Seguidores

6 de julio de 2014

HUMOR INTELIGENTE


EL JUEZ Y LA GRASA DE LOS CAPITALES

*Por Jorge Giles

El discurso del ministro Axel Kicillof y del Canciller Héctor Timerman ante la OEA, el jueves 3 de julio pasado, debiera ser leído y analizado en las escuelas, en las Universidades, en las fábricas, en las plazas, en las legislaturas, en las empresas, en los barrios y en los templos religiosos.

Es que esta batalla contra los buitres la ganamos juntos y movilizados; o no la ganamos.

Expondremos cinco conceptos que creemos centrales para ayudar a entender el momento histórico que estamos viviendo en el país y en la región.

1.- Los fondos buitres no constituyen la última fase del capitalismo, sino su negación.

2.- Los mejores aliados de los fondos buitres siguen estando en la Argentina.

3.- América Latina es el territorio donde se libra la batalla definitiva contra el voraz capitalismo financiero que acosa a la Argentina y al mundo entero.

4.- El capitalismo buitre no tiene su origen en la crisis del 2001 ni en la caída del Lehman Brothersen 2008 ni en el Tea Party ultra conservador de los EE.UU., sino en el sangriento golpe de estado del 24 de marzo de 1976 en la República Argentina.

5.- La victoria final contra este virus letal para las naciones y los pueblos del mundo, está hoy mucho más cercana.

La taba está en el aire. Si cae, como esperamos que caiga, del lado de Argentina, los pueblos de la región y del mundo entero, podrán respirar aliviados porque se habrá impedido el triunfo de los explotadores y especuladores más rapaces y crueles del sistema capitalista.

Estos fondos liderados por Paul Singer, apoyados judicialmente por el juez Griesa y sostenidos políticamente por el falso “neutralismo” de Canadá y los EE.UU, no son a la maquinaria del capitalismo su aceite lubricante, sino la basura que tapa sus arterias y cañerías vitales. Ellos sí que son la grasa de los capitales, parafraseando la bella canción de Charly García y el mítico grupo Serú Girán.

Estos fondos buitres no favorecen el circuito virtuoso de la producción y el trabajo ni de la ganancia legítima y el consumo popular, sino que constituyen un taponamiento letal para el desarrollo de la sociedad a escala planetaria. Son usureros vip. Son asaltantes de caminos. Son la escoria que nació del vientre del capitalismo para acabar con él y no para favorecerlo.

Con ellos no hablamos de un sistema social superador al que floreció con la Revolución Industrial en Francia e Inglaterra en el siglo XVIII y se expandió en los siglos XIX y XX. Estamos hablando de un esquema de acumulación financiera que afecta los cimientos del sistema económico que adoptó la humanidad en los últimos 300 años.

El mundo tendrá que acabar con esa usura criminal si quiere salvar a la civilización.

Basta con leer los grandes medios corporativos de Argentina, escuchar sus radios y ver sus programas de TV, para comprobar que estamos en lo cierto cuando enunciamos el segundo punto de esta nota.

Mientras al gobierno de su propio país, Argentina, lo ametrallan diariamente, a los fondos buitres lo justifican de la manera más ruin y vende-patria que hayamos conocido. Ni que hablar de esa dirigencia política opositora local que prefiere ubicarse al fondo, a la derecha, para atacar las instituciones argentinas. Cuando el país está en peligro, estas actitudes se llaman simple y llanamente “traición a la patria”.

Nótese que la OEA aprobó casi por unanimidad el apoyo solidario a la Argentina; el “casi” fue por la posición contraria de EE.UU. y Canadá. Esto quiere decir que la América Latina y el Caribe están férreamente unidos librando esta batalla contra los buitres financieros y su sostén judicial y político.

Esta unidad de la región anticipa la victoria.

Es interesante repasar el origen del desquicio (como lo llamó Kicillof) que provocaría el cumplimiento del fallo del juez de Nueva York, Thomas Griesa.

El 24 de marzo de 1976 se inició en la Argentina una larga etapa signada por la irrupción del sistema democrático con el derrumbe violento del esquema productivo industrial en pleno desarrollo y su reemplazo por un sistema económico basado en la renta financiera especulativa. El fantasma de Martínez de Hoz y Domingo Cavallo recorre el mundo, fijando domicilio en el despacho del juez neoyorquino.

Los peores parámetros de la dictadura serían repuestos si Argentina cae en las garras de los buitres. La desocupación obrera, el hambre y la miseria de la población, la muerte de la industria, la caída en picada de las reservas del Banco Central, la negación de la cultura y la educación como factores de cambio y la multiplicación sideral de la deuda externa, arrastrarían a todos los países en situación semejante.

¿Y por qué somos optimistas sobre la suerte final de esta partida? Porque entramos a una etapa donde la resolución de esta crisis política crucial que atraviesa la Argentina y el mundo, abre las puertas de un nuevo ciclo venturoso donde lo viejo, condensado en el modus operandi de estos buitres, terminará al fin por derrumbarse mientras lo nuevo se parará sobre sus propios pies para empezar a caminar hacia un nuevo horizonte para la humanidad.

En honor a Charly nos vamos cantando esa canción a la que hoy le pedimos prestado el título, pero también recordando a Néstor y en honor a Cristina, con aquella zamba a Luis Burelas, el gaucho de Salta que le cuidó las espaldas a Manuel Belgrano; esa que decía “Con qué armas señor lucharemos, con las que le quitaremos, dicen que gritó”.

O sea.

“Que importan tus ideales, que importa tu canción. La grasa de las capitales cubre tu corazón. ¿Por qué tenes que llorar? Es que hay otro en tu lugar que dice: Vamos, vamos, la fama, la oportunidad está aquí; lo mismo me pasó a mí, lo tienestodo, todo y no hay nada.

A buscar el pan y el vino ya fui muchas veces a sembrar ese camino que nunca florece, no transes más. Con la cantina, con la cantora, con la T.V. gastadora, con esas chicas bien decoradas, con esas viejas todas quemadas, gente revista, gente careta, la grasa inmunda cual fugazzetta!

¡No se banca más! La grasa de las capitales no se banca más”.


Publicado enMiradas al sur, domingo 6 de julio de 2014

LA PRESIDENTA ENCABEZO HOMENAJE A YRIGOYEN Y PERON EN CASA ROSADA



La presidenta Cristina Fernández encabezó hoy el acto de homenaje a Hipólito Yrigoyen y Juan Domingo Perón, dos líderes populares del Siglo XX que supieron trascender su tiempo y colocarse detrás de una bandera y un ideal para ampliar los horizontes de nuestro sistema político.

La Jefa de Estado señaló que prefiere recordar a los movimientos encabezados por ambos líderes como "Yrigoyenismo y Peronismo", al tiempo que destacó que ambas corrientes se identificaron con "la defensa irrestricta de los intereses del pueblo y la nación".

La Mandataria recordó que hubo "vasos comunicantes entre ambos movimientos" representados en figuras como las de Arturo Jauretche y Raúl Scalabrini Ortiz, fundadores de FORJA. "Ellos fueron el nexo histórico entre el Yrigoyenismo y el Peronismo que surgió el 17 de octubre", señaló. En ese contexto, citó al historiador Félix Luna, quien calificó a Yrigoyen como "el primer presidente argentino que defendió al pueblo frente a los intereses extranjeros". Y también dio cuenta de palabras del propio Perón, quien en su momento lamentó la participación de las Fuerzas Armadas en el golpe de 1930.

Recordó que ambos líderes "fueron hostigados por lo grandes medios de comunicación y los intereses dominantes". Y que, particularmente Perón, "estuvo acusado en la Argentina de, desde haberse robado todo, hasta de estupro". No obstante, la Mandataria sostuvo que aquellos que sostenían esas acusaciones contra el General quedaron en el olvido, mientras que Perón perdura en la historia. "La historia sepulta a los mediocres y a los traidores a la patria", apuntó.

Monumento en homenaje a ambos líderes

Seguidamente, Cristina Fernández anunció que el Gobierno nacional donará la ciudad de Buenos Aires dos monumentos que se emplazarán en la Plaza de la República en homenaje a Yrigoyen y Perón. "De esa manera, estarán custodiando el legado histórico popular del Siglo XX", expresó.

Asimismo, señaló que el formato de ambos monumentos "tienen que ver con la escala humana", para que esas imágenes, situadas en proximidad a los espacios donde circula la gente, le den "la verdadera dimensión a estos hombres fueron formidables, pero con virtudes y defectos; normales, pero con un coraje y con responsabilidades especiales".

Fuente: Casa Rosada

DIA DEL LOCUTOR NACIONAL


Desde 1950, cada 3 de julio se celebra en Argentina el Día del Locutor Nacional, fecha instituida tras un Congreso Nacional de Locutores en conmemoración del nacimiento de la Sociedad Argentina de Locutores en 1943.

Cada 3 de julio se celebra en Argentina el Día del Locutor Nacional.
Los locutores argentinos celebran hoy su día, instituido en recordación del acto fundacional de la Sociedad Argentina de Locutores, entidad gremial que tendría como objetivo la defensa de la profesión.

Esto ocurrió en la madrugada del 3 de julio de 1943, cuando 21 profesionales del micrófono –reunidos en la redacción de la revista “Antena, en la calle Corrientes 830 de la Capital Federal- concretaron la idea de constituir una entidad que agrupara a los locutores.

Raúl Armagno Cosentino , Ricardo Berutti, Eduardo Besnard, Ricardo Bruni, Roberto Cano, Pedro Del Olmo, Juan Bernabé Ferreyra, Carlos Fontana, Carlos Foresti, Roberto Galán, Juan Carlos Grassi, Jorge Homar Del Río, Carlos Iglesias, Roberto Lafont, Milton Lima Mansilla, Rodolfo López Ervilha, Jaime Mas, Juan Monti, Alberto Rial, Rodolfo Torwill y Pedro Valdez, fueron los locutores que sentaron las bases de la entidad y designaron una Junta Directiva Provisoria que tuvo como Presidente a Pedro del Olmo (LR4) y como Secretario a Roberto Galán (LR3). Para afrontar los primeros gastos, cada uno de los presentes aportó un peso moneda nacional. A las 4,15 de la madrugada terminó la sesión.”

Esa comisión se comprometió a convocar una asamblea general y así se hizo. La reunión se concretó en el teatro Regina, de calle Santa Fe. Allí se eligieron las autoridades definitivas, con Juan Carlos Thorry como Presidente y Roberto Galán como Secretario.

La creación de un día para honrar la labor de estos profesionales llegaría más tarde, en 1950, cuando un Congreso Nacional de Locutores realizado ese año establecería la fecha de fundación de la SAL como Día del Locutor Nacional.


Fuente: Argentina.ar

PERON Y LA POLÍTICA: UN SENTIMIENTO ÉPICO



Se cumplen 40 años del fallecimiento del líder político que marcó la historia argentina. El recuerdo de Ernesto Jauretche.




*Por Ernesto Jauretche
Mire lo que se nos propone a los sobrevivientes de la Resistencia y de la Década del 70: el difícil intento de razonar sin pasión la trascendencia de la fecha.

Perón es parte de nuestra vida. Yo tenía 15 años en 1955 y el General era ya un faro, la antorcha que iluminaba nuestro presente y nuestro destino, la causa de todo desvelo por lograr su retorno. No sólo era un empeño político, sino una entrega personal. Nuestra misma existencia estaba comprometida con la lucha por su retorno, por la devolución del cadáver de Evita, por la entrega de la CGT, y… por la libertad de mi mamá, secuestrada en la ESMA primero y en la Cárcel de Contraventoras de Humberto 1° después. Mi vieja estaba en cana y nosotros recién empezábamos a recorrer un camino de vejaciones y maltratos.

Era un mocoso. Y no imaginaba el largo escape de ese infierno y la ascensión a la gloria. Pasaron muchos años.

Por eso, en rigor, recordar la muerte de Perón es una introspección sobre la experiencia propia, con sus pruebas, aciertos y errores; como es la política, como fue la vida: así lo hemos acompañado siempre, con suerte diversa. Y ese obligado buceo en la memoria conduce, por fin, como cada año, a confirmar que valió la pena y que, como se dice, volveríamos a hacerlo.

Al fin, mirando con un solo ojo (que eso es la política real), nos cagaron a palos, pero a partir del 2003 no nos ha ido mal.

El raconto es cultivar un emblemático síntoma nacional: una pertinaz epidemia peronista que asalta el ADN de todos los argentinos. Un virus, una enfermedad contagiosa, un extraño mal de cine de ciencia ficción, una posesión diabólica. En cualquiera de los bandos en que se haga política en la Argentina, de Perón y el peronismo no se puede prescindir y, créanme, ser antiperonista puede llegar a ser una forma de ser peronista.

No es un acertijo extraño. En la breve extensión de nuestra historia venimos desarrollando un conflicto a veces silencioso, rumoroso en ocasiones y con formidables retumbos de guerra más de una vez: es la Patria Grande y la patria chica disputándose el destino de la Nación y de cada uno de los argentinos, formen en la fila social que les toque; o que quieran, si prefieren desacompasar su cultura con su pertenencia económica.

En este atávico enfrentamiento ser peronista o antiperonista es cuestión accesoria. Lo fundamental es estar en el campo de lo nacional. ¿Cuántos kirchneristas no han caído todavía en cuenta que son inevitablemente peronistas? ¿Y acaso la viceversa no es también una realidad? Kirchnerismo es el nombre actual de aquel Movimiento que fundó Perón, y que tuvo muchas denominaciones diferentes pero un solo Dios verdadero.

Para propios y extrapartidarios cada desplazamiento, actitud o frase del Perón exiliado o en presencia, fue motivo de profundas exploraciones. Sus primeros discos de pasta, sus cartas o las películas documentales eran el maná nutritivo de una militancia que no sabía de ideologías, organizativamente inmadura y, por tanto, apenas intuitivamente revolucionaria. El trasvasamiento generacional, el mandamiento de unidad, solidaridad y organización, Las 20 verdades, y tantas otras consignas que señalaban el derrotero del movimiento nacional y popular eran objeto de una hermenéutica que las adaptaba a cada tendencia según sus posibilidades y necesidades. Esa es la genialidad del conductor: aceptar que “las doctrinas no son para siempre” y que “la política no impone ser fuerte en todas partes, sino ser fuerte en el lugar y el momento donde se produce la decisión”.

Imperaban, no obstante, tremendas definiciones inapelables: Perón enseñó a varias generaciones que para hacer política hay que tener un sentido heroico de la vida. Con sus propios hechos nos señaló las sendas y los cruces: no será retrocediendo que se trazará el rumbo de una Nación grande con un pueblo feliz, porque para los peronistas la política es una épica; nunca un negocio o un pacto de conveniencias anodinas. Así vista, la política es servicio, es lealtad a las mayorías; es una pelea cotidiana por la igualdad. No es tarea de mediocres ni de pusilánimes: una virtud inseparable será el coraje.

Además nos inculcó que mejor que decir es hacer; que sólo el pueblo salvará al pueblo; que el proletariado unido será invencible; que es preferible el tiempo a la sangre. Pero también nos enseñó que cuando la Patria está en peligro todo aquel que no milita es un cobarde o un traidor.

¿Son acaso éstas sabidurías partidarias? No. Quienquiera que se anime será acogido por el pueblo peronista, y si tiene los atributos necesarios hasta podría fundar un nuevo “ismo” en el campo nacional y popular. Sin embargo son, sí, condiciones éticas y portación de considerables cojones, lo que caracteriza al SER peronista.

Hay nacimientos y hay muertes que los vivientes habitamos de manera desigual. Perón es el intelectual más negado como tal y sin embargo es el más multicitado en el siglo XX en toda latinoamérica. Sesenta tomos constituyen su obra literaria. Allí está, viva, para que nos valgamos de ella hoy. Rememoramos su desaparición del escenario, pero el Perón que transformó la letra de la política no muere. Nos sigue hablando en OFF.

Bien o mal, con odio o amor, ese hombre vilipendiado o bienamado, acatado o resistido, comprendido o caprichoso, transparente o críptico, a la derecha, la izquierda o el centro, sí que falible, pero jamás ausente, nunca evitado ni ignorado o inadvertido es, indudablemente, el arquitecto más destacado de entre los hacedores de nuestra patria Argentina. Si fue inevitable desde 1945 hasta el ´55, mucho más determinante de los destinos de la Nación fue su comportamiento hasta 1974. Y aun hoy vemos cotidianamente cuál es su peso en las disputas políticas: desde hace 70 años los caminos históricos que recorre el país se disciernen en la interna peronista. Una misma identidad; un sinfín de utopías.

Vamos a recordar la muerte de Perón como la de uno más de los mártires y héroes de la política sudamericana de todos tiempos, que todavía hoy es presente. Por algo será, dicen, que cuando en 1955 Perón fue derrocado, Winston Churchill, entonces premier británico, afirmó: “La caída del tirano Perón en la Argentina es la mejor reparación al orgullo del Imperio y tiene para mí tanta importancia como la victoria en la Segunda Guerra Mundial, y las fuerzas del imperio inglés no le darán tregua, cuartel ni descanso, en vida ni tampoco después de muerto”.

El mismo Perón describió los senderos que transitó para merecer el elogio y la maldición gitana que le dedicó aquel precursor de la Baronesa Thatcher. Y desde esos laureles nos interroga frente a los actuales problemas políticos.

Dijo, en una admirable síntesis histórica, que él ganó las elecciones de 1946 con la clase trabajadora, las del ´52 con las mujeres y las del ´73 con la juventud. Tres veces Presidente constitucional de todos los argentinos.

Claro, con los obreros del 17, con los peones del Estatuto; los nuevos ciudadanos que venían a ocupar su lugar para escribir la historia de las clases subordinadas en la construcción de una Argentina democrática (de la que nunca jamás se irían, a pesar de las proscripciones y crímenes que se cometieron contra ella).

Afirmó, en el mismo sentido, que las elecciones de 1952 las ganó con las mujeres. Sin ese paso justiciero y trascendental ninguna otra conquista de familia hubiera sido posible. Gracias a Evita se promovió una ampliación del aporte civil y una fresca visión de género a la política de la que hoy podemos disfrutar.

También elogió y llevó al triunfo en 1973 a la militancia que él mismo había alentado: “…ha llegado el momento en que la vanguardia de la Patria, representada por su juventud, se una y organice para alcanzar el más alto grado de preparación compatible con su misión y la grave responsabilidad que le incumbe. Para alcanzar tan alta finalidad es indispensable que la unión y solidaridad juvenil se realice en forma indestructible, con un alto sentimiento de Patria, una absoluta determinación de imponer nuestra doctrina y una firme resolución de vencer. Sólo en la fortaleza y decisión de tornarse invencibles, se puede basar la seguridad de la Liberación del Pueblo Argentino”.

Frente a la responsabilidad que hoy nos propone la historia: ¿cuáles son los dirigentes, con qué organización política y con qué potencia social enfrentaremos los combates que se avecinan?

Los peronistas no queremos ser previsibles, inmutables, simpáticos e inocuos interlocutores del enemigo porque ellos, como se dice en el fútbol, quieren hacernos daño y no se conforman con buenas intenciones; además, hablan siempre con el bolsillo y como la torta no se estira, andamos en un permanente tira y afloja. Provenimos de una estirpe de atletas traviesos y revoltosos, jugadores de impensadas gambetas y sorprendentes disparos al arco. Nos anima una historia de goles y victorias, no de arrugues y empates. Somos combatientes por la justicia y la paz, y tenemos por delante una épica de broncas por la igualdad y la soberanía.

Así como en su momento proclamó “BRADEN O PERON” ni un tranco de pollo concedería “el Hombre” a los aspirantes programados por el merchandising colonial; a los que piensan que se gana alimentando los titulares de los medios concentrados; a los que conceden más privilegios a los propietarios de la renta agraria; a los amigos de los fondos buitres.

Profundizar el rumbo y abocarnos a construir una nueva victoria del modelo nacional y popular que desde hace diez años venimos sustentando contra viento y marea será el mayor homenaje que podemos brindar al Líder inmortal. Ni un paso atrás en las conquistas de la década ganada.

Fuente: APU

1 DE JULIO DE 2012: RÍO DE JANEIRO ES NOMBRADO PATRIMONIO DE LA HUMANIDAD POR LA UNESCO

*Por Prof. Daniel Chiarenza


Publicado el Domingo, 01 Julio 2012 11:53. rio-de-janeiro. La Unesco destacó a la "ciudad maravillosa" por sus playas, su clima 
y la belleza de su paisaje.

La ciudad que está siendo una de las sedes del Mundial de Fútbol 2014 –nada menos que la de la final- y de los Juegos Olímpicos en 2016 recibió (en 2012) una nueva bendición. La medida contribuirá a impulsar obras de preservación demoradas, como el saneamiento de la Bahía de Guanabara.


Bahía de Guanabara.

La ciudad de Río de Janeiro, que será sede de la final del Mundial de Fútbol 2014 y en 2016 se convertirá en escenario de los Juegos Olímpicos, el 1 de julio de 2012 fue declarada por la Unesco como Patrimonio de la Humanidad. La metrópolis enclavada entre montañas, frente al mar, y beneficiada por un clima templado y un paisaje tropical, recibe esta nueva gracia, que potencia sus aspiraciones como imán para el turismo internacional. El gobierno de Brasil celebró la decisión, pero reconoció que aún existen retos importantes de saneamiento y rescate de áreas en la ciudad, dijo la ministra de Cultura, Anna de Hollanda, desde San Petersburgo, la ciudad de Rusia donde se reunió el Comité de Patrimonio de la Organización Internacional. La presidenta Dilma Rousseff felicitó a “todos los habitantes de Río”. “Es un orgullo para todos los brasileños”, dijo.

Ex ministra de cultura de la República Federativa de Brasil, Anna de Hollanda, quien desde San Petersburgo anunció la decisión de la UNESCO.

Sus célebres símbolos como el morro del Pan de Azúcar, el Cristo del Corcovado, la costanera de Copacabana o la vista de la Bahía de Guanabara son los argumentos con los que Brasil defendió la opción de estos “paisajes cariocas entre la montaña y el mar”, de acuerdo con la presentación del comité técnico de la candidatura de Río ante la Unesco.

Pan de Azucar, la capital "fluminense". 

En esa presentación, Río es mostrada como una ciudad donde el paisaje urbano se va misturando con una naturaleza exuberante que da origen a “una cultura de calle” con grandes espacios abiertos, parques públicos, jardines y costaneras que son parte de la vida cotidiana de sus agraciados habitantes.

Costanera de Copacabana.

Definida por el Pan de Azúcar en un extremo y el Morro do Pico en otro, en la cercana Niteroi, la Bahía de Guanabara –aunque perjudicada por un alto nivel de contaminación cloacal– es la cuna de Río de Janeiro, donde se encuentran los tradicionales barrios de Botafogo y Flamengo, con un extenso parque sobre la orilla del mar, así como el puerto y el centro de la ciudad.
Esta bahía es el primer punto al cual llegaron los exploradores portugueses el 1º de enero de 1502 cuando creían haber descubierto un río, razón por la cual la ciudad fue bautizada con el nombre que hoy lleva. Desde lo alto de la bahía, con sus brazos abiertos, domina el paisaje la gran estatua del Cristo Redentor, otro de los iconos de esta ciudad que recibe cada año a miles y miles de turistas. Otro de los lugares emblemáticos es la selva tropical de Tijuca, en medio de la ciudad, que alberga una rica biodiversidad, con especies en peligro de extinción, y que fue nombrada Reserva Mundial de la Biosfera. También los morros de la Piedra de Gavea y la Piedra Bonita así como el Jardín Botánico, creado en el año 1808.

Morro do Pico, y en primer plano "uma garota".

Volcadas hacia el océano Atlántico, las playas de Copacabana –con su costanera de diseños geométricos en blanco y negro– y de Ipanema son otras clásicas postales de esta ciudad, que a mediados del siglo pasado vio nacer la bossa nova de la mano de los músicos Vinicius de Moraes, Antonio Carlos Jobim y Joao Gilberto, entre otros.

Destino turístico por excelencia, Río también es el escenario mayor del famoso carnaval carioca, que transforma al sambódromo diseñado por el arquitecto Oscar Niemeyer y a toda la ciudad en una fiesta. También tiene en su capital al mítico estadio Maracaná, seguro escenario de la final en este Mundial de Fútbol.