Seguidores

9 de junio de 2015

LA NUEVA GEOPOLÍTICA DEL PETROLEO


*Por Ignacio Ramonet


¿En qué contexto general se está dibujando la nueva geopolítica del petróleo? El país hegemónico, Estados Unidos, considera a China como la única potencia contemporánea capaz, a medio plazo (en la segunda mitad del siglo XXI), de rivalizar con él y de amenazar su hegemonía solitaria a nivel mundial. Por ello, Washington instauró secretamente, desde principio de los años 2000, una “desconfianza estratégica” con respecto a Pekín.


El presidente Barack Obama decidió reorientar la política exterior norteamericana considerando como criterio principal este parámetro. Estados Unidos no quiere encontrarse de nuevo en la humillante situación de la Guerra Fría (1948-1989), cuando tuvo que compartir su hegemonía mundial con otra “superpotencia”, la Unión Soviética. Los consejeros de Obama formulan esta teoría de la siguiente manera: “Un sólo planeta, una sola superpotencia”.


En consecuencia, Washington no deja de incrementar sus fuerzas y sus bases militares en Asia Oriental para intentar “contener” a China. Pekín constata ya el bloqueo de su capacidad de expansión marítima por los múltiples “conflictos de los islotes” con Corea del Sur, Taiwán, Japón, Vietnam, Filipinas… Y por la poderosa presencia de la VIIª flota de Estados Unidos. Paralelamente, la diplomacia norteamericana refuerza sus relaciones con todos los Estados que poseen fronteras terrestres con China (exceptuando a Rusia). Lo que explica el reciente y espectacular acercamiento de Washington con Vietnam y con Birmania.


Esta política prioritaria de atención hacia el Extremo Oriente y de contención de China sólo es posible si Estados Unidos logra poder alejarse de Oriente Próximo. En este escenario estratégico, Washington interviene tradicionalmente en tres ámbitos. En primer lugar, en el ámbito militar: Washington se encuentra inmerso en varios conflictos, especialmente en Afganistán contra los talibanes y en Irak-Siria contra la Organización del Estado Islámico. En segundo lugar, en el ámbito de la diplomacia, en particular con la República Islámica de Irán, con el objetivo de limitar su expansión ideológica e impedir el acceso de Teherán a la fuerza nuclear. Y, en tercer lugar, en el ámbito de la solidaridad, especialmente con respecto a Israel, para quien Estados Unidos sigue siendo una especie de “protector en última instancia”.


Esta “sobreimplicación” directa de Washington en la región (particularmente después de la Guerra del Golfo en 1991) ha mostrado los “límites de la potencia norteamericana”, que no ha podido ganar realmente ninguno de los conflictos en los cuales se ha implicado fuertemente (Irak, Afganistán). Conflictos que han tenido, para las arcas de Washington, un coste astronómico con consecuencias desastrosas incluso para el sistema financiero internacional.


Actualmente, Washington tiene claro que Estados Unidos no puede realizar simultáneamente dos grandes guerras de alcance mundial. Por lo tanto, la alternativa es la siguiente: o Estados Unidos continúa implicándose en el “pantanal” de Oriente Próximo en conflictos típicos del siglo XIX; o se concentra en la urgente contención de China, cuyo fulgurante impulso podría anunciar a medio plazo la decadencia de Estados Unidos.


La decisión de Barack Obama es obvia: debe hacer frente al segundo reto, pues éste será decisivo para el futuro de Estados Unidos en el siglo XXI. En consecuencia, este país debe retirarse progresivamente –pero imperativamente– de Oriente Próximo.


Aquí se plantea una pregunta: ¿por qué Estados Unidos se ha implicado tanto en Oriente Próximo, hasta el punto de descuidar al resto del mundo, desde el fin de la Guerra Fría? Para esta pregunta, la repuesta puede limitarse a una palabra: petróleo.


Desde que Estados Unidos dejó de ser autosuficiente en lo que al petróleo se refiere, a finales de los años 1940, el control de las principales zonas de producción de hidrocarburos se convirtió en una “obsesión estratégica” norteamericana. Lo cual explica parcialmente la “diplomacia de los golpes de Estado” de Washington, especialmente en Oriente Medio y en América Latina.


En Oriente Próximo, en los años 1950, a medida que el viejo Imperio Británico se retiraba y quedaba reducido a su archipiélago inicial, el Imperio estadounidense lo reemplazaba mientras colocaba a la cabeza de los países de esas regiones a sus “hombres”, sobre todo en Arabia Saudí y en Irán, principales productores de petróleo del mundo, junto con Venezuela, ya bajo control estadounidense en la época.
Hasta hace poco, la dependencia de Washington respecto al petróleo y al gas de Oriente Próximo le impidió considerar la posibilidad de retirarse de la región. ¿Qué ha cambiado entonces para que Estados Unidos piense ahora en retirarse de Oriente Próximo? El petróleo y el gas de esquisto, cuya producción por el método llamado “fracking” aumentó significativamente a comienzos de los años 2000. Eso modificó todos los parámetros. La explotación de ese tipo de hidrocarburos (cuyo coste es más elevado que el del petróleo “tradicional”) fue favorecida por el importante aumento del precio de los hidrocarburos que, en promedio, superaron los 100 dólares por barril entre 2010 y 2013.


Actualmente, Estados Unidos ha recuperado la autosuficiencia energética e incluso está convirtiéndose otra vez en un importante exportador de hidrocarburos. Por lo tanto, ya puede por fin considerar la posibilidad de retirarse de Oriente Próximo, con la condición de cauterizar rápidamente varias heridas que, en algunos casos, datan de más de un siglo.


Por esa razón, Obama retiró casi la totalidad de las tropas norteamericanas de Irak y de Afganistán. Estados Unidos participó muy discretamente en los bombardeos de Libia y se negó a intervenir contra las autoridades de Damasco, en Siria. Por otra parte, Washington busca a marchas forzadas un acuerdo con Teherán sobre el tema nuclear y presiona a Israel para que su gobierno progrese urgentemente hacia un acuerdo con los palestinos. En todos estos temas se percibe el deseo de Washington de cerrar los frentes en Oriente Próximo para pasar a otra cuestión (China) y olvidar así las pesadillas de Oriente Próximo.

Todo esto se desarrollaba perfectamente mientras los precios del petróleo seguían altos, cerca de 100 dólares el barril. El precio de explotación del barril de petróleo de esquisto es de aproximadamente 60 dólares, lo que deja a los productores un margen considerable (entre 30 y 40 dólares el barril).


Aquí es donde Arabia Saudí ha decidido intervenir. Riad se opone a que Estados Unidos se retire de Oriente Próximo. Sobre todo si Washington establece antes un acuerdo sobre el tema nuclear con Teherán, lo que los saudíes consideran demasiado favorable a Irán. Además, según la monarquía wahabita, expondría a los saudíes, y a los suníes en general, a convertirse en víctimas de lo que llaman “el expansionismo chií”. Hay que tener presente que los principales yacimientos de hidrocarburos saudíes se encuentran en zonas de población chií.


Considerando que dispone de las segundas reservas mundiales de petróleo, Arabia Saudí decidió usar el petróleo para sabotear la estrategia norteamericana. Oponiéndose a las consignas de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), Riad decidió, contra toda lógica comercial aparente, aumentar considerablemente su producción y hacer de ese modo bajar los precios del petróleo, inundando el mercado de petróleo barato. La estrategia dio rápidamente resultados. En poco tiempo, los precios del petróleo bajaron un 50%. El precio del barril descendió a 40 dólares (antes de subir ligeramente hasta aproximadamente 55-60 dólares actualmente).


Esta política asestó un duro golpe al “fracking”. La mayoría de los grandes productores estadounidenses de gas de esquisto están actualmente en crisis, endeudados y corren el riesgo de quebrar (lo que implica una amenaza para el sistema bancario norteamericano que, generosamente, había ofrecido abundantes créditos a los neopetroleros). A 40 dólares el barril, el esquisto ya no resulta rentable. Ni las excavaciones profundas “off shore”. Numerosas compañías petroleras importantes ya han anunciado que cesan sus explotaciones en alta mar porque no son rentables, provocando la pérdida de decenas de miles de empleos.


Una vez más, el petróleo es menos abundante. Y los precios suben ligeramente. Pero las reservas de Arabia Saudí son suficientemente importantes para que Riad regule el flujo y ajuste su producción de manera que permita un ligero aumento del precio (hasta 60 dólares aproximadamente) pero sin que se lleguen a superar los límites que permitirían reanudar la producción mediante el “fracking” y en los yacimientos marítimos a gran profundidad. De este modo, Riad se ha convertido en el árbitro absoluto en materia de precio del petróleo (parámetro decisivo para las economías de decenas de países entre los cuales figuran Argelia, Venezuela, Nigeria, México, Indonesia, etc.).


Estas nuevas circunstancias obligan a Barack Obama a reconsiderar sus planes. La crisis del “fracking” podría representar el fin de la autosuficiencia de energía fósil en Estados Unidos. Y, por lo tanto, la vuelta a la dependencia de Oriente Próximo (y también de Venezuela, por ejemplo). Por ahora, Riad parece haber ganado su apuesta. ¿Hasta cuándo?



Fuente: Le Monde Diplomatique

EL MÉXICO QUE SE DESANGRA




*POR ILKA OLIVA CORADO, Resumen Latinoamericano/ 08 de Junio 2015.– Uno no tiene que ser mexicano para que le duela en la médula lo que está sucediendo en el país hermano, al final de cuentas todos somos hijos de una sola entraña, las fronteras nos fueron impuestas. Guardar silencio ante tanta barbarie es encubrir el genocidio que el Estado está perpetrando contra su propio pueblo. El gobierno de Enrique Peña Nieto es uno de los más nefastos y sangrientos en la historia del país, títere de una oligarquía asesina, impostora y saqueadora. No es novedad que el Presidente asesino obedece órdenes enviadas desde la Casa Blanca, la desgracia de México es tener tan cerca al culpable de tantos genocidios y guerras alrededor del mundo, (y en la misma olla nos vamos Guatemala, Salvador y Honduras) Estados Unidos no quita el dedo del renglón, lo quiere todo.

Quiere las primaveras, los ríos, quiere la entraña de la tierra, quiere la vid de un país de riquezas culturales e hijos honestos y aguerridos. Aquel “México lindo y querido” lo están devastando. Con imposición de concejales, diputados, gobernadores y presidentes, y con el absoluto control de las fuerzas de seguridad tiranizan al pueblo; lo torturan, lo violan, lo asesinan. Lo entierran en fosas clandestinas. Le sacan los ojos, le silencian la voz, le sacan las entrañas, lo despellejan, lo desaparecen sin dejar rastro.

Sin embargo éste resiste, contra toda opresión el pueblo resiste, está en pie de lucha, solo hay que ver las papeletas de votación de las elecciones resientes. El pueblo respira, cansado pero se oxigena, aún no renuncia, y no lo hará porque a pesar de tanta afrenta aún tiene dignidad. Allá en aquella lejanía los jornaleros de San Quintín, los docentes en Guerrero, los estudiantes de escuelas públicas en todo el país, las madres de los desaparecidos, los familiares de las víctimas de feminicidios, los que chorrean sangre porque un policía granadero lo agredió para obligarlo a guardar silencio. Los presos políticos; Nestora Salgado, José Miguel Mireles y tantos más.

El gobierno que pretende silenciar las voces de periodistas comprometidos con el país, con su responsabilidad de informar al pueblo sin solapar mentiras, son cientos los asesinados. Esos periodistas honestos como Carmen Aristegui, Lydia Cacho, Sanjuana Martínez, esos intelectuales de la talla de Denise Dresser que están ahí constantes en su denuncia y con los análisis a profundidad que evidencian ante la opinión pública lo nefasto del Estado. A periodistas y analistas que no se venden, que no se rinden ante el miedo y ante la imposición los atacan reduciéndoles el espacio de expresión, haciendo campañas negras que los desacrediten, pero ellos siguen ahí junto al pueblo, hombro a hombro, como todos los medios independientes, sin importar el tamaño de sus plataformas y el número de lectores, todos unidos hacen patria y resisten las embestidas.

Esa oligarquía que se rebalsa en estiércol se quiere robar la dignidad del pueblo mexicano, quiere convertirle la sangre en chilate, el valor en miedo y la entereza en deslealtad. Quiere marchitar las vaginas tiernas de las niñas que sueñan, ahogar en llanto a las madres que han parido plusvalía, quiere poner de rodillas a los hombres robustos que aman la tierra y quitar de la memoria el recuerdo de los ancestros honestos. Quiere arrebatarles la belleza de amar. Quiere desaparecer el canto de los niños que hacen de las calles un carnaval de esperanza. Los obliga al suicido, a emigrar, a renunciar. Los quiere doblegar para que no sientan, para que no piensen para que no actúen. Los quiere insensibles y adictos al consumismo que el capitalismo propaga. Para que no defiendan, para que sean difuntos deambulando en la miseria de un país mancillado.

De ahí las juventudes que se rebelan, las abuelas que gritan, los niños que aún cantan y juegan, de ahí la defensa del amor. De ahí los manifestantes, las pintas callejeras, los enfrentamientos con los bloques policiales que ofenden y golpean. De ahí la defensa de la soberanía. De ahí la poesía que recitan las noches cuando la dignidad llora en la oscuridad. De ahí el amparo de los inmortales. El rocío de las madrugadas que huelen a vid. La parra que aunque quemada retoña una y otra vez.

México se desangra a chorros, pero no es la primera vez, no es la primera traición, no es la primera emboscada. México resiste, como lo ha hecho hace tantos siglos, simplemente porque es “lindo y querido.” La Memoria Histórica clama Revolución. Porque México es México, ¡cabrones! Para cuándo preguntan Pancho Villa, Emiliano Zapata y Las Adelitas.

LAS CLAVES DEL PARO



De cara al paro convocado por la Confederación Argentina del Transporte analizamos: el mapa de organizaciones que adhieren; el rol de la izquierda; la retirada bancaria; el impacto económico de la medida de fuerza; y la pelea en los medios.


*Por Nahuel Placanica

¿Qué organizaciones adhieren?

El paro convocado por la Confederación Argentina del Transporte (CATT), conducida por Juan Carlos Schmid, contará con la adhesión de las organizaciones gremiales enroladas en la CGT Azopardo, de Hugo Moyano, la CGT Azul y Blanca, de Luis Barrionuevo, y la CTA autónoma, de Pablo Micheli.

En el espectro político, agrupaciones de izquierda como el Partido Obrero y el PTS acompañarán la medida de fuerza de manera activa con piquetes, concentraciones y una marcha al Ministerio de Trabajo por paritarias sin techo, por la abolición del impuesto al salario, por la prohibición de suspensiones y despidos.

En el caso del PTS, harán valer su construcción de base fabril en el cordón industrial del norte bonaerense donde se asientan los grupos de activistas de Lear y las gráficas ex-Donnelley y WorldColor.

¿Cuánto cuesta un paro?

La consultora Orlando Ferres estima las pérdidas económicas que generará el paro entre u$s 1.000 y u$s 1.500 millones, en términos de Valor Bruto Producido (VBP: equivalente a las ventas o facturación).

La cifra, calculada al tipo de cambio oficial, "surge de extrapolar el costo que tuvo el paro del 31 de marzo, cuyo acatamiento fue elevado, corregido por la inflación y con una variación que dependerá de la efectividad de la huelga", dice Fausto Spotorno, economista de la consultora Orlando Ferreres (OJF).

El impacto de un paro suele ser dispar y no afecta a todos por igual. "Las Pymes suelen ser más afectadas porque tienen menos espaldas para absorber los costos de la falta de personal, ya que son más mano de obra intensivas", subraya Diego Coatz, economista de la UIA. Además, dentro de un mismo rubro, "en cada empresa es diferente según se maneje cada comisión interna con la dirección de la compañía", desliza. (1)

La pirotecnia de bandeja

Fiel a su estilo provocador, el Gastronómico Luis Barrionuevo respondió las declaraciones del actual Jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, quien había señalado que el paro “es más político que otra cosa”. De esta manera, Barrionuevo ninguneó a Fernández al asegurar que “a este muchacho lo pusieron en lugar del pelotudo caro, ese que lo mandaron al Chaco, (en referencia a Jorge Capitanich) y lo pusieron a éste que está un poco más avivado”.

Atento al juego mediático, el dirigente gastronómico a descuidado parcelas de su terruño en la Ciudad de Buenos Aires, donde los procesos de recuperación y autogestión han crecido en el último tiempo, ante la falta de acompañamiento de la organización sindical.

“Es claro el aumento de procesos de recuperación en el rubro gastronómico en estos últimos años y mayormente en Capital Federal, donde 9 de los 19 casos se dieron entre 2013 y 2014. Es decir que casi el 50% de los conflictos en el sector se dieron en Capital Federal durante los últimos dos años”, graficó recientemente la abogada Ornella Nociti, abogada asesora de empresas recuperadas. (2)

Línea oficial

A las declaraciones de Aníbal Fernández, se sumaron los comentarios del precanidato presidencial por el Frente Para la Victoria y Ministro de Transporte, Florencio Randazzo, quien subrayó que "es incomprensible el paro general de los gremios del trasporte que han sido privilegiados en este gobierno".

Más en sintonía con Aníbal Fernández, el Ministro de Trabajo de la Nación, Carlos Tomada, quien remarcó que la medida de fuerza está "vinculada claramente con un proceso electoral, lo cual le quita cierta impronta de paro sostenido en reclamos sindicales consolidados".

Asimismo, agregó que "es evidente plantear que este paro es casi contra las paritarias, porque se está hablando de algo que ni siquiera ha empezado a ocurrir con relación a los propios gremios que convocan", porque varios de ellos "no han siquiera comenzado sus propias negociaciones (salariales)”.

Acuerdo y retirada


Las expectativas respecto de una eventual adhesión del Asociación Bancaria al paro del 09/06 se vieron frustradas a partir del acuerdo paritario logrado por esta organización. En efecto, los bancarios lograron un aumento salarial 27,8% que con diferentes compensaciones suben el porcentaje por encima del 30%.

El entendimiento alcanzado incorporó un elemento novedoso: la participación en las ganancias de los trabajadores bancarios sobre el sistema financiero global. De esta manera, como lo sintetizó el Ministro de Economía Axel Kicillof, “si los bancos ganan más, los trabajadores van a cobrar más, y si ganan menos, van a cobrar menos”.

#NIUNAMENOS

*Por Stella Salerno



3 de Junio. Yo voy. Voy porque estoy viva, pero me morí ya mil veces. Y mil veces intenté despertar soñando que había soñado. Morí con ?#‎Candela?, que a los 11 años se convirtió en cenizas, y comprendió, a los porrazos, que lo del Ave Fénix es un cuento que no le responde a las pobres, a las indefensas, a las nadie. Morí con ?#‎Ángeles?, que aún no descansa de su última clase de educación física, y le quedaron pendientes las fiestas de quince, por convertirse a la fuerza en basura.

Acuné a ?#‎Martina? la noche en que su madre ?#‎Paola? perecía en una alcantarilla, y el asesino se fue silbando bajito, como quien se deshace de un montón de mierda. Morí ese día. Morí mil días. Conocí el fondo del riachuelo, asfixiada en la misma bolsa en la que estaba ?#‎Melina? que, por pobre y puta, mereció su destino.

Morí también con ?#‎Melisa?, con quien alguna vez compartí la identidad de la escuela. Su pequeña ?#‎Nicole? no va a saber nunca quién es la seño Coca, ni todo lo que se puede hacer en un patio diminuto. Todavía respiro del mismo gas que las durmió para siempre, y – más que el gas- me ahoga la libertad de los impunes. Se me estruja el pecho con toda la tierra que me tiró encima el novio de ?#‎Catherine?, y también el de ?#‎Chiara?.

Siento que en mi vientre se muere su hijo, que también es el hijo de una sociedad indiferente, que ampara a los hijos de puta. La pesadilla es eterna, y en las imágenes aparece ?#‎Lola?, a quien le entumecieron las alas, antes de que pudiera aprender a volar. Morí también con ?#‎Andrea?, que, con el derecho de las putas, volvió a enamorarse, y dejó su cuerpo en algún cerro de las sierras.

Las llamo para encenderlas, las nombro para que no terminen de irse. Pero la memoria es un bicho que nos pica a pocos. Los hipócritas prefieren quedarse ahí, justificando lo injustificable, caminando con los pasos mudos, esquivando la mirada de los que cuestionan. Por eso voy.

Para extender el ?#‎NuncaMás? con el que se nos llena la boca y se nos calma la vida. Porque estoy cansada de alimentar la crónica roja con mi sangre pisoteada, que muere y vuelve a morir. Porque me harté del escupitajo ajeno; del dedo que señala; del tipo que -por tipo- es incapaz de respetar a la madre, a la abuela, a la hermana, a la esposa, a la hija, que les grita y los ensordece, pero no registran.
Me harté del puño cerrado que siento en mi cara cuando me muero con ellas. Porque cada vez que una se va, el útero se me esconde y se me hace chiquito en algún lugar de las entrañas.

E imagino que yo los parí y me avergüenza que hayan crecido dentro mío, que soy mujer, que soy todas. #NiUnaMenos.

8 DE JUNIO DE 1987: PROMULGACIÓN DE LA LEY 23.515 DE DIVORCIO VINCULAR

*Por Prof. Daniel Chiarenza

La Cámara de Diputados sanciona la Ley de Divorcio Vincular
el 3 de junio de 1987.

Durante el gobierno de Raúl Alfonsín, un debate parlamentario atrajo la atención pública en 1986: la ley de divorcio vincular. Cuando el parlamento se abocó al tema, la Iglesia se convirtió en eje de una campaña opositora con amenazas, inclusive, de excomunión y manifestaciones callejeras. Ésta, que en 1981 había comenzado a defender la democracia, pasó a tener una creciente hostilidad hacia el gobierno radical cuando quiso sancionar la Ley de Divorcio.

Durante el gobierno del Dr. Alfonsín se dan los debates parlamentarios por la aprobación de la Ley de Divorcio Vincular.

Las manifestaciones clericales culminaron el 5 de julio con la concentración organizada en Plaza de Mayo por el Arzobispado de Buenos Aires en “defensa de la familia”. Llevaron la imagen de la Virgen de Luján y la asistencia fue numerosa, aunque menor a la esperada. El, entonces, peronismo ortodoxo –Saadi, Triaca, Licastro- se hizo presente, al igual que el expresidente Frondizi y numerosos exministros de la dictadura militar. También Carlos Menem se manifestó contrario al divorcio –actuaría como Ricardo Barreda pronunciándose contra el “femicidio”- y las 62 Organizaciones explicitaron posición en el mismo sentido.

Católicos argentinos en "defensa de la familia y el matrimonio".

Por la firme oposición eclesiástica la UCR dejó a los legisladores radicales en libertad de acción. Así, en el mes de agosto la Cámara de Diputados debatió un proyecto de ley que incluía el divorcio vincular y lo aprobó por 176 votos contra 36. El peronismo renovador prestó su apoyo al mismo, pero en el Senado, Vicente Saadi adelantó su oposición descartando que se aprobara durante el período ordinario.

El "requeté", senador Vicente Saadi, defensor de posturas pre-conciliares y olvidándose del papel de la Iglesia contra Perón, por más ortodoxo que se definiese.

Pero la sociedad, católica o no, estaba de acuerdo con la vigencia de esa ley que regularía la situación de numerosas familias. A las 21:00 hs. del miércoles 3 de junio de 1987 se sancionó en la Argentina la ley de divorcio vincular, ya que a esa hora la Cámara de Diputados convirtió en ley el proyecto que, con modificaciones producidas en el Senado, había nacido en la misma Cámara baja.

Tapa de Página/12 del 4 de junio de 1987, respecto a la sanción de la Ley de Divorcio Vincular.

Por abrumadora mayoría y a mano levantada, después de breves exposiciones de los legisladores Carlos Spina (radical) y Néstor Perl (justicialista renovador), Diputados aprobó, una por una, las variantes que habían tenido su origen en Senadores.
Así, a un año de decretada la separación (si es que lo piden ambos cónyuges) o automáticamente a los tres años de aquella separación, el divorcio vincular se hará efectivo y repondrá la aptitud nupcial de ambas partes. Las reformas introducidas en el Código Civil, en lo que hace al régimen de familia, incluyen el aumento de las edades mínimas para contraer matrimonio: fue de 14 a 16 años para la mujer, y de 16 a 18 para el hombre.
Con muy poco público en los palcos y la presencia de 170 legisladores comenzó el debate en la Cámara baja del proyecto de ley de divorcio, luego de la rápida aprobación de las comisiones de Legislación General y de Familia y Minoridad, que consideraron solamente como “aspectos jurídicos y formales, que no cambian la esencia de la ley”, las modificaciones hechas por el Senado.

El segundo (desde la der.) es el exdiputado justicialista renovador Néstor Perl.

En ambas comisiones sólo se registró un voto en disidencia: el del conocido antidivorcista diputado justicialista Tomás González Cabañas.
Tal como ocurrió cuando por primera vez el cuerpo debatió el divorcio vincular, en agosto de 1986, el radicalismo, el peronismo renovador, los intransigentes, los ucedeístas, y el demoprogresista Alberto Natale respaldaron el proyecto en su totalidad.

El exdiputado demoprogresista Alberto Natale
apoyó el proyecto divorcista en su totalidad.

“Las del Senado no fueron verdaderamente reformas. Podríamos decir que solamente consistieron en retoques que no varían la esencia de lo aprobado en su momento por la Cámara baja” dijo, minutos antes de ingresar en el recinto, el diputado Néstor Perl. Y agregó “La sanción va a ser rápida y sin problemas”.

Hasta 1987 existía un "divorcio" en el país pero no disolvía el vínculo del matrimonio, sólo se hacía una división de bienes y se regulaba la tenencia de los hijos.

El radical Carlos Spina, integrante de la Comisión de Legislación General, también destacó la rapidez con que se había logrado el despacho que aprobó el texto sancionado en el Senado.

La nueva norma legal estipula que, transcurridos tres años de matrimonio, los cónyuges, en presentación conjunta, pueden lograr el divorcio vincular e inmediatamente concretar en forma legal una nueva pareja.

7 DE JUNIO: DÍA DEL PERIODISTA


HUMOR INTELIGENTE