Seguidores

4 de noviembre de 2018

“ESTOY HACIENDO LO QUE IBA HACER… NADA” (M.M.)


*Por Victor Leopoldo Martinez

El hombre nunca conoció el trabajo(1). Solo lo vio en el esfuerzo de otros -empleados propios y ajenos- que encima le resultaron antipáticos, “pretenciosos y pedigüeños”. Hoy es presidente de una nación y descubre que es un juego que tampoco conoce; pero como nene caprichoso se emperró en jugarlo. No sabe perder y eso es una cuestión genética transmitida familiarmente. Es experto en el juego de la perinola porque el papá le enseño a cargar el DADO para que siempre caiga en “toma todo”. Lo que no le falta es picardía; le sobra, como le sobra el desparpajo de la canchereada. Eso le permite reemplazar su brutal ignorancia con discursos prestados, pero para colmo de males no sabe leer; entonces inventa, improvisa, y… con plata propia y mal habida -o ajena y también mal habida- compra todo; lo que se le antoja: jueces, medios periodísticos, tilingos sirvientes y toda runfla de alcahuetes que por estas tierras abundan. ¡Y tiene éxito! ¡Qué más le puede pedir a su dichosa y afortunada vida!!! El resto de los mortales de estos lares padecemos sus perversas decisiones y caprichosos cambios en las reglas de juego de la convivencia social.

A la mayoría de los argentinos solo nos alcanza con mirar a nuestro alrededor para comprobar que no somos los únicos desgraciados. Palpamos nuestros bolsillos buscando lo que no hay; constatamos a cada instante que no podemos cumplir con nuestras obligaciones económicas, menos hacer posible que nuestra familia llegue a fin de mes; y nos tenemos que conformar con mirar en la tele a los alcahuetes del poder que te dicen lo bueno que es el ejercicio de caminar 50 cuadras buscando precios más bajos, lo saludable que es salir a tomar aire fresco en la vereda ya que es mejor y más barato que tener un ventilador o un aire acondicionado, lo hermoso que es vacacionar en el barrio, etc., etc.. Y uno no sabes si reír o llorar; y lo padeces; y estas esperando que los políticos que la juegan de “opositores” hagan algo… Y tampoco hacen nada. Esa es la realidad para un altísimo porcentaje de argentinos.

Hoy nos toca soportar esta tragedia que nada tiene que ver con el bello mundo virtual “PRO” que los medios intentan venderte diariamente como bueno y esperanzador. Macrilandia es el primer gobierno argentino que te vende sus “realizaciones virtuales” como reales. Te vende imágenes de obras inexistentes; te vende promesas de un fantástico futuro que requiere de una aguda imaginación para visualizarlo; te pide mucha paciencia y esta es sugerida por un club de mitómanos incapaces presidido por la vicepresidenta de la república; además el relato discursivo “PRO” demanda una alta cuota de estupidez por parte de los consumidores para tomarlo como “natural y parte del necesarias CAMBIO”. Y como la frutilla del postre te entregan a través de la “caja boba” ese perverso juego circense mediático-judicial que te consume no solo tus horas de ocio, sino que termina carcomiéndote la cabeza con confusiones y dudas sobre algo que de cierto, lo único que tiene es su alto nivel de perversión e hijaputes… Y listo; cartón lleno para don Duran Barba y su pagador Mauricio Macri. ¿Cómo vas a llegar a ese futuro prometido virtualmente -si sobrevivis y lo logras-, y en qué estado psico-físico-emocional lo harás? Es un problema personal, un cuestión individual, donde el Estado -según M.M.-nunca debió estar para esas cosas; por eso no lo hace el Estado Macrista.

Nada es casual ni “porque sí”. Duran Barba, el gurú que acertadamente Macri eligió para que le trabaje la política comunicacional partidaria, esa que lo llevó hasta donde hoy está, de esto sabe, y mucho: “El electorado está compuesto por simios (¡Sí! A vos, votante del CAMBIO se refirió) con sueños racionales que se movilizan emocionalmente. Las elecciones se ganan polarizando al electorado, sembrando el odio hacia el candidato ajeno… Es clave estudiar al votante común, poco informado (¡Te está diciendo burro… y vos… ¡como si nada!), ese que dice “no me interesa la política”… El papel de los medios es fundamental, no hay que educar a la gente. El reality show venció a la realidad…”

Y el gobierno “PRO” es un reality show que tiene como figura central un payaso que, con un relato esquizofrénico, te psicopatea diariamente con estupideces. Ni siquiera para respetar el guión sirve. Así estamos. Y no reaccionamos.

Lógicamente todo esto es posible porque por años, un importante sector social –la mayoría perteneciente a la tilinga clase media-, se formó a través de los medios audiovisuales y terminaron siendo compradores de estúpidas realidades virtuales.

La única verdad es la realidad decía el “Gral”. Si desde el gobierno nacional no se está haciendo NADA de NADA por y para el pueblo argentino, entonces es acertado el slogan Duranbarbiano (o del cara de “Peña” Marcos) que aparece en la campaña publicitaria lanzada por TV con miras al próximo año electoral: “Estamos haciendo lo que hay que hacer… (se cuidaron de “incluir” –algo que desconocen o prefieren ignorar- una palabra: NADA). Presidencia de la Nación.”

Pero no solo te vende virtualidad Macri. También lo hace su “Heidi” bonaerense María Eugenia Vidal que cada día se parece más a la novia de “Chuqui” que a la niñita buena del cuento. Y Vidal miente tanto o más que su amado presidente; y los medios y el stablishment apuestan a construirla como sucesora del perverso presidente actual. Y la cosa se pone más delicada aún. La novia de “CHIQUI” es mucho más cínica y perversa que el propio Mauri.

Evidentemente existe una estupidez social claramente instalada que le facilita la tarea a don Duran Barba. El CAMBIO es una realidad (para nuestra desgracia) y dio –y le sigue dando-, riquísimos (en términos económicos) resultados a los hombres y mujeres del actual gobierno nacional. Para el “PRO” le alcanza con realizar puestas en escenas virtuales; el resto lo hacen los medios y periodistas afines y a la vez socios en ciertos negocios.

Lo grave es que se está haciendo tan evidente la despreocupación hasta para engañar a esos mismos “perejiles” que ayer los votaron y hoy siguen creyendo en esos inventados “haceres”, mostrados de manera virtual sin posibilidad de comprobación alguna, que, con solo mirar con detenimiento las imágenes de los spot publicitarios uno descubre que los “trabajadores” que aparecen diciendo que están “orgullosos” de “hacer” lo que están haciendo por el país de Macri (spot publicitarios para avalar otra de las tantas mentiras de este gobierno) se nota a la legua que están leyendo el guión en el papelito “mal colocado” detrás de cámara. ¡Torpes hasta para eso! En realidad y a esta altura de la gestión, con los negocios financieros concretados gracias al saqueo de capitales que ingresaron en concepto de prestamos (deuda externa), las cuentas off shore repletas de “verdes” gracias a la legalización de la fuga de capitales, poco les debe importar que “se noten mucho” sus pavorosas y ridículas barbaridades que son presentadas como “creaciones virtuales”. “La gilada compra cualquier batata” parece ser el slogan-motor de la política comunicacional PRO.

Todo es falso, todo es imposición compulsiva, todo es odio, todo es engaño y malversación de recursos materiales y reservas morales. No hay gobierno nacional, como país perdimos soberanía política, independencia económica y padecemos diariamente una creciente injusticia social. En 2 años medios nos volvieron a embargar el futuro como pueblo libre; y lo peor, lo lleva adelante el gobierno más corrupto que recuerde nuestra historia; todo vendido mediáticamente como una lucha contra la corrupción del gobierno populista anterior. Nunca tuvieron prueba alguna para imputar a nadie; solo se limitaron a enjuiciamientos y sentencias mediáticas de las que se valieron para perseguir y encarcelar opositores políticos de envergadura y “carpetear” a los genuflexos con cola sucia.

El pueblo se encuentra frente a un gobierno nacional que extorsiona a los gobiernos provinciales con otras tantas falsas promesas de dádivas que jamás aparecerán, y otorgando “libertad” para más endeudamiento provincial a cambio de que exijan a sus legisladores que voten el presupuesto 2019 a libro cerrado, caso contrario aparece la amenaza del cierre de la “canilla” de lo poco que quedó de fondos nacionales coparticipables. Y la canilla nunca se abrirá en el 2019 porque son “otras la obligaciones contraídas en el plano internacional espuriamente”. Más que estúpidos por creerle a un mitómano, los legisladores nacionales que aprueben con su voto este vergonzoso presupuesto 2019 elaborado por el F.M.I. serán traidores a su patria chica, a la Patria y a sus votantes. El presupuesto enviado al Congreso Nacional nada tiene de nacional y fue elaborado por los técnicos del F.M.I. al solo fin de cumplir con los compromisos de una deuda adquirida por este gobierno que nadie sabe adónde fueron a parar esos fondos (o mejor dicho sí se sabe pero todos miran para otro lado como Laura Alonso) algo que el Congreso Nacional en su conjunto -por las razones que se argumenten- ni siquiera se animó a cuestionar y menos averiguar en qué maraña de corruptelas financieras “PRO” dichos fondos se volatilizaron. Cuando no se se cumple con las promesas hechas a los votantes se traiciona ese voto. Se puede ser político (respetuoso del mandato popular) o politiquero (oportunista que solo mira el cargo y su ombligo). Clarín colabora con el “CAMBIO” a través de amenazas en sus tapas; un sicario del periodismo –Lanata-, una ignorante longeva –Mirta Legrand- y una inteligente psicótica –Carrio- hacen el resto para que esta locura en la que han sumido a nuestra sociedad sea hoy nuestra peor pesadilla.

Señores Legisladores Nacionales. El pueblo los voto para que defiendan los intereses de la Patria grande –nuestra Nación- y los intereses de nuestras Patrias chicas –las Provincias-. Hagan honor a ese voto de confianza que el pueblo les otorgó. No sea cuestión que todos terminen siendo un simple club que aglutina a un conjunto de réplicas de mentirosos Macris.

Recuerden que del ridículo y del engaño es difícil retornar (y hasta esto es “relativo” según el gran físico. Barrionuevo se definió como un recontra alcahuete de Menem -y por ende avaló todas sus nefasta políticas- y hoy se anima a criticar al propio Cavallo que fue el artifice económico de la segunda década infame y el descomunal endeudamiento externo solo superado por el Macrismo en tiempo y modo. Pero no es menos cierto que la estupidez humana también es ilimitada; lo dijo el propio Albert Einstein, ese gran físico.




Nota:

(1) En realidad esta aclaración vale en relación al título de la presente nota. Cuando digo que Macri no hace NADA, simplemente estoy blanqueando una situación de ignorancia plena e inutilidad total para hacer o decidir sobre algo; menos podría hacerlo aún si se trata de alguna cuestión de gobierno que desconoce totalmente; y los 8 años de “no gestión” en la C.A.B.A. dan cuenta de esta aseveración. Todo lo hacen por él. Mauri es un simple niño mimado, hijo de rico, bastante bruto, torpe e inepto a quien le compraron el título de ingeniero y le dijeron “no jodas más”. Tan es así esta descripción que ni su propio padre apostó alguna vez cinco guita por él. Franco podrá ser un gran delincuente pero no se podrá decir jamás de él que fue un mal padre. Repartió empresas entre sus hijos pero para el caso del Mauri lo rodeo de técnicos y sabiondos alcahuetes para que no fracase y funda las empresas que le tocó en suerte recibir. Su primo Calcaterra es el más claro ejemplo. El desastre económico, político y social que produjo en estos 2 años y medio de “no gestión” nacional se deben casualmente a su “no hacer nada”; simplemente dejó que los alcahuetes CEOS y banqueros que lo rodean hagan por él, lógicamente demandando sobre cada desfalco la parte que le corresponde. Nada Más. Es en esto donde radica la gravedad de la situación nacional actual. Estamos en manos de delincuentes de “guante blanco” que usan a un inepto para sus inescrupulosos fines. Así que torpe sería de mi parte reconocer en este presidente alguna capacidad para ejercer el cargo. Me preocupa más el nivel de mediocridad e ignorancia que acompaña a sus votantes, ese tilingaje clase media que está dando claras muestras de ser productos de lobotomias mediáticas. Y en este último detalle no tenido en cuenta en los últimos 8 años de gobierno popular, podemos encontrar las razones de nuestro lamentable presente. Doy gracias a Carina por su observación ya que ella motivó la presente aclaración de mi parte. Seguramente puedo estar totalmente equivocado y todo lo que estamos padeciendo puede ser producto de una marcada hijaputes presente en el Mauri; pero tengo el convencimiento que no cualquiera es hdp. Para llegar a serlo debes contar con un mínimo de talento, cosa que por más que se lo sacuda, al Mauri no se le caería nunca. Lo cual no quita que los que lo rodean sí lo sean.
Publicar un comentario