companc, los Pagani, los descendientes de Fortabat, los Roemmers, los Blaquier, los Urquía, todos ellos con patrimonios que superan los U$s 1.000 millones y que aparecen publicado en la revista Forbes de los EEUU, ¿Cómo lo hicieron? Por ser los principales beneficiarios de la compra de divisas en el país y fugarla.

Obviamente el desgaste de Macri avanza a pasos acelerados porque debe realizar un fuerte ajuste de las cuentas públicas, con despido de trabajadores estatales, reducción de salarios, disminución de los subsidios al transporte y a la energía, menor transferencia a las provincias y menor obra pública, todo para generar un excedente que los ricos de este país fugan y para pagar la deuda externa que ellos mismo acrecentaron por financiar el déficit fiscal (que alcanzaron por eliminar retenciones y disminuir la de la soja, cobrar menso impuesto a la riqueza y a las ganancias, etc.) con deuda externa.

Ahora bien, los traders que emplea el gobierno en lugares claves, Luis Caputo y Gustavo Cañonero presidente y vice del BCRA eran del Deutsche Bank; Nicolás Dujovne fue antes de asumir como ministro por 10 años asesor económico y financiero del Banco Galicia (donde tiene fuerte participación accionaria la familia Braun), Agustín Collazo es el Sub Gerente General del BCRA, a cargo de la mesa de cambio y viene del Morgan Stanley. Tal vez el ejemplo más notable de lo que estamos diciendo es que el Presidente de la UIF (Unidad de Investigación Financiera) designado por Macri es Mariano Federici, quién trabajaba en el estudio Marteau, estudio que defiende al Grupo Clarín y a JP Morgan en la mega causa que se tramita en el juzgado federal del Dr. Sergio Torres por la fuga y lavado de unos 5 mil millones de dólares.

Mientras sucede todo ese desquicio, inevitable como que se caiga un objeto al suelo a 9,81 metro sobre segundo al cuadrado, nuestra burguesía cuentan con la posibilidad de comprar los dólares que quieran (cuando el gobierno anterior les imponía severos límites por persona y por mes), mientras tratan de obtener favores para preservar el patrimonio que tienen en el país (e incluso el apoyo para expandirse en el extranjero como fue el caso de Techint y la inauguración de una fábrica que producirá tubos de acero sin costura para la industria de petróleo y gas no convencional y generará más de 1.500 puestos de trabajo en los EEUU, junto a una inversión de U$s 2.000 millones para su construcción, a la par que piden todo tipo de medidas que impidan la competencia China en siderurgia en el país). Bien, esa burguesía espera que el derrape suceda (como fue en 1976, en 1982, en 1989, en 1995, en el 2001 y 2002) y comprar por la mitad lo que vale el doble asociados a los capitales internacionales que, finalmente, se quedan con la mayor parte del negocio.

Esa burguesía le pidió a los Kirchner que los costos salariales en dólares sean menor que en Brasil, que paga 9 dólares la hora en bruto con aportes sociales y previsionales. Bien, la Argentina que estaba en 12 dólares la hora en el año 2015, está a menos de 8 dólares en la actualidad.

Por ende nuestra burguesía, que se beneficia con la devaluación, EMPLEARÁ LA CRISIS ECONÓMICA Y SOCIAL A SU FAVOR. Cuando el gobierno no pueda afrontar los vencimientos de la deuda externa e interna que generaron, cuando el FMI, inevitablemente los aperciba por no poder cumplir las metas de excedente para pagar la deuda, se produzca la cesación de pagos a la que avanzamos a pasos agigantados, otra vez serán favorecidos por los seguros de cambio, la pesificación asimétrica y toda la parafernalia de medidas que reciben de un Estado que manejan a gusto y parecer, mientras no nos explicamos cómo tenemos un tercio de la población por debajo de la línea de la pobreza y en su mayoría niños y jóvenes.

Lo dice claramente la Profesora Mónica Peralta Ramos: “… muy probable que hoy, al amparo de la emergencia de nacionalismos de distinto tipo en el mundo y de un “proteccionismo” que esconde una guerra tecnológica, se intente salir de la situación caótica actual a través de un “gran acuerdo nacional” liderado por los desconocidos de siempre: los formadores de precios en los puntos estratégicos de la economía (y usando una cara política que el pueblo acepte). De ahí la necesidad imperiosa de definir lo que se quiere y lo que no se quiere. En este sentido, la carta abierta al FMI suscrita por diversos organismos sindicales, movimientos sociales y dirigentes políticos de la oposición es un paso nuevo de gran importancia, un paso que hay que profundizar con propuestas concretas que trasciendan los paliativos —siempre necesarios para contener el hambre y el desempleo que hoy golpea fuertemente a los sectores más vulnerables— e incorporen políticas concretas destinadas a producir un cambio radical de la situación actual. Aunque la movilización y la “unidad en la calle” han sido y son de importancia crucial en el momento actual, no son suficientes. Ha llegado la hora de potenciar la protesta en la calle y liderarla con propuestas concretas que definan cuál sería la salida del caos que permita proteger y beneficiar al conjunto de la sociedad. Se trata entonces de cimentar un frente amplio de oposición que proyecte hacia la sociedad un camino claro de convergencia, un camino que corte las aguas entre el ajuste y el conglomerado de intereses que lo representa localmente y la inclusión social con desarrollo nacional e integrado. Esto no puede postergarse. Es una condición para el cambio de relaciones de fuerza que domina el presente y es lo que permitirá que el resultado electoral no sea más de lo mismo”.


EE.UU. DESEMBARCA EN LA TIERRA DEL FIN DEL MUNDO

*Por Walter Goobar

En ese mítico extremo de Suramérica que inspiró a Julio Verne a escribir en 1905 la novela El faro del fin del mundo, Estados Unidos quiere emplazar ahora una base militar camuflada como base logística para apoyar las tareas científicas en la Antártida.

Las excusas que han permitido a Washington desplegar más de un centenar de bases militares en Latinoamérica, que se extienden desde Guatemala y el Caribe hasta la Patagonia, son siempre altruistas: ayuda humanitaria, apoyo ante catástrofes, combate al narcotráfico o apoyo al desarrollo y la investigación científica, pero la realidad indica que tanto la base que EE.UU. pretende emplazar en Tierra del Fuego, la zona más austral de la Argentina; como otra ubicada en la zona limítrofe entre Argentina, Brasil y Paraguay —conocida como la Triple Frontera—, están destinadas a asegurar a Estados Unidos un recurso estratégico cada vez más escaso: el agua potable. Las bases —que el Pentágono eufemísticamente denomina "centros de apoyo para movimientos militares"—, están en proceso de negociación entre Washington y el gobierno de Mauricio Macri.

Para el politólogo y diplomático brasileño, Alberto Moniz Bandeira, uno de los máximos especialistas en las tormentosas relaciones de Washington con sus vecinos del Sur, no son los piratas ni los náufragos que cautivaron la imaginación de Verne lo que lleva a Washington a apostar tropas del Comando Sur del Pentágono, allí donde se confunden los océanos Atlántico y Pacífico y en la zona de la Triple Frontera, que conforma el límite entre Argentina, Brasil y Paraguay. Moniz Bandeira, autor de La formación del Imperio Americano, afirmó al matutino Página12 que "Estados Unidos mantienen la 4ª Flota navegando en el Atlántico Sur, cerca de las reservas de petróleo que están debajo del “pré-sal”, el conjunto de formaciones rocosas ubicadas en la zona marítima de buena parte del litoral de Suramérica, con un gran potencial de generación y acumulación de petróleo", al tiempo que subraya que la victoria de Mauricio Macri en Argentina y el desplazamiento del poder de Dilma Rousseff en Brasil aumentó el apetito de inversiones de Estados Unidos en la región. Éste es posiblemente uno de los factores que llevan a los Estados Unidos a entablar negociaciones para la implantación de una base militar en la Patagonia, en la zona cercana a la Antártida, donde está emplazado el famoso faro del fin del mundo de Julio Verne.

Desde el Gobierno argentino aseguraron: “Queremos que la ciudad de Ushuaia se convierta en una base logística para apoyar las tareas científicas en la Antártida”. El discurso de los funcionarios de Cambiemos es el mismo que ha permitido que Washington genere una red de bases que rondan el centenar.

La otra base estaría emplazada en la Triple Frontera, donde está parte del Acuífero Guaraní, el mayor manantial subterráneo de agua dulce del mundo, con un total de 1.200.000 km². Es un manantial transfronterizo, que abarca a Brasil (840.000 Km²), Paraguay (72.500 km²), Uruguay (58.500 km²) y Argentina (225.000 km²).

En la jerga del Pentágono, las bases tienen una tipología común. Se llaman “quasi-bases”, módulos que puedan servir en caso de emergencia. En Paraguay empezaron con la construcción una gran pista de aeropuerto en Mariscal Estigarribia. Esa “quasi-base” fue empezada en 1980, con la construcción de módulos para alojamiento de 16 mil soldados, y después ampliada con la pista del aeropuerto, radares y hangares. Luego frenaron en gran medida debido a presiones de Brasil y no estacionaron ningún contingente militar, aunque ya tenían la garantía de inmunidad a los soldados por parte del Senado de Paraguay desde 2005.

Hay un diseño geopolítico y estratégico de Washington en la instalación de una base en la ciudad de Ushuaia, capital de Tierra del Fuego, y otra en la Triple Frontera: su objetivo es recuperar y aumentar la presencia militar en América del Sur, que parece haberse reducido desde que perdieron la base de Manta, en Ecuador, y desde que la Corte en Colombia consideró inconstitucional la instalación de siete bases. Bases reconocidas como tales existen en El Salvador (Comalpa), Cuba (Guantánamo), Aruba, Curaçao y Puerto Rico. Al mismo tiempo los Estados Unidos mantienen en América Latina bases informales y legalmente ambiguas. El Pentágono las llama quasi-bases para evitar tanto el escrutinio del Congreso como la reacción de los países que las albergan. Las quasi-bases están en Perú, Honduras, Costa Rica, Panamá, Ecuador y Colombia, entre otros países, a lo largo del litoral del Pacífico.

Elsa Bruzzone, especialista en temas de geopolítica, estrategia y defensa nacional y miembro del Centro de Militares para la Democracia Argentina (CEMIDA), asegura: “Lo que buscan es cerrar el cerco sobre todos los recursos naturales que tenemos en nuestra América. Las bases militares, cubiertas y encubiertas, que ha instalado en Centroamérica y el Caribe, sumadas a las que tienen en Colombia, Perú, Chile, Paraguay, junto a la base militar de la OTAN en Malvinas, más el destacamento británico en las Islas Georgias cierran el cerco sobre todos nuestros recursos naturales y reafirman su presencia en la Antártida que es la mayor reserva de agua dulce congelada en el mundo".

En ese sector se disputan soberanía Argentina, Chile y Gran Bretaña. En la Península Antártica se encuentran los mayores yacimientos de hidrocarburos de la región y hay minerales altamente estratégicos que son indispensables para la industria militar y la aeroespacial.

El politólogo argentino, Atilio Borón enfatiza que la imperiosa necesidad de Estados Unidos es asegurarse el agua y no el petróleo: "El petróleo va a desaparecer y la humanidad va seguir su curso. Pero si no hay agua se acaba la especie humana. Y acá está casi la mitad del agua dulce del planeta Tierra. Las estimaciones van del 42% al 45% según como se midan los acuíferos subterráneos. Con el 7% de población mundial se tiene casi el 50% del agua dulce del mundo y ellos tienen un problema grave de desertificación".

"En Estados Unidos ya piensan cómo se van a llevar el agua de esta región y ya hay propuestas. Sobre todo porque piensan primero llevarse el agua de la zona de Mesoamerica y el sur de México. De América Latina les importa por el agua, el petróleo, los minerales estratégicos, la biodiversidad", dice Borón.

En las páginas de la revista Contexto, Borón afirma que una de las grandes mentiras que circulan es que América Latina no es una prioridad para Estados Unidos: "Muy por el contrario, América Latina es la región que más les importa. La doctrina para América Latina (la Doctrina Monroe) es de 1823, la doctrina que hacen para Europa es de 1918, casi un siglo después. Cuando llega la reorganización global del Ejército norteamericano el primer comando que arman es el Sur, después piensan en el Europeo y el de Asia, pero primero el de América Latina. Cuando firman los famosos tratados para la contención del comunismo, el primero que firman es el TIAR (Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca) en 1947, recién en 1949 crean la OTAN (Organización del Tratado del Atlántico Norte)".
Según Borón, lo primero que le interesaba a ellos era asegurar esta parte del mundo. Esto tiene que ver con las concepciones geopolíticas que plantean la tesis que Estados Unidos tiene una posibilidad de defensa en la medida que controle lo que ellos llaman “la gran isla americana”, que según esta concepción va desde Alaska a Tierra del Fuego. Desde esa mirada se cree que si esa “isla americana” cae en la parte sur en manos enemigas, tarde o temprano la seguridad de la superpotencia va a estar en riesgo.


Publicado en: El Publico.es

UN DECRETO DE LESA HUMANIDAD


Nuestros cuerpos saben qué cosa fueron los crímenes de lesa humanidad.

Ahora Macri nos recuerda, tenebrosamente, qué cosa son los “decretos de lesa humanidad”. La anunciada participación de las FF.AA. en la seguridad interna abre nuevamente las puertas del infierno para la democracia argentina.

Tanta negación, bastardeo y humillación de la palabra Vida en este ciclo macrista, tenía que terminar irremediablemente en convocar a la palabra Muerte.

Porque hoy están en juego, más que nunca, la democracia, la paz, los derechos humanos, la justicia, los grandes y eternos dilemas de la humanidad.

La represión militar del conflicto social y de toda forma de expresión de la libertad, estará en el centro de nuestras preocupaciones a partir de ahora. Todo lo que observaste y lo que sufriste desde el primer día de gobierno neoliberal fue poco o nada en relación a los peligros que acechan. Yo sé lo que te digo. Cuidémonos compatriotas. Si lo permitimos, el monstruo respirará entre nosotros. 

Convivirá con nosotros. Nos vigilará noche y día. Que esto no se dice, que esto no se hace, que esto no se toca. Hay que evitar esa pesadilla y hay que evitarlo ahora. En paz y en unidad, pero luchando siempre. Los legisladores deben ocupar sus bancas y quedarse allí hasta declarar inconstitucional este avasallamiento a la Constitución y a la Ley. 

Algunos cuerpos, decía, pueden mostrar las cicatrices de lo que fue el terrorismo de Estado. No para llamar al miedo sino para expulsarlo y llamar con campanazos al aire si fuera posible a la plena unidad del pueblo movilizado contra el intento de hacer realidad lo anunciado en su momento por María Eugenia Vidal: “Cambiamos futuro por pasado”.

No lo permitamos, compatriotas. Y al mismo tiempo, agudicemos el pensamiento para entender que ni ayer ni hoy el enemigo principal es “lo militar” sino “lo civil” que ordena la Muerte desde un cómodo sillón del palacio de gobierno. Es la horrible y parasitaria oligarquía la culpable de todos nuestros males. Hacia ese círculo de poder económico que hambrea a nuestro pueblo y entrega nuestra soberanía habrá que dirigir toda la lucha. Con todo lo sufrido y aprendido, esta vez no podemos equivocarnos. 

Si los gobiernos de Néstor y Cristina, con aciertos y errores, ayudaron a depurar de genocidas las filas militares, este gobierno vuelve a degradarlos en su función convirtiéndolos, de potenciales herederos de San Martín, a herederos de Videla, Massera y Agosti. Estamos a tiempo de impedirlo. “Nunca más” es nunca más una Argentina militarizada. Ojalá todos hayamos aprendido. Incluso, los 
militares. Ojalá.   




LO QUE TE MOLESTA ES QUE SEAN POBRES!!!


EL DRAMA DEL HAMBRE

*Por Jorge Rachid

Las elaboraciones teóricas de hipotéticas salidas, la construcción ingenieril de plataformas electorales y la búsqueda desesperada de caudillajes que permitan canalizar ansiedades, no son los mejores caminos de una militancia que se propone poner el hombro junto al pueblo. “Sólo la organización, vence al tiempo”.

En realidad sucede que la política diaria, está transitando andariveles paralelos a las necesidades de millones de compatriotas que necesitados de lo más elemental, encuentran discursos desde el poder de “poner el esfuerzo” y de la oposición política “animémonos y vayan”, mientras transcurren peleas acotadas a la superestructura. El barrio, el lugar del trabajo, la calle es el territorio a trabajar, junto al pueblo.

Se está desarrollando, desde hace dos años, un nuevo Genocidio Social, que está desplazando millones de compatriotas a escenarios que no conocían, ámbitos generalmente hostiles, desde vivir de pronto en la calle, hasta asumir trabajos que nunca imaginaron, como cartonear o pedir vendiendo, para mantener sus familias. Invisibilizar esta situación es inhumano y criminal.

Los Movimientos sociales están atrapados en la dinámica de la tensión gobierno-necesidades sociales, donde la relación siempre es del dominador sobre el dominado, el tironeo por las migajas del manejo económico espurio, del saqueo nacional que provoca el neoliberalismo neocolonial. Esa realidad condiciona, ante la responsabilidad con miles de compatriotas, un avance mayor de sus reclamos hacia el todo o nada, que reclaman quienes aún están dentro del sistema.

El Movimiento obrero pugnando por los salarios, provoca un nivel de enfrentamiento con las directrices políticas del gobierno brutal e inhumano, que desnuda desde sus luchas por las condiciones laborales, los planes estratégicos últimos, que se desarrollan desde el gobierno, al calor de las órdenes emanadas de la Embajada de EEUU, en el diseño estratégico que el Imperio viene desarrollando en América Latina, enterrar el “populismo”.

El hambre y la pobreza llevan como todos sabemos a enfermedades y muertes, no sólo por desnutrición sino por disminución de las defensas inmunológicas, por inmunodepresión que dispara, por angustia prolongada, miedo a perder el trabajo, pérdida de los proyectos de vida familiares. Exclusión social plena en una nueva ingeniería social del siglo XXl, neoliberal.

Ver la muerte de cerca, internalizar lo lábil de la vida, frente a la agresión permanente de los poderosos, lleva a asumir los riesgos del “todo o nada”, desde lo individual o desde lo colectivo, aumentando el conflicto social y la inseguridad, que en la primera etapa de la violencia, descripta por Franz Fannon en “Los condenados de la tierra”, siempre se desarrolla de pobres contra pobres, antes de canalizar su esfuerzo hacia aquellos personajes, que provocan estas situaciones de crisis.

Quizás algunas mentes brillantes crean en la eutanasia normativa de los procesos sociales, que significa que los mayores de 70 años, lejos de ser una alegría y un canto a la vida, una experiencia vital, son tomados como una carga económica insoportable por la economía neoliberal, que enarbola que su mayor ambición, es limitar el presupuesto social, al amparo de los dueños del dinero, que usan al gobierno de verdugo de sus compatriotas. Neoliberalismo es muerte, temprana en los niños y en los adultos mayores.

Poco tiempo puede transcurrir en, esta situación que el enemigo intenta naturalizar. Así es, el gobierno surgido legalmente, destrozó su legitimidad en la gestión, al entregar la economía y la soberanía al poder extranjero y se ampara en los consejos marketineros, para intentar llevar esperanza, donde existe desolación. La etapa de crear expectativas se agotó, al quedar al desnudo una realidad dramática de niños y viejos abandonados, de hombres y mujeres desolados, con un marco de dolor y desesperanza, como no se conocían desde el inicio democrático.

Las organizaciones sociales y políticas viene luchando por sus derechos, en esta etapa de Resistencia. Esas batallas van limitando el margen de maniobra del enemigo, pero no alcanzan a conectar con la necesidad urgente del hambre y la desesperación de millones de compatriotas, que encima son bombardeados por una carga mediática cómplice, que intenta desviar las responsabilidades de la situación. En política, lograr lo máximo posible al menor costo social, es lo óptimo, pero al calor de la lucha por el conflicto social, se llega a territorios desconocidos, siempre nuevos y nunca en paz, desgraciadamente.


Fuente: NAC&POP

A LAS 20:25 HS DEL 26 DE JULIO DE 1952


*Por Pablo Adrián Vázquez

Hace tres cuartos de siglo una revolución imparable puso a la Argentina en marcha. Distribución de la riqueza y pleno empleo, Planes Quinquenales y derechos sociales, con el respaldo de un movimiento obrero organizado bajo la conducción de Perón y Evita.

Ella, de primera dama a líder política: promovió el voto femenino, redobló su obra en la Fundación de Ayuda Social, impulsó al Partido Peronista Femenino, profundizó su relación con la CGT y se desvivió en dignificar al Pueblo.

Ninguna crítica despiadada de la oposición le hizo mella. Pero lo que ellos no pudieron, lo pudo su cuerpo.

El cáncer de matriz detectado en 1950 avanzó, tanto como avanzó su lucha.

El 22 de agosto de 1951 iba a legalizar su poder con un hecho de masas, donde la demostración del Pueblo todo la legitimaba.

Y se intentó otro golpe más duro que el cáncer: la presión militar y de la oposición impusieron días después su Renunciamiento, aceptado por ella en una transmisión radical por cadena nacional.

Luego – tras el intento de golpe del general Menéndez – el suministro secreto de armas, por parte de Evita, a la CGT y el intento de milicias obreras fue abortado por quienes luego volverían esas armas contra Perón.


El 17 de octubre, dedicado a ella, fue una despedida al Pueblo y a su hombre.

La operación en noviembre – cuando ella postrada votó por primera y única vez -  dio pocas esperanzas.

Ya en el ‘52 la suerte estaba echada, pero aún dio batalla como en el discurso del 1º de mayo donde llamó a defender a la Revolución y a su Líder.

Como afirmó el historiador Fermín Chávez: El “Evita se muere” no era ya una frase más, politizada.  Era una verdad.

Como verdad fue la afirmación del Padre Hernán Benítez: “Compañeros: pedimos el milagro de la salud de Eva Perón. Ya nos ha concedido otro: el milagro del heroísmo cristiano de Eva Perón…”.
Al borde de su fin comprometió a su amor: “Juan, pase lo que pase, lo único que te pido es que no abandones nunca a los grasitas”.


Siendo las 20.25 hrs. del 26 de julio de 1952 Evita dio su último suspiro…

En su ejemplo queda potenciar nuestro compromiso de lucha contra “el capitalismo foráneo y sus sirvientes oligárquicos” de ayer y de hoy, ya que ella nos reclama actuar fanáticamente, bajo la fe peronista, el amparo del Movimiento Obrero Organizado y de las fuerzas sociales que se forjaron en la lucha contra la exclusión neoliberal como fuerzas revolucionaria de la Patria.


*Politólogo; Docente de la UCES; Miembro de Número de los Institutos Nacionales Eva Perón y Juan Manuel de Rosas.