Seguidores

17 de febrero de 2014

AUTORETRATO EN EL 30 ANIVERSARIO DE CORTAZAR





Por Winston Marinque


Las circunstancias de mi nacimiento fueron nada extraordinarias pero sí un tanto pintorescas…”.

Aquí está. Es como si Julio Cortázar no se hubiera muerto aquel domingo del 12 de febrero de 1984, hace ya 30 años. Una compañía constante que ha aumentado con los años. Y más en este 2014 cuando se cumple el primer centenario de su nacimiento, el 26 de agosto de 1914. Un siglo en el cual muchos han escrito sobre su vida menos él mismo. Nunca hizo una autobiografía, memoria o algo parecido. Su vida, pensamientos y emociones están dispersas en papeles y papelitos como ecos extraviados que juntados algunos pueden crear un autorretrato en sus palabras, a partir del álbum biográfico Cortázar de la A la Z(Alfaguara). En un doble homenaje al escritor argentino, esos mismos pasajes pueden cambiar de posición en una especie de rayuela en la que el lector elige el orden en que quiere leer su vida. Ese es el juego que proponemos hoy cuando se cumplen 30 años de la muerte del autor de libros como estos recién editados: Rayuela, Bestiario, Todos los fuegos el fuego y Clases de Literatura. Berkeley, 1980 (todos en Alfaguara).

Son 19 pasajes que crean la primera versión, pero al final de cada párrafo hay un número que indica una segunda lectura siguiendo la numeración.

“Las circunstancias de mi nacimiento fueron nada extraordinarias pero sí un tanto pintorescas, porque fue un nacimiento que se produjo en Bruselas como podría haberse producido en Helsinki o en Guatemala: todo dependía de la función que le hubieran dado a mi padre en ese momento. El hecho de que él acababa de casarse y llegó prácticamente de viaje de bodas de Bélgica hizo que yo naciera en Bruselas en el mismo momento en que el káiser y sus tropas se lanzaban a la conquista de Bélgica, que tomaron en los días de mi nacimiento. De modo que ese relato que me ha hecho mi madre es absolutamente cierto: mi nacimiento fue un nacimiento sumamente bélico, lo cual dio como resultado a uno de los hombres más pacifistas que hay en este planeta”… (2)

“Qué familia, hermano. / Ni un abuelo comodoro, ni una carga / deca / balle / ría, / nada, ni un cura ilustre, un chorro, / nadie en los nombres de las calles, / nadie en las estampillas, / minga de rango, / minga de abolengo, / nadie por quien ponerse melancólico / en las estancias de los otros, / nadie que esté parado en mi apellido / y exija de la estirpe / la pudorosa relación: ‘Aquel Cortázar, / amigo de Las Heras…’. / Ma qué Las Heras, / no tuvimos a nadie, ni siquiera / en Las Heras (la Penitenciaría / que ya tampoco existe, me contaron”… (1)

“Mi casa, vista desde la perspectiva de la infancia, era también gótica, no por su arquitectura sino por la acumulación de terrores que nacía de las cosas y de las creencias, de los pasillos mal iluminados, y de las conversaciones de los grandes en la sobremesa”… (4)

“Me acuerdo de una plaza, poca cosa: un farol, un paraíso, unos malvones, y ni un banco en que estar y ni una rosa. Pero venían todos los gorriones”… (3)

“Por fortuna me escapé de lo que se suele llamar complejo de Edipo, el cual ha malogrado y malogra a tantos escritores, aunque a otros les otorgue una cierta grandeza. (…) En lo alto y flaco me parezco a mi padre. Saqué los ojos anormalmente separados de mi abuelo materno: en cambio me parezco a mi madre psicológicamente. Es muy imaginativa y novelera. Lee cuanto cae en sus manos. Desde niño, eso me permitió tener libros a mi alcance. Nunca me dio consejos literarios. Intelectualmente era incapaz de hacerlo; en cambio discutíamos nuestras lecturas comunes; por ejemplo, los dos somos unos eruditos sobre las obras de Alejandro Dumas. Las comentábamos interminablemente”…. (5)

“Siempre estoy atrasado de lecturas y de escrituras. Y voy a cumplir 43 años, estoy viejo, viejísimo (detrás de mi incorregible cara de chico)”…(9)

“Yo guardo el recuerdo de mi juventud con tanta tristeza ternura como vos, pero hoy en día me siento tanto o más ávido que entonces. (…) Creo que la única gran pérdida son las ilusiones, y a veces las certidumbres, por hermosas que sean, no alcanzan a reemplazarlas. De todos modos hay algo innegable: de muchacho, uno no sabe realmente lo que hace. La autocrítica se ejerce más en el orden moral que en el intelectual. (…) ¿Te acuerdas de lo que era recibir entonces un regalo de un amigo? Era como una salpicadura de divinidad. Las más pequeñas cosas, una cita, un cumpleaños, un banco de plaza, todo estaba cargado de infinito, no sé decirlo de otra manera. Uno lloraba de otra manera”… (6)

“Sobre todo camino y miro. Tengo que aprender a ver, todavía no sé”. “No tengo ideas claras, ni siquiera tengo ideas. Hay jirones, impulsos, bloques, y todo busca una forma, entonces entra en juego el ritmo y yo escribo dentro de ese ritmo, escribo por él, movido por él y no por eso que llaman pensamiento y que hace la prosa literaria u otra. Hay primero una situación confusa, que solo puede definirse en la palabra; de esa penumbra parto, y si lo que quiero decir (si lo que quiere decirse) tiene suficiente fuerza, inmediatamente se inicia el swing, un balanceo rítmico que me saca a la superficie, lo ilumina todo, conjuga esa materia confusa y el que la padece en una tercera instancia clara y como fatal: la frase, el párrafo, la página, el capítulo, el libro”…(8)

“En otras ocasiones he hablado de los autores que influyeron en mí, de Julio Verne a Alfred Jarry, pasando por Macedonio Fernández, Borges, Homero, Arlt, Garcilaso, Damon Runyon, Cocteau (que me hizo entrar de cabeza en la literatura contemporánea), Virginia Woolf, Keats (pero este es terreno sagrado, numinoso, y ruego al linotipista que no escriba luminoso), Lautréamont, S. S. Van Dine, Pedro Salinas, Rimbaud, Ricardo E. Molinari, Edgar A. Poe, Lucio V. Mansilla, Mallarmé, Raymond Roussel, el Hugo Wast de Alegre y Desierto de piedra, y el Charles Dickens de Pickwick Club”… (10)

“Y no esa especie de mala conciencia que, también por deformación intelectual, tengo yo, en el sentido de que si me paso más de diez minutos sin hacer algo, sea lo que sea, tengo la impresión de que soy ingrato con ese hecho maravilloso que es estar viviendo, tener ese privilegio de la vida. Y es algo que siento cada vez más, mientras mi vida se acorta y va llegando a su término ineluctable, si me permitís la palabra tan cursi”… (7)

“Cuando no recibo suficiente dinero por mis libros o discos, me voy de nuevo a traducir bodrios a la Unesco; lo importante es no ‘profesionalizarse’ en el mal sentido de la palabra”…(11)

“Aurora y yo incurrimos en el matrimonio hace dos días, sábado 22, en la Mairie du 13. Nos casó un maire condecorado, con banda tricolor al pecho y pelo cepillo, muy francés y muy simpático”… (13)

“Todo aquel que vive bien despierto sueña mucho, tiene una carga onírica particularmente densa. ¿Por qué no creer, entonces, que la relación recíproca es también válida, y que hace falta soñar mucho – es decir, aceptar y asumir los sueños- para vivir cada vez más despiertos? (…) Creo que el hombre debería ir al encuentro de su doble nocturno, desterrado y perseguido, para traerlo fraternalmente de la mano, algún día, y hacerle franquear a su lado las puertas de la ciudad”… (15)

“Estoy cansado, confuso, bastante angustiado por muchas cosas que pasan en el mundo, y sobre todo por mis obligaciones frente a esas cosas que pasan en el mundo. No sé todavía qué voy a hacer o en qué me voy a convertir, pero hay un Julio que se ha muerto y otro que todavía no ha terminado de nacer”.. (12)

“Carol y yo nos casamos hace una semana. A lo mejor te parece extraño teniendo en cuenta que yo tengo el doble de la edad de Carol, pero después de casi cuatro años de vivir juntos y haber pasado por todas las pruebas que eso supone en muchos planos, estamos seguros de nuestro cariño y yo me siento muy feliz de normalizar una situación que algún día será útil para el destino de Carol”… (17)
“Precisamente porque en el fondo soy alguien muy optimista y muy vital, es decir alguien que cree profundamente en la vida y que vive lo más profundamente posible, la noción de la muerte es también fuerte en mí. (…) Para mí la muerte es un escándalo. Es el gran escándalo. Es el verdadero escándalo. Yo creo que no deberíamos morir. (…) La muerte es un elemento muy muy importante y muy presente en cualquiera de las cosas que yo he escrito”… (14)

“Me molestan las sacralizacionestipo Elvis Presley o Marilyn Monroe, porque creo que son absurdas en el campo de la literatura; creo que ahí entra en juego un fanatismo que no tiene nada que ver con la literatura. Pero, dicho esto, por otro lado no tengo ninguna falsa modestia. (…) Tengo una conciencia muy clara de lo que he hecho y sé muy bien qué significó, en el panorama de la literatura latinoamericana, la aparición de Rayuela. Y sería un imbécil o tendría una falsa modestia repugnante si no dijera esto”… (18)

“Yo también envejezco, mamita, mis ojos se cansan mucho (los usé demasiado en esta vida) y me fatigo fácilmente; hay días en que me siento rabioso de no ser ya el que fui, aunque no puedo quejarme puesto que no tengo nada realmente grave. (…) En fin, yo veo por tu letra firme y clara, que estás todo lo bien que es posible a nuestros años (qué lindo hablar como dos viejitos), y te deseo que sigas bien y aprovechando el calor bonaerense”… (19)

“Te quiero, país tirado a la vereda, caja de fósforos vacía, / te quiero, tacho de basura que se lleva sobre una cureña / envuelto en la bandera que nos legó Belgrano, / mientras las viejas lloran en el velorio, y anda el mate / con su verde consuelo, lotería del pobre, / y en cada piso hay alguien que nació haciendo discursos / para algún otro que nació para escucharlos y pelarse las manos. (…) Te quiero, país, pañuelo sucio, con tus calles / cubiertas de carteles peronistas, te quiero / sin esperanza y sin perdón, sin vuelta y sin derecho, / nada más que de lejos y amargado y de noche”…. (16)

*Textos tomados del libro Cortázar de la A a la Z. Álbum fotográfico (Alfaguara). Tomado de El País, España.

Fuente: Cuba Debate

INTENCIÓN GOLPISTA MARCA A DERECHA VENEZOLANA


*Por Mario Esquivel


Caracas, 13 feb (PL) El escenario político venezolano, ausente en el 2014 de procesos electorales, muestra hoy las intenciones golpistas de sectores de la extrema derecha, interesados en promover la desestabilización y el desconocimiento de la institucionalidad.

En el marco de la conmemoración del Día de la Juventud, el presidente de la República, Nicolás Maduro, advirtió que el país enfrenta un intento de golpe de estado contra la democracia y el gobierno electo en las urnas por la mayoría de los venezolanos.

Protestas estudiantiles en Caracas, convocadas bajo el argumento de lograr la liberación de jovenes detenidos en el estado Táchira por agresión a la casa del gobernador, finalizaron en violencia por la actuación de grupos de la derecha.

Según el balance del Ministerio Público, hasta el momento se contabilizan tres fallecidos y 66 heridos, de estos últimos 17 pertenecientes a miembros de la fuerza pública, además de 54 vehículos destruidos.

Las primeras investigaciones mostraron que los involucrados en las acciones estaban lejos de ser simples estudiantes, pues contaban con todo lo necesario para generar violencia, desde chalecos antibalas hasta mascaras antigases.

Asimismo, el titular de Relaciones Interiores, Justicia y Paz, Miguel Rodríguez, reportó la detención de 69 personas vinculadas con los actos violentos.

Los acontecimientos se acercan a lo ocurrido en 2002, cuando un golpe de estado sacó por breve tiempo a Hugo Chávez del poder y sólo la actuación conjunta del pueblo y las fuerzas armadas restableció la normalidad.

Incluso, en esta ocasión instituciones como ministerios, el canal estatal Venezolana de Televisión y la Comisión Nacional de Telecomunicaciones (Conatel) fueron blanco de los ataques.

La actuación de la derecha fue incentivada por reconocidos personajes que adversan al gobierno, entre ellos Leopoldo López, dirigente de la agrupación Voluntad Popular con un extenso prontuario golpista y de desestabilización desde la llegada al poder de Chávez en 1999.

También, la diputada opositora María Corina Machado y el Alcalde Metropolitano, Antonio Ledezma, "defensores" de lo que ellos denominan acciones de calle a favor de la democracia en Venezuela.

Los más recientes hechos reflejan además su vinculación con la guerra económica que enfrenta el gobierno desde hace poco mas de un año, ante la cual las autoridades se vieron obligadas a endurecer posiciones frente al acaparamiento y la especulación.

Los sectores más radicales de la oposición venezolana, afectados por cuatro derrotas electorales sucesivas desde octubre del 2012 a la fecha, ahora apuntan a una salida distinta a la constitucional para lograr el poder, sin tomar en cuenta el respaldo que ostenta el actual gobierno.

Fuente: Prensa Latina

SIN INFORME AMBIENTAL, MONSANTO NO OPERARÀ EN MALVINAS ARGENTINAS




"Mientras la multinacional no tenga la licencia ambiental, no va a tener la posibilidad de instalarse", aseguró a la prensa el jefe municipal, tras el rechazo de la Secretaría de Ambiente cordobesa al primer informe presentado por la firma.

Ese es un requisito ineludible "si la empresa tiene la intención de quedarse en Córdoba", subrayó Arzani y agregó que la cartera ambiental "tomó una decisión correcta"

"Siempre sostuve que, hasta que no tuviera la licencia" pertinente Monsanto "no iba a ingresar un sólo choclo en la Municipalidad de Malvinas Argentinas", enfatizó el intendente.

El gerente de Asuntos Corporativos de Monsanto, Adrián Vilaplana, había anticipado que la empresa presentará un nuevo informe de impacto ambiental, tras el rechazo del primero.

"Nuestro objetivo es estar 200 años en Córdoba. No es un negocio temporal, sino de larguísimo plazo. Venir a Córdoba fue una decisión muy pensada. Tomamos nota de lo que la Secretaría de Ambiente nos ha dicho y nuestra decisión es iniciar un estudio de impacto ambiental nuevo, de cero", dijo el ejecutivo a la prensa.

La firma trabajó "todo el año pasado en el estudio, que se fue completando a medida que nos presentaban requerimientos de ampliación de información. Pero ahora entramos en una etapa nueva en la cual necesitamos generar un estudio de impacto ambiental de cero", explicó.

En enero pasado, la Sala Segunda de la Cámara del Trabajo de Córdoba hizo lugar a una acción de amparo promovida por vecinos y ambientalistas y ordenó la paralización de las obras en la planta hasta tanto Monsanto presentara ese estudio.

El fallo también dispuso la celebración de un audiencia pública para que los vecinos tuvieran la oportunidad de expedirse sobre la conveniencia o no del establecimiento de la planta en Malvinas Argentinas.

Desde el 18 de septiembre del año pasado, militantes de la Asamblea Malvinas Lucha por la Vida, Madres de Barrio Ituzaingó, vecinos autoconvocados y entidades sociales bloquean el paso de camiones con materiales para construir la secadora de semillas de maíz más grande del mundo.

KICILLOF DESTACÒ EL CRECIMIENTO DE AEROLINEAS ARGENTINAS


El ministro de Economía, Axel Kicillof, destacó el crecimiento que tuvo Aerolíneas Argentinas desde que el Estado se hizo cargo de la línea de bandera.





"Aerolíneas Argentinas no ha sido sólo una empresa aérea exitosa sino que ha sido un resorte para el crecimiento del país", expresó Kicillof esta tarde, durante la firma del convenio de la compra de cuatro aviones Airbus, en un acto llevado a cabo en el Palacio San Martín.

"Aerolíneas Argentinas en lugar de andar corriendo de atrás en el mercado de aviones, que es un mercado muy complicado, lo que ha hecho ahora es hacer una compra directamente con la fabricante de aviones europea pensando más en el futuro que en el hoy", subrayó el ministro.

Kicillof remarcó que "Arolíneas ha realizado una renovación de la flota, de las más fantásticas que se tenga memoria y eso nos tiene que poner orgullosos a todos los argentinos".


"Aerolíneas Argentinas no ha sido sólo una empresa aérea exitosa sino que ha sido un resorte para el crecimiento del país"
Axel Kicillof, ministro de Economía

"Es un orgullo tremendo acompañarlo a Mariano (Recalde) en este momento", agregó Kicillof, quien aseguró que "en su momento hubo críticas infundadas y malintencionadas, que pueden comprobarse fácilmente".

"Hoy tenemos una compañía aérea que es un lujo, por la calidad de su flota, por su atención, por su crecimiento y sus perspectivas de futuro", completó.

Además, el ministro de Economía se refirió a los inconvenientes que hay en todo el planeta con las compañías aéreas "por su baja rentabilidad".

"Sabrán que el negocio aéreo es muy difícil, porque tiene una baja rentabilidad, cuando la economía le va mal al sector aéreo le va peor y cuando a al economía le va bien al sector aéreo regular", aseveró.

"Aerolíneas Argentinas -prosiguió Kicillof- cuando asumió Mariano Recalde tenía un déficit de mil millones de dólares, pero se ha reducido a un cuarto pero no con ajustes y reestructuraciones, sino con más crecimiento".

Fuente: TELAM

CRECE LA PARTICIPACIÓN CIVIL EN EL CONTROL DE LOS PRECIOS CUIDADOS


Entusiasmados por el empuje gubernamental e indignados por la política de sobreprecios que aplican muchos comercios, crece la participación de la sociedad civil en el control del cumplimiento del programa Precios Cuidados. Ayer, militantes de la Corriente Peronista Descamisados se concentraron frente a las puertas de la sede de Congreso del supermercado Disco para exigir el cumplimiento de los precios cuidados ante la falta de productos en la góndola.

Jorge Meneses, uno de los referentes de esa organización, denunció que no se encontraban más de 20 artículos que integran esa lista tras un relevamiento realizado por los integrantes de la agrupación. "Esperaremos a que el gerente nos explique por qué no cumplen con el acuerdo", afirmó Meneses.

En tanto, la Defensoría del Pueblo de la Provincia destacó ayer las denuncias realizadas por turistas en Mar del Plata e informó que el 40% se quejó de las cadenas de supermercados. Los turistas denunciaron la falta de productos en las góndolas, la información confusa y los aumentos de precios en artículos que integran el acuerdo.

Ayer también se conoció que el Municipio de La Plata informó que controlará el cumplimiento del acuerdo de precios y recibirá denuncias de los consumidores ante los incumplimientos. "Integrarán el Consejo instituciones y organismos sociales en forma conjunta con la Municipalidad para monitorear lo que el gobierno nacional estableció con los acuerdos realizados con supermercados e hipermercados", explicó el subsecretario de Servicios Públicos y Relaciones de Consumo de la Plata, Roberto Daoud.

En la misma línea el Municipio de Berisso destacó la importancia de efectuar la denuncia ante irregularidades en las góndolas, e informó que ejercerá el poder de policía municipal ante el incumplimiento de los comercios.
En cuanto al control sobre el abuso de precios por parte de las cadenas de supermercados, el gobierno local solicitó a los vecinos que "denuncien las irregularidades presentes en las cadenas convenidas".

ALMACENEROS. El titular del Centro de Almaceneros, Rotiseros y Afines de Berisso, Ricardo Cuevas, manifestó el interés del sector en sumarse al acuerdo Precios Cuidados, y planteó que en este contexto las grandes cadenas de supermercados no son una competencia para el rubro, sino que el problema está del lado de los mayoristas que manejan el mercado. "Entendemos que este es un momento para pensar y proyectar y la propuesta sería para implementar mas adelante. Pero para el pequeño comerciante es importante acceder a los productos con precios cuidados", dijo Cuevas.

El representante de los almaceneros sostuvo que "los acuerdos de precios con los grandes supermercados no afectan las ventas en los pequeños comercios, porque hoy el consumidor tiene bien claro quiénes son los que deben respetar esos valores".
"En otras épocas cuando se acordaba el precio de un producto y llegaba al público de forma masiva, nosotros los pequeños comerciantes éramos los más perjudicados porque somos quienes debemos sumar nuestro valor agregado" sostuvo.

Fuente: InfoNews

INFLACIÓN: DIVINO TESORO, SI TE VAS PARA NO VOLVER SUFRIRÁN LOS PUEBLOS Y GOZARAN LOS PODEROSOS

*Por Raúl Isman

"Frente a esta ofensiva estamos tratando de crear una ofensiva de los sectores populares. Que la gente sepa quiénes son, qué intereses defienden, por qué quieren llevar a nuestro país a la crisis. También vamos a convocar a pequeños y medianos empresarios y productores del campo para articular un movimiento que permita a los sectores populares tomar una iniciativa para defender lo conquistado. Necesitan que a los argentinos nos tiemble el piso debajo de los pies y generar un clima como el que vivió Alfonsín hacia el final de su gobierno. Esto no es una embestida contra Cristina, es una embestida contra los sectores populares". 

Hugo Yasky, secretario general de la CTA.


Introducción

En las presentes líneas trataremos un tema de enorme actualidad en nuestra Argentina: la inflación y los usos que el poder económico realiza de ella. Se trata de algo verdaderamente acuciante porque no sólo estamos perdiendo la batalla cultural, en realidad ni siquiera la estamos librando. Y en los difíciles días que corren se disputa no sólo la supervivencia del gobierno. También está en juego el propio proyecto nacional, popular y democrático.

Para el común de las personas la inflación es el incremento de precios persistente y prolongado. Para las teorías liberales no se trata, en rigor, de aumentos sino de desvaloración de la moneda provocada por la emisión de moneda (espurea) sin respaldo real. Esta (relativa) falacia o sofisma no resiste la constatación con la evidencia empírica, como veremos más adelante. Otra teoría free market-friendly acerca de la inflación reside en causarla en insuficiencias de la oferta con demanda en crecimiento. A su vez las carencias en lo que se ofrece pueden deberse a insuficiente inversión o a conductas especulativas empresariales que buscan apoderarse de mayor renta poniendo para ello menos mercancías. En realidad la inflación moderna comienza desde la aplicación de las políticas keynesianas; cuyos objetivos fundamentales eran proteger el empleo y los ingresos de los sectores más débiles de cada sociedad durante la terrible crisis de la década del ‘30. Y desde entonces es un recurso utilizado por la burguesía, los terratenientes y las elites financieras para empobrecer a los sectores populares y esmerilar proyectos (por ejemplo, el peronismo en la Argentina 1946-1955 y los estados benefactores europeos durante la edad de oro capitalista; desde la segunda postguerra hasta 1973 aproximadamente) que claramente favorecen a los pueblos y son saboteados por los sectores dominantes. Puede decirse que es una plusvalía- trabajo no pagado que la clase capitalista le extrae al proletariado según Karl Marx- extra que el empresariado succiona de las franjas más empobrecidas de la sociedad con objetivos políticos (debilitar y deponer gobiernos hostiles a las derechas) y económicos (obviamente incrementar sus hipertrofiadas utilidades.

Nunca hay que olvidar que la inflación cuenta con muy mala prensa, originada en los grandes conglomerados massmediáticos. Definida como la peor enfermedad económica, pasan por alto que el peor estado es precisamente el contrario: la deflación. Cuando esta se instala el consumo es casi inexistente, los bancos quiebran cotidianamente, el espectáculo de las personas abandonadas a su suerte en las calles asume proporciones dantescas y masivas y las viviendas y locales están sin ocupar no por falta de inquilinos sino por inexistencia de poder adquisitivo de ellos. En una palabra, la realidad de Grecia o España hoy, a la que nos quiere conducir el coro de tragedia griega neoliberal.

La historia (de la inflación) es política en el pasado
que hace comprensible el presente.

Los estados benefactores de los países industrializados nacieron luego de la segunda guerra mundial como solución de compromiso frente a los complejos problemas causados por el surgimiento de la guerra fría. En tal marco y para evitar que se extendiere la influencia del comunismo, los sectores dominantes europeos y de E.E.U.U. debieron consentir, a regañadientes, una expansión de derechos para los sujetos subalternos nunca vista antes en la historia. Pero se reservaron un foco de ideas, el neoliberalismo, agrupado en la Societé du Mont–Pèlerin. Los objetivos de tal corriente eran según Perry Anderson “…combatir el keynesianismo y toda medida de solidaridad social que prevalezca después de la Segunda Guerra Mundial y, de otra parte, preparar para el porvenir los fundamentos teóricos de otro tipo de capitalismo, duro y libre de toda regla .… Von Hayek y sus amigos argumentan contra el nuevo igualitarismo –muy relativo– de ese período. Para ellos, tal igualitarismo, promovido por el Estado-Bienestar es destructor de la libertad de los ciudadanos y de la vitalidad de la competencia, dos cualidades de las que depende la prosperidad general. Pretenden que la desigualdad es un valor positivo -de hecho indispensable como tal- del que tienen necesidad las sociedades occidentales”. (PERRY ANDERSON. HISTORIA Y LECCIONES DEL NEOLIBERALISMO). A las reuniones de la Societé du Mont–Pèlerin era infaltable un argentino de inefable semblante porcino, el ingeniero Alvaro Alsogaray, alma mater del neoliberalismo vernáculo y numen de la corriente hasta el momento de obitar a avanzada edad.

La necesidad de frenar la inflación será el ariete discursivo de esta prédica cuyo objetivo real no es ni por casualidad detener los aumentos de precios o la depreciación monetaria, según la teoría que se suscriba, sino hacer que el capitalismo sea digno de su nombre. En efecto, sociedad capitalista es aquella donde los burgueses ejercen sin cortapisas y hasta las últimas consecuencias el poder. Y los estados benefactores implicaban límites al imperio del capital. No podía extrañar que hacia fines de la década de los ’60 en el mundo central había inflación, por añadidura, combinada con estancamiento económico (stangflation). La vocinglería neoliberal se incrementó y logró un cierto triunfo con las reformas económicas implementadas en 1971 por el presidente Richard Nixon (recordado porqué fue expulsado de su sitio por su extremada adoración por prácticas genocidas y su obsceno culto a pisotear cualquier forma de legalidad) o la llegada en 1974 a la primer magistratura en Francia del ultra-conservador Valery Giscard Déstaing. Con todo, tales situaciones no pasan de ser simples aprestos constituyendo un proto-neoliberalismo. Será necesario aproximadamente un lustro para que lleguen al poder político Margaret Tachter en Gran Bretaña (1979) y Ronald Reagan en U.S.A. (1980) para que los pueblos pudieren apreciar los efectos de los modelos Societé du Mont–Pèlerin. No hay inflación. Pero a costa de recortes en todos los programas sociales, una desocupación que nunca más se revirtió, la pérdida de influencia sindical y un proceso incesante de desindustrialización que son algunas de las consecuencias más destacables de la aplicación de más de tres décadas de políticas neoliberales. No son coincidencias casuales, sino más bien causales. No puede dejar de consignarse que la demolición de los estados benefactores- comenzada hace algo más de tres décadas y acelerada desde la crisis actual- provocó no sólo la disolución de la identidad obrera, sino más bien la casi liquidación física del proletariado industrial en muchos países ex industriales.

Cerremos nuestro recorrido por el mundo con una referencia a Chile. En 1970 accede al poder político Salvador Allende Gossens, electo por la coalición de izquierdas Unidad Popular. Desde el comienzo de su gestión- altamente benéfica para el pueblo trasandino- debió lidiar con el desabastecimiento y la inflación provocados intencional y directamente por el empresariado en yunta con el imperialismo. Tales acciones desembocaron en el infame golpe del chacal Augusto Pinochet, quien eliminó la inflación a costa de no sólo los derechos obtenidos durante la presidencia Allende por los explotados, humillados y ofendidos de la patria de Pablo Neruda. También arrasó con conquistas muy antiguas como la salud pública y la educación fue reducida al nivel de las mercancías, como si fuera un perfume o una bombacha. Demasiado sacrificio pagó el hermano pueblo trasandino en el altar del dios anti-inflacionario. Por añadidura, el poder real en el país del inolvidable vate de Isla Negra remachó su preponderancia con complicados mecanismos constitucionales que hacen inviable toda transformación transcurridas ya más de dos décadas de la caída del criminal tan amante del libre mercado y la seducción a los inversionistas. Sería extenderse demasiado argumentar con los casos peruano y boliviano; en los cuales la inflación recargada fue utilizada para imponer y legitimar severísimos y antipopulares ajustes neoliberales.

Antes de discurrir sobre la inflación en la Argentina enunciemos un principio de la economía política, desde nuestro punto de vista, insoslayable. Si hay crecimiento de la economía y ascenso del nivel de vida de los sectores populares, la inflación llega para quedarse. Es un recurso del bloque de poder económico para resistir la mejoría de los de abajo. Un plan anti-inflacionario implica inevitablemente recortar drásticamente la demanda; lo cual en principio significa castigar a los sectores más vulnerables. Luego, por efecto cascada, afecta a sectores medios ligados al mercado interno que creían estar a salvo y que a menudo son ganados para los planes de ajuste. No hay conciliación ni término medio entre estos dos extremos. Si se busca expandir el nivel de vida del pueblo, habrá inflación. Si en cambio el objetivo es frenar la inflación se deprimirá sin remedio el bienestar popular. Este último objetivo es el central de toda política anti-inflacionaria para el poder económico.

Inflación y estabilidad de precios
en la Argentina.

Una mínima mirada comparativa sobre la historia económica argentina muestra que los ciclos de crecimiento económico y ascenso popular (los tres gobiernos del General Juan Perón, los tres de la década ganada) fueron períodos inflacionarios. Un primer recuento de las etapas de estabilidad de precios (década infame, Menemismo) nos permite verificar empíricamente nuestro principio general enunciado líneas arriba. Cuando el poder económico concede la estabilidad de precios lo hace a costa de fuertes retrocesos populares.
No recorreremos la historia de la inflación en la Argentina porque si lo hiciéremos este artículo se parecería más a un libro. Partiremos del tercer gobierno peronista, comenzado el 25 de mayo de 1973. En el segundo semestre de tal año hubo crecimiento con estabilidad de precios, lo cual llevo al recordado Ministro de Economía de la época, José Ber Gelbard, a hablar de un “milagro argentino”. Pero en el medio año posterior, último de la vida de Perón, volvió la inflación y su viuda y sucesora, María Estela Martinez, abandonó el proyecto de su esposo. Se desprendió de Gelbard, lo cual era romper con el conjunto de empresarios nacionales que el titular de la C.G.E. representaba. Se alejó del sindicalismo (la otra “pata” social que vertebraba el sustento al gobierno) y se recostó cada vez más en la siniestra figura del Ministro de Bienestar Social, José López Rega. Tras el breve paso por la cartera económica de Alfredo Gómez Morales (quien avisó que era preciso aplicar un plan anti-inflacionario) asumió el inolvidable Celestino Rodrigo, que le puso su nombre a un célebre plan que algunos denominaron tratamiento de shock (diarreico) y que consistía en triplicar todos los precios y variables económicas, congelando los salarios. Fue el primer intento de implantar en la Argentina una política económica neoliberal y no podemos dejar de destacar la nada casual persistencia del poder real en recortar ingresos de los sujetos subalternos para viabilizar las opciones anti-inflacionarias. La resistencia de los trabajadores sacó de escena más rápido que despacio a Rodrigo y a su factótum López Rega. Pero la presidente persistió en su rumbo económico y el aislamiento político y social en que cayó, la inflación galopante, el golpismo empresarial, el desabastecimiento, el contexto de violencia política facilitaron el infausto golpe del 24 marzo de 1976.

Durante el gobierno genocida se aplicó el más cruel neoliberalismo: bajó fuertemente el salario real, aumentó el desempleo, el país se desindustrializó, la actividad financiera fue más importante que toda producción, se incrementó sideralmente la deuda externa, entre otras características perjudiciales para la nación y el pueblo. Pese a lo cual persistió la inflación, pero atenuada. Con la llegada al ejecutivo nacional del doctor Raúl Alfonsín comenzó una inédita experiencia con el peronismo derrotado en las urnas en elecciones limpias sin proscripciones. Pero la mayoría del pueblo aspiraba a revertir el deterioro del salario real y la participación de los trabajadores en el ingreso. Y la respuesta del poder económico fue acelerar la inflación mes a mes. El presidente se desprendió de su primer ministro de economía, Bernardo Grinspun (un hombre de su total confianza y absolutamente leal al titular del ejecutivo), y con el plan Austral comenzó su largo declinar; aunque le permitió ganar las elecciones de 1985. Es preciso recordar los discursos del presidente y sus espadas legislativas de aquellos tiempos: “primero hay que dominar la inflación, luego crecer y recién entonces podemos distribuir el ingreso”. Cuando llegase ese último tiempo el poder económico retomaría la herramienta inflacionaria, cosa que hizo de modo sumamente rudo y brusco para liquidar a Alfonsín y señalarle a su sucesor del P.J., Carlos Saul Menem, el rumbo que debía seguir. Con diversos ministros el neoliberalismo reformateó la economía, la sociedad y la política argentinas (el radicalismo fue hegemonizado desde entonces por los De la Rua, Sanz, Aguad, Gerardo Morales y el peronismo quedó “bandeado” por derecha durante más una década).

El Kirchnerismo y la inflación.

En el 2003 llegó de modo casi casual a la presidencia Néstor Carlos Kirchner. Con su compañera de militancia y de vida durante cuatro décadas se convirtieron en el único elenco de gobernantes del actual ciclo de democracia. En efecto, gobiernan, no son gobernados por el poder económico, como La U.C.R., el Partido “Socialista”, La Coalición Cívica, el Frente Renovador o el Pro, el ridículo Pinosolanismo o los impresentables Libres del Sur. Durante los dos primeros años de la presidencia de Néstor los inflacionistas dieron algún relativo respiro, habida cuenta del cimbronazo provocado por la salida de la convertibilidad y el arrastre de casi tres décadas de neoliberalismo y un lustro de recesión que habían provocado un empobrecimiento popular sin precedentes.

El presidente desde el día que asumió había transparentado su verdadero proyecto, particularmente en algunas cuestiones que resultaban ofensivas para el poder económico. Entre otras, que sería el verdadero ministro de economía desinflando una de las tantas vacas sagradas de la vúlgata neoliberal, la intangibilidad y total alienación con respecto al poder político del titular de dicha cartera. Pero en el subperíodo 2003-2005, siendo ministro de Economía Roberto Lavagna podemos verificar uno de los tantos dogmas alejados de la realidad proferidos por el conjunto de bestias sedientas de sangre (popular), plantas carnívoras, derviches, hechiceros posmodernos que realizan cotidianamente el coro trágico en los medios a favor del neoliberalismo: El gran problema de la economía argentina es la inflación y su causa el elevado gasto público y la emisión monetaria. Pues bien, durante todo el período presidencial de Néstor Kirchner el superávit fiscal orilló entre el 3 y el 4% del P.B.I. y había inflación, con lo cual queda al desnudo la falacia recién enunciada. El objetivo de la jauría mediatica es despersonalizar a los verdaderos causantes de la inflación (empresarios en general) y presentar su génesis en una tormenta natural económica: la emisión para financiar al “malvado” gasto público). Pero hay más evidencia empírica: el país que más moneda emite sin respaldo es E.E.U.U., convertido en una inmensa fábrica de empapelar el planeta tierra y galaxias circundantes con sus retratos aureolados en verde. Con regularidad es preciso ampliar el techo (tope máximo) de la deuda pública. Pero habida cuenta que en el país del dólar se recortan casi constantemente los programas sociales. ¿Será que emitir para mantener casi ocho centenares de bases centenares en todo el orbe y funambulescos raides de drones no asume ribetes inflacionarios? Frente al argumento, los neoliberales replican que el billete verde cuando con una robusta demanda en el mundo entero, lo cual explica que la emisión no cause inflación. Frente al argumento, los neoliberales replican que el billete verde cuenta con una robusta demanda en el mundo entero, lo cual explicaría en su opinión que la emisión no cause inflación. Falso de toda falsedad, muchos estados compensan su comercio bilateral con sus propias monedas, el yuan chino crece lentamente en el mercado petrolífero y si el dólar no cae más en su solicitud se debe a que China y Brasil cuentan con muchos papeles de la deuda estadounidense entre sus reservas y no desean destinarlos a prender asados.
Un error mayúsculo en el gobierno 2003-2007 fue intervenir el I.N.D.E.C. con el objetivo de dibujar hacia la baja los índices de precios. Medida en principio necesaria; ya que se pagaban bonos atados al costo de vida, su prolongación en el tiempo resultó en todo funcional a la estrategia de la oposición. Le restó verosimilitud a la palabra oficial en todos los órdenes y permitió dirimir el debate omitiendo las cuestiones centrales. En efecto, se discutía si la inflación existía o no y si el índice real era el del I.N.D.E.C. o el del Congreso, tan cargado hacia el alza como el oficial hacia la baja. Así se omitía lo central: quien era el causante real de los incrementos (el mundo empresarial) no dando por nuestra parte el combate cultural crucial y central para todo proceso de transformaciones.

Durante el segundo gobierno de Cristina Fernández aparecieron algunas luces rojas o amarillas que no fueron adecuadamente ponderadas dentro del proyecto nacional. Las restricciones en el ingreso de dólares llevaron a limitaciones cambiarias, que fueron groseramente denominadas “cepo cambiario” por los medios al servicio del gran capital globalizado. Un cepo es un instrumento de tortura. ¿Alguien vio alguna vez gritar y gemir de dolor a un dólar? Es curioso que medios y periodistas que fueran militantes entusiastas del terrorismo de estado se solidarizaran con la moneda de U.S.A. encepada (a que poca cosa se reducen los derechos humanos). La causa de fondo era una relativa apreciación del peso y es una de las razones de la declinación electoral, con relación a las elecciones del 2011. Las clases medias encrespadas por la inaccesibilidad de dólares y su consiguiente incremento y dificultades para continuar exportando en las economías regionales son parte de la explicación del extraño resultado. El retroceso electoral sumado a la derrota nada menos que en la provincia de Buenos Aires, una de las áreas territoriales más beneficiadas por el proyecto nacional, no hicieron que el kirchnerismo perdiese las mayorías parlamentarias. Pero marcó una debilidad gubernamental de la cual el poder real- desde entonces llamado círculo rojo por Mauricio Macri- tomó nota y puso primera para deponer a Cristina Fernández y así domesticar por completo al resto de los partidos políticos. Diciembre de saqueos y rebeliones policiales más aceleración habitual de la suba de precios, so pretexto de las fiestas fue preparando el escenario que transitamos. Mientras tanto el coro masmediático neoliberal advertía que si las paritarias pretendían compensar el desborde de precios acelerarían la inflación. Cuando esta se aceleró el último mes del 2013 el ingreso de los trabajadores nada tuvo que ver. Según estimaciones serias la incidencia de la fuerza de trabajo orilla un promedio del 3% en toda actividad productiva. Todo lo recién relatado confirma que la inflación es una herramienta empresarial para sostener su preponderancia en la puja distributiva. El ex secretario de comercio, Guillermo Moreno, fue un funcionario, denostado, vilipendiado y calumniado por los massmedia globalizados y los políticos que les son serviles. Pero participaba de un error que no ha sido dejado atrás. Pretender controlar las subas de precios mediante acuerdos con los empresarios. O sea dejar al gallinero en custodia del zorro. No obstante parece responder acertadamente con el nombramiento en el mercado central del pintoresco empresario de la carne Alberto Samid, un rara avis en su clase que privilegia el cuidado del mercado interno antes que la ganancia fácil aumentando precios y no se cansa de denunciar la complicidad de los grandes supermercados en la carestía de la vida. No hay dudas que el planteo de Samid de crear muchos mercados centrales (o populares) es una iniciativa que debió tomarse.

La línea estratégica había sido enunciada por un empresario antes: “los salarios son muy altos en la Argentina”. Pulverizar el poder adquisitivo de los trabajadores es lo que ansía la espiral de precios más devaluaciones más liquidar al gobierno nacional. En el mes de enero la cuestión se agravó. Un ejecutivo de petrolera extranjera operó para forzar una devaluación al tiempo que la oligarquía terrateniente y los exportadores agrarios esconden cosechas, envíos al exterior y los consiguientes dólares. La situación se halla enormemente crispada. O el gobierno convoca al pueblo para tomar medidas urgentes necesarias y radicales, como la nacionalización del comercio exterior, o sucumbe frente a la ofensiva del poder. Si esto acontece es factible que la inflación se aplaque, pero al precio de un retroceso económico, social y político al 2001. De ocurrir esta desgraciada perspectiva se habrá impuesto una minoría poderosa contra la mayor parte de la sociedad y la Argentina de democracia involucionará a la condición de república bancario-bananero- sojera. ¿Los sindicatos tolerarán un nuevo ciclo económico-social enflaquecidos en afiliados? ¿El pequeño comercio volverá a la condición de moribundo? ¿Volveremos a velar y sepultar al mercado interno, a la industria nacional y despediremos por Ezeiza a los científicos? ¿Los jubilados deberán retornar a Plaza Lavalle con la vaca aguinaldo? ¿Los arquitectos volverán a ocuparse como taxistas? Es sólo un somero listado de la tragedia que el modelo neoliberal (con sus voceros políticos Pro, radicales, renovadores, socialistas, libres del sur o esclavos del norte o el nombre que se adjudican) prepara sobre el pueblo Argentino. En tales desgraciadas circunstancias el título de estas líneas se hará por completo inteligible.

*Docente. Escritor.
Colaborador habitual
del periódico socialista El Ideal.
Director de la revista
Electrónica Redacción popular.
Columnista en política internacional
del Canal Señal Oeste (Moreno) y
del Programa radial Periodismo consentido
raulisman@yahoo.com.ar

"LA POLITICA, ES LA POLÍTICA INTERNACIONAL" J.D.PERÓN

*Por Jorge Rachid

Olvidar el ABC de la perspectiva política que permite establecer la dinámica de los acontecimientos por venir, solo nos hace volar bajo, en vuelos de cabotaje como nos enseñó el General , sin abordar los temas de fondo, profundos, estructurales que hacen a la construcción de un nuevo modelo social, solidario, humanista, productivo nacional, integrado a latinoamérica, sino que disminuyen la visión.

En ese marco la mirada internacional, desde nuestra propia realidad nos muestra un mundo que está siendo atacado por los fondos de inversión, financieros que componen sus carteras del lavado de dineros provenientes del narcotráfico, armas y corrupción a nivel internacional, que suma cuatro veces el PBI de todos los países del mundo.

Esos ataques no están destinados a voltear gobiernos, sino a crear un clima de caos económico, que quiebre las economías en especial de los países emergentes, aunque actúan también sobre los países de la Unión Europea, como lo vimos en la crisis del 2009.
Creado ese escenario de Caos (ver libro de Naomí Klein "La Teoría del Caos"), se lanzan estos FondosBuitres a la compra de activos baratos producto de la crisis provocada, generando un circuito de acumulación, transnacionalización de las economías y dependencia externa, con sus secuelas de desocupación y diáspora social que hemos vivido en la Argentina en varias etapas de nuestra historia.

A esos grupos económicos inhumanos, codiciosos, extorsivos, se suman en la política local otros sectores, mas interesados en defender sus intereses particulares o individuales, antes que el bien común de la comunidad, que aprovechan esas circunstancia creadas por la especulación para avanzar en posiciones de poder, para recuperar los roles perdidos desde el 2003 desde que el Estado reconstruído en rol de ordenador social, después de décadas de neoliberalismo que erigió al dios Mercado como eje cultural colonizador, desplazando la identidad cultural nacional basada en la solidaridad social.

De esa manera de la noche a la mañana, nos encontramos en un ambiente de caos, enrarecido, donde lo que hasta ayer estaba bien deja de estarlo, donde el escenario corto del 2015 hace de vector para dejar de lado los proyectos estratégicos frente a la necesidad inmediata de defenderse de esos ataques externos e internos, desestabilizadores, antipopulares y golpistas.

Identificarlos, informar, clarificar los escenarios es tarea militante de siembra, no olvidarse de Perón : " conducir es predicar y predicar es persuadir", sin prepotencias ni equivocaciones de adversarios, recrear el movimiento nacional como ámbito fraterno de discusiones plenas, de formación de cuadros militantes, de luchas que tengan como objetivo las utopías antes que los puestos del funcionariado, es un desafío de la hora, porque el ataque no es menor, no es un juego de escarseo táctico, es un avance profundo sobre posiciones nacionales, que tantos años nos costó, a todos los argentinos reconstruir.

La Patria Grande es el ámbito donde repensarnos como región, el UNASUR y la CELAC herramientas a construir para la emancipación latinoamericana como la soñaron Artigas, San Martín y Bolívar.
Los que apuestan a la sumisión y el coloniaje son los fetichistas de modelos lejanos ajenos a nuestra cultura y a nuestra historia. Antes se aliaron a los ingleses y portugueses para derrotar a Artigas, al comercio como eje para expulsar a San Martín, Bolivar fue traicionado por su vice Santander y entregó el Congreso Anfitiócnico a los sajones, los unitarios se subieron a los barcos ingleses y franceses en la Vuelta de Obligado con la excusa de combatir a Rosas, los norteamericanos mandaron a Braden como embajador para combatir a Perón, Kisiinger organizó el Plan Cóndor y siempre hubo argentinos de mirada corta, traidores a la Patria que acompañaron esas políticas imperiales.

Hoy no pasarán, el pueblo está alerta e informado y quiere ser protagonista de la historia, no sólo espectador, quiere democratizar el poder y construir una Comunidad Organizada y solidaria.