Seguidores

30 de enero de 2015

DE JULIO LOPEZ AL FISCAL ALBERTO NISMAN… ¿DURMIENDO CON EL ENEMIGO?

*Por Pedro del Arrabal(1) Especial para EL EMILIO


Historiando llamativos acontecimientos


En el Nº 6 de EL EMILIO -impreso en el año 2006- ya sosteníamos en la nota editorial de esa edición que Néstor Kirchner, a raíz de la desaparición física de Julio López y en relación a la SIDE-, estaba durmiendo con el enemigo. Recordemos que López era no solo testigo clave en el juicio por crímenes de lesa humanidad sino también querellante en la causa por genocidio contra Miguel Etchecolatz, mano derecha del reo Ramón Camps aquel siniestro personaje que fue jefe de la policía de la Pcia. de Bs.As. desde Marzo de 1976 y posteriormente -1977- Jefe de la Policía Federal Argentina desde donde controlaba, manejaba y dirigía los campos de concentración durante la última dictadura militar. Camps también fue responsable del secuestro de la Familia Graiver en el caso Papel Prensa donde Clarín y La Nación salieron beneficiados. Siempre hay que sumar “coincidencias” entre hechos y personajes de ayer y de hoy.

Luego de la sentencia a cadena perpetua de Etchecolatz y con el testimonio que López  pensaba realizar, iban a quedar involucrados alrededor de 69 militares y policías cosa que no ocurrió ya que su “llamativa”, desgraciada y lamentable desaparición (al mejor estilo practicado durante el tristemente célebre Proceso de Reorganización Nacional) impidió la consecución de la causa en esa línea ¿Otra “coincidencia”?.

Pero… Los servicios de inteligencia argentinos… ¿Eran y son realmente argentinos? Si volvemos hacia atrás, es un “secreto” a voces y conocido en los cuatro vientos los fuertes vínculos con el gobierno norteamericano que aquella dictadura tuvo. No solo la Escuela de las Américas panameña “transformó” a militares argentinos en fieles y leales soldados de la causa anticomunista-antipopulista norteamericana para operar como ejercito de ocupación en nuestro país y de esa forma favorecer intereses económicos de empresas de la capital imperial aliadas a la oligarquía nacional, sino que la imbecilidad presente en superiores y “deformados” oficiales los llevó a creer que llegado el momento esa alianza les serviría en la cuestión Malvinas de 1982. Todos padecimos los resultados y el grueso de los Argentinos (todavía existe un minúsculo sector que morirá cipayo) ahora ya  saben, cómo, con quien, para qué y para quién juega el imperio del norte.

Enancados en todas estas torpezas de la “inteligencia militar y de estado” Argentina, la CIA llegó al extremo de operar sin inconveniente alguno y sin que sus hombre pongan el cuerpo, en inteligencia interna en nuestro país a través de la SIDE local como si fuera una estructura más de su telaraña global; algo difícilmente de imaginar en sentido inverso, la SIDE haciendo inteligencia dentro de EE.UU. a favor de intereses argentinos, algo que justificaría su existencia.

Esos malos hábitos y costumbres de los “muchachos” espías locales adiestrados por sus colegas norteamericanos hizo que ni siquiera sirvieran para hacer, no digamos contrainteligencia que ya sería mucho pedir sino un mínimo de inteligencia en favor del país en aquel intento de recuperación de Malvinas. Solo sirvieron para ayudar a ineficaces oficiales a hacer “inteligencia interna” contra pobres soldados a quienes denunciaban a sus superiores por supuestos contactos que esos chicos que hacían el servicio militar podían tener con “subversivos”. No pocos de esos soldaditos hoy están desaparecidos.

La pregunta cae de maduro: ¿Para qué le sirve al país pero fundamentalmente a nuestra sociedad tener este tipo de “S.I.” con devaluados, perversos y en algunos casos ex profesamente inútiles e inservibles “agentes espías”, estructura plagada de vicios, de corruptela, de delación espuria con fines inconfesables?

Volvamos al caso López-Etchecolatz; la pregunta clave que por ese momento nos hacíamos era saber ¿por qué despareció Julio López en el marco de un gobierno democrático que supuestamente controlaba todos los resorte de poder y ni esos S.I. pudieron jamás dar con su paradero? Sin respuesta… O… ¿Se estaba durmiendo con el enemigo?.

El Fiscal Nisman

Cristina, con su responsabilidad de Presidenta a cuesta, da cuenta en una carta publicada en su Facebook y que El Emilio reprodujo, una serie de interrogantes que a ojos vista se los podría plantear cualquier Argentino con 2 dedos de frente. Todos relacionados con lo que ella pone en duda: ¿Fue o no un suicidio el de Nisman? La compañera presidenta tiene una certeza y según mi modesta opinión bastante fundada. Si la endeble denuncia fogoneada mediáticamente sirvió con un Nisman vivo y disparador de la misma siendo este el fiscal de una causa tan emblemática como dolorosa que fue embarrándose desde el comienzo por aquella Suprema Corte adicta a Menem con Julio Nazareno a la cabeza, con mayor razón iba a servir con Nisman muerto. Obviamente que la “opinión pública” son ese conglomerado de energúmenos analfabetos que salieron con sus carteles de “TODOS SOMOS NISMAN” para que Clarín truque fotos que hagan aparecer una plaza colmada de indignados. ¡Todo tan espontaneo que asombró su coordinación!

Las crónicas periodísticas y los trabajo de investigación realizado por Santiago O’Donnell titulados Argenleaks y Politileaks basados en las revelaciones de cables norteamericanos que aparecen en Wikileaks muestran a Nisman muy comprometido con las directivas que le bajaban desde el gigante del norte vía embajada para el manejo de la causa y en la que también aparece el ex Director de operaciones de la Ex Secretaria de Inteligencia del Estado(SIDE) Antonio Jaime Stiuso que fue quien esta vez le tiro el pescado podrido al pobre Nisman.

Ahora bien, ¿hacia qué dirección debía desviar la atención Nisman según estas “bajadas norteamericanas”? Los de “arriba” indicaron hacia los “autores” del atentado dejando de lado a los que Nisman señalaba como desviadores de la investigación y plantadores de pruebas falsas entre los cuales figuraban Menem, el ex Juez Juan José Galeano, el ex Jefe de la SIDE Hugo Anzorreguy y el ex comisario Jorge “Fino” Palacios. La pregunta que sigue sin respuesta es ¿Por qué? Nisman se disculpó antes sus jefes norteamericano por su “error” y por no haber consultados si sus pasos eran los correctos, algo que corrobora la hipótesis de los que sostienen que Nisman mandaba sus escritos a la Embajada para su “corrección”, quitas y agregados antes de ser presentado. En buen criollo a la causa AMIA y a Nisman la manejaban los servicios de inteligencia norteamericano y el Mosad (Servicio de Inteligencia Israelí). Nadie en el mundo entero que esté vinculado de una manera u otra al “periodismos político internacional” desconoce o no esté mínimamente informado sobre las “relaciones carnales” por intereses económicos que unen las actividades conjuntas de la CIA y el Mosad.

Nada nuevo en las operatorias de los hacedores de “misiones imposibles”. Si historiamos operatorias de inteligencia realizadas por EEUU hay una que por su torpeza sobresale del resto: La fabricación mediática del arsenal químico de destrucción masiva que supuestamente tenía Saddam Husein y que después de la invasión a Irak, la detención del dictador Iraquí y su posterior ahorcamiento, nunca se encontró; pero el Imperio del norte tenía ya bajo control otro proveedor de petróleo y se instalaba como cuña en medio oriente junto a Israel con miles de Iraquíes de la población civil asesinados por la incursión norteamericana pero…, que eran presentados por la misma prensa como “daños colaterales”.

Cuantos terroristas –entre ellos árabes- fueron formados por “izquierda” por la propia “inteligencia” norteamericana y como parte del negocio armamentista de la industria bélica gringa para luego de usarlos masacrarlos en “operaciones exitosas transmitidas por TV” quedando los “intrépidos y valientes” defensores de la libertad y los valores occidentales como los “buenos de la mejor película Hollywoodense”.

Traspoladas estas no tan fantasiosas hipótesis para un trabajo periodístico sobre el caso Nisman con tantos antecedentes sobre la “mano norteamericana” y “desinteresadas colaboraciones”, resulta inexplicable que el sagas –para los giles pero miserable y mediocre para el resto de pensantes de este país y por tomar un caso de los múltiples sirvientes que tiene Magnetto a su servicio- periodista que hace “PPT” y que se emite por el “13” no se haya percatado de estos detalles? ¿Son menos importantes que las bóvedas que los Kirchner supuestamente tenían en el sur; o el aprendió a fabricarle bóvedas a los Kirchner como los Yanquis arsenales químicos a Saddam Husein? Y si jugamos con la fantasía como lo hace él por qué no imaginar que el voluminoso periodista también este jugando su papel en todo este entramado y al servicio de esas “inteligencias foráneas”.


Los S.I. y la Justicia

Lo que no hizo Néstor lo hace Cristina. Metió mano y comenzó a limpiar los SI. La reacción no podía ser otra. Sus hombres, acostumbrados a servir al mejor postor local o extranjero reaccionaron de la única manera que lo suelen hacer: sembrar dudas y operar en consecuencia. Responsables de tantas “operaciones”, de tantos asesinatos en la oscura noche dictatorial, perdidos por perdidos que le podía hacer una mancha más al tigre, esto es operar para los de “adentro” (grupos económicos + Magnetto y La Nación) utilizando lo que pasó “afuera” (atentado terrorista en Francia) para oscuros designios no solo nacionales sino internacionales también. Espías y códigos mafiosos son partes del juego no solo internacional sino también nacional. La ficción siempre se adelantó a la realidad. Desde que Hollywood tomó el tema con sus “Misiones Imposibles” u “Operaciones” en otros países para cuidar intereses norteamericanos (siempre presentados como supremos valores asociados a la moral occidental, la libertad y la justicia) nos cansamos de ver en las dos pantallas –la chica y la grande- que si los espías caían, o eran descubiertos y las “operaciones” se frustraban, “El gobierno o la empresa que financiaba al espía o la operación nunca tuvo que ver con nada de la “operación” ni con ninguno de los “cirujanos”. Pero por las dudas los Yanquis sacaron una ley de “cumplimiento universal” para dar mayor seguridad a sus “cirujanos” y ella establece que si alguno de sus “mercenarios” cae como delincuente que es en manos de la justicia de un país extranjeros, esta no lo puede juzgar y solo puede ser juzgado por tribunales y leyes norteamericanas. ¿Impunidad para operaciones imperiales? ¡Y… Si!

Muy poco tiempo después de tomada y ejecutada la decisión de Cristina aparece el Fiscal Nisman denunciando al Gobierno nacional por encubrimiento en caso AMIA y luego muerto; con los medios monopólico induciendo a responsabilizar al gobierno nacional de dicha Muerte en razón de lo denunciado por el fiscal y en medio de una opereta que ni siquiera el dolor de la familia de Nisman se respetó. El objetivo se había logrado. Las dudas estaban instaladas y oscuros personajes comienzan a respirar frente a un Juicio como el de la AMIA que los tenía en la mira, plagado de encubrimientos anteriores, de plantaciones de pruebas falsas, de desvío de los cursos de investigación, etc., etc. Es aquí donde intereses norteamericanos e Israelíes y de ciertos países europeos que controlan la UE, comienzan a jugar su papel de instalación del tema como escándalo internacional. Con el Fiscal Nisman lamentablemente muerto la cosa adquirió esos ribetes y los intereses de Buitres y sus operadores locales comienzan a ponerse en acción para que el “golpe blando” se consuma con el pretexto de arrasar con la corrupción de este gobierno y así “salvar las instituciones y a la Republica misma” (desde ya una Republica “muy particular” y a la medida de los intereses económicos concentrados).

La pata judicial ya venía asegurada desde el 24 de marzo de 1976. Tuvo esporádicos replegamientos pero siempre se mantuvo al acecho. “La Nobleza de la toga” (como la llamaba Abelardo Ramos) es uno de los forúnculos con mayor cantidad de pestilente pus que tiene nuestro particular sistema republicano, y hasta el día de hoy sigue operando con total impunidad gracias a políticos que operan para sectores sociales privilegiados generándoles a través de disparatadas interpretaciones -con “cobertura mediática de seriedad”- las condiciones para que cámaras, jueces, secretarías y fiscalías “operen” con total desvergüenza e impunidad. Las urgencias de los “delincuentes de guante blanco” hacen que sus delitos tenga tratamiento excarcelatorio inmediato y cajoneo de la causa hasta que la misma prescriba. El ladrón de gallina por hambre se comerá años de prisión hasta que algún juez le destine un mínimo y mísero minuto de su valiosísimo tiempo para ver su causa. ¿De qué justicia y con qué cara pueden hablar los integrantes de esa embarrada toga?(2)

La vergonzosa “pata política opositora”    

Los datos para nada llamativos aparecen con el accionar mediático y casi inmediato -en formato declarativo- de los “pichones” presidenciables que fogonea el “Partido Político Monopólico Multimedia”. Entre ellos hay dos que sobresalen: Massa pidiendo “extraordinarias” en el Congreso cuando ni a las “ordinarias” concurre; o intentando disparatadamente constituirse en querellante de “causas” que como ignorante y mal asesorado desconocía que eso era una estupidez elevada a la enésima potencia (¿Nadie le dijo que con eso estaba tratando de imbéciles a los argentinos? ¿Jugó con la ignorancia de algunos que a menudo suelen acudir a la plaza con cacerolas para sacarse el lastre de su condición tilinga golpeando a la pobre olla). Peor aún, un Macri procesado casualmente por el delito de espionaje y escuchas ilegales, con cara de compungido haciendo mención a su preocupación por lo “institucional” cuando en el caso AMIA uno de los que aparece involucrado es el “hombre ejemplar y Mejor Policía” –según el gobernador de la C.A.B.A.- conocido como el “Fino” Palacio; y había fundamentado su designación al frente de su Policía Metropolitana (disfrazada con uniforme similar a la Scotland Yard londinense) que lo habían recomendado los servicios de inteligencia norteamericano e Israel. (¿Otra coincidencia?).

Los lamentables disparates que salieron en esta ocasión de boca del resto de los políticos de la pobre y manejada oposición, lo único que hace es poner en evidencia algo grave para la política Argentina: La mediocridad que induce al servilismo a ciertos políticos con tal de no perder esos -para ellos- invalorables privilegios de los que gozan siendo legisladores y que lógicamente se pagan con minutos de fama televisiva y/o radial o simples importes que no pasan de ser “propinas” para los grandes grupos económicos entre los cuales también están los propietarios de grandes monopolios mediáticos y que ni siquiera salen de sus bolsillos ya que las dietas, viáticos y demás gastos que reciben en condición de “legislador nacional” salen del erario público; vergonzoso.

Esta tragedia (El asesinato de cualquier ser humano es una tragedia. Los hay a diario a manos de policías inescrupulosos que son justificados –prensa cómplice mediante- porque actúan para contrarrestar la inseguridad existente y denunciada por cierta clase media tilinga, y de la cual -según ellos- es culpable y responsable Cristina y el Gobierno Nacional) que constituye la muerte (por suicido o asesinato, eso ya poco importa) del Fiscal Nisman, quizá permita a gran parte de nuestra sociedad conocer un poco más sobre aquellos que pretenden manejar el poder político desde la impunidad que dan “las sombras” gracias al poderío económico conseguido (y no casualmente por esfuerzo personal). La oligarquía mundial extendió sus tentáculos hasta la Argentina y nuestro pueblo como antes, como siempre, tiene una vez más que enfrentar no solo a la local sino también a la que maneja el imperialismo financiero internacional donde las fuerzas de ocupación norteamericanas cumplen el rol de gendarmes cuidadores del nuevo orden mundial.

(1) Columnista de EL EMILIO

 Notas

(2)Gabriela Cerruti:

“Cuando muchos se preguntaban por qué un fiscal se movilizaba en un Audi, nos enteramos que no era de él. Según la información publicada por el periodista (claramente opositor al gobierno nacional) Juan Cruz Sanz, se lo facilitaba una empresa. Pero resulta que la empresa es la filial argentina de Ackerman Group, la empresa de seguridad y espionaje americana que trabaja para Franco Macri y está involucrada en la causa de las escuchas. En esa causa, el procesamiento de Mauricio Macri no fue elevado a juicio oral porque la Cámara entendió que faltaba seguir una línea de investigación: la que involucraba la contratación de Ackerman Group. El juez Sebastián Casanello tiene la causa paralizada porque Ackerman no contesta el exhorto que fue enviado pidiendo información. No sé si recuerdan que el fiscal de la causa de las escuchas era Nisman. Estos datos no tienen nada que ver con lo que sucedió en los últimos días. Pero tal vez expliquen por qué no avanzó una causa donde estaban todas las pruebas sobre el espionaje de Mauricio Macri a sus parientes, a funcionarios y a ciudadanos porteños. Porque la verdad es así, no pide permiso para aparecer”. (Publicado en Facebook)
Publicar un comentario