Seguidores

30 de septiembre de 2012

ASSANGE A LA ONU: “EEUU construye un régimen nacional de secretismo”

REBELION – El fundador de WikiLeaks, Julian Assange, apareció ayer por videoconferencia entre los relatores en la Asamblea General de la ONU. Habló de los derechos humanos, de la política de EE.UU., de la tragedia personal de Bradley Manning y de los cambios en el mundo.



Buenos días, señores delegados, señoras y señores,

Hoy hablo con ustedes como un hombre libre porque a pesar de que estoy detenido desde hace 659 días sin cargos, soy libre en el sentido básico y más importante, soy libre para decir lo que pienso.

Esta libertad existe porque la nación de Ecuador me ha concedido el asilo diplomático. Y otras naciones tuvieron la voluntad de apoyar esta decisión. Es por el artículo 19 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos de la ONU, gracias a la cual WikiLeaks fue capaz de recibir y difundir informaciones e ideas de toda índole, sin consideración de fronteras. Y es por el artículo 40.1 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, que estipula el derecho de buscar asilo de la persecución y la 1951 Convención sobre el Estatuto de los Refugiados y otras convenciones producidas por Naciones Unidas, con las cuales puedo ser protegido igual que otros, de la persecución política.

Gracias a las Naciones Unidas puedo realizar en este caso, mi derecho inalienable a buscar protección de las acciones opresoras que algunos gobiernos emprenden en mi contra, contra los empleados y los seguidores de mi organización. Es gracias a la prohibición absoluta de la tortura, estipulada por la norma ordinaria internacional y la Convención de la ONU contra la Tortura, que seguimos firmemente denunciando las torturas y crímenes de guerra, sin importarnos quiénes son los perpetradores. Quisiera agradecer la cortesía del Gobierno de Ecuador, de facilitarme la posibilidad de hablar otra vez ante la ONU en unas circunstancias muy diferentes a las que tuve durante el “Universal Periodic Review” en Ginebra en 2010.

Hace casi 2 años hablé ante la ONU sobre nuestro trabajo de descubrir las torturas y los asesinatos de casi 100.000 ciudadanos en Irak. Pero hoy les quiero contar una historia estadounidense. Les quiero contar una historia sobre un joven soldado estadounidense en Irak. El soldado nació en Oklahoma, de madre galesa y padre de la Armada de EE.UU. Sus padres se enamoraron. Su padre fue enviado a una base militar estadounidense en Gales. Desde la niñez, el soldado parecía que iba a tener un futuro muy prometedor, ganó varios premios principales en las ferias de ciencias locales, durante tres años seguidos. Creía en la verdad y le gustábamos todos nosotros. Él odiaba la hipocresía.

Él creía en la libertad y en el derecho para todos nosotros de buscar felicidad. Él creía en los valores que fundaron el país independiente de Estados Unidos. Él creía en Madison, en Jefferson, creía en Paine. Igual que muchos adolescentes era inseguro en qué hacer con su vida pero sabía que quería defender a su país y sabía que quería conocer el mundo. Ingresó en el Ejército de EE.UU. y como su padre se hizo un analista de inteligencia.

A finales de 2009 cuando tenía 21 años fue enviado a Irak. Allí supuestamente fue donde vio que el Ejército estadounidense no sigue la ley de manera estricta, de hecho está involucrado en homicidios y apoya la corrupción política. Se supone que esto fue en Bagdad en 2010 cuando envió a WikiLeaks, me entregó a mí y de hecho al mundo, los detalles que mostraban torturas de iraquíes, los asesinatos de periodistas y las cintas con la información sobre más de 120.000 homicidios de civiles en Irak y en Afganistán. Está acusado de haber entregado a WikiLeaks 251.000 cables diplomáticos de EE.UU., con ayuda de los cuales luego se encendió la Primavera Árabe. El nombre de este joven soldado es Bradley Manning.

Presuntamente fue arrestado en Bagdad tras ser traicionado por un informante, primero fue encarcelado en Kuwait y luego llevado a Virginia, donde fue recluido durante 9 meses en régimen de aislamiento y fue donde sufrió severos abusos. Abusos que el relator Especial de las Naciones Unidas sobre la Tortura, Juan Méndez, investigó y denunció ante EE.UU. Un portavoz de Hillary Clinton rechazó estas acusaciones.

Bradley Manning, el que fuera estrella de las ferias de ciencias, soldado y patriota… fue degradado, maltratado y torturado psicológicamente por su propio Gobierno. Fue acusado de delitos penales. Todo esto le sucedió porque el Gobierno de EE.UU. intentó romper su voluntad y forzarle a testificar contra WikiLeaks y contra mí.

Hasta el día de hoy, Bradley Manning lleva detenido sin juicio 856 días. El máximo legal para el Ejército de los Estados Unidos es de 120 días.

La Administración de los Estados Unidos está tratando de erigir un régimen nacional de secretos, un régimen de ofuscación. Un régimen donde cualquier empleado público que revele información delicada a una organización de la prensa puede ser sentenciado a muerte, a cadena perpetua por espionaje, y a la organización mediática junto al informante.

No debemos subestimar la investigación a la cual ha sido sujeta WikiLeaks por el FBI. Lo único que desearía decir es que Bradley Manning ha sido la única víctima de toda esta situación, pero el asalto a WikiLeaks en relación a ese asunto y a otros ha producido una investigación a la que un diplomático australiano se ha referido como “sin precedentes” en su naturaleza. Eso es lo que el Gobierno de EE.UU. llamó “toda la investigación gubernamental”. Las agencias de inteligencia identificadas que se han visto involucradas en esta investigación incluyen la Agencia de Inteligencia de la Defensa, la división de investigación contra el crimen del Ejército de los EE.UU., las fuerzas aliadas en Irak, la primera división del Ejército, la unidad de investigación del Ejército de crímenes cibernéticos, la CCIU, el segundo cibercomando del Ejército.

En el marco de estas tres investigaciones que se llevan a cabo, hay una del departamento de Justicia que es la más significante, y la del jurado de EUU en Alexandria, Virginia. La oficina Federal de Investigación (FBI), según el testimonio en la Corte, elaboró un archivo de 42.135 páginas sobre WikiLeaks. De las que casi ocho mil, están dedicadas a Bradley Manning. El departamento de Estado y los servicios de seguridad diplomáticos realizan sus indagaciones. Adicionalmente fuimos investigados por la Oficina del director general del Servicio de Inteligencia Nacional, la Oficina del ejecutivo del servicio de contraespionaje, la CIA, el comité de supervisión doméstica, además de la plantilla del Servicio de Seguridad Nacional, el comité interdepartamental de inteligencia y por La Junta Asesora de Inteligencia exterior del Presidente.

El portavoz del departamento de Justicia, Dean Boyd, confirmó en julio del 2012 que la investigación de su oficina contra WikiLeaks continúa. Ayer Barack Obama pronunció muchas palabras buenas. Pero es precisamente su Administración la que publica en su sitio dedicado a la campaña electoral, más espacio sobre la criminalización de la libertad de expresión que todos los presidentes anteriores.

Yo recuerdo la frase sobre la audacia de la esperanza. ¿Quién puede decir que el presidente de EEUU no es audaz? No fue un paso audaz por parte del Gobierno norteamericano, atribuirse el progreso de los últimos dos años. ¿Fue audaz por su parte declarar el martes que EEUU respaldó a las fuerzas de cambio, durante la Primavera Árabe? La historia de Túnez no comenzó en diciembre del 2010, y Mohamed Bouazizi no se incendió para que Barack Obama tuviera posibilidad de ser reelegido. Su muerte fue fruto de la desesperación que soportaba viviendo bajo el régimen de Ben Ali. El mundo conoció tras leer las publicaciones de Wikileaks, que Ben Ali y su Gobierno, disfrutaron durante muchos años de la indiferencia o quizá hasta del respaldo de EEUU que era consciente de sus crímenes y sus desmanes. Así que para los tunecinos sería una sorpresa conocer que EEUU respaldó a las fuerzas de cambio en su país. Y sería una sorpresa para los jóvenes egipcios, que limpiaban de sus ojos el gas lacrimógeno norteamericano, que la Administración estadounidense apoyaba los procesos de cambio en Egipto.

Debería ser una sorpresa para aquellos que escucharon a Hillary Clinton insistir en que el régimen de Mubarak era “estable”, y cuando estaba claro para todos que no era así, que su odiado jefe de inteligencia, Suleiman, de quien nosotros demostramos que EE.UU. sabía que era un verdugo, debería tomar el cargo. Debería ser una sorpresa para todos los egipcios que escucharon al vicepresidente Joseph Biden que declaró que Hosni Mubarak era un demócrata y Julian Assange era un terrorista informático. Es irrespetuoso para los muertos y encarcelados en la revuelta de Bahréin que reivindican a EE.UU. “apoyo a las fuerzas de cambio”.

De hecho esto es atrevido. ¿Quién puede decir que no es atrevimiento que el presidente que trata de comparecer como líder mira hacia atrás en este gran cambio, el cambio de la gente, y después lo llama a su manera? Pero podemos animarnos aquí también porque eso significa que la Casa Blanca vio que este progreso es inevitable. En este “tiempo de progresos” el presidente ha visto en qué dirección sopla el viento. Y ahora él debe fingir que es su Administración la que lo hizo estallar. Muy bien, esto es mejor que la alternativa: inclinarse hacia la irrelevancia mientras el mundo sigue adelante. Tenemos que ser claros aquí: EE.UU. no es el enemigo. Su Gobierno no es uniforme. En algunos casos gente buena en Estados unidos apoya las fuerzas de cambio. Y quizá Barack Obama personalmente fue uno de ellos. Pero en otros, y en masa, en etapas tempranas, se opusieron activamente. Este es un problema histórico y no es justo y no es apropiado para el presidente distorsionar esa cuestión para obtener ganancias políticas o por pronunciar buenas palabras.

Y en cuanto a las palabras buenas, son solo las palabras buenas. Nosotros las alabamos y estamos de acuerdo con estas palabras. Estamos de acuerdo con lo que el presidente Obama dijo ayer de que las personas pueden resolver sus divergencias pacíficamente. Estamos de acuerdo con que la diplomacia puede sustituir la guerra y estamos de acuerdo que esto es un mundo independiente. Estamos de acuerdo en que la libertad y la libre determinación de las personas no son valores meramente estadounidenses u occidentales, sino valores universales. Y estamos de acuerdo con el presidente cuando dice que debemos hablar con honestidad si somos serios sobre estos ideales. Pero las palabras buenas languidecen sin acciones proporcionales. El presidente Obama habló con firmeza a favor de la libertad de expresión. “Los que están en el poder”, dijo, “tienen que resistir la tentación de reprimir a los disidentes”.

Hay tiempo para las palabras y hay tiempo para las acciones. Ya el tiempo de las palabras se ha agotado. Es hora de que EE.UU. cese la persecución de WikiLeaks, cese la persecución de nuestro pueblo y cese la persecución de otras fuentes. Es hora de que el presidente Obama haga lo correcto y se una a los cambios en el mundo no con buenas palabras, sino con buenos hechos.

Gracias.


Fuente:  Contrainjerencia

EL ARMADO POLÍTICO DETRÁS DE LAS PREGUNTAS A LA PRESIDENTA EN BOSTON

Hubo panfletos con un cuestionario armado y denuncias de una asociación de fondos buitre que acusaban al gobierno por violar la libertad de expresión y atacar al Grupo Clarín. Como en Nueva York, se convocó a cacerolear.



        

Panfletos con una descripción sesgada de la realidad económica y social en el país que sugerían qué preguntar. Correos electrónicos convocando a un cacerolazo a los ciudadanos argentinos residentes en Boston. Una agrupación de fondos buitre que reclama contra la Argentina manifestando en la puerta y un militante y ex funcionario del PRO que reconoció que las preguntas de los estudiantes fueron coordinadas de antemano.

Ese es el trasfondo que dejó la última actividad de la presidenta Cristina Fernández en los Estados Unidos, donde enfrentó lo que en los papeles era un diálogo con estudiantes de la Escuela de Gobierno de una de las universidades más prestigiosas del mundo, pero en los hechos terminó siendo algo muy parecido a un acto político destinado a cuestionar no sólo su figura sino también su programa de gobierno. 

"La libertad de expresión está en peligro en la Argentina. La presidenta Cristina Kirchner se niega a ofrecer conferencias de prensa, ataca a los medios que se le oponen y demoniza a los opositores que piensan distinto que ella. El acceso a la información es esencial en la democracia. Sin embargo, los ciudadanos argentinos encuentran cada vez más dificultades para acceder a esa información. Por eso le pedimos que tome un minuto de su tiempo para hacerle las preguntas que la gente en la Argentina no puede realizar a sus gobernantes."

El texto corresponde a uno de los panfletos que el jueves circularon desde temprano en las puertas del edificio de Harvard en el que iba a exponer la presidenta, e incluye una serie de 15 preguntas para hacerle a la mandataria argentina. Cualquier relación entre esa presentación y la muletilla que varios de los jóvenes emplearon para preguntar (cuando celebraban la posibilidad que les está vedada a los argentinos) es una pura coincidencia.

Las preguntas iban desde la ya desmentida versión de que el Indec afirmaba que en la Argentina se podía comer por seis pesos, que uno de los estudiantes de Harvard realizó en términos muy similares a los del panfleto; hasta las restricciones para la compra de dólares (también formulada), pasando por una que plantea: "Qué quiere hacer el gobierno argentino el 8 de diciembre con el Grupo Clarín y su conglomerado de medios."

Siete de las diez preguntas que le fueron formuladas a la presidenta estaban en ese panfleto, que varios de los estudiantes tenían en sus manos a la hora de preguntar. "Tenés mala memoria que tenés que leer", preguntó irónica Cristina a un estudiante venezolano que tenía un papel en su mano frente al micrófono.  

"No pregunto lo que quieren ellos", anticipó un estudiante que se presentó como salteño y luego consultó a la mandataria argentina sobre el rol de la responsabilidad social en el desarrollo económico. Nunca aclaró quiénes eran "ellos", aunque su advertencia daba cuenta de una organización previa para la realización de las preguntas.

También aparece en el panfleto la pregunta sobre la perspectiva de la re-reelección. Esa fue la que efectuó Juan Ignacio Maquieyra, ex asesor del ministro de Educación porteño, Esteban Bullrich, autor intelectual del 0-800 para receptar denuncias sobre la actividad política en las escuelas. Maquieyra es además uno de los fundadores y secretario general de Generación Argentina Política, una agrupación de la juventud del PRO cuya sigla es idéntica a la de una conocida marca de ropa estadounidense (GAP) y convoca a encuentros de militancia en el After Oficce en el Bar Mística.

"Queremos conformar una dirigencia política profesional que sintetice conocimiento académico con praxis política de manera tal de poder transformar efectivamente la realidad", sostiene GAP desde su página web.

Maquieyra, quien rescindió su contrato con el Ministerio de Educación porteño antes de viajar dos meses atrás a Boston, destacó en su pregunta que estaba agradecido de poder efectuar las preguntas que el resto de sus compatriotas no pueden hacer y según informó la agencia Télam luego reconoció en diálogo con periodistas argentinos que las preguntas que se le iban a hacer a la presidenta fueron coordinadas previamente.

Las preguntas de los estudiantes de Harvard y las respuestas de la presidenta argentina generaron ayer una amplia repercusión. Lucía, una ex estudiante de Harvard que participó del evento, consideró "lamentable el papel que hicieron los argentinos ahí".
"El nivel de las preguntas era el de un taxista que leyó el diario Clarín de esta mañana. Uno esperaba preguntas más interesantes. Se desaprovechó una oportunidad. Le podrían haber hecho a la presidenta muchas preguntas interesantes", dijo la joven en diálogo con Víctor Hugo Morales.

A la vez, residentes argentinos recibieron llamados y correos con convocatorias a un cacerolazo que, según contó a la agencia Télam un argentino que desde 1974 reside en Boston, "claramente apuntan a usar a la gente", a pesar de definirse como un "claro opositor a Cristina" que sólo "quería escucharla en primera persona". 

En la larga fila que ocupaba toda la extensión de la calle Kennedy, a metros de Harvard Square, un grupo de argentinos repartía tarjetas rojas y panfletos, ambos con la firma de la American Task Force Argentina (ATFA) que integran estadounidenses acreedores de fondos buitre (ver aparte).

Ese armado recordó al cacerolazo que el martes un grupo de argentinos efectuó frente al hotel en el que se hospedaba la mandataria en Nueva York. En ese caso, Tomás Pérez Alati, uno de los promotores de la protesta que se presentó como becario de Derecho en los Estados Unidos, es miembro de una familia estrechamente vinculada al poder en la Argentina.
Su padre, Jorge Pérez Alati, es uno de los socios del estudio de abogados Pérez Alati, Grondona, Benites, Arnsten & Martínez de Hoz (h), reconocido por sus reiteradas defensas de empresas extranjeras que litigan contra la Argentina en el CIADI (el centro de resolución de controversias del Banco Mundial) por disputas económicas luego del estallido de 2001.

Militantes del PRO, argentinos que operan a favor de fondos buitre que reclaman contra la Argentina e integrantes de familias patricias que defienden a multinacionales contra el país, todos elementos de un mecanismo aceitado que tienen cuentas pendientes con la presidenta.   «


Militante por el cierre de grados

En 2010, durante una tensa reunión por el cierre de 258 grados, fue el novel estudiante de Harvard el encargado de encaminar las negociaciones con los enfurecidos docentes.
"¿Podés decir qué respuesta tiene Macri ante el cierre de grados? Quiero llevarme una respuesta ahora sobre si van a  amontonar más a los pibes, lo que va en detrimento de su educación", pidió uno de los delegados.
"Te puedo dar la respuesta, pero no te va a gustar", anticipó Maquieyra.
“Eso es una forma elegante de decir que vas a cerrar los grados", le contestaron los docentes.
Minutos después la reunión parecía llegar a buen puerto cuando se decidió convocar a un encuentro de trabajo para encontrar una solución al problema. "¿Va a ser una reunión de trabajo o con una movilización en la puerta?", chicaneó el joven PRO.
"¿Te preocupa mucho eso?", le consultó uno de los docentes. “No, pero si el ánimo es trabajar…”
"Hay gente que no cobra hace ocho meses y sigue yendo a trabajar, así que el último comentario te pido que lo reveas", le exigió uno de los docentes.


Ecos de la matanza

Varios referentes políticos y sociales del kirchnerismo con fuerte presencia territorial en el Gran Buenos Aires destacaron los avances sociales y educativos en La Matanza y criticaron a los medios de comunicación que "distorsionaron"  las palabras de la mandataria sobre el distrito en Harvard. Además, la jefa de Estado envió ayer por medio de la red social Twitter un saludo "muy grande, de corazón, para toda La Matanza", afirmó que "ayer en Harvard me acordé mucho de ustedes" y comparó: "cuando conozco otros lugares en vivo y en directo, cada vez los quiero más".
El intendente de La Matanza, Fernando Espinoza, interpretó que las palabras presidenciales se efectuaron en un "tono irónico" y señaló que algunos medios de comunicación hegemónicos "distorsionaron las palabras de la jefa de Estado porque están desesperados". Esos medios argentinos, observó Espinoza, "utilizaron a los estudiantes de Harvard como mascarón de proa. Es lamentable", evaluó.
El intendente matancero también fundamentó que el cambio que tuvo el distrito y la región "se demuestra en el crecimiento de la universidad, ya que en el 2003 había 10 mil alumnos y en el 2012 hay 40 mil, siendo que el 80% de los graduados son la primera generación de universitarios en sus familias", celebró.
El diputado nacional Edgardo Depetri criticó: "Nos resulta extraño y lamentable que Daniel Martínez, rector electo a dedo en el '97 de la Universidad de La Matanza, salga de manera lastimera a prestarse a la operación mediática montada por el Grupo Clarín y sus satélites." Martínez se mostró ayer "dolido" y consideró que se trató de una "frase desafortunada" de la presidenta.

Por su parte, el diputado nacional Carlos Gdansky remarcó que "el proyecto político que implementó el presidente (Néstor) Kirchner y ahora Cristina Fernández le ha dado respuestas siempre a los habitantes de La Matanza, que tuvo un avance social muy importante en los últimos años". El secretario de Políticas Universitarias del Ministerio de Educación, Martín Gil, consignó que "la Universidad de La Matanza tenía un Presupuesto en 2003 de $ 31 millones y en 2012 llegó a $ 264 millones. (Con las políticas del gobierno) se consiguió que muchos habitantes del Conurbano Bonaerense puedan acceder a la educación superior, eso es lo importante."

Por su parte el legislador del FPV y uno de los máximos referentes del Movimiento Evita Fernando Navarro analizó: "Es obvio que lo que dijo la presidenta es claramente una sutileza, una ironía frente a alumnos en Harvard que preguntaban con la agenda de los medios fuertemente opositores a este gobierno, lo cual no está mal pero es bueno aclararlo", subrayó.

LECTURA LINEAL VERSUS LECTURA HERMENÉUTICA


Los espejitos de colores en Harvard


*Por José Antonio Gómez Di Vincenzo

“Si queres saber qué dijo, tenes que leer todo lo que dijo, y más también”. Tal cual, las palabras de un pibe de primer año de la carrera de antropología, mientras se tomaba un mate esperando entrar a una clase de las tantas que tendrá que sobrevolar a lo largo de su formación académica, en una universidad argentina.

Dos alternativas (y seguramente más que dos) para abordar lo que la Presidenta de la Nación dijo en Harvard en relación a la Matanza. La opción simple, que es lineal y confrontativa, del tipo dicotómico, blanco o negro, Harvard o Matanza. La otra, más compleja, difícil pero más acorde para la comprensión del lenguaje hablado, de la oralidad con todas sus idas y vueltas, su tensión en tiempo real.

Vayamos por partes.

Lo que la mandataria dijo, en primer lugar, contestando a uno de los preguntadores harvardianos, que si tal estaba estudiando en EEUU, es porque quien pregunta, problemas de dólares no debe tener y agregó: “¿Vos sabes la cantidad de argentinos que ni siquiera podrán llegar a la Universidad de La Matanza, nunca?”

El problema ahí es cómo interpretar el verbo “llegar”. Llegar puede ser leído como acercarse, haber recorrido un camino en términos espaciales y temporales hasta el fin previsto, estar dónde se planeaba que debía estarse luego de recorrer. Es obvio que llegar a EEUU para estudiar en Harvard implica un gasto económico (y no sólo, también de capital social y cultural en términos bourdianos) que acercarse a la Matanza para ir a la universidad. Es bueno tener la posibilidad de estudiar en la Matanza para aquellos que no contamos con el capital económico, social y cultural que nos deposite en Harvard, es genial hacerlo sabiendo que allí obtendremos una formación académica de primer nivel, nacional, atenta a los problemas locales y sudamericanos. Harvard queda lejos, es caro, es otro mundo, es caer preso en una racionalidad, en representaciones, en significados y problemas que no son los nuestros y que, como demuestra la historia, en muchas ocasiones van contra nuestros intereses.

Pero “llegar” puede ser leído análogamente como “conseguir”: “llegué a ser doctor”, “llegué a conseguir mi título”. En Harvard llegar es conseguir por la vía del capital, aunque también de la inversión de esfuerzo y mucho capital social y cultural. En Matanza es esfuerzo, constancia, esfuerzo, constancia…   

La presidenta dijo, minutos después, a otro preguntador interpretado que se consideró uno de los pocos privilegiados algo así como “Chicos, estamos en Harvard, por favor, esas cosas son para La Matanza, no para Harvard”.

Lo que este escriba leyó en el preciso momento de la alocución fue que privilegiados en verdad son los estudiantes de la Matanza, precisamente por contar con el privilegio de acceder a una educación superior gratuita, ganada por el esfuerzo de todo un país que proyecta a futuro formando sus profesionales e intelectuales. A diferencia de Harvard, que es una universidad que cuesta mucho dinero, que debe ser financiada por el individuo (o alguna empresa u organismo interesado en que dicho sujeto estudie allí vía préstamo, vía beca, etc.) y a la que desde una representación liberal burguesa, se va sólo para capitalizar cultura y amontonar certificados que brillarán cual espejitos de colores en un currículum vitae, Matanza es un lugar para crecer, para tener una oportunidad personal pero que replique en la comunidad.
Muchos intérpretes desde una lectura lineal encontraron en el episodio un derrape de la Presidenta argenta. Interpretaciones hay varias, quien impone la suya machacando, la hace valer como herramienta política. Pero como suele ocurrir, muchas cosas quedan en el tintero para ser retomadas. Los columnistas estrella de la corporación mediático-financiera local siempre dejan picando un retome por lo que obvian sus argumentos más que por lo que dicen sus líneas.

¿Desde dónde, desde qué visión se construye cada interpretación posible? ¿Cómo impacta el discurso presidencial en los sujetos comprometidos con el proyecto y cómo en sus cuestionadores? ¿Qué entendió quien nunca lee o penetra los discursos políticos, el analfabeto político? ¿Qué representaciones se tienen de la educación superior en el exterior? ¿Por qué debería importar lo que preguntan estudiantes de Harvard más de lo que preguntan los curiosos de la Matanza o cualquier universidad del conurbano o del interior del país? Llegar en cualquiera de sus sentidos, ¿es un llegar para qué? ¿Para qué en Harvard, para qué en una universidad privada, para qué en una pública nacional?

En definitiva, los preguntadores de Harvard, estudiantes de política y gobierno, parecían más típicos principiantes lectores de segunda mano que interpeladores de la realidad. En cualquier universidad del país uno puede encontrar, aún en estudiantes de grado como el pibe que hablaba al comenzar esta nota, una mayor capacidad para ir a fondo, para indagar, para interpretar, para interpelar, para retrucar, criticar y buscarle la vuelta a esta cuestión o a cualquier problemática política, desde una praxis transformadora que no queda en la mera reproducción vaporosa en el mundo de las ideas de las exégesis oficiales de los medios corporativos o siquiera del signo político en el poder. Los pibes movilizados en las calles reclamando por una educación acorde a su elección profesional, sin importar del signo político que sean, habla más sobre nuestra capacidad de profundizar la democracia y ahondar en los debates, que la pregunta tonta esgrimida bajo las luces y los espejitos de colores de Harvard por un lector de segunda mano. Y eso para un país que pretende liberarse de los significados y las acciones que colonizan las mentes y condenan al atraso cultural y económico es mucho. No olvidemos que en su momento, en nuestro país, lo que decía, pronosticaba o sugería un Chicago boy o los modelos de un ministro pelado harvardiano pesaba más que el esfuerzo de tantos investigadores condenados a lavar platos.

LA TORMENTA PERFECTA

*Por Jorge Rachid

Esa definición alcanzó se hace poco tiempo, en el comando conjunto de los grupos hegemónicos concentrados de poder económico y relaciones internacionales que operan en nuestro país, dependientes de las directivas del Grupo de los 8, como poder imperial, en su estrategia de desplazar del poder político al peronismo, que desde el año 2003 amenaza sus bases de sustentación, ahora estructurales, del afianzamiento que habían logrado a través de los años de dictaduras blandas, dictaduras duras, democracias débiles y democracias cipayas, bajo el amparo primero de la Doctrina de Seguridad Nacional y luego del Consenso de Washington.

La Tormenta abarca todos los frentes de ataque que puedan ejecutarse en forma simultánea, desde el IPC índice de precios hasta la inseguridad, desde la corrupción a la falta de libertad, desde el supuesto cepo al dólar hasta el alineamiento con el chavismo, pudiendo seguir enumerando el listado completo de acciones en desarrollo o a desarrollar en los próximos meses. No es menor en este camino el proceso de difamación en el campo internacional, aplaudiendo a los Fondos Buitres, estimulando sanciones a nuestro país por parte de los organismos de crédito en especial al FMI , criticando nuestro alineamiento en el UNASUR y la CELAC, boicoteando los desarrollos de negocios petroleros en terceros países, propiciando sanciones sobre libertad de prensa por parte de las empresas de los medios de comunicación verdaderos arietes antidemocráticos en Latinoamérica y estimulando novedosos procesos golpistas de cualquier tipo: hueguístico, parlamentarios o sediciosos.

No es la primera vez en la historia que ocurre, ni en nuestro país ni en Latinoamérica. Le ocurrió a Bolívar con la traición de su vice Santander, aquí pasó casi lo mismo; a San Martín con Rivadavia y Pueyrredón que motivó su desobediencia a Buenos Aires; no titubearon el llamar las tropas brasileras-portuguesas para derrotar a Rosas en Caseros, antes se habían subido a los barcos franceses e ingleses en Obligado, no tuvieron empacho con el embajador Braden de EEUU para combatir a Perón, pintaron “viva el cáncer” ante la enfermedad de Evita, movilizaron la Iglesia bajo cuyo manto bombardearon Plaza de Mayo, fusilaron a sus camaradas, proscribieron las mayorías populares por18 años, impusieron dictaduras, provocaron genocidios, vendieron al país por monedas, sin conciencia ni mandato histórico marginando al pueblo y sometiendo a los humildes, desposeídos y trabajadores, provocando el atraso y la frustración nacional por décadas.

Ahora otra vez estimulando el odio y el rencor social de las oligarquías sobre los humildes, pidiendo la muerte y la fractura democrática, ante la complicidad silenciosa de los medios y los grupos de poder. Los mismos que se favorecieron con las políticas actuales, los que pidieron que intercedieran por ellos en inversiones externas, los que solicitan ante cualquier problema ayuda estatal con financiamiento, pero critican los planes sociales, rechazan el protagonismo joven, denuncian intervencionismo y tratan a quienes combaten la evasión impositiva, como nazis en búsqueda de víctimas.
Ese verdadero aquelarre no es disparado por personas ofendidas, es planeado, ejecutado, diseñado y establecido por un grupo homogéneo de poder que busca recuperar el territorio perdido.

Nada dicen sobre lo que harán si triunfan, nunca hablan de elecciones y de vencer democráticamente, tildan al peronismo de dictatorial, desconocen las leyes y piden seguridad jurídica, reclaman mano dura y protegen a los genocidas, atacan la corrupción supuesta y obvian la que está siendo juzgada, luchan por los costos empresariales intentando bajar salarios vía devaluación, plantean marcos de pobreza extremos y evaden impuestos a la riqueza.
Describen un país caótico, propicio para el intervencionismo después de la Tormenta Perfecta, o sea la conjunción en un momento determinado de todas estas acciones confluyendo en un punto, en una situación específica que provoque el desplazamiento del poder.

Lo llamativo de la actual situación es que cuadros militantes, hombres y mujeres del campo nacional y popular que quizás tengan contradicciones con el Gobierno, pero que han estado incluso en su funcionariado de primer nivel, que han recibido como en el caso de sectores del sindicalismo el aluvión de trabajo y dignificación del trabajador argentino después de décadas neoliberales, con estamentos institucionales funcionando desde los Convenios Colectivos al Consejo del Salario, se sumen ahora a la planificación de los verdaderos dueños del poder. 

No se puede creer en el desconocimiento de estas acciones que estoy describiendo, no se puede ignorar que ningún árbol quedó en pié cuando irrumpió a sangre y fuego el neoliberalismo, ni aún aquellos que querían aparecer como complacientes o hacerse los cómplices.
Nadie les pidió que se bajen de la lucha política a esos militantes, ni se les hace reproches por buscar su destino político pero que pierdan su esencia peronista y nacional en aras de una lucha que divide al país entre quienes quieren volver al pasado y quienes apostamos al futuro modelo argentino con Justicia Social, es lamentable y le agrega masa crítica al gorilismo.

La Tormenta Perfecta está en marcha, allí pondrán todos los medios económicos y comunicacionales al servicio de esa estrategia, lo están haciendo nivel nacional e internacional, se está desarrollando ahora, en este momento, en un marco desinformativo de lo que pasa en el mundo, de la crisis de los países centrales, de su necesidad de que los periféricos, es decir nosotros, abramos nuestras economías para que ellos puedan resolver sus crisis, que devaluemos para que nos volvamos baratos en sus estructuras de costos, pretendiendo además bajar nuestros precios de los comodities de granos en función del hambre en el mundo que ellos provocan, cuando lo han transformado en un negocio especulativo a nivel mundial. Nada se informa de la situación externa, excepto en los informes económicos aún de los medios opositores, que plantean con números, la mayor solidez de la economía argentina, reconocida por los dos últimos premios Nóbel : Krugman y Stigliz, como así también por organismos internacionales como la CEPAL y la UNESCO en el caso de la pobreza y sus avances en nuestro país y en el continente, mal que les pese a quienes combaten peyorativamente al “populismo” en América Latina como figura denigrante de lo popular.

Como siempre fue y seguirá siendo, se verá en este informe una teoría conspirativa, que nunca existe, excepto 25 años después cuando se abren los archivos o aparece Wikileaks, aunque como es información de antaño a nadie le interesa, por eso un asesino como Kissinger puede seguir escribiendo como columnista en el “gran diario argentino” pese a haber provocado la muerte de Salvador Allende, miles de chilenos, argentinos, uruguayos y paraguayos, ejecutados por su orden y consentimiento según figura en los archivos desclasificados.

En este sentido se informa poco de la Alianza del Pacífico liderada por EEUU para debilitar el UNASUR y la CELAC, conformada por Chile , Perú, Colombia, México, Nueva Zelandia, Australia, Japón, Singapur y Corea del Sur con arancel cero en su comercio tipo su propuesta del ALCA que en el caso mexicano ya sabemos como terminó con desocupación y conflicto social. O sea como en el ajedrez las blancas también juegan y EEUU tiene una estrategia para “su patio trasero”, que se expresa en el abanico de bases militares y planes de control social a través de la DEA y su supuesta lucha contra el narcotráfico.

En este cuadro de situación se desarrolla la lucha política en la Argentina de hoy, intentando preservar el empleo por sobre todas las demás variantes evitando la caída de la producción, que otros festejan, propiciando escenarios catastróficos funcionales a la Tormenta diseñada, con el gobierno manejando la crisis externa, propiciando el consumo interno y ampliando los derechos sociales, invirtiendo en el país, desalentando la fuga de divisas y protegiendo el salario. Mientras los vientos de la Tormenta propician escenarios de demandas insatisfechas, muchas de ellas legítimas en cuanto a salarios, jubilaciones y asignaciones, pero descontextuadas del momento actual de lucha y confrontación nacional e internacional.
Nos enseñó Perón “cuando la Patria está en peligro, lo único que no puede hacer un argentino es no estar en ningún lado”. Cada uno elige su destino, el de su familia y el de su Patria, ninguna pelea sectorial es mas importante que la sociedad en su conjunto ni ningún afán político puede comprometer el futuro de nuestro país ni la felicidad de nuestro pueblo, menos aún participando de Tormentas de otros intereses ajenos a la identidad y conciencia nacional.

EL INEFABLE DOCTOR MARCOS GARQUINIS O COMO EL GORILISMO HIELA LA SANGRE, NUBLA LA RAZÓN Y GENERA COPROKINTOSIS NEURONAL

*Por Raúl Isman.


“El aluvión zoológico del 24 de febrero parece haber arrojado a algún diputado a su banca, para que desde ella maúlle a los astros por una dieta de 2.500 pesos. Que siga maullando, que a mí no me molesta”. 
Diputado radical Ernesto Sammartino, profeta del moderno gorilismo argentino.

“A veces los he visto fríos e insensibles.
Declaro con toda la fuerza de mi fanatismo que
siempre me repugnaron. Les he sentido frío de sapos o de culebras”.
Eva Duarte (de Perón).

"El peronismo es más que un partido. No lo disuelven por decreto ni lo amansan por intimidación. No llamamos a ninguna aventura desesperada. Llamamos a la lucha, que comienza por esclarecer las conciencias, proclama las verdades y hablar por los que callan cuando debería orientar a la masa. John William Cooke.

El día 21 de agosto de 2012 el matutino mal llamado La Nación publicó una columna (que todo lector puede consultar, si lo desea, desdehttp://www.lanacion.com.ar/1500963-el-veneno-de-la-epica-kirchnerista) firmada por el médico y escritor Marcos Aguinis, al cual satíricamente denominamos Garquinis. Durante varios días nos debatíamos entre las obligaciones laborales y los compromisos propios de mi paternidad tardía; al punto que por poco abandono el proyecto de garabaterar las presentes líneas. Pero el ceceroludo aparecer sensible de los rústicos en ideas enemigos del gobierno nacional, el 13 de septiembre, nos dio la pauta de la necesidad de persistir tozudamente en el intento; habida cuenta que Garquinis es un ideólogo del gorilismo más cerril y sus textos constituyen el fundamento lingüístico e ideológico para la violencia material ejercida por las freie corps (grupos de choque previos al nazismo en la Alemania de la primer posguerra) pro en la jornada antedicha, sufrida por periodistas y por el propio autor de las presentes líneas(véase por ejemplo http://www.redaccionpopular.com/articulo/caceroleando-desde-la-rabia-la-...). En cuanto al gorilismo, hemos analizado su trayectoria histórica, mundial y nacional en dos artículos recientes, cuyos enlaces reproducimos a fin que todo lector que eventualmente pudiere interesarse los tenga accesibles (http://www.redaccionpopular.com/articulo/gorilas-y-gorilismo-genesis-his...
http://www.redaccionpopular.com/articulo/gorilas-y-gorilismo-genesis-his...).

En principio señalemos una grosera incongruencia en el discurso del doctor; ya que se auto adjudica el más alto sitial en el pedestal del republicanismo. En tal ideario existe un principio incuestionable como es la igualdad ante la ley. De modo que ¿de donde nace la pretensión de superioridad- a la cual el facultativo no le aporta argumentación de ningún tipo- que lo lleva a caratular al Kirchnerismo, núcleo hegemónico y conducción del proyecto nacional, popular y democrático con casi una decena de sinónimos de la palabreja veneno. ¿Será que ampliar derechos para quienes no los disfrutan resulta equivalente a suministrar pócimas mortales? El título del brulote es El veneno de la épica kirchnerista. Seguramente, para alguien expulsado por inútil en un gobierno ¡radical! puede parecer ficticio el conjunto de transformaciones realizadas por nuestros gobiernos en esta casi década. Pero se trata de una impostura, cuya verdadera finalidad es velar el intenso odio que le producen las transformaciones favorables a los sectores populares; más aún contrastándola con la muy radical inutilidad de la fuerza de la que proviene nuestro escritor para operar cambios semejantes. 

¿Olvida que Néstor Kirchner reconstituyó la institucionalidad (por ejemplo en la composición de la Menemista Corte Suprema de Justicia intocable en el bienio delarruista), la capacidad operativa del estado y la autoridad presidencial luego del derrumbe de la U.C.R. , simbolizado en el Delaruhelicópero? Aguinis fue miembro del citado gobierno con un cargo de asesor del que no fue apartado, a diferencia de su gestión como secretario de cultura durante la presidencia de Alfonsín. Démosle la palabra a Garquinis: “Un baúl lleno de palabras seductoras encubre el veneno que contiene la publicitada épica kirchnerista. La alienación, en gran parte, se consigue mediante bellos vocablos, como nacional, popular, inclusión, equidad, derechos humanos, modelo, justicia social, proyecto y otras por el estilo”. Los que para el escritor son “bellas palabras” (que encubren alienación) no son otra cosa que las realidades que este proyecto, aunque Aguinis abomine el vocablo, construyó con paciencia y gran iniciativa política. Resulta extraño que un reconocido escritor polemice evidenciando una total ausencia de argumentos. Sospechamos no sólo la incapacidad para enunciarlos; si no también un problema que se halla insinuado en el título de las presentes notas: su consustancial gorilismo hiela la sangre, nubla la razón y genera coprokintosis neuronal. El ex secretario de cultura alfonsinista es un gorila que tiene la sangre helada por el rotundo fracaso de todas sus iniciativas políticas (las personales y las de la U.C.R.), la razón nublada por el odio y la desesperación que lo antedicho le genera lo conduce a sufrir coprodispersión neuronal, es decir la transformación de sus neuronas en materia fecal. Y los átomos marrones corporizados en su cerebro vuelven de modo cyberdigital en las letras que escupe su ordenador y que algunos lectores soportamos de modo harto estoico. Otros toman nota de memoria y se arman (por fortuna y por ahora sólo) con cacerolas. Pero es fundamental no dejar nunca de estar alertas. Su impotencia para generar proyectos políticos viables electorales y su rabioso odio abren el camino para el despliegue de todo tipo de hechos de violencia. Por ejemplo, pasearse con una imagen del secretario de comercio, Guillermo Moreno, en un ataúd y con un balazo en la frente. ¿Cuánta es la distancia que hay que recorrer desde la fantasía a la realidad? Detrás de todo ideólogo de pacotilla hay cientos de caceroludos dispuestos a cantar andate con Néstor, la puta que te parió; mientras otros nuevos cagatintas presentan “idílicamente” la asonada de los cacharros de cocina como una lucha por la libertad y la democracia, al tiempo que Aguinis “fundamenta” desde su cóprica pluma la acción de los guerreros anti-K. 

Por otra parte no puede dejar de provocar asombro que diga semejantes sandeces (como que lo nacional es sólo una palabreja o slogan) un convencido delaruista que no pudo dejar de observar como durante el bienio 1999-2001 la nación (el país, no el diario) fue sometido a las presiones dictatoriales por parte del F.M.I.; mientras que hay que ser muy irracional (o francamente un descarado cipayo) para no reconocer la mayor autonomía del estado en la etapa K. O dicho de otro modo, sólo alguien con la razón (más) turbada puede desconocer las conquistas de los trabajadores en los últimos años, agigantadas en contraste con la desocupación y la miseria imperante durante el gobierno que el republiquiento Aguinis integró sin autocrítica ninguna hasta el día de hoy. La palabra popular no es un bello vocablo utilizado para ocultar fines demoníacos; sino un plexo de profundas iniciativas (que no mencionaremos en su totalidad) como brindar gratuitamente laptops a los estudiantes de escuelas públicas, la asignación universal por hijo (el plan social más profundo y abarcador en toda América Latina; véase el reportaje a Estela Grassi, Antropóloga Social, Docente e Investigadora de la UBA, enhttp://espacioiniciativa.com.ar/?p=10200) las obras públicas que brindan inclusión (aunque la palabra le haga acudir al uso antidraculeano de un crucifijo a Aguinis) llevando agua potable de red, cloacas, refugios techados en paradas de colectivos, asfalto, entre otros beneficios en barrios que durante el gobierno integrado por nuestro escriba sus habitantes ni podían si quiera imaginar y hoy son realidad. Se trata de distribuir el ingreso a favor de los sectores más vulnerables. Las gestiones como las que defiende e integró nuestro escribidor, facultativo y por sobretodo macaneador también distribuyeron el ingreso… en favor de la reacción y el poder económico. No existe mejor coagulación de nuestras afirmaciones que el recorte en los ingresos de los jubilados dispuesto durante el delaruato. Alguien que integró semejante gobierno no puede colocarse en lugar de superioridad moral alguno; ya que no puede haber nada más antiético que rebajarle los emolumentos a los pasivos (y a los estatales y a los docentes),en marcado contraste con nuestro proyecto que incrementa por ley dos veces al año los salarios de los jubilados. Si la retribución a una vida de trabajo es el recorte salarial, no existe la moral en sentido sustantivo y mucho menos en quienes apoyaron tales políticas. Por ello, inclusión, nacional, popular y tantos vocablos que definen con precisión nuestro espacio son una burla macabra en caso que se los apoderasen en beneficio propio los radicales Garquinistas.

Luego de una sucesión de chicanas define su visión acerca del estilo político del Kirchnerismo. “Después conquistó la intendencia, se rodeó de colaboradores a los que exigía lealtad antes que eficacia, aumentó su fortuna y se dedicó a conquistar la provincia. Instalado en la Casa de Gobierno, puso en marcha una política autoritaria desprovista de piedad. Reformó la Constitución para ser reelegido hasta que él mismo dijese basta. Persiguió a los medios de comunicación con dientes de lobo para conseguir la supresión de toda crítica. Amedrentó al Poder Judicial. Pisoteó a la oposición. E impuso la identidad entre Estado y gobierno o -más claro aún- entre Estado, gobierno y él mismo. La fórmula del omnipotente Luis XIV”. No sólo resulta exagerado y delirante asimilar a un dirigente democrático- casi siempre refrendado en votos- con un monarca absolutista, como Luis XIV (Garquinis parece ignorar la diferencia entre el derecho dinástico y el comicial). Además su cipayismo ideológico (colonización pedagógica, dijera Jauretche) lo conduce a repudiar la reelección indefinida, cuando se impone en un poco republicano país del tercer mundo. Pero se desconoce cualquier repudio de su parte a idéntica prerrogativa cuando existe en países europeos; algunos de ellos- Gran Bretaña- carentes de constitución y con sistemas políticos marcadamente antidemocráticos. Como se ve el doble rasero, lejos de ser un atributo circunstancial de nuestras derechas, es más bien una indivisible parte constitutiva de su modo de “razonar”. La oposición “pisoteada” maneja intendencias y funciona a la luz del día, aún en los casos de individuos que se alejaron oportunamente del Kirchnerismo, la prensa perseguida “con dientes de lobo” no muestra marcas de las dentelladas recibidas y sus piezas periodísticas son ampliamente difundidas en territorio santacruceño y en todo el país; mediante los monopolios periodísticos “mordidos” por los feroces lobos K. La justicia funciona en Santa Cruz con sus claroscuros habituales en cualquier país; pero lo propio de todo censor republicano es lanzar acusaciones sin pruebas, fundamentos ni argumentos. Nuestro muy flojo en capacidad argumentativa doctor debe haberse tapiado los ojos, los oídos y su cerebro amarronado el 29 de octubre de 2010, día del funeral de Néstor Kirchner, cuando una multitud compungida acompañó el ataúd hasta el aeroparque y las fuerzas represivas se hicieron notar, no obligando al pueblo que lo lloraba a hacerlo, si no cuando la presidente reprendió a un uniformado por empujar a un humilde ciudadano que deseaba colocar una flor al paso de un muerto muy querido. Algo impensable con Luis XIV. Así como la presencia apesadumbrada, libre y voluntaria del pueblo de “su” Rio Gallegos en la ceremonia final. La desazón vivida por nuestro pueblo coloca a Néstor entre los grandes de la historia latinoamericana y muy en las antípodas de todo absolutismo.

Los análisis de Garquinis resultan sumamente curiosos: “Un sector democrático del país, (hacia 2003, aclaración nuestra) representado entonces por López Murphy y Elisa Carrió, no logró unirse en una sola fórmula y Kirchner accedió a un angosto segundo lugar:” Los” democráticos” referentes admirados por el facultativo venían cada uno con rasgos particulares que les impidieron unirse, como intentarían (fallidamente) años después para enfrentar al proyecto nacional. Uno se destacó durante el gobierno presidido por De La Rua por prohijar la impunidad de los genocidas, desde el Ministerio de Defensa, y pretender aplicar un salvaje ajuste desde la cartera económica, motivo por el cual recibió por parte del timorato presidente un sonoro puntapié en el upite apenas a siete días de asumir su cargo. Tales son las cartas democráticas del bull-dog (búsquese en la plataforma de la alianza y nada dice de aplicar el plan de ajuste que desarrolló). Curiosa democracia a la europea, el pueblo vota y los organismo supra-nacionales imponen. La coherencia entre lo prometido en campaña y lo realizado en el gobierno no parece ser una virtud republicosa; por lo cual llenan de críticas a nuestro proyecto que si establece una clara correlación entre lo afirmado previamente a los comicios y la gestión de gobierno. La paquidérmica dirigente caracterizada por su crucifijo en el 2003 intentaba seducir a votantes progresistas; motivo por el cual mostrarse junto al neoliberal economista equivalía a encabezar una campaña por la pureza de la niñez en compañía del padre Julio Cesar Grassi o una marcha por la paz universal del brazo de la plana mayor del pentágono y los actuales premier y ministro de relaciones exteriores israelíes. Humillados y ofendidos por el Kirchnerismo convergieron, aunque no del todo, en ocasión que el proyecto nacional dejó a Carrió “sin trabajo por izquierda”. Despechada se convirtió en una quijote, con aspecto de Sancha Panza, al servicio de la reacción y el poder económico, ocasión en la cual tampoco pudo lograr la extraña convergencia (yunta) del bull dog y la adiposa pitonisa de las 7000 plagas kirchneristas sobre nuestro suelo.

En opinión de nuestro patético escribidor: ”Duhalde ya había superado lo peor de la crisis desatada en 2001, acompañado por Lavagna, su eficiente ministro de Economía. Le entregaba un país en marcha, que ascendía hacia una buena cicatrización de sus heridas. También llegaba un fabuloso viento de cola”. Para un gorila primordial como Aguinis,el único peronista pasable es Duhalde, portador de (exterior) liturgia justicialista; pero muy poco peronismo de contenido. No podía estar ausente en su escrito el más berreta de los lugares comunes de la indigente en lo intelectual oposición que sufre el gobierno nacional: “el viento de cola”; como si el esforzado andamiaje de política económica construido para aprovechar las ventajas de ciertos momentos del mercado mundial, contrarrestar sus faces recesivas, proteger la producción interna y defender la ocupación y el poder adquisitivo de los trabajadores fueran una dádiva del magnánimo mercado mundial y no una construcción intencional y voluntaria de un proyecto que, entre otras cosas, redujo al otrora temido y temible Ministro de Economía, a la condición de actor de reparto en el gabinete nacional. 

Recuérdese el miedo (cagazo) que aterrorizaba a los “mercados” y la prensa satélite cuando Menem reñía con Cavallo o en ocasión que el equino economista se desbarrancaba hacia el abismo en que el neoliberalismo sumió a nuestro país. Pero además las coordenadas centrales del modelo económico k han sido elogiadas hasta el hartazgo por destacados economistas como Joseph Stiglitz y Paul Krugman y tomadas como modelo a transitar por pueblos (Grecia, España, Portugal, por citar sólo algunos) sometidos a purgantes políticas económicas; como las que defienden repúblicos de la talla de Aguinis, Mariano Rajoy, Domingo Cavallo y una lista de alimañas bioceánicos que resulta inútil volver a citar. Tampoco la coherencia es una virtud garquinesca: Duhalde podía ser tomado como ejemplo del uso del clientelismo y la ausencia total de virtudes; pero si se trata de defenestrar al Kirchnerismo le brotan al cabezudo oriundo de Lomas de Zamora sanmartinianas patillas y “ya había superado lo peor de la crisis desatada en 2001”. Para poder salir del marasmo neoliberal que eclosionó en el 2001; pero no se originó en tal recordado año, es preciso remontarse a la tarea de Néstor y Kristina, simbolizada en la frase del primero:”salir del infierno y llegar al purgatorio”. Por ejemplo, pocas personas hubieran dejado de asarse en el spiedo de Satanás, de no mediar los subsidios implementados por nuestro gobierno contra el viento y la marea del F.M.I.. Por si hiciere falta aclararlo, los Aguinis de todo pelaje hacían causa común con el “prestigioso” F.M.I. en denostar a los subsidios como insostenibles. ¿Viento de Cola? ¡Las pelotas! Más bien, creatividad, iniciativa y algo muy peronista que le provoca urticaria anal a los gorilas: dejemos que lo diga alguien más calificado que este humilde picateclados, el filósofo argentino José Pablo Feinman: “Perón
(siempre) va a subordinar la economía a la política. Para Perón, la economía sólo existe en tanto es orientada por un proyecto nacional. Si hay política hay economía. Si no hay política, la que se adueña de todo es la economía. Y como la economía la dominan los países centrales, las metrópolis, son ellos los que se adueñan del país cuando el país carece de un proyecto político que los enfrente. ¿Que requiere un proyecto político que haga de la economía uno de los resortes, pero no su fundamento? Requiere un Estado fuerte. Un Estado que no se someta a los arbitrios de las empresas. Si gobiernan las empresas, gobierna el “libre mercado”. No hay mercado libre. El mercado es de los oligopolios. El mercado no distribuye, concentra. Si el poder insiste tanto en la libertad de mercado es porque sabe que ésa es la libertad de las empresas”. Quedan de este simple modo develados los verdaderos intereses que se esconden detrás de palabrejas como república, calidad institucional y tantas otras hipócritas maneras de enmascarar al poder real; al que Aguinis sirve con prisa, sin pausa y de modo monikolewinesko.

En caso de vivir en la actualidad Arturo Jauretche debería editar varios tomos con las zonceras garquinescas. Pruebas al canto (desafinado): “Néstor odiaba que algún ministro, secretario, gobernador o intendente se sintiera seguro, porque le rebanaba un pedazo de su poder total. No le tembló la mano al echar a Béliz o desprenderse de Lavagna o sacar de su puesto a cualquiera que se le ocurriese. Después Cristina siguió sus enseñanzas (las peores, se debe consignar) repartiendo guadañazos a diestra y siniestra según sus cortoplacistas amores y perspectivas”. El sistema político argentino- según la constitución de 1853, tan adorada por los republicudos- impone un sistema presidencialista, de modo que nombrar a un ministro(o deponerlo) es función y responsabilidad exclusiva del presidente. Pero si el titular del ejecutivo pertenece a una fuerza odiada por el plumífero que nos ocupa se vuelve ilegal ¡el cumplimiento de la Constitución! Un descubrimiento que bien puede denominarse la cuadratura del círculo garquiciano (no caucasiano como hubiera dicho en el pasado siglo el inolvidable Bertolt Brecht). Faltaría agregar con tono imperativo que los ministros los designe Marcos Aguinis; ya que no le correspondería tal tarea al responsable del ejecutivo. En rigor, lo velado, lo no dicho es que odian a los Kirchner porqué no se someten al poder económico haciendo uso sin abuso de las legítimas prerrogativas democráticas que les corresponde. Recordemos que un connotado prócer de la república, el conocido bailarín de reggaeton Francisco De Narvaez, dijo en el 2009 que Kristina haría un cambio de gabinete luego de las elecciones (traducción por entregaría al poder económico la cartera de marras). Cuando el gambito no se produjo en el sentido deseado por el danzer, su cólera hizo que su rostro asumiera un tono escarlata, que hizo parecer el rojo de su cabellera un más que pálido rosadito, propio de la primer bombachita que se le obsequiare a una niña muy pequeña. Tampoco puede soslayarse el célebre apriete que el entonces jefe de redacción del diario donde Aquinis publica sus libelos, Claudio Escribano, le hiciese a Néstor Kirchner poco antes de asumir. El periodista le delineó al entonces desconocido pingüino un pliego de exigencias para que realice (las principales, aplicar medidas neoliberales en lo económico e impunidad para los criminales del proceso) desde el gobierno. ¿Aguinis nos considerará tan estúpidos como para que pensemos que las presiones de dichos personeros son propias de inocentes angelitos y los recursos legales que utilizan gobernantes democráticamente electos equivalentes a “guadañazos a diestra y siniestra”? ¿No será mucho don Marcos? Peor que guadañazos descargaron los gobiernos radicales sobre el pueblo (semana trágica, asesinato de obreros rurales en Santa Cruz y el Chaco; hasta culminar con los treinta asesinados por la violencia policial radical el recordado 20 de diciembre del 2001. Tales crímenes y los cometidos por la dictadura procesista sobre nuestro pueblo no recibieron la calificación de guadañazo por parte de Garquinis y el hebdomadario mitrista que edita sus denuestos no sólo no criticó, apoyó tamaña masacre con entusiasmo de colegiales y luego envió a uno de sus mejores espadachines a presionar al presidente electo para que asegurase la (ilegal) impunidad de tamaños criminales. ¿Puede sorprender que muy rara vez Aguinis debata con alguien que piense diferente? Hasta un joven inexperto es capaz de exponer abiertamente y dejar en ridículo la muy pobre en ideas lista de lugares comunes que garabatea el escriba de marras.

Sería interminable responder una por una las sandeces carentes de fundamentos del artículo aquinista de modo que cerraremos nuestro recorrido comentando la siguiente cita: “Las fuerzas (¿paramilitares?) de Milagro Sala provocaron analogías con las Juventudes Hitlerianas. Estas últimas, sin embargo, por asesinas y despreciables que hayan sido, luchaban por un ideal absurdo pero ideal al fin, como la raza superior y otras locuras. Los actuales paramilitares kirchneristas, y La Cámpora, y El Evita, y Tupac Amaru, y otras fórmulas igualmente confusas, en cambio, han estructurado una corporación que milita para ganar un sueldo o sentirse poderosos o meter la mano en los bienes de la nación. Muchos de los blogueros que se ocuparán de insultar este artículo lo harán por la rabia que les produce un desenmascaramiento y el temor de perder sus mal habidos ingresos”. No sólo es mendaz, además resulta Marquitos muy poco creativo. Asimilar las organizaciones K con el nazismo; que para Garquinis eran más loables que las organizaciones k, ya que eran “desinteresadas” y aunque ni en sueños hayan si quiera imaginado una obra al servicio del pueblo como la que ha realizado la denostada Milagro Sala. Semejante sandez tiene un copyright más psiquiátrico que político. Corresponde a la delirante imaginación de Elisa Carrió quién no teniendo otro hecho mejor para poder figurar en los medios un día se despertó (o no lograba conciliar el sueño) y dijo: “ya se, Kirchner es el nazismo” (cita imaginaria). Luego reconocía una “pequeña” diferencia: no existen ni hubo durante toda la era K en la Argentina campos de concentración. Otro predecesor en semejantes caracterizaciones es el inmaculado doctor Mariano Grondona, mentor intelectual y cómplice intencional de cuanto golpe de estado desde 1955 sufrió nuestra patria hasta la actualidad. Desde tamaños pergaminos “democráticos” se permitió asimilar a La Cámpora con las juventudes nazis. Por cierto, no mencionaron ninguna “víctima” de las “fuerzas de choque” por la sencilla razón que no las hubo; cosa que no puede decirse de los verdaderos nazis. No sólo Aguinis es un mentiroso ramplón y vulgar. Ni siquiera es creativo en sus embustes. Y pretende desconocer el conjunto de la rica elaboración de la sociología política (por ejemplo, el liberal alemán Max Weber), que pone realmente los puntos sobre las ies en cuanto a la relación existente entre política y dinero. Dice Weber que “los partidos modernos… o son esencialmente organizaciones patrocinadoras de cargos”…”o son principalmente partidos de ideologías”. Las citas se hallan fuertemente sintetizadas, pero son en todo respetuosas del espíritu weberiano. Finaliza el ilustre teórico teutón”…los partidos suelen ser ambas cosas a la vez”. Si bien el autor citado marginalmente escribió algunos textos sobre la Argentina, las citas, extraídas de sus Escritos Políticos hablan de todo el mundo. ¿Sabrá Marquitos que el país ejemplo de los partidos ” organizaciones patrocinadoras de cargos” es…. los E:E.U.U., su verdadera patria por adopción? De modo que el peronismo no inventó la articulación entre dinero (público) y política. Sólo la utiliza, como cualquier organización. ¿O Garquinis fue funcionario ad-honorem? No sólo cobró por ello, tampoco renunció jamás a la jubilación (de privilegio) que recibió con devoción religiosa. Por otra parte, es preciso ser muy manipulador para desconocer que el gobierno que hizo un arte y un modo de construir política en el patrocinio de cargos públicos fue el de Hipólito Yrigoyen. Alfonsín continuó la tradición (no sólo radical) a la que no fue ajena De La Rua. Cualquier caminante por las universidades argentinas notará el peso mayor en cada casa de estudios de la Franja Morada por la mayor presencia de militantes radicales en el personal. Pero, lógicamente, lo que es criticable en el peronismo resulta altamente loable en los próceres de nuestra inmaculada república de gorilandia. Aguinis se cubre advirtiendo a titulares de blogs rentados con el dinero público que lo insultarán. Bien ganado por cierto porque la colección de mentiras, denuestos, infundíos y falsedades que recopila es particularmente vomitiva. Justo es reconocerle la pericia poligráfica, ya que no es fácil poner tanta basura en tan poco espacio. Pero el autor de este texto, director también de una publicación virtual de importante alcance en nuestra América, no cobra un peso, rupia, euro, patacón o dólar por tales menesteres. Como muchos otros blogueros, periodistas, escritores. ¿Sabe como se llama eso don Garquinis? Militar con pasión y desinterés por un proyecto, algo en lo que usted falla de modo más que evidente y ostensible. De allí proviene el odio profundo que destilan sus textos, irreflexivos, violentos que claman implícitamente por la supresión de los administradores del “veneno”. Ni siquiera cuenta con la grandeza intelectual de, por ejemplo, Juan Bautista Alberdi. El tucumano cuando debía referirse a Rosas-al que aborrecía- evitaba los insultos y se concentraba en tratar de indagar acerca de las causas de la popularidad del terrateniente y gobernador bonaerense. Por cierto no decimos que el kirchnerismo sea ni semejante ni equivalente al rosismo. Destacamos dos actitudes intelectuales opuestas por el vértice.

Por otra parte, llamar paramilitares a organizaciones sociales como la Tupac Amarú, presidida por Milagro Sala es una infame mentira, cuya verdadera finalidad consiste en ocultar que la tarea reparadora en derechos para los sectores sociales más desfavorecidos que realizan lo es por consecuencia de las nefastas políticas que el neoliberalismo- aquinista o no- impuso para miseria y dolor popular. Ya hemos demostrado que todas las fuerzas políticas tienden a profesionalizar su militancia. Utilizar este hecho (natural) de la actividad política como argumento sólo contra una fuerza demuestra la franciscana pobreza de ideas del escritor. La peligrosidad de este escriba no reside en su (in)capacidad para argumentar, si no en el modo que exacerba la desesperación de sectores muy antidemocráticos que perciben el carácter casi invencible de Kristina. De manera que Garquinis utiliza sus infundíos al solo efecto de fundamentar la sin razón y la violencia cacerolera (o peores formas de agresión). Aplicándole un concepto remanido por él mismo se trata de una prédica venenosa que es preciso aislar y derrotar en el debate de ideas.


*Docente. Escritor.
Columnista del Noticiero televisivo
Señal de Noticias y
del programa radial Periodismo Con-sentido.
Colaborador habitual del
periódico Socialista “el Ideal”
Director de la revista
Electrónica Redacción popular.

UN POLÍTICO POR ALLÁ

*Por Megafon

Lo más complicado a la hora de analizar, siempre son los errores propios. Debe ser porque tenemos tanto ejercicio en defendernos, que estamos siempre pensando (equivocados o no) que invariablemente tenemos razón.

Así podemos caer en el orgulloso error que da la soberbia y dejar de ver el bosque. Para lograr equilibrio tendríamos que poder ejercitar la discusión inteligente, elemento esencial para poder incorporar componentes distintos a nuestro propio pensar. Entonces estaríamos en el maravilloso juego que la política enseña: el ida y vuelta, aunque con la consabida advertencia marxista “los principios no se negocian” .

Para eso nos falta adversario o enemigo que se exponga en términos políticos y no corporativos. Pero si de algo sabemos los peronistas, es de tener paciencia. Esperamos por años poder volver a participar; volver al país los exiliados (incluido el mismísimo Perón), volver a ganar elecciones; volver a recuperar la dignidad; volver a poner al peronismo en ejercicio de la doctrina popular y no al servicio de los poderosos dominantes de turno. Esperamos, muchos años, esperamos.

Justamente ahora, que estamos en nuestro mejor gobierno, nuestro mejor momento, nuestra mejor oportunidad de legar en la historia la verdadera ideología en acción, en este preciso momento, no tenemos una oposición a la altura de nuestra oferta.

Por algo no nos gusta eso del libre juego “de la oferta y la demanda”, fracasa hasta cuando buscamos referentes políticos opositores como oferentes a nuestra demanda en el ejercicio democrático del país.

Como falta ese “otro democrático opositor” se nos presentan los amigos del horror como flameadores de banderas golpistas.

Esos no nos dan miedo. Ya no. El miedo lo entregamos, a modo de homenaje, sobre el recuerdo de nuestros compañeros muertos, desaparecidos, torturados que nunca dejarán de estar presentes para hacernos perpetuar en la memoria colectiva cada una de las aberraciones que pasaron en tiempos de dictadura.

Porque las dictaduras fueron siempre muy claras en su manera de mostrarse es que nadie puede confundir en ningún rincón de esta Patria, un gobierno democráticamente elegido por el pueblo, a aquello. Si alguien pretende confundir, que vaya por otro lado, hay mil maneras legítimas de hacerlo. La más influyente sería por el lado de las ideas. Siempre las ideas tienen gran influencia en los pueblos, cualesquiera fueran sus orígenes. Pero no podrán llegar con sus argumentos si no hay ideas para transmitir y lo que los moviliza es el odio, el resentimiento de ex clase dominante o simplemente pertenecer a la oposición marginal (marginal es aquel o aquello perteneciente o relativo al margen, extremidad u orilla de una cosa. Lo marginal está al borde, es decir, no forma parte de lo central o de lo más importante).

Sigamos esperando, mientras, seguimos laburando para que la inclusión sea un tema del pasado; seguimos construyendo futuro para quienes, hasta ayer nomás, eran los invisibles de la patria sumergida.

Los golpes ya no nos asustan porque tenemos las mejores armas posibles para enfrentarlos: la voluntad popular. Cuando la movilidad social se pone en marcha, también se movilizan y articulan la militancia social y política, suficiente mecanismo de defensa para bloquear cualquier intento desestabilizador.

Para afuera: Sin miedos, atentos, vigilantes y unidos.

Para adentro: Sepamos leer, oír, y también estar atentos a los que piensan distinto y seguir buscando la verdadera unidad de criterio político para poder sostener con organización el proyecto que tanto decimos defender.

HUMOR INTELIGENTE