Seguidores

30 de enero de 2015

CULTURA & VUELTA: EL SEMEJANTE VERDE

*Por Garla Kat



Entre soleadas arañas de hormigones,
a la distancia se entrevé tu soliviantada silueta.



En forma de oruga te avecinas y no te reconozco;
marchas en la quietud de la vistosa contracción,
eres simplemente una bandera anónima
donde tu empuñado símbolo me representa.


Se tiñe el cielo con el indivisible himno de ecos
y reverbera en un momento la confusión;
¡pasos civiles!, ¡pasos firmes!, ¡pasos seguros!
y me desconcierta tan inmensa bravura.

Lo que no imaginas es a que te enfrentas;
¡recula, que tienes tiempo de asilar tu sangre!
¡¿no me escuchas?!, ¡te estoy hablando!



La pasión y la indignación te subyugan,
en su espíritu hay resolución de lo incierto,



¿cómo logra ahuyentar los temores de su cuerpo?,
¿cómo?, ¿cómo lo hace?;
¡bastará sólo el desnudo coraje!


Huye, 
mimetízate en la humeante brisa que anda llorosa
casi sin ropas, por poco desnuda…, 
sin escudos en el alma.


No deseo presenciar la flagelación que te harán;
al segundo tu abigarrado cabello salpicará el aire
asediado por el servil viento de la violencia;



restregarás tu destilado cuerpo por la noble tierra,
agobiado por la cadena obsesiva del ofendido odio



y el gélido metal en un raudo saludo te besará
proyectando el disparo del sediento resentimiento.



Soy un protagonista de la quinta pared,
falto de dignidad, no te defiendo, ¡soy un cobarde!,



mis ojos voltean para reclamarle a mi adentro;

mi cruenta indolencia de humano.


Sólo tengo el resuello para exclamar:
¡cobardes..., miserables...!



La violencia les otorga la fuerza de la razón
y mi corazón se desvanece en un ¡tictac…!
al descubrir en el éxtasis que quien te ataca…
¡Soy yo!





Todas las fotos usadas en esta entrada fueron tomadas de la web.

Publicar un comentario