Seguidores

30 de octubre de 2014

"ARGENTINA DIGITAL": EL PROYECTO DE LEY QUE CAMBIARÁ EL PARADIGMA DE LA COMUNICACIÓN EN EL PAÌS


Este proyecto reemplazará a la ley vigente, sancionada en 1972, y prevé además que los licenciatarios de servicios TIC tengan la obligación y el derecho de interconectarse entre sí, estableciendo una velocidad mínima obligatoria de trasmisión de las redes para garantizar un acceso de calidad y equitativo en todo el territorio nacional.

"La Presidenta firmará un proyecto de ley que es de interés público para el desarrollo de las tecnologías de información, estableciendo una completa neutralidad de las redes, que facilite a la gente acceder al mayor universo de comunicaciones posible", señaló el ministro de Planificación Julio De Vido durante la conferencia de prensa en la que se realizó el anuncio.


Claves


1) Se declara el carácter de servicio público esencial y estratégico de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones en competencia al uso y acceso de las redes de telecomunicaciones, para y entre los licenciatarios de servicios de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (TIC).

2) Los servicios de Telefonía móvil y fija, Internet y televisión ahora llegarán a los hogares a través de un solo acceso, permitiendo a cada usuario elegir el servicio y/o la empresa más conveniente a sus necesidades, utilizando la misma red.

3) Todas las empresas podrán utilizar la infraestructura de red para brindar sus servicios con una tarifa de alquiler fijada por el Estado Nacional, favoreciendo la actividad de cooperativas y PyMES, quienes no poseen ni el espectro ni la infraestructura propia necesaria para hacerlo.

4) Los licenciatarios TIC tendrán el derecho y la obligación de suministrar el acceso y la interconexión de sus redes.

5) Se establecerá una velocidad mínima obligatoria de transmisión de las redes que se actualizará cada 2 años y garantizará un acceso de calidad y equitativo en todo el territorio nacional.

6) La norma pretende modificar y reemplazar una ley sancionada hace cuarenta años que regía Internet y la telefonía celular.

7) No se regulan contenidos, cada actor podrá incorporar al sistema los productos que desee.

8) Se va a eliminar la larga distancia en el servicio de telefonía. La Argentina será una sola zona por lo que no habrá recargas en llamados a otros puntos del país.

9) Se pretende una múltiple elección a precio más razonable. Se desmonopoliza la red de fibra óptica.

10) Se propicia la competencia entre los prestadores, en igualdad de condiciones, y una mejor calidad del servicio a un precio razonable.

11) Se creará el fondo del Servicio Universal para conectar las regiones en las que las empresas no inviertan, y estará conformado por aportes obligatorios de los licenciatarios y administrado por el Estado Nacional.

El fondo del Servicio Universal, constituido por los aportes obligatorios de los licenciatarios TIC, será ejecutado exclusivamente por el Estado Nacional, y entre otros beneficios, se elimina la diferencia entre corta y larga distancia nacional.


El anuncio y su repercusión


El anuncio fue formulado en una conferencia realizada conjuntamente por el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, los ministros de Planificación y de Economía, Julio De Vido y Axel Kicillof, respectivamente, y el secretario de Comunicaciones, Norberto Berner, en el microcine del Palacio de Hacienda.

De Vido explicó que esta norma "excluye de su objeto la regulación de los contenidos, por lo tanto se mantendrá la más plena y absoluta libertad para inyectar a la red esos contenidos".

A su turno, Axel Kicillof, ministro de Economía, advirtió que con esta iniciativa "estamos garantizando el derecho humano a las comunicaciones, resaltando el rol del Estado como planificador, y distinguiendo entre mercados de generación de contenidos y el transporte de los mismos".

Por su parte, Berner explicó que a partir de este proyecto se "modifica la ley madre de 1972, cuando sólo había telefonía básica, por lo que era indispensable y esencial que tengamos una nueva regulación".

"Con un solo cable, los usuarios tendremos acceso a múltiples servicios y empresas, sin necesidad de que nos anden agujereando la pared cada vez que contratamos un servicio", subrayó. A su turno, Kicillof destacó que "es un derecho humano y una necesidad darle un marco jurídico al tema de las telecomunicaciones, no es posible que cinco empresas se dividen el 88 por ciento de las ventas y nos vacunen con las tarifas".

"Esta ley pone como servicio público a toda esa infraestructura, regulando velocidad y tarifa, lo que seguramente generará más inversiones en el sector", indicó el jefe de la cartera de Hacienda.

Finalmente, Capitanich aclaró que la letra del proyecto de ley fue producto "de un trabajo en equipo, compacto y armónico, bajo el liderazgo de la Presidenta".

"No es lo mismo montar plataformas digitales en el ámbito de la Ciudad de Buenos Aires que en distintos pueblos del interior, que es donde el Estado tiene que intervenir", agregó.

Con esta nueva ley se busca optimizar la utilización de la infraestructura de telecomunicaciones, generando una arquitectura abierta de las redes que favorece la interconexión entre los distintos actores del ecosistema.

De esta manera, se propicia la competencia entre los prestadores en igualdad de condiciones, y una mejor calidad del servicio a un precio razonable, eliminando la larga distancia nacional para todos los servicios.


Publicar un comentario