Seguidores

9 de septiembre de 2018

FRANKESTEIN, EL MONSTRUO QUE TU CREASTE


*Por Lic. Guillermo Moreno, el Lic. Pablo Challú y el Sr. Leonardo Fabre

El tipo de cambio todavía no encuentra su techo y complica el escenario.

El año 1816 es conocido en la historia de la climatología como el “año sin verano”, debido a un infortunado fenómeno natural de consecuencias sociales dramáticas.

En aquel “verano invernal”, Mary Shelley dio nacimiento literario a Frankenstein, durante las inusuales vacaciones que pasó, junto con el resto de sus colegas escritores, a orillas del Lago Leman.

Dos siglos después, a la vera del Río de La Plata, el oficialismo deambula como el doctor Víctor Frankenstein, preso del pánico al monstruo que él mismo creó y, al igual que la aberrante criatura aparecida en “el año sin verano”, la Supercrisis irrumpe en el “trienio sin segundos semestres”.

Hace unos días, el ministro de Hacienda erizaba la piel de su entrevistador al declarar “tenemos una responsabilidad muy grande, que es evitar una Megacrisis”.

Las balbuceantes aclaraciones de que trabaja para que no haya ninguna posibilidad de Supercrisis, no lograron tranquilizar a su interlocutor.

En un ejercicio de “sinceramiento” involuntario, el ministro converge en el consenso (reciente) de los economistas, y confirma que los episodios económicos vividos de abril a esta parte no son simples turbulencias, como antes decían los profesionales allegados al oficialismo, o torpezas en el manejo de situaciones de simple resolución, como afirmaban algunos jóvenes colegas opositores.

El diagnóstico correcto es el de supercrisis, que en estas páginas fuimos anticipando y el oficialismo ahora confiesa compartir.

Lo paradójico del caso, es que el cataclismo que dice estar tratando de evitar, no tiene más padres que el propio oficialismo, ya que fueron sus políticas económicas las que generaron las condiciones críticas actuales: un nivel de déficit fiscal similar al del final del gobierno de Alfonsín, y un desbalance en las cuentas externas aún mayor que el que desató los acontecimientos de 2001.

En los días que corren, de los compromisos asumidos con el FMI, se deduce que Cambiemos intenta dejar atrás la inconsistencia de las políticas económicas que caracterizó su gestión hasta ahora, para migrar a un programa consistente dentro de las premisas del neoliberalismo.

Pero el intento de desarme del espeluznante escenario creado por el oficialismo es demasiado tardío, así como insuficientes las herramientas con que cuenta.

Siendo el desenlace sólo cuestión de tiempo, será necesario un giro copernicano privilegiando, por sobre las alquimias monetarias y financieras, la producción.

Bajo esta impronta, la concreción de nuevos acuerdos económicos-sociales y su expresión en el plano de las instituciones, resulta imprescindible.
El monstruo que tú creaste

Fiel a un modus operandi de intentar resolver un entuerto disparando un problema mayor, la alianza gobernante fue creando un intríngulis ya irresoluble.

En diversas oportunidades se ha advertido que de continuar las inconsistentes políticas macroeconómicas de Cambiemos, no cabría otro destino que la actual Supercrisis1.

Cuando la “plata dulce” dejó de llegar, tal como fuera anticipado que sucedería (“Los prestamistas externos también preguntan ¿cómo seguimos?”, BAE Negocios, 12/2/2018), se expresó en toda su magnitud la imposibilidad de continuar el esquema vigente, basado en:
La insostenible estrategia fiscal
El escalofriante saldo negativo en la cuenta corriente de la balanza de pagos.

Llegó entonces la hora de pedir auxilio al sistema multilateral de crédito, pero
Tarde piaste

El cierre del crédito privado externo, de inmediato aceleró la dolarización de las carteras de inversión, con una consecuente presión a la suba del tipo de cambio, que pretenden ser contenidas con las exorbitantes tasas de interés que pagan el BCRA y el Tesoro Nacional.

Una vez más el remedio fue peor que la enfermedad 2, llevando al entramado productivo a una parálisis inusitada.

La notable inventiva del oficialismo nos trajo siglas mágicas tales como FMI e índice MSCI, como sustitutos de la “lluvia de inversiones”, el “segundo semestre”, los “brotes verdes”, el “proceso de desinflación” y la “creación de empleo de calidad”.

Poco tiempo bastó para que quedara en claro su insuficiencia.

Como también se anticipó (” FMI, MSCI: las siglas del nuevo segundo semestre”, BAE Negocios, 2/7/18), la promoción del mercado argentino a la categoría de “emergentes” no tendría mayor impacto.

El derrumbe de las cotizaciones de los títulos de las compañías argentinas en los diferentes mercados bursátiles lo puso en inmediata evidencia.

Por otra parte, el acuerdo de fines de junio entre el gobierno y el Fondo Monetario Internacional, no fue más que el reemplazo de un acreedor por otro, producto de la alerta del sistema financiero internacional ante el crecimiento de la prima de riesgo de default de las compañías aseguradoras para el caso argentino.

Así, los fondos girados y a girar por el FMI al Tesoro Nacional sirven como garantía subyacente de los créditos otorgados por la banca extranjera.

En definitiva, desequilibrios tales como un déficit fiscal total que supera en términos de PIB al de 1989, y un rojo de cuenta corriente mayor al que provocó la crisis de 2001, sólo podrían resolverse, en el marco de dicho acuerdo, con una baja de la tasa de interés a niveles razonables y aceptando que el tipo de cambio alcance un nivel futuro hoy imposible de determinar.

Sin embargo, sus consecuencias sociales serían inaceptables, ya que implicaría que el consumo de los hogares disminuya en magnitudes sólo compatibles con el 25% de la Población Económicamente Activa desempleada, y el 50% de la población total en situación de pobreza.

La dudosa viabilidad social del “nuevo modelo” no es el único obstáculo.

También es incierta la capacidad del Gobierno de cumplir con sus compromisos, tanto por la imposibilidad de lograr los objetivos acordados en materia inflacionaria y fiscal, como por el desvío del objeto del préstamo cuando se utilizan esos fondos para la contención del valor del dólar.
Barajar y dar de nuevo

Ahora bien: ¿es posible encarrilar la economía en los meses por venir?

Dentro de los esquemas de la alianza Cambiemos la respuesta es, decididamente, ¡NO!

Como ya fue señalado (“Ay Patria mía”, BAE Negocios, 7/5/2018): “el autodenominado mejor equipo de los últimos 50 años ha logrado que la Argentina enfrente una situación de crisis sistémica, que puede resultar la más profunda de su historia y que, por poner en riesgo la continuidad de la Patria como tal, debe ser analizada en conjunto desde los planos político, económico y social”.

El actual escenario está signado por el carácter explosivo de la configuración económica.

Si la resolución de esta crisis queda librada a las urgencias del conflicto social, sus derivaciones anómicas nos enfrentan al peligro cierto de la potenciación del caos.

Es necesario, para evitarlo, un rotundo cambio en la orientación económica, que permita restituir los equilibrios elementales, dinamizar el aparato productivo y proteger al conjunto social en forma simultánea.

Eso no es posible sin el concurso de los cuerpos orgánicos de la Nación (instituciones constitucionales y organizaciones empresariales, sindicales y sociales), que deben tomar conciencia de la situación que enfrentamos y actuar con el compromiso y la prudencia que la hora reclama.

Sin eximir de responsabilidad a ninguno de los actores, la mayor de ellas cae sobre el ámbito de la representación política del conjunto de la sociedad, la Asamblea Legislativa, cuando finalmente se convoque al primer mandatario ante los estrados judiciales por las investigaciones sobre el “club de la obra pública” y sus ramificaciones sobre la familia presidencial, como recientemente sucedió en Perú.

Este es el ámbito que debe y puede proporcionar una alternativa capaz de devolver a sus cauces normales de funcionamiento al “todo armónico” de la Nación, evitando a la Patria y al Pueblo los estragos de la anomia.



NOTAS:
1 “Recauda como liberal, gasta como keynesiano: la política del después vemos”, BAE Negocios, 20/11/2018 y otros.
2 “Subir la tasa de interés. Un remedio peor que la enfermedad”, BAE Negocios, 23/7/2018.


Fuente: NAC&POP

CHACO: ASESINARON A UN NIÑO DE 13 AÑOS EN UN SAQUEO



El hecho ocurrió en el marco de una represión en el Barrio Obrero de la localidad de Sáenz Peña, localizada a unos 160 kilómetros de la capital de la provincia.

Ismael Ramírez, un chico de 13 años, fue asesinado de un disparo en el tórax en el marco de una represión de efectivos policiales de la provincia del Chaco a un grupo de personas que intentaban saquear un supermercado. El hecho ocurrió en el Barrio Obrero de la localidad de Sáenz Peña, localizada a unos 160 kilómetros de la capital de la provincia.

En la represión también resultó herido otro joven que recibió un balazo en el ojo. En este marco, el director del hospital 4 de Junio, Rolando Gauna, confirmó ayer la muerte del niño al portal de noticias zonal Periodismo365 y declaró: “Es un chico que ingresó por la Guardia de Emergencias proveniente de la zona de los incidentes de saqueos en el Barrio 713 Viviendas. Tiene un impacto de arma de fuego en el tórax. Se lo intentó reanimar pero falleció recién”.

Asimismo, Gauna detalló: "También hay otro chico con un balazo en el ojo. Tiene incrustado un perdigón en la zona periorbitaria. Se le realizará de manera inmediata una tomografía y ya se lo deriva urgente a Resistencia, a un mayor de mayor complejidad".

Los hechos ocurrieron luego de que más de cien personas intentarán saquear el supermercado El Impulso, localizado en la intersección de las calles 21 y 14 del Barrio Obrero. Efectivos policiales llegaron al lugar y dispararon abiertamente. Según detallaron testigos se trató de “un tiro atrás de otro”, “fue un tiroteo infernal”, describieron.

Por su parte, el gobernador de Chaco, Domingo Peppo, emitió una declaración sobre lo sucedido y ordenó investigar la muerte del niño: “Quiero comunicar a toda la comunidad de Sáenz Peña, que ante los hechos ocurridos hoy por la noche dispuse a las fuerzas una rápida intervención, con refuerzos para prevenir cualquier situación”, enfatizó Peppó. A su vez añadió que instruyó que se abra “una profunda investigación sobre el hecho lamentable de la pérdida de una vida”, para determinar responsabilidades en la muerte del menor.

También hizo alusión a los hechos, el ministro de Seguridad de Chaco, Carlos Barsesa, quien subrayó: "Nos enteramos de la muerte de un chico con un arma de fuego. Nosotros creemos que el arma no corresponde de la Policía. Hubo disparos de civiles, y de gente del super. El chico estaba en la zona del supermercado".

"El joven no era parte de los disturbios, cruzó por la zona y fue alcanzado por un proyectil"

El ministro de Gobierno Martín Nievas se refirió a los hechos de violencia que se vivieron en la cuidad de Sáenz Peña.

“Lo que ocurrió fue un hecho policial, no hubo saqueo ni hurto, que tuvo luego una reacción desmesurada y enfrentamiento de un grupo de personas contra la policía”, indicó el funcionario en diálogo con Radio Natagala y agregó: “Las personas rompieron vidrios y el dueño junto a sus empleados racionaron en defensa”.

“Ahora la justicia está investigando el hecho ya que un amigo de la víctima afirmó que el disparo salió de una casa vecina”, adelantó.

Según las declaraciones de Nievas “el joven I.R. no era parte de los disturbios, cruzó por la zona y fue alcanzado por el proyectil”. Aun así, el ministro señaló que “están alertas debido el grado desmesurado de reacción que habla de un situación probable de una crispación social fruto de la situación económica del país”.

“Por el momento, hay 15 detenidos, 13 hombres y dos mujeres, algunos de ellos estaban causando desorden en otro supermercado de la ciudad” afirmó y remarcó que “el gobernador ha determinado un estado de emergencia en la cuestión alimentaria estamos haciendo enormes esfuerzo con las organizaciones sociales que sostiene merenderos, es lamentable pero estamos ayudando. Vemos que debemos reforzar la contención en los jóvenes”.


Fuente: APU

ARGENTINA EN SHOCK DE AJUSTE Y DEVALUACIÓN. INFLACIÓN Y RECESIÓN


*Por  Julio C. Gambina

La situación económica y política de Argentina se viene agravando en un año que puede terminar con una caída del 2 al 2,5% del PBI y una inflación de más del 40% anual.

Ambos datos impactan regresivamente sobre la desigual estructura socioeconómica del país. Es un proceso con pocos beneficiarios y millones de perjudicados entre los sectores de menores ingresos de la sociedad.

El resultado directo es una mayor concentración y centralización de la economía, que genera mejores condiciones para la profundización de la extranjerización económica y una inserción subordinada a la lógica mundial del capital en momentos de tensiones globales definidas por la guerra comercial desatada por EEUU.

Además, con la corrida cambiaria en etapas sucesivas, escalando desde mayo pasado, en estos días el dólar alcanzó la cotización de 40 pesos por dólar (17,50 en diciembre pasado), lo que motivó que el BCRA elevara la tasa de interés de referencia al 60% anual para competir, vía intereses, con la demanda de divisas.

Consolida así a la Argentina como una economía de especulación, que junto a la inflación y la consecuente recesión castiga a los sectores productivos de menor peso relativo y sin capacidad de defensa ante la dominación de las transnacionales y el gran capital local hegemónico.

Los grandes perjudicados son los perceptores de ingresos fijos: trabajadoras y trabajadores, activos y pasivos, regulares e irregulares más beneficiarios de planes sociales, los que se cuentan por millones.

Shock de ajuste

En ese marco, el Gobierno Macri acudió por segunda vez en tres meses al FMI para lograr sustento financiero a una política económica que en el discurso oficial abandona el “gradualismo” en el ajuste para construir un Shock de Ajuste, con déficit fiscal primario (antes del pago de intereses) del 0% del PBI en 2019 y lograr un superávit del 1% para el 2020, anticipando metas establecidas en el memorándum suscrito con el FMI en junio del 2018.

Con el shock de ajuste fiscal está previsto reducir el déficit entre 2018 y 2019 en 6.500 millones de dólares vía reducción del gasto y mejoras de ingresos vía inclusión de las retenciones a las exportaciones.

Si se adiciona el superávit previsto del 1% para el 2020 remitimos a 11.700 millones de dólares en dos periodos.

Al mismo tiempo que está previsto un déficit fiscal primario de 2,6% para 2018, el déficit financiero alcanzará al 2,9%, motivado en elevados intereses de un endeudamiento externo que sostiene el funcionamiento de la economía argentina.

El déficit financiero se eleva en 2019 al 3,2%, de modo que si bien el déficit primario se propone reducir a 0, el financiero crecerá y con ello la hipoteca de un endeudamiento que supera los 150.000 millones de dólares en la gestión Macri desde diciembre del 2015.

Se trata de un ajuste fiscal que supone disminución del gasto público e instauración de retenciones a las exportaciones para mejoras en el ingreso fiscal.

Respecto del ahorro se afecta el gasto de capital; en subsidios económicos que se transfieren a usuarios y/o a Provincias (transporte y electricidad); baja de gastos operativos por congelamiento de ingresos de empleo estatal y bajas de salarios con relación a la evolución de la inflación; reducción de gastos corrientes del Estado, lo que en conjunto suma 1,5% del PBI.

Desde el mayor ingreso fiscal destaca la vuelta de las retenciones, aunque pesificadas y con carácter transitorio hasta el 2020.

En efecto, se aplican 4 pesos por dólar de exportaciones primarias y 3 pesos por dólar al resto de las exportaciones, con un impacto total de, 1,1% del PBI.

Son dos las cuestiones a destacar al respecto.

Una remite al fondo que supone restablecer retenciones a las exportaciones, cuando una de las primeras medidas de la gestión Macri fue la eliminación de las retenciones y un cronograma de disminución de las retenciones a la soja.

Fue un compromiso con los sectores hegemónicos del agro, la industria y la minería, que ahora critican el restablecimiento de las mismas, aun pesificadas, porque conceptualmente resurge un fundamento rechazado hace ya una década en la gran crisis política del 2008, entre los grandes productores y exportadores del campo y el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner.

Otra cuestión es el cargo en pesos, que con la variabilidad del tipo de cambio podría rápidamente licuarse, aun cuando desde el punto de vista fiscal, al Estado le interesa el ingreso de pesos, ya que el gasto es mayoritariamente en pesos.

¿Qué significa todo esto?
El propio gobierno reconoce que crece y crecerá la pobreza en la Argentina, cuando la campaña electoral y el primer mensaje oficial al país suponían el compromiso de Pobreza Cero. Es una proposición que quedará muy lejos con el ajuste en curso.

La sola devaluación cambiaria, de 9 pesos en diciembre de 2015 a los 40 actuales, o la reciente duplicación de 20 pesos a 40 entre la corrida de mayo y sucesivas, sin límite predecible en el corto plazo, significa traslado a precios de la economía, especialmente en aquellos que afectan la canasta de consumo cotidiano y por ende con impacto entre sectores más empobrecidos: perceptores de salarios, jubilaciones o planes sociales, la mayoría de la sociedad.

Argentina dolarizó en estos años el precio de los combustibles y de las tarifas de servicios públicos, afectando la cadena de precios de buena parte de los consumos populares, especialmente alimentos y medicamentos.

Todo contribuye a alejar la capacidad de cobertura de necesidades sociales con los ingresos populares devaluados.

De hecho, el gran objetivo del capital hegemónico apuntaba a la reducción del costo laboral, algo que no pudo avanzar por vía legislativa ante la resistencia impuesta por el movimiento sindical y territorial de trabajadores, que en conjunto desplegaron iniciativas de confrontación y límite a los propósitos de reforma laboral regresiva, al estilo Brasil.

Sin embargo, con la devaluación cambiaria redujeron los salarios en dólares, mejorando la ecuación a favor de los inversores dolarizados que el gobierno aspira atraer para inversiones en energía, yacimiento Vaca Muerta de hidrocarburos no convencionales por ejemplo; o en comunicaciones y áreas de infraestructura.

Las negociaciones salariales paritarias han sido condicionadas en estos años, estableciendo techos por debajo de la inflación, lo que supone pérdida de ingresos salariales en la distribución funcional del ingreso.

Para este año el techo se había establecido en 15%, luego se flexibilizó a 20% y algunas organizaciones sindicales lograron actualizaciones del 26 al 28%, en un gran logro de lucha y organización. La realidad ahora desbordada de una pauta inflacionaria del orden del 40% esperado aleja cualquier recomposición salarial contra precios.

En el mensaje presidencial del lunes 3/9, no sin cinismo, Macri señaló la imposibilidad de satisfacer la demanda salarial de los profesores universitarios, en paro desde el 6 de agosto, en el marco de un conflicto que ascendió a la toma de varios institutos universitarios y masivas movilizaciones callejeras de la comunidad universitaria más allá de la demanda corporativa de los docentes.

Con el deterioro de los ingresos populares como el principal efecto, se agudiza la perspectiva recesiva de la economía argentina. El propio INDEC informa que:

“La actividad de la industria manufacturera de julio de 2018 presenta una baja de 5,7% respecto al mismo mes del año 2017. En el acumulado de los primeros siete meses de 2018 en su conjunto, el estimador mensual industrial (EMI) alcanza el mismo nivel que en igual período del año anterior, por lo que registra una variación interanual de 0,0%.”

El apoyo de EEUU y de Trump
Importa destacar el apoyo del poder económico y político mundial, del FMI y su principal accionista: EEUU y su inefable titular.

En junio pasado y con escaso tiempo de negociación, el FMI apoyó con un crédito inusual de 50.000 millones de dólares al gobierno argentino y por tres años.

Ya se desembolsaron 15.000 millones y se suponían desembolsos de 3.000 millones cada tres meses desde septiembre del 2018.

El FMI ya realizó la primera auditoría y desde el 4 de septiembre se renegocia el acuerdo en Washington.

Aun cuando resten semanas para la aprobación oficial, la Directora Gerente, Chrstiane Lagarde ya anticipó el acuerdo que consistiría en adelantar los aportes previstos para 2020 y 2021 antes de finalizar 2019 (fin de mandato Macri), a cambio del shock de ajuste antes comentado.

Por si había dudas, y aun creciendo el “riego país” a 739 puntos en la fecha, Donald Trump se comunicó telefónicamente con Macri para manifestarle su acuerdo con el rumbo económico y el liderazgo del Presidente de Argentina en la región latinoamericana, al tiempo que ratificó la presencia en la Cumbre del G20 (coordinado este año por Argentina) a realizarse en Buenos aires el 30/11 y el 1/12 próximos.

No hay dudas, el principal accionista del FMI dice que el organismo internacional debe facilitar los recursos necesarios para sostener al principal aliado político en la región.

El tema es que más allá de inversiones externas demoradas por el ciclo mundial de la economía, el poder mundial necesita del gobierno argentino en su apuesta al cambio de agenda en la región a favor de los intereses del gran capital.

La consideración es que el consenso electoral a un programa de derecha como el argentino, resulta más funcional que cualquier otro gobierno deslegitimado por origen golpista, caso del Brasil, en su prédica contra Venezuela o los mecanismos de integración alternativa que supieron destacarse hasta hace pocos años.

Es aun mayor el apoyo del poder mundial que el del bloque de poder local, ya que la burguesía exportadora recela del retorno de las retenciones, aunque estas sean en pesos. Puede pensarse que también temen por nuevas rondas de extranjerizaciones, también motivadas por la ventilación de casos de corrupción que involucran a firmas emblemáticas del poder económico local.

Los propios socios gubernamentales recelan de la forma de gestión, muy auto-centrada en el partido de Macri, el PRO, con relativo escaso papel en el Poder Ejecutivo de otros integrantes de la coalición de gobierno, CAMBIEMOS.

Se trata de un intento de nueva hegemonía en el sistema político de la Argentina, con un Presidente constitucional, que por primera vez en la historia con vigencia de la Constitución (1916) no es ni radical ni peronista. Es un intento que se inició con el voto en 2015, se afianzó en 2017 y pretende consolidar en 2019.

Ahí está la duda política de la coyuntura en el país y el interrogante es si Macri renueva para un nuevo periodo presidencial y recrea su estrategia de cambio en la hegemonía de la gestión política de la Argentina, modificando el bipartidismo histórico entre radicales y peronistas.

Existen ruidos en el poder político y el debate es quien administra el ciclo del capital en el país. Son problemas de la superestructura con base estructural de cambios en el poder sustancial del capitalismo local.

La protesta social
Tanto la situación de arrastre como el nuevo shock de ajuste alimentan el descontento, la protesta social y augura aumento del conflicto popular. Ya está anunciado un Paro nacional para el 25/9 de parte de la conducción de la CGT, que para las CTA, la Autónoma y la de los Trabajadores y algunos gremios de la CGT, se inicia el 24/9 con movilización callejera.

No se trata solo del impacto socioeconómico en la coyuntura, sino de confrontar con el proyecto estratégico del poder.

La ofensiva capitalistas en la Argentina se inició en el 75/76, en primer lugar contra los trabajadores y las trabajadoras, sus organizaciones representativas, sus derechos y sus ingresos; encontrando continuidad esencial en los gobiernos de la dictadura genocida en los 70/80 y en los años 90, recreando y profundizando el programa en el presente bajo el gobierno de Mauricio Macri.

No es menor la resistencia popular a la dictadura genocida y a los procesos de reestructuración neoliberal capitalista de los 90 y la actualidad, convocando a discutir la estrategia del movimiento obrero, popular y de la izquierda social y política más diversa para frenar el ajuste y la regresiva reestructuración en curso y habilitar un debate para el despliegue de políticas contra el neoliberalismo y el capitalismo.

Es un desafío para el movimiento popular local con impacto en la situación Nuestramericana para frenar la ofensiva imperialista y conservadora de las clases dominantes en toda la región latinoamericana y caribeña.

No se trata solo de un problema local, sino con capacidad de intervenir en la lucha de clases regional y mundial.


Fuente: Resumen Latinoamericano

NOTA: Artículo realizado para el Semanario Comunista “el Popular” Digital, No 439, 7 de setiembre /2018, 3a Época-Uruguay.

CON CAMBIOS HISTÓRICOS Y PEÑA CONFIRMADO,ES ASÍ EL NUEVO GABINETE DE MACRI



Con la ratificación del jefe de gabinete, Marcos Peña, y un ajuste atroz en históricos ministerios, el Gobierno oficializó el fuerte recorte del gabinete, que ahora tendrá solo 10 ministros. Está conformado por un equipo de descarte, con funcionarios que siguen en su cargo ya que no les encontraron reemplazantes.

Marcos Peña como jefe de Gabinete, Rogelio Frigerio sigue en Interior, Faurie en Cancillería, Oscar Aguad en Defensa, Patricia Bullrich en Seguridad, Germán Garavano en Justicia, Guillermo Dietrich en Transporte, Dante Sica en Producción y Trabajo, Carolina Stanley en Desarrollo Social y Salud y Alejandro Finocchiaro en Educación, Ciencia y Cultura.

Los ministros que desaparecieron de la órbita ministerial son: Ambiente y Desarrollo Sustentable; Energía, Turismo, Trabajo, Agroindustria, Salud, Cultura y Ciencia y Tecnología. Las áreas se convierten en Secretarías de Estado. En tanto, Turismo y Ambiente y Desarrollo Sustentable dependerán directamente del Presidente de la Nación.


En el detalle que brindó Casa Rosada, el ex ministro de Modernización, Andrés Ibarra, pasará a ser vicejefe de Gabinete; el ex titular de Energía, Javier Iguacel, será Secretario de Energía dentro del Ministerio de Economía.

Los ex ministros de Trabajo y Agroindustria, Jorge Triaca y Luis Miguel Etchevehere, serán secretarios se esas áreas dentro del Ministerio de Producción y Trabajo que seguirá bajo la conducción de Sica

El ex ministro de Salud, Adolfo Rubinstein, será secretario de esa área dentro de la cartera de Salud y Desarrollo Social que conducirá Carolina Stanley. Y los ex ministros de Cultura y Ciencia, Pablo Avelluto y Lino Barañao; serán secretarios de sus áreas dentro del ministerio de Educación, Cultura y Ciencia y Tecnología.

Por el momento, ningún funcionario de primera línea abandonará el Gobierno pero este cambio de rango de Ministerio a Secretaria, implica una reducción presupuestaria para esas áreas que afectará su operatividad y alcance.


EL CONCEPTO DE COMUNIDAD ORGANIZADA EN JUAN PERÓN

*Por Aritz Recalde


“La comunidad organizada debe conformarse a través de una conducción centralizada en el nivel superior del gobierno, donde nadie discute otro derecho que el de sacrificarse por el pueblo; una ejecución descentralizada y un pueblo libremente organizado en la forma que resulte más conveniente a los fines perseguidos”.

Juan D. Perón, 1974



El concepto de Comunidad Organizada fue desarrollado por Juan Perón en el año 1949. Asimismo, la noción aparece mencionada por el mandatario en otras oportunidades y ocupó un lugar importante en su libro Modelo Argentino para el Proyecto Nacional del año 1974.

En una gran síntesis, la noción de Comunidad Organizada está fundada sobre tres ideas fuerza:

Primero: la República Argentina debe edificar un nuevo proyecto de civilización alternativo al capitalismo liberal. La Comunidad Organizadaes un programa de democracia social, participativa y humanista que reconoce y que garantiza los derechos de las personas y que establece una clara conciencia de sus obligaciones. El individuo solamente se realizará en una Comunidad liberada y su destino estará directamente ligado al del conjunto de la colectividad.

Segundo: La Comunidad Organizada es una democracia participativa y está edificada en torno a la acción de las organizaciones libres de pueblo. El sujeto político de la Revolución Justicialista es el pueblo organizado autónomamente y no el individuo egoísta (liberal) o el Estado colectivista (comunista).

Tercero: en el plano geopolítico mundial, la Comunidad Organizada es un proyecto de civilización alternativo al individualismo capitalista y al colectivismo soviético. Ambos sistemas fracasaron y producto de ello la humanidad está inmersa en una crisis política, económica, social y moral profunda.


1. El libro La Comunidad Organizada

“La humanidad necesita fe en sus destinos y acción, y posee la clarividencia suficiente para entrever que el tránsito del yo al nosotros, no se opera meteóricamente como un exterminio de las individualidades, sino como una reafirmación de éstas en su función colectiva”.

Juan D. Perón, 1949

El libro La Comunidad Organizada se compone con pasajes del discurso[1] de Juan Perón en el cierre del Congreso de Filosofía, realizado en la Universidad Nacional de Cuyo el día 9 de abril del año 1949.

No existe acuerdo sobre la autoría definitiva del texto que Juan Domingo Perón leyó en el Congreso. Carlos Piñeiro Iñiguez, Alberto Buela, Norberto Galasso y Oscar Castellucci coinciden en que no hubo solamente una pluma en la escritura de la Comunidad Organizada. Estos investigadores destacan el hecho de que el libro pudo haberse conformado con contribuciones de Nimio de Anquin, Carlos Astrada, Hernán Benítez, Ireneo Fernando Cruz o Arturo Enrique Sampay. Perón habría delineado el esquema inicial de las ideas generales y luego corrigió y editó el texto definitivo con el conjunto de esos otros aportes.

El libro se organiza en 22 capítulos que introducen conceptos teóricos y breves reflexiones históricas, abordando temas de filosofía, de religión, de historia de Europa y de teoría del Estado, entre otras cuestiones.

En la obra se hace un repaso de algunas corrientes políticas e intelectuales que formaron lo que se denominó como el “espíritu americano y las bases de la evolución ideológica universal”. Para explicitar su origen, Perón expuso sucintamente el proceso histórico y cultural por el cual la sociedad medieval varió de un sistema asentado en torno a valores religiosos, hacia un proyecto de culto al hombre y a la racionalidad moderna.

El ex Presidente describió las ideas y conceptos formulados en la Edad Antigua, centralmente en la tradición grecorromana. Puntualizó algunos rasgos de la Edad Media que, según él, “produjo santos y demonios, pero en su desolación, en su pobreza, con el horizonte teñido siempre por los resplandores de los incendios, no le quedaba al hombre otro escape que poner sus ojos y su esperanza en mundos superiores y lejanos. La fe se vio fortalecida por la desgracia”. Se refirió puntualmente a la escolástica de Santo Tomás y a las nuevas ideologías del Renacimiento, en la antesala de la Edad Moderna. Acerca del Renacimiento sostuvo que “sobre las ruinas de los castillos feudales edificaron su trono las nuevas monarquías. A la idea de aventura sucedió la empresa (…) El Estado tardará todavía en sobrevenir, pero en torno a los monarcas, depositarios de un mandato ideal, representantes de lo que siglos después será el concepto de nacionalidad, empieza a gestarse la vida de los pueblos modernos”.

La Comunidad Organizada introduce brevemente las nociones de los pensadores Sócrates, Aristóteles, Platón, Santo Tomas, Spencer, Hobbes, Spinoza, Voltaire, Fitche, Montesquieu, Kant, Comte, Darwin, Vico, Descartes, Rousseau, Hegel, Marx, Berkeley, Bergson, Schelling, Heidegger y Kierkegaard, entre otros.


Contexto histórico de producción de la Comunidad Organizada


El libro se formuló luego de la hecatombe humana producida en las dos Guerras Mundiales. El Congreso de Filosofía de Mendoza se realizó en un contexto internacional caracterizado por el enfrentamiento entre los bloques del comunismo soviético y del capitalismo norteamericano.

Tras la conflagración mundial, el orden geopolítico organizado por Europa se desmoronó y se inició un ciclo de revoluciones anticoloniales, caracterizado por el surgimiento de nuevos Estados de raíz nacionalista.

La propuesta de Comunidad Organizada anticipó, en muchos aspectos, la actitud que tomaron varios de los nuevos gobiernos frente a los dos grandes imperialismos de posguerra. Con antelación a que se produzcan los sucesos, la postura de Perón en su “tercera posición” expresó lineamientos y principios que conformarían el Bloque de países No alineados, que tuvo nacimiento en la Conferencia de Bandung en el mes de abril del año 1955[2].

El Congreso de Filosofía de Mendoza se realizó el mismo año que la reforma de la Constitución Nacional y de algunas constituciones provinciales. Tal cual sugiere Alberto Buela, la Comunidad Organizada fue la doctrina política que guío a los congresales oficialistas en la refundación institucional de la Revolución Justicialista.


El materialismo y la crisis de la civilización


“La crisis de nuestro tiempo es materialista. Hay demasiados deseos insatisfechos, porque la primera luz de la cultura moderna se ha esparcido sobre los derechos y no sobre las obligaciones; ha descubierto lo que es bueno poseer mejor que el buen uso que se ha de dar a lo poseído o a las propias facultades”.

Juan D. Perón


El punto de partida de la Comunidad Organizada es el hecho destacado por el líder justicialista acerca de que “la sociedad y el hombre se enfrentan con la crisis de valores más profunda acaso de cuantas su evolución ha registrado”. En occidente habían desparecido las “tesis fundamentales” del orden social y el relativismo y el desconcierto ético y político eran la norma.

Perón mencionó que si bien el sistema capitalista generó un “progreso económico” importante, no erradicó los enfrentamientos entre clases y países y tampoco evitó los padecimientos sociales y espirituales. En dicho escenario histórico, las ideologías políticas liberales y comunistas no podían ofrecer al hombre una solución a su padecer cotidiano y menos aun convertirse en una alternativa civilizatoria emancipadora. Perón consideró críticamente tanto “el individualismo amoral, predispuesto a la subversión, al egoísmo, al retorno a estados inferiores de la evolución de la especie”, como la “interpretación de la vida que intenta despersonalizar al hombre en un colectivismo atomizador”. En el origen de estas ideologías había una matriz materialista que justificaba la explotación y la lucha de las personas y de los grupos.

El liberalismo auspiciaba el egoísmo individual y la acumulación desenfrenada de riqueza como valores fundamentales y ponía a la humanidad en un estado de guerra permanente. Hobbes había formulado con exactitud ese estado de conciencia del hombre caracterizado por la mera ambición, en un “momento en que las luces socráticas y la esperanza evangélica empiezan a desvanecerse ante los fríos resplandores de la Razón, que a su vez no tardará en abrazar al materialismo”.

El líder justicialista caracterizó críticamente el modelo del consumismo capitalista. El individualismo de la modernidad postulaba que el acceso ilimitado a los bienes materiales y la competencia entre los hombres eran los motores fundamentales del desarrollo. Perón sostuvo que la disputa por mantener privilegios económicos no mejoró la vida en comunidad, sino que derivó en un “egoísmo, que forjó la lucha de clases e inspiró los más encendidos anatemas del materialismo”.

En el siglo XX perdían hegemonía los ideales liberales de supuesto progreso lineal e ilimitado y carecían de legitimidad muchos de los fundamentos de la cultura occidental que habían guidado nuestra organización nacional. Resultado de esta matriz cultural, se habían erosionado los valores del orden justo, de la búsqueda de la verdad trascendente y de la construcción de una comunidad igualitaria y libre.


La alternativa marxista


“En el mundo, sin llegar a soluciones de violencia, gana terreno la persuasión de que la colaboración social y la significación de la humanidad constituyen hechos, no tanto deseables cuanto inexorables”.

Juan D. Perón
En la Comunidad Organizada Perón realizó referencias explicitas a la obra de Marx y puntualizó su influencia en los movimientos de izquierda y en la formulación de una teoría del Estado colectivista.

El mandatario conceptuó negativamente el postulado acerca de que la lucha y el odio de clases podían oficiar como motor de la historia. En sus palabras “Cuando Marx nos dice que de las relaciones económicas depende la estructura social y su división en clases y que por consiguiente la Historia de la humanidad es tan sólo historia de las luchas de clases, empezamos a divisar con claridad, en sus efectos, el panorama del Leviathan. No existe probabilidad de virtud, ni siquiera asomo de dignidad individual, donde se proclama el estado de necesidad de esa lucha que, es por esencia, abierta disociación de los elementos naturales de la comunidad”.

Perón considera que la lucha y los rencores de clase debilitan los vínculos sociales y hacen dificultosa la vida en comunidad. El marxismo promovió un modelo de Estado que tendía a “despersonalizar al hombre en un colectivismo atomizador” y “el individuo marxista es, por necesidad, una abdicación” a la libertad individual. La evolución de esa ideología podía derivar en un autoritarismo que cercenara la autonomía del pueblo y que conformara así una “imposición mecánica en continua expansión y siempre hipócritamente razonada”.

En la óptica de Comunidad Organizada, la democracia se establecerá a partir de la acción de las organizaciones libres del pueblo creadas de abajo hacia arriba, por voluntad de sus miembros y no por imposición estatal. Es en este sentido que Perón estableció que “nosotros somos colectivistas, pero la base de ese colectivismo es de signo individualista, y su raíz es una suprema fe en el tesoro que el hombre, por el hecho de existir, representa”.

La Comunidad Organizada y la igualdad social


La igualdad era la base a partir de la cual construir la Comunidad Organizada y dicha condición tenía que ser consagrada por la actividad política. Perón argumentó que “la ciencia puede resolver en la abstracción los problemas, partiendo de premisas igualmente abstractas, pero en la vida de las comunidades los efectos de esas oscilaciones suelen ser muy otros (…) Incumbe a la política ganar derechos, ganar justicia y elevar los niveles de la existencia”.

El punto de partida, para fundar el nuevo orden histórico, surgiría a partir de consagrar un “dispositivo social” tendiente a eliminar los extremos de desigualdad. Una vez emancipado el hombre de su condición de explotación, la Comunidad iba a “difundir la virtud inherente a la justicia y alcanzar el placer, no sobre el disfrute privado del bienestar, sino por la difusión de ese disfrute, abriendo sus posibilidades a sectores cada vez mayores de la humanidad”.


Pilares doctrinarios de la Comunidad Organizada

Para construir la Comunidad Organizada los pueblos debían desarrollar un ideal de justicia que estructure y que garantice en el tiempo el progreso del conjunto social. Con esta finalidad, el texto recuperó diversas tradiciones culturales e intelectuales a partir de los cuales se conformó el “espíritu americano”.

Hay dos grandes principios que fundaban el origen de la Comunidad Organizada y eran la tendencia del individuo a vivir en sociedad y su búsqueda y deseo de igualdad y armonía humana.

Perón mencionó en varios pasajes del libro que nuestra cultura se integraba con valores de la tradición grecorromana. Aristóteles había descripto con claridad la condición social del ser humano que vive en la ciudad y que subordina su individualidad a un proyecto de integración colectiva superior. Perón detalló que este pensador entiende que “el hombre es un ser ordenado para la convivencia social; el bien supremo no se realiza, por consiguiente, en la vida individual humana, sino en el organismo super-individual del Estado; la ética culmina en la política”.

De Grecia emanaba un renovado concepto de la democracia y una teoría de las virtudes de la vida en comunidad. Perón consideró que dicha tradición de Estado griego “alcanzó en Roma su cúspide. La ciudad, hecha imperio, convertida en mundo, transfigurada en forma de civilización, pudo cumplir históricamente todas las premisas filosóficas”.

Sin negar su condición histórica progresista, Perón mencionó críticamente que el concepto de democracia grecorromano se organizó sobre principios culturales de desigualdad y de opresión étnica, racial y de género. La democracia helénica y el Imperio Romano habían desenvuelto políticas colonialistas sobre los otros pueblos, organizando relaciones de esclavitud.

Perón remarcó el hecho de que el Cristianismo introdujo una nueva noción de la igualdad entre los hombres y pueblos. A diferencia de Grecia y de Roma, la fe católica inauguró una liberación que “enriqueció la personalidad del hombre e hizo de la libertad, teórica y limitada hasta entonces, una posibilidad universal”. El Cristianismo se conformó como una doctrina de contenido revolucionario, en la medida que auspició la igualdad de todos los hombres frente a Dios y fundó el valor de que “no existe la desigualdad innata entre los seres humanos, que la esclavitud es una institución oprobiosa y que emancipase a la mujer; una fuerza capaz de atribuir al hombre la posesión de un alma sujeta al cumplimiento de fines específicos superiores a la vida material, estaba llamada a revolucionar la existencia de la humanidad. El Cristianismo, que constituyó la primera gran revolución, la primera liberación humana, podría rectificar felizmente las concepciones griegas. Pero esa rectificación se parecía mejor a una aportación”.

Perón consideró que con el transcurso del tiempo ambas tradiciones se articularon y la democracia se organizó evolucionando a partir de “la familia”, de manera que “su unidad se convierte en plasma que a través de los municipios integrará los estados, y sobre la que descansarán las modernas colectividades”.

En varios pasajes de la Comunidad Organizada hay referencias a los aportes a la cultura occidental de Santo Tomás, quien postuló que el “Estado es la educación del hombre para una vida virtuosa”. Perón interpretó que el tomismo propugnó un concepto humano distante del “individualismo anárquico” y que presentó los valores “espirituales” por sobre los “materiales”, destacando que “el hombre era sólo algo que debía perfeccionarse, para Dios y para la comunidad”.

El concepto histórico de vida en Comunidad de Grecia, del Cristianismo y el tomismo tendrá en diversos autores de la modernidad una refundación y una revisión positiva y constructiva. Entre otros, Perón recuperó la figura de Rousseau que si bien afirma el valor del individualismo, luego “lo integra en una comunidad y suma su poder en el poder de todos para organizar, por la voluntad general, la existencia de las naciones (…) llamará pueblo al conjunto de hombres que mediante la conciencia de su condición de ciudadanos y mediante las obligaciones derivadas de esta conciencia, y provistos de las virtudes del verdadero ciudadano, acepten congregarse en una comunidad para cumplir sus fines”.


Los límites ciencia moderna como ordenadora social


“Voces de alerta señalan con frecuencia el peligro de que el progreso técnico no vaya seguido por un proporcional adelanto en la educación de los pueblos”.

Juan D. Perón


Juan Perón presentó a la Comunidad Organizada como una propuesta de civilización alternativa al liberalismo y al marxismo.Según postuló en el epígrafe, el mandatario suponía que la refundación de la organización social no iba a efectuarse sobre los principios del progreso técnico. El mandatario justicialista consideró que la racionalidad científica moderna era incapaz de organizar los vínculos humanos sobre principios de justicia. Destacó, entonces, que “no podemos deducir de ella el clima de una nueva Ética y mucho menos el de una nueva Moral (…) No es posible fundar sobre una ley técnica, desconectada de las razones últimas, una ley positiva, ni siquiera un tratado de buenas costumbres”.

La ciencia podía contribuir al desarrollo material y económico de los países pero no consagraba un orden justo, ni un valor sobre el cual edificar una Comunidad libre. Perón consideró necesario dotar a los científicos y técnicos de sentido ético y propugnó que había que organizar su práctica en torno de nuevos valores sociales y colectivos.


La cultura de las obligaciones humanas


“La justicia no es un término insinuador de violencia, sino una persuasión general; y existe entonces un régimen de alegría, porque donde lo democrático puede robustecerse en la comprensión universal de la libertad y el bien general, es donde, con precisión, puede el individuo realizarse a sí mismo, hallar de un modo pleno su euforia espiritual y la justificación de su existencia”.

Juan D. Perón

Perón consideró necesario forjar una cultura nacional que fuera capaz de oficiar como un marco de acción valorativo y práctico para el actuar solidario de los hombres y de los grupos.

La Comunidad tenía que organizarse en torno a una nueva moral que reforzara el sentido de las obligaciones del individuo para con su sociedad. El liberalismo se había centrado en los derechos del hombre y era hora de ahondar en sus obligaciones y deberes.

Perón insistirá en la necesidad de crear una conciencia acerca de los imperativos públicos de los pueblos. El individuo tenía que adquirir una conciencia social que lo lleve a actuar buscando el orden justo, la emancipación colectiva y la autodeterminación popular. Había que “difundir la virtud inherente a la justicia y alcanzar el placer, no sobre el disfrute privado del bienestar, sino por la difusión de ese disfrute, abriendo sus posibilidades a sectores cada vez mayores de la humanidad”.

La solidaridad y la colaboración tenían que forjarse como el nuevo vínculo entre los hombres y los grupos que iban a abandonar la lucha de clases ya que “combatir el egoísmo no supone una actitud armada frente al vicio, sino más bien una actitud positiva destinada a fortalecer las virtudes contrarias; a sustituirlo por una amplia y generosa visión ética”.


La educación como medio de perpetuación del orden justo

Una vez consagrados sus derechos sociales y los valores basamentales del orden justo, el pueblo organizado era responsable de mantenerlos en el tiempo. Para evitar la inestabilidad, el caos y los enfrentamientos de clases era preciso que “los valores morales creen un clima de virtud humana apto para compensar en todo momento, junto a lo conquistado, lo debido”.

Consagrado el orden de justicia, los conflictos de intereses que surgieran iban a resolverse “persuadiendo a ceder a quienes pueden hacerlo y estimulando el progreso de los rezagados”. Habiendo transitado siglos de enfrentamientos y de guerras, el ser humano tenía que dejar atrás “el grito ronco”, “la amenaza” y “sangre” como medios de resolución de diferendos.

La educación debía contribuir a conformar una conciencia solidaria y una nueva moral asentada en principios éticos sólidos, ya que “libre no es un obrar según la propia gana, sino una elección entre varias posibilidades profundamente conocidas”.


2. La Comunidad Organizada en el Modelo Argentino para el Proyecto Nacional


“Nuestra comunidad sólo puede realizarse en la medida en que se realice cada uno de los ciudadanos que la integran. Pero «integrar» significa, para nosotros, «integrarse»; y la condición elemental de la integración del ciudadano en la comunidad es que la sienta como propia, que viva en la convicción libre de que no hay diferencia entre sus principios individuales y los que alienta su patria”.

Juan D. Perón

Perón retomó el concepto de la Comunidad Organizada en el texto Modelo Argentino Para el Proyecto Nacional, publicado en 1974. A diferencia de 1949, su planteo estaba más centrado en cuestiones de organización política, que en debates con el campo filosófico y universitario.

En línea con su postura de los años cuarenta, mencionó que la Comunidad Organizada era un sistema alternativo al modelo soviético y al materialismo capitalista y “la solución ideal debe eludir ambos peligros: un colectivismo asfixiante y un individualismo deshumanizado”.

Perón consideró a la Comunidad Organizada como un paso necesario para lograr la soberanía política nacional, en el marco de un mundo en permanentes disputas imperialistas. Desde su óptica “los pueblos que carecen de organización pueden ser sometidos a cualquier tiranía. Se tiraniza lo inorgánico, pero es imposible tiranizar lo organizado. Además, como una vez expresé, la organización es lo único que va más allá del tiempo y triunfa sobre él”.

El líder justicialista remarcó el hecho de que “no hay pueblo capaz de libre decisión cuando la áspera garra de la dependencia lo constriñe. De ahí que comunidad organizada significa, en última instancia, comunidad liberada”.

La Comunidad tenía que organizarse con “objetivos” compartidos entre sus miembros. Para formularlos había que partir de una lectura real de las posibilidades políticas de cada época y la “objetividad” es fundamental para programar los objetivos de un pueblo. Perón solía explicitar este concepto con el razonamiento aristotélico de que “la realidad es la única verdad”.

La Comunidad Organizada se vertebra con la labor permanente de los dirigentes conscientes y formados así como del pueblo organizado compartiendo “una doctrina que abre un amplio espacio de coincidencia aceptado por la mayoría”.

En la democracia participativa y social justicialista el pueblo tenía que estar organizado de manera libre. Los dirigentes de conducción debían poseer una vocación de servicio público y conocimiento científico acerca de las cuestiones “relativas al desarrollo del país”. En este aspecto, Perón destacó que “no debe olvidarse que las organizaciones sirven en la práctica, básicamente, por la calidad de los dirigentes que están a su frente”.

La Comunidad Organizada tenía que elevar los valores del “Hombre Argentino”, respetando sus costumbres y potenciando su ideal de justicia e igualdad. Desde su mirada, el punto de partida era la familia que “seguirá siendo, en la comunidad nacional por la que debemos luchar, el núcleo primario, la célula social básica cuya integridad debe ser celosamente resguardada”.


De la misma manera que lo presentó en el año 1949, Perón consideró que la Comunidad tenía que desarrollar una “conciencia social” que sea capaz de forjar en el hombre el principio de “sus derechos inviolables, sin enajenar la comprensión de sus deberes”.



Bibliografía utilizada:
Buela Alberto (2009) Consecuencias Politológicas del Congreso de Filosofía del 49, CEID, Buenos Aires.

Castellucci Oscar (2015) Cómo y por qué Juan Perón escribió el Modelo argentino para el Proyecto Nacional, Biblioteca del Congreso de La Nación, Buenos Aires.

Farre Luis (1958) Cincuenta años de filosofía en Argentina,

Galasso Norberto (2005) Perón, formación, ascenso y caída, Colihue, Buenos Aires.

Jaramillo Ana (2009) Homenaje al 60 aniversario del Primer Congreso de Filosofía, EDUNLA, Buenos Aires.

Perón Juan Domingo (1974) La comunidad Organizada, Secretaría de la Presidencia de la Nación, Buenos Aires.

(2006) Modelo Argentino para el Proyecto Nacional, Instituto Nacional Juan Domingo Perón, Buenos Aires.

Piñeiro Iñiguez Carlos (2010) Perón: construcción de un ideario, Siglo XXI, Buenos Aires.

Williams Roy (2015) Fenomenología del peronismo, Biblos, Buenos Aires.


___________________________________________________________________________

[1] Oscar Castellucci menciona que Perón leyó solamente los capítulos del XVII a XXII, que componen el libro La Comunidad Organizada.


[2] La Conferencia fue convocada por los mandatarios de Egipto, India e Indonesia. Es bueno destacar que al momento de publicarse la Comunidad Organizada aún no se había producido el proceso revolucionario y anticolonial de Nasser (1952) y los gobiernos de Nerhu (1947) y de Sukarno (1945) eran aún muy recientes.

CULTURA & VUELTA



L@s invitamos a ver La Caravana, un ensayo sobre la vida de los Gitanos, dirigida por Marisa y Ananda Li Bredice:



HUMOR INTELIGENTE


13 de agosto de 2018

MARCOS, EL NIETO 128, YA SE ENCONTRÓ CON SU FAMILIA BIOLÓGICA



La presidenta de abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto, encabezó una conferencia de prensa para brindar los detalles sobre la restitución de la identidad de Marcos, el nieto recuperado número 128.

"Durante 42 años, vivió con su identidad cambiada. Hijo de Rosario del Carmen Ramos, Marcos nació en San Miguel de Tucumán, donde ambos fueron secuestrados. él con apenas 5 meses de vida", comenzó el estremecedor relato de Estela.

Carlotto estuvo acompañada por los hermanos de Marcos, que comenzaron su búsqueda en 2001, y que revelaron en las preguntas de la prensa que ya se encontraron con él y compartieron la emoción.

"Su mamá nació el 6 de octubre de 1948 en Diamante, Santiago del Estero. En Tucumán se casó y tuvo sus primeros dos hijos, Ismael y Camilo. Rosario era una activa militante del PRT (Partido Revolucionario de los Trabajadores). En noviembre de 1976, las fuerzas de seguridad realizaron operativos ilegales y la secuestraron en un Ford falcon blanco. ene se momento Camilo se encontraba al cuidado de su padre, pero Ismael y Marcos fueron llevados a una quinta en Tafí Viejo. Esa fue la última vez que Ismael vio a su hermano menor. Ismael fue trasladado a otro domicilio, de donde escapó varias veces hasta que logró contactarse con su tío y luego regresar con su padre", relató la titular de Abuelas.

El hermano mayor de Marcos se presentó ante la CONADI por primera vez en 1999, donde reveló su historia. Luego en 2013, se recibió una denuncia en el Fondo Permanente de Recompensa, con información que señalaba a un joven como hijo de desaparecidos, apropiado por una persona imputada por crímenes de Lesa Humanidad.

Se trata del segundo tucumano cuya identidad fue restituída, y compone un capítulo entero en esa provincia junto al hallazgo de fosas comunes, evidencia del horror.

EL COMBATE POR LA PALABRA



La experiencia parece no alcanzar para despertar la conciencia. Y la conciencia en soledad suele marearse al atravesar la experiencia. A su vez, ambas por separado alcanzan cumbres, pero es inevitable que al chocarse con el viento de las alturas sientan una pesada ausencia. Hay personas que son oprimidas, maltratadas, humilladas, y no lo viven con pena, o al menos no dejan que esa pena sea percibida por el resto.

La experiencia parece no alcanzar para despertar la conciencia. Y la conciencia en soledad suele marearse al atravesar la experiencia. A su vez, ambas por separado alcanzan cumbres, pero es inevitable que al chocarse con el viento de las alturas sientan una pesada ausencia. Hay personas que son oprimidas, maltratadas, humilladas, y no lo viven con pena, o al menos no dejan que esa pena sea percibida por el resto. En el defasaje de la experiencia con la conciencia acomodamos el sentido del mundo. A la experiencia de ser oprimido, más que negarla, le ponemos otro nombre. A la opresión algunas personas prefieren llamarla Cultura del trabajo, o El que quiere puede, y nuestras experiencias se reflejan con discursos ajenos. 

Un averno florece cuando se pretende nombrar de alguna manera lo que se vive. La narración de lo que no se experimenta domina por sobre la narración de la experiencia. Hay casos donde es fácil revelar los mecanismos de reemplazo del nombre y el significado cuando, por ejemplo, un gobierno dice que todo los flagelos materiales a los que está sometiendo a gran parte de la población es para el bien de esta, que este sacrificio se pide porque tiene el celestial objetivo de alcanzar el anhelado bienestar sin déficit fiscal. Y no son pocos quienes se lo creen, porque la política no existe sin algún tipo de creencia. El creer no necesita de la prueba empírica, no necesito ver previamente para creer, mientras menos se vea mejor para la creencia, pero nadie puede prescindir totalmente de la experiencia. Algún sustento en la realidad es requerido y así sea una influencia irrisoria o una alucinación, es determinante para que el impulso de la creencia complete su recorrido. Si no hay correlación entre la promesa del gobernante y los resultados, no se debe a una mentira del gobernante sino a elementos violentos verdaderos "a la vista de todos", que conspiran contra su bondadoso proyecto. Para exponer estos argumentos necesitamos respaldarnos en hechos que supuestamente conocemos en primera persona. "A mí no me la cuenta nadie". La culpa es de algo que está en la experiencia. Que nuestra larga trayectoria como esclavos algo está haciendo mal frente a bellos poderosos que nos proponen un progreso infinito, una abundancia inédita y somos nada más que nosotros, con nuestros actos bárbaros, los que rechazamos tan divinas propuestas…

Pero también sabemos que existen aquellos con discursos geométricamente perfectos, que saben ponerles el nombre correcto a las cosas, que están a favor de todo lo que implique igualdad, que adornan su apariencia con la estética de la rebeldía, pero salpican frialdad e indiferencia en los instantes imperceptibles del día a día, en el choque frontal de su experiencia con lo real. Que por ejemplo no quieren siquiera mirar a las personas que mendigan, que invariablemente encuentran una excusa para explicar su rechazo a compartir algo material. No están preparados para vivir el nuevo mundo que saben relatar con lírica incluida. En ambos lados del nombrar hay dilemas. Los que tienen más experiencia que conciencia, aquellas personas explotadas hasta el límite de lo que soporta el cuerpo, no están mudas sino que nombran a su experiencia con las palabras oficiales, funcionales al aparato que las faena. A veces se traspasan las primeras barreras de la mudez y se comienza a hablar, pero tarde o temprano se cae en condescendencias frente a algún aspecto del sistema opresor al que sus nacientes palabras iban a nombrar. Somos magnánimos con nuestra alienación. Son mecanismos de defensas naturales propios de una lucidez desarrollada a fuerza de puro realismo. El casillero está perfectamente calculado; ¿adónde puede ir una persona oprimida si empieza a rebelarse, si empieza a ponerles el nombre que corresponde a los ultrajes constantes que vive? Si sabe que saldrá perdiendo en el juego de poder si se atreve a ponerles un nombre justo a las cosas. El camino y el ingreso a la liberación de la expresión están colmados de guardianes "instruidos".

Tampoco alcanza con el solo hecho de tomar la palabra, cuando esa palabra ya viene manchada, sucia, con historiales de traición y engaño. El movimiento tiene que ser doble, se toma la palabra a la vez que se le impone un renacer. Se reinventan esas palabras que han sido creadas, mantenidas e impuestas por las clases enemigas del pueblo, las mismas que las obligan a una mudez que sólo habla lo que ellas permiten escuchar. No se trata de alcanzar una simple catarsis, concepto tan inofensivo, tranquilizador y con un lugar preferencial en las vidrieras de los convenios. La catarsis es una acción que se tiene como fin en sí misma, usa una máscara similar a la que portan los neutrales. De lo que estamos hablando es de una destrucción simultánea a la creación, una destrucción que es creativa de por sí. Porque hasta ahora, en el momento en que las clases más bajas eligen tomar la palabra, ya las están esperando una gran cantidad de técnicos ansiosos por darles el inventario permitido para sus recientes desobediencias. Para desobedecer a sus opresores deben obedecer a sus salvadores. 

Entonces los discursos de la experiencia que ya estaban dispuestos a ser expresados, liberados de toda cadena, ahora se hunden en un nuevo precipicio: ingresan en la prisión de la corrección política. Todo lo que pueden reclamar se marca con una cruz en un multiple choice diseñado muy lejos de sus experiencias. Son sectores a los que se los mantiene al margen del reino de los símbolos, por una subestimación innata de los eruditos acreditados por la sociedad, que jamás ven en ellos posibles productores de nuevos sentidos. Cuando estos sectores deciden liberarse y entrar al mundo de lo legitimado, siguen perseguidos por la representación que hacen de ellos sectores ajenos...




(La nota completa en la edición gráfica de Sudestada... ¿Por qué publicamos apenas un fragmento de cada artículo? Porque la subsistencia de Sudestada depende en un 100 por ciento de la venta y de la confianza con sus lectores, no recibimos subsidios ni pauta alguna, de modo que la venta directa garantiza que nuestra publicación siga en las calles. Gracias por comprender)


NO SON “2” SINO “3” LOS MUERTOS EN EL ÁREA EDUCATIVA QUE SE CARGÓ VIDAL

*Por Pedro del Arrabal

Entre aquel “Te la debo, no estoy en tema” respondido por el “jefe” Macri ante la requisitoria periodística sobre el suicidio de una auxiliar de escuela en abril del 2016, y la inmoralidad puesta de manifiesto en aquella oportunidad por la gobernadora María Eugenia Vidal que comenzó a hacer estragos de entradita nomás en la educación bonaerense y ahora le sumó a su “histórica” gestión dos absurdas muertes más, total y absolutamente innecesarias, ocasionadas básicamente por su alto nivel de perversión, sus locos caprichos de “domadora” domesticante, su marcada inoperancia, ineptitud y desidia, todo esto puesto de manifiesto en sus 2 años y medio de gestión, hoy la sociedad tiene una tétrica pintura de lo que son los empresarios, CEOS y todos sus alcahuetes en gestión de gobierno. De tan “transparente” (yo diría descarados)que son, se ven sus “chanchullos de corruptela” hasta por las hendijas de las puertas que cierran para esconder sus mentiras. Todo este horror nunca podrá pasar desapercibido para la historia nacional, popular y “no oficial”; por más que” la historia oficial” hoy cuente con un desmesurado y perverso apoyo mediático, empresarios y periodistas cómplices y a la vez tan responsables en estas indisimuladas perversiones como su ejecutores.

Solo alcanza con preguntarse cómo se hubiese manejado esta prensa complaciente -por sociedad en negocios con la actual gestión PRO en los desfalco- si estos más de 100 muertos que ya carga sobre sus espaldas el gobierno Macrista se hubiesen dado en el gobierno anterior. Con la manipulación de un suicidio que transformaron en “asesinato” les alcanzó –prensa mediante- para demonizar toda una gestión que solo cometió 2 pecado: dar un poco de dignidad a los sectores sociales más desprotegidos, más necesitados y trabajar para un desarrollo más humano e igualitario para todos los miembros de nuestra sociedad.

Qué se puede esperar de mujer que se disfraza de “Heidi” para esconder su vampirismo “PRO” acompañando una gestión que ya destruyó prácticamente todo el aparato productivo nacional, que día a día genera más desocupación, precariza las condiciones laborales, hambrea a los más desprotegidos, endeuda externamente a varias generaciones futuras completas, hunde en la miseria a los jubilados, pauperiza el sistema educativo, todo en nombre de una supuesta pero a todas luces mentirosa ficción que solo se asienta en los discursivo pero que en la realidad nos está haciendo desaparecer como Nación independiente y soberana.

Solo recordemos esto:

DIARIO LA CAPITAL

DIARIO -PAG-12



12 de agosto de 2018

CUADERNOS SIN GLORIA


Acá estamos, camino al abismo, en medio de una crisis voluntaria –en lengua amarilla, ‘tormenta’ o ‘tormentón’-, con una inflación que no bajó en dos minutos sino que intenta superar el 30 por ciento, con industria decadente, desempleo en alza y pobreza cada vez más lejos del cero. Acá estamos, con un staff de saqueadores que se pintaron como inmaculados pero están más manchados que el resto. Acá estamos, decayendo en todos los rubros gracias al antojo de cambiar lo bueno por lo macabro con una hipnosis mediática insólita, capaz de convertir al sujeto en un autómata recitador de incongruencias con pretensiones de ciudadano. Si algo faltaba en el culebrón, es el encarcelamiento de empresarios y ex funcionarios a partir de los dislates escritos por un minucioso chofer en unos cuadernos Gloria que, después de fotocopiados, fueron a parar a una hoguera. Cárcel hasta que inventen un delito contra Cristina. Ahora que son muchos más los que la extrañan, salen con este mamarracho en las tapas de los diarios para alimentar los prejuicios del público cautivo con el mito de “se robaron todo”.
La bronca que inspira el Cambio está cocinando la necesaria reacción. La famosa Grieta al rojo vivo. Unos alientan la rebelión para cambiar de rumbo y otros para amoldar el descontento con palos, balas y gases. Unos dicen que los amarillos están perdiendo legitimidad mientras otros se aferran con uñas y dientes a las excusas que decidieron su voto. Unos esperan que esto termine cuanto antes y otros esgrimen que hay que respetar la democracia. Si el clima se está enrareciendo es porque así lo quiere el Gran Equipo que comanda este escabroso viaje.

No hay turbulencias ni tormentas; tampoco conspiraciones destituyentes: hay errores como consecuencia de medidas erróneas y tragedias ocasionadas adrede por el afán de enriquecer a unos pocos. Eso es el Cambio, la estafa electoral más desigualadora de la historia y un engendro así no puede tener un final feliz.

El engaño está en todo y es cada vez más evidente. Por eso la imagen positiva de Macri no alcanza los 35 puntos y más de un 70 por ciento de la población considera que la situación económica actual es muy mala, de acuerdo a muchas encuestas recientes. Hasta la gobernadora Vidal experimenta el desplome de su personaje de hada buena, un poco salpicada por el Gobierno Nacional y bastante por su propio barro. Al escándalo por los aportantes falsos en las campañas se suma la explosión en la escuela de Moreno, que acabó con la vida de la vicedirectora Sandra Calamano y el auxiliar Rubén Rodríguez. La desidia ministerial de no responder a los reclamos de mantenimiento en las instalaciones de gas de un colegio terminó de la peor manera, no con chicos helados en las aulas sino con dos muertos.

Y si ellos exigen con un tuit que no se haga política con la tragedia, habrá que recordarles que Macri llegó a alcalde de la CABA gracias al incendio de Cromañón y el accidente con visos de sabotaje de Once aportó bastante a su campaña presidencial. Lo único que inspira un simulacro de empatía con las víctimas es todo lo que pueda servir a la estrategia de colonizar el país y convertir a sus habitantes en sirvientes de un establishment cruelmente egoísta. Los diez rescatistas muertos en Iron Mountain, los aplastados por derrumbes de muros y edificios en la Capital, los caídos por gatillo fácil o represión callejera, los mártires del submarino, Santiago Maldonado, Rafael Nahuel y ahora, Sandra y Rubén, no provocan una lágrima porque son productos de la rapiña que representan.

Al contrario, se burlan, como Macri, al hablar de un “problemita o un escape de gas”o declamar “queremos estar cerca, queremos seguir cerca, porque para nosotros gobernar es cuidar. Gobernar es que el Estado esté ahí para dar una respuesta en la vida diaria de cada uno”. Una respuesta como el ajuste brutal que se viene con el presupuesto del próximo año que dejará más desamparados a los sumergidos en el desamparo.

Sobre el circo y los panes

Y acá estamos, camino al abismo, en medio de una crisis voluntaria –en lengua amarilla, ‘tormenta’ o ‘tormentón’-, con una inflación que no bajó en dos minutos sino que intenta superar el 30 por ciento, con industria decadente, desempleo en alza y pobreza cada vez más lejos del cero. Acá estamos, con un staff de saqueadores que se pintaron como inmaculados pero están más manchados que el resto, tanto por dentro como por fuera. Acá estamos, decayendo en todos los rubros gracias al antojo de cambiar lo bueno por lo macabro. Y también estamos ante una hipnosis mediática insólita, capaz de convertir al sujeto en un autómata recitador de incongruencias con pretensiones de ciudadano.

Si algo faltaba en el culebrón que estamos presenciando es el encarcelamiento de empresarios y ex funcionarios a partir de los dislates escritos por un minucioso chofer en unos cuadernos Gloria que, después de fotocopiados, fueron a parar a una hoguera. Cárcel hasta que inventen un delito contra Cristina. Ahora que son muchos más los que la extrañan, salen con este mamarracho en las tapas de los diarios para alimentar los prejuicios del público cautivo con el mito de “se robaron todo”. Para tapar el escándalo de sus campañas, señalan con millones de dedos las campañas ajenas. En esta ensalada discursiva, coimas y aportes significan lo mismo, un extorsionado se puede convertir en un ‘arrepentido’, un empresario ligado a Macri será quien revele delitos inexistentes y unos cuadernos que ya no están serán la prueba irrefutable para desterrar al “populismo” para siempre.

Una operación política-periodística-judicial tan fácil que se puede desmontar con media falange de frente. Sin embargo, algunos caen tanto que ya están diseñando un monumento a los cuadernos Gloria. Tanto que ni piensan que, de estar los cuadernos, establecer antigüedad y caligrafía, no serían prueba de nada. Hasta la lectura de la fotocopia aporta nulos elementos probatorios, porque los hechos, además de indemostrables, también son inverosímiles. Todo lo que haga de Cristina un monstruo será bien recibido por el público cautivo, por más pueril, incoherente o desmesurado que sea. Y claro, Macri sigue siendo el favorito de su núcleo duro. Ni las evidencias de su oscuridad opacan su aura para los que lo idolatran. Ni su pasado estafador o contrabandista ni su presente de facilitador de negocios para él como para sus amigotes. Aunque aparezcan pruebas fehacientes de lavado de dinero en las campañas, seguirán creyendo que lo otro fue peor. Aunque los tarifazos quiten el sueño y el paseo por las góndolas se torne un tren fantasma, mantendrán su inexplicable adhesión. Los que se emocionaban con la promesa de Pobreza Cero, hoy aplauden recortes hasta en la distribución de leche.

Habrá que ver qué pasa cuando la guadaña cercene un poco más su bienestar y el ajuste los despierte del sueño de estar entre los privilegiados. Egoístas que sólo miran la realidad a través de su ombligo y jamás se esfuerzan por expandir su mirada. Así seguirán abrazando el circo hasta que se queden sin pan. Entonces, como en 2001, se acordarán de buscar nuestro abrazo. Y lo encontrarán y es de esperar que para siempre: la única manera de construir un país para todos.


#ELFUTUROLLEGO: LA LEY Y LA CALLE



Las jóvenes tomaron el espacio público y lo transformaron en el principal escenario de democracia donde se juega la ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo. Porque aunque seguimos pidiendo #QueSeaLey ya se ganó una batalla histórica. Las que dicen que no se van a callar más. Las que dicen que ya no tienen miedo. Las que avisan que la Iglesia ya no tiene poder. Y las que afirman que la lucha va a continuar porque lo que cambió es la sociedad.

Lo que nos deja el debate por el aborto legal es una sola certeza: la revolución ya está en marcha y no hay vuelta atrás. Y se ve, se escuche y se vive en la calle en voces de pibas y pibes:

-“Esto es el principio de todo, recién arranca”.

-“Vamos a seguir adelante”.

-“Va a salir, es inevitable”.

-“Es un derecho humano poder decidir sobre el propio cuerpo”.

Las pibas en las calles no dan margen para ninguna derrota. Porque saben que el movimiento que construyeron, la experiencia de saberse juntas y los lazos que forjaron en estos meses, en estos años, en toda la historia son mucho más potentes que las roscas políticas y las negociaciones mendigas de los senadores.

Agustina, de Moreno, vino con su hermana y sus compañeras de colegio. Ella no duda: “Pasamos a la historia, si no es hoy, será el próximo, pero lo vamos a conseguir. Teniendo en cuenta la historicidad de este movimiento, es eso: dejar de hacernos los boludos, poner el cuerpo y conseguir nuestro derecho”.

Alrededor de las 4 de la tarde, Sofía, estudiante de segundo año, saltaba entre risas: “Esto para mí es una fiesta. Estamos muy emocionadas. Es algo muy importante para nosotros. Al ser pibas y pibes, estar movilizándonos a esta edad por algo que nos implica a todas es muy fuerte. Estoy re manija”.

Florencia vino con sus compañeras de un grupo de scout. Desde la mañana se instalaron en una carpa sobre Callao, dispuestas a ponerle el cuerpo a la jornada. De algo están seguras: “La Iglesia es responsable y los senadores van a tener que rendir cuentas”. Pero también saben que esto sigue, que la historia no va para atrás: “Vi mucha gente que antes no tenía idea y se concientizó mucho, está muy visible el movimiento y la lucha feminista, crecimos un montón, y el mundo entero está viendo la lucha por el aborto en Argentina. Muchas mujeres están pudiendo contar sus historias. Ya no podemos volver debajo de la alfombra”.

Lo dicho no es una exageración.

Esto no es una marcha, no es una movilización, no es una vigilia.

Es una revolución.

Algo ya cambió

Un grupo de compañeras de secundario de Morón sienten que lo que cambió es la relación con la otra. “Hoy la que está al lado te dice: ‘te acompaño’”.

Para Jimena, de González Catán, “se destapó la alfombra de la mierda que se venía guardando. Es una realidad que hay que reconocer y mejorar. Además, yo creo que en estos últimos tiempos hay muchas chicas nuevas. Venía en el tren, en el subte y era impresionante, todas chicas de 12, 13, 14 años. Nosotras ya tenemos veintipico y nos sentimos orgullosas de esta nueva generación. Se está expandiendo y va a seguir en aumento. No hay vuelta atrás”.

Una de esas pibas es Lucía, de Belgrano: “Es la primera vez que vengo a una marcha. Mi mamá no me dejaba antes, pero le insistí porque me motivaba mucho estar acá. Estoy emocionada. Creo que lo vamos a lograr, no importa cuándo”.

Para muchas se trata de la primera instancia de movilización, de salir a la calle a demandar un derecho. Romina, de Alejandro Korn, dice: “Nunca habíamos venido a ninguna marcha. Nos pareció que hoy estaba bueno venir a participar, a apoyar. Con mucha emoción y felicidad de ver que se está visibilizando esta problemática”.

La revolución infinita
Lola, Milagros y Rosario tienen 16 años y vienen de La Matanza. Valentina es más chica: tiene 14. Y dice: “Esperamos que sea ley, pero ya hoy es un día histórico. Nosotras ya ganamos. Lo que está pasando es una revolución. Una señora en el subte nos paró y nos dijo que en su época todo era muy diferente, que ninguna mujer se acercaba para marcar una diferencia. Bueno, nosotras somos la revolución que va a marcar la historia”.

Lola toma el aguante y cuenta por qué: “Porque perdimos el miedo. Nos quitaron tanto que nos sacaron el miedo. Ya no le tenemos miedo a los hombres, al Gobierno. A Nada”.

Rosario completa: “Tampoco a la Iglesia. La Iglesia ya no tiene poder sobre nosotras”.

Valentina retoma: “Sea ley o no, las diferencias ya las marcamos porque nosotras ya somos muy diferentes. La sociedad lo es. Antes teníamos miedo de salir a marchar: ahora gritamos juntas por un estado laico y para que el aborto sea legal. No es moral: es salud pública”.

Botar el Senado

Lucía, de 26 años, estudiante de Rosario, le pidió a su mamá que le prestara el auto porque tenía que hacer Historia. “Venimos a hacer historia”, dice junto a Laura, Emilia, Paula y Julia en 9 de Julio. “Y me dio el auto. Por eso vamos a escribirla hoy, de aquí para siempre”.

Micaela y Santiago son hermanos. Vienen de Ituzaingó, oeste del conurbano bonaerense. Ella tiene 18, él tiene 13. Y le apuntan a lo electoral: “La discusión abrió una brecha muy fuerte y ya las próximas elecciones vamos a saber a quién votar y a quién no. Esto va a tener que ser un proyecto de campaña, porque lo vemos en las calles. Antes no sabíamos a quién votábamos, pero ahora vemos que son hombres de 50 para arriba que están en contra y nunca van a parir. No entiendo cómo tienen ese poder de decisión. Y no los vamos a votar nunca más”.

Lo irreversible


Carolina y Julieta tienen 20 y 24 años. Son de Lomas de Zamora y son pareja. “Toda la discusión va a traer una sociedad más justa”, dicen ambas. “Las feministas argentinas estamos llevando un feminismo a toda América Latina. Nos están tomando como ejemplo. Hoy vimos un cartel que nos pareció el más significativo de todos. Decía: ´La lucha es irreversible´”.

-¿Qué creen que significa?

-Que la lucha va a seguir. Nos quieren ver desmoralizadas. Nos quieren ver tiradas en el piso. Nos quieren ver quebradas en llanto. Pero no va a seguir así. Esto sigue. Esto termina. Piensan que va a haber menos pañuelos verdes. Bueno, les damos una respuesta: va a ser peor.

La lucha que nunca termina

Magalí tiene 16 y es de Villa Lugano. Lara y Chiara también tienen 16, pero vienen de Ciudad Evita. Magalí es la primera vez que viene y dice que no puede creer lo que está viviendo. “Me llena de orgullo estar acá y compartir con mis amigas y con gente que no conozco esto que está pasando”. ¿Qué es lo que está pasando? Lara: “Lo que está pasando es que, salga o no, se va a seguir luchando porque esto no se termina. La lucha no se va a terminar nunca”.

Chiara explica qué es la lucha: “El feminismo. El feminismo es justicia. Es igualdad. Son derechos. Es la posibilidad de que las mujeres salgan a la calle a reclamar”.

Magalí, que es la primera vez que viene, completa: “Pensé que una revolución como esta se venía mucho más adelante y yo no iba a ser parte. Ahora ya lo creo y lo vivo. Y es hermoso”.


CARTA DE PERÓN A LOS JÓVENES DEL 2000


Instituto de Formación y Capacitación Política "GRAL. JUAN DOMINGO PERON"


Dicho texto fue introducido en un cofre y sepultado en la Plaza de Mayo en el año 1950, en conmemoración de la reconquista de la ciudad de buenos Aires en manos inglesas, a fin de se desenterrado por los jóvenes del 2.000 como mensaje de su tiempo.

La Revolución Fusiladora de 1955 destruyó dicha carta, pero su contenido se divulgó de mano en mano a cargo de los compañeros de la Resistencia Peronista.

El contenido de dicha carta está incluido como un capítulo en el libro del Gral. Juan Perón "La Hora del Pueblo" de fines de los '60.



Jóvenes argentinos:


La juventud argentina del año 2.000 querrá volver sus ojos hacia el pasado y exigir a la historia una rendición de cuentas encaminada a enjuiciar el uso que los gobernantes de todos los tiempos han hecho del sagrado depósito que en sus manos fueron poniendo las generaciones precedentes y también si sus actos y sus doctrinas fueron suficientes para llevar el bienestar a sus pueblos y para conseguir la paz entre las naciones.

Por desgracia para nosotros, ese balance no nos ha sido nada favorable. Anticipémonos a él para que conste al menos nuestra buena fe y confesemos lealmente que ni los rectores de los pueblos ni las masas regidas, han sabido lograr el camino de la felicidad individual y colectiva.

En el transcurso de los siglos, hemos progresado de manera gigantesca en el orden material y científico y si cada día se avanza en la limitación del dolor, es solamente en su aspecto físico, porque en el moral el camino recorrido ha sido pequeño.

El egoísmo ha regido muchas veces los actos de gobierno, y no es el amor al prójimo ni siquiera la comprensión o la tolerancia, lo que mueve las determinaciones humanas.

Esa acusación resulta aplicable tanto a los pueblos como a los individuos. Cierto de que en uno y en otros se dan ejemplos de altruismo, pero como hechos aislados de poca o ninguna influencia en la marcha de la humanidad. Es cierto que en ocasiones parece que se ha dado un gran impulso en favor de los nobles ideales y de las causas justas, pero la realidad nos llama a sí y nos hace ver que todo era una ilusión. Apenas terminada una guerra, ponemos nuestra esperanza en que ha de ser la última, porque las diferencias entre las naciones se han de resolver por las vías del derecho aplicado por los organismos internacionales. Pocos años bastan para demostrarnos con un conflicto bélico de mayores proporciones el tremendo error en que habíamos caído. Hasta el aspecto caballeresco de las batallas se ha perdido y hoy vemos con el corazón empedernido cómo al cabo de veinte siglos de civilización cristiana caen en la lucha niños, mujeres y ancianos.

Apenas un conflicto social ha sido resuelto, vemos asomar otro de más grandes proporciones, no siempre solucionado por las vías de la inteligencia y de la armonía, sino por la coacción estatal o dé las propias partes contendientes más fuertes, no el de mejor derecho.

Frente a esta lamentable realidad ¿de qué han servido las doctrinas políticas, las teorías económicas y las lucubraciones sociales? Ni las democracias ni las tiranías ni los empirismos antiguos ni los conceptos modernos han sido suficientes para aquietar las pasiones o para coordinar los anhelos. La libertad misma queda limitada a una hermosa palabra de muy escaso contenido, pues cada cual la entiende y la aplica en su propio beneficio. El capitalismo se vale de ella no para elevar la condición de los trabajadores procurando su bienestar sino para deprimirles y explotarles. Los poseedores de la riqueza no quieren compartirla con los desposeídos sino aceptarla y monopolizarla. E inversamente los falsos apóstoles del proletariado quieren la libertad más para usarla. como un arma'' en la lucha de clases que para obtener lo que sus reivindicaciones tengan de justas.

No ha empezado a alborar el liberalismo económico cuando para impedir sus abusos tiene el Estado que iniciar una intervención cada día más intensa a fin de evitar el daño entre las partes y el daño a la colectividad. Pero tampoco su intervencionismo constituye remedio eficaz porque o es partidista o trata de anular las libertades individuales y con ellas a la propia persona humana.

El mundo ha fracasado. Mas este fracaso, ¿ será tan absoluto que no deje un mínimo resquicio a la esperanza? Posiblemente podamos mantener el optimismo con la ilusión de que el avance de la humanidad hacia su bienestar es tan lento que no lo percibimos, pero, de cada evolución queda una partícula aprovechable para el mejor desarrollo de la humanidad. El avance es invisible y está oculto por sus propios vicios a que antes he aludido; pero no por eso deja de existir.

Se haría más perceptible si cada uno de nosotros se despojase de algo propio en beneficio de sus semejantes, si tratase de dirimir las disputas con la razón y no con la violencia. Dentro de mis posibilidades así he procurado hacerlo y en este sentido he orientado mi labor de gobernante. Válgame por lo menos la intención y sea ella la que juzguen y valoren mis críticos del porvenir.

La humanidad debe comprender que hay que formar una juventud inspirada en otros sentimientos, que sea capaz de realizar lo que nosotros no hemos sido capaces. Esa es la verdad, es la amarga verdad que la humanidad ha vivido y es también la verdad más grande que en estos tiempos debemos sustentar sin egoísmos, porque éstos no han conducido más que a desastres.

En nuestra querida Argentina el panorama descripto se ha sentido sin ser cruento, pero en el orden general los hechos prueban que ha sido el acierto la resolución que ha precedido nuestra realidad. La independencia política que heredamos de nuestros mayores hasta nuestros días, no había sido efectivizada por la independencia económica que permitiera decir con verdad que constituíamos una nación socialmente justa, económicamente libre y políticamente soberana.

Por eso nosotros hemos luchado sin descanso para imponer la justicia social que suprimiera la miseria en medio de la abundancia; por eso hemos declarado y realizado la independencia económica que nos permitiera reconquistar lo perdido y crear una Argentina para los argentinos, y por ese nosotros vivimos velando porque la soberanía de la Patria sea inviolable e inviolada mientras haya un argentino que pueda oponer su pecho al avance de toda prepotencia extranjera, destinada a menguar el derecho que cada argentino tiene de decidir por sí dentro de las fronteras de su tierra.

Contra un mundo que ha fracasado, dejamos una doctrina justa y un programa de acción para ser cumplido por nuestra juventud: ésa será su responsabilidad ante la Historia.

Quiera Dios que ese juicio les sea favorable y que al leer este mensaje de un humilde argentino, que amó mucho, a su Patria y trató de servirla honradamente, podáis, hermanos del 2000, lanzar vuestra mirada sobre la Gran Argentina que soñamos, por la cual vivimos, luchamos y sufrimos.





Juan Perón 






MUJERES EN LA RECONQUISTA


*Por Pablo Vázquez

El 12 de agosto de 1806, en la reconquista de Buenos Aires, tras la invasión británica – origen de nuestra conciencia nacional – el pueblo en armas adquirió sentido de trascendencia. Allí mujeres y varones, tanto criollos, españoles, aborígenes y negros, fijaron las coordenadas para proyectarse como Nación.

Los ingleses desembarcaron el 25 de junio de 1806 y ocuparon Buenos Aires tras la poca resistencia de las tropas españolas, lo que generó rechazo por parte de los pobladores.

Alberto González Arzac afirmó: Beresford se proclamó dictador de estas tierras en nombre de S. M. Británica durante 47 días. En Gran Bretaña se difundió el mapa de un nuevo dominio inglés: “The Viceroyalty of Buenos Aires, with the sorrounding states” (1806), considerando incorporadas estas comarcas a la corona que estaba en la cabeza del rey George III”.[1]

En el diario personal del maestro de la Escuela de Náutica Pedro A. Cerviño – testigo de estos sucesos - exponiendo las razones de la retirada de las milicias porteñas termina por referenciar: “Carajo, que dirán las mujeres!”[2], en obvia alusión a la negativa de las mujeres a someterse al vasallaje británico.

El primer acto de rebeldía contra el invasor lo dio una joven trabajadora en la fonda de los Tres Reyes la que, dirigiéndose a los oficiales españoles que se encontraban prisioneros junto a los vencedores británicos, les recriminó: “desearía, caballeros, que nos hubiesen informado más pronto de sus cobardes intenciones de rendir Buenos Aires, pues apostaría mi vida que, de haberlo sabido, las mujeres nos habríamos levantado unánimemente y rechazado los ingleses a pedradas”.[3]

Esa dura declaración de precoz intifada vislumbró una toma de conciencia popular sobre su sentido histórico y su necesidad de liberarse de todo sometimiento exterior. Fue así que “las invasiones inglesas dieron a las milicias conciencia de su poder y colocaron frente a frente a las dos clases de la población: mientras los inferiores luchaban con tesón por su suelo y su manera de vivir, muchos principales habían jurado lealtad a los invasores en 1806 y menguado en la defensa de la ciudad en 1807”[4]

Pero el primer paso fue dado por una mujer…. Luego siguieron los paisanos de la campaña, los esclavos negros, los aborígenes – quienes llegaron al Cabildo de Buenos Aires con 20.000 guerreros para resistir a los británicos y tiempo después, en 1807, controlarían la costa ante la nueva amenaza inglesa[5] -, los criollos; en definitiva, el Pueblo.

Un pueblo que tuvo en claro las intenciones del enemigo ya que “el primer acto de Beresford después de la rendición hizo patente, al pedir a los habitantes un juramento de fidelidad al rey Jorge III, que la finalidad de la invasión era la conquista, no la liberación”.[6]

Mientras tanto los oficiales ingleses fueron agasajados por las familias porteñas más distinguidas, por las tardes se paseaban por las calles con las hijas de la aristocracia o recibían los halagos de María de Todos los Santos Sánchez de Thompson y de Mendeville (Mariquita).[7] En tanto el poder popular en armas se organizó al mando de Liniers y Pueyrredón para hacer cumplir la sentencia de la joven trabajadora.

Y los ingleses fueron derrotados a pedradas, y algo más… Las familias usaban las terrazas para atacarlos, cada casa era una fortaleza, cada esquina era un piquete armado donde el papel de las mujeres de pueblo era heroico como Manuela Pedraza (la Tucumanesa) que enfrentó a la metralla enemiga y abatió a un soldado inglés con su fusil, consiguiendo ser nombrada posteriormente alférez (aunque luego su destino fue ser mendiga y morir en el olvido)[8] .

Hasta niños, como el joven Juan Manuel de Rosas de 13 años, dieron cuenta de su valor frente al invasor.

Perón, el 12 de agosto de 1948, no casualmente enterró su mensaje a los jóvenes del 2.000, para ser leído en este siglo, teniendo como inspiración la Reconquista.

Dicha experiencia nutrió el impulso de nuestras luchas independentistas de antaño y, espero, sirva para guiar a las futuras generaciones en nuestra constante batalla contra el colonialismo.



*Lic. en Ciencia Política, Docente de la UCES; Miembro de los Institutos Nacionales Eva Perón y Juan Manuel de Rosas


[1] GONZALEZ ARZAC, Alberto: Rosas niño en las invasiones inglesas”, en Revista del Instituto Nacional de Investigaciones Históricas Juan Manuel de Rosas, n° 66, Buenos Aires, año 2004/2006.


[2] Ver PEREZ AMUCHASTEGUI, A. J. : “Crónica Histórica Argentina”, Tomo I, Ed. Codex, Bs. As, 1968


[3] Ver GILLESPIE, Alexander: “Buenos Aires y el interior”, Hyspamérica, Bs. As, 1986 (Libro de memorias del Capitán A. Gillespie, quien fuese comisario de prisioneros durante la ocupación británica de Buenos Aires en 1806)


[4] Ver ROSA, José María: “Del Municipio Indiano a la Provincia Argentina”, Ed. Peña Lillo, Bs. As, 1972


[5] Referencia histórica en la nota de Newen Antu de “Resumen Latinoamericano”, Mayo –Junio 2006, nº 83


[6] Ver FERNS, H. S: “Gran Bretaña y Argentina en el Siglo XIX”, Ed. Solar, Bs. As, 1966


[7] Ver PEREZ AMUCHASTEGUI, A. J, op.cit


[8] Ver SOSA DE NEWTON, Lily: “Diccionario biográfico de mujeres argentinas”, Plus Ultra, Bs. As, 1986