Seguidores

24 de marzo de 2017

DONDE HAY POCA JUSTICIA ES PELIGROSO TENER RAZÓN


*Por Victor Leopoldo Martinez


Hoy se conmemora el día de la memoria, por la verdad y la justicia.

La frase del título -de Francisco de Quevedo- sintetiza todo lo relacionado en materia de Derechos Humanos no solo con lo que vivió nuestro país a partir de la última dictadura militar sino con lo vivido anteriormente y fundamentalmente con lo que se vive hoy en Argentina.

El papel que jugó –y juega- el poder judicial –o mejor dicho muchos de sus integrantes- entre ellos supremas cortes provinciales, la nacional, no pocos camaristas, algunos jueces y fiscales todos ellos con aprobación política Senatorial, dejaron –y dejan- muchas evidencias de su parcial y perverso modo de entender lo que es “Justicia”. Sus varas varían según quien sea el afectado o beneficiado por sus veredictos, sentencias o “cajoneos”. De esto último se alimenta la impunidad de los poderosos.

EL DERECHO ES PARA LOS PODEROSOS

Pero nada es nuevo. Trasímaco de Calcedonia (Bósforo) sostenía hace ya 2400 año, que lo “justo (el cumplimiento de las leyes) es en realidad una imposición de los gobernantes en vista de su propia conveniencia”. Consideraba que: “ésta (la justicia) es el medio del que se vale el que manda (gobernante de hecho o de facto que para nuestro caso claramente fueron las oligarquías a las que se le sumaron las “empresas” periodísticas) para obtener provecho del que obedece”. O sea “Lo justo no es otra cosa que lo que conviene al más fuerte”.

Trasladado a nuestra corta historia como Nación, los Códigos, tanto el Penal diseñado por Carlos Tejedor en 1864 bajo la presidencia del fabricador de historias –Mitre-, como el Civil Argentino, de neto corte liberal redactado por Dalmasio Vélez Sarsfield y aprobado por el Congreso Nacional a Libro Cerrado el 25 de septiembre de 1869, (Presidía el país Domingo Faustino Sarmiento y se desarrollaba en la región la Guerra de la Triple Infamia contra la hermana República del Paraguay), siempre fueron funcionales a la Constitución de 1853, y su manipulación orientada a cuidar y preservar los intereses de la casta oligárquico-gobernante cuyo cabeza ejecutora fue casualmente Bartolomé Mitre.

“Fraguada (la Constitución del “53”) para servir los intereses de un partido dentro del país, llenó la misión a que se la destinaba: fue antecedente y la justificación del accionar político de nuestras oligarquías y gobernantes, o sea el partido de la «Civilización». No se trataba de hacernos, en cualquier forma, dueños de nuestro destino, sino de someternos. No de ser heroicos sino para que algunos se hicieran ricos. No de ser una gran Nación sino una simple colonia próspera; de copiar la cultura ajena; de fundar muchas escuelas primarias donde se enseñaba precisamente que había que recurrir a ese «expediente» para suplir nuestra incapacidad; y universidades donde se profesara como dogma que el capital es intangible y que el Estado (sobre todo el argentino) es mal administrador. Sus próceres lucían levita y representaban la «civilización» frente a la «barbarie» del caudillo que portaba lanza y defendía a los pobres .” (Ernesto Palacios: “La historia falsificada”)

Evidentemente para nuestra oligarquía el tema de los “Derechos Humanos” siempre tuvo propietarios; simplemente porque los únicos derechos los tenía y tiene la “civilización”.

Del interior profundo de la Patria –incluida Catamarca- sacaban la “carne de cañón” que engrillados llevaban a pelear obligadamente contra los hermanos paraguayos en aquella miserable guerra. Con atropellos a los DD.HH. de los más débiles, de los de abajo, los del pueblo, la “chusma” de Sarmiento, comienza nuestra cruenta historia que ni la heroica resistencia de Felipe Varela pudo detener. Para eso Mitre inventó un “demonio”: Francisco Solano López, como antes había demonizado a Rosas.

DERECHOS POLÍTICOS CONCULCADOS

El liberalismo Mitrista se valió del “voto calificado” para todas sus operaciones económico-políticas hasta 1912. Antes que apareciera la Ley Sáenz Peña el derecho político de la “chusma” masculina a elegir gobernante no existía; ni que hablar de la femenina. La mujer tuvo vedada su opinión política hasta que el peronismo instauró el voto femenino en 1947 a instancia de María Eva Duarte de Perón.

Oligarquía y anti patria para quienes el fin justifica los medios de un lado, heroico pueblo peleando por sus derechos del otro.

El asesinato de Enzo Bordabehere en el propio recinto del Senado de la Nación es uno de los más tristes y vergonzosos ejemplos.


DERECHOS OBREROS CONCULCADOS

16 de Junio de 1955; las oscuras fuerzas oligárquicas pretenden asesinar a J. D. Perón- y para eso bombardean Plaza de Mayo con un saldo de 400 muertos y miles de heridos, todos civiles inocentes. Ninguno de los responsables de tamaña barbarie pagó por aquella atrocidad.

“Sepan Ustedes que la Revolución Libertadora se hizo en este país para que el hijo del barrendero, muera barrendero” Arturo Rial (Contralmirante de la “Libertadora”)

La revolución libertadora no solo conculca derechos constitucionalmente adquiridos por los trabajadores (1949), sino el derecho a la libre expresión, a la defensa de ideas, proscribe al peronismo y pena con cárcel al que mencione la palabra Perón. Así como con la demonización de Rosas y López se demonizaban los derechos de la “chusma” en el pasado, con Perón y el peronismo se demonizaban los derechos de la clase trabajadora en el siglo XX.

La resistencia peronista tuvo sus héroes y mártires que llamativamente nunca encuentran un lugar dentro de la actual historia sobre derechos humanos. “La cárcel fue una escuela de formación oscura; oscura hasta para nuestros familiares sobre todo, que también dieron vueltas a la Plaza de Mayo; que también formaron organizaciones de familiares, quizá no tan famosas como las actuales por la procedencia social de la que nosotros proveníamos; o la procedencia del grueso de los prisioneros CONINTES. (1960)No había entre nosotros suficientes sectores medios como para darnos la trascendencia en LOS MEDIOS que después tuvieron los procesos populares… La cárcel fue una universidad para nosotros” Jorge Rulli- “Peronismo, la memoria silenciada”.


DERECHOS HUMANOS ELEMENTALES CONCULCADOS

30 mil militantes sociales y políticos de los cuales el 80% fueron compañeros peronistas -entre ellos dirigentes gremiales y delegados de fabricas-, continúan desaparecidos luego del accionar genocida de la última dictadura militar que asaltó el poder en marzo de 1976. “Para que este país pueda funcionar hay que matar a por lo menos 500 peronistas” (Luciano Benjamín Menéndez-Abril de 1977).

La oligarquía de siempre, para despegar de su autoría intelectual en todos aquellos asesinatos llevados adelante como “trabajo sucio” por aquella dictadura -con apoyo de la prensa cómplice beneficiadas con espurios negociados- y el aporte de intelectuales liberales de izquierda y derecha, construyó la teoría de los “2 demonios”. Y de vuelta la demonización.

Hoy el demonio tiene una letra: “k” porque en lo ideológico se parece a la “P”. Hoy, de la mano de Macri con la otra “ideología”, volvió la vieja-nueva oligarquía a conculcar todo los derechos posible y eliminar el bienestar conseguido por el pueblo aunque sea a medias en estos 12 últimos años gracias a otro gobierno popular de corte Peronista.

En nuestro país, los derechos humanos , son “derechos y humanos” (José María Muños) si respetan los intereses y la codicia de la oligarquía. La consecuencias de sus miserables gestiones de gobiernos en contra del pueblo en general y del pueblo trabajador en particular siempre deberán ser pagadas por esa “chusma” llamada pueblo, porque para ellos son los “deberes” ya que nunca tendrán ni deberán reclamar por “derecho” alguno. Así debe ser para cumplir con la historia escrita por los vencedores de Caseros Firmado: La soberbia y codiciosa Oligarquía; cipaya y Vende Patria.


*Director Revista El Emilio
Publicar un comentario