Seguidores

27 de septiembre de 2015

MÉXICO: LO QUE AYOTZINAPA PUSO EN EVIDENCIA

trabajo-cultura-nuestra-ayotzinapa-1200x800


Miguel Mazzeo/Resumen Latinoamericano/La cultura nuestra –Hace ya mucho tiempo que el capitalismo y el neocolonialismo han desatado una guerra contra los pueblos del mundo, en particular contra los pobres, los trabajadores, los indígenas y las mujeres de la periferia. Se trata de una ofensiva que pretende arrasar con todos los espacios de cohesión comunitaria, con todos los espacios de cooperación y de solidaridad vinculados a los territorios y las subjetividades heterogéneas de los y las de abajo. Una ofensiva que quiere barrer de un plumazo las conquistas obtenidas por más de dos siglos de luchas populares. Estamos frente a una especie de moderna “Santa Alianza” del capital contra el trabajo, de las grandes corporaciones multinacionales contra la humanidad y la naturaleza, del Estado burgués contra las praxis organizativas de los pueblos basadas en la independencia y la autonomía.

Hace mucho tiempo también que esa guerra tiene uno de sus frentes principales y más intensos —desprovisto de todo filtro— en México. Podríamos recurrir a un arsenal de argumentos para demostrar que esto que decimos dista de ser una exageración que, en México, la hostilidad del sistema viene siendo impecable e implacable. Nos basta con tener presente algunas pocas cifras descarnadas. Las 22 610 personas desaparecidas en los últimos nueve años, las 150 000 personas muertas, el millón de desplazados y desplazadas, los más de mil cuerpos hallados en fosas comunes clandestinas en los últimos tres años. (Las cifras son oficiales). Nos basta con recordar que, en México, el Estado desconoce a los sindicatos sólo por saber conservar condiciones dignas para los trabajadores y las trabajadoras, o que criminaliza a las mujeres que luchan por su derecho a decidir sobre sus propios cuerpos (mientras tanto, en sintonía, la violencia patriarcal asesina a seis mujeres por día), o que tiene permanentemente en su mira a jóvenes, pobres, indígenas, militantes populares y diferentes.

Ante nosotros y nosotras, la indecente exhibición de las secuelas de la etapa superior del neoliberalismo, el rostro más auténtico del capitalismo periférico: un rostro salvaje y depredador. Por cierto, el capitalismo no tiene otros rostros, aunque sabe ocultar su genotipo y desconcertar con máscaras “humanas” y fenotipos “piadosos”. Pero los pueblos saben, o por lo menos intuyen, que es absolutamente falsa la escisión entre neoliberalismo y capitalismo. Ante nosotros y nosotras, el expansionismo sin fronteras que busca optimizar el territorio mundial y renueva las viejas cadenas de dependencia al tiempo que crea otras nuevas. Ante nosotros y nosotras, algunos de los “efectos” del “equilibrio continental” perseguido por los Estados Unidos. Antes nosotros y nosotras, el insoportable grado de degradación económica, social, política y ecológica alcanzado por la “civilización occidental”.

Los sucesos de Ayotzinapa (ciudad de Iguala, estado de Guerrero) del 26 y el 27 de septiembre de 2014 constituyen un episodio de una invariante en la historia mexicana. El ajuste estructural de la década del ochenta, el Tratado de Libre Comercio (TLC) firmado en 1994 con sus correspondientes abusos del poder monopólico por parte de las empresas multinacionales y con una inserción cada vez más dependiente del capitalismo mundial, pueden considerarse como los hitos más cercanos de esa invariante. La extensa serie de violaciones a los derechos humanos y a los derechos de los pueblos perpetrada por la clase dominante mexicana, por el colonialismo y el neo-colonialismo desde hace 500 años, constituyen sus hitos de larga data y de persistente reiteración. Pero los sucesos de Ayotzinapa no son una vicisitud más, poseen un carácter sustantivo porque representan a cabalidad toda una época.

Ayotzinapa puso en evidencia esta guerra desatada por el capitalismo y el neocolonialismo contra los pueblos del mundo. Una guerra cuyo objetivo principal consiste en instituir una macabra uniformidad, una monstruosa totalidad, erradicando todo elemento que unifique y organice a los y a las de abajo, toda potencialidad autogestionaria, todo sustrato identitario y cultural que se contraponga a las coordenadas esclavizantes y alienantes y que pueda servir como basamento de un proyecto emancipador de los pueblos. Esta guerra viene incrementando su vehemencia en los últimos años y, aunque la constatación resulte dolorosa, también hay que decir que, en ciertos aspectos, ha trepado al auge de su eficacia. Con nuevos artefactos ideológicos de dominación, el capitalismo y el neocolonialismo han generado un “colchón social” compuesto por actores fragmentados, irresponsables, acríticos, individualistas, pesimistas, frustrados, consumistas, impiadosos, agresivos, colonizados; en fin, actores que son lisa y llanamente antisociales, monadas aisladas que pueden jugar tanto el rol de víctimas como de victimarios.

Los medios y métodos de esta guerra no constituyen anomalías. Las políticas de “seguridad” sólo pueden exhibir sus efectos destructivos sobre la vida de los pueblos. Militarización, paramilitarización y narcotráfico son plenamente funcionales a los objetivos del capitalismo y el neocolonialismo (con sus componentes racistas y patriarcales). Igual de funcional es la gestión del terror. No hay fallas de continuidad. No hay efectos colaterales. México muestra una estrategia de saqueo de las riquezas y de control social basada en una violencia cada vez más sistémica, casi mecánica. Una violencia que se retroalimenta con la soledad y la indiferencia, haciéndose cada vez más cruel y feroz y generando un medio saturado de impotencia y de tristeza. México muestra como los sistemas y los subsistemas de opresión y dominación de los seres humanos se interrelacionan y se potencian creando una maraña opresora que parece inexpugnable.

Pero de ningún modo existe en México un escenario hobbesiano. Sostener esto constituye una salida fácil, superficial o cómplice. O las tres cosas al mismo tiempo. No se trata de una guerra de todos y todas contra todos y todas. Además, los medios utilizados, la direccionalidad, el sentido y la “intencionalidad pedagógica” de la violencia son demasiado evidentes. No los pueden ocultar las artimañas de los medios de comunicación monopólicos con sus verbos impersonalizados, con sus afinadas estrategias de ocultamiento, con su inveterada costumbre de estigmatizar a las víctimas y de crear estereotipos que invariablemente “dan de comer” a la violencia estatal y para-estatal, con su deseo de “cerrar el caso” cuanto antes y con su sorprendente capacidad para reactualizar el macartismo. Tampoco pueden ocultarlos las meras prácticas de consolación. Mucho menos pueden ser eficaces estos encubrimientos y astucias cuando buena parte de las víctimas posee la estirpe de los luchadores sociales, de los que enseñan el maravilloso oficio de la libertad, de los constructores de convivencia igualitaria, de “comunalidad” y futuro. Directa o indirectamente las biografías de los muertos, heridos, desaparecidos de Ayotzinapa se pueden encastrar en una sola historia, en un mismo un drama colectivo.

¿Acaso no luchaban contra la privatización de la educación pública y, en general, contra el imparable proceso de mercantilización-colonización de todos los bienes públicos? ¿Acaso no estaban defendiendo la tradición de las escuelas normales, en especial la formidable tradición de Escuela Normal Rural Isidro Burgos de Ayotzinapa que parió a un Lucio Cabañas o un Genaro Vázquez Rojas? ¿Acaso no estaban vinculados a la Federación de Estudiantes Campesinos Socialistas de México (FECSM)? ¿Acaso no se dirigían a un acto en conmemoración por la masacre de Tlatelolco del 2 de octubre de 1968? No hay resquicios para las casualidades. El poder opresor —bajo cualquiera de sus formas: Estado o para-Estado, capitalistas formales o informales, legales o ilegales— hace desaparecer a los cuerpos tenaces que no logra degradar o descomponer, a los cuerpos orgullosos que no se dejan comprar, que no se quieren vender, que se niegan a ser mercancía, objeto o espectáculo; a los cuerpos arraigados en un territorio, situados en las trincheras más aptas para frenar la normalización disciplinaria y los procesos de subjetivación que impulsa el capital. El poder opresor no tolera a los cuerpos obstinados que quieren ser autónomos y felices, que resisten, sueñan y crean. Supo dar en la tecla esa pintada en la calle de la Reforma que decía pienso, luego me desaparecen.

Los y las que insisten en un escenario hobbesiano se olvidan del otro México, el que viene amasándose desde abajo. El México que, con sus espacios de socialización militante, con sus espacios públicos alternativos, con sus organizaciones de base, con sus luchas y sus sueños, con sus experiencias de autogobierno y de producción democrática, con sus Caracoles y sus Comités Municipales Populares, confronta al ritmo de sus intereses y despliega las contradicciones inherentes del sistema. El México que sabe que la ocasión de la libertad y la estación del advenimiento de la esperanza sólo se encuentran en lo colectivo y por eso teje y teje con los hilos del arco iris y del poder popular. El México que está en exceso respecto la protesta y el deseo (indispensables pero insuficientes) y trabaja para construir un proyecto emancipador. El México de la “tradición larga, perdurable y nunca rota” de la que hablaba Pedro Henríquez Ureña. El México de la autoconciencia popular. Vemos que carece de asidero la definición de México como “aquello que está alrededor de las fosas comunes”. Entonces, más que de un escenario “hobbesiano” cabe hablar de un “Armagedón”. No sabemos si cercano o lejano, pero sí sabemos que será inevitable. El abismo tiene fondo.

La “Guerra al Narcotráfico” lanzada hace una década, se muestra como la estrategia para silenciar, perseguir y asesinar militantes populares y para desatar la violencia clasista, racista y sexista. La “Guerra al Narcotráfico” es una forma de guerra contrainsurgente en el mundo de la posguerra fría. No por casualidad deviene (en México o en Colombia, en Brasil o en Argentina, o dónde sea) en interpenetración del narcotráfico, el tráfico de personas, y otros “tráficos”, con el Estado, las clases dominantes y el imperialismo. La lógica de estos actores, en el fondo, es exactamente la misma, porque es la lógica del capital: vale lo mismo para el gas, el petróleo, el oro, el agua, las drogas, los seres humanos o algunas de sus partes. De este modo, la “Guerra al Narcotráfico” ha servido para consolidar monstruosos bloques de poder y para profundizar el proceso de enajenación de soberanía.

Por factores económicos, políticos, sociales y culturales (geopolíticos), México es demasiado importante para la preservación del orden dominante a escala mundial. Al mismo tiempo, en la sociedad civil popular mexicana anidan enormes potencialidades; la misma presenta “momentos de verdad” con posibilidades de devenir alternativas concretas al sistema de capital y a las formas de la democracia liberal (delegativa, representativa, procedimental). Los sistemas comunitarios de los pueblos campesinos-indígenas, por ejemplo, no son sólo una alternativa retórica y romántica. Son una alternativa concreta y buena. El futuro tiene reservas en México. De ahí que el capitalismo y el neocolonialismo no escatimen esfuerzos y crueldades a la hora de desestructurar todo tipo de resistencia de los y las de abajo, todas las experiencias que expresan algo radicalmente nuevo.

Los muertos, heridos y desaparecidos de Ayotzinapa pusieron en evidencia la incompatibilidad de fondo entre el mercado y la Política (así, con mayúsculas).

Los muertos, heridos y desaparecidos de Ayotzinapa pusieron en evidencia los efectos inevitables de la mundialización neoliberal, lo que ocurre (y ocurrirá) si la regulación mercantil sigue imponiéndose a la regulación política popular, si los intereses de las corporaciones predominan sobre los intereses de los pueblos.

Los muertos, heridos y desaparecidos de Ayotzinapa hicieron un poco más visibles los engranajes mortíferos de un sistema en guerra (la expresión es literal) contra toda estructura social contendora, contra toda forma de sociedad orgánica. Un sistema que pretende desarraigar a todos los hombres y a todas las mujeres, para luego fagocitarlos.

Los muertos, heridos y desaparecidos de Ayotzinapa sirvieron para que muchos y muchas dentro y fuera de México tomaran conciencia del grado de descomposición de las clases dominantes y el Estado mexicanos, del abismo inexorable al que conduce la mundialización neoliberal, del altísimo grado de complicidad con la muerte que tienen aquellos y aquellas que siguen reivindicando su derecho a la indiferencia.

Al mismo tiempo, nos recordaron que sólo con el desarrollo de la conciencia popular —una conciencia que no sea desdichada— será posible superar esta crisis civilizatoria y generar una alternativa sistémica.

Los muertos, heridos y desaparecidos de Ayotzinapa tienen la dignidad de un árbol grande. Cumpliendo con sus deberes inmediatos, se han convertido en universales. Son bandera de lucha para el campesinado y para las comunidades indígenas que, cercados por las empresas multinacionales, no se rinden y defienden sus territorios; para los y las que se resisten a gastar su sangre en las plantaciones agro-industriales o en las maquilas y se organizan y luchan, para los y las que quieren escapar de la miseria, la precariedad, la prostitución, el narcotráfico y el para-militarismo, sin asumir la amarga alternativa de cruzar la frontera.

Los muertos, heridos y desaparecidos de Ayotzinapa son nuestros héroes irreprochables. Pero son Héroes de sacrificio. De nosotros y nosotras depende que algún día México y Nuestra América toda vuelvan a parir héroes de triunfo.

¡Vivos se los llevaron. Vivos los queremos!

Ilustración: Fiesky Rivas

CFK EN LA ONU POR LA IGUALDAD DE GENERO



Durante una reunión de jefes y jefas de Estado previa al inicio de la 70º Asamblea General del organismo multilateral, la presidenta convocó a "derrumbar tabúes y prejuicios" para terminar con la discriminación hacia las mujeres y pidió un cambio cultural para que "empoderar a la mujer no solamente sea por la obligación de firmar convenciones, sino que por una profunda convicción".

"Aún aquellas que ocupamos un alto grado en la primer magistratura del país, las criticas que recibimos no son críticas políticas sino criticas sexistas”, señaló Cristina en la reunión de la que también participaron la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, y la premier alemana, Ángela Merkel.

“Soñar con la igualdad de género en un país inequitativo, con grandes brecha sociales, es simplemente retórica o ilusión”, advirtió la jefa de Estado durante su breve intervención en la Reunión de Líderes Mundiales sobre Igualdad de Género y Empoderamiento de la Mujer, realizada esta mañana en la sede del organismo bajo la conducción del presidente de China, Xi Jinping.

La presidenta, antecedida por su par brasileña, aprovechó los tres minutos de discurso brindados a cada mandatario para destacar las políticas de inclusión social desplegadas por su gobierno durante la última década, y remarcó la necesidad de terminar con la “discriminación cultural” contra las mujeres.

"Quiero hacer un firme llamado a los corazones y a las mentes para derrumbar tabúes y prejuicios respecto de nosotras y que las críticas que recibamos sean exactamente del mismo tenor que las que reciben ustedes los hombres, que no tengan que ver con nuestro sexo”, subrayó Cristina ante otros pares como el presidente de Francia, Francois Hollande; su par de México, Enrique Peña Nieto; y el secretario general de la ONU, Ban Ki Moon.

Asimismo, instó a “romper fronteras estructurales que han considerado a la mujer durante siglos un ser inferior o menos inteligente que los hombres” y pidió promover políticas de género “destinadas a la cultura”.

“Que empoderar a la mujer no sea solamente una cuestión de obligación por firmar convenciones, sino que sea la profunda convicción en el corazón de los hombre y aún de las propias mujeres que muchas veces nos discriminamos entre nosotras”, agregó. “Esa debe ser la lucha y las mujeres debemos encararla con mayor fuerza”.

Una vez concluida su intervención, la jefa de Estado regresó al hotel Mandarin, ubicado frente al Central Park de Manhattan, en la zona conocida como Columbus Circle, donde se hospeda desde ayer por la mañana cuando arribó a esta ciudad procedente de Buenos Aires acompañada por el Canciller, Héctor Timerman; el secretario Legal y Técnico de la Presidencia, Carlos Zannini; y el titular de la Agencia Federal de Inteligencia, Oscar Parrilli.

En Nueva York se unieron a la comitiva la embajadora argentina en Washington, Cecilia Nahón; la titular de la misión ante la ONU, Marita Perceval; y desde hoy a la mañana se incorporó el ministro de Economía y Finanzas, Axel Kicillof.

Fuente: Pag. 12

MILITANTES DE LOUSTEAU, IMPUTADOS POR LAVADO DE DINERO


Emiliano Yacobitti.
El fiscal federal Franco Picardi, a cargo de la Fiscalía Nacional en lo Criminal y Correccional Federal n°5, imputó a autoridades de la Universidad de Buenos Aires (UBA) por los delitos de negociaciones incompatibles con el ejercicio de la función pública, lavado de activos, enriquecimiento ilícito y hasta administración infiel, esto último en caso de comprobarse la existencia de sobreprecios. 

Los tres principales acusados son José Luis Giusti-ex decano de la Facultad de Ciencias Económicas-; Emiliano Yacobitti, secretario de Hacienda y Administración de la UBA y titular de la Unión Cívica Radical (UCR) porteña; y Sergio Gastón Ricardo, ex secretario de Asistencia Técnica y Pasantías de la FCE-UBA, quienes a su vez serían asesores de Martín Lousteau, ex candidato a jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires por parte del espacio "Energía Ciudadana Organizada".

De acuerdo a lo señalado por el representante del Ministerio Público Fiscal en su requerimiento de instrucción, los imputados habrían utilizado el alto cargo jerárquico desempeñado en la casa de estudios para desviar millonarias contrataciones del Hospital de Clínicas "José de San Martín" -dependiente de la UBA- hacía proveedoras de insumos y medicamentos con las cuales estaban directamente vinculados. 

Para llevarse a cabo, las maniobras habrían contado con la complicidad clave de quienes sucesivamente se desempañaron al frente de la Dirección de Administración del Hospital de Clínicas -Marcos Coy, Omar Quiroga y Leopoldo Bordoli- quienes habrían sido especialmente designados para cumplir ese rol.

El 24 de junio pasado, una emisión del canal de noticias C5N dio cuenta de posibles hechos de corrupción a partir de contrataciones irregulares entre el Hospital de Clínicas y proveedoras de insumos y medicamentos. 

Además de enriquecer a sus protagonistas, parte del excedente originado en las maniobras -que incluirían sobreprecios o, incluso, la falta de entrega de las mercaderías- habría sido canalizado para financiar la campaña electoral del entonces candidato Martín Lousteau. Tras esa emisión, la Procuraduría de Criminalidad Económica y Lavado de Activos (Procelac) inició una investigación preliminar que derivó, semanas atrás, en la presentación de una denuncia penal por los delitos de negociaciones incompatibles, administración infiel, enriquecimiento ilícito y lavado de activos. 

Parte de esa pesquisa puso de relieve justamente los múltiples vínculos existentes entre José Luis Giusti, Emilio Yacobitti y Sergio Ricardo con Coy, Quiroga y Bordoli, quienes desde 23 de febrero de 2007 y hasta el mes de junio de 2015 se desempeñaron sucesivamente al frente de la Dirección General de Administración del Hospital de Clínicas. "Podría inferirse que ellos fueron designados estratégicamente en ese cargo para favorecer sus intereses privados y de su círculo de confianza", concluyó la Procelac.

En base a la investigación de la Procuraduría especializada, se pudo corroborar diversas contrataciones que beneficiaron a un conglomerado de empresas, entre las que se encuentran Medipack S.A., que desde el 9 de abril de 2008 hasta el 19 de marzo de 2014 obtuvo 69 contratos por un total de $11,229 millones. 

Se trata de una sociedad que fue constituida en septiembre de 2003 por Diego Pellegrini, cuñado del imputado Sergio Gastón Ricardo. Es decir, quienes contrataban y eran contratados formaban parte de un "círculo íntimo", modus operandi que se reitera en todas las operaciones bajo análisis.

El Hospital de Clínicas no es el único nosocomio en el cual se habrían producido este tipo de irregularidades: Sergio Gastón Ricardo se desempeñó también como director General de Administración del Hospital Pedro Elizalde (Ex Casa Cuna), período durante el cual se proveyó de medicamentos a través de Medipack, al menos entre 2009 y julio de 2014, aunque por cifras inferiores ($144.525). 

"Si bien esta cifra es muy inferior a la de la Universidad de Buenos Aires, estas contrataciones irregulares demuestran que estas personas no distinguen entre lo público y lo privado, sino que utilizan las instituciones del Estado para engrosar su patrimonio personal, y dejar de lado el tan preciado bien común por el que deben velar", consignó el fiscal federal Franco Picardo en su presentación.

Asimismo, el representante del MPF indicó que las irregularidades detectadas no se limitan a los "negocios" entre el Hospital de Clínicas y determinadas proveedoras de insumos y medicamentos, sino que también alcanzan a la Facultad de Ciencias Económicas. 

En este sentido, apuntó que Yacobitti, Giusti y Ricardo formarían parte a través de Lucas CIPCIC -presunto testaferro del primero- de una red de consultoras que no ofrecen ningún tipo de servicio, no obstante lo cual le facturan a la casa de estudios. 

Según esa fuente, el profesional que emite la factura en cuestión recibe un 20% del monto allí consignado; quien acercó a ese profesional retiene el 10%; Lucas CIPCIC obtendría un 20%; y finalmente el saldo restante (50%) se lo quedaría Yacobitti. "Para esa operatoria, habría sido clave la designación de Sergio Gastón Ricardo, en el cargo de Secretario de Asistencia Técnica y Pasantías de la Facultad de Ciencias Económicas de la UBA", indicó.

En su requerimiento de instrucción, Picardi señaló que Giusti, Yacobitti y Ricardo poseen "numerosos negocios espurios" con la Universidad de Buenos Aires, situación incompatible por ser funcionarios públicos de esa institución y que avizora "un claro conflicto de intereses" para los cuales se valieron, entre otras maniobras, en la designación de personas de su absoluta confianza en cargos estratégicos de esa casa de estudios. 

Así las cosas, Picardi extendió la imputación no sólo a quienes desempeñaron esos cargos estratégicos -en el Hospital de Clínicas, particularmente- sino también a las personas que integran el conglomerado de sociedades contratadas, con quienes los principales acusados tienen, en algunos casos, relaciones de parentesco.

De acuerdo a la investigación, parte del producido de las actividades ilícitas habría sido destinado por Giusti, Yacobitti y Ricardo para incrementar sus patrimonios "de manera apreciable e injustificada", ya sea en forma directa o a través de terceras personas. 

"Dicho incremento patrimonial se habría configurado mediante la utilización del dinero ilícito para solventar ostentosos viajes y gastos diarios, como así también para adquirir bienes inmuebles, vehículos de alta gama y hasta una aeronave, tanto a su nombre como a nombre de las sociedades y de las personas que fueron descriptas como su círculo íntimo", indicó el fiscal federal Franco Picardi. 

Particularmente, durante el período investigado Giusti viajó al exterior en veinte oportunidades y adquirió cinco inmuebles y dos vehículos. Así las cosas, el fiscal solicitó un gran número de medidas probatorias para avanzar en la investigación, entre los que se encuentran pedidos de información a organismos públicos.

Fuente: Ambito

DIEZ AÑOS DE LA LEY DE LA PROTECCIÓN DE LA INFANCIA Y LA ADOLESCENCIA




Según consignó Tiempo Argentino, la institucionalización de niños, niñas y adolescentes en situación de desprotección se redujo un 36% entre 2011 y 2014 porque la vulneración de derechos que antes ameritaba su internación en hogares ahora se resuelve fortaleciendo a las familias: ese es uno de los logros más importantes de la Ley de Protección Integral que este lunes cumplirá una década de vigencia.

"Argentina venía de tener enormes institutos de menores con más de 100 chicos cada uno y esa realidad cambió completamente: ahora son hogares más pequeños y solo se llega a separar un niño cuando corre un riesgo real en una familia que ya no es capaz de cuidarlo", aseguró Manuela Thourte, especialista en Protección de Derechos de Unicef.

"La ley establece que la sola escasez o ausencia de recursos materiales (pobreza) no es causa suficiente para separar a un niño de su medio familiar; y entonces ya ninguno ingresa (a una institución) por el solo hecho de ser pobre", explicó a Télam Marisa Graham, directora nacional de Promoción y Protección de la Secretaría Nacional de Niñez, Adolescencia y Familia (Senaf) que depende del Ministerio de Desarrollo Social.

Así, los niños, niñas y adolescentes (NNYA) que fueron retirados del cuidado de sus familias o referentes afectivos como medida de protección excepcional y se encuentran al abrigo de una familia de acogimiento o de un hogar convivencial -también llamados "NNYA sin cuidados parentales"- eran 14.417 en 2011 y se redujeron a 9219 en 2014.

No hay datos anteriores a 2011, cuando la ley llevaba seis años de aplicación, lo que hace pensar que la reducción sería más pronunciada si se tomara como punto de partida la fecha de sanción.

Al eliminar los motivos "sociales" (pobreza, muerte o abandono de los padres), la Ley de Protección Integral reservó las medidas de institucionalización solamente para aquellos chicos víctimas de violencia, maltrato y abuso sexual en su medio familiar; y la decisión ya no puede tomarla arbitrariamente un juez sino que le corresponde a organismos administrativos específicos.


Fuente: Infonews

EL GARRAHAN RATIFICO EL RECORTE PRESUPUESTARIO DE 453 MILLONES DE PESOS QUE SUFRE DEL GOBIERNO DE LA CIUDAD



Oscar Trotta, integrante del directorio del Garrahan dijo a Télam que "el presupuesto que el hospital le mandó al gobierno de la Ciudad fue recortado y la Legislatura porteña lo aprobó con ese recorte. El gobierno de la Ciudad esta tratando de desviar y volcar la responsabilidad de esta merma de recursos al propio hospital".

El jefe de gobierno porteño y candidato a presidente del frente "Cambiemos" dijo a la prensa que la Ciudad no le recortó el presupuesto al Garrahan y que "se le da exactamente igual que al resto de los 34 hospitales porteños", al tiempo que atribuyó esta controversia a la campaña política en donde "hay que inventar lo que sea".

Trotta aseguró que la postura del gobierno de la Ciudad "es confusa ya que primero nos dicen que van a aportar de acuerdo a la cantidad de chicos de la Ciudad que atienden, luego que no le debían nada al Hospital y tras ello salen a decir que tenemos que ajustarnos a lo que emitió la Legislatura y que el tema está politizado".

"Desde el Ministerio de Hacienda porteño se ejecutó el recorte presupuestario que le enviamos y la Legislatura lo votó tal como vino del Ejecutivo", sostuvo Trotta quien aseguró que "Macri ve conspiraciones en todas partes".

Precisó que "hasta ahora lo único que tenemos como respuesta es un comunicado de prensa sin la firma de nadie que garantiza el pago de salarios pero no sabemos de donde van a sacar esos recursos, si esas partidas por salarios son parte del recorte que practicaron".

Trotta aseguró que la Ciudad aduce que el Hospital "no demostró en qué gasta los recursos que recibe cuando tenemos todos nuestros gastos presentados y aprobados por la Sindicatura General y la Auditoría de la Ciudad".

Respecto al tema salarial, aseguró que "si no se garantiza el pago de salarios va a haber problemas con el personal en el último trimestre del año, por ahora hay inquietud y estado de alerta".

Trotta destacó, además, que "el recorte presupuestario de 453 millones de pesos además de poner en duda el pago de salarios de acuerdo a los aumentos fijados en las paritarias, nos limita la renovación tecnólogica y el avance en infraestructura que teníamos previsto realizar".

En este aspecto detalló que "en noviembre pensábamos inaugurar y poner en funcionamiento el nuevo Centro Oncológico Pediátrico, con más camas y más enfermeros y médicos, pero no lo vamos a poder realizar si no se soluciona este problema del cual hasta ahora no tenemos ninguna respuesta".

El directivo precisó que el Garrahan "obligatoriamente debe recibir más presupuesto que el resto de los hospitales porteñas porque es un centro de alta complejidad que efectúa 130 trasplantes al año y que necesita ese presupuesto para mantener el nivel de atención".

No obstante puntualizó que "el hospital esta operativo, tiene todos sus insumos al día, el recorte presupuestario impacta en salarios y en renovación tecnólogica y de infraestructura".

Fuente: TELAM

CULTURA & VUELTA: LAS CANCIONES DE SPINETTA LLEGAN A LAS ESCUELAS



Buenos Aires, 24 de septiembre de 2015. A partir de un proyecto realizado en conjunto entre elMinisterio de Educación de la Nación y el Instituto Nacional de la Música (INAMU), se presentó “Luis Alberto Spinetta: Partituras & Cancionero”. La edición de esta obra nace a partir de la Ley 27.106, que instituye el  “Día Nacional del Músico” conmemorando el natalicio del talentoso compositor e intérprete musical.
El evento, realizado en el Palacio Pizzurno y conducido por Lalo Mir, contó con la presencia del Ministro de Educación de la Nación, Alberto Sileoni, el presidente del INAMU, Diego Boris Macciocco, y la vicepresidenta del INAMU, Celsa Mel Gowland.
Además, participaron del acto las hijas de Spinetta, Catarina y Vera; su ex mujer, Patricia Zalazar; su hermano, Gustavo Spinetta; su sobrino Gonzalo Pallas; Rodolfo García (amigo y músico de Spinetta); la diputada Liliana Mazure, el Subsecretario de Políticas de Empleo y Formación Profesional Pablo Cano y el Secretario General de SADAIC Víctor Yunes, entre otros. También se leyeron adhesiones de la legisladora Mayra Mendoza, impulsora del proyecto de ley del Día del Músico, de la Unión de Músicos Independientes (UMI) y la Federación Argentina de Músicos Independientes (FA-MI).
Este material, que cuenta con una primera edición de 5.000 ejemplares, se distribuirá en 500escuelas secundarias de educación artística de todo el país. El mismo se compone de dos cuadernillos: un cancionero con 26 temas de Spinetta, que también incluye biografía, dibujos y textos del músico, a lo que se le suman enlaces interactivos, mediante códigos QR, que permiten interactuar con computadoras y dispositivos móviles; y un segundo libro con las partituras de las canciones, adaptadas para diferentes instrumentos musicales.
A su vez, el proyecto prevé, en una segunda etapa, extender la producción y distribución de este material, para que llegue al resto de escuelas secundarias y primarias de toda la Argentina.
“Y entre recreo y recreo la belleza entró a las aulas” comentó Diego Boris, para luego agregar que “en otra época del país, muchas de estas canciones fueron refugio para varias generaciones que enfrentaron una realidad muy hostil bajo gobiernos dictatoriales. Hoy, en tiempos de importantes cambios y conquistas de derechos, esta increíble obra empieza a formar parte de las políticas públicas. Celebro que hoy en las escuelas se una lo académico y lo popular, y los profesores puedan contar con más herramientas para mejorar la calidad en la materia música y, porque no, de literatura”.
Por su parte, Sileoni destacó que “La música y la poesía, que brillan en la obra del Flaco, nos permiten -al igual que el cine y la literatura- abordar con los jóvenes temáticas, intereses y preocupaciones, así como la transmisión de valores que, consideremos son tan importantes en la escuela como la enseñanza de saberes disciplinares de las materias de lengua, ciencias y matemática”. Para finalizar recordó que “cuidar bien al niño, y cuidar bien la mente de los niños es lo que profesaba Luis Alberto Spinetta, y eso es precisamente lo que estamos haciendo con la distribución de su obra”.
Por último, Gustavo Spinetta dijo “mi hermano fue un maestro de la vida. Admiro su inteligencia y visión de futuro. Este libro abre las puertas para que el resto de los artistas tengan cabida en las escuelas argentinas”,
El acto, a sala llena, finalizó con un recital del trío integrado por Javier Malosetti, Leo Sujatovich y Daniel Ferrón; y del grupo Amel, conformado por Gustavo Spinetta, Gonzalo Pallas, Francisco Zunana, Pablo Castagneris y Lautaro Balestra Martínez.

Gentileza del INAMU

HUMOR INTELIGENTE