Seguidores

5 de febrero de 2015

CRISTINA Y XI JINPING FIRMARON 15 NUEVOS ACUERDOS BILATERALES PARA "JERARQUIZAR LA ALIANZA ESTRATÉGICA"


La presidenta Cristina Fernández de Kirchner y su par chino, Xi Jinping, firmaron en Beijing 15 nuevos acuerdos bilaterales que prevén intercambios en el ámbito cultural y de comunicaciones, la construcción de dos reactores nucleares y hasta cooperación en las áreas de las telecomunicaciones y aeroespacial, con el fin de "jerarquizar la alianza estratégica integral con China", según sostuvo la primera mandataria argentina ante Xi, que por su parte dejó en claro que nuestro país "es buen amigo y un buen socio".

Cristina y Xi concretaron el esperado encuentro enmarcado en la gira que lleva adelante por el país asiático, donde ambos avanzaron en el marco de la alianza estratégica bilateral sellando 15 acuerdos que se sumaron a los 20 suscriptos en el encuentro del 18 de julio del año pasado en Buenos Aires.

La Jefa de Estado llegó minutos después de las 17 (6 de la Argentina) al Gran Palacio del Pueblo, situado frente a la mítica plaza Tiananmen, que desde hace dos días luce con banderas argentinas y chinas a lo largo de toda su extensión.

Luego del saludo protocolar en el Hall del Pueblo, ambos presidentes caminaron por el Gran Salón Norte, donde aguardaba la tropa de la Guardia Presidencial, acompañada por la banda del Ejército, que dio la bienvenida a la Presidenta junto a un centenar de alumnos de escuelas de Beijing que portaban flores y pequeñas banderas argentinas.

Tras los saludos protocolares y pasar revista a los uniformados, ambos mandatarios se trasladaron a un salón continuo, llamado Hebei, donde mantuvieron la reunión bilateral.

Previo a iniciar la audiencia privada, Cristina y su par chino intercambiaron públicamente unas palabras, y allí Xi le manifestó a Cristina su "satisfacción" por verla recuperada de la fractura en su tobillo izquierdo, a lo que la mandataria retribuyó agradeciendo al anfitrión su "preocupación" e "interés" por su salud.

En el marco de este encuentro bilateral, del que también participaron en paralelo ministros de ambos países, los presidentes firmaron la Declaración Conjunta sobre el Fortalecimiento de la Asociación Estratégica Integral entre la República Argentina y la República Popular China, y luego los cancilleres de ambas naciones, Héctor Timerman y Wang Yi, suscribieron el Acta de la Primera Reunión de la Comisión Binacional Permanente entre el Gobierno de la República Popular China y el Gobierno de la República Argentina, que se concretó previamente.




Al mismo tiempo se firmaron convenios de Intercambio de Instrumentos de Ratificación del Tratado entre la República Argentina y la República Popular China sobre Asistencia Jurídica Mutua en Materia Penal, firmado por Héctor Timerman y su par chino Wang Yi; y otro sobre la Facilitación de Emisión de Visas de Turismo, también suscripto por ambos cancilleres.

También Timerman rubricó el Memorandum de Entendimiento para la Creación del Foro de Negocios Argentina-China entre el Ministerio de Relaciones Exteriores y la Comisión Nacional de Desarrollo y Reforma de la República Popular China.

Además, el canciller junto al ministro de Cultura de China, Luo Shugang, acordó un programa Ejecutivo de Cooperación Cultural del "Convenio Cultural, a lo que sumó un convenio Marco para el Fortalecimiento de Cooperación en Materia de Salud y Ciencias Médicas entre el Ministerio de Salud y la Comisión Nacional de Salud y Planificación Familiar de China.

La actividad en el Palacio del Pueblo continuó con la firma del memorandum de Entendimiento para Fortalecer la Cooperación entre el Ministerio de Planificación Federal y el Ministerio de Comercio de la República Popular China, firmado por el titular de la cartera argentina, Julio De Vido, y su par chino de Comercio, Gao Hucheng.

También se sumaron acuerdos sobre la Cooperación en el Proyecto de Construcción de un Reactor de Agua Presurizada en Argentina, que se suma a otro más en vías de construcción, y un acuerdo más para la Cooperación en el Campo de las Actividades Espaciales, firmado en el acto por De Vido y Xu Dazhe, Administrador de la China National Space Administration (CNSA)

Por otra parte, se selló un memorandum de Entendimiento sobre Cooperación en el Ambito de la Información y las Comunicaciones entre el Ministerio de Planificación y el Ministerio de Industria y Tecnologías de la Información de China, a cargo del secretario de Comunicación, Norberto Berner y Liu Lihua, viceministro de Industria y Tecnologías de la Información.

A la vez, se concretó un acuerdo entre la Comisión Nacional de Energía Atómica y la Autoridad de Energía Atómica de China para la Cooperación en los Usos Pacíficos de la Tecnología Nuclear, suscripto por la presidenta de la Comisión Nacional de Energía Atómica, Norma Boero.




También se propició un entendimiento en la Secretaría de Comunicación Pública y la Administración Estatal de Prensa, Publicación, Radio, Película y Televisión china sobre Cooperación Comunicación Masiva. Lo suscribieron el secretario de Comunicación Pública, Alfredo Scoccimarro y el director de la Administración Estatal de Prensa, Publicación, Radio, Película y Televisión, Cai Fuchao.

En tanto, el ministro de Economía, Axel Kicillof y el vicepresidente del Banco de China, Sun Ping, rubricaron un acuerdo marco para el Mecanismo de Cooperación, cerrando con el último entendimiento entre ambos países: un memorandum de Entendimiento en Relación con el Financiamiento de la Central Termoeléctrica Manuel Belgrano.

Tras la firma de acuerdos ambos presidentes realizaron urna declaración en el salón Hebei, donde Cristina resaltó que la relación con China ha dado “un salto cualitativo” en la integración de ambos países, no solo a través del comercio, sino también el apoyo que ambos países se han brindado en los foros internacionales, en reclamos como las Malvinas o el reconocimiento de una sola China, que siempre ha hecho la Argentina.

A su turno, Xi resaltó que “este es el primer año en que desarrollamos la Asociación Integral y estoy convencido de que con el esfuerzo conjunto las relaciones bilaterales avanzarán hacia adelante rompiendo las olas en esta ruta”.

Luego, el presidente chino despidió a la mandataria y a la delegación argentina con una cena de honor, en la que se degustaron 6 platos entre sopas, carnes y pescados, acompañados por la música de una banda que interpretó temas emblemáticos argentinos, como el tango "Volver", y hasta sorprendió con una magnífica versión de "Arde la Ciudad".

Tras la despedida, Cristina regresó al Saint Regis, donde cerró la jornada con la videoconferencia con El Calafate, que significó el inicio de las obras en las represas Néstor Kirchner y Jorge Cepernic.


Fuente: TELAM

EN CUATRO AÑOS, EL DIARIO CLARÍN PERDIO UNO DE CADA TRES LECTORES


La tendencia declinante de Clarín ha sido sostenida desde 2010. Desde enero de ese año, el matutino perdió el 36% de sus lectores. Su caída es muy superior al resto de los diarios.


*Por José Cornejo


Según los informes que certifica el Instituto Verificador de Circulaciones (IVC) y reproduce el sitio Diario sobre Diarios, se puede hacer un seguimiento de la venta de los principales matutinos argentinos. Desde enero de 2010, los nueve primeros periódicos (el décimo ha ido cambiando) mantienen una tendencia declinante, con dos singularidades.


La primera es el notable derrumbe del diario Clarín. Tomando todos los eneros desde 2010, Clarín perdió 36,4% de sus ventas. Se trata de una singularidad dado que el promedio de caída de los restantes ocho es 20,5%. Si se discrimina la caída de La voz del Interior cordobés (filial de Clarín), el ritmo de caída del oligopolio duplica a los restantes diarios. Los datos se toman hasta octubre de 2014, última fecha publicada. La medición es benigna con Clarín, dado que enero es el mes de peor ventas anuales de cualquier diario.


La segunda singularidad es la del diario La Nación. El matutino de los Mitre prácticamente no tuvo pérdidas (-3%) en cinco años. Esta estabilidad tiene varias explicaciones posibles. La primera es el éxito de Club La Nación, un sistema de compra con descuentos en el sector de clase media alta. La otra es que La Nación no ha distorsionado tanto sus contenidos informativos en relación a lo que siempre fue la línea histórica del medio (conservadora).

Por su parte, el agudo retroceso de Clarín no puede explicarse por la retracción general de las publicaciones en papel. Algún desencuentro con sus lectores ha emergido.

Fuente: APU

LA REVOLUCIÓN BOLIVIANA

*Por Aritz Recalde

“Estamos acá para decir basta: de la resistencia de 500 años a la toma del poder por otros 500 años (…) nuestros antepasados lucharon. Túpac Katari para restaurar el Tahuantinsuyo, Simón Bolívar que luchó por esa patria grande, el Che Guevara que luchó por un nuevo mundo en igualdad”. Evo Morales, 22 de enero de 2006
“En Bolivia no mandan los gringos, sino los indios”. Evo Morales, 22 de enero de 2015

En Bolivia desde el año 2006 se está desenvolviendo una revolución nacional, popular y antiimperialista que refundó el país. La revolución boliviana encarna en su seno dos tradiciones políticas que son la nacionalista de izquierda y la indigenista. La fórmula presidencial es emblemática de la fusión de las dos corrientes ideológicas: nacido en Oruro y de origen humilde, el presidente Evo Morales Ayma es étnicamente aymara y buena parte de su trayectoria política se ligó a la lucha sindical campesina junto a los pueblos indígenas. El vicepresidente de Bolivia es Álvaro García Linera, quien tiene una formación universitaria en sociología y en matemática y una ideología de izquierda nacionalista y marxista.

El nacionalismo antiimperialista boliviano

“Nosotros desde el principio hemos sido antiimperialistas, anticapitalistas”. Evo Morales Ayma (2014: 112)
“El dinero internacional asumió parte conductora en los mecanismos del Estado (…) Bolivia ya no vive propiamente por sí. Representa, sumisa al dictado ajeno, el rol que un desconocido y lejano poder le asigna. Su dependencia del extranjero, sólo ideológica hasta ese día, toma formas definidamente serviles de la dependencia económica”. Carlos Montenegro (2003: 224)

Carlos Montenegro (1903 – 1953) quien fuera uno de los ideólogos originarios del Movimiento Nacionalista Revolucionario (MNR), mencionó que en Bolivia coexistieron dos tradiciones políticas opuestas: la colonialista y la nacionalista. Al momento de la independencia de Bolivia, la tendencia nacionalista enfrentó a las “corrientes foráneas de dominio”, representadas en una aristocracia de nobles y de hacendados ligados a los negocios con las potencias mundiales. La “casta directora” como la denominó el autor, adhirió a la teoría económica de Inglaterra y “con leyes traídas del Viejo Mundo querían eliminar el origen y la historia del país (…) su sensibilidad europeísta que despreciaba al indio y al cholo integrantes de las clases populares, puede explicar el menosprecio con que miró, o no miró, la suerte de las masas” (Montenegro 2003: 109 y 209).

Montenegro mencionó que la independencia boliviana se produjo por la acción heroica de la “clase popular” y de los “caudillos” del estilo de Manuel Asencio Padilla, Juana Azurduy, Pedro Domingo Murillo o de José Miguel Lanza. El autor destacó que a partir del año 1825, el nacionalismo que tuvo como finalidad la “libertad para la nación misma” y la “efectiva soberanía”, fue enarbolado por las figuras de Simón Bolívar, de Antonio Sucre, del Mariscal Andrés Santa Cruz y de José Ballivián.

Montenegro destacó que la mayoría de los caudillos y dirigentes populares de orientación nacionalista, murieron o fueron desplazados del gobierno, favoreciendo la asunción de mando de la oligarquía “colonial”. El autor mencionó que como resultante del proyecto de país y de las incapacidades de la “casta directora”, se produjo el “desastre nacional de 1879”, en el cual Bolivia y Perú perdieron la guerra contra Chile que se apropió de la salida al mar del primero. Montenegro entiende que el desastre bélico “derruía” los valores de la clase dirigente y generó las condiciones para el surgimiento de un nuevo nacionalismo boliviano.

En la misma línea histórica, Montenegro sostuvo que la clase oligárquica fue incompetente en la conducción de la Guerra del Chaco contra Paraguay (1932 – 1935). Luego del colapso y de la derrota, retornó el “sentimiento nacionalista” y “cada soldado vuelto del frente, trajo en sí una partícula ansia afirmativa de Bolivia (…) lo prodigioso de la guerra del Chaco, se cifra en esta revelación de la autenticidad boliviana ante la conciencia colectiva” (Montenegro 2003: 240). Montenegro se estaba refiriendo al proceso político iniciado en el año 1936 con el golpe militar de Germán Busch (1904-1939), que impulsó a David Toro (1898-1977) a la presidencia en el año 1936. En su discurso de asunción, Toro mencionó su objetivo que era el de “implantar el socialismo de estado con el concurso de los partidos de izquierda”. Durante su mandato se creó el Ministerio de Trabajo y Previsión Social, se nacionalizó el petróleo que era controlado por la Estándar Oil (EUA) y se reconocieron derechos civiles a las mujeres (aun no el voto, logrado definitivamente en el año 1952).

Toro renunció para que asuma Busch en el año 1937. El presidente entrante impulsó un Código de Trabajo, nacionalizó el Banco Central y la exportación minera y sancionó la Constitución de 1938 que incluyó un régimen social, uno “económico financiero”, una sección para el “campesinado”, un “régimen cultural” y un apartado de “la familia”.

Buena parte de las iniciativas nacionalistas y populares se profundizaron e institucionalizaron a partir de la revolución del año 1952, que realizó una reforma agraria eliminando el latifundio, promovió el control estatal de la economía, estableció el voto universal, nacionalizó la minería, masificó la educación básica y reformó las Fuerzas Armadas y creó milicias. La revolución desplazó a la oligarquía de los cargos de gobierno y favoreció que la Central Obrera Boliviana ocupe lugares importantes de decisión en el gobierno, con dirigentes como Juan Lechin.

Previo a la llegada de Evo Morales en el año 2006, el nacionalismo boliviano tuvo una última experiencia durante los gobiernos de los militares Alfredo Obando y de Juan José Torres. En la tercera presidencia de Ovando (1969 – 1970), se desempeñó como ministro de Energía e Hidrocarburos el intelectual nacionalista y socialista Marcelo Quiroga Santa Cruz, quien aseveró terminantemente que “desde el punto de vista económico, Bolivia es para el imperialismo un mercado irrenunciable de abastecimiento de recursos naturales no renovables de carácter estratégico” (Quiroga 1979: 128). Bajo la iniciativa de Quiroga y con la finalidad de revertir la acción imperialista, el 17 de octubre del año 1969 se nacionalizó la compañía norteamericana Gulf Oil, otorgando a la empresa estatal YPFB el control y la administración de los hidrocarburos.

Con Juan José Torres en la primera magistratura, se rescindió el contrato de la mina Matilde y el Estado adquirió el control del zinc, en el contexto de un gobierno con importante participación obrera.

En el año 1971 Hugo Banzer derrocó al presidente Torres y en palabras de Quiroga Santa Cruz “la burguesía pro imperialista asalta el poder”(Quiroga 1979: 15). A partir de esa fecha, se produce en palabras de Quiroga la “desnacionalización de Bolivia”, que favoreció el accionar de las empresas multinacionales, del FMI y el Banco Mundial que poco a poco, aumentaron su control sobre las políticas de petróleo, la minería y el conjunto de recursos naturales y de espacios de gobierno de Bolivia.

Evo Morales y García Linera forman parte de la tradición política nacionalista que describió Montenegro y que postuló Quiroga Santa Cruz. El actual presidente de Bolivia desenvolvió una histórica lucha contra el imperialismo norteamericano, que promovió la destrucción de las plantaciones de coca. La defensa del cultivo frente a la intromisión norteamericana, adquirió dimensiones económicas, ideológicas, políticas y culturales. El cultivo genera empleo, es utilizado para trabajar en las acuciantes condiciones de la altura y en la minería y forma parte de las tradiciones identitarias del país.

Morales destacó que con el pretexto de combatir el tráfico de drogas, el gobierno de los EUA por intermedio de su embajada y de la Drug Enforcement Agency (DEA), asumió el mando de la policía y de las Fuerzas Armadas que reprimieron violentamente al pueblo boliviano. No es casualidad por ello, que Evo Morales expulsó en el año 2008 al embajador de los EUA Philip Goldberg y echó a la DEA de Bolivia. Según el presidente, la decisión se tomó para detener la influencia del país del norte en la política interna y en sus palabras “hemos tenido que tomar medidas drásticas, como decidir la salida del embajador de Estados Unidos y sus agencias del país, porque tenemos que destruir las bases de esa intervención permanente. No imaginan cómo trabajan las ONG´s, la USAID. Van y hablan con dirigentes para que hagan oposición a Evo Morales” (Calloni 2009: 341).

En sintonía con Busch y con Toro y por intermedio del Decreto 28.701/06 “Héroes del Chaco”, Evo Morales nacionalizó los hidrocarburos y refundó YPFB, que actualmente asume la gestión y el control de la cadena de producción y de distribución de hidrocarburos.

Las luchas indígenas de liberación

“Los valores y principios no se descubren sino que vienen de nuestros antepasados como Túpac Katari, Bartolina Sisa, Zarate Villca, los hermanos Catari, ellos nos dejaron un línea, hay que refrescar la memoria, revisar la historia”. Evo Morales (2014: 123)

“Las naciones indígenas oprimidas por siglos, los movimientos sociales explotados por décadas no solo han retomado el protagonismo histórico sino que, como en Bolivia, se han vuelto poder de Estado y hoy conducen el país”. Álvaro García Linera, 22 de enero 2015


Además de la tradición nacionalista y antiimperialista, la revolución del año 2006 se inscribe como parte de las históricas resistencias indígenas al accionar del colonialismo. Tal cual afirmó Evo en el epígrafe, las luchas actuales se ligan a las reivindicaciones de referentes como Tupac Katari, Bartolina Sisa y otros dirigentes de los pueblos originarios.

El Preámbulo de la nueva Constitución Nacional sancionada en el año 2009, se refiere explícitamente a la existencia de las comunidades precolombinas y la resistencia al colonialismo que fue protagonizada por la comunidad indígena. En la letra de la Carta Magna se menciona que “El pueblo boliviano, de composición plural, desde la profundidad de la historia, inspirado en las luchas del pasado, en la sublevación indígena anticolonial, en la independencia, en las luchas populares de liberación, en las marchas indígenas, sociales y sindicales, en las guerras del agua y de octubre, en las luchas por la tierra y territorio, y con la memoria de nuestros mártires, construimos un nuevo Estado”.

Las organizaciones libres del pueblo son el corazón del proceso político y ofician como el sector más dinámico de la revolución. Según García Linera la Confederación Sindical Única de Trabajadores Campesinos de Bolivia, la Confederación Sindical de Comunidades Interculturales de Bolivia y la Confederación Nacional de Mujeres Campesinas Indígenas Originarias de Bolivia Bartolina Sisa, conjuntamente a otras organizaciones sociales, son “la base de este Gobierno Revolucionario” (García Linera 2013: 127).

Según vamos a mencionar a continuación, a partir de la revolución las organizaciones indígenas ocupan los cargos de responsabilidad de gobierno y son el sujeto fundamental hacia donde se orientan las políticas del Estado.

La revolución política

Evo Morales fundó su construcción de poder sobre el accionar de las organizaciones libres del pueblo. Estas organizaciones sindicales y campesinas resistieron al imperialismo por siglos y derrotaron al neoliberalismo en las marchas y sublevaciones del año 2000 al 2005.

El ascenso al poder de los campesinos organizados en el Movimiento al Socialismo (MAS), reflejó la crisis del sistema de partidos de Bolivia. Los partidos liberales y los espacios de tradición antiimperialista o socialista como el Movimiento Nacionalista Revolucionario (MNR) o del Movimiento de la Izquierda Revolucionaria (MIR), habían perdido legitimidad por su apoyo otorgado a programas antinacionales y neoliberales. En el año 1972 Quiroga Santa Cruz ya había profetizado que el acompañamiento del MNR al dictador Hugo Banzer, era “una deserción que le llevó a pactar con la burguesía hegemónica y a claudicar con el imperialismo” (Quiroga 1979: 130).

En el año 1999 en pleno contexto de crisis de representación de los partidos demoliberales, se organizó el primer congreso de Movimiento al Socialismo. La asunción presidencia de Evo Morales en Tiwuanacu[4] con a las organizaciones libres del pueblo, forma parte de la recuperación histórica de las tradiciones indígenas. Los pueblos originarios son reubicados en la historia y ya no son meros sujetos colonizados, sino que se postulan como los fundadores de una civilización propia y pujante.

En uno de los Museos de Tiwanaku hay una imagen que reproduce una línea de tiempo y que expresa la interpretación de la actual revolución, acerca del rol jugado por los pueblos originarios en la conformación de Bolivia. La iconografía cronológica transcurre del Imperio Tiwuanaku, pasando por los Señoríos Regionales, los Incas y en la titulada “Época Actual”, hay una mención al Estado Plurinacional, a Evo Morales y al satélite Túpac Katari. El satélite simboliza la búsqueda de soberanía científica de la actual revolución, que se inscribe a sí misma en los históricos logros tecnológicos, productivos y civilizatorios del Imperio Tiwanaku, de los señoríos indígenas y de los Incas. Es bueno destacar, que en la línea de tiempo no aparece el colonialismo europeo.

En el año 2008 Bolivia fue declara libre de analfabetismo, como el resultado de un programa educativo que contó con el apoyo protagónico de los maestros de Cuba. La inversión en educación pasó de 6519 millones de bolivianos en 2005, a 15.023 millones en 2013 (Informe de Gestión 2013).

El desarrollo económico

Las nacionalizaciones, la reinversión del Estado y los altos precios internacionales de los hidrocarburos y los minerales, generaron las condiciones para el histórico crecimiento del Producto Interno Bruto de Bolivia, que se elevó de 9.521 millones de dólares en 2005, a 34.000 millones en el año 2014.

Las nacionalizaciones le otorgaron al gobierno una masa de recursos que fue reinvertida en el país. Según palabras de Evo Morales en el marco de la reciente asunción presidencial, la renta petrolera que quedaba en Bolivia en el año 2005 era de 300 millones de dólares y en 2014 se multiplicó hasta alcanzar la cifra de 5.330 millones de dólares.

El presidente sostuvo que la inversión estatal en el país subió un 795% entre 2006 y 2014, frente al escaso crecimiento del 15% registrado entre 1997 y 2005. A partir de acá, el gobierno aumentó las transferencias a gobernaciones, municipios y universidades que pasaron de 6.669 millones de bolivianos en 2006, a 29.221 millones en 2014. En el terreno de la salud el presupuesto público del 2005 era de 2.773 mil millones de bolivianos y en 2013 la cifra alcanzó los 10.054 millones (Informe de Gestión 2013).

Lejos de su histórico destino económico subdesarrollado que le fue impuesto por la división internacional del trabajo, Bolivia está planificando la refundación productiva del país. Entre 2006 y el 2013 se crearon 103.217 empresas privadas (Informe de Gestión 2013). El gobierno adquirió un satélite, renovó su equipamiento militar y se propone aumentar la inversión en ciencia y tecnología. Bolivia está impulsando planes de desarrollo para la industrialización de los hidrocarburos, la modernización de la producción de alimentos (EMAPA), la minería, los transportes aéreos (BOA) las telecomunicaciones (ENTEL) o la manufactura (García Linera 2013: 97-103)

Los cambios sociales

“América Latina no sufría problemas de riqueza, sino su injusta distribución y la falta de equilibrio económico para fomentar la producción”. Evo Morales (2014: 276).

La revolución les otorgó una renta universal a todos los alumnos de la escuela primaria, que se denominó Bono Juancito Pinto. Los adultos mayores de sesenta años de edad reciben la Renta Dignidad y el gobierno efectuó un aporte económico para atender médicamente a las mujeres embarazadas y a los niños menos de dos años (Bono Juana Azurduy)[5].

Según expresó Morales, a contrapelo del neoliberalismo los salarios de los trabajadores subieron por encima del 200 % en los 9 años y el salario mínimo pasó de 440 bolivianos en el año 2005, a 1.440 bolivianos en el 2014. Una de las manifestaciones de la mejora del ingreso, es que hoy la comunidad boliviana consume y los mercados, paseos y lugares turísticos están siendo disfrutados masivamente por los hijos del país.

La cifra de desempleo es la más baja de la historia de Bolivia y llegó al 3,2 %, aunque sigue existiendo una alta tasa de trabajo informal y de menores[6].

Del 37 % de extrema pobreza que tenía el país en 2005, el gobierno la bajó al 18,8 % en 2014 y se propone que sea menor a un digito en 2020.

Bolivia no conoció en su historia un plan de infraestructura como el actual, que aumentó la cobertura de energía eléctrica al 83%, amplió el agua potable al 85,2% de la población (programa MiAgua) y el gas llegó al 74 % de los habitantes. El Estado está desarrollando un Programa de Energía Nuclear con fines pacíficos, construyendo aeropuertos y modernizando la red caminera nacional.

Como parte del “vivir bien” el gobierno construye polideportivos en todo el país, que les permiten el acceso al deporte y a la recreación a todos los bolivianos sin distinción social alguna.

El país hoy tiene una política exterior independiente que le permite integrase a la Alianza Bolivariana de los Pueblos de Nuestra América (ALBA) o requerir el ingreso como miembro pleno del MERCOSUR.

Bolivia, ese país que Rogelio García Lupo caracterizó como el “laboratorio de ideas que más tarde germinan en todo el continente”, está avanzando en la consolidación de un programa nacional de desarrollo independiente. Desde el año 2006 se cumple el postulado de Marcelo Quiroga Santa Cruz que afirmó que “las ideas cuando son de deliberación de todo cuanto deprime y lastra al ser nacional, se enraízan en el espíritu de la juventud, prenden en el corazón del pueblo, se hacen pasión colectiva y surge, no un golpe afianzador del injusto orden establecido, sino, una Revolución, así con mayúscula, que primero es del espíritu y después de la acción”.



Bibliografía citada


Aguiar Montaño José Luis (2010) Marcelo Quiroga Santa Cruz. Esplendor y Tragedia, Ed. OKIPUS, Cochabamba, Bolivia.

Calloni Estela (2009) Evo en la mira. CIA y DEA en Bolivia, Ed. Punto de Encuentro, Buenos AIres.

García Linera (2013) El oenegismo, enfermedad infantil del derechismo, Vicepresidencia del Estado, Bolivia.

(2014) Identidad Boliviana. Nación, mestizaje y plurinacionalidad, Vicepresidencia del Estado, Bolivia.

Informe de Gestión 2013, Presidencia de Bolivia, http://www.presidencia.gob.bo/documentos/mensaje_22-01-2014.pdf

Mesa F., Gisbert Carbonell y Mesa Gisbert (2012) Historia de Bolivia, Ed. Gisbert, Bolivia.

Montenegro Carlos (2003) Nacionalismo y coloniaje, Ed. De La Juventud, La Paz, Bolivia.

Morales Evo (2014) Mi vida, de Orinoco al Palacio Quemado, Ed. Colihue, Buenos Aires.

(2015) Discurso de asunción presidencial, 22/01/15, http://comunicacion.presidencia.gob.bo/index.php

Piñeiro Iñiguez (2006) “Carlos Montenegro: pasión por la nacionalidad americana”, en Pensadores latinoamericanos del siglo XX, Ed. Siglo XXI, Buenos Aires.

Quiroga Santa Cruz Marcelo (1979) El saqueo de Bolivia, Ed. Puerta del Sol, La Paz, Bolivia.


Notas

[1] Recuerda Evo Morales que “David Añez Pedraza nos regaló la sigla, él era el jefe de ese partido” (Morales 2014: 228).

[2] Al MNR se sumaron el Movimiento Bolivia Libre, el ya mencionado MIR, Acción Democrática Nacionalista y la Unidad Cívica y Solidaridad. Luego se agregó la Nueva Fuerza Republicana (Morales 2014: 258).

[3] Evo Morales mencionó que fueron 580.000 los títulos de tierra entregados desde el 2006 a la fecha.

[4] La organización económica, política y cultural del Imperio Tiwanaku, ocupó un lugar central en un amplio territorio sudamericano. Ubicada a 70 km de la ciudad de La Paz, en su etapa expansiva alcanzó importante influencia en Bolivia, Perú y en el norte de Chile y de Argentina. Los historiadores dividen su desenvolvimiento en tres etapas: período formativo, período urbano y período expansivo. El primer período se inició en el año 1500 antes de Cristo y el Imperio llegó a su ocaso en los siglos XII y XIII. Desarrollaron una importante arquitectura que actualmente se puede visitar en el Museo Tiwanaku y que incluyó la construcción de ciudades, templos, sistemas de riego, el manejo de cobre, el oro y la plata y la producción de una refinada cerámica y piedra esculpida.

[5] García Linera sostiene que “sólo el año 2010, con el Bono Juancito Pinto, se entregaron USD 59,1 millones a más de 1,8 millones de niños y niñas. Con la Renta dignidad, USD 240 millones a 600.000 ancianos y ancianas; y con el Bono Juana Azurduy, USD 13,4 millones a 208.000 madres y 342.000 niños menos de un año” (García Linera 2013: 18).

[6] El gobierno reguló el trabajo infantil en la Ley 548 Código Niño, Niña y Adolescente.

EL ODIO Y LA DESTRUCCIÓN DE LA HISTORIA

*Por Diego Carbone

CUANDO SE DESTRUYE LA HISTORIA, SIN IMPORTAR QUE LO QUE DESTRUIMOS , AUNQUE SEA PATRIMONIO DE LA ARGENTINA, COMO SUCEDIÓ UN 3 DE FEBRERO DE 1899, HACE MUCHO TIEMPO, CON EL CASERON DE Don JUAN MANUEL DE ROSAS, A MANOS DE LOS UNITARIOS, LA REVOLUCIÓN LIBERTADORA DEMOLIÓ 57 AÑOS DESPUÉS, TAMBIÉN EL BELLISIMO PALACIO UNZUE, SOLO POR EL HECHO DE QUE LO HABÍA HABITADO EL PRESIDENTE JUAN DOMINGO PERON Y LA PRIMERA DAMA, EVITA DUARTE....!!! LAS LOCURAS DE LA SINRAZÓN. Y EL ODIO..!!!

El Palacio Unzué estaba ubicado en en la calle Austria 2593 de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, al lado de la actual Biblioteca Nacional, y fue el predio en el que se levantó la antigua residencia presidencial hasta 1955, donde vivió el general Juan Domingo Perón durante sus dos primeros mandatos y donde murió Eva Perón en 1952.

A principios de 1800, el río estaba muy cerca de los terrenos donde en el futuro se emplazaría la residencia presidencial. La gente humilde lavaba la ropa en la ribera y por las actuales calles Agüero y Austria iban los carros que depositaban la basura en la zona baja. El barrio circundante tomó el nombre de Tierra del Fuego, quizá porque eran frecuentes las fogatas en los basurales o, tal vez, por el ardor belicoso y pendenciero de sus ocupantes.

Colindantes con los terrenos de la familia de Cornelio Saavedra, estaban los de Pearson, grandes extensiones cultivadas por arados. En esa época, un mandadero, a caballo, iba a buscar el pan a la “ciudad” todos los días.

Mariano Saavedra, hijo de Cornelio, edificó sobre la Avenida Alvear , hoy Avenida del Libertador una vivienda y comenzó la parquización del terreno circundante. En 1887 le vendió el predio a un acaudalado ganadero, Mariano Unzué, quien construyó allí un palacio de línea francesa que destinó a residencia de verano.

Allí se casaron y murieron sus dueños y descendientes. Cuando Elena Unzué y Alfredo Peña contrajeron matrimonio, en la casona se inauguró el sistema de luz eléctrica. 

Por allí pasaron de visita algunos presidentes argentinos, como Mitre, Roca, Quintana y Sáenz Peña.
El Palacio Unzué era un caserón de estilo afrancesado, recostado sobre la medianera de la calle Agüero, con una galería de entrada flanqueada por columnas, con vista al entonces cercano Río de la Plata. Las estatuas que adornaron sus jardines pueden verse hoy en el Parque Lezama.

La casa principal constaba de una edificación suntuosa de dos plantas, emplazada en el centro de un amplio parque, un grupo de garajes, dependencias de servicio, el casino de oficiales de la custodia, un departamento a tal fin y edificaciones independientes para vivienda del personal. Se erguía, igual que la mayoría de las edificaciones adyacentes, en una superficie elevada, una barranca natural que se defendía de las inundaciones provocadas por el desborde del Río de la Plata.

El jardín fue diseñado y realizado por el poetaRubén Darío. De estilo poético, con toques románticos y exóticos, era el marco adecuado para tal palacio. A los pies de la escalera de acceso, el poeta colocó plantas de ámbar, que al florecer perfumaban la entrada y le otorgaban prestancia con sus grandes flores blancas. Formó un pequeño oasis con veinte palmeras junto al pequeño estanque. Llamaba la atención un pino que crecía inclinado, paralelo a la tierra, en cuyo tronco nacían claveles del aire. Aún puede verse el inmenso gomero que plantó sobre la calle Austria.

Luego de la crisis de 1930, muchos de los lujosos palacios pertenecientes a destacadas familias porteñas fueron expropiados, muchas veces por una discretamente encubierta falta de dinero para su mantenimiento. Así pasaron a manos del Estado el palacio Anchorena , hoy sede del Ministerio de Relaciones Exteriores y el Errázuriz , hoy Museo de Arte Decorativo. Muchas de las casas del aristocrático barrio Grand Bourg se convirtieron en embajadas.

En enero de 1937, la Cámara de Diputados aprobó, en una polémica sesión, la expropiación de la quinta de la familia Unzué. El diputado Enrique Dickman fue uno de los que se opuso con mayor fuerza a esa medida, por considerarla como un método de salvación económica de esas familias en crisis.

A pesar de esto, la casa y su frondoso parque pasaron a manos del Estado. Luego de la muerte del presidente Roberto M. Ortiz, en 1943, quien vivió sus últimos días en el caserón de la calle Suipacha 1034, la residencia fue destinada para uso presidencial. A excepción del presidente Gral. Edelmiro J. Farrell, que solía pernoctar en el palacio, el primer mandatario que vivió allí con continuidad, fue el general Juan Domingo Perón.

La planta baja no era demasiado utilizada. Perón y Evita se instalaron en el primer piso, donde estaba el dormitorio principal y un cuarto de huéspedes, vestidores, biblioteca, escritorio y un pequeño comedor diario, además de las dependencias de servicio y de las administrativas. La escalera de mármol tenía forma de “Y”, y llevaba a las alas derecha e izquierda de la planta, que se asomaban a un balcón desde el cual podía observarse la planta baja de la mansión. También había un ascensor que se encontraba del otro lado de la casa, entre la biblioteca y el salón dorado.

Fue en esa casa donde Evita otorgaba entrevistas y donde murió, en 1952. Allí vivió Perón hasta su derrocamiento, en 1955, por la Revolución Libertadora, cuando la casa sufrió un sospechoso conato de incendio.

El 28 de enero de 1958, el gobierno de Aramburu decretó la demolición de la residencia, y en 1960, el gobierno de Arturo Frondizi decretó que en el solar se levante la Biblioteca Nacional, que hasta entonces funcionaba en un viejo edificio de la calle México.

Uno de los edificios linderos a la residencia se salvó de la destrucción. Allí es donde funciona, desde 1997, el Instituto Nacional “Juan Domingo Perón” de Estudios e Investigaciones Históricas, Sociales y Políticas. Solo en la pequeña mente de idiotas ignorantes podía germinar la demencial idea de la destrucción de esta magnifica obra edilicia, que era patrimonio de la Nación, solamente basada en el odio que sentían por sus últimos habitantes, el Presidente Peron, y la primera dama argentina, la señora Maria Eva Duarte de Peron.

LA HISTORIA EN LA ARGENTINA, LA LOCURA DEL ODIO CUMPLE CICLOS, COMO UN GRAN CARROUSELL, QUE AL LOGRAN UN GIRO COMPLETO, VUELVE A COMETER LOS MISMOS ERRORES....!!! LA DESTRUCCIÓN DEL CASERON, MARAVILLOSA CONSTRUCCIÓN, PROPIEDAD DE Don JUAN MANUEL DE ROSAS, Y MUCHOS AÑOS DESPUÉS, POR LA MISMA RAZÓN, BORRAR TODA MEMORIA DE LOS HOMBRES, QUE LOS ENANOS UNITARIOS ODIABAN, LA REVOLUCIÓN FUSILADORA, DEMOLIÓ EL PALACIO UNZUE, UNA OBRA DE ARTE EDILICIA, PATRIMONIO DE LA NACIÓN, POR ODIO A SUS ÚLTIMOS MORADORES...!!! DIOS NOS PROTEJA DE TANTA ESTUPIDEZ...!!!


3 DE FEBRERO DE 1852: BATALLA DE CASEROS. FIN DEL GOBIERNO DE ROSAS

*Por Prof. Daniel Chiarenza

Batalla de El Palomar de Caseros

En marzo de 1851, Urquiza da el primer paso hacia Caseros: alía a Entre Ríos, Montevideo y Brasil para mantener la independencia de Uruguay y eliminar el bloqueo que impone Oribe. Se manifiesta tácitamente que si Buenos Aires lo obstaculiza, la alianza se volverá contra ella.

Movimiento de tropas al final de la Guerra Grande.

Siempre Urquiza se negó a las propuestas de Brasil y de los unitarios emigrados de encabezar la lucha contra Rosas, más cuando éste soportó el conflicto con Francia e Inglaterra. Pero las desavenencias entre Urquiza y Rosas se fueron agravando. Entre Ríos, en plena expansión económica, quiere tener salida, por el Paraná, hacia el Río de la Plata, sin que sus exportadores estuvieran obligados a comerciar con Buenos Aires, pero Rosas mantiene firme el exclusivismo porteño. No se trata de que Urquiza quiera abrirse al mercado mundial y Rosas no, pues los estancieros de ambas provincias desean exportar, sino de que la Provincia Metrópolis se arroga la exclusividad de hacerlo, negándoselo a Entre Ríos. Ese cierre de los ríos también impide el traslado de oro, de armas, de pólvora, que Entre Ríos ya quiere hacerlo directamente. Influye también la distribución de los recursos aduaneros que las provincias reclaman y ante lo cual Buenos Aires se hace la distraída, y se niega a la organización constitucional que obligaría a definir esa cuestión.

El gobernador de Buenos Aires y encargado de las relaciones exteriores de la Confederación, Juan Manuel de Rosas.

Algunos sostienen que Urquiza, designado por Rosas como jefe del ejército de la Confederación –en plena guerra contra Brasil- fue sobornado por ese gobierno y resolvió pasarse al enemigo. Los urquicistas dicen que no existía guerra entre Brasil y la Confederación sino sólo una ruptura de relaciones producida por la disputa en Uruguay y que la declaración de guerra (18/8/1851) es posterior al pronunciamiento de Urquiza (1/5/1851).

Pero, Urquiza es tan caudillo de Entre Ríos como Rosas lo es de Buenos Aires, pues ambos tienen el apoyo de estancieros y peones de sus provincias. Una concepción individualista de la historia sostiene que Urquiza “traiciona” por unos patacones y que todo Entre Ríos continúa apoyándolo. Trías reflexiona: ¿Cómo es posible que Urquiza se haya alzado con el Ejército de Operaciones –fortalecido en virtud de la guerra contra el gobierno de Montevideo- sin mayores resistencias de parte de sus jefes y del paisanaje que lo componían? ¿Cómo se explica la parálisis del gobierno rosista en las dramáticas vísperas de Caseros? ¿Cómo se entiende la inmovilidad de las provincias?”.

Justo José de Urquiza, el "Milagro de la Casa de Braganza".

El enfrentamiento se explica en la rivalidad entre estancieros bonaerenses y entrerrianos, acaudillando a sus provincias, como la causa del pronunciamiento de Urquiza por el cual la provincia de Entre Ríos reasume su soberanía, aceptando la renuncia que Rosas periódicamente presentaba a su cargo de delegado de las provincias para las relaciones exteriores y al cual Corrientes adhiere, mientras el resto de las provincias no se pronuncian, aunque tampoco apoyan militarmente a la provincia de Buenos Aires.

Estudio histórico sobre el Pronunciamiento realizado por José María Rosa.

Luego de declarada la guerra a Brasil, el 8 de octubre las fuerzas de Oribe se dispersan frente al avance del Ejército Grande dirigido por Urquiza. El 2 de noviembre, la alianza declara su propósito de derrocar a Rosas.

Urquiza ha cruzado el río Uruguay, hacia Montevideo, mientras la escuadra imperial ingresa en aguas del Río de la Plata, pero Rosas no actúa con la energía de años anteriores sino que parece cansado, escéptico, sin ganas de dar pelea. El día antes de Caseros se distrae mostrándole a uno de sus oficiales cómo todavía es capaz de pialar un caballo, en momentos en que el jefe de sus fuerzas –Pacheco- decide renunciar con el enemigo a las puertas.

Sólo Chilavert, desde El Palomar de Caseros, resiste heroicamente, mientras don Juan Manuel, herido en una mano, redacta su renuncia y se exilia en la embajada inglesa. No lleva bienes consigo, salvo una cantidad importante de cajones con documentación relativa a su gobierno para defenderse de las acusaciones que sabe le prodigarán sus enemigos. La experiencia del nacionalismo ganadero llega su fin.

HUMOR INTELIGENTE