Seguidores

4 de septiembre de 2013

LA CORTE RESOLVERA SOBRE LA LEY DE MEDIOS CUANDO EL JUEZ ZAFFARONI SE REINTEGRE

Una fuente del Máximo Tribunal señaló esta tarde que el regreso de Zaffaroni está previsto para mediados de septiembre y que recién entonces se estará en condiciones de analizar los videos y versiones agregadas al expediente, tras lo cual los ministros comenzarán el debate.

"Hasta que llegue no va a haber deliberaciones, la Corte es un tribunal colegiado y va a haber una discusión a fondo en la que no podemos prescindir de un integrante del cuerpo", dijo la fuente que se excusó de anticipar si la sentencia podría dictarse antes o después de los comicios del 27 de octubre.


"La Corte es un tribunal colegiado y va a haber una discusión a fondo en la que no podemos prescindir de un integrante"En esa línea, añadió que "una semana más, una semana menos, elecciones a va haber siempre" y anticipó que el viernes próximo los ministros van a recibir las versiones taquigráficas de la ponencias expuestas en las dos audiencias públicas realizadas la semana anterior.

Respecto a las audiencias, la fuente no escatimó elogios a su realización y calificó como "extraordinaria para la relación entre la justicia y la gente" que pudo seguir las alternativas a través de la transmisión en vivo por el Centro de Información Judicial.

"El balance es muy positivo, se obtuvo un resultado muy bueno y se escucharon detalles importantísimos", dijo el informante que reiteró la "importancia institucional" de la ley en análisis y que la Corte "se mantendrá imparcial frente a cualquiera que tenga adelante".

Fuente: TELAM

4 DE SEPTIEMBRE: DIA DE LA HISTORIETA



La historieta es lo que me enseñó a leer, la que me hizo desarrollar la imaginación, a soñar...ahora es mi trabajo y mi deseo es trasmitirlo a los chicos, no todo está perdido, capaz los chicos leen más hoy que antes, el vaso está medio lleno. Feliz dia a todos los que hacen cosas relacionadas a la historieta y apuestan.......(especialmente saludos a los fanáticos de Gato y mancha!!)


Gentileza de: Lucho Luna



CARTA DE LA PRESIDENTA POR EL AÑO NUEVO JUDIO


1 DE SEPTIEMBRE DE 1957: EL DR. OSCAR ALENDE LE NIEGA VALIDEZ A LA CONVENCIÓN CONSTITUYENTE DE SANTA FE.


*Por Prof. Daniel Chiarenza

Las elecciones para convencionales de julio de 1957, han constituido una manifestación de repudio popular hacia los “fusiladores”. El elevado número de abstenciones, así como la magnitud del voto en blanco, significan un triunfo para el peronismo, a pesar de cierta natural dispersión de su electorado. Tampoco se duda que buena parte de los sufragios obtenidos por los “intransigentes” corresponden a votantes justicialistas.


El partido que cuenta con el beneplácito oficialista –la Unión Cívica Radical del Pueblo (UCRP)- obtuvo la primera minoría en cantidad de votos, sólo superada por el voto en blanco. Es evidente que, con el radicalismo dividido, Perón se convertirá en árbitro de las próximas elecciones generales, aún no convocadas.

Por otra parte, la Unión Cívica Radical Intransigente (UCRI) viene impugnando la convención constituyente, no obstante haber participado en los comicios. El gobierno de facto –empeñado en mantener la imagen de una falsa legalidad- persiste en su obstinación: la convención se reuniría en el paraninfo de la Universidad Nacional del Litoral, en la ciudad de Santa Fe.

El sistema proporcional utilizado en la elección, ha otorgado al radicalismo intransigente primacía en la convención: cuenta 77 escaños contra 75 del radicalismo del pueblo. El socialismo ha obtenido doce, ocho la democracia cristiana, siete el partido demócrata y cinco la democracia progresista. Figuran entre los electos notorias personalidades políticas: Juan Carlos Pugliese, Jorge Walter Perkins, Arturo Mathov y Mariano Roberto por la UCRP; Alfredo Palacios, Nicolás Repetto y Américo Ghioldi por el socialismo (aún no dividido); Adolfo Vicchi, Emilio Hardoy y Reynaldo Pastor por los conservadores; Horacio Thedy y Luciano Molinas por la democracia progresista.

Pero a nadie se le oculta que la convención está viciada por sus orígenes. El bloque de la UCRI –el más numeroso- se muestra dispuesto a ser consecuente con la actitud crítica asumida por el partido, retirándose de las deliberaciones. Así lo ha resuelto en una reunión en la que ha designado al doctor Oscar Alende como presidente de la bancada.

Desde Buenos Aires, Frondizi se muestra dudoso. A último momento llega a Santa Fe, López Serrot, delegado metropolitano, portador de una orden del jefe del partido para que sus representantes participen en la convención. Pero el bloque ya ha discutido y decidido la actitud a adoptar: así se lo hace saber Alende al recién llegado, previa consulta con los demás convencionales.

El 28 de agosto de 1957 acudieron al paraninfo de la Universidad santafesina. Por ser el grupo mayoritario se les había asignado el Salón de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales y entre esas vetustas paredes los intransigentes redondearon su plan de acción: no reconocerían su calidad de convencionales, no cobrarían las dietas asignadas, no ocuparían las instalaciones especialmente reservadas para ellos por el gobierno, de su propio bolsillo harían efectivo el pago de los hospedajes.

Luego, el bloque de la UCRI va al recinto y Alende pide la palabra a Nicolás Repetto –que preside la reunión inaugural-: anuncia que los representantes de la UCRI se encuentran allí a título de “ciudadanos argentinos” e impugna con severas palabras las facultades de la convención, convocada por un gobierno ilegítimo. En medio de una barahúnda de gritos y protestas del resto de los partidos, el bloque intransigente abandona el recinto.Es un duro golpe para la convención y para el gobierno producto del cuartelazo que la ha convocado. Ya no existe siquiera una ficción de legitimidad. Se llevará a cabo, no obstante, una treintena de reuniones (las últimas sin quórum, a causa del retiro de los radicales sabattinistas). Se declarará la vigencia de la Constitución de 1853, con sus reformas de 1860, 1866 y 1898 (eliminándose la de 1949) y se incorporará el artículo conocido como “14 bis”. También se incluirán los códigos de minería y de trabajo y seguridad social entre los que el Congreso está facultado para sancionar.

EL IMPUESTO A LAS GANANCIAS Y LAS DESVENTURAS DEL APLAUDIDOR




*Por Aurelio Argañaraz


El martes 27, por la tarde, la presidente anunció la suba del piso para pagar Ganancias que, hasta los niños lo saben, era un reclamo unánime de todos los sectores del movimiento obrero, desde hace ya demasiado tiempo, si medimos el tiempo en términos políticos. No hace falta ser opositor para saber que la decisión presidencial, que excedió en porcentajes lo reclamado por los gremios, era un reconocimiento de la justicia de la reivindicación, y un reconocimiento tácito del error que supuso no advertirlo antes de la realización de las PASO. Nos alegramos, por supuesto, del valor y la capacidad de rectificar actos que la determinación prueba, mientras rechazamos el argumento de su sentido electoralista. Si esto último fuese así, ¿no cabría esperar lo mismo, en la provincia de Córdoba, donde la poda a los haberes de los jubilados provinciales tampoco aportó votos a la lista del gobernador? Para plantearlo de un modo más general, ¿por qué los gobiernos neoliberales que depredaron al país hasta el final estallido del 2001 no corregían sus medidas antipopulares, en el momento de enfrentar también elecciones? Todos sabemos que no lo hacían y por qué razón: era más importante obedecer al FMI y a sus mandantes globales, que partían de la hipótesis de que un gobierno antinacional puede ser sustituido por otro igual, que prosiga la tarea…mientras el pueblo lo tolere. Y, cabe señalarlo, estaban en lo cierto: sin las grandes movilizaciones del 2001 no hubiese cambiado nada, salvo que tendríamos como moneda el dólar…para la felicidad ignorante y profundamente olvidadiza del cacerolero actual, que se niega a recordar que entonces gritaba su sepultada consigna “piquete y cacerola, la lucha es una sola”, tras advertir (por un instante) que el stablishment no hace una excepción con él cuando saquea al país.
Pero, volvamos al tema. Esa misma mañana del 27 pasado, en “La Mañana de Córdoba, el texto de un típico “aplaudidor serial”, otrora encandilado con los fulgores menemistas y hoy k, hablaba “del retraso de la conciencia de los trabajadores respecto a lo conocido en décadas pasadas”, sin dejar en claro si estaba pensando en la década del 90, durante la cual muchos lo acompañaban junto a Carlitos, o en los lejanos tiempos de Mayo del 69, cuando la intrepidez juvenil lo hacía soñar con un partido obrero de la Izquierda Nacional.
Después de la refutación de Cristina Kirchner –un reconocimiento de que los trabajadores del país tienen conciencia suficiente como para defenderse votando, aunque la carencia de una alternativa que sostenga críticamente al gobierno popular sin silenciar sus límites, los lleve a elegir una mala opción– hay, más allá del caso que puntualmente señalamos, una infinidad de “sabios” que van a guardar “el violín en bolsa”, como dice el refrán, procurando que olvidemos todo lo que dijeron de los sectores “privilegiados” de la clase obrera, a los que llamaban a superar su “egoísmo” para con “los pobres”, mirando para otro lado o silbando al techo cuando la Presidente decía, delante de los empresarios, que era comprensible que esos chupasangres quisieran “levantarla con pala”. Nadie, entre esa legión de “economistas” y “politólogos” –que por vocación o interés aplauden siempre y se cuidan de criticar como si fuese un crimen– le señalaba al rey que estaba desnudo, haciéndole notar el doble rasero. Tenían, en consecuencia, que llegar las PASO, para mostrar que el asalariado no es menos capaz que la tan festejada “burguesía nacional” al defender sus intereses. Intereses que, por otra parte, coinciden y no se oponen al interés general (lo que si ocurre con la voracidad empresarial), como lo demuestran, hoy, todas las reflexiones que se están haciendo acerca de las virtudes que traerá el incremento del ingreso logrado por la medida que comentamos, en tanto mejorará el consumo popular y, por consiguiente, dinamizará la producción, como precisa el país en estos momentos de crisis mundial.
Hay mil ejemplos en el mismo sentido, sobre el descrédito que aportan los “aplaudidores seriales”, unos “amigos” del gobierno popular que nos recuerdan aquello de “Dios me guarde”.

JUAN FILOMENO VELAZCO



Segundas líneas del peronismo

Por Pablo Adrián Vázquez *


Planteado recientemente por Oscar Aelo, los estudios actuales sobre el peronismo tiene tres vertientes: 1ª) El partido, sobretodo con Moira Mackinnon; 2ª) Los peronismos provinciales, con César Tchach y autores locales; y 3ª) Las “segundas líneas”, impulsado por Raanan Rein; aunque le agregó una 4ª) Los medios de comunicación, con Claudio Panella y César Díaz

Entonces, las figuras de gobernadores, interventores, ministros, secretarios, legisladores y demás funcionarios o referentes políticos y/o culturales dan una nueva dimensión para los estudios sobre el justicialismo.

Uno de ellos es el general Juan Filomeno Velazco, colaborador directo de Perón, figura crucial en el 17 de octubre de 1945 y en la administración en Corrientes, pero poco estudiado por los investigadores.

Velazco nació el 5 julio de 1892 en la ciudad de Esquina, provincia de Corrientes. Hijo de Eustaquio Velazco, de ascendencia liberal, y Marcelina Martínez, de familia autonomista. Cursó sus estudios primarios en al Escuela Popular Mixta de su ciudad, para luego ingresar al Colegio Militar de la Nación en 1910, donde conoció al cadete Juan Domingo Perón, con quien selló una férrea amistad, egresando del mismo el 13 de diciembre de 1913 con el grado de subteniente.

Producido el golpe de Estado contra Yrigoyen, y estando destinado en Concepción del Uruguay (Entre Ríos), se lo convocó para integrar la Secretaría del Ministerio de Guerra y luego fue designado en la Jefatura de Seguridad de la Policía de la Capital Federal.

Tuvo como destinos ser Jefe de Batallón de Arsenales, Administrador del campo “La Remonta” en Córdoba, Jefe del Distrito Militar en Zárate, Jefe del Regimiento II de Monaña en San Juan, y Jefe del Regimiento XV con asiento en La Rioja.
La Revolución del 4 de junio de 1943 lo encontró en ese último destino, designándoselo interventor de la provincia por un breve plazo.

Tomando la iniciativa de organizar una fuerza policial capaz de resolver los delitos federales, fue designado el primer Jefe de la Policía Federal Argentina, cargo que desempeñó hasta el 7 de julio de 1947.

Fue un fiel adherente a la política social impulsada por Perón, lo que quedó reflejado el 17 de octubre de 1945. Perón, luego de unos días de arresto en la isla Martín García, fue trasladado al hospital militar de Buenos Aires. Allí se produjeron movilizaciones populares en la capital e interior con la consigna “queremos a Perón”, y su participación fue gravitante en el seno del Ejército y al frente de la Policía Federal.

De relación ambivalente con Evita y de polémica actuación con el “Malón de la Paz”, se destacó como un leal colaborador del gobierno peronista.

Tras anomalía y conflictos locales, Perón decretó el 4 de septiembre de 1947 la Intervención Federal a la provincia de Corrientes, designando como Delegado Federal al general Juan Filomeno Velazco, quien fue puesto en funciones por el ministro de Asuntos Políticos de la Nación, Román Subiza, el 12 de septiembre del mismo año.
En 1948 sectores aliados a Velazco le ofrecen que se postule como candidato a gobernador, éste decide renunciar y convoca a elecciones para gobernador y vice, e integración de ambas Cámaras Legislativas, las que se realizaron el mismo año con el triunfo de la fórmula Juan Filomeno Velazco - Fernando Irastorza. Así se convirtió en el primer gobernador peronista, iniciando una etapa de modernización a través de obra pública, vivienda, educación, salud, justicia y seguridad.

En las elecciones del 1 de noviembre de 1951 triunfó nuevamente en Corrientes el peronismo con la fórmula Raúl Castillo y Clementino Forte, siendo Velazco posteriormente electo como senador nacional.

Perón le ofreció la intervención de Santa Fe, pero aquejado por una seria enfermedad fue trasladado a Buenos Aires para su operación, falleciendo en 29 de diciembre de 1954, descansando sus restos en el cementerio de la Recoleta, para luego ser trasladado al cementerio de su ciudad natal.



* Politólogo; Docente de la UNLZ y UCES; Miembro de los Institutos Nacionales Eva Perón, Rosas y Manuel Dorrego


Bibliografía:
Barrios, Raúl Héctor, Vida y obra del general Juan Filomeno Velazco, Esquina, Amerindia Ediciones Correntinas, 2012.
Manson, Enrique, Te la hago corta: Historia argentina, Buenos Aires, San Bayón, 2013.
Vázquez, Pablo (estudio preliminar), Manual del Peronista, Buenos Aires, Fabro, 2009.