Seguidores

22 de marzo de 2013

23 DE MARZO DE 2004: HISTÓRICA VISITA DE KIRCHNER AL COLEGIO MILITAR

*Por Prof. Daniel Chiarenza

Querido compañero presidente Néstor Kirchner: bajando un cuadro, creaste miles

En el Colegio Militar el presidente Néstor Kirchner, acompañado por el gabinete casi en pleno, ordenó al jefe del ejército retirar los retratos de Jorge Rafael Videla y Reynaldo Bignone, que alguna vez se desempeñaron como directores de esa escuela. Dos generales y un coronel mayor pidieron el retiro en disconformidad con el acto.

Precisamente el momento en que el presidente-comandante en jefe de las fuerzas armadas, Néstor Kirchner, le ordena a Bendini que baje los cuadros de los genocidas

“Proceda”, ordenó. El jefe del Ejército, Roberto Bendini, se subió a una escalerita y obedeció. Descolgó los retratos de los genocidas Videla y Bignone. Los cuadros fueron ocultos rápidamente en el despacho del director del Colegio Militar. Los “bajados” eran los mismos que elucubraron el último golpe de Estado. “Nunca más tiene que subvertirse el orden institucional en la Argentina”, dijo Kirchner frente a los cadetes y les pidió que “las armas nunca más puedan ser direccionadas hacia el pueblo”. Se esperaba una reacción adversa de los militares, pero la tensión se canalizó pasivamente.


Un mural pintado por la Juventud Peronista de San Pedro -a quienes tengo el gusto de conocer- en Boulevard Paraná, entre Mitre y Pellegrini, ilustra un recordado gesto de Néstor Kirchner, durante su Presidencia

“Bajando un cuadro, formaste miles” indica la leyenda, al lado de una pintura que ilustra el momento en que se descuelga el cuadro del dictador Jorge Videla del Colegio Militar.

Reuniones sorpresivas del ministro de Defensa, José Pampuro, con Bendini y su plana mayor adelantaron el acto. El descontento por la decisión de Kirchner –quien asumió una solicitud del CELS– de descolgar los cuadros despertó rumores. “La verdad es que después del desbande, Bendini salió fortalecido: estuvieron casi todos los generales. Les dijo a los demás que era lo último que pedían para superar el pasado y los convenció de no hacer escándalo”, decía un alto oficial, enojado, “esto de meterse en nuestra casa”, dando evidencia de no haber interpretado la Constitución que dice que el presidente de la Nación es el comandante en jefe de las fuerzas armadas, por lo tanto temporalmente es el dueño de la casa.

Pampuro, ministro de Defensa y Bendini, jefe del Ejército, tuvieron reuniones en aquellos días previos

Había tensión en el Patio de Honor del Colegio Militar. Antes del aterrizaje de los helicópteros que trasladaron a Kirchner y su comitiva, se ubicaron sobre el estrado 27 generales y cinco coroneles mayores. Así, entraron Kirchner con Pampuro, el jefe de Gabinete Alberto Fernández, el vocero Miguel Núñez y Bendini.

El traidor, Alberto Fernández, tratando de endulzarle los oídos al presidente Kirchner

Un mural pintado por la Juventud Peronista en Boulevard Paraná, entre Mitre y Pellegrini, ilustra un recordado gesto de Néstor Kirchner, durante su Presidencia.
“Bajando un cuadro, formaste miles” indica la leyenda, al lado de una pintura que ilustra el momento en que se descuelga el cuadro del Dictador Jorge Videla del Colegio Militar.

saludaría a los cadetes. Éste era uno de los generales que se había asegurado que habían pedido el retiro. Pero, para los que conocen los códigos de los muchachos la confirmación de que nada pasaría fue el énfasis con que los estudiantes vociferaron: “Buenos días señor presidente”.
Tras el saludo, Kirchner, Pampuro y Bendini subieron las escalinatas rumbo a la galería de los cuadros con los retratos de los exdirectores del Colegio Militar. En la estrecha galería, las cámaras registraron ese momento histórico en que el jefe del Ejército subido a una escalerita descolgaba los cuadros.

Bendini bajando el cuadro del represor Bignone.

Kirchner le había pedido a Bendini que fuera él en persona el encargado de esa tarea. Alguien habían informado que iba a ser un “teniente coronel o un mayor” el elegido para ejecutar la decisión que provocó la resistencia castrense y que quedará grabada en la retina de la historia.
Bastaron cinco minutos para bajar los cuadros y Kirchner les habló a los cadetes: “Recordar el 24 de marzo del ‘76 es una de las instancias más dolorosas y más crueles que le ha tocado vivir a la historia argentina. Tenemos que terminar definitivamente con los mesianismos. Definitivamente debe quedar bien en claro que el terrorismo de Estado es una de las formas más injustas y sangrientas que le puede tocar vivir a una sociedad. No hay nada que pueda habilitar el terrorismo de Estado y menos en las Fuerzas Armadas que deben ser el brazo armado del pueblo”.

Otra toma del único inútil que sirvió para algo, un acto simbólico enorme: bajar un cuadrito
“Hoy, junto a los generales, venimos a rescatar el espíritu sanmartiniano para que juntos podamos reconstruir un país con democracia, pluralidad y una convivencia plena”.

Hoy todos siguiendo la marcha hacia adelante de la Patria Grande, desde el Comando Celestial: San Martín-Kirchner, Bolívar-Chávez

“El retiro de los cuadros marca una clara decisión del país todo, las Fuerzas Armadas, el Ejército, de terminar con esa etapa lamentable de nuestro país” y “estoy convencido de que nuestro Ejército va a colaborar con este proceso para salir del infierno y reencontrarse con su historia sanmartiniana. El 24 de marzo se debe convertir en la conciencia viva de lo que nunca más debe suceder”.

HUMOR INTELIGENTE

PAPAPOLÍTICA

*Por Dante Augusto Palma

Y una vez Zaratustra hizo una señal a sus discípulos y les dijo estas palabras: “ahí hay sacerdotes: y aunque son mis enemigos, ¡pasad a su lado en silencio y con la espada dormida!” 
F. Nietzsche, Así habló Zaratustra


El hecho político de la designación de Jorge Bergoglio como papa ha tenido, naturalmente, consecuencias en una semana que bien podría bautizarse como la de la papapolítica. Si bien será difícil, en medio del terremoto de fichas y cartas que trastornaron el paño, me propongo en estas líneas brindar mi punto de vista y desbrozar el camino para comprender si la entronización del argentino puede ser capaz de modificar los planes, las agendas y los equilibrios de fuerza.

Lo primero que habría que atender son las reacciones inmediatas entre los diferentes actores de la política. Desde el oficialismo, rápida de reflejos, CFK saludó inmediatamente al ahora rebautizado Francisco, a través de una carta y algunas referencias en actos, todas protocolarmente correctas pero ninguna derrochando alegría, por cierto. Sin embargo otros referentes del oficialismo sí se manifestaron con beneplácito y de repente transformaron al que hasta hace una semana era visto como un operador de la oposición, en un “papa peronista” (SIC). Efectivamente, quizás estimulados por su fe y por la conmoción de la designación, muchos reconocidos hombres del oficialismo desfilaron por radios y canales de televisión buscando vasos comunicantes entre la doctrina social de la Iglesia, clave identitaria del peronismo, y este jesuita conservador en lo moral pero más proclive a la causa de los pobres que otras líneas más duras de la jerarquía eclesiástica como la encabezada por Aguer. Esto hizo que quizás, como nunca, se viera el choque al interior del kirchnerismo entre un ala progresista de tradición laica y de izquierda (seisieteochista, cartaabiertista y paginadocesista), y el ala del peronismo más tradicional, con sesgo populista y cristiano. No habrá rupturas ni mucho menos pero seguramente hubo cosquilleos y un inmenso esfuerzo de tolerancia entre ambas partes para no sacar a relucir diferencias atávicas.

Pero la semana papapolítica tuvo un papel destacado de la oposición. En esta línea, algunas fuentes presentes en el Congreso comentaban que la designación llegó justo en medio de una sesión, lo cual no impidió, claro, que una gran mayoría del arco anti-kirchnerista se abrazara con alegría y sollozando. Algo similar ocurrió en la redacción de La Nación, como lo retrata uno de sus editores, Carlos Reymundo Roberts, en una nota que si no se viera de dónde viene, nadie dudaría en juzgarla de sarcástica. A esto le podemos sumar esas descripciones típicamente mediáticas en las que los buenos son muy buenos y los malos son muy malos. En este sentido, no alcanzaba con afirmar algún mérito de Bergoglio sino que había que decir que se levantaba a las 6 AM para comprar el diario, que viajaba en colectivo, que había tenido una novia a los 12 años pero que nunca la había tocado, y que era prácticamente un “papa villero” (SIC).
Las razones por las cuales la oposición festejaba eran múltiples y entre los elementos que conforman el combo se encuentra una fuerte convicción religiosa en algunos casos, vínculos de amistad con el ex arzobispo de Buenos Aires, y esperanza de que la relación ríspida con los Kirchner, haga que Bergoglio se transforme en la figura aglutinadora del disperso atomismo antikirchnerista. 
 
Asimismo, es fácilmente predecible lo que viene: se intentará confrontar la palabra de Bergoglio con la de CFK, en una suerte de disputa entre soberanos con una pequeña diferencia: dirán que a Francisco lo legitima Dios y a la presidenta sólo un 54% de una población cooptada a través del clientelismo político. Asimismo, los católicos opositores encontrarán más cerca que nunca el cumplimiento de aquella fantasía que tanto alteraba al padre de la tolerancia, John Locke: la idea de que los católicos obedecen a un soberano transnacional con una legitimidad especial. En otras palabras, Locke consideraba que no había que ser tolerantes con los católicos porque ellos no eran tolerantes y porque obedecían a un soberano que decía estar por encima del gobierno civil de cada uno de los Estados: el papa. Así, si los opositores vernáculos ya antes llamaban a desobedecer las leyes dejando de pagar, por ejemplo, los impuestos, no será difícil imaginar que sus futuras justificaciones tendrán como eje que el único deber de obediencia es para con el enviado de Dios en la Tierra.

¿Qué pasará finalmente? ¿Llegará la hora del papa peronista que se pone al frente de los movimientos de masa latinoamericanos y le muestra al mundo su pasión por los desposeídos? ¿O llegará entonces el ángel opositor, dialoguista y misericordioso que debe rebautizarse Juan Pablo III para, en analogía con su predecesor, venir a acabar con los procesos populistas que se afianzan en la región? Una última opción, sería, claro, que los problemas económicos del Vaticano y los casos vergonzosamente encubiertos por la Iglesia que incluyen a miles y miles de chicos abusados, lo mantenga alejado de la política de “el fin del mundo”, pero esto último parece difícil. 
 
Sea lo que sea, y seguramente tanto usted como yo tenemos una opinión al respecto, lo que queda es preguntarse qué hacer. Y con esto no me refiero al análisis político, cultural y sociológico que nos invita a reconocer que, nos guste o no, hay un fortísimo componente de fe en las enormes masas que acompañan a los gobiernos de centro izquierda de la región. Pues sucede en Brasil, en Ecuador y en Venezuela tal como se observa en cualquier análisis de los discursos que antes pronunciaba Chávez y ahora enarbola Maduro. Y sucedía bastante menos en Argentina aunque es de esperar que esta designación genere una “primavera” de fe católica que haga retroceder aquellos proyectos que iban en línea de garantizar derechos en detrimento de los principios predicados desde la Iglesia (de hecho, aislar los procesos populares latinoamericanos del efecto aglutinador de la fe, equivaldría a pasar por encima de una variable importante pero eso merece ser asunto de reflexiones más extensas). La pregunta, más bien estaba referida a qué debería hacer la oposición y el oficialismo según la opinión humilde y seguramente equivocada de este escriba. En cuanto a los primeros, les queda, más que nunca, prender un cirio y esperar que dios, si es que existe, o el papa, que seguro que existe, pueda transformarse en un símbolo de unidad frente al oficialismo; una unidad que se presente como desideologizada y que se realice en torno a significantes vacíos como una suerte de gran bolsa que permita que ingresen todos debajo de términos como austeridad, justicia, decencia, igualdad, libertad, etc. En cuanto al oficialismo, no parece una buena estrategia salir a confrontar con el ahora inmaculado Francisco (conocido también como el ex maculado Jorge Bergoglio). En todo caso será parte del juego político negociar con él, por cierto, un muy hábil político, su compromiso en favor del país en lo que concierne a causas sensibles como la del conflicto con los fondos buitre o la soberanía de Malvinas. Finalmente de eso se trata la política también: de transformar las condiciones favorables en muy favorables y las desfavorables en peligros neutralizados.

Publicado el 21/3/13 en Veintitrés

BERGOGLIO Y GUARDIA DE HIERRO (NOTAS SOBRE MILITANCIA Y MÍSTICA)

Por Pablo Adrián Vázquez*

Francisco I es nuestro nuevo Papa. Empezaron los análisis y polémicas, y una de ellas es por su pasado en Guardia de Hierro.

Años atrás el diputado Carlos Kunkel expresó su enfrentamiento con posturas de Monseñor Bergoglio, justificándolas por el pasado de éste en “Guardia de Hierro”. No muy lejos en el tiempo Miguel Bonasso sindicó en sus memorias, de forma despectiva, a los guardianes como “peronismo mogólico”.

Dicha organización, que tomó su nombre del fascismo místico rumano, fue un grupo surgido durante la proscripción del peronismo que conjugó un apego exegético al pensamiento de Perón, gran sentido de organización y activos conceptos místicos.

Liderados por Alejandro “Gallego” Álvarez, G. de H. fue uno de los sectores más trascendentes del justicialismo pos 1955. Sindicados por derechistas por la Tendencia y por izquierdistas desde el lopezreguismo, enarbolaron su carácter centrista en su militancia durante la resistencia peronista, el tercer gobierno de Perón y su autodisolución en 1974, no exentos de contradicciones.

Su derrotero entre la crítica a López Rega y su apoyo a Isabel, su acercamiento a Massera y a la Iglesia Católica – en especial los jesuitas - durante el Proceso, sus oscilaciones durante el alfonsinismo entre la renovación peronista y el menemismo, pasando por la fundación del Partido Solidaridad, la reconversión de algunos militantes en Orden religiosa, el ascenso de otros a la vida empresarial, y el actual apoyo de un sector de ellos al kirchnerismo son muestras de un camino sinuoso y paradójico.

Recientes investigaciones de TARRUELLA; POZZI, y PÉREZ CERVIÑO; ANCHOU; CUCCHETTI; y VAZQUEZ, un servidor, marcan un ávido interés por la organización.

En su encuentro con Perón de 1967 se delineó la centralidad guardiana, ya que los persuadió de no participar en la lucha armada - pensaban entrenarse en Argelia - y que debían conformar la “retaguardia estratégica o ambiental”, a través del trabajo social de base barrial por células para multiplicar los simpatizantes de la causa peronista. “El

propio Perón nos sacó en los 60 de los pelos de la lucha armada y nos dio la misión de

"retaguardia estratégica". Convertidos en un estado mayor fiel al conductor, un “cuerpo de centro” del movimiento, muy ligados a la base y al pueblo.

Bajo el liderazgo de Álvarez, Guardia tuvo una afluencia de cuadros y militantes de diversos sectores, desde el cristianismo hasta la izquierda, pasando por la ortodoxia peronista, lo cual los llevó a intentar una síntesis ideológica dentro del pensamiento peroniano.

Primeramente como Mesa del Trasvasamiento - integrada por Dardo Cabo, Roberto Grabois y el propio Álvarez – y, más tarde, se dio inicio a la conformación de la Organización Única del Trasvasamiento Generacional (OUTG) en 1972. Allí se sumaron la Liga Humanista de Julio Bárbaro (grupo cristiano universitario), y del Frente Estudiantil Nacional (FEN), liderado por Roberto “Pajarito” Grabois (de importante gravitación en la izquierda universitaria), el grupo Reconquista de Salta, la Fanet de Tucumán y el Humanismo de Córdoba de Chiche Gatica.

En su desarrollo como organización tuvieron varios frentes: el Frente Barrial, de trabajo directo con la base; las Mesas de Mujeres, para el agrupamiento del sector femenino; la

Juventud Secundaria Peronista, para encuadrar a los estudiantes secundarios; el FEN, fusionando con la Organización Universitaria Peronista (FEN – OUP), para el activismo

en las facultades; y las Brigadas de la JP, para incorporar a los jóvenes a nivel territorial.

La organización interna estaba diagramada en: frentes, niveles de conducción, defensa, y estado mayor, donde la idea operativa en el territorio y el frente principal era el barrial. Su organización fue verticalista y cuasi militarizada, ya que existieron brigadistas, jefe de brigada, miembro de comando, jefe de comando local, jefe de seccional, etc.

Según el relato de uno de los integrantes del estado mayor, en la última entrevista de ellos con Perón antes de su retorno se le mostró un organigrama de 16 escalafones de mando de la “orga”, donde el primer cuadro con un “P” era su propio lugar como jefe supremo.

No existió un uniforme obligatorio, aunque por el retorno de Perón se “ordenó” que vistiesen camisa blanca, pantalón, zapatos y brazalete negro.

Su mayor arma fue el adoctrinamiento, a través de la lectura de los discurso y escritos de Perón y a través de la película “Actualización política y doctrinaria para la toma del

Poder” del Grupo Cine Liberación de Fernando Solanas y Octavio Gettino. A eso lo acompañaba el trabajo comunitario, la acción barrila, el ir “puerta a puerta” con material de Perón, con alguna cinta de audio, invitar a una mateada, y “sumar” a la persona a futuras reuniones cual grupo evangélico.

El FEN tuvo su órgano de difusión, el “Periódico del FEN”, sumándose a la labor de

“Guardia de Hierro”, como publicación de militancia; “Trinchera de la Juventud Peronista”, dirigida por Alejandro Quintana, lanzada a partir de 1973, como el órgano oficial de las Brigadas; “Ser Peronista” del Instituto Doctrinario de G. de H; o las publicaciones, discos y cassettes que sobre las obras de Perón y Evita se realizaron desde Ediciones de la Reconstrucción. Mientras que desde el Instituto Carrillo y la revista “Hechos e Ideas”, en su tercera época, dirigida por Amelia Podetti desde 1974, sirvió para aglutinar a los intelectuales. “esto lo destacó hasta Juan Pablo Feinman, era muy difícil rebatir a los guardianes en su visión sobre Hegel y otras cuestiones filosóficas”.

Tras el triunfo en la interna del PJ capitalino, la reunión de las juventudes peronistas en

la Federación de Box de 1972 signó la tensión entre Guardia y la Tendencia, siendo la unificación un triunfo de los segundos en detrimento de Álvarez. Los “retornos” de Perón movilizaron a los guardianes, quienes llevaron una oración de Álvarez donde se diferenciaban del Frente Rojo (los montos y los troskos) y el Frente Negro (el C. de O, la CNU, López Rega y Osinde). La vuelta de Perón y el tercer gobierno significó el mayor crecimiento de Guardia a nivel de militancia y superestructural, por el ingreso de concejales, legisladores, diputados y funcionarios de la organización. Pero, tras la muerte del viejo Líder el 1º de julio de 1974, Álvarez disuelve formalmente la organización con la excusa de haber concluido G. de H. con su misión, provocando desconcierto y confusión en todos los cuadros.

Parte de su “estado mayor” y dirigencia intermedia intentó readaptarse, sea en su apoyo a Isabel Perón, con la Marina vía Massera durante la dictadura o en su relación con la Iglesia. Tras el golpe de 1976 los guardianes quedaron de hecho coordinados, según el texto de Terruera, por el Capitán (RE) de Marina Carlos Bruzzone, resguardando a su militancia de la represión, aunque no se evitó tener militantes desaparecidos.

En ese clima Alejandro Álvarez fue al exilio en Europa.

Además se estrecharon las relaciones con la Iglesia y los Jesuitas, sobretodo por la

Universidad del Salvador, y se planteó desarrollar un partido al estilo del Solidaridad polaco y reforzar adhesión a las posturas del Papa Juan Pablo II. Su rumbo en las últimas décadas se mixtura en docenas de grupos, intentos de fusiones efímeras (con Encuadramiento en los ’80 o con sectores de Montoneros en los ’90), y un corrimiento a la veta académica, política y/o religiosa.

Actualmente los ex guardianes podrían agruparse en tres sectores. El primero es integrado por políticos profesionales, cuadros técnicos, armadores políticos, referentes de organizacióny hasta empresarios como José Luis Manzano, perteneciente a la poderosa línea guardiana de Mendoza. El segundo grupo son aquellos cuadros medios dedicados aún al trabajo barrial, donde equilibran charlas doctrinarias con desarrollo intelectual, sentir místico y análisis de la realidad. Y una tercera vertiente es la religiosa, que se encuentra orientada por Álvarez en la Orden de María del Rosario de San Nicolás, Asociación Privada de Fieles Laicos de la Iglesia Católica, la cual es la patrona de los “guardianes”. A estos últimos se une la idea del desarrollo de comunidades autónomas en el interior y plantearse el retiro de la vida ordinaria para resguardar “al hombre y sus valores” de la actual “decadencia” argentina.

Los ex militantes guardianes que se han insertado en la esfera pública gubernamental durante las gestiones de Menem, De la Rúa, Duhalde y los Kirchner si bien demostraron, y demuestran, solvencia técnica han dejado de lado sus convicciones primarias y operan entre la autojustificación y la superación de su identidad de G. de H.

Aquellos alejados de los lugares de relevancia gubernamental sindican a aquellos como renegados de G. de H. pero con el oficio y la práctica política por su condición de cuadros, amén de seguir presentándose como reaseguro del peronismo.

Al margen de posiciones políticas particulares, los guardianes aún son referentes de militancia real y analistas severos de la realidad política.

Todavía queda mucho que decir y estudiar sobre ellos y su identidad.


* Politólogo, Docente UNLZ y UCES, Miembros de los Institutos Nacionales Eva Perón, Rosas y Manuel Dorrego

HABEMUS PAPAM, JODIDUS ESTAMUS?

Con la elección del arsobispo Argentino Bergoglio como el nuevo Papa de la iglesia católica se abren una serie de interrogantes sobre las futuras políticas del Estado de la Ciudad del Vaticano.


*Por Pedro del Arrabal

Dicen las malas lenguas, (lenguas poseídas por mandinga, lenguas viperinas, lenguas endemoniadas) que en la eleccion anterior, Bergoglio habia perdido por muy pocos en la votación final; y fue así -agregan- simplemente porque Joseph Aloisius Ratzinger alias “Benedicto XVI”, para la “santa” burocracia eclesiástica vaticana, era un poquito más reaccionario y conservador que don Bergoglio y por ende más funcional a los intereses del Estado Católico (que por lo general y en términos económicos y de inversiones financieras no se anda con chiquitas). Hicieron Lobbies por el Alemán y asi los fieles católicos tuvieron un Papa que pasó su gestión terrenal perdonando curas pedófilos tentados por la carne y envuelto en más de un escándalo financiero. Retirado un raccionario, la Santa Iglesia Católica Romana parecería que se volvió a garantizar, con la eleccion del arzobispo argentino en términos “moderados”, la continuidad de una línea histórica que solo fue alterada en el siglo pasado -y en parte- por el polaco Juan Pablo II. Aquel desvio se cobró vidas a un costo muy alto. La muerte de cientos de curas tercer mundistas no solo en America sino y basicamente en Africa fue el elevado precio que se debió pagar por aquel derrape.

El argentino eligió llamarse Francisco I. Y lo primero que se me cruzó por la mente de puro prejuicioso que soy fue pensar «¡Pobre santo! El Fransisco de Asis debe estar orando en alguna nube cercana para que el que decidió usar su nombre sea iluminado por DIOS PADRE y le indique el camino correcto, y de paso le saque de su cabezota todas esa ideas ultraconservadoras que siempre lo siguen acompañando.» (Alcanza con leer la nota de nuestro director en: http://www.revistaelemilio.com.ar/2010/07/la-santa-inquisicion-de-un-cruzado-fuera-del-tiempo/)

Al conocerse la noticia ciertos periodistas de medios televisivos argentinos de pronto entraron estado de exitación y les apareció un ridículo “nacionalismo chovinista” que los hacia delirar. Entre los que se destacaron en los primeros minutos de conocida la noticia estaban Julio Bazán TN y Feinmann de C5N. Para estos muchachos, de pronto Bergoglio pasó de ser lo que realmente es (que nadie sabe en realidad la pura verdad mas allá de lo que dice su curriculum por un lado, y por el otro las mencionadas viperinas)a ser un humilde y manso ciervo que pasó por tierras argentinas dejando estelas de amor a cada paso que daba.

En las pantallas se socaleaba: “El primer Papa Americano es Argentino”; “El Nuevo Papa es Argentino; eligieron a Bergoglio”, “Habemus Papam, y es Argentino”, etc, etc. De pronto todos debíamos sentirnos orgulloso por la elección del nuevo Papa. Era muy notorio el deseo de incentivar a la teleaudiencia para que todos agarraran una bandera argentina y salieran a la calle a saltar y gritar, o en coche y tocando bocina, celebrando tamaño acontecimiento. Como es costumbre en este tipo de periodismo, ellos nos estaban indicando algo que la mayoría de los argentinos no nos habíamos dado cuenta y que debía levantar nuestro orgullo nacional hasta el paroxismo: “Ya teniamos a una argentina metida en la nobleza europea (La Máxima) y ahora logramos meter a un cura argentino como presidente de los católicos del mundo (porque el Papa viene a ser algo asi)”

¡Tenemos un Papa Argentino… ¡Vamos Argentina Carajo!

Y los periodistas en estudio visualizaron en los fieles que se congregaron en los alrededores de la catedral metropolitana para celebrar la elección, a “una multitud”(según mi modesto entender y por lo visto y vivido a lo largo de los últimos 50 años, la parte mas fanática de los devotos católicos). En la jerga popular estos fanáticos son conocidos como “chupacirios”; y no está tan desacertada la calificación para estos beatos. La mayoría de ellos suelen ser muy pecadores -a escondidas- para luego correr detrás de las sotanas buscando el perdón divino que los absuelva de pecados pasados y de esa manera reiniciar su andar por las senda de las tentaciones mundanas libres de culpa y cargo y en la seguridad que recibirán la próxima vez el mismo indulto.

Belén Aramburu de C5N no se cansaba de reiterar la pregunta a los presentes en aquella supuesta “multitud” que se encontraba en la Catedral: “¿ Que sentis por tener un papa Argentino?” (¿?) No sé que novedosa respuesta esperaba.

El cura Jose Arancedo, Pte. De la Conferencia Episcopal, sentía que Dios se había acordado de él al mandarle la prensa; junto a los curas que lo acompañaban resaltaba la humildad de un Bergoglio que siempre habría optado por dar misas en las villas junto a los pobres. Lástima que olviden hacer hincapié que llevar la resignación y la oración a los pobres “Villeros” no significa que el hombre desee que esas condiciones miserables de vida desaparezcan. Ver:http://www.revistaelemilio.com.ar/2012/12/perversa-historia-de-una-secta-plagada-de-hipocresias-falacias-y-mentiras/)

En mis años de militancia nunca sentí ni me enteré que Bergoglio haya pedido por el esclarecimiento del asesinato de un cura de pueblo como lo fue el cura Riojano Angelelli, o los monges Palotinos de la Iglesia del Barrio de Belgrano y tantos otros curas más.

Que Perez Ezquivel sostenga: “hubo obispos que fueron cómplices de la dictadura, pero Bergoglio no”. No es garantia de nada y si una simple opinion personal. Todo el mundo conoce y reconoce la trayectoria de Perez Esquivel en defensa de los derechos humanos; pero eso no significa que Adolfo tenga la información más completa del accionar de todo el clero. Tomar la palabra de Perez Esquivel como “palabra santa” más allá de una opinión personal, equivocada o no, no deja de ser una manipulación periodística. Ni tan tan ni muy muy. Con ese criterio se podría pensar que ciertos economistas (alguno premio nobel) conocían a pies juntillas lo que ese neoliberalismo hacia con las ingentes masas humanas en toda América Latina en las tres últimas decadas del siglo pasado.

Sin ir más lejos y en relación a DD.HH., acá existen muchos muchachos de “izquierda”que actualmente “militan” como defensores de los mismos y se rasgan las vestiduras; pero en momentos de la última dictadura fueron cómplices por omisión (haciendose los boludos) cuando no “botoneando” a compañerros del Campo Popular simplemente porque el “partido” sostenía que“Videla era un General Democrático”. Se puede ser cómplice por accion u omisión.

También se puede no conocer en toda su magnitud el accionar de la cúpula clerical en esos tiempos tan oscuros.

En cuanto a Bergoglio, fue muy conocido su vínculo “setentino” con la gente del “Gallego” Alvarezconductor de aquella “orga” filo peronista de derecha auto llamada “Guardia de Hierro” de la cual surgieron tipos como aquel ultramenemista preocupado por sus gluteos, José Luis Manzano. Hasta Moyano salió a decir que Bergoglio era “peronista”.

Según cuentan algunos testimonios, cuando recibió la orden de sus superiores jesuiticos de traspasar la Administración de la Universidad del Salvador a manos “laicas”, el que fue a parar al rectorado fue el “Guardian” ¡casualidad… otro “pancho”!, Francisco José Piñon. El Salvador se llenó de “Guardianes” y fue la “Institución” educativo que hasta el dia de hoy no retiró el “Honoris Causa” a genocida Massera.

Según reza su curriculum, entre 1976 y 1979 los superiores e Bergoglio lo destinaron a la Iglesia de la Compañia de la Ciudad de Córdoba. Quien más quien menos y por esos años, una parte de la población conocía los vínculos de personajes como Monseñor Plaza, Pio Laghi con los capos de la dictadura; Primatesta y su vínculo con Luciano Menedez y Bussi, hombres recios de la dictadura Militar.

No parecen ser datos menores.

Hasta el día de hoy tampoco la iglesia catolica excomulgó a un asesino varias veces condenado como Videla.

Pregunta, esto ¿ lo desconocía Bergoglio? ¿No podía hacer nada? Angelelli solia sostener: “Un cura debe tener un oído en el evangelio y el otro en la voz del pueblo que era la vos de DIOS.”

El tiempo dirá qué fue de la historia de este Primer Papa Argentino y Americano. No estaría mal recordar aquellas palabras del obispo de Recife-Brasil, Hélder Cámara: “…mientras las dos terceras partes del mundo están subdesarrolladas, ¿cómo vamos a derrochar grandes cantidades en la construcción de templos de piedra olvidando a cristo vivo, presente en la persona de los pobres?”

Que DIOS ilumine a Francisco(“Panchito”) I.


Gentileza de: Revista El Emilio

EN EL PRINCIPIO

*Por Violeta Paula Cappella

1 En el principio era el Verbo y el Verbo era con Dios.

2
Del Verbo emanaron el Sustantivo, el Adjetivo y el Adverbio y Dios creó todas las Preposiciones y Conectores y otras categorías. Y vio Dios que eran muchas y que el Inglés era lengua astuta, hija de la Serpiente Capitalista.

3 Y dio Dios a la humanidad, a través de uno de sus Grandes Profetas, un idioma perfecto llamado Esperanto.

4
A cierta porción de la humanidad le sedujo la idea y habló y habla en Esperanto; a otra porción la subsumió el Inglés, una tercera porción se entretiene entre varios idiomas o el propio y otros, no se interesan ni por el propio ni por los ajenos.

5 Mirando Dios a su creación, lanzó nuevamente los Mandamientos y uno más, pero esta vez usó lo que todo hombre o mujer que lee y escribe, tiene: Facebook y Tweeter.

6 El 11º Mandamiento dice: “No cometerás errores de ortografía y si los cometieres, una hora de tu vida te será descontada por cada error”. Firmado: Dios. En el Tweeter le sobraron caracteres, mas Dios decidió no utilizarlos.

7 La humanidad recibió la advertencia en todos los idiomas del mundo e incluso en Esperanto y hombres y mujeres de todas las edades creyeron que se trataba de un virus, por ejemplo, un poderoso Troyano que habría sido lanzado por algún hacker al servicio de Microsoft o Apple.

8 Los más fieles a los mandamientos de Dios, se decidieron por utilizar diccionarios on-line o desempolvar los diccionarios que estaban allá arriba en algún estante perdido; los menos creyentes, pero con cierta aprehensión a la palabra divina, instalaron software de corrección automática y a los que todo les entra por un oído y les sale por el otro, éstos, siguieron escribiendo en sus muros y “tweeteando” como si nada hubiese pasado.

9 Los diccionarios de la Real Academia Española tuvieron récord de ventas en menos de una semana, del mismo modo que los Duden, Wahrig, Oxford, Larousse y tantos otros.

10 Esa misma semana, un muchachito de unos treinta y tantos años falleció inesperadamente en una oficina de la Bolsa de Comercio de Rosario frente a su notebook, cuando durante el almuerzo escribió en el muro de su Facebook un largo comentario con más de 500 errores de ortografía y en una semana había cometido exactamente 350.400 errores ortográficos. Y fue este triste acontecimiento en la tarde del Primer Año.

11 De un día al otro dejaron de funcionar los diccionarios on-line y las ventas de diccionarios en papel y CDs de instalación aumentaron junto con sus precios. Las compañías telefónicas ofrecieron unos programitas para celulares con Android de autocorrección. Dios miró y vio que era malo y los hackeó.

12
A alguien se le ocurrió reinventar un diccionario portátil del tamaño de una calculadora de bolsillo para que los hijos e hijas de Dios no tuviesen que andar transportando en sus bolsos, maletines, mochilas y carteras los pesados diccionarios. Volvió Dios a mirar y vio que era comodidad humana y también los hackeó. Y Dios hizo todo esto en las mañanas y tardes del Segundo Año.

13 Entonces Dios endureció la madera de todos los árboles para que no se talaran más para la fabricación de pasta celulosa y el Grupo Clarín se vio en la obligación de usar papel reciclado para sus diarios y revistas, hasta que finalmente quebró.

14 Dios vio que eso era bueno, porque salieron de circulación diarios y revistas con contenidos banales, mas vio también que tanto en el Facebook como en el Tweeter, sus hijos e hijas ya no hacían comentarios sino que subían fotos y todo el mundo marcaba sólo “me gusta” o “favorito” y nadie opinaba.

15 Intervino Dios nuevamente y anuló de ambas redes sociales, de otras menos usadas y de todos los chats, la posibilidad de subir fotos o responder con íconos. Y Dios vio que esto era bueno. Y aconteció todo esto en las mañanas del Tercer Año.

16
Los más astutos “googleaban” palabras y frases enteras y las “posteaban” o “tweeteaban” en sus muros. Y vio Dios que esto era malo, pues era copia, y enredó la palabras.

17 Los precios de los SMS aumentaron porque eran más largos y daba lo mismo escribir un SMS que hablar veinte minutos, por lo que la gente comenzó a llamarse más por teléfono.

18 Un total de 12.795.364 hijos e hijas de Dios murieron de “faltas de ortografías” y otros tantos habían reducido sus vidas a escasos días. Y Dios vio que esto era malo y envió una carta a Papá Noel en el mes de abril para que regalase diccionarios a los niños en edad escolar, estudiantes secundarios de todas las modalidades e incluso adultos que, por alguna razón de fuerza mayor, debieron abandonar sus estudios y dedicarse a trabajar. Y niños y niñas se regocijaron, leyeron y estudiaron.

19 Ante la masiva y divina intervención, los diccionarios debieron bajar sus precios en las librerías pues ya nadie los compraba.

20 Cuando Dios vio que se multiplicaron en todos los países del mundo las clases y cátedras de “Ortografía” y que los docentes, lingüistas y doctos en lenguas tenían trabajo, juzgó que esto era bueno y reestableció la posibilidad de subir imágenes a las redes sociales. Y todo esto sucedió en las mañanas y tardes del Cuarto Año.

21 Y Dios dijo a la humanidad desde el cielo y con voz de truenos: “Aprenderéis a escribir leyendo.” Y lo dijo también en Esperanto.

22 Los hombres y mujeres desafiaron a Dios y quisieron llegar al cielo construyendo una nueva Torre de Babel con las palabras más usadas a diario en cada idioma, mas Dios los dejó porque sabía que fracasarían en el intento y así fue, ya que las palabras eran tantas que nadie sabía si pertenecían a su propia lengua o a una extranjera y abandonaron el proyecto. Y Dios vio que esto era bueno. Y todo esto acaeció en las mañanas y tardes del Quinto Año.

23
Y vio Dios al Sexto Año de su intervención en el mundo de los hombres que muchos de sus hijos e hijas se ufanaban de estudiar Latín y Griego y los convirtió en estatua de sal. Y vio Dios que esto no era bueno e hizo descender el Espíritu de Zamenhof, el creador del Esperanto, a todas las escuelas y universidades y les dio a sus hijos e hijas el don de lenguas para que hablasen y escribiesen correctamente en su propia lengua y en Esperanto; y el Inglés, como lengua dominante en el mundo y transgresora de pautas culturales y lingüísticas, cayó en desuso. Y vio Dios que esto era bueno y se regocijó en su creación.

24 Mas vio Dios que muchos docentes castigaban a sus alumnos con látigos y punteros cuando cometían un error ortográfico y secó la mano, derecha o izquierda, de los docentes torturadores. Y vio Dios que esto era bueno.

25 Y viendo Dios que entre los hombres y mujeres del mundo reinaba la paz ortográfica, dijo al Séptimo Año de su irrupción en el mundo de los hombres con voz de trompetas: “Habéis cumplido con el 11º Mandamiento; os devuelvo los diccionarios on-line y os agradezco que hayáis plantado árboles de buena madera para futuros libros. Mas no los talaréis y deberéis utilizar libros electrónicos.” Y los ecologistas de todo el mundo se regocijaron y alabaron con cánticos e himnos la creación de Dios.

26 Y Dios miró por última vez su creación y pensó: “No daré de baja el 11º Mandamiento porque mis hijos e hijas son esencialmente holgazanes ortográficos.” Y vio Dios que esto era bueno y reposó de toda la obra que había hecho.

HABEMUS PAPAM


Jorge Bergoglio:Papa de las tinieblas

*Por Raúl Isman
"El matrimonio gay es una movida del Diablo".
Francisco I, antes de su nombramiento.

El PAPA argentino, Francisco I, viene a cumplir el proyecto del poder mundial para disputar el consenso de la sociedad, especialmente de los pueblos. No solo se trata de sustentar posiciones contrarias al matrimonio igualitario, o contra el aborto, ampliamente difundidas por el obispo Bergoglio, sino de gestar una conciencia de disciplinamiento hacia el orden contemporáneo, reaccionario, de dominación transnacional.

Julio Gambina. Economista y dirigente político argentino.

El 13 de marzo de 2013 la gerontocracia vaticana escogió por primera vez en la historia un papa no europeo. Se trata del arzobispo argentino Jorge Bergoglio, quien asumió bajo el nombre de fantasía de Francisco I. Habida cuenta que a los franciscos en el mundo de habla hispana suele llamárselos "Pancho" no faltará mucho para que el nuevo pontífice sea conocido como Panchito de las tinieblas por algunas razones que detallaremos a continuación, sin la mínima pretensión de agotar el tenebroso prontuario del prelado (se sospecha que fue cómplice del robo de bebés durante la dictadura, por ejemplo).

Al nombrar a Bergoglio, el estado vaticano se puso en total coincidencia con sus peores tradiciones y antecesores en el trono romano. Por no hablar de etapas demasiado antiguas (los operadores sacerdotales que colocaron a la naciente iglesia como aliada del imperio latino y luego fundamento teologal de la opresión feudal), un hilo histórico vincula al Papa Julio II (1443-1513 y en el trono entre 1503 y 1513, jefe de una banda de "condotieri" algo parecido a los parapoliciales de la época) con PIO XII (pontífice cómplice del nazismo entre 1939 y 1958). El listado es incompleto por demás y cuenta con obispos cómplices de cuanto genocidio ocurrió en nuestro continente. Además, no hay que olvidar que la conquista y explotación de nuestro continente fue posible por el uso ilimitado de la espada sacerdotal (cruz). No obstante ello, no impidió a un reconocido antecesor del nuevo Papa, el extinto y reaccionario Obispo Antonio Quarracino que denunciase a las fuerzas de izquierda como expresiones extranjerizantes; como si la Iglesia fuera originaria de nuestras pampas. Por otra parte, la denuncia del interés vaticano por las riquezas pecuniarias y la extrema pobreza de su espiritualidad es aún anterior a la Protesta encabezada por Martín Lutero hacia la segunda década del siglo XVI. ¿Mejoró la conducción católica en este punto o empeoró en las casi cinco centenas transcurridas? La respuesta es más que obvia.

Para no abundar en demasiadas cuestiones el peor baldón de la trayectoria del neofrancisco es el secuestro por las fuerzas represivas de dos sacerdotes bajo su jesuítica jurisdicción. El caso se relata en el libro "El silencio" del periodista Horacio Verbitsky, quien previamente lo había acusado en varias notas de haber entregado los datos de las víctimas a las jaurías criminales. Todo según declaraciones de Orlando Yorio, uno de los jesuitas secuestrados, antes de fallecer por causas naturales en 2000. El acusado jamás intentó refutar los graves cargos y se limitó a prohijar una publicación en su alabanza. Citado por la justicia (¿ y si reclama la extradición papal?) para declarar por el robo de bebés a madres martirizadas durante la dictadura 1976-1983 respondió por escrito. Sólo le faltó justificar el hecho aduciendo que los infantes hurtados a sus familias no debían soportar abusos pedófilos, de esos que son especialidad de la casa eclesial. De modo que la elección de Francisco I es una toma de posición: la curia vaticana le dice fuck you a la Argentina torturada, oprimida y masacrada durante los años siniestros. Es una opción por los asesinos, torturadores y explotadores contra las Madres de Plaza, los H.I.J.O.S, las abuelas y el sufrido pueblo de nuestro país.

Los antecedentes cuentan, pero en rigor la causa inmediata para la elección del ungido es el hecho de que se trata de un operador político con pretensiones de extremo florentinismo. Pero es preciso un supermaquiavello para tratar de encausar y conducir la terrible interna vaticana; de modales silenciosos y suaves, pero de extremo salvajismo. No menor es el problema de la pérdida de la influencia de los ¿valores? católicos en el seno de la sociedad civil (laicado). Es sabido que casi nadie de los autoasumidos como practicantes de la fe se halla dispuesto a seguir los preceptos difundidos por el dogma (dejemos la discusión de con cuanta consecuencia practicados por los propios sacerdotes). Rara vez es la mujer que llega virgen al matrimonio y ninguna pareja desenamorada se abstiene de separarse. La disminución de vocaciones sacerdotales es otra realidad que debería afrontar el nuevo Papa.

Pero la causa fundamental del nombramiento del obispo pasa, en nuestra opinión, por otras cuestiones. Si entre los siglos XI y XII de nuestra era se libra una dura batalla entre papado e imperio, el fin de la guerra fría va a ser precedido y posibilitado por un acuerdo entre el papado (polaco, Karol Wojtyla) y el imperio (protestante y yanki) en el cual el objetivo logrado fue derrumbar al socialismo real y recomponer la dominación del capital sobre las masas populares. El señorío aún inacabado del neoliberalismo tuvo una fuente teologal: la influencia de la iglesia católica, en general. Y en particular, del pontífice polaco, cuya impronta aún es prematuro que la historia pudiere dimensionar. Y una inquietante hipótesis postula que asistimos a un nuevo acuerdo estratégico entre el Vaticano y el imperio del norte. Se trata de confrontar contra los gobiernos populares latinoamericanos y los movimientos sociales. La prenda del acuerdo es que la iglesia movilice sus recursos espirituales al servicio de- en una situación de mínima- debilitar y paralizar a los sujetos ya señalados. Y en una perspectiva de máxima derrotarlos y deponerlos. Y a cambio, el poder financiero global ayude a ocultar los escandalosos manejos del Instituto de Orden Religioso (el banco vaticano). Como se ve, la única diferencia entre las maniobras papales en tiempos de Lutero y los actuales, es la cantidad de los fondos involucrados y la sofisticación de las operaciones y las unidades monetarias. No nos extrañemos que los prelados venezolanos y el propio Papa se pronuncien contra el católico Nicolás Maduro y a favor del judío derechoso pro imperialista Henrique Capriles Radonski. La ofensiva contra los gobiernos progresistas sólo reconocerá los límites que los propios pueblos pudieren crearle. Así nos queda claro cómo es posible que el papado denuncie constantemente a las guerras, "omitiendo" al imperialismo, verdadero causante de los conflictos bélicos. Una vez más y como siempre fueron excluidas del conclave vaticano las masas populares y sus necesidades y la posibilidad de construir sociedades más justas basadas en el derecho y el poder civil dependerá de poder derrotar a las fuerzas tenebrosas acaudilladas a partir de hoy por Francisco I.



*Docente. Escritor
Colaborador habitual
del periódico socialista El Ideal.
Director de la revista
Electrónica Redacción popular. Columnista en política internacional
del Canal Señal Oeste (Moreno) y
del Programa radial Periodismo consentido
raulisman@yahoo.com.ar