Seguidores

28 de julio de 2013

LAS PASO TAMBIÉN TRAEN HUMOR



Espacio gratuito NO asignado por la Dirección Nacional Electoral

De nuestra Redacción
No somos originales -ni intentamos serlo-, pero si hablamos de la creatividad que vuelcan las “escuelas” de publicidad argentinas en sus alumnos quienes luego se dedican a trabajar para los políticos de la “opo”, o bien encierra un nivel de sutileza tan alto que sus compradores de servicios no se dan cuenta del menoscabo que hacen de ellos con sus productos finales, o dichos productos en realidad muestran el nivel y grado de mediocridad de los criterios pedagógicos utilizados en los establecimientos educativos que los formaron; decimos estos por la claridad de los mensajes y los planos de las tomas que evidentemente se los enseñan los profesores de la escuela Clarin, especialista en inflar escualidas manifestaciones.

Veamos ( y a divertirse un rato):

Por ejemplo, Alfonsin y Stolbizer tienen una clara consigna y un mensaje secreto para el que se requiere ser muy astuto si se lo intenta descubrir. ¿En qué centrarán estos dos radicales su actividad parlamentaria a partir de diciembre? El spot lo dice sutilmente: en limar las asperezas hoy existentes entre Rafael DiZeo y Mauro Martín y Maximiliano Mazzaro. Para felicidad del pueblo y muy especialmente de la “12”. Alfonsin-Stolbizer buscarán unir a Di Zeo y Mauro Martin. ¡¿No son ambos pura nobleza?!



El Buen Peronismo (o cuando Evita se hacía la sorda)

Nosotros nos hacemos cargo de haber apoyado a Moyano en su momento desde estas líneas y cuando estaba junto a Nestor; pero el que se dio vuelta es Moyano, no nosotros.

El Peronista (¿?)Julio Bárbaro (¿No había sido uno de los gestores del menemismo? ¡Huy! Cierto que los “progres” de izquierda que acompañan al Kirchnerismo -un tanto frágiles de memoria las camaradas y “camarados” masculinos- también nos dan clase en 678 sobre que esa es otra “cara del peronismo” que nos tenemos que hacer cargo. ¿Será similar a la otra cara del PC de donde provienen y de la que nunca se hacen cargo, esa que acompañó a la Unión Democrática (1945), a la “Libertadora” (1955) y al “democrático” Videla (1976) cuando ellos todavía estaban adentro porque venían de “cuna”? ) y el gremialista Piumato, a través de sus militantes (un tanto pasados los muchachos), le hablan a una metafisica Evita. Pero… por los visto los buenos peronistas no son tan buenos porque ni Evita desde su mal hubicada residencia metafisica los quiere escuchar; o mejor dicho, como escribió alguien por ahí en un blog, si le hablas a los edificio es porque estás pasao de “merca” hermano.


Una historia secreta

Mi novia kirchnerista.

“Hubo un tiempo en el que estuve enganchado con una kirchnerista. No duró mucho, es cierto, pero todavía conservo el Memorándum en algún rincón de mi cabeza. “Quisiera que me recuerdes” me decía. Y eso mismo hago.

La conocí en la Universidad hace un par de años, mientras repartía volantes con la fórmula “Cristina, Cobos y vos”. Cuando se acercó para darme uno y la vi de cerca, me quedé duro, aislado del mundo. Era, no te jodo, hermosa. Un lomo que parecía importado. De adelante, no sé, 125. Un poco vizca, lo admito, pero tenía unos ojos verdes que no me los voy a olvidar nunca. Y un viento de cola de los que ya no quedan. Era un 10 y más también. Un Once.

La miré dos segundos y reaccioné. “Decime, ¿quién te ata las manos?” pensé. Y le agarré el papelito.

Al toque nos pusimos a hablar. No en un tono amigable, sino más bien todo lo contrario: confrontativo, prepotente, crispado. El volumen iba aumentando a tasas chinas con cada acusación y toooodas las voces todas que estaban alrededor de repente parecían mudas, amordazadas.

Gritaba como si estuviera en la asamblea de accionistas de algún medio y no le interesaba escucharme en absoluto. Yo no tengo miedo ni le tengo miedo, así que contesté cada una de sus brabuconadas. En eso caen sus compañeros, esbirros y chirolitas, y se suman al pleito. Me la banqué solo. Trompada a uno y piquete de ojos a otro. “¡El piquete de la abundancia!” se quejaba el muy llorón mientras se agarraba la cara. Y el otro, con actitud barrabrava, se dirigía virulento hacia el final del pasillo mientras me gritaba “si te la bancás vení para el fondo, buitre”. Inclusive sacó un arma blanca y me tiró otra al piso para retarme a duelo, pero nilda garré. Volví a fijarme en ella. Qué linda era la yegua, por Dios. Me acuerdo que ella también me miró y con una actitud sobradora me preguntó“¿Qué te pasa, estás nervioso?”.

No eran nervios, era amor, y me quemaba desde el interior. Más precisamente, desde el Sur; ahí abajo, dónde se siente todo. Era imposible apagar tanto fuego. Dejé mis convicciones en la puerta de la Facultad y la encaré. “Te pido que me acompañes. Yo solo no puedo” le dije, pero no alcanzó.

Ella necesitaba más, así que profundicé la propuesta. Vení a casa, yo te cocino. Preparo un pollo a la cacerola que me sale bárbaro y después vemos el fin de ciclo de cine que pasan en el Canal 54.

“Metete la cacerola en el orto” me contestó. Dio media y se fue. Me partió el corazón, no te miento, me secuestró los goles, me bajó la palanca. Estuve mal durante mucho tiempo, pero después entendí que hay vida después del fondo y decidí darle para adelante.

Acá estoy ahora, solo y despechado, pero insoportablemente vivo.

Si dejé pasar al amor de mi vida, la verdad que no lo sé. Pero de ser así, que Dios, la Patria y él me lo demanden.”

VENCEREMOS. (1)
La Donda salvó su futuro (personal).

Cuando a la Donda le prometieron asegurarle el futuro






Una “UNION” que no sabe donde guardo sus propues
tas.
Carrio tiene tan bien guardadas las soluciones para “salir de todo esto” que ni ella misma las encuentra. (por eso por ahora no las propone ni las muestra)




Ingenio y creatividad popular de analfabetos publicitarios

(Último spot publicitario del PRO)







Para Reflexionar antes de votar en las PASO


¡Hasta cuando ¿Eh?!




(1) Extraido del Facebook de “El pibe Trosko”


Gentileza de: Revista El Emilio.-

BRASIL: FUTBOL, MEDIOS Y CAPITALISMO


Por Maximiliano Pedranzini*

El último 30 de junio, la selección brasileña de fútbol se consagró campeón de la Copa Confederaciones en su edición 2013, disputada en su país, tras imponerse al combinado de España. Un trofeo merecido, sin dejar dudas de lo que representa a nivel de selecciones, en la previa de lo que va a ser el Mundial a desarrollarse en la tierra del “gigante sudamericano”. Pero no vamos a hablar de fútbol, sino de los acontecimientos que se esconden detrás de las bambalinas del espectáculo deportivo.
Bajo el manto festivo que encarna el balompié, ha surgido una serie de manifestaciones sociales que estallaron en medio del contexto futbolístico y que no son producto del azar. La espontaneidad popular es un discurso un tanto absurdo si analizamos detenidamente el proceso que atraviesa Brasil y las consecuencias que esto trae para los sectores más conservadores. Como ser, la oligarquía, parte de la burguesía industrial y su proyección ideológico-discursiva: los medios de comunicación masivos encabezados por la señal Globo que incita a marchar en contra del gobierno.
Las movilizaciones masivas hacen temblar la gestión de Dilma Rousseff, que pese a eso se mantiene firme frente a la insatisfacción colectiva de una parte de la sociedad que tomó las calles. Asimismo, el Estado no dudó en reprimir a las multitudes que se aglutinaban alrededor de los distintos estadios donde se jugaba el torneo.
Una cuestión que debemos tener presente es que los conflictos que surgen en Brasil, como en otras partes del continente, son emergentes de las contradicciones propias del capitalismo. Ergo, Brasil representa, en este sentido, el “Alma máter” del sistema capitalista en la región y su meteórico ascenso al mapa económico mundial (cristalizado en IBSA y el BRICS) pone en perspectiva una situación interna que deja en la encrucijada el buen momento de la economía “carioca”. La lógica del surgimiento de nuevas potencias económicas en el contexto de crisis del orden central, obedece al desarrollo de las fuerzas productivas, pero este desarrollo tiene el desafío de enfrentar los núcleos duros de pobreza y desigualdad social que viene arrastrando desde hace varias décadas.
Sin embargo, el devenir histórico brasileño esta signado por dos momentos previos al proceso de modernización industrial: El imperio esclavista que abarcó gran parte de siglo XIX, y la república agroexportadora que inició su paso por el umbral del siglo XX con el golpe militar liderado por el general Deodoro da Fonseca en 1889, Pero el verdadero acontecimiento previo a la aparición de la república fue la abolición de la esclavitud en 1888, última en América Latina, lo que ha conformado una sociedad compleja étnica y culturalmente. El tren del capitalismo avanza con fuerza, pero corre el riesgo de colisionar contra el muro de una estructura social atrasada.
No obstante, la presencia del populismo de la mano de Getúlio Vargas puso sobre la mesa al Estado como eje de la política económica, que empezó con el incipiente proceso de industrialización nacional. Este periplo no se vio interrumpido por la dictadura que derrocó al presidente João Goulart en 1964, que duraría casi dos décadas. El avance económico continuaría pese a la ausencia de una democracia civil. El peso de la década de los ´90 mermó relativamente su economía, principalmente con la política llevada a cabo por Fernando Henrique Cardozo y su “Plan Real” de estabilidad monetaria tuvo como objetivo mitigar la inflación. Esto, como pasara en todas las economías del cono sur, dañaría el aparato productivo, dejando una profunda herida social que aún se sigue reparando.
La actual coyuntura marcada por el enfriamiento de su economía, la sobrevaluación de la moneda, sumado al clima de protestas, sitúa a Brasil en el reto de resolver el litigio con su propia historia, la que viene insinuando desde hace tiempo que será una nación grande y poderosa en Sudamérica y el planeta. Pero este lugar que ocupa en el sistema mundial se lo ha venido ganando con creces, gracias a las políticas implementadas por Luiz Inácio Lula da Silva en materia de inclusión social. Este es quizás, el gran mérito de esta última década para Brasil, pero que exige en este nuevo siglo profundizar lo conseguido hasta ahora.


*Escritor y ensayista. Integrante del Centro de Estudios Históricos, Políticos y Sociales Felipe Varela, de Argentina

CHE, ALFONSIN, MIGUEL ANGEL ZAVALA ORTIZ (U.C.R), EL 16 DE JUNIO DE 1955: ERA DE ARGEN O DE TINA?














*Por Monica Oporto

Según la causa, al tanto de la rebelión estaban el ministro de Marina, contraalmirante Aníbal Olivieri, el vicealmirante Benjamín Gargiulo, y los tenientes primero de navío Emilio Eduardo Massera, secretario de Olivieri, y sus ayudantes Horacio Mayorga y Oscar Antonio Montes, entre otros. También, los generales Pedro Eugenio Aramburu y Bengoa. Desde los civiles, con Pardo conspiraban en un mismo bando radicales como Miguel Angel Zabala Ortiz, conservadores que respondían a Adolfo Vicchi, y socialistas de Américo Ghioldi, entre otros.
Unos 90 aviadores— entre los cuales estaba el teniente de navío Carlos Alberto Massera, hermano de Eduardo Emilio— y Zabala Ortiz parten a Uruguay, donde son asilados por el gobierno de Luis Batlle.
http://edant.clarin.com/diario/2005/06/16/elpais/p-02615.htm 16 de junio 2005.


Publicado en: Anti q Carachas.-

LOS ´90


Por Luis Bruschtein


Macri dice que la gente le pregunta si Massa es de los suyos. El tigrense hace mutis por el foro pero todo parece la coreografía de un minué. En público queda la ambigüedad de las palabras. Macri necesita hacer campaña por Massa para no desaparecer y Massa nunca exhibirá públicamente una alianza que lo emparienta indefectiblemente con el recuerdo devaluado del ensamble menemista de los ’90. Massa no dice nada pero el acuerdo existe. El que sale a salvar la ropa es Darío Giustozzi, el intendente de Almirante Brown, un hombre que se había presentado como más kirchnerista que otros intendentes y que constituye el único massista en la Tercera Sección del conurbano. Giustozzi aspiraba a ser candidato a gobernador para el 2015, como no encontró garantías en el Frente para la Victoria, emigró al massismo.

En la Tercera Sección se decide la elección bonaerense y en esa medida influye en todo el país. Y además es el punto débil de Massa. Aunque las encuestas lo colocan más o menos bien, allí es donde está más abajo y donde tiene menos estructura, con excepción de Giustozzi, que funciona como su cabecera de playa. La Matanza y Lomas de Zamora son las dos intendencias con más población. El intendente de Lomas, Martín Insaurralde, es cabeza de lista del kirchnerismo. El de La Matanza, Fernando Espinoza, que también aspira a proyectarse a la gobernación, colocó sus candidatos en las listas nacional y provincial. Almirante Brown se convirtió así en un verdadero campo de batalla. El kirchnerismo y la estructura del intendente disputan metro a metro. Hay mesas de las dos campañas en las zonas más concurridas del distrito. Propaganda de las dos fuerzas llegan a las puertas de los vecinos y se multiplican las volanteadas, las timbradas y las pegatinas.

El kirchnerismo se entusiasma porque asegura que acortó distancia. En proporción, Giustozzi fue el intendente más votado del conurbano en 2011, cuando se presentó en la elección presidencial que ganó Cristina Kirchner con más del 54 por ciento. En esa oportunidad, Giustozzi, junto con la boleta de Cristina, obtuvo el 72 por ciento de los votos. Si es que se puede creer en las encuestas de uno y otro lado, el kirchnerismo asegura que en este momento ya tiene prácticamente un empate técnico. La lista massista mediría alrededor del 38 por ciento y el kirchnerismo estaría por el 35 por ciento. Almirante Brown es un distrito con mucha desigualdad, con zonas residenciales como Adrogué, que lo asimilan socialmente a los distritos massistas del conurbano norte, y zonas populares y humildes muy extensas. El kirchnerismo deduce que con estas cifras en el territorio de uno de sus principales oponentes, puede estar mejor en el resto de la Tercera Sección –aunque nadie espera repetir las performances del 2011– y alcanzar la marca del 40 por ciento.

En la campaña de Massa no han podido consolidar estructuras propias, dirigentes visibles ni militancia en las intendencias de la Tercera Sección y pusieron toda la expectativa en la capacidad de tracción que pueda generar la pura imagen de su candidato, que en poco tiempo ya se ha deglutido a Francisco de Narváez y les puso un techo muy bajo a los demás competidores bonaerenses. Y es muy probable que si Massa se posiciona bien en las primarias, absorba todavía más votos incluso de las listas no peronistas.

El massismo es una fuerza local sin presencia en ninguna otra región del país. Al restarle votos a las demás fuerzas que sí disputan a nivel nacional, está ayudando en forma indirecta a que el resultado total favorezca al oficialismo. El Frente Renovador disputa en la provincia de Buenos Aires. El PJ disidente del gobernador José Manuel de la Sota tiene mayoría en Córdoba, seguido por una lista de la derecha del radicalismo. Y el Frente Cívico y Social es gobierno en Santa Fe. Mendoza es una provincia en disputa entre el Frente para la Victoria y el radicalismo y San Luis se mantiene como feudo de los Rodríguez Saá. El Frente para la Victoria o sus aliados ganan en todos los restantes y, a diferencia de sus competidores, está en el segundo o tercer lugar en casi todos los distritos en los que gana algún sector de la oposición. Es decir que es muy difícil que el kirchnerismo pierda la mayoría en Diputados, y más difícil aún que pierda la primera minoría.

En el peor de los escenarios posibles para el kirchnerismo, para controlar la Cámara baja la oposición tendría que subvertir el espíritu del status parlamentario, como ya lo hizo, y recrear el Grupo A, que sólo sirvió para obstruir y dejar al país sin Congreso. En caso de que se den las cosas así, sería difícil que no cedan a esa tentación para desplazar de las comisiones al oficialismo y frenar todos los proyectos de ley que envíe el Ejecutivo. El massismo tuvo que firmar un acta trucha jurando que no respaldará ningún proyecto de reforma de la Constitución, pero las declaraciones de sus candidatos son tan ambiguas que no queda claro si se integrará a esa oposición que ya ha probado su pólvora en intentos de baja intensidad democrática como fue el frustrado Grupo A.

En realidad, su alianza con el macrismo daría la impresión de que va encaminado en ese sentido. Si Massa quería mantener cierta ambigüedad hasta las elecciones de octubre para no decantar al electorado kirchnerista que todavía lo pueda seguir, la alianza con el centroderecha porteño lo encasilló rápidamente. No alcanzan las declaraciones de Giustozzi para reequilibrar la imagen. Una cosa es lo que diga Giustozzi –que son palabras– y otra muy diferente es la alianza concreta por la que se incluyeron tres dirigentes del PRO en la lista de Massa, además de gran cantidad de candidatos a concejales en los municipios.

Algunos podrán presentar esa movida con el PRO como el producto de un estratega genial, pero para Massa, esa alianza tiene un costo alto en su imagen: no hay progresismo, ni filokirchnerismo que sean compatibles con ella. De esa forma limita su intento de aparecer como candidato todo terreno, arrastrando votos de todos los sectores del espectro político.

La pregunta es por qué hizo esa alianza si lo limita. Una alianza que trató de no asumir en forma pública supuestamente para evitar que le haga daño. Lo real es que el macrismo se estaba extendiendo como posibilidad de voto hacia las intendencias del norte del conurbano. Ya había hecho pie en Vicente López con Jorge Macri. Sin esta alianza, el voto hubiera sido para el macrismo. Ahora, ese voto sigue teniendo las mismas características socioculturales, pero lo capitaliza Massa, como esperanza blanca del voto anti K más duro. Una especie de voto útil anti K, como ya ha sido elegido así por los grandes medios que buscan la caída del kirchnerismo.

Es una alianza parecida a la que convocó en su momento el menemismo con la UCeDé, el partido del cual proviene Sergio Massa. No por casualidad, en estas elecciones primarias en el distrito de San Martín, de donde proviene Massa, y donde pasó de la juventud de la UCeDé al peronismo de la mano del gastronómico Luis Barrionuevo, compitan dos listas massistas, una de ellas apadrinada por Graciela Camaño, esposa del sindicalista. Esta alianza hacia el centroderecha, que reedita la estrategia del menemismo, es la única que puede competir con el kirchnerismo. Las alianzas del peronismo hacia el centroizquierda están cubiertas por el kirchnerismo y no queda lugar en ese espacio a no ser el de un antiperonismo estéril desde el punto de vista electoral.

Pero esta alianza vergonzante con el PRO terminó por triturar las expectativas que podría haber tenido Mauricio Macri para una candidatura en el 2015, cuando debe dejar la jefatura de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. Al subordinarse al intendente de Tigre, Macri llegará a las presidenciales de ese año sin estructura propia en el distrito más poblado del país. Así no será nunca un candidato con posibilidades.

Massa empezó con mucha ventaja en las primeras encuestas, en este tiempo Insaurralde ha crecido y ya está cerca del tigrense. Pero, en definitiva, la verdad verdadera se sabrá en los resultados electorales.


Gentileza de: Roberto Montes.-

26 DE JULIO DE 1953: SE PRODUCE, CONDUCIDO POR FIDEL CASTRO Y OTROS COMPAÑEROS, EL ASALTO AL CUARTEL MONCADA EN CUBA

*Por Prof. Daniel Chiarenza

Aspecto de la fortaleza, luego del frustrado Asalto al Cuartel Moncada.

Después de dar el golpe de Estado contra el proceso electoral que posicionaría al Partido Auténtico Cubano –al cual pertenecía el joven Fidel Castro- en el gobierno efectivo de Cuba, el dictador Fulgencio Batista –autor de la acción terrorista- pasó unos primeros meses que se caracterizaron por una sospechosa tranquilidad que preludiaría la tormenta política que se avecinaba. En 1953 Fidel proyectó una operación revolucionaria suicida, el asalto al Cuartel Moncada, que tuvo lugar ese día.

Los prisioneros (el primero de ellos es Fidel) luego de aquella primera derrota que en pocos años devendría en el triunfo de la Revolución Cubana.
Grupos de civiles armados, encabezados por Fidel Castro y contactados con otras células similares que atacaron que atacaron otros puntos estratégicos de la Isla, asaltaron el Moncada, plaza fuerte del ejército batistiano en Santiago de Cuba. El fracaso se patentizó aún antes de arribar al cuartel puesto que las caravanas de automóviles y camiones que transportaban a los efectivos rebeldes fueron detectadas casualmente por una patrulla del régimen, siendo atacadas de inmediato.

Inmediatamente se asocia el ataque al Cuartel Moncada con la frase de Fidel: “¡La Historia me absolverá!”.

De esta manera se extravió parte del material y un grupo valioso de hombres, Pero los demás se lanzaron alocadamente al ataque. Las armas cortas de los rebeldes (las largas iban en uno de los camiones extraviados) poco pudieron frente a las ametralladoras y el material artillado de los defensores de la fortaleza. Igualmente, el combate se prolongó durante cinco horas, aunque terminó con una aplastante derrota de los atacantes. Treinta y tres muertos sobre el terreno y otros al ser rastrillada la zona luego de la intentona andictatorial, fue el resultado final de la frustrada operación. Fidel y Raúl Castro fueron hechos prisioneros y condenados por el régimen. Fidel, sometido a juicio, desde el banquillo de los acusados encaró su propia defensa –convirtiéndose en fiscal del régimen- pronunciando un célebre alegato contra la dictadura de Batista y que constituirá el programa nacional y popular de la futura revolución: “La Historia me absolverá”.

Ese día la ciudad oriental de Santiago de Cuba se entregaba a la diversión en los carnavales, cuando un grupo de jóvenes atacó el Cuartel Moncada, segunda fortaleza del Ejército, con el joven revolucionario Fidel Castro al frente. 

Denunció los crímenes y los criminales, denunció el golpe de Estado batistiano, denunció la injusticia social y para su remedio propuso un programa de reforma agraria, nacionalizaciones e industrialización, contra la desocupación y el analfabetismo, por la salud y la vivienda del pueblo, junto con la conquista de las libertades públicas y la democracia política”.


ARCHIVING MOMENTARY SET-BACKS FOR FUTURE PROMOTIONAL MATERIAL - FIDEL CASTRO 1953

“En cuanto a mí, sé que la cárcel será dura como no lo ha sido nunca para nadie, preñada de amenazas, de ruin y cobarde ensañamiento, pero no la temo como no temo la furia del tirano miserable que arrancó la vida a setenta hermanos míos.
“¡Condenadme! ¡No importa! ¡La Historia me absolverá!”.

"La Historia me absolverá", en versión ilustrada por Guayasamín. 

Fue condenado a cumplir una severa pena en la Isla de Pino, de 15 años de prisión.

Mientras tanto, los comunistas estalinistas cubanos condenaban el asalto al cuartel Moncada, porque sostenían que la solución de los problemas de Cuba no podía superarse con la violencia y buscaban otra forma de influir sobre Batista.

Un cubano contemporáneo opina: “La victoria revolucionaria actual de Cuba ha tenido lugar, en mucho porque Fidel en vez de beber ejemplos extraños a nuestra realidad concreta, supo, partiendo de la experiencia universal teórica, aplicarla a las condiciones cubanas sin hacerle concesión a la fraseología de moda en Europa, ni mucho menos aplicar remedios con fórmulas que no fueran tan cubanas como sus palmas”.El programa de Fidel Castro el 26 de julio de 1953 es coincidente con las formulaciones liberadoras de Martí durante la guerra de independencia, cosa que el mismo Castro se encarga de explicar en el célebre alegato: “De igual modo se prohibió que llegaran a mis manos los libros de Martí; parece que la censura de la prisión los consideró demasiado subversivos. ¿O será porque yo dije que Martí era el autor intelectual del 26 de julio? Se impidió, además, que trajera a este juicio ninguna obra de consulta sobre cualquier otra materia. ¡No importa en absoluto! Traigo en el corazón las doctrinas del Maestro y en el pensamiento las nobles ideas de todos los hombres que han defendido las libertad de los pueblos”.