Seguidores

11 de septiembre de 2014

13 DE SEPTIEMBRE DE 2012: CACEROLAZO PROTESTA CONTRA EL GOBIERNO NACIONAL, SIN CONSIGNAS UNIFICADAS Y SIN PRESENCIA PARTIDARIA ABIERTA

*Por Prof. Daniel Chiarenza


Imagen circulante por las redes sociales,
convocando a un "cacerolazo" contra el gobierno nacional y popular.

La cadena del desánimo continúa insistiendo, valiéndose en la supuesta ingenuidad de la inmensa mayoría de los argentinos, los que podrían ser capaces de ser captados por los “zócalos” de TN y los envenenados titulares de “Clarín”.

La persistente campaña del miedo de TN-Clarín que penetra en los sectores más vulnerables intelectualmente, que tienden a repetir como "El loro de Doña Cata" (si no concocen el cuento de Benedetti, lo siento).

Miles de personas calculadamente desinformadas se concentraron en distintas provincias -autoconvocadas por Twitter y Facebook- donde comenzaron a circular por las redes sociales y que también fueron levantadas y fogoneadas desde distintos medios opositores, distintas consignas contrarias al gobierno nacional. Las bases de los reclamos parecen ser una mayor seguridad, el rechazo al uso de la cadena nacional por la presidenta y contra una hipotética reelección presidencial que sólo figuró en su imaginario. En la CABA cientos de vecinos se concentraron en Plaza de Mayo, con las infaltables cacerolas y carteles. Comenzaron a marchar desde Santa Fe y Callao y se movilizaron por la Avenida 9 de Julio hasta la Plaza.

El fracaso testimoniado en forma aérea, que muestra una Plaza de Mayo, semi vacía. Compiten con Moyano-Micheli a ver quién llena menos el ágora histórica.

Luego, la protesta se concentró frente a la Casa Rosada, aunque los manifestantes también pulularon en Córdoba, en Mendoza, en Rosario, San Miguel de Tucumán y La Plata. Sin identificaciones partidarias, los “cacerolos” comenzaron a llegar a la Plaza de Mayo antes de las 20 hs, donde una camioneta con altavoces repetía "No tenemos miedo" (claro, sí total no provenían del Parque Indoamericano).

... es que no se dejan. Es muy difícil discutir con un idiota,
además corrés el riesgo, entrando en su lógica,
de volverte tan estúpido como él. Gracias, pero yo no me dedico... 

Había una amplia proporción de mujeres y mayores de 50 años y sus reclamos incluían su rechazo a las restricciones cambiarias. Esta vez no hubo puestos con choripanes y, en cambio, se intercalaron vendedores de manzanas acarameladas y algunos pocos que ofrecían banderas argentinas y silbatos, todo muy “cool”.

Imagen solitaria de vendedor de banderitas argentinas entre los caceroleros.

"La vida no es la misma si la libertad se pierde. General Manuel Belgrano", decía una de las pancartas que sostenía una mujer en las escalinatas de la Catedral; mientras, jóvenes se sacaban fotos para subir a las redes sociales con la leyenda: "Boudou miente". "Argentina, sin Cristina" y "se va a acabar, la dictadura de los K". “¿Democracia o diktadura? Por una verdadera República, digamos basta. Ni un K más", fueron algunas de los sonsonetes que se oyeron en la Plaza.

El anciano cacerolo se mandó, sin saber que le estaba dando crédito a una quimera. El cartel de McDonald's y la indicación de "no doble a la izquierda" están hechos por un artista. 

Estas frases con las que un ínfimo sector de la sociedad –difícil de identificar por su filiación política– convocó a movilizarse para expresar su descontento hacia el gobierno nacional.

Los "caceroludos" de traje, a falta de gente
se animaron a llevar sus perros "de raza". 

Lo que llama la atención es la dicotomía de la consigna: “¿democracia o diktadura?”, por parte de los que convocan, el llamado estaría motivado a dirimir la conceptuación entre "tiranía cristinista" –autoritaria, déspota, monárquica– y una Democracia con mayúsculas, a la que no le hacen falta definiciones. La misma que desde la revolución fusiladora aparecía en una materia con una nomenclatura sorprendente “Educación Democrática”, sólo para machacar -sobre las jóvenes conciencias- a los totalitarismos como el peronismo y el comunismo y, hasta a veces, justificando al fascismo.

Los afiches pergeñados por los señores educados, respetuosos de las instituciones y "concientizados" políticamente. ¡Viva Videla!

Desde qué concepción de democracia ese sector llama a movilizarse, cuál es la forma de gobierno que imaginan y cuáles son los elementos por ellos vividos para ver en este gobierno rasgos dictatoriales y en otros, no.

Deberíamos descifrar qué entienden por democracia; si tenemos suerte nos contestarían: "Una verdadera república", tal vez como sinónimo de la esquizofrenia “lilitista”. Es decir, la democracia que suponen verdadera es una que asuma la forma republicana, entendiéndose por ello la de “calidad institucional”, mesura política, búsqueda de consensos entre explotadores y explotados. Esa antítesis entre una democracia republicana y su contracara “populista” tiene largos antecedentes en los debates políticos latinoamericanos. Junto al surgimiento de experiencias de gobiernos populares en la región en el siglo XX, surgieron sus detractores, pertenecientes a los sectores más acomodados y con la mira siempre puesta en el eurocentrismo y que veían en la avanzada popular el peligro de la permanencia de sus privilegios. Esa visión descalificadora de los gobiernos populares logró hacer mella en los sectores medios.
Publicar un comentario