Seguidores

22 de julio de 2013

EL OXIMORON NACIONAL

*Por Violeta Paula Cappella.


Lázaro Carreter1 define al oxímoron como: “Enfrentamiento de dos palabras de

significado contrario.”


Pese a que la definición apunta a la palabra y no a los actos, me detengo en ambos y

reflexiono sobre lo enunciado y lo actuado, como un oxímoron que deja el juego de los

términos opuestos en sí y pasa al plano del “cogito ergo factio lo contrario”: el acto del

pensamiento como opuesto al acto fáctico a posteriori.


Decirle a alguien “te amo” y luego, propinarle una cachetada, es un oxímoron teóricofáctico.

Del mismo modo, que insultar a la economía nacional o mundial y abarrotar

después, el carro del supermercado con mercaderías útiles más toda clase de inutilidades

que van de la mano del mero antojo o capricho.


Un hecho similar ocurre cuando cualquier votación.

Para no especular aún con la futurología, me retrotraeré hacia las elecciones llevadas a

cabo en los años ’90: la destrucción del patrimonio nacional desvencijado, arcaizado,

desmantelado y devaluado adrede era harto evidente y los votantes proponían un no

retorno al menemato, sin embargo, a la hora de introducir el voto en la urna, toda

capacidad de análisis acerca de una posible recuperación del patrimonio nacional, fue a

parar al cajón de los recuerdos olvidables (valga pues aquí el oxímoron) y Menem tuvo

su segunda presidencia.


Es harto sabido que la derecha argentina, lejos está de ser “nacionalizadora”; tiene una

devoción confesa por extranjerizar, en sí, por europeizar (en el pasado) y ahora a la

europeización, hay que sumarle la yanquización, por llamar a esta genuflexión hacia los

EE.UU. de alguna manera. A esto, le llama “globalización”.


Es harto sabido también, que la reindustrialización de un país, no puede darse como

cuando la revolución industrial, pues en estos tiempos, la fábrica prácticamente

prescinde del homo faber y lo suplanta por la mecanización computarizada, por lo que

la clase media-fabril ha entrado en el desesperado recurso de jaque perpetuo, donde el

Estado, es quien media para conseguir tablas.


La clase media-altibaja, media a secas y la media-altanera, cuya cabeza siempre estará

cercada por las fauces del bolsillo y dentro de este, con la nariz capturada por la trampa

ratonera de la tarjeta de crédito, se vio en gran medida ya en un impensado jaque mate,

cuando el cartel emergió en las villas miseria: “Bienvenida clase media”.


La clase media sobreviviente al golpe de estado y al menemato, se destrozó a sí misma

y se pauperizó en el radicalismo de 2.000 y 2.001; un período breve al que no puedo

denominar ni como dela-ruato ni dela-ruísmo, sino más bien como “ca(ni)vallismo” y

dela-ruinismo; el primero, porque fue más importante el Ministro de Economía que el

Presidente de la Nación, y el segundo, porque la imagen presidencial terminó de

aniquilarse con un helicóptero, y más tarde, siguió en caída libre hacia al abismo con las

sucesivas presidencias que duraron una semana y con la narcopolítica duhaldista.


Néstor Kirchner, guste sí o no, fue quien recuperó la imagen presidencial, ya no desde

una Ferrari o un partido de golf, sino desde el acto, el discurso, la convocatoria, los

hechos y aún la imposición de su voluntad, que bien sabía, era la voluntad de los aún

sangrantes heridos de la dictadura y de los que clamaban justicia.


Los clase media, están preparados, y siempre lo estuvieron, para la figura masculina de

Presidente de la Nación, pues el “ser nacional”, admira y/o respeta a la figura patriarcal,

donde el complejo de Electra se evidencia en hombres y mujeres. Pero el complejo de

Edipo, no se satisface ni puede saciarse freudianamente, sino que debe ser reflejo de la

propia tragedia de Sófocles aunque invertida; a saber: voto a la Presidente-madre, me

enceguezco contra ella y luego, ya ciego, intento aniquilarla.


El asesino-votante-ciego, que pulula por las redes sociales, no hace más que ejercer su

Edipo insatisfecho, en tanto la asesina-votante-ciega, que igualmente pulula por las

redes sociales, es la huérfana-viuda del falo presidencial.


Desde este punto de vista, comprendo a la mediana exseñora de los mediodías en su

conjetura sobre la supuesta falsedad del fallecimiento de Néstor Kirchner, porque, y aún

no siendo el expresidente santo de su devoción, en su retorcida mente no cabía una

doble viudez: la propia de su marido legítimo (Tinayre) y la de su expresidente.


Otra conjetura muy singular y simbólica se dio durante la presidencia de Néstor: ella

(Cristina) es la que manda y él (Néstor) obedece. La base de este postulado debe

analizarse como un retroceso al deseo del Justicialismo con Evita (la madre ausente que

debía ser reinstaurada en la figura de Cristina) y Perón (Néstor).


Cuando los roles se invirtieron, se invirtió automáticamente la frase y fue: él (Néstor) es

el que manda y ella (Cristina) la que obedece. Y esto atiende justamente a que el “falo”

presidencial no podía estar ausente en las mentalidades medias.


Es así, que hoy asistimos a toda clase de vulgaridades y excesos en el discurso contra la

Presidente de los que se enfrentan a su propio jaque perpetuo en la vida: no habiendo

podido satisfacer su libido de púber perturbado por haberse dado cuenta que no es el

hijo al que mamá satisfará eternamente en todos sus caprichos, pues mamá no puede ser

mamá-novia, se revela contra ella, la insulta y la desmerece, ya que mamá solicita

pensar y esto al enfant gâté le desagrada, porque en su infantil mente no concibe que

una mujer pueda vivir, moverse y tener su ser; el enfant gâte, sea hombre o mujer,

sostiene un cínico pensamiento machista y no puede concebir la ausencia del falo

presidencial.


El oxímoron emerge entonces con toda su potencia: “porque te amo, te insulto”. Y en

este momento, en las mentalidades enanas, el voto se convierte en el propio falo que

introducirá en la vagina de la urna con la sola intención de violar a la madre, de

lastimarla, de herirla, sin importarle las consecuencias que él mismo pueda sufrir, pues

ya está ciego y tanteará en el cuarto oscuro la boleta electoral-falo más grande y

denigrante que pueda percibir.


Sólo volverá a revalorizar a la madre, cuando ya adulto, haga una mirada retrospectiva y

se dé cuenta que mamá-presidente lo cuidó de sí mismo, mientras él se envalentonaba y

revelaba contra sus hechos y palabras, sean buenos o no, ya que en sí, le estaba pidiendo

a gritos, del modo que sea, una reflexión seria y aplomada sobre sí mismo y sobre la

patria, y esto, para el enfant gâté que se ha arrancado los ojos, es un imposible, pues aún

no se ha dado cuenta que debe pensar con la cabeza sobre los hombros; y la cabeza

sobre los hombros pesa, exige reflexión madura, exige prudencia, exige adultez.


Como corolario diré, que la derecha (que suele resignificarse en los momentos de

desorientación a posteriori de un ataque de histeria), en las féminas insatisfechas, cuaja

bien, ya que necesitan del falo-FAL presidencial, y a los machos, les permite un

descarado exhibicionismo de sus más aberrantes e impúdicos pensamientos, alterados

productos de la eyaculación mental precoz.


Notas:

1 Fernando Lázaro Carreter – Diccionario de Términos Filológicos – Biblioteca Románica Hispánica –

Editorial Gredos – Madrid – 1984.-


Nota: es de destacar, que, aunque no se esté a favor de un Gobierno, de una posición

política, o político-económica, jamás debería haberse llegado al extremo del desmedido

insulto y las bajezas, pues estos, no conducen a nada constructivo, carecen de categoría

de “oposición” y más que nada, de fundamentación teórica y/o retórica. El insulto

emerge como resultante de la ausencia inmediata de capacidad reflexiva: al no existir

coherencia en cómo refutar un acto o un discurso, no cabe otra salida, repito, en las

mentalidades enanas, que descender hacia el caos envolvente, centrífugo y centrípeto de

los infiernos y extraer de allí lo que existe: materia en putrefacción.

SI FUERA JODA, NOS REIRÍAMOS...

*Por Megafon


“Si llueve o hay alerta de lluvias, no saques la basura. Conservala en tu casa, ya que en la calle pueden tapar las bocas de tormenta y producir inundaciones”.

Si ustedes creen que esto es una joda, visiten la página del Gobierno de Macri: http://www.buenosaires.gob.ar/ciudadlimpia .

Si ustedes viven en la Ciudad de Buenos Aires saben que la única joda es el Ejecutivo Porteño.

Caminar, circular en auto, viajar en subte, cualquier forma de movilizarnos que elijamos no tiene escapatoria posible: la condena está dictada.

Pero como si fuera una burla sobre la misma burla que significa vivir con Macri a cargo del segundo presupuesto más alto del país, nos indica que somos nosotros los responsables de sus inacciones.

Si sacamos la basura cuando llueve, si no juntamos las hojas que “debemos” barrer, basura en las esquinas porque nosotros las tiramos allí, llamar al 147 para que retiren “restos de poda” que se supone hicieron ellos.

No puedo explicárselo a mi sobrino que cursa cuarto grado de la escuela primaria, no encuentro la manera de elaborar la exposición sin que Luca no me mire pensando “la tía enloqueció”.

Tal vez llegó el momento del Apocalipsis para Macri y esta manera de bombardear Buenos Aires sea su manera, su única manera de salvarse.

Esta mañana una compañera me dijo: “Me asombra que los porteños, soporten esto. Deseo que esta mugre, los haga reflexionar cuando voten. No me gustaría llamarlos sucios de toda suciedad”.

A los porteños tampoco nos gusta que la “mugre” nos tape. Algunos necesitarán reflexionar, tal como dijo en su frase, pero muchos lo único que necesitan es dejar de ser antiperonistas. El resto lo hacemos nosotros.

A las “conductas” de la página porteña le falta una indicación: “Para limpiar, empecemos por Macri”.


"ESPERABAN QUE YPF FUERA UN FRACASO PARA VOLVERLA A MANOS PRIVADAS"




CFK calificó de "muy importante" al acuerdo firmado entre YPF y Chevron. Renovó el pedido de "compromiso de todos los votantes" para que no se vuelva a vender la aerolínea de bandera, no se dilapiden los recursos naturales o reforme la carta orgánica del BCRA.

La presidenta Cristina Fernández de Kirchner hizo alusión al acuerdo firmado ayer entre la petrolera YPF y la norteamericana Chevron. Indicó que el acuerdo fue "importantísimo" y aclaró que se firmó en el "marco del decreto de promoción" y que el mismo es "extensivo a todas las petroleras que inviertan más de 1.000 millones".

La Jefa de estado dijo que a algunos "les molestó" y señaló que hubieron quienes "rompieron vayas en el edificio" o "se subieron a torres de YPF", y advirtió que si bien todos tienen derecho a expresarse "no lo hacían cuando Repsol se llevaba toda la guita y no dejaba un solo mango aca".

"Cuando tome la decisión en base a recuperar la soberanía hidrocarburífera en ypf no fue de caprichosa fue porque pasamos de ser exportadores netos de combustible a importadores netos y lo que ustedes pagaban de nafta se iba para afuera no se reinvertía en el país. Por eso a algunos les molestó", dijo.

Calificó de "contradictorias" las críticas que ayer algunos sectores formularon despecto del acuerdo "no se si te acordás que decían que no traíamos inversiones extranjeras, que no teníamos confianza y ahora que una de las principales empresas viene a invertir mas de 1.000 millones para explotación de gas e hidrocarburos no convencionales en Vaca Muerta y todas son críticas", dijo y agregó "parecen la gata flora. La verdad que no se entiende o sí se entiende".

"En dealidad esperaban que YPF fuera un fracaso para que luego tal vez más adelante pueda volver a manos privadas como hiceron con todo o gran parte de nuestro patrimonio nacional", concluyó.

En ese sentido renovó el compromiso "de todos los votantes" para defender los logros alcanzados. "Este es el compromiso que me gustaría que tomaran los votantes que no vuelvan a permitir que vendan nuestra aerolínea de bandera, que no permitan que se transforme la Carta Orgánica del Banco central, que los fondos de la Anses siempre sean para los jubilados y para alentar la movilidad social".


Fuente: APU

ENTRE LA "NOBLEZA" DE LA TOGA Y LAS PAPARRUCHADAS, EL PUEBLO


Por Víctor Leopoldo Martínez*


La "Nobleza” de la Toga


A propósito de la reforma judicial que había impulsado el gobierno Nacional aprobada por el Congreso y declarada inconstitucional por la Suprema Corte de la Nación, se hace necesario rescatar algunos aspectos históricos que hacen al meollo de la cuestión relacionados lógicamente con errores políticos cometidos desde el oficialismo. Desde que este mundo es mundo se sabe que los sistemas de poder que se construyeron a la largo de la historia o bien se acabaron, o fueron sustituidos por otros; pero no se conocen casos de suicidios sistémicos. Resultaba una estupidez pensar que el poder judicial argentino de un día para otro lo haría.

El español Francisco Quevedo solía sostener: “Donde no existe justicia es peligroso tener razón.” Si a eso le agregamos la idea que el griego Trasimaco tenía sobre la legislación: “Los poderosos siempre hicieron las leyes de acuerdo a sus intereses y conveniencia”, para el caso argentino y en este tema tenemos “cartón lleno”.

La “nobleza de la Toga” argentina, genial denominación dada por el brillante historiador Jorge “el colorado” Abelardo Ramos, y esta acordada casi unánime de inconstitucionalidad de la reforma en cuestión es el más fiel y acabado ejemplo Quevediano. Históricamente fue y sigue siendo evidente el nivel de politización que siempre prevaleció en las sucesivas y anquilosada jerarquía judicial a la hora de expresarse, quedar bien con el poder de turno, o ver en riesgo su quintita de poder. El alto nivel de corrupción que siempre existió entre los miembros del cuerpo en sus distintos niveles, estamentos e instancias es el otro detalle interesante. “Precedentes” ex profesamente soslayados por una prensa complaciente en función de intereses sectoriales mutuos sobran; la educación hizo el resto en cuanto a domesticar a la ciudadanía.

Con solo detenerse y recordar aquello que nos fue vendido escolarmente como logro de avanzada para la época, la “abolición de la esclavitud” sancionada por la asamblea del año XIII de hace dos siglos, basta: “A partir de la sanción del presente estatuto serán libres los hijos de esclavos (libertad de vientre)” ; pero se cuidaron muy bien de no liberar a los esclavos que constituían la servidumbre de los patricios de la época. “Hecha la ley hecha la trampa”; el resto quedó en mano de la prensa e historiadores oficiales que lo vendieron como “logro social” y la educación que lo internalizó como valor sagrado. Tan es así que hace unos días casualmente escuché de boca de un juez “casamentero” y hablando de los “sentimientos” -aristotélico (1) el hombre, no solo en lo ideológico sino por lo peripatético en lo lingüístico- justificar la esclavitud humana como un “estado natural ya que constituía un sentimiento previo muy arraigado en los esclavos, algo que ni la libertad se lo podía quitar”; o sea un esclavo libre no sabría qué hacer con su vida(¿?). ¡Un disparate! Esto lo escuché en junio de 2013.

Estructurada de manera perversa en cuanto a su enmarañado funcionar, con sumo agrado la justicia Argentina siempre estuvo al servicio de los intereses de los poderosos de este país; funcionó así desde su misma génesis porque debía hacer honor a la palabra empeñada ante ellos.

La pátina de ser un “poder republicano” con que se barnizó le sirvió y sirve para garantizar su carácter de intangible. Pero también lo utilizó para facturarle a esos poderosos el “costo” de su servidumbre. Sus miembros gozan de altos privilegios que ningún ciudadano tiene y los transforma en dioses de un imaginario Olimpo; reciben un trato diferencial en lo jurídico en cuanto a beneficios y para ellos es natural el elevado y gracioso nivel de vida con el que pasan sus días mundanos, paradójicamente algo totalmente contradictorio hasta con el propio espíritu constitucional de valores ciudadanos y de igualdad ante la ley. Estoy hablando de una nobleza judicial instalada en un republicanismo verborrágicamente dibujado que hasta se anima a hablar de cuestiones políticas manchadoras de su impoluta tarea de impartir justicia.

Sin embargo hay algo en ellos digno de elogiar. La “familia judicial” quizá sea el único caso de “familia” que se cuida muy bien de no ventilar públicamente sus trapos sucios; en eso sí son respetuosos del código de honor que les facilita acceder al carnet de pertenencia y recibir seguridad jurídica.

Argumentar la inconstitucionalidad de la ley que pretendía la elección directa de los integrantes de los Consejos de Magistratura como lo hicieron los integrantes de la Suprema Corte sobre la base de querer contrarrestar una posible “politización partidaria” de dichos Consejos, es tan absurdo como sostener que toda ley nace políticamente aséptica y no por una decisión política; tan absurdo como negar la interpretación subjetivamente ideológica que muy a menudo suelen hacer los jueces al aplicar ciertas leyes. Lo que hizo la Corte fue presentar un dictamen de inconstitucionalidad de una manera aséptica y asexuada con el burdo argumento de ajustarse al “espíritu de la Carta Magna”; una contra natura negación del peso de la condición humana y de interés sectorial a la hora de emitir juicios de valor en formato de argumento legal. La quintita judicial corría peligro.

Estoy seguro que la presidenta Cristina Fernández de Kirchner sabe muy bien de esta historia y de estos menesteres y no desconoce sus vericuetos; simplemente por ser una profesional de la abogacía. El problema está en la mediocridad en algunos casos y la torpeza e impericia en otros que evidentemente existe en sus operadores políticos en el marco del Congreso Nacional y del Ministerio de Justicia.

La paparruchada

Las cuestiones legales siempre estuvieron construidas a la medida de ciertas necesidades sectoriales, políticas (la reforma del “94” por caso) y/o intereses económicos. Los intricados vericuetos donde hasta el respeto por “las formas” y “los tiempos” pasan a tener un valor fundamental deben ser conocidos hasta en sus más mínimos detalles por los que pretenden plantear una batalla en ese terreno. Las movidas y presentaciones realizadas por hombres del oficialismo fueron paparruchadas poco serias.

Como en otras ocasiones y temas este fracasado intento de reforma judicial tiene responsables concretos y dichas paparruchadas legales deben ser tenidas en cuenta por la Sra. Presidenta para que no se repitan. El pueblo argentino en su gran mayoría no duda de las buenas intenciones presidenciales aunque los medios hegemónicos se la pasen intentando sembrar el avance del descreimiento y la duda generalizada en la población. Pero en ocasiones con las intenciones no alcanza; “el camino al infierno suele estar empedrado de buenas intenciones.” Es evidente que el actual gobierno tiene enquistado en sus filas de gestores un sector “filo progresista” cuya inexperiencia de gestión político-administrativas le está generando al ejecutivo más de un incendio, no pocos dolores de cabeza y una sobre exigencia sobre la tarea presidencial que a cada rato debe salir a defender imprudencias ajenas con argumentos políticos genéricos y coyunturales; aun sabiendo Cristina que hay torpezas indefendibles.

A la nobleza de la toga no se la puede enfrentar jurídicamente con slogan y consignas panfletarias; menos correrla por izquierda porque en esencia y en lo ideológico sus hombres y mujeres son de derecha. Además está armada con la batería legal necesaria para contrarrestar y/o entorpecer cualquier peligroso ataque. Es un error garrafal pretender dar una batalla en el terreno jurídico con chicanas leguleyas que intentan soslayar los vericuetos legales; más que error resulta una torpeza imperdonable cuando son varios los frentes de ataque que el gobierno nacional debe enfrentar en estos momentos.

El Pueblo...

...seguramente era y seguirá siendo el más interesado en una posible reforma judicial. Por lo general lo afecta directamente. La celeridad o lentitud de los procesos judiciales siempre tuvieron claras connotaciones políticas ya que determinaban el futuro de causas en tiempos, formas y en estrecha relación al nivel social del o los imputados además de la repercusión social de cada caso. Quién hoy en día puede dudar de la infinidad de plantaciones de pruebas falsas para imputar a “perejiles” con operaciones mediáticas como apoyo logístico y de esa formar liberar “zonas” para que los verdaderos delincuentes sigan operando con total impunidad y complicidad policial. Quién hoy en día puede desconocer cómo se opera desde la Justicia para que los poderosos puedan seguir actuando a su antojo también con total impunidad.

Ahora la Corte seguramente fallará a favor del gobierno en el tema ley de medios. Una lógica y poco llamativa compensación. Pero todos los recursos presentados por los operadores del grupo monopólico Clarín cumplimentando adecuadamente con las formas legales le permitieron a Magnetto ganar casi tres años, tiempo más que suficiente para reacomodar y rearmar la estrategia que seguramente dará continuidad a su actual control masivo de medios de comunicación. De esta forma la Corte lava esa mancha “antipopular” por el reciente fallo, queda bien con el gobierno y todo seguirá como entonces pero con nueva fachada. El pueblo como siempre seguirá esperando por una justicia un poquito más ecuánime.


Especial para El Esquiú.com
(*) Director de la Publicación digital EL EMILIO


Notas:
(1)Aristóteles, Estagirita griego fue el que contrapuso a la República de Platón un Estado fundado sobre una justicia inflexible y el deber que tenían todos los ciudadanos de contribuir al “bien público” (¿?), Estado y justicia Aristotélica que solo debía ser manejada y dirigida por los más aptos, para quienes no habría leyes aplicables en su contra ya que son la encarnación misma de ellas. En términos criollos y con un ejemplo de actualidad basta para entender esto: Carlos Saúl I acaba de ser condenado a prisión por uno de los tantos delitos cometidos durante su gestión, pero por ahora se salva de la cárcel al estar amparado por los fueros “constitucionales” de legislador. Para encarcelarlo habría que lograr el desafuero parlamentario sin lo cual es imposible que la sentencia se cumpla. Un Estado Aristotélico con una justicia a la medida de Mariano Grondona quien aplaudió a rabiar la gestión menemista.

ADICCIONES

*Por Gabriel Fernández

Es indudable: Jorge Lanata es famoso. Cumplió así un sueño muy propio, que lo relaciona con firmeza al mundo del espectáculo. Si no fuera por su compulsión, esto no debería haberlo alejado del periodismo.

La fama de los periodistas en televisión abierta suele ser, les cuento, una dificultad en el trato social de los periodistas que cumplen su función laboral en medios gráficos y radiales. Formados para informar y analizar -bien o mal- sobre los episodios de actualidad, deben entablar este diálogo recurrentemente con familiares y vecinos:
-¿En serio sos periodista?
-Si, hace más de diez años que laburo en esto.
-¿Y cómo es que no te conoce nadie? ¿Porqué no salís en la tele?
-Soy periodista, no bailarín, ni animador, ni cantante, ni actor…
-Suena a excusa para decir que no llegaste a nada en tu carrera… ¡periodista es Lanata que lo conocen todos!

Con variantes, esa es la conversación habitual. Hay que estar sólido en el oficio, con certezas hondas sobre las características del trabajo, para dejar de lado todo comentario en ese sentido. Más de 10 mil trabajadores de prensa llevan adelante su labor cotidiana, la tarea para la cual fueron forjados, sin la espectacularidad de la pantalla.

La fama no es puro cuento: al igual que el cigarrillo, el sexo, el dinero, la cocaína, puede ser un placer o una adicción. Y cuando la ansiedad extrema por conseguir recursos y difusión se torna enfermiza, puede llevar a una absorción indiferenciada de materiales destinados a sostener un lineamiento editorial prefijado y una repercusión soñada.

Luego del traspié del domingo pasado, Lanata montó en cólera con el otro D´Elía. Un tal Carlos, gerente de noticias de Canal 13, quien desmarcó su gestión y la del medio ni bien observó que Gabriel Levinas, el otrora prestigioso investigador de El Porteño, había caído en una trampa sencilla, por seguir el tren a la locura antioficial del fundador de Página 12.

La situación en vivo fue muy tensa. Lanata, ustedes lo recuerdan, supo inmediatamente que Luis D´Elía estaba difundiendo un video en el cual el presunto principal denunciante señalaba que todo era una farsa, al tiempo que afirmaba aprietes de la producción, inadmisibles en profesionales que buscan la verdad. Vale una observación tangencial: el entendimiento inferior del público de Lanata llevó a risotadas que salieron al aire mientras se conocía la revelación que abortaba todo el programa.

Al otro día Luis salió al aire en La Señal, por la Gráfica: además de recordar los contenidos del video realizado de común acuerdo con su amigo Codarín, nos dijo algo contundente: Así trabaja Lanata. Lacónico, el dirigente político y social se limitó a explicar lo acaecido y a reflexionar sobre la intensidad de los ataques que, por elevación, recibe el gobierno nacional una y otra vez, sin más argamasa que el deseo del emisor.

Según narró Infonews, la situación interna en Canal 13 es brumosa. Pero lo que nos han contado otras fuentes trasciende la puja con Carlos D´Elía. Los anodinos Nelson Castro y Joaquín Morales Solá, cuyos productos son recomendados por los médicos a sus pacientes con trastornos en el sueño, están desatando la densidad de su envidia contra Lanata por haber llegado a su región laboral haciendo pata ancha y obteniendo ingresos más apreciables.

La compulsión por generar un producto de gatillo fácil, en el cual se vuelquen continuamente acusaciones orientadas a demostrar que todos los que adscriben al gobierno son ladrones y que a los morochos como Luis no se les puede dar poder porque no saben manejarlo, conllevó a la elaboración de un programa unilateral, sin análisis, sin contracara y sin autocrítica.

El que conoce alguna variante del Grupo Clarín, sabe perfectamente que allí no existe un solo producto periodístico en el cual se pueda responder, acerca de un tema de actualidad, a las preguntas Qué, Quién, Cuándo, Cómo, Dónde, Por qué y Para qué. Es decir, no es posible ejercer el oficio en el monopolio: sólo resulta admisible advenir propagandista.

Lanata es talentoso. Saldrá de esta. Pero ha contribuido a hundir, rápidamente debido a su adicción, la credibilidad del periodismo opositor. A limar la comunicación asentada en la falsía y en el único objetivo de combatir el proyecto nacional y popular para reponer las políticas que por tres décadas nos condujeron a una hecatombe económica y social. Levinas tardará más en reponerse. Será contratado, a futuro, como operador en las sombras; eso le permitirá sostener un nivel salarial de interés.

No está nada mal como primer colofón de un ciclo tan reciente.
Todo un éxito.

En tanto, miles de colegas, que desarrollan su actividad cuidando cada afirmación, cotejando cada fuente, ralentizando la salida al aire de un material para asegurarse de no estar engañando al público, sonríen levemente, para sus adentros, mientras se dicen:
-Y si, es que yo me dedico, en serio, a esto.

*Director La Señal Medios – Area Periodística Radio Gráfica.

PORQUE DEBEMOS CAMBIAR?

*Por Jorge Rachid

Detrás de la demanda electoral opositora está supuestamente la necesidad del cambio de gobierno a partir de las elecciones legislativas de este año. Casi toda la publicidad se da en el cambio, cada candidato, cada alianza enarbola esa posibilidad con definiciones como “es el final del ciclo”, “no se aguanta mas”, “ es peor que la dictadura”, “autoritaria, despechada, rencorosa”, “yegua”, “ella o vos”. Como es dable observar una catarata de reflexiones políticas profundas, destinadas a apuntalar el pensamiento y generar conciencia nacional. Da vergüenza ajena la oposición política.

Supongamos por un instante que todas las adjetivaciones fuesen ciertas, aún así, no se expresa ningún análisis político serio sobre la marcha de la Patria en los últimos 10 años. Ninguna mención a la recuperación del estado en su rol excluyente, en la pugna de intereses que anida en cualquier sociedad, superando la teoría del mercado neoliberal, darwiniano y egoísta que condenó a los argentinos durante cuatro décadas desde 1976. Como la lista de realizaciones sería exageradamente larga para un artículo sólo haré un repaso de las contradicciones, supuestamente ideológicas, que anidan en la oposición, en especial en las que vienen del campo nacional, aunque alejadas de lo popular.

Se plantea que esto no es peronismo, que el gobierno es montonero, que es evitista y camporista, que son los que Perón echó de la Plaza de Mayo, que desprecia a los trabajadores, que es corrupto y trabaja para sus empresas amigas, que sus funcionarios son de “otro palo”, desde ucedé a marxistas, todo expresado bajo un manto de pureza franciscana, ahistórica y virginal.

A Perón no se lo recita, se lo ejecuta en la práctica y este gobierno desde el 2003 viene sistemáticamente aplicando peronismo. La leyes laborales recuperadas, los derechos sociales ampliados en todos los rubros desde jubilaciones a la AUH, los espacios de decisión nacional ejercidos soberanamente tanto en lo económico como en el plano internacional, siendo protagonista la Argentina del grupo de los 20 exigiendo la modificación del Consejo de Seguridad de la ONU, además de pedir la incorporación de la OIT a ese ámbito, como asimismo la adecuación de los organismos de créditos internacional a los procesos de desarrollo antes que al apuntalamiento del sector financiero global, terminar con la hipocrsía de los paraísos fiscales, todos elementos de trágica fama en los años del neoliberalismo. En lo regional el fortalecimiento del MERCOSUR con la incorporación de Venezuela, la creación del UNASUR y la CELAC herramientas que ya están siendo atacadas por los agentes locales del imperialismo para debilitarlo, como la Alianza del Pacífico motorizada por EEUU para fracturar un frente de gobiernos democráticos y populares que no han podido desplazar, como en Venezuela en el golpe de estado del 92, el intento de golpe de Ecuador con la policía, la fractura intentada de Bolivia entre los llanos oligárquicos y la sierra profunda indígena, para debilitar a Evo Morales en una nueva balcanización. Lo lograron en Paraguay con un golpe palaciego teñido de democrático por las Cámaras Legislativas, también en Honduras con un golpe militar y expulsión del presidente Zelaya.

Si hubo en nuestro país, redistribución de la riqueza, aumento impresionante del trabajo, se puso en calidad de beneficiarios plenos de la seguridad social a la mayoría de los argentinos, en especial los de edad jubilatoria con una cobertura del 94%, la mayor de América, si se recuperaron los fondos de las AFJP. YPF, el Banco Central al servicio de los argentinos, la Bolsa de Valores, la distribución de energía, aguas argentinas, Aerolíneas Argentinas, las leyes laborales, las paritarias, el Consejo del Salario y podría seguir con transformaciones estructurales que modificaron sustancialmente la vida de nuestro pueblo, en especial a través de la obra pública, en particular agua corriente y cloacas, verdadero logro del apuntalamiento de la salud pública.



Si el pueblo tiene trabajo, la Argentina tiene dignidad internacional para no someterse, ni a los fondos buitres, ni a las demandas de los organismos internacionales, si la industrialización está avanzando, la investigación y el desarrollo hoy tienen ámbito y logros, entre ellos haber repatriado casi mil científicos argentinos que políticas neoliberales habían desparramado expulsando al exterior, si volvimos a producir tecnologías de punta y estamos en carrera de articular nuevos logros en materia satelital, con un mercado interno que acompaña con protagonismo el fortalecimiento del PBI, sin déficit y con balanza comercial equilibrada, manteniendo índices de crecimiento, con trabajo argentino, en un mundo que se derrumba: ¿Por qué debemos cambiar? ¿ a que abismo nos debemos asomar? ¿ que teoría ajena debemos adoptar? O es que nos acostumbramos a la “profecía autocumplida”, si todavía nos va bien, seguro se acaba, en la repetición automática de los ciclos de 10 años. Pues bien en el 2015 serán 12 años y el modelo seguirá.

20 DE JULIO DE 1951: LAS GOBERNACIONES DE CHACO Y LA PAMPA SE TRANSFORMAN EN PROVINCIAS ARGENTINAS

Provincia Presidente Perón (actual Chaco).

*Por Prof  Daniel Chiarenza


Mediante la Ley Nacional Nº 14.037, durante la primera presidencia de Perón, se provincializan los territorios nacionales del Chaco y La Pampa con los nombres de Presidente Perón, la primera, continuando denominándose La Pampa, la otra; en diciembre de ese año fue rebautizada Eva Perón.
Los Territorios Nacionales fueron delimitaciones políticas en regiones de nuestro soberano perímetro territorial, lugares donde históricamente no tenían jurisdicción las provincias creadas durante la época colonial.

Escudo de la provincia Eva Perón (actual La Pampa).

Los Territorios Nacionales significaron el ejercicio de la tutela sobre los pueblos originarios y un mensaje a los países limítrofes que los pretendían, la voluntad de ocupación e integración a la Nación Argentina.
1862: La Ley Nacional Nº 28, sancionada durante la presidencia de Mitre, estableció que todos los territorios fuera de los límites históricos de las provincias eran nacionales. Se puso fin a los reclamos de Mendoza y Buenos Aires sobre los territorios patagónicos.
1865-1872: Durante la Guerra de la Triple Infamia, en las presidencias Mitre-Sarmiento, se incorporó al territorio argentino la región que actualmente constituye la provincia de Formosa y otros al norte del mismo. En 1872 el presidente Sarmiento formó con ellos, por decreto, el Territorio Nacional del Gran Chaco, el primero de los muchos que se crearían. La creación fue ratificada, sin límites precisos, por la Ley Nacional Nº 576 de 1872, a partir de la cual se hicieron varias campañas punitivas contra los pueblos originarios del lugar.


Durante la presidencia de Sarmiento se hicieron campañas punitivas contra los pueblos originarios del Chaco y Formosa.

1876-1881: El tratado de 1876 entre Argentina y Paraguay, en la presidencia de Avellaneda, entregó a jurisdicción argentina el territorio de la actual provincia de Misiones. En 1881 se creó el Territorio Nacional de Misiones.

Gobierno de las Misiones Guaraníes hasta 1800, con pérdida de su propia autonomía (recobrada en 1803 - 1805, 1810 - 1811, 1815 - 1819, 1821 - 1841 y en 1954 en adelante) y de sus territorios.

1878: En plena Campaña del Desierto, y luego, en la presidencia Roca, se creó, por Ley Nacional Nº 954, la Gobernación de la Patagonia.
1882: Por Ley Nacional Nº 1.265 se subdividió la Gobernación de la Patagonia en: Territorio de la Pampa y el de la Patagonia, separados por los ríos Agrio, Neuquén y Negro.

Gobernación de la Patagonia.

1884: La Ley Nacional Nº 1.532 subdividió la Gobernación de la Patagonia creando a partir de ella las de La Pampa, Río Negro, Chubut, Santa Cruz y Tierra del Fuego. Se dividió también la Gobernación del Gran Chaco en los Territorios Nacionales de Formosa y Chaco, el último de los cuales comprendía también parte de las actuales provincias de Santiago del Estero (hasta 1910) y Santa Fe (hasta 1886).
1890-1899: Durante la Guerra del Pacífico, Argentina revivió su reclamo sobre la región que antiguamente había pertenecido al marqués del Valle de Tojo. Chile reconoció sus derechos, se afirma que en reconocimiento a la neutralidad o inacción argentina, y los territorios así anexados pasaron a conformar la Gobernación de los Andes en 1890.

Puede observarse claramente la gobernación de Los Andes.

1943: Por decreto del gobierno provisional de ese momento se subdividió la Gobernación de los Andes entre las provincias de Jujuy y Salta.

Los Andes pasó a ser un departamento, el más occidental, de
Salta, mayoritariamente.

1953: Luego de un laudo arbitral que estableció los límites con Brasil en esa zona, también durante la segunda presidencia de Juan Domingo Perón, el territorio nacional de ese nombre pasa a ser la provincia de Misiones.

1955: Por Ley Nacional Nº 14.408, durante la presidencia de Juan Domingo Perón, se transforman en provincias los territorios nacionales de Formosa, Neuquén, Río Negro y Chubut. Se crea también la provincia Patagonia que incluía a Santa Cruz, Tierra del Fuego, islas del Atlántico Sur y el Sector Antártico Argentino.


Provincia Patagonia: Santa Cruz, Tierra del Fuego, islas del Atlántico Sur y Sector Antártico Argentino.

1955: La dictadura militar de la Revolución Libertadora restituye a las provincias Presidente Perón y Eva Perón los nombre originales de El Chaco y La Pampa.
1956: La autodenominada Revolución Libertadora divide la provincia Patagonia en la de Santa Cruz y el Territorio Nacional de Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Atlántico Sur.

Por Decreto- Ley del PEN Nº 21.178, durante la presidencia de Carlos Menem, se transforma el último Territorio Nacional restante en provincia de Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Atlántico Sur.