Seguidores

27 de abril de 2013

EL PODER DE LA DERECHA

*Por Aritz Recalde

La movilización del 18 de abril y la fuerte operación mediática implementada contra la iniciativa de la Democratización de la Justicia, son dos expresiones políticas del comportamiento de la derecha argentina.

La derecha despliega su dominio a partir de ejercer cinco poderes, que son el económico, el político, el cultural, el judicial y el militar[1]

Actualmente en Argentina y en buena parte de Latinoamérica, sus poderes militar y político están debilitados[2] frente a la asunción de proyectos de contenido nacionalista y popular. Es por eso, que la derecha opera, principalmente, movilizando los otros tres poderes mencionados.


I- Poder Económico


En el caso argentino, intentaron desestabilizar al gobierno a partir de:

· Fuga de capitales. El gobierno contestó con el control de cambios.

· Inflación. El gobierno está avanzando en el acuerdo de precios.

· Bloqueo de las exportaciones y evasión impositiva. El gobierno tiene un modelo económico sustentable y posee una importante disponibilidad de reservas como para enfrentar las operaciones.

En definitiva, la derecha no puede derribar al gobierno por la vía del poder económico.


II- Poder mediático

“La técnica moderna de la propaganda y la guerra psicológica ha puesto en sus manos un nuevo instrumento: la infamia”. Juan Perón

La derecha, históricamente, dispuso del control de los medios de comunicación. La historia de nuestro periodismo está estrechamente ligada a la de la oligarquía y sus aliados extranjeros.

La operación mediática ejecutada contra el gobierno se organiza a partir de:

a- Movilizar el “sentido común”. Con mucha habilidad los medios activan los “preconceptos” que posee la opinión pública. En particular, los medios difunden los mitos de la “justicia independiente” y de la “libertad de expresión”. Rogelio García Lupo lo describió de la siguiente manera “El país ha sido trabajado por la consigna propagandística de la libertad de prensa como máscara libertad de empresa que va a movilizarse inmediatamente cada vez que el Estado nacional intente aplicar un correctivo a una deformación específica en esta área”.

b- De la “reiteración permanente” de las construcciones que hace de la noticia. Ello lo ejercen a partir de:

- Su control oligopólico del sistema.

- La construcción de la “espectacularidad de la noticia” que les permite conseguir una repetición masiva en un formato simple. La presentan de tal forma que se repite en noticieros y además, en los programas de entretenimiento e interés general.

c- Manejo del supuesto de “universalidad”. La última movilización se caracterizó por la participación directa de la oposición para su convocatoria. Ello marca una diferencia con las anteriores que se presentaron como el resultarte de las “redes sociales”[3] y de los “ciudadanos” independientes. La derecha oculta su interés directo, atento dispone de una bajo poder político y escasa capacidad electoral. Es por eso, que dice representar a “los ciudadanos”, en un intento de persuadir a la franja inestable de la opinión pública de que “todos” comparten un “desanimo” con el proceso político.

Desde el 2009 a la fecha, los medios de comunicación de la derecha no pudieron derrocar al gobierno.


III- Poder Judicial

“La concepción de la justicia reducida a salvaguardar los derechos de los propietarios privados y a que éstos dispongan discrecionalmente de sus bienes, es la idea de justicia oligárquica”. Arturo Enrique Sampay

La derecha argentina, históricamente, tiene una importante representación en la justicia. Tal es así, que la Corte Suprema de Justicia reconoció el golpe de Estado de 1930. No es por nada, que los opositores a Perón de 1945 entre los cuales estaba la embajada de los Estados Unidos y la Sociedad Rural, pidieron que el poder pase a la Corte Suprema.

Quedó demostrado con el accionar de los jueces de las causas del grupo Clarín, que ambos poderes se protegen entre ellos. La justicia defiende a los medios y los oligopolios de la comunicación son un escudo protector de la corporación judicial.

En definitiva, la derecha argentina quiere reconstruir el contexto político de Chile de 1973 o de la Argentina previa al golpe de 1976. Sus métodos son la desestabilización económica, la guerra cultural y el bloqueo judicial. Su objetivo, es el de generar ingobernabilidad política e inseguridad social para imponer sus candidatos.


Notas:


[1] Tradicionalmente, la derecha actuó a partir del poder militar, que les sirvió para gobernar, con interrupciones, desde 1955 a 1973 y desde 1976 a 1983.


[2] La derecha argentina no encuentra un “Henrique Capriles” capaz de organizar y de disciplinar el espectro político para dar un enfrentamiento al gobierno. Por el contrario, (des)reúne a dirigentes de diversos partidos políticos de derecha a izquierda; a sindicalistas cuesta abajo; a referentes del espectáculo y a expresiones de la farándula; y a titulares de mediocres gestiones de gobierno. Su debilidad política los obliga a operar con los poderes económicos, mediáticos y judiciales.


[3] En el mismo momento que un oligopolio de la comunicación “menciona” la convocatoria, ésta deja de ser “auto convocada” y es parte de una operación mediática.
Publicar un comentario