Seguidores

12 de agosto de 2012

FESTEJO (?)


*Por Diego Carbone


HOY VAMOS A CELEBRAR UN NUEVO DIA DEL NIÑO, AGASAJAREMOS A NUESTROS HIJOS, NIETOS, SOBRINOS CON REGALITOS, CON TODO NUESTRO CARIÑO, Y NUESTRA SOCIEDAD DE CONSUMO, EMPUJADA DESDE EL COMERCIO, YA QUE ESTE DIA FUE SOLICITADO EN SU MOMENTO POR LA "ASOCIACION DE COMERCIANTE DE LA ARGENTINA", HIPOCRITAMENTE, TAPAREMOS EL SOL CON LAS MANOS Y DESCONOCEREMOS LA REALIDAD DE LA NIÑEZ EN NUESTRO PAÍS. PERDON POR ARRUINARLES EL DIA DEL NIÑO...!!!

Sólo en la Ciudad de Buenos Aires hay alrededor de 4 mil chicos en situación de calle -según datos del gobierno porteño- y el 90 por ciento de ellos viene del conurbano bonaerense. "Esta problemática se agravó en los últimos años por la crisis y esto ha hecho que aumente la cantidad de chicos en situación de calle., explica Carlos Danielli, coordinador general del Programa de Atención Integral para Niños, Niñas y Adolescentes en situación de calle del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.

Los niños en situación de calle son un reflejo de la realidad económica, política y social del país. La principal causa por la que llegan a las calles en lugar de estar en la escuela y la familia está vinculada en la mayor parte de los casos, a las condiciones socioeconómicas: seis de cada diez chicos son pobres, y en regla general, sus padres están excluidos del mercado laboral; toda esta situación repercute en los chicos, el eslabón más débil de la cadena.

Así lo confirma el informe del "Consejo de Derechos de Niños, Niñas y Adolescentes del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires" (CDNNyA) sobre niños en situación de trabajo infantil nucleados en el "Programa para la Erradicación del Trabajo Infantil" (PETI) que revela que el 25,2 por ciento de esos chicos duerme en la calle -la mayoría son varones de entre 13 y 15 años. se calcula que entre capital y el cono urbano, hay 68.000 chicos en situación de calle, según estadisticas oficiales.

Los niños de la calle necesitan una nueva política social y gubernamental. Esta debería estar basada en principios tales como aprender a escuchar, compartir y dialogar, más que a hablar, dar discursos, regalar cajas de comida y seguir "parchando" o negando esta cruel realidad. En América Latina hay unos 40 millones de niños viviendo en las calles. En Argentina, más de 1.500.000 de niños trabajan y viven en las calles. 

UNICEF (el Fondo de la Naciones Unidas para la Infancia) sostiene que existen dos tipos de Niños de la Calle:

1) aquellos que pasan la mayor parte del tiempo en la calle, pero que tienen algún tipo de soporte familiar y regresan a sus casas por las noches.
2) los que pasan el día y la noche en la calle y no tienen apoyo de una familia.

Las estadísticas de las Naciones Unidas informan que en Latinoamérica los niños de la calle tienen entre 8 y 17 años. El 15 % son niñas, quienes en su mayor parte se dedican al cuidado de sus hermanos menores, el trabajo doméstico y el ejercicio de la prostitución. 

Los niños viven en las calles por diversos motivos: la pobreza, el desempleo de los adultos, la muerte del padre o madre, enfermedades de los mismos, la ausencia de sistemas sanitarios, la carencia de un marco de contención educativo, el abandono por sus padres, la falta de hogar, problemas en las relaciones entre padres e hijos, problemas de alcohol, drogas y delincuencia. En definitiva, la realidad de los niños de la calle es consecuencia de la problemática realidad cotidiana de los padres. Cuanto más se abre la brecha entre los padres y las posibilidades de una inserción activa y productiva en la sociedad, los chicos se distancian aún más de sus familias y del sistema educativo y sanitario. 

Es muy dificil ayudar y controlar a los niños de la calle, ya que deambulan de un lado a otro, son reclutados por explotadores, atraídos por líderes no positivos, enrolados en trabajados insalubres y, finalmente, devorados en los suburbios de los grandes centros urbanos. 

En la década del '90, UNICEF nos informaba de la existencia de unos 25.000 niños que trabajaban en las calles y 6.000 que vivían en la calle. Un 80% eran varones, 15% eran menores de 8 años de edad, 50% tenían entre 8 a 14 años y 35% entre 15 y 18. 

En el 2002, la Organización Internacional del Trabajo (OIT) afirmaba que 90 millones de niños entre los 11 y 15 años, sin casa, estaban expuestos, como en Brasil y en Kenya, al exterminio y muerte en las calles de todo el mundo. En América Latina eran unos 15 millones los chicos de la calle. 

Actualmente, en América Latina hay unos 40 millones de niños viviendo en la calle o trabajando ilegalmente en ella. En la Argentina, los datos dicen que más de 1.500.000 de niños trabajan en las calles. 

Para sobrevivir en las calles, el niño debe aprender el lenguaje, el comportamiento y las normas de convivencia entre patotas, bandas y líderes. Entre ellos elaboran estrategias de emergencia, tales como la limpieza de parabrisas, la venta de estampitas o caramelos, el pedido de limosna, el robo, a fin de obtener recursos económicos para comer, comprar drogas o alcohol, ir a los video juegos, y otras actividades..
Entre los problemas de salud más frecuentes encontramos los traumatismos por peleas, golpizas y abusos, y las infecciones parasitarias. El 80% de estos niños usa droga a diario. Las drogas más frecuentes son los pegamentos de contacto, la cocaína, la marihuana, el paco y cierto tipo de gases. Las drogas son pagadas con dinero robado o con trabajo, siendo correos de drogas o ejerciendo la prostitución. 

La sociedad los considera como delincuentes y en ciertos países como el Brasil se han conformado secretamente "escuadrones de la muerte" a fin de exterminar a estos niños. En 1989, el "Movimiento Nacional de Niños de la Calle" informó acerca de la muerte de unos 450 chicos asesinados en los suburbios del Brasil. 

La única manera de iniciar un proceso educativo con estos niños es obligándolos a "desintoxicarse" y alejarse de su ambiente callejero. Muy pocos pueden tomar la decisión de abandonar las calles por razones económicas, estratégicas y sociales. No cuentan con recursos, familias o apoyo institucional permanente. En general, después de un período breve de residencia en refugios institucionales, regresan a las calles, a su propio mundo, el único que conocen y los contiene. Los programas públicos o privados de mayor éxito son aquellos en los que el niño tiene un rol y ayuda a otros en la misma comunidad terapéutica y en las calles. Las instituciones con menor éxito son aquellas en las que se le dice al niño lo que debe hacer, se les crea un falso mundo, se le prohibe visitar su verdadero mundo, "las calles"*, y se los retiene contra su voluntad por períodos prolongados. 

La caridad y los asilos no resuelven la injusticia económica y social, ya que forman parte de la cultura de los "parches" al disimular temporalmente las causas que producen el abandono, el desamparo, el maltrato y el abuso. Sin embargo, estas mismas instituciones son importantes en gran medida para abordar y estudiar la problemática de los chicos pobres y de la calle. 

Nos encontramos ante un gran desafío, el establecimiento de una nueva política social y gubernamental para ayudar al niño de la calle. Los conceptos esenciales serían: aprender a escuchar, compartir y dialogar, más que a hablar, dar discursos, regalar cajas de comida y seguir "parchando" o negando esta cruel realidad.

*Las estadísticas fueron tomadas del Fondo de la Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), la Organización de las Naciones Unidas (ONU), la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y el Movimiento Nacional de Niños de la Calle (en Brasil). y de un trabajo realizado por la periodista brasileña Graciela N. Gestoso Singer.

ESTA ES LA SITUACION DE LOS NIÑOS DE LA CALLE EN TODA AMERICA Y EN NUESTRO PAÍS. AL QUE LE QUEPA EL SAYO QUE SE LO PONGA. LA INDIFERRENCIA SE HA ADUEÑADO DE LA SOCIEDAD QUE ES CIEGA, SORDA Y MUDA, COMO LOS TRES MONOS SABIOS, ANTE LA CRUDA REALIDAD...!!!

MARIANO FERREYRA Y LOS BREVIARIOS DE LA HISTORIA


 *Por Maximiliano Pedranzini

La muerte de Mariano Ferreyra no sólo afectó a los militantes del Partido Obrero, sino que conmocionó a todo el país. En estos tiempos donde la política vuelve a tener relevancia y la juventud un protagonismo extraordinario que no se había visto desde los años `70, un joven que decidió hacer de la militancia parte inmanente de su vida. Una vida que se apagó un 20 de octubre de 2010 dejando una herida en el alma de esta nueva juventud que pierde algo más que un militante, pierde un pedazo de juventud.

Ahora es la justicia la que debe echar cartas en el asunto. Algo que trasciende a cualquier ideología o posición política al respecto. El peor crimen que se puede hacer es dejar este hecho marcado por el silencio y el olvido del Estado. El esclarecimiento debe dejar al descubierto a los verdugos de este asesinato. A los autores materiales e intelectuales de un crimen que gozaron por mucho tiempo de las mieles de la impunidad.
Ha transcurrido casi dos años desde este duro acontecimiento y las cosas van tomando orden en la realidad política y sindical. Podríamos decir que José Pedraza y la Unión Ferroviaria son la punta de lanza de un sindicalismo anacrónico que se fracturó definitivamente con la oposición de Hugo Moyano al gobierno y la puesta en escena de Antonio Caló de la U.O.M. como la nueva cara de la C.G.T., lo que anuncia el final de un ciclo.

Históricamente el sindicalismo en nuestro país ha protagonizado hechos de violencia, fundamentalmente desde el surgimiento del peronismo. Se ha pensado que los trabajadores y los sindicalistas son por naturaleza amantes de la violencia. Pero entendamos lo siguiente. La violencia es parte esencial de la historia, por lo tanto es a partir de ella donde se ponen de manifiesto los conflictos políticos que son el desenlace de la lucha de clases. No podemos concebir los procesos históricos como caprichos del destino. La historia siempre está en permanente movimiento, como así los actores que forman parte de ella.

Asimismo, tengamos en cuenta que los contextos han cambiado, y han cambiado estructuralmente las relaciones de producción, a partir de la última dictadura de 1976 con las políticas económicas de Martínez de Hoz y el ulterior desembarco democrático del neoliberalismo en 1989. Esto reconfiguró el núcleo duro de la representación sindical que se adecúo a lo que las nuevas relaciones capitalistas proponían en la mesa de negociación. Ahí surge un nuevo protagonista en el mundo sindical: los empresarios-sindicalistas o cariñosamente llamados los “gordos de la C.G.T.”. Sin atacar a nadie en particular y ateniéndonos al cambio de coyuntura política, Moyano, Pedraza, Lescano, Medina, y Venegas pertenecen a estos “tipos ideales” -como los clasificaría Max Weber- de dirigentes gremiales, productos históricos de las condiciones objetivas que generaría el modo de acumulación neoliberal.

No es un ensañamiento personal con ningún, al contrario, todos somos buenas personas, hasta que se demuestra lo contrario. Es una cuestión histórico-estructural que le da forma y sentido a las distintas prácticas políticas y sindicales. Todos queremos cambiar la historia, pero la historia nos termina cambiando a nosotros.  Moyano, quien ha tenido un rol excepcional de resistencia frente al menemismo en el gremio de camioneros que preside desde hace más de dos décadas, pertenece al rubro de transportes y servicios, que dominó el espectro económico nacional como consecuencia de la privatización, la destrucción del aparato productivo-industrial y el desguace de la estructura ferroviaria, clave para comprender cómo se expandieron durante ese período la construcción de rutas que facilitaron el transporte masivo de camiones a lo largo y ancho del país en una economía que tenía como eje los servicios, lo que les permitió a los camioneros construir hegemonía sindical durante los años ´90.

Pero el itinerario de las prácticas sindicales deviene de una herencia histórica que ha sido resignificada como estandarte durante el menemismo y que aún perviven elementos que impide reestructurar el espacio orgánico de representación. La burocratización, el reclutamiento de patotas, muchas de éstas vinculadas a sectores ajenos a los gremios que funcionan como fuerza de choque, la connivencia de dirigentes con empresas que explotan, precarizan y terciarizan a los trabajadores. Lo que llevó a la genuflexión de dirigentes gremiales que vieron como el movimiento obrero era descuartizado y el sindicalismo se desarticulaba por el avance del neoliberalismo.

Hegemonía que como vemos se resquebraja, expresado en la crisis de conducción del movimiento obrero que exige una representación en sintonía con los intereses que atraviesa su clase, siendo los mismos que tiene el país. Los camiones y las rutas reemplazaron categóricamente a los ferrocarriles y los rieles. Éste representaba una competencia casi desigual, el que los trenes le sacaban una ventaja sideral en términos de capacidad de carga y gasto de mantenimiento. Ergo, al no haber industria fabril, el ferrocarril empezaría a desaparecer en todo el territorio nacional, lo que hizo posible la consolidación del camión como transporte estratégico. Factor que no es propio de la Argentina, sino que obedece a las políticas neoliberales implementadas en todo el mundo. Precursor de esto ha sido EE.UU., de un intenso auge durante la década de los ´90, que afianzaría el poder de los “Teamsters” en la central sindical norteamericana (AFL-CIO). Esta lógica se reproduzco en toda América Latina. Pero el proceso está cambiando y cada vez se hace más visible a los ojos de la sociedad.

El carácter progresivo de la economía pone en perspectiva los cambios que se vinieron logrando. En efecto, el mapa de situación deja sin chances al otrora sindicalismo noventista, y su reacción frente al cambio empieza de la peor forma: asesinando a un joven de un balazo. Para luego oponerse y sin tapujos empezar a crear un clima de desestabilización política -que queda sin efectos- y posteriormente una ruptura de la central obrera al no aceptar el proceso de democratización del sindicalismo, que por obvias razones convierten a Moyano y al resto de los “gordos” férreos opositores.

Pero frente al reclamo universal de justicia que hace la ciudadanía y los defensores de los derechos humanos, encontramos el uso siniestro que realizan de la imagen de Mariano Ferreyra estos sectores autodenominados de izquierda, manipulación que se refleja en sus panfletos y carteles de campaña en las elecciones del 2011 en el que culpan de su muerte al gobierno en complicidad con las patotas enviadas por Pedraza y haciendo alusión a la juventud sindical de los ´70 ligada con la Triple A. Planteando el argumento de que el sindicalismo es sinónimo de “patotas” y de “corrupción” estrechamente relacionada con un gobierno que no es otra cosa más que la continuidad del menemismo. Esto nos señala la perversión que esconde detrás del rostro de Mariano Ferreyra el Partido Obrero, quien construye un mártir necesario para sus aspiraciones políticas y que este modo logren depositarlo en el terreno de la opinión pública para ser visualizados por posibles votantes. Como era de esperarse, el uso político de la muerte de uno de sus militantes les vino como anillo al dedo para alcanzar sus pretensiones electorales (que fueron del 2%) y atacar con mayor proyección mediática al gobierno.

Mariano Ferreyra fue una víctima -quizás tardía- de este modelo de sindicalismo arcaico propio del neoliberalismo. Su barbarie residual se lo llevaría puesto, como la historia se lleva puesto a muchos que anhelan un mundo más justo y solidario. Su muerte no fue casualidad del destino. Su muerte había sido premeditada. Alguien tenía que morir y así fue. ¿En quién pesa los costos políticos? En el gobierno, claro está, pero ante la paradoja del “no reprimir” que se ve manchado por este trágico episodio. La muerte de Mariano Ferreyra preocupó a Néstor Kirchner de tal manera que afectaría su estado emocional debilitando su salud, lo que siete días más tarde llevaría a su fallecimiento. Como dijo la presidenta Cristina Fernández de Kirchner en su discurso: “Mi hijo siempre dijo que la bala que mató a Mariano Ferreyra rozó también el corazón de su padre”.

En este cambio de época el país demanda un nueva conducción sindical, acorde con el proyecto de industrialización que se viene llevando a cabo, donde ciertos sectores se consolidan en concomitancia con este proceso, como es la U.O.M. que dirige Caló, lo que marca la tendencia en la conducción del movimiento obrero. Esto implica ir borrando esa vieja tipología de dirigentes gremiales que nadaban felizmente en las aguas del menemismo. El arroyo se les fue secando significativamente y no les queda más recurso que patotear y disparar a mansalva a los trabajadores y militantes, como lo definiera notablemente Berthold Brecht: “No hay nada más parecido a un fascista que un burgués asustado”.

“Justicia por Mariano Ferreyra” es lo que pedimos todos. Por eso es menester que los culpables sean duramente castigados. Su accionar no debe quedar entre las causas perdidas de la justicia. Y debe sentar un precedente contemporáneo para los derechos humanos. Los derechos humanos no son sólo una reivindicación del pasado, sino una tarea incansable del presente.


(*) Ensayista. Integrante del Centro Cultural Enrique Santos Discépolo de Misiones y militante del Movimiento Universitario Evita.

12 DE AGOSTO DE 2011: MUERE A LOS 83 AÑOS EL DIBUJANTE, HISTORIETISTA, FRANCISCO SOLANO LÓPEZ

*Por Prof. Daniel Chiarenza

Una de las últimas fotos del dibujante Francisco Solano López. Ahora, padre e hijo (El Eternauta), unidos en la eternidad.
Francisco Solano López, entre muchos otros personajes, es el dibujante de El Eternauta, junto al guionista Héctor Germán Oesterheld, desaparecido por la última dictadura cívico-militar. Solano falleció a las 4:15 hs del viernes 12 de agosto, tras luchar contra las secuelas de un ACV. Es el arquetipo de la época “dorada” de la historieta en la Argentina.

De la época dorada de la historieta argentina: Hora Cero. Editorial Frontera, de su compañero guionista de tantas historietas con contenido ético: Germán Oesterheld. 
Él dibujaba sus personajes tratando de darles vida real a través de un simple dibujo, aunque nunca desprovisto de una fuerte penetración psicológica en la construcción.
El periodista, guionista de historietas y escritor Juan Sasturain fue uno de los que más lo sintió al “Viejo”. Es que con él se terminó una etapa -diciéndolo con la esperanza que sea mentira- aunque se percibe una consciente revalorización por las nuevas generaciones de El Eternauta –Juan Salvo–, Bull Rocket, Ernie Pike, Helena, Martita, Rolo el marciano adoptivo, Slot Barr, Evaristo (con Carlos Sampayo), Ministerio, Joe Zonda, Calle Corrientes, Ana o La guerra del Paraguay.

Uno de los proyectos más queridos del maestro Solano. Por ser descendiente del mariscal, porque su hijo -Gabriel Solano López- le elaboró los textos y se lo prologó ¡Norberto Galasso!!!. 

Este último era uno de sus proyectos más queridos, ya que además de llamarse igual que el titán guaraní, era descendiente directo de éste, al que las tropas mitristas, brasileñas y uruguayas derrocaron con la venia británica.
Hacía tiempo había ensayado su “ciencia ficción costumbrista”: colectivos, clubes de barrio y marcianos. Y profundiza en las emociones, en los sentimientos de los protagonistas.
Una tendencia actual nos mostraba que nuestro sueño setentista parecía hacerse cada vez más real, por su obra de graficación de ideas de justicia, de política bien entendida, de preocupación social y de desarrollo cultural. En los ambientes del cómic su obra era largamente reconocida. Sin embargo, actualmente, era el representante de un medio que hoy no es en volumen, estructura, tema ni estilo como era entonces, pero que se reconoce como de alguien indispensable en la evolución del género. Sus dibujos de una Buenos Aires cubierta de copos mortales son emblemáticos y se recuerdan siempre que raramente precipita nieve sobre el área metropolitana, como ocurrió en 2007. Sus trazos permanecen en la memoria colectiva a 55 años de la edición de los originales.

El Eternauta y los copos de nieve letales que caen sobre Buenos Aires.  
Trabajó junto a excepcionales guionistas argentinos, como Guillermo Saccomanno, Ricardo Barreiro y Carlos Sampayo, y también autores extranjeros. El Eternauta fue su obra cumbre y recientemente había vuelto a ser profundamente apreciada –asociada, por algunos de nosotros que creemos que estamos soñando despiertos, al Néstornauta- desde lo social por los valores que encarnaba, a la vez que una resurgente alza de la historieta honraba su grandeza.

El Néstornauta y Cristina en evocación del "viejo Solano", como lo llamábamos los que lo queríamos.

Era dueño de un estilo de dibujo realista sin importar qué técnica ni materiales empleara. Un dibujante de la vieja escuela, de cuando las revistas serializadas de aventuras marcaban el ritmo de la producción. Tenía un dominio excepcional de la figura humana y era un gran dibujante de rostros. Él contaba que eso se debía a que había estudiado a los pintores impresionistas ingleses, quienes lo habían conmovido profundamente, y cuyo talento trataba “de emular humildemente”.

Autor del pintor impresionista inglés Steer, cuya técnica quería emular Solano, a lo mejor lograda con más éxito.

Murió a los 83 años y aún trabajaba. Hasta antes del ACV se lo encontraba en el departamento de la calle Sánchez de Bustamante. Solano López había nacido en 1928 en la calle Córdoba de la Capital Federal y comenzó su carrera como dibujante de historietas en 1953, junto al guionista Roger Plá en la serie Perico y Guillermina en la editorial Columba. Tenía 25 años y, poco después, empezaría a ilustrar los guiones de Oesterheld en Ariel. En 1957 Oesterheld fundaría la editorial Frontera y junto al dibujante cambiarían la historieta argentina con El Eternauta. Se publicaba como serie y su primera entrega fue publicada el 4 de septiembre, fecha por la que hoy se celebra por fuerza el “Día de la Historieta Nacional”.

En homenaje a la aparición de El Eternauta (Oesterheld - Solano López) el 4 de septiembre de 1957, a ese día se lo conmemora como el "Día de la Historieta Nacional".

Cuando el proyecto de editorial Frontera cayó, Solano se radicó en Europa y trabajó para la editorial inglesa Fleetway hasta mediados de los ‘70, cuando volvió al país. En 1976 la editorial Record lo convenció de continuar El Eternauta junto a Oesterheld. Fue una saga todavía más jugada políticamente, con Oesterheld ya integrando Montoneros, y Gabriel, hijo del dibujante, siguiendo un camino similar. Fue el propio Gabriel quien marcó los siguientes pasos del dibujante, cuando lo secuestró un grupo de tareas de la dictadura. Entonces Solano López recurrió a viejos conocidos de estudios en el Liceo Militar y consiguió liberarlo, a cambio del exilio en España. Allí creó Ana e Historias Tristes, sobre cuentos de su hijo, en lo que son varios de sus relatos más potentes y desgarradores. Últimamente, en Télam ilustraba la “sitcom” Sección imposible, con el guionista Teodoro Boot.

MEMORIA, VERDAD Y JUSTICIA



La titular de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto, confirmó la restitución del nieto nacido el 13 de abril de 1978 y secuestrado el 15 de mayo de ese mismo año, hijo de Ricardo Gaona Paiva y de María Rosa Miranda. De Carlotto contó que Pablo fue secuestrado por un coronel retirado, quien fue nombrado como su padrino tras entregarle el niño a un primo. En 2001, Gaona Miranda sospechó que podría ser hijo de desaparecidos, algo que quien él creía su madre adoptiva finalmente le confesó. "Pablo se animó hace un mes a conocer su verdadera identidad y a encontrarse con una abuela que siemrpe lo espero", relató la titular de Abuelas.



Gentileza de: Roberto Montes

Argentina_Formosa: En el Día Internacional de los Pueblos Indigenas volver a denunciar NUNCA MÁS!


"Somos las víctimas de este Estado que no deja de sacar leyes para justificar el despojo que nos hacen durante años y años, generando más sufrimiento"
Felix Diaz
Territorio Qom Potae Napocná Navogó


El 9 de agosto institucionalizaron la conmemoración del Día Internacional de los Pueblos Indigenas, así tal cual, según la denominación establecida por la Organización de Naciones Unidas (ONU). Ese mismo punto de encuentro superestructural para asociación y confrontación mundial de Estados, muchos de los cuales son los mismos que tradicionalmente han sostenido y patrocinado la continuada exclusión , la sobreexplotación, la miseria, represión y opresión en todos los sentidos. En síntesis una campaña ininterrumpida de despojo territorial y exterminio social de los pueblos originarios.

Así cada 9 de agosto -unos más, otros menos y algunos nada- pasan por la fecha evocando a esos millones de personas que -consecuentes cabezas duras- se siguen reivindicando como pueblos y comunidades originarias. Luchando contra las peores condiciones de existencia impuestas por los depredadores financieros y políticos. Reclamando lo suyo: territorios, derechos propios y soberanos en defensa de culturas y futuros autodeterminados . Desde adentro de sus historias y sus corazones .
No impuestos desde afuera, por más poleas de transmisión folkloricas alquiladas, enquistadas y manipuladas desde los poderes dominantes al interior de muchos movimientos indígenas.

En este 2012 la fecha se ha visto precidida por abundantes expresiones de represión y resistencia en diversas regiones de nuestrAmérica.

Brutales ataques de la policia chilena contra comunidades Mapuche, baleando niños y sometiendo a feroces golpizas a sus pobladores, incluidos ancianos y mujeres. Ataques represivos civiles -o paramilitares según se quiera entender- contra comunidades autónomas y pueblos en resistencia de México, como se han sucedido en Cherán, San Marcos Avilés, Ayotoxco y tantas otras regiones de nuestro hermano mapa mesoamericano.

Así como las movilizaciones y justas resistencias de los pueblos primeros en Bolivia, Perú, Paraguay, Brasil, Honduras, Guatemala y tantas regiones más de esa Matria Grande que es bandera sin fronteras de las gentes hijas de la tierra.
Eso sin olvidar a las luchas de naciones y comunidades nativas en tierras norteamericanas bajo dominación estatal canadiense y estadounidense.

Pero no es alcance de este saludo reflexivo de hoy, el enumerar todas y cada una de las expresiones de vida que a lo largo y ancho del continente florecen cada día, dando testimonio y razón a la esperanza. Porque en definitiva en que otro lugar, sino en la lucha, reside la mejor certeza del buen vivir anhelado para todas las gentes, sin exclusiones ni condenados al exterminio étnico.

En cambio elegimos destacar que en esta fecha oficialmente institucionalizada, continúan los atentados extraoficiales contra quienes se atreven a defender -sin transar- los derechos de sus comunidades.

Y para muestra lo sucedido en Formosa, Argentina, ayer justamente 9 de agosto "Día Internacional de los Pueblos Indios"; donde agredieron criminalmente a Felix Diaz, referente de la Comunidad La Primavera del Pueblo Qom. (1)

Una noticia que debió también luchar por abrirse paso para romper el cerco desinformativo y de impunidad que respaldan siempre estos hechos represivos. Una noticia que para levantar vuelo debió tomar fuerzas y correr desde bien abajo para tomar impulso. Porque arriba y a los costados soplaban vientos en contra con malas ganas y peores intenciones. Las del disimulo y las cortinas de humo. Aquellas viejas mañas de sembrar confusión y desconfianza. Las malicias del poder, sus funcionarios y las subcontratas politico-sociales manejadas desde las dependencias gubernamentales a nivel provincial y nacional.

Y es que justamente esa modalidad criminal ha sido la preferida para eliminar a figuras ejemplares de las causas populares, pretendiendo ocultar un asesinato deliberado con el disimulo del accidente casual.

Una metodología que nos trae al recuerdo aquellas víctimas compañeras e inolvidables -entre tantas otras de las castigadas geografias argentinas- como fue Monseñor Enrique Angelelli , asesinado el 4 de agosto de 1976, a principios de la pasada dictadura militar, un atentado que judicialmente fue establecido como "accidente de tránsito provocado intencionalmente". (2)

Y que luego el reclamo popular exigiendo Memoria, Justicia y Verdad ha logrado la investigación judicial "ysus autores mediatos (Jorge Videla, Albano Harguindeguy, Luciano Menéndez, Luis Estrella y Juan Carlos Romero) procesados por el delito de homicidio calificado, con ratificación reciente de la Cámara Federal de Apelaciones de Córdoba. Falta el juicio y la condena de los asesinos". (3)

Y no menos recordado el asesinato del compañero y folklorista Jorge Cafrune en similares circunstancias. "La madrugada del 31 de enero de 1978, cuando marchaba a caballo rumbo a Yapeyú para depositar un cofre con tierra de Bolougne Sur Mer en homenaje al general Jose de San Martín,... fue atropellado por una camioneta. Quedó demasiadas horas tirado en la ruta con las costillas incrustadas en los pulmones, y al día siguiente falleció. A la camioneta y a su conductor se los tragó la noche: sólo pudo saberse un nombre -Héctor- susurrado por los habitantes de Benavídez". (4)

Pero regresando a Formosa, está fresca aún la memoria del hermano Mario Lopez, también "compañero de la comunidad Qom, atropellado por un policía en la ruta 81 y posteriormente fallecido".(5)

Aquellos "hechos del 24 de noviembre en la localidad de Estanislao del Campo en que resultó muerto Mario López delegado del Movimiento Campesino de Formosa (MoCaFor), un día después de la muerte de Roberto López en la Colonia La Primavera"..." Sobre lo ocurrido en Ensanche Norte, dice Paniagua: "Un oficial de la Unidad 4º atropelló a Mario López a propósito. El oficial (se trataría de Pedro Arias) lo conocía muy bien. Mario se iba esa día a la colonia La Primavera. Estaba esperando para cruzar, y un auto rojo de la policía lo atropelló, lo dejó tirado y se escapó". "continúa el relato de la pesadilla: Llegamos a la ruta. Llamamos a la policía muchísimas veces. Nada. Intentamos que venga un juez. Nada.

Llamamos al hospital. Nadie vino. A las seis de la tarde, luego cuatro horas de tener al hermano ahí tirado sin atención, cortamos la ruta. Recién ahí se presentaron. Pero ya era tarde, sólo vivió dos horas más. Y terminó la vida de Mario López". (6)

La agresión sufrida este 9 de agosto por el hermano y luchador Qom, Felix Diaz, no puede pasar desapercibida ni quedar ninguneada en la impunidad de costumbre.

Con seguridad, que así no sea se encargarán las propias comunidades Qom que desde el sufrimiento aprendieron no a resignarse, sino a enarbolar la memoria y la dignidad para dispararla una y otra vez al corazón de la injusticia institucionalizada.

Y en ese resistir para existir -porque en ello les va la propia vida- no deben estar solas. Ni mal acompañadas, que a veces es la peor forma de soledad.
Estar acompañados, que no arreados. Estar respaldados, que no controlados. Estar unidos, que no amontonados. Como suele decirse "no es lo mismo un manicomio que comio un mani...", hay cosas que suenan parecido pero no son lo mismo.
En absoluto no lo son, aunque en este escenario que muchos intereses han transformado su quehacer presuntamente activista y social, se pretenda confundir cada suceso, cada declaración, cada lucha para dispersar reivindicaciones y diluir contenidos.

Por ello hay que saludar con alegria y reconocimiento a quienes no se han dejado confundir ni ahí. Ni en el peor momento de la primera noticia sobre el "accidente casual". Gracias a las iniciativas de acción informativa inmediata, corrieron las voces de Felix, sus familiares y su hermandad comunitaria. Y la denuncia se extendió en red, imparable a través de llamadas telefónicas, radios comunitarias, correos electrónicos, agencias de comunicación alternativas y también el empecinamiento fraterno y solidario individual que una vez más demostró que "una gota con ser ​poco con otra se hace aguacero"...

Y es que las comunidades en lucha no sólo no están solas, sino que también van bien acompañadas o mejor dicho: también van acompañadas por gentes de bien.
Y pareciera ser que a pesar de limitaciones y falta de medios suficientes, la voluntad y el corazón siguen siendo una fuerza tremenda e imparable. Un torrente saludable que salta obstáculos, aguanta golpes y disipa las cortinas de humo que pretenden ocultar la realidad. Una realidad terrible que sin duda ha de ser transformada de una forma o de otra -o de todas las formas posibles- en la defensa incondicional de la vida de miles de comunidades originarias condenadas a la desaparición.

Así como se comparte la denuncia y la indignación, compartamos también la alegria de que Felix Diaz vive y lucha. Nunca mejor merecida la expresión. Porque seguir en vida y en la lucha, en los montes de Formosa también viene a ser lo mismo, ya que sin resistencia sólo queda la sumisión a derrumbarse en silencio como las taperas. A ser desaparecidos luego de ignorados.

Y también ante este modo operativo de la represión y sus reiteradas intentonas criminales, hagamos efectivas aquellas consignas del Nunca Más: Memoria, Verdad y Justicia. También para los pueblos originarios y su dignidad en lucha abriendo senderos hacia la tierra sin mal.

Vaya un saludo fraternal al luchador Qom Felix Diaz, vaya también el reconocimiento a esas voluntades que fueron disparador de este hermoso enredarse solidariamente. La lucha cuenta con la solidaridad, la solidaridad cuenta con Uds y entre todos haremos realidad -para empezar- esa autodefensa imprescindible llamada contraimpunidad.


Declaración colectiva desde Red Latina sin fronteras
sin fronteras, 9 de agosto del 2012


Notas:

(1) http://anred.org/spip.php?article5275

(2) www.elortiba.org/angelelli.html

(3) http://www.argenpress.info/2012/08/argentina-cordoba-las-misas-prohibidas.html

(4) http://www.pagina12.com.ar/2001/01-03/01-03-08/PAG33.HTM

(5) http://www.promoterritoriales.org.ar/nota_Despedimos-al-companero-Mario-Lopez.html
http://ciudadanosrio4.blogspot.se/2011/04/el-reclamo-qom.html

(6) http://lavaca.org/notas/9-de-julio-esquina-qom/



ALGO DE ENGAÑO NO ES INFORMACIÓN

Todo medio de comunicación objetivamente MANIPULA o TRAFICA CON INFORMACIÓN si:


- no da la máxima prioridad a la verdad (o a lo que se demuestra),


- utiliza información para silenciar otra,


- no sabe valorar la relevancia de una información sobre otra,


- impide que sus detractores o sus oponentes se expresen,


- desprecia el librepensamiento,

- se escuda o se protege a través de cualquier fanatismo (religioso o extremista en donde las reglas de la razón no están presentes).


Y, si hace algo de eso, MANIPULA; ya sea de izquierdas, de derechas, del medio o de ideal propio.


Con respecto al saber valorar la relevancia de una información sobre otra, se ha de hacer una información pública:


- Si es una verdad de interés racionalmente público, recientemente demostrada.


- Si hace descubrir un gran engaño o estafa -o acto delictivo o violación de los derechos universales- a muchas personas.


- Si da alguna voz a una marginalidad que anteriormente no la tenía.



Gentileza dePENSAMIENTOS Y CITAS

CON CLAUDIO DIAZ SE ME MURIERON UN MONTÓN DE PALABRAS

claudio_diaz-2-1.jpg
Es falso que un periodista sea mejor cuando es independiente o cuando es militante. Es grande, simplemente, si no miente ni deja que los otros mientan con impunidad.



*Por Roberto Caballero

Tiempo Argentino

10.08.2011



Es falso que un periodista sea mejor cuando es independiente o cuando es militante.

Es grande, simplemente, si no miente ni deja que los otros mientan con impunidad.

Y más, mucho más grande, si además cree aquello que escribe, como Claudio Díaz.

Claudio Díaz, el periodista que renunció a Clarín con una conmovedora carta que quedó para la historia, murió el viernes pasado.

Desde entonces no tengo ganas de escribir, porque algo del sentido de las palabras, al menos las que puedo borronear, se marchó con él para siempre.

Nos conocimos a fines de los ’90, mientras hacíamos con Marcelo Larraquy la biografía de Galimberti.

Pero ya lo leía desde finales de los ’80, cuando Claudio dirigía Jotapé, una revista del peronismo combativo.

Cuando junto a Gustavo Cirelli fundamos la revista Contraeditorial, en la que se contraponían visiones políticas y culturales, pensamos en Claudio para que representara esa franja de ideas ignorada por los grandes medios corporativos: las del pensamiento nacional.

Aceptó el desafío con la humildad que lo caracterizaba, pero sus refutaciones de “prosa jauretchiana” a Beatriz Sarlo, a Marcos Aguinis, a Halperin Donghi, entre otros, fueron tan impecables como implacables, porque él escribía con la potencia de los periodistas que creen en algo.

Infectados nosotros mismos del virus de la rutina y el cinismo que se propaga en las redacciones hace décadas, la verdad es que esperábamos ansiosos las columnas de Claudio, porque ellas nos reconciliaban con lo mejor de este oficio, que es cuando las palabras y las ideas se abrazan.

Para los que no son periodistas quizá sea difícil de entender, pero ese acto de libertad íntima que un cronista decide exponer cuando puede, cuando lo dejan, cuando tiene algo para decir que le quema la yema de los dedos, es quizá la contribución más genuina y generosa al relato del tiempo que le toca vivir.

Dar testimonio desde la cabeza y desde las tripas no es para cualquiera: sólo los buenos periodistas salen airosos de la prueba.

Es falso que un periodista sea mejor cuando es independiente o cuando es militante.

Es grande, simplemente, si no miente ni deja que los otros mientan con impunidad.

Y más, mucho más grande, si además cree aquello que escribe, como Claudio Díaz.

Claudio creía y nos hizo creer.

Claudio se animaba y nos hizo animar.

Claudio fue un gladiador contra el monopolio, que llegó incluso a censurarle el blog Qué te pasa, Clarín.

Tiempo Argentino no estaría en sus manos sin la experiencia hermosa que vivimos junto a Claudio en Contraeditorial.

Con él se va un pedacito de Jauretche, del Colorado Ramos, de Fermín Chávez, del Pepe Rosa, de Hernández Arregui, de Salvador Ferla, de Arturo Sampay, de Scalabrini Ortiz, del Pulqui, de El Justicialista, de El Eternauta, ejemplares ajados de La razón de mi vida, la Patria justa, libre y soberana, la campera negra de Ubaldini, las canciones de Favio, la vista desde el cielo de Ciudad Evita, la Ciudad de los Niños, las Veinte Verdades y la Marchita.

Lo más terrible es que, con él, también se me murieron un montón de palabras.


Gentileza: NAC&POP