Seguidores

20 de junio de 2013

"SI UNMASÓN HUBIESE SIDO MIEMBRO DE LA DICTADURA SE LO HUBIESE EXPULSADO"


Extensa entrevista con Jorge Clavero, Gran Maestre de la Gran Logia Argentina. Pasado y presente de la masonería en el país.



*Por Juan Ciucci y Enrique de la Calle


Masones (parte I)


AGENCIA PACO URONDO: ¿Qué es la masonería?
JC: La masonería, en general, tiene muchas definiciones, como es una institución que viene de la historia, se la define de muchas maneras. A mí me gusta decir que la masonería es una escuela de vida que está basada en un sistema de valores y que no tiene nada que ver con las religiones. La materia prima de la masonería es el ser humano, acá lo que vale es el hombre y trabajamos al ser humano desde que nace, se desarrolla y muere.

En la masonería se tratan todos los temas, temas filosóficos, temas científicos, temas políticos, pero siempre con un cierto nivel. Cuando hablamos de cuestiones políticas, tratamos de dejar de lado las cuestiones partidarias porque los masones somos libres pensadores, defendemos la libertad de pensar de cada uno. Cada hermano puede tener su manera de pensar, de expresarse y todos la consideramos correcta, porque nadie es juez de nadie.

Todo buen ciudadano que quiera venir a elevarse moral, espiritual, intelectual y éticamente, puede venir a la masonería a discutir los temas que quiera, tampoco decimos que es discutir, sino aportar para aprender. Para poner un ejemplo: vienen ustedes que son periodistas y se inician en la masonería y nos hablan de periodismo que nosotros no conocemos, a su vez, ustedes aprenden lo que hacen otros que conocen de otras cosas.

APU: ¿Cuántas logias tiene la masonería en Argentina?
JC: En la actualidad la masonería tiene alrededor de 240 logias que están distribuidas. Un poco menos de la mitad aquí en Capital y Gran Buenos Aires que es el núcleo urbano más grande, después hay algunas logias en las capitales de las provincias y unas 80 ó 100 logias distribuidas en distintas ciudades del interior.

APU: ¿Cuántos miembros tiene cada logia?

JC:
Cada logia puede tener entre 20 ó 40 miembros, porque más no se pueden juntar ya que la dinámica de la asamblea se hace muy grande. El trabajo es venir, empezar a trabajar alrededor de las 20 horas, después de haber salido cada uno de su trabajo, porque el masón vive de su trabajo y trabajamos, más o menos, una hora y media, dos horas. Se da unos 15 ó 20 minutos para las cuestiones administrativas, luego la lectura de actas con lo que pasó en la reunión anterior y se abre a los temas generales.

Uno de los miembros pide la palabra y dice: me dedico al periodismo y quiero hablar sobre periodismo. En general se trae una plancha que es un escrito de dos o tres carillas, se lo lee y luego sobre esas ideas que están en ese escrito, cada uno, el que quiere pide la palabra, agrega otras cosas o dice, no las comparto y aporta sus ideas. Pero todo en un marco de natural libertad de pensamiento, esa es la característica que tiene la masonería.

Acá no vamos a juzgar a nadie porque pertenezca a tal o cual partido político o porque piense de determinada manera.

Lo que pasa es que la masonería tuvo tanta mala prensa. Ha sido toda la vida una tradición laica, libre pensadora, abierta en las sociedades y los dogmatismos y fanatismos, tanto políticos como religiosos le pegaron a la masonería. Vas a una conferencia de una masonería en una Universidad y la primer pregunta que sale después que hablaste es: ustedes están en contra de la iglesia, están en contra de la religión. Está en el inconciente colectivo que la masonería está en contra de las religiones y de ninguna manera porque esto no es ninguna religión y acá hay hombres de todas las religiones, yo mismo vengo de una familia católica y me casé por iglesia.

APU: Hablábamos de como uno se introduce en la masonería, ¿no hay ningún requisito, cualquier persona puede venir y entrar en la masonería?
JC: Nosotros decimos que cualquier ciudadano que desee elevarse moral, espiritual e intelectualmente puede venir a la masonería. Tiene que llenar los requisitos que pedimos que son muy pocos, es decir, ser un hombre libre y de buenas costumbres. Se entiende por libres a que no está atado a dogmas ni fanatismos, tanto político como religioso. Podes tener la religión que quieras pero no podés imponerla acá adentro, respetá al hermano que está sentado al lado y en cuestiones políticas es lo mismo. Vos pertenecés a un partido, él a otro y yo a otro, cuando venimos acá podemos intercambiar opiniones.

APU: ¿Y por buenas costumbres?

JC: Por buenas costumbres se refiere a que tenga su trabajo, su familia, que se pueda sostener para pagar la cuota, porque nosotros vivimos con la cuota de los socios, de los hermanos, no hay ayuda de nadie. Por ahí, pedimos algo y nos dan, algún gobierno nacional o provincial o un hermano que es funcionario y puede conseguir algo, pero no hay un subsidio o un mantenimiento como lo tienen algunas instituciones como la iglesia católica que constitucionalmente se la sostiene, a nosotros no y lo hacemos libremente. Antes para ingresar debían tener 21 años, ahora pueden ingresar a partir de los 18 años de edad.

APU: ¿Hay que hacer un curso para ser masón?
JC: No, uno ingresa directamente y se le da el primer grado en la iniciación. La masonería, primero se siente, después se razona y luego se intelectualiza. En la iniciación te llevan a un lugar que nunca antes habías visto y te empiezan a contar algunas cuestiones de esas viejas instituciones o escuelas de la antigüedad. Nosotros respetamos mucho el silencio en logia, es decir, si no conocés sobre un tema, no hables.

Puede haber alguien que hable sobre temas pitagóricos, otros hablará de los estoicos, esa es la ceremonia de iniciación, donde se te varea por las distintas escuelas iniciáticas. Se habla de los valores, de la libertad, de la igualdad, se habla de esa tríada que tenemos y después en la ciencia, la justicia y el trabajo. Esa es la base en el primer día de ingreso, después el método que tiene la institución es el simbolismo. Símbolos que se traspasaron cuando los masones eran operativos a hoy que son especulativos o más intelectuales.

La masonería comienza por el año 1100 alrededor del Lago D’Como en Italia, los viejos maestros comasinos que fueron los primeros que empezaron a construir y es ahí donde nace la idea de secreto. Fue el primer gremio, los canteros, los que sabían moldear la piedra para armar las estructuras. Fueron los que empezaron a hacer iglesias, catedrales, monasterios, abadías, palacios. Ese era el secreto, eran los primeros y únicos que sabían manejar la escuadra, las herramientas y los rollos donde guardaban los planos y lo guardaban celosamente, es ahí, donde empezó el secreto de la masonería.

Evoluciona la humanidad, pasa esa negra noche medieval donde el hombre estaba en su nido y todo se hacía en nombre de Dios. El hombre empieza a plantarse sobre sus pies, empieza a elevar su dignidad, especialmente con la Ilustración, el siglo de las luces y la masonería entra en un plano de discusión. Habrá habido, como ahora sectores, conservadores y progresistas dentro de la institución que estuvieron entre 1717 y 1723, discutiendo si seguían como estaban, labrando la piedra o se dedicaban a construir el interior del ser humano, es decir, dotarlo de valores, virtudes, etc.

Se ve que triunfaron los sectores progresistas, como diríamos hoy, la masonería pasa de ser operativa, deja de construir piedra sobre piedra para empezar a construir con el ser humano. Hacerlo una mejor persona, dotarlo de valores y virtudes para que siendo mejor persona, sea mejor ciudadano y tratar de mejorar la vida política de los países. Esto empieza en 1717 en Londres, pasa a Francia rápidamente y se esparce por todo el mundo, esa es la masonería que tenemos hoy, a la que llamamos masonería especulativa porque tratamos distintos temas de la sociedad, ya no nos dedicamos a piedra sobre piedra.

APU: Pero sí tendría todavía una parte operativa, en el sentido que estos sujetos que se van modificando a partir de estas ideas, tiene una ingerencia concreta en lo social.

JC:
Por supuesto, si no seríamos una de esas escuelas de estudios orientales, con todo el respeto que esas escuelas merecen. Es decir, vengo acá, estudio, estoy con otros que saben tanto o más que yo, buscamos la verdad pero no la trasmitimos a nadie, no es así. Los masones vienen acá y las enseñanzas, los valores adentrados en su interior deben desarrollarse en la vida en sociedad, donde te le toque actuar, en la familia, en una ONG, en el club de fútbol, en un partido político, en el gobierno, donde esté. Lo que pasa es que nadie sabe que sos masón, entre los ministros puede haber dos o tres y pasó.

APU: ¿El masón no puede decir que es masón?

JC: De nosotros sí, lo que no puedo es decir ése es masón.

APU: ¿El único que puede representar la asociación es usted?

JC:
Sí, la palabra en la sociedad la tiene el gran maestre.

APU: Anteriormente habíamos dicho que no se deja de ser masón, salvo que se lo expulse.

JC: Claro, la iniciación es como el bautismo de un cristiano.

Dictadura, Triple A y P2 (parte II)

AGENCIA PACO URONDO: Cuando se expulsa a un masón ¿Cómo se lo anuncia públicamente? ¿Se le comunica a la sociedad?

JC:
No, si nadie sabe que es masón.

APU: ¿Cuál es la razón por la cual puede haber una expulsión?

JC: Por un mal comportamiento ético. Nosotros hacemos de la ética la piedra fundamental de nuestro edificio.

APU: Lo llevo a la historia reciente del país. ¿Si un masón hubiera sido miembro de la dictadura militar?
JC: Se hubiese expulsado rápidamente.

APU: ¿Hubo masones vinculados con la dictadura?

JC:
No, masones vinculados con la dictadura no, hubo algunos que se quisieron acercar a la masonería y tuvo graves problemas por no dejarlos entrar. Por eso esta casa estuvo cerrada en algunos tiempos, en tiempos de la dictadura. Esto es una historia personal, un viejo me quería hacer entrar a la masonería cuando yo era muy jovencito, 24 años. Me decía, como vos sos calladito y te gusta leer, te voy a llevar a una institución. Me dio la solicitud de acá y un librito para leer. No sé por qué razón al viejo no lo encontré más y me quedé con la solicitud en la mano y sin el padrino. En aquella época, 40 ó 50 años atrás, si no tenías un padrino acá no entrabas. Ahora la hicimos más abierta a la sociedad. Yo pasaba y miraba, siempre estaba cerrada y era por la dictadura militar.

APU: En ese sentido, más allá de que no tenga alguna ligación específica con una ideología, ¿la masonería se siente más cerca de sectores progresistas?

JC: Ni hablar. Hay una definición que está en el estatuto y es la Constitución de casi todas las masonerías del mundo, incluso en la nuestra que dice que la masonería es: Una institución filosófica, filantrópica y progresista. Filosóficas, porque el trabajo filosófico lo hacemos dentro de las logias. Filantrópica, porque se nos enseña a ser solidarios con el que menos tiene, se nos prepara para ser buenos ciudadanos, buenas personas. Y, progresistas, porque la masonería siempre tiene que estar o por lo menos se nos enseña, que en el mundo siempre estuvo por encima y adelante entre todos los movimientos sociales. Si hablamos de los próceres de la libertad de América Latina, la mayoría eran masones. Venían con un valor incluido en su personalidad.

APU: La logia P2 italiana, vinculada con la Triple A, con López Rega y la dictadura militar ¿No era una logia masónica?

JC: No, lo que pasa es que la Propaganda Due empezó siendo una logia masónica, cuando se desvía del rumbo que corresponde es expulsada de la masonería italiana y siguió trabajando como logia salvaje. No se olviden que la Logia P2 tenía mil miembros y una logia puede llegar hasta 30 ó 40 miembros. No era una logia masónica, pasa que esas personas estuvieron acá adentro y llevaron el trabajo masónico logial, afuera.

APU: De algún modo, la manera de organizarse.
JC: Claro, pero para hacer cagadas, ese es el problema. Por eso fueron expulsados y después empezó toda esa runfla donde militares y toda la corrupción también estuvo metida ahí y muchos sectores aprovecharon para pegarle a la masonería. Al principio era una logia común, era masónica pero se escapa del rumbo

APU: Se decía que hasta el propio Massera era de los masones.

JC: Puede haber sido, pero no de los masones sino de esa logia vinculada.

APU: Su gestión tiene una política de apertura hacia la sociedad a partir del 2008 ¿Piensan que al tener una lógica tan cerrada pasan estos malos entendidos? Que hoy se siga diciendo que la P2 era una logia masónica ¿Entienden que fue un error haber tenido una logia basada en el secretismo?


JC:
En parte es eso y en parte es que dijimos: si hoy no estás en los medios de comunicación, es prácticamente como que no existís. La masonería como institución, está afuera, si el gran maestre no sale a decir que la masonería defiende tales o cuales valores, tiene tales o cuales principios, practica tal o cual filosofía de vida. Qué hace la masonería, da a conocer la historia, los masones famosos que estuvieron en la política, en la medicina, en la ciencia, en la música, en las artes. Si todo eso no se sabe, cómo va a entrar la gente a la masonería porque esto no es obligatorio, lo hace por voluntad y tenés que conocer la institución. La mayoría la conoce por lo malo, no por lo bueno, entonces, vamos a decir qué somos. Y vemos que se está desmitificando un poco eso de que estamos en contra de las religiones, las iglesias. Somos una escuela de vida y nada tenemos que ver con las religiones y hombre de todas las religiones están acá.

Sin secretos (parte III)

APU: ¿Usted fue el primer gran maestre que habló públicamente?


JC: No, algunos hablaron pero esporádicamente. De los 90 para acá hablaron muy pocos, hacían una declaración por año y nada más. En la fiesta del día del masón -donde a veces se invitan autoridades-, se leía un discurso y listo, eso era lo que hacía la masonería. Ahora la estamos poniendo como valor comunicacional, le estamos hablando a toda la sociedad, al que nos quiera escuchar, lo que somos, lo que hacemos y lo que hicimos en la historia. Es interesante también, porque estamos entrando en las universidades. Estamos abriendo cátedras extra curriculares de libre pensamiento en las Universidades Nacionales. En las Universidades Públicas, en la UBA.

APU: ¿Son cátedras paralelas?

JC:
No, son cátedras extra curriculares que son autorizadas por el rectorado. Vamos a la universidad y damos una conferencia sobre cualquier tema, llevamos a dos o tres personas, hablamos de eso y también un poco de masonería. Estamos trabajando en la Universidad de La Plata y vamos a firmar con la Universidad de La Matanza y vamos a dar la primera conferencia donde vamos a hablar sobre masonería con los chicos. El viernes pasado estuve en la Universidad de Esteban Echeverría y en general en todas las del Gran Buenos Aires que es donde está el grupo generacional más bajo.

Hablábamos con el rector de la Universidad de la Matanza y nos decía que ellos tienen menos del 2% de la currícula de chicos que son hijos de profesionales o sea que ahí va el hijo del obrero y del empleado. La masonería le da un gran valor a eso, siempre decimos que es la última bandera que va a bajar, la defensa de la escuela y la universidad pública.

APU: El tipo de acceso que antes tenía la masonería significaba una especie de capital social, una especie de base de contactos que quizás genere resquemores desde afuera pensando a la masonería como un grupo de poder como tiene una u otra lógica de organización puede incidir sobre la realidad y cuestiones políticas.

JC:
Eso se puede pensar también pero como decimos acá, no es que acá llega uno y lleva al otro o que todos nos metemos en un partido para hacer más fuerza, no. Acá nos sentamos todos al margen de los pensamientos de cada uno, uno puede ser peronista, otro radical, otro socialista, todos venimos acá, hoy te tocó a vos estar en el gobierno, perfecto, mañana le tocará a él, después a mí porque los gobiernos suben y bajan. La masonería crece en democracia y en los gobiernos de facto es siempre perseguida porque una institución libre pensadora a las dictaduras no les gusta mucho y esto es en el mundo.

Podemos hablar del franquismo porque 60 ó 70 años en la historia de los pueblos no es nada. Franco en 1940 saca una ley de represión del comunismo y la masonería. ¿Te parece que por ser masón te van a meter en cana? Y sin embargo lo hacían. Hoy todavía lo siguen pagando, a la masonería le está costando volver porque le expropió las propiedades, ha hecho de todo pero la masonería española está surgiendo nuevamente, duramente y le está costando a pesar de tener democracia desde hace ya un tiempo. En el franquismo si eras grado 18 para abajo, te metían preso y si tenías más del grado 18 te fusilaban.

APU: Antes dijo que acá se puede hacer carrera, ustedes tienen diferentes grados ¿Cómo se avanza en ese escalafón?

JC:
Los tres primeros grados son: Primero el grado de aprendiz que es cuando recién ingresás. Cuando pasás la ceremonia de iniciación, te dan el grado de aprendiz, te ponen el Mandil que es algo simbólico que se lleva puesto que rememora los viejos canteros que se cubrían con eso para que las escallas no le pegaran en el cuerpo. En un año o año y medio, si venís, estás, colaborás, te ascienden al grado que sigue que es el grado de compañero y después un año más y si te sigue gustando, llegás al grado de maestro que es cuando tenés los derechos políticos, podes votar, elegir y ser elegido.

APU: Sería una cuestión de tiempo.


JC: Sí, de tiempo pero también los viejos maestros van evaluando y si no participás te va a costar más ascender.

APU: ¿Entre los maestros deciden quién es el gran maestre?

JC: Cada logia elige a un maestro que preside que se lo llama venerable maestro. La logia tiene el trabajo logial donde cada uno se dedica a una cosa, Hay un hermano maestro que es el que tiene más experiencia que se va a dedicar a explicarle cuál es la filosofía masónica a los nuevos que van entrando. Después nos encontramos una vez por semana y la hermandad enseguida se va haciendo, a uno le va gustando porque se van tratando distintos temas. Por lo general la gente joven se engancha mucho en esto porque se lo escucha y se lo deja hablar. Hay un hermano que tiene 19 años y está en la Universidad, cuando viene y habla los que estamos acá que somos más grandes, más viejos, lo escuchamos con alegría, en ese sentido, es muy rica la logia.

APU: Hablando de la incidencia de la logia, de la masonería, decías que los miembros de alguna manera aplican los valores que se trabajan acá adentro, en su vida cotidiana pero además tratan de incidir de otro modo que ya es como organización, esto de presentar un proyecto de ley, vincularse o tener diálogos a instancias del Estado cuando se toman un conjunto de decisiones. ¿Cómo es ese diálogo con el Estado y cómo participan de la vida colectiva?
JC: Exactamente, porque la masonería nunca va a salir a defender a algo públicamente, con banderas, pancartas, haciendo manifestaciones.

APU: ¿Con un comunicado?

JC: A veces hay comunicados pero en general son sobre temas muy específicos, por ejemplo, la defensa del sistema democrático, suponiendo que esté en peligro. Que la república como estructura de gobierno esté en peligro, la masonería habla. En el 2001 cuando no sabíamos para qué lado íbamos a ir, la masonería se expresó en favor de la república como estructura de gobierno y de la democracia como estilo de vida, eso lo va a hacer siempre pero en casos muy extremos, si no, lo hace a través de sus miembros. Como hay miembros de todos los partidos políticos de todas las organizaciones, llegamos fácilmente. A veces los partidos políticos llaman a la masonería o a algunos de sus miembros que vayan a hablar. Si el lunes tengo que ir con otros hermanos a almorzar con alguien de la Cámara de Diputados, otro día con alguien de la Cámara de Senadores o con algún ministro.

APU: ¿Eventualmente se han presentado proyectos de ley?

JC: Sí, por supuesto. Tenemos equipos que trabajan y algunos están en los partidos políticos, algunos están en el gobierno y otros están alrededor de los que están. El día de mañana llegás a diputado y por ahí tenés un asesor que es de la masonería.

APU: En ese sentido se piensa como un factor de poder.

JC: Yo no creo que sea un factor de poder pero en la media en que la masonería esté en la vida política, por supuesto que va a apoyar distintas medidas.

APU: Pensándolo desde la lógica de la agrupación política que es la más clásica, somos todos masones y queremos presentar un proyecto de ley, queremos motorizar x proyecto vinculado con tal tema, entonces, nos reunimos porque tenemos que avanzar con esa discusión ¿A quién tenemos? Tenemos a aquel que es asesor en el congreso, de ministros o diputados.

JC: Ponele la firma que Sileone va a tener arriba de la mesa nuestro proyecto.

APU: Si se empieza con esa lógica, ese asesor cuando necesita que entre algún hermano. ¿Entra alguno de la masonería?
JC: No, eso no, yo acá no lo he visto.

APU: No se llama a un masón para decirle que hay un puesto para otro compañero que es masón.

JC: Quizás cuando empiezan los gobiernos que necesitan 3 mil funcionarios y que no los tiene ningún partido político.

APU: ¿Puede ser que a usted que es el Presidente le digan que están armando un equipo de gobierno?

JC: A veces ocurre. Se supone también que los que llegan llevan a alguna persona. En los tres gobiernos del General Perón los cancilleres pertenecían a nuestra institución, se habrá llevado a algún secretario o asesor, es natural eso pero eso de verlo como una estructura del que quiere copar, no.

APU: En ese sentido habría como una doble vertiente, por un lado, los masones que intentan llevar adelante sus ideas y por el otro los sectores políticos que lo ven, entonces, es un espacio de poder. En el sentido en que es un espacio en el cual se dialoga.

JC: Si por supuesto, ya te digo, los partidos políticos a veces nos llaman, a veces no. Fui de visita a la logia de Mendoza, como lo hacemos normalmente y el gobernador quiere hablar con nosotros y fuimos. La entrevista estaba para las 12 del mediodía y no se pudo hacer y la pasó para las 17:30 porque estaba acá hablando con la presidenta. Cuando llegó al Aeropuerto habló por teléfono pidiendo que por favor los señores de la masonería me esperen. Quiso conocer a la masonería, fue una visita de cortesía.

Fuente: Agencia Paco Urondo

MOVILIDAD SOCIAL, EDUCACIÓN Y CULTURA


Por Victor Leopoldo Martinez (*)


En una oportunidad y dentro de aquella recordada experiencia radiofónica de alternativa educativa llamada “Los Locos Bajitos” que se emitía por Radio Nacional en la segunda mitad de los “80” del siglo pasado y de la cual fui creador y responsable, los chicos tuvieron como invitado al entonces ministro de salud de la Pcia de Bs. As. Dr. Floreal Ferrara. En aquella ocasión -1988- ese genial maestro que fue este médico sanitarista aleccionó a los niños sobre la importancia de una vida digna en términos familiares y cómo eso repercutía en una buena alimentación infantil, algo fundamental para estar en buenas condiciones físicas al momento de acceder a la educación. Lo hizo con ejemplos simples y sencillos y se encargó de remarcar cómo eso incidía directamente y de manera cualitativa en la vida social de un pueblo. Le señalaba a los niños, en un pin pon de preguntas y respuestas en las que rescataba de ellos sus vivencias, cuán significativo era que “sus padres tuvieran trabajo digno y bien remunerado, de esa forma mamá podía cuidarlos y alimentarlos adecuadamente”, y cómo eso “les permitía estudiar mejor y tener más energía para el juego, algo que liberaba la mente y sanaba el cuerpo”. A cada instante les remarcaba que eso no debía ni podía ser “excepcional” sino algo natural y cotidiano en cualquier sociedad para su “normal desarrollo” dentro de una Comunidad Organizada (aquel viejo sabio que lamentablemente ya no está entre nosotros, como buen peronista, no perdía oportunidad para bajar línea).

En otras palabras nadie puede pensar si está hambriento; ninguna sociedad podrá desarrollarse si tiene un sector social que sigue sin tener sus necesidades básicas satisfechas. Es por esto que el primer paso que se debe dar es el mejoramiento de la calidad de vida de TODOS. Ese paso ya lo dio Néstor Kirchner en el 2003.

¿Por qué traje a colación esta anécdota radiofónica? Porque ubica en un correcto ordenamiento estos tres fenómenos mencionados en el título, emergentes en cualquier proceso de cambio. La Movilidad Social siempre es consecuencia de una decisión política: llevar adelante un proyecto que mejore la calidad de vida de la clase trabajadora y de los sectores más postergados de y por el resto de la sociedad sin descuidar a nadie. A esta movilidad se la debe respaldar con una buena Educación para asi conseguir la generación de una nueva Cultura; la cultura del trabajo como bien social.

Si un proyecto político tiene entre sus objetivos realizar y organizar una comunidad incluyendo a todos sus habitantes –sin excepción- brindando a sus miembros igualdad de oportunidades, y se lo intenta aplicar -como lo está haciendo en este momento Cristina-, la lógica “movilidad social” que esto produce, en una sociedad estratificada en clases como es el caso argentino, a futuro puede repetirse la misma historia de “rechazo de clase” actual; simplemente cambiarán los protagonistas. Esta salvedad es de vital importancia ya que es aquí donde juega un papel importantísimo la educación en la búsqueda de generar nuevos paradigmas culturales que no ahonde las diferencias sino que integre a las clases sociales en conflicto; y seguramente se dará desde una identificación cultural. Lo que hoy parece inviable por el bombardeo mediático atemorizante, podrá ser contrarrestado y posible de revertir únicamente a través de la educación. Ese debe ser el pilar fundamental donde se tendrá que asentar definitivamente el proyecto que generará la nueva cultura. De ahí el orden terminológico del título. El Justicialismo culturalmente no plantea la “lucha de clases” sino la formación de un hombre nuevo, más humano, más solidario, menos egoista, donde se destierre la competencia y se la sustituya por el compartir (esencia del ser Americano), donde las reglas económicas esten al servicio de la sociedad y no de los individuos o grupos de ellos, donde el conocimiento sea un bien social y este al servicio de las sociedades. Nada se logra con la aniquilación de los otros más allá de denigrar la condición humana. Cristina Plantea sembrar Amor y trabajo; eso solo lo puede proponer una persona que entendio el peronismo y que siente el justicialismo en su esencia (mal que les pese a muchos intelectuales teóricos de una izquierda fuera de tiempo, anquilosada en el siglo XIX, que esperan que el Kirchnerismo se vuelque hacia el costado europeo que ellos creen es superador del peronismo).

Digo “de y por” porque existieron razones exógenas para que esto no se diera en largos períodos de nuestra historia.
No hace mucho tiempo…

Tomemos un ejemplo no muy antiguo. El desempleo que produjo la decisión de muchos empresarios argentinos de sacar el capital del sector productivo para desviarlo hacia el mercado especulativo financiero, nuevo paradigma “empresarial” puesto en vigencia por el FMI y BM a nivel global en la segunda mitad del siglo pasado dando origen a “los capitales golondrinas”, comienza a hacer pie en nuestro país de la mano de la propuesta político-económica llevada adelante por la última dictadura militar. El sector agrario necesitaba que se vuelva a una economía agroexportadora ya que con eso le alcanzaba para seguir enriqueciéndose. Si a eso le sumamos las malas remuneraciones y/o los ajustes a través de flexibilizaciones laborales dentro de las pocas industrias que habían quedado en pie por esos tiempos, medidas también “sugeridas” por dichos organismos multilaterales para un supuesto y mal entendido “saneamientos de las economías nacionales facilitadora de inversiones”, el resultado fue un coctel más que explosivo para la mayoría de los países de la región que en nuestro caso desembocó en la crisis de diciembre del 2001. Estas activas políticas neoliberales aplicadas durante 25 años sin interrupción (1976-2001) generaron una cultura de apego hacia el individualismo que generacionalmente prendió en grandes sectores de la población.

La consecuencia fue un fenómeno cultural asentado en ese individualismo hasta cierto punto comprensible y en cierto modo justificado; la imposición violenta que se hizo de dichas políticas (represión, encarcelamientos y desapariciones físicas de ciudadanos comunes, dirigentes y delegados gremiales, militantes populares y hasta de empresarios; o sea un accionar genocida contra todos aquellos que no comulgaban con estos principios económicos) fue anulando paulatinamente cualquier idea o posibilidad de intentar un proyecto comunitario. Estas políticas produjeron y ahondaron los males y la postergación de los sectores sociales más desprotegidos, y a la vez un encubierto pero marcado enfrentamiento de clases basado en el paupérrimo pero constante aumento del poder adquisitivo diferenciador e individualista del que gozaba la clase media y media alta. Estos dos últimos comenzaron a ver a los desocupados y pobres como potenciales enemigos y/o usurpadores de sus bienes adquiridos. El afianzamiento cultural de esta idea la fogonearon por años los sectores de poder económico a través de los medios de comunicación que siempre fueron sus aliados. Los “caceroleros alfanuméricos” (como dice Pedro) de grandes urbes provenientes de dichas clases y sus argumentos son el más claro ejemplo del buen resultado, del triunfo de aquellas políticas gracias a una acertada pedagogía comunicacional. Y tan es así que estamos hablando de personas que aparentemente cuentan con niveles de alfabetización educativa media y superior. Pregunta: ¿Para qué les sirvió? o en todo caso, esto ¿No muestra acaso el fracaso de cierto tipo de educación con la que se sigue insistiendo? ¿Fueron revisados los contenidos y los valores que se vuelcan en los establecimientos educativos? Por lo menos yo tengo mis grandes dudas.

La clase trabajadora argentina, los pobres y los humildes (muchos de ellos analfabetos) sabían (¡que paradoja!) de antemano que su desgracia era producto de malas decisiones políticas fruto de la codicia de otros sectores sociales con más poder económico y por ende con más recursos para corromper a la clase política para su propio beneficio (Menem. Cavallo, Bullrich, Morales, Duhalde, Carrio, etc, etc, ¡todos profesionales universitarios! Paradoja por partida doble); o sea los pobres sabían y saben los “por qué” de su mala calidad de vida y saben quienes son los responsables. Esto por un lado.

Por otro lado el sector social, otrora “beneficiado” por las políticas de ajustes, difícilmente llegue a asumir que su bienestar es el resultado también de esas (para ellos correctas) decisiones políticas. Prefieren eludir toda responsabilidad social sobre pobrezas ajenas y la mayoría de sus integrantes están convencidos que su buen pasar es producto de su “esfuerzo individual” y que nada tiene que ver con cualquier decisión política. Con el correr de los años y el fuerte apuntalamiento desde lo educativo tanto en lo formal como en lo informal (medios de comunicación) y con la segunda década infame (la menemista) como ejecutora implacable de los planes privatizadores y de desguase del Estado, “el salvase quien pueda y como pueda” se internalizó en la gran mayoría de nuestra población y pasó a ser el nuevo y perverso paradigma cultural que aun hoy sigue rigiendo conductas ciudadanas en no pocos sectores sociales de todo el país; y en este nudo gordiano me quiero detener y reflexionar.

Esta movilidad social que a DIOS gracia se está dando en nuestro país, dentro de la lógica cultural actual, puede llevar a que aquellos que lograron mejorar su calidad de vida ascendiendo de clase social adquieran los valores individualista de los anteriormente ascendidos y comiencen a actuar como tales, ignorando sus orígenes, mirando con desprecio a sus anteriores pares y pensando que lo logrado fue fruto de su esfuerzo y no consecuencia de las políticas económicas y sociales implementadas por el actual gobierno.
Un poco de historia

El nuevo empresariado nacional surgido gracias a las políticas económicas implementadas por Perón desde aquel recordado organismo llamado IAPI (Instituto Argentino para la Promoción e Intercambio), difícilmente alguna vez reconozca que en aquella decisión política estuvo la génesis de su crecimiento. De allí su posterior aburguesamiento y su vuelco definitivo a comulgar con los intereses de los sectores oligárquicos tratando de diferenciarse de los sectores populares y de la clase trabajadora a quien pasó a explotar luego del derrocamiento de Perón en 1955. La comprension de este fenómeno económico se dio mas facilmente en los sectores populares. Este fue el fantástico resultado del proyecto educativo nacido al amparo del proyecto del “80” vigente hasta 1943. Luego –y de manera no tan llamativa- se comprobó que fueron esos sectores populares los que mejor entendieron que las razones de aquel fenómeno de crecimiento y ascensión en el nivel de vida de la clase trabajadora y los sectores postergados, aproximándose al ideario de Comunidad Organizada entre 1945-1955 estaban intimamente relacionadas con una polìtica llevada adelante desde el Estado Argentino; todo gracias a la educación recibida en los primeros gobiernos del Gral. Perón. Vuelvo a insistir en lo paradójico pero no casual de la cuestion educativa; esta comprensión no se dio en los sectores de clase media y media alta quienes seguramente contaron con mayores posibilidades para acceder a una educación universitaria “dogmáticamente” más “académica” en aquellos tiempos. Esto es algo que sostengo en mi trabajo “Guarda-Polvos…”: La educación es la herramienta mas importante para la concreción de un proyecto político porque es la generadora de la nueva y necesaria cultura que permitirá la consecución del mismo. La universidad, hasta en los años de Perón, era un reducto dominado por la “culta” oligarquía. De allí la necesidad del proyecto justicialista de crear la UTN (Universidad Tecnológica Nacional). Aún así “los académicos” de aquellas épocas (muchos de ellos todavía hoy sentados en los mismos sitios “evaluadores”), no daban validez a los títulos otorgados por aquella nueva Universidad Obrera.

En el ejemplo anterior se puede ver claramente dos productos culturales surgidos de dos proyectos políticos diametralmente opuestos:

a) La educación que alimentó la cultura del individualismo liberal en los primero tiempos para luego ser neoliberal; que sembró la semilla del valor especulativo y que propone al ciudadano común un ascenso social diferenciador aceptando “valores” inculcados a través de un determinado “tratamiento pedagógico”; que internalizó la necesidad de una lógica y “justa” partición social donde existen elegidos y réprobos y los primeros puedan dominar a los segundos. En nuestro país, ese proyecto tuvo su génesis en el “80” del siglo XIX, se truncó en 1943, se lo retomó en 1955 a sangre y fuego, se lo intentó volver a truncar en 1973, se lo volvió a imponer a sangre y fuego nuevamente en 1976 y llegó hasta el 2003. Tiempo más que suficiente para hoy ver sus frutos. Sus productos se sienten aptos para entender “alta cultura” y diferenciarla del resto; fervientes defensores de la “excelencia y el buen gusto” (¿?) por ejemplo en las “bellas artes”, que pueden ser calificadas como tales solamente por los entendidos de esa “Clase”. Por ignorancia detestan el arte popular de donde por lo general salieron y provienen los más grandes artistas universales. Se trata de una cultura que deja librado a los intereses individuales el destino social de una comunidad; siempre tuvieron la mirada puesta en Europa y/o EE.UU y los valores que desde esos lugares se desparramaban por el mundo; fueron y son sus espejos; toman a sus pensadores como guias como buenos colonizados mentales que son. Descalifican todo lo Suramericano, lo miran con desprecio y hablan de su cultura peyorativamente.

b) El otro es el proyecto político que se asienta en un proyecto educativo y que focaliza su accionar en el valor social y comunitario del conocimiento; que apunta a organizar una comunidad desde la internalización de la solidaridad y la Justicia Social como valores supremos y comunitarios. Propone una cultura del trabajo como aporte y bien social. El proyecto Justicialista encabezado por Juan Domingo Perón y María Eva Duarte de Perón entre 1945 y 1955 tenía estos objetivos y metas muy claramente explicitados. De allí que el ideario peronista haya perdurado tanto en el tiempo.
Dos concepciones

Los señalamientos anteriores ponen de manifiesto dos concepciones distintas de sociedad, no solo en lo que respecta al rol del estado sino también lo referido al manejo de los recursos económicos, de la distribución de la riqueza, del rol de los medios de comunicación, del manejo y explotación de los recursos naturales, de la manipulación del medio ambiente, del fin de la educación, del valor de la vida humana.

Los dos tienen claros componentes ideológicos aunque el primero le endilgue al segundo la exclusividad de “lo ideológico”, básicamente por ignorancia en algunos aspectos y en otros con la clara intensión de demonizar todo aquello que atente contra los valores “occidentales y judeo-cristianos” que sustentaron y sustentan hoy por hoy la “propiedad privada”, ideario que expandieron en sus colonizaciones sus ideólogos europeos.

La actual movilidad social está demandando un fuerte trabajo educativo, que no pasa exclusivamente por facilitar el acceso a las nuevas tecnologías o las tecnologías de punta, o enseñar ingles desde chiquito, o aumentando los días de clase. La educación que necesita este proyecto es una educación que tiene que priorizar la selección de los contenidos que afiancen la nueva identidad, que valorice el conocimiento como un bien social y no “capital”, que priorice la solidaridad por encima de la competencia, que la excelencia sirva socialmente, que el compañerismo sea la base de trabajos conjuntos, que la valoración del semejante siempre se haga desde la calidad humana y su potencialidad, que destierre el envidia y el egoísmo, que valorice su lugar de pertenencia en lo local-regional y subcontinental,… y puedo seguir.

Pero para que esto sea posible hay que lograr un cambio cualitativo urgente en el propio sistema educativo partiendo de la necesaria definición de cuál es la educación que este proyecto necesita; priorizar la nueva cultura que debo estimular y trabajar pedagógicamente desde los establecimientos educativos.

Este es mi humilde aporte en aras de lograr la continuidad de este valioso proyecto político que estamos viviendo hoy los argentinos.

(*) Director de EL EMILIO

A 85 AÑOS DEL NACIMIENTO DEL CHE



Parado frente al discurso que todo lo lava, que todo lo degrada...
Está tu ejemplo
Diciéndonos que la riqueza debe ser para el que la produce con sus manos.
Que el explotador es una lacra, y no hay que confiarle "ni tantito así".
Que el mundo es de todos, y no de unos pocos.
Que para hacerlo justo hay que luchar por todas las vías.
Y que la Revolución será socialista, porque cualquier otra cosa será sólo una caricatura.
A 85 años de tu nacimiento, tus ideas mantienen su vigencia,
y sobre todo, la coherencia de practicar lo que se dice y lo que se piensa
Hasta la Victoria Siempre, Comandante


Gutavo Robles





Gentileza de:  Roberto Montes

JUNIO HEROICO


1 ) Una bomba en América

La estadía de Perón en el Paraguay es una amenaza constante para la canalla dictatorial que intenta el equilibrio de su gobierno. El prestigio del líder es demasiado imponente en latinoamérica como para que la dictadura instaurada en septiembre, deje de ocuparse del tema Perón. La diplomacia Argentina no deja de insinuar al Paraguay un mayor alejamiento del General, preferentemente fuera de América; incluso llega a sugerir la predeterminación del país que debiera asilarlo, algo curioso en materia de política internacional. Las diplomacias inglesa y latinoamericana ven con simpatía la actitud argentina y ponen su grano de arena; el ex presidente es una bomba de tiempo.
Figura 1:

Perón en la república de Panamá rodeado por dos miembros de la Guardia Nacional asignados a su custodia.

Perón es el primero en comprender la maniobra y no admite semejante presión para quienes lo han recibido con los brazos abiertos en su momento de infortunio, por tanto, decide dejar el territorio guaraní.

En las primeras horas del 2 de noviembre, Perón, parte con un reducido grupo de tripulantes en un DC-4, facilitado por su amigo Stroessner hacia un rumbo que sólo él conoce. Sabe que quieren eliminarlo -habrá intentos como ya vimos- por tanto sus armas son el factor sorpresa y la desorientación permanente sobre su itinerario.


Figura 2:

El general Perón durante su estadía en la república de Panamá frente al Hotel Washington, en la ciudad de Colón.



El Douglas aterriza en El Galeao, cerca de Río de Janeiro, para realizar ajustes y reaprovisionarse de combustible. El general rehúsa descansar en las instalaciones de la base aérea, y la misma actitud toma el resto de la tripulación. Tiempo después el avión aterriza en San Salvador de Bahía y una oleada de periodistas lo asedian. Las preguntas mas insólitas se le formulan, producto de la campaña de desprestigio que ha comenzado en Buenos Aires. Cuando lo interrogaron sobre la supuesta gran fortuna que tiene dice: "Si la tuviera, hubiese podido comprar a todos los que me traicionaron".


Duración: 14 segundos


Perón en su exilio panameño.

A las 7 de la mañana del 3 de noviembre el Douglas levanta vuelo para descender tiempo después en Amapa, cerca de las Guayanas Holandesas. En ruta nuevamente, el avión se dirige en un principio a la República Dominicana gobernada por Trujillo, pero sorpresiva y estratégicamente vira hacia Venezuela. Estos cambios que llegan a sorprender a la misma tripulación obedecen a la plena conciencia que el General tiene de un atentado.


Figura 3:

Ramón Fernández Doménech y su esposa. Este periodista panameño, que ya con anterioridad a 1955 había difundido en su país la doctrina y las obras del peronismo, fue uno de los mas consecuentes amigos de Perón durante su permanencia en Panamá.




Al aterrizar en Maiquetía, Caracas, el periodismo lo asedia nuevamente. Las respuestas son siempre información parcializada y desorientadora: "Sólo deseo trabajar en paz y en quietud. Escribiré durante diez horas diarias para dar forma al libro que preparo, LA FUERZA ES EL DERECHO DE LAS BESTIAS.

Se trata de un estudio crítico de nuestra política; algo periodístico, sin pretensiones, como los trabajos que encaré con el seudónimo Descartes ". En realidad en su mente esta la reorganización del Movimiento Nacional en una nueva etapa: la resistencia.


Figura 4:

Luego de su arribo a Panamá el 9 de noviembre, Perón hace declaraciones a los periodistas acerca de sus planes futuros.




El sábado 5 se entrevista con el presidente Marcos Perez Jimenez quien le ofrece "la hospitalidad que se debe a los hombres que honran la causa de América". Perón sólo le solicita facilidades para sus compatriotas exiliados: trabajo y seguridad. Pronto en Caracas se organizará El Comando Estratégico de resistencia.



Figura 5:

Perón da una conferencia de prensa en la casa de su amigo Bazán en la ciudad de Colón, en la república de Panamá.


Prólogo en Panamá

En las primeras horas del domingo el DC-4, despega rumbo a Panamá. Exceptuando el General, nadie sabe que esta nación será durante casi nueve meses el cuartel general del Comando Superior Peronista. El Douglas conducido siempre por Leo Nowak toca tierra panameña a las 8.55 del domingo 6. Minutos después el periodismo rodea nuevamente a Perón quien declara que al irse de la Argentina evitó lo que hubiese sido un derramamiento de sangre y una masacre nacional.





Figura 6:

Hotel El Panamá, en ciudad de Panamá, donde estuvo residiendo Perón. El aspecto que muestra el hotel en la fotografía es anterior a su remodelación, que tuvo lugar en 1974.


Vistas de la Suite presidencial que ocupó Perón por invitación del gobierno panameño.



Cerca de las 11 de la mañana el General se aloja en el Hotel El Panamá, en la suite presidencial, en calidad de huésped del gobierno. Allí descansará sólo unas pocas horas, después de casi cinco días de viajes permanentemente tensos.


Habla el general Perón, refiriéndose a la falta de resistencia al golpe.

Alrededor de las 19 horas realiza una conferencia de prensa. Al lado suyo esta su ahijada, Eva Argentina, hija del locutor Ramón Fernández Domenech que había trabajado en un programa radial llamado "La voz del Justicialismo" que desarrolló una campaña de esclarecimiento sobre la realidad argentina.



Figura 7:

El general Perón en su exilio en Colón, Panamá. “Una escandalosa campaña publicitaria de calumnias y de injurias ha sido lanzada por la dictadura militar para destruir nuestro prestigio y vulnerar nuestro predicamento en las masas populares (...) En nuestro país no lo conseguirán, porque el pueblo conoce la verdad. En el extranjero es menester explicarlo porque no se nos conoce,” (JDP)


Las ráfagas de preguntas parecen no inmutar a Perón; se lo ve tranquilo y sonriente cuando declara: "Soy un católico doctrinario. "He peleado por los humildes, por el pueblo, que la doctrina católica nos enseña a querer y, si tuviese que sacrificarme nuevamente, lo haría gustoso. Estoy satisfecho, a pesar de mi caída, porque he defendido una causa justa".

Locura antiperonista. El fabuloso Rey Creso. Público visita la residencia presidencial observando los supuestos tesoros del Tirano Depuesto.

Al referirse al gobierno de Lonardi recuerda los quince mil presos políticos de la Revolución Libertadora. Al día siguiente después de visitar al presidente Arias Perón declara: "Me gusta tanto Panamá que deseo quedarme aquí."



Figura 8:

Perón en el exilio. Desde su modesta máquina de escribir y su enorme convicción en el triunfo final de su causa, trabajó más de diez horas por día en la redacción de su correspondencia. La misma delinearía su política en la argentina.

Las próximas 48 horas están llenas de agasajos, recepciones y almuerzos. Luego se traslada a la Ciudad de Colón, alojándose en el Hotel Washington que si bien está en territorio panameño pertenece a los Estados Unidos; habrá problemas.



Figura 9:

Grupo de asistentes a la cena que el Club de Leones de Colón ofreció al general Perón. Junto con el agasajado, pueden verse, entre otros, a José Dominador Bazán, a Aarón Abogame y al ingeniero Carlos Pascali. “Yo no me arrepiento de haber desistido de una lucha que habría ensangrentado y destruido al país. Amo demasiado al pueblo y hemos construido mucho en la patria para no pensar en ambas cosas. Sólo los parásitos son capaces de matar y destruir lo que no son capaces de crear.” (JDP)


En la ciudad de Colón se inicia otra etapa para el líder justicialista. Trabaja durante horas para finalizar "La fuerza es el Derecho de las Bestias". El paisaje es ideal para la reflexión, la meditación y el trabajo. Alquila un pequeño departamento en el Washington por sugerencia del gobierno panameño: será el cuartel general.



Figura 10:


Perón junto al ex embajador Pascali y un grupo de amistades, en el Balneario “María Chiquita” en Panamá..



La correspondencia, herramienta insustituible para la organización de la resistencia; sus escritos y las visitas de trabajo, darán el marco a la ordenada vida de Perón amenizada por tés, cafés, mate, un rato de siesta, algo de música y la casi perpetua posibilidad de un atentado contra su vida...


Figura 11:


Fotografías publicadas en la prensa panameña que muestran una conferencia de prensa de Perón.



Esto último se hace más factible después del 13 de noviembre cuando rueda la cabeza de Lonardi y el ultragorilismo liberal toma el gobierno argentino. Llegan versiones a Panamá y especialmente a Colón que se espera un atentado: se habla de un comando, de un automóvil sospechoso, de cartas amenazantes que llegan al Hotel Washington.

La guardia nacional pone hombres -2 de día y 3 de noche- para custodiar a Perón. Las versiones fueron confirmadas, no eran parte de la guerra psicológica solamente. Hubo intentos para asesinar a Perón en los últimos dos meses de 1955, pero fueron frustrados y deportados los mercenarios.

Gentileza de: Villa Manuelita

LOS POLVOS DEL MIEDO


*Por Carancho Ramírez

Cualquier militante de nuestra generación que pasó por el Pabellón Uno de la U7 en tiempos de la dictadura, le habrá tocado en algún turno, hundirse en ése mundo inescrutable- hermoso y doliente- del alma humana, a la que te llevaba el gallego Emilio Mira y López con su libro los Cuatro Gigantes del Alma. Para los que ignorábamos la investigación científica de la naturaleza humana, recorríamos asombrados sus páginas. Algo nos quedó de aquél gallego que nos explicó que en la esquina anterior a la modernidad psiquiátrica, idealistas y materialistas desguazaron al hombre. Unos metían la “materia” en el bolso y el otro se quedaba con el alma. El Real y el Barsa de la psicología. Parece que después armaron un seleccionado, una síntesis dialéctica valorando la influencia externa del terreno, el lugar y el tiempo histórico en que nace, vive y se desenvuelve el hombre. Así, casi de puzuca comenzamos a mirarnos nosotros mismos y a valorar las desmesuras festivas de nuestra generación de revolucionarios zarpados, hecha de alegrías colectivas, de triunfos populares y revisar nuestros calvarios dolorosos, solitarios, terminales. Estas existencias extremas conviviendo con la alegría y el dolor tendrían que habernos calentado o enfriado el motor de nuestras pulsiones vitales, incorporando cicatrices sutiles en el alma y en la población neuronal. Así, de polizontes se acobacharon en la bodega maternal los ayes de la Sala Negra o el sonido maldito del acordeón del oficial Sotelo, signando la vida en bandolera de los que traíamos a la vida, después de regresar de la muerte. Nuestros hijos, los mejores, trajeron en su memoria vital ésa carga de desmesura, de dolor, de espanto que arrastramos los padres que pertenecemos a una generación zarpada que se reía de la ferocidad del imperialismo y de la impiedad de la oligarquía.. Nuestros hijos pos dictadura tienen falla de fábrica y los rayones que aparecen en sus almas, son el correlato de nuestra conciencia mutilada. En las neuronas que le faltan o que le sobran, aparecen las luces y las sombras de nuestras trepadas audaces persiguiendo un mundo utópico, riéndonos con carcajadas estridentes en el rostro del imperio y de nuestras caídas profundas con temblores y convulsiones pavorosas. Los polvos del miedo, son hijos del amor aunque el abismo de Videla, Massera y Ruiz Palacios prolongue sus borrascas en ellos y las calles sucias de ésa Argentina derrumbada agraven sus dolencias. Viajero de la historia, nunca estigmatices los frutos juveniles enfermos que aparecen diariamente lastimando y lastimándose y menos desdeñes y caricaturice la ceguera amante de sus padres, porque ellos son polvos del miedo echados por quienes amaron la vida en tiempos de la muerte.

LA PRESIDENTA ENCABEZARÁ EN ROSARIO EL ACTO POR EL DÍA DE LA BANDERA




En ese marco, además, Cristina Fernández de Kirchner rendirá homenaje al general Manuel Belgrano, creador del emblema nacional y uno de los artífices de la Independencia, al cumplirse 193 años de su muerte.
La presidenta Cristina Fernández de Kirchner encabezará hoy en Rosario la ceremonia central por el Día de la Bandera, según se informó oficialmente.

En ese marco, la jefa de Estado rendirá homenaje al general Manuel Belgrano, creador del emblema nacional y uno de los artífices de la Independencia, al cumplirse 193 años de su muerte.

El acto se llevará a cabo a partir de las 12.30 frente al histórico Monumento Nacional a la enseña patria de esa ciudad, ubicado en la costanera del río Paraná, donde Belgrano enarboló la bandera por primera vez el 27 de febrero de 1812.

De acuerdo a lo previsto, tras la entonación del Himno Nacional y una invocación religiosa a cargo del arzobispo de Rosario, monseñor José Luis Mollaghan, dirigirán sus respectivos mensajes la intendenta de Rosario, Mónica Fein, y la Presidenta.

A la ceremonia asistirá el vicegobernador de Santa Fe, Jorge Henn, debido a que el gobernador Antonio Bonfatti participará en Nueva York de la sesión del Comité de Descolonización de las Naciones Unidas, junto al canciller Héctor Timerman.

Luego del acto central, se iniciará un desfile cívico con la participación de agrupaciones gauchas.

Por último, y bajo la consigna "Todos bajo la misma Bandera", se llevará a cabo un espectáculo musical denominado "Grito Sagrado", con Lito Vitale, Juan Carlos Baglietto, Silvina Garré y Adrián Abonizio, entre otros, quienes contarán con la asistencia musical de la Orquesta Nacional de Ciegos.

Fuente: TELAM

EL "TUCO" PAZ

*Por Felipe Yofre


“Y desde entonces, tuve de amigos,

a Homero Manzi y Discepolín…”La lectura del libro “La organización del Estado argentino en el Dogma Socialista de la Asociación de Mayo” con prólogo de Carlos Ibarguren, escrito por un joven Hipólito J. Paz en 1938, siendo estudiante de Derecho, premiado por la Institución Mitre, nos permitió acceder a su nacionalismo de origen que signaron sus “años de adolescencia”. En este ensayo efectuó paralelismos entre la generación de Esteban Echeverría con la de su tiempo, inmersas en un gran proceso de transformación que estaba por venir y con dirigentes que no se adaptaban a la realidad, ignorando las corrientes subterráneas que encarnaban los nuevos actores del proceso.Enrique Zuleta Alvarez en “El nacionalismo argentino” recuerda que estos jóvenes hicieron una campaña contra la política del sistema demoliberal en la Argentina. Paz citó también a Alberdi con “la lógica de nuestra historia está pidiendo un partido nuevo”, premonitorias del acceso al poder de “los descamisados” y del Movimiento Nacional Justicialista, compuesto por hombres provenientes de distintas llanuras, a la que se sumaron muchos nacionalistas.En su discurso de colación de grados de 1940 (donde obtuvo la medalla de oro) amplió el concepto diciendo: “nos toca vivir en una época de transición con cambios que se suceden con una velocidad vertiginosa de la que somos actores y espectadores y entre dos épocas : una que se está yendo, otra que se acerca y que será distinta”.Con Raul Scalabrini Ortiz (también nacionalista) se incorporaron a la FORJA de Jauretche, Manzi y otros mas, que mas tarde se disolvió pues muchos de sus integrantes participaron del gobierno de Perón y otros regresaron al radicalismo.En el caso puntual de Paz se lo designó en la Dirección de Asuntos Penales de la Provincia y luego como Asesor Legal del Ministerio de Justicia, paso previo al gran salto en su carrera: ser el Canciller a los 32 años, para suceder a Bramuglia en el primer gobierno de Perón, de la “patria nueva” como lo definió Cátulo Castillo.A partir de allí la identificación de “Tuco” con el Lider fue absoluta, echando las bases de una amistad que se amplió en el exilio de los dos y en la representación que él asumió tiempo después en gestiones delegadas por Perón, incorporándose a su partido.Toda su gestión, de defensa a ultranza de la condición argentina, apuntó a plasmar la política internacional de su Presidente, a recomponer las relaciones con los Estados Unidos y consolidar los vínculos que nos unen a nuestra América. Mas tarde Perón lo designó Embajador ante Truman y Eisenhower (nos visitó su hermano Milton en 1953) y obtuvo logros significativos.Sin embargo, la situación interna en la Argentina condujo al derrocamiento del Presidente y en cuanto a Paz al cese de sus funciones diplomáticas. Llegó la hora del exilio para ambos: El General a Paraguay, Panamá, Venezuela, Dominicana y finalmente España. “Tuco” se quedó en Estados Unidos, en condiciones económicas apremiantes, “corriendo la liebre”. Viajó a cumplir con misiones que le encomendó Perón, para entrevistar a diferentes dirigentes políticos como Vicente Solano Lima y Rogelio Frigerio o a compartir cenas en Caracas con Perón mismo y Roberto Galán.Regreso al país en 1958, en tiempos de Frondizi y regresó al estudio jurídico de Quintana 555 fundado por su padre junto a su hermano “Fierito” y también a consolidar dos facetas centrales de su personalidad: la del escritor y narrador que cultiva la literatura fantástica : “Un señor de lentes”, “Cuando chilla el buho” (por ambas fue premiado) “Abismo” “El espejo menguante” y sus “Memorias” entre otros.Un Acta notarial labrada el 17 de Mayo de 1974 en mi casa por Jorge Garrido, Escribano General de Gobierno y suscripta por Cátulo Castillo, Homero Expósito, Héctor Stamponi, Ariel Ramírez y Albino Gomez caratulada “Acta a Tuco el grande sus gomias de la noche” exterioriza su condición de hombre de tango, así como también sus vínculos con Manzi, Discépolo, Anibal Troilo, Piazzolla, Horacio Ferrer y desde niño por la admiración a Carlos Gardel y Julio de Caro.Fino autor (con Mores “Ahora”), cantor de estupenda afinación, graba con Alfredo Sadi CD del género y también a dúo con su esposa Maria y su versión de “Marionetas” pertenece a la antología.El Presidente Alfonsín lo designó Embajador en Grecia, Menem en Portugal y su paso por la ciudad de Fernando Pessoa aún se memora. Recuerdo que degustaba un oporto en el café “Paulista” de Lisboa donde paraba el autor del “Libro del Desasosiego” y lo llamé a su casa para decirle que se negaban a servirme hasta que no volviese a cantar un fado en la ciudad vieja y andar en tranvía. Su influencia sobre mi formación fue tan gravitante como la de mi padre y a los tres nos une el “2 por 4”, la cocina y los horóscopos.En 1960 me vio Mister Luck (vidente de Peron) y después el “Tuco” (en un avatar sentimental) leyéndome el “I Ching” en su viejo libro y sus monedas . De él dijo Silvina Bullrich que era “una mezcla de humor inglés y milenaria sabiduría china”.Este es a grandes rasgos el perfil que le debía al protagonista de la foto tomada en un enclave de Boedo y que concluyó con intensas libaciones porque ¿que otra cosa se puede hacer sino brindar por “este cacho de Buenos Aires, hecho a cortada y diagonal?

(*) Conservador Popular Porteño 

Gentileza de: Pepe Muñoz Azpiri (h)