Seguidores

29 de agosto de 2016

LA "MARCHA DE LA RESISTENCIA" DISPARO POLÉMICA



Con las alocuciones de Hebe de Bonafini y, en especial, de Máximo Kirchner, comenzó el duelo verbal. El kirchnerismo salió a enfrentar abiertamente a Cambiemos. El PJ evitó apoyar la movida y piensa en una "segunda renovación" del peronismo, sin Cristina, ni el Kichnerismo. Escenario.



*Por Damián Juárez
djuarez@cronica.com.ar



El lluvioso sábado que vivió Buenos Aires fue el final de la Marcha de la Resistencia, una movida organizada por el kirchnerismo para ratificar su oposición al gobierno nacional.

La manifestación arrancó el viernes y finalizó al caer la tarde del sábado, con alusiones de Hebe de Bonafinia oponerse a un gobierno que, según su visión, quiere "que la gente vuelva a ser esclava, que vuelva a trabajar por nada".

"Los integrantes del gabinete son empresarios para explotar a los trabajadores", agregó Bonafini sobre el final de la marcha que contó con la adhesión de organizaciones sociales, gremiales y políticas como Nuevo Encuentro, MiIes, La Cámpora, Partido Comunista Congreso Extraordinario, Peronismo Militante, Unidos y Organizados, Solidaridad e Igualdad, Ctera, Suteba y ATE, entre otras. El diputado nacional Andrés Larroquedescartó la existencia de un plan para desestabilizar a Macri: "Si hay un plan desestabilizador, lo motoriza la política económica de este gobierno".
El peronismo, afuera

Está claro que la marcha no convocó al amplio sector del PJ que se opone a Cristina. Una de las figuras más relevantes de este espacio, el senador nacional Miguel Pichetto, reiteró la necesidad de que el peronismo encare una "segunda renovación", y no anduvo con medias tintas para hablar del futuro político de CFK, cuyo ciclo "estaría cumplido", dijo.

"Hay un viejo dicho que se aplica a la Iglesia: quien ha sido Papa no vuelve a la parroquia", graficó el senador, tras lo cual dijo que en Argentina se debería aplicar el sistema norteamericano, según el cual "el presidente que gobierna se va a la casa". A la hora de dar nombres de quien debería encarar esta segunda renovación peronista -que sería el segundo capítulo del proceso histórico que encarnó en su momento Antonio Cafierojunto a otros dirigentes-, Pichetto nombró a Sergio Massa, Omar Perotti, Juan Manuel Urtubey yFlorencio Randazzo, además del chaqueño Domingo Peppo y el entrerriano Gustavo Bordet, gobernadores de sus provincias.

"Están aislados"

Mientras tanto, desde el gobierno nacional intentaron bajarle el precio a la Marcha de la Resistencia y caracterizaron a sus principales referentes como personajes de la política que están "cada vez más aislados". La ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, consideró que hay una intención de desgastar al gobierno nacional con "piquetes y marchas permanentes", aunque estimó que este proceso "se va debilitando". "Se va cocinando en su propia salsa, porque cada vez está más gritón, más violento, pero a la vez mas escuálido", consideró la funcionaria sobre el kirchnerismo duro.

Fuente: Crónica 
Publicar un comentario