Seguidores

27 de mayo de 2012

ANCLADOS EN EL PASADO


*Por Eliana Valci

Parte de la sociedad argentina le esquiva al futuro, continuando enquistada en el pasado, mejor dicho en las pretéritas malas costumbres que han dado resultados atroces a lo largo de nuestra historia.

Si bien está claro que no se puede estar de acuerdo con todo, ni oponerse a todo porque sí, sin más argumentos, tampoco es menos cierto, que tanto algunos ciudadanos como medios de comunicación no tienen tan nítidos estos conceptos, viéndose esto reflejado en su desproporcionado actuar.

Sabemos que cada persona es única debido a que piensa, siente y acciona diferente de la otra, lo cual es lógico y aceptable; lo que no puede concebirse es que se apele impunemente a la agresión (ya sea física o verbal) para defender determinada postura, para terminar pidiendo disculpas o solidarizándose hipócritamente en nombre de la libertad de expresión.

Esta cuestión bipolar de mostrarse guiados por las bajas pasiones por un lado y por otra parte fingir desde un supuesto plano superior que no se es responsable de lo acontecido, conduce a la traslación de la culpa, lo que da lugar a la confusión entre quiénes son agresores y quiénes agredidos.

Viejas prácticas, malas costumbres que nos trasladan a hechos lejanos y no tanto, ocurridos en nuestro país, que sólo recordarán aquellos a los que don Alzheimer aún no les ha tocado la puerta, sabiendo además que los primitivos agoreros no resisten el menor análisis.

El País y Latinoamérica avanzan vertiginosamente de cara al futuro, con transformaciones renovadoras, por ello invito a quienes no han evolucionado en el cambio, a que leven el ancla del pasado y se sumen a la Patria Grande que es de Todos, y no de algunos pocos.


*Directora Revista Ida & Vuelta 

LA XENOFOBIA, LA INCITACION AL ODIO, LA VIOLENCIA EN LA PRENSA DIGITAL



*Por Hernán Jaureguiber


Cómo desconocedor de la tecnología, por tanto de internet y las modernas redes sociales, todos los días descubro nuevos aspectos. Hasta hace poco no tenía el hábito de leer los comentarios del público a cada nota periodística. Desde que empecé a curiosear estas publicaciones no salgo de mi asombro. Xenofobia, apología del delito, llamado a la sedición, atentados contra el orden constitucional, incitación a la violencia e infinidad de figuras delicitivas consumadas por publicaciones legales que nadie parece controlar.

Yo no voy a polemizar aqui -podría hacerse- sobre los alcances de la libertad de prensa. Pero resulta evidente que los medios de comunicación se escudan en dicha libertad para consumar, tentar o promover conductas tipíficadas por el derecho penal.

No cabría dudas que sería un delito si una empresa periodística sembrara Antrax en sus páginas, o permitiera que terceros lo hagan, de manera tal que el mismo se esparciera entre la población al leerlo. ¿Cual es la diferencia con los delitos que estoy mencionando? ¿Su gravedad?. Podría ser una respuesta.

Es cierto que el límite es la censura previa a la publicación, pero esta garantía democrática y repúblicana no puede por un lado habilitar el dolo o culpa en forma lisa y llana al permitir o no controlar delitos y mucho menos liberarlo de responsabilidades posteriores a esa publicación no censurada.

Además está la responsabilidad, Penal y Civil de la persona que comete estos delitos. Por un lado hay una permisibilidad, expresa y tácita, promovida en orden a las libertades de opinión y el sano debate de ideas. No vale aqui discurrir sobre esos límites. Sencillamente se trata de la directa comisión de delitos, algunos en grado de tentativa, y otros consumados directamente.

Por caso sugiero lo publicado en el día de hoy, 19 de Mayo de 2012, por el diario Clarín. al pié de una nota sobre un posible paro de subterraneos. Pido de antemano disculpas, pero creo importante la transcripción. El comentario suscripto por el Sr. Diego Adrián Roldán, hace referencia a los sindicalistas y textualmente dice:

“…Hijos de mil putas… habria que ponerles un tiro en la frente a cada uno de esos sindicalistas repugnantes, negros de mierda. Porque el Estado no les manda a la Gerdarmeria y los muelen a palos a todos? Donde se vio que unos negros de mierda puedan decidir si funciona o no un medio de transporte publico tan importante?…”

Los internautas expertos, estarán mas acostumbrados, pero es importante resaltar que esta no es una publicación aislada, sino mas bien el común denominador de todas las que se vierten en la red, cualquiera sea el medio periodístico.

Si un periodista firmara la nota, ningún jurista, juez o ciudadano tendría dudas sobre el obrar ofensivo y delictivo del contenido, pero aqui se trata de “comentarios de terceros ajenos al periódico”. Pero tal ajenidad, no debe suponer impunidad, ni del sujeto, ni del que utiliza su anonimato para decir lo que no puede firmar de puño y letra.

Esta claro que el sujeto ampara su delito en el anonimato, aunque publique fotos en su portada.

Pero esto no implica que las autoridades judiciales no deban intervenir para intentar quebrar ese anonimato.

Desconozco la forma probatoria de la identidad del emisor, pero supongo (sólo en esos términos) que tal vez no sea tan dificil e incluso no sea un anónimo sino alguien que se hace cargo de tal delito como el que se consuma con la publicación transcripta anteriormente (Xenofobia, incitación a la violencia, etc).

De resultar así, el sujeto, o los sujetos que cometen tales crímenes, deberían ser investigados y en su caso condenados, civil y penalmente por las conductas desplegadas.

A su vez, el medio que a sabiendas lo difunde, tiene responsabilidad y debe ser juzgado por ello.

Finalmente insisto que no solicito censura previa, sino asumir la responsabilidad por conductas que lejos están de la noticia, el debate o la libertad de opinión.

Sugiero sumar voluntades para promover denuncias e investigación de identidad de los delincuentes para posibilitar que sean llevados a los estrados judiciales y/o ante el Inadi, a que rindan cuenta de un obrar que hasta el momento aparece impune y de una proliferación preocupante.

A su vez, denunciar a las medios (a todos) que reproducen indiscriminadamente las publicaciones.


Buenos Aires, 18 de Mayo de 2012.

SANGRE DE MAYO


*Por Pedro Valci

El 22 de mayo de 1810…..”muy tarde ya, al pasar Don Vicente López por delante de una de las bancas más excusadas, reparó  en el Doctor Mariano Moreno, que acurrucado en un rincón ( la noche era extremadamente fría y húmeda) parecía cabizbajo,..
­VL-¿esta Ud. fatigado, ¿compañero
MM- Estoy caviloso y muy inquieto,
VL - ¿Por qué? Todo nos ha salido  bien
MM- No amigo; yo he votado con ustedes por la insistencia y majadería de Martín Rodriguez, pero tenia mis sospechas de que el Cabildo podía traicionarnos; y ahora le digo a Ud. que estamos traicionados. Acabo de saberlo; y si no nos prevenimos, los godos nos van a ahorcar antes de poco, tenemos muchos enemigos; y algunos andan entre nosotros y que quizás sean los primeros en echarnos el guante”
Sic Historia de la Republica Argentina ( 1883-T 3, p´gs,44 y sgts de Lopez y Planes)

Voces tal vez ciertas desde el fondo de la historia, pero  más allá de las especulaciones, que actual es el comentario del Dr. Mariano Moreno, cuando revisamos la semana de Mayo de este 2012 del cual somos testigos de la historia que se va a escribir no sabemos cuando, el ataque a los periodistas del programa 678, los conceptos vertidos en ese acto de la barbarie patricia, los movimientos de la oposición en la corporación de medios; las operaciones a segundo de los que imploran  que quieren preguntar.

Y podríamos hacer una lista enorme de palabras y discriminaciones que vienen desde el 2003 a la fecha contra las Políticas de este Movimiento Nacional y Popular, obviamente a sus conductores, tan vigente lo de Moreno, EL CABILDO nos traiciona, no nos olvidemos de la revista que circulo ó circula. Este resabio patricio de la monarquía que costo una Revolución en Mayo, viene acumulando desde hace 202 años sangre y muerte de patriotas. Si debo manifestar que por suerte, hoy ya no se esconden detrás de uniformados y salen ellos crudamente, como lo vimos en nuestra teve, y eso si que es por primera vez en 202 años EL PUEBLO SABE DE QUE SE TRATA.

Tenemos a 202 años muchas cosas para festejar, me hubiera gustado que se publicará la lista de todas las conquistas populares de los momentos que la militancia supero a este carcinoma de la Nación, y que ellos han interrumpido con los mecanismos criminales que todos conocemos. Y  valorar que llevamos 9 años de RESISTENCIA consolidando los cimientos del Pueblo, abonando de juventud a la vida política de la República, que florece en cada rincón.

También pienso como el Dr. Moreno tenemos muchos enemigos; y algunos andan entre nosotros”,  a los de afuera ya lo conocemos,  a los de adentro  los vamos a tener que ir a buscar y sacarlos porque sumar por sumar no es sano, sino se trata de sumar patriotas.  ¿Por qué?  ...” quizás sean los primeros en echarnos el guante”


PASO: MÁS ALLÁ DE LA JUNTA DE MAYO


Por Pablo Adrián Vázquez*

En mi recuerdo escolar una imagen se repetía: Juan Jose Paso. Pero eso no se replicó con la valoración de su figura: Si Moreno fue el númen de la Revolución, Castelli “él” orador, Belgrano el alma, y Saavedra la fuerza militar, que lugar le guardó la historia a Paso?

Nacido en 1758, se recibió de abogado en la Universidad de Córdoba en 1779. A su regreso fue uno de los fundadores de San José de Flores, actual Flores. Mientras se produjeron las invasiones inglesas a Buenos Aires, él se encontró en Lima desarrollando una infortunada actividad comercial con una mina de oro.

Al regresar a Buenos Aires intervino en asuntos políticos, acercándose a los grupos carlotinos y a la masonería local.

Los sucesos de mayo de 1810 lo encuentrean pidiendo, en la sesión del 22, el cese del Virrey Cisneros. Fue él quien refutó al Fiscal Villota, negando esperar a que se sumen los delegados de otras provincias, y pidiendo la pronta organización de “una Junta Provisoria de gobierno a nombre del señor don Fernando VII y que ella proceda a invitar a los demás pueblos del Virreinato a que concurran por sus representantes a la formación del gobierno permanente.”

Secretario de Hacienda en la Primera Junta, acompañó el impulso morenista y buscó, sin éxito, obtener el acatamiento de Montevideo, siendo expulsado de dicha ciudad.

Resistió la arremetida de incorporar nuevos diputados de las provincias, pero, a la salida de Moreno, se alineó a la posición saavedrista. Eso le valió ser uno de los pocos en continuar en la llamada Junta Grande

Integró la diputación que firmó el armisticio, en 1811, por la que la Banda Oriental quedaba bajo el dominio de Montevideo.

Los disturbios contra Saavedra, instigados por el propio Paso, dio lugar al Primer Triunvirato con Chiclana, Sarratea y el citado Paso. Pero este último renunció en desacuerdo con Chiclana y Rivadavia, secretario de dicho Triunvirato. El alzamiento militar promovido por San Martín e instigado por la Logia Lautaro, fuerza la renuncia de los triunviros e impulsa un Segundo Triunvirato con Alvarez Jonte, Nicolás Rodríguez Peña y otra vez Paso.

En 1814 fue a Chile a sondear a Saavedra si estaba en conspiraciones contra ellos, pero los sucesos de Rancagua lo obligan a regresar a Buenos Aires. Integró la ofensiva contra Alvear, fue Auditor del Ejército y asesor del gobierno de Tucumán.

El Congreso de Tucumán lo encuentra como diputado pro Buenos Aires y su secretario hasta 1919. Participó de al redacción del Estatuto Provisional de 1817, de la Constitución unitaria de 1819, fue asesor de Rondeau, diputado provincial entre 1822 y 1824, integró el Congreso de ese año como diputado y votó la Constitución de 1826.

Brindó impulso y asesoramiento en las leyes para la fundación del Banco de Descuentos rivadaviano, la ley de imprenta y la organización del ejército.

Pero su asesoramiento se trasladó de los unitarios a los federales, colaborando con los gobiernos de Dorrego y de Rosas, y hasta participando en el Pacto Federal.

Su muerte en 1833 cortó su prolífica trayectoria, aunque uno, al detallar su avatar político, esta tentado en afirmar: estuvo en todas!



* Politólogo, Docente en al UNLZ y UNMo, Miembro del Instituto Nacional Manuel Dorrego

LA NACION Y SU DESCARADA DEFENSA DE BLAQUIER


*Por Alberto Nadra


El diario de los Mitre, vocero de la más rancia oligarquía durante más de un siglo, comprometido en denuncias por crímenes de lesa humanidad en la apropiación de Papel Prensa publica hoy un Editorial, que ratifica su cerrada defensa de los responsables de la dictadura cívico militar, en términos que no pueden menos que indignar a cualquier ciudadano de bien.

Con su estilo amanerado e hipócrita, La Nación acompañó todos los crímenes políticos y los golpes de Estado que sufrió el país. Esta vez, tocado su entrañable amigo, Carlos Pedro Blaquier, muestra su verdadero y repudiable rostro, en general disimulado tras la fachada de “periodismo independiente”, los valores de “la República” y la democracia para ellos.

Con el titular “Persecución a empresarios”, y la bajada donde ante la citación de la Justicia, no del gobierno, de llamar a indagatoria a Blaquier, firma suelto de cuerpo que “Parecería que el objetivo perseguido es la venganza y el revanchismo, y no la búsqueda sincera de la verdad”

1) Empieza con la manipulación desde el primer párrafo, en el que afirma “presuntamente prestado colaboración a fuerzas policiales en redadas en cercanías de la planta industrial jujeña”. Ni presunta ni cercanía. Fue EN las instalaciones de la empresa, incluida la tortura. Y no se presume nada: está probado. 

El párrafo sigue con la mentira directa: "La citación comprendió a dos directivos que pueden no haber participado directamente en los episodios, pero a quienes se supone responsables por su posición en la compañía". ¿Por qué no dice que son dos directivos contra los cuales hay prueba de haber participado en los episodios. Y no sólo directamente, sino también poniendo a disposición de las fuerzas transporte, personal, e información de inteligencia? Que es algo que pudieron hacer con mucha más facilidad --y que no podían ignorar-- dada su posición en la compañía. O sea, esto de la posición no es el fundamento de la acusación, sino un elemento que la fortalece.

2) En el cuarto párrafo muestran la hilacha, disfrazando de información lo que el adjetivo "radicalizados" evidencia claramente su alineamiento junto a los represores. "Esta nueva avanzada se relaciona con la intención de sectores radicalizados del entorno de la Presidenta de hacer llegar la acción punitiva a los funcionarios civiles del Proceso y a los líderes empresarios o intelectuales que le hubieran manifestado oportunamente su adhesión". Una crítica impresentable: si manifestaron adhesión a un "proceso" que exterminó al menos 10.000 personas, ¿no vale la pena que se los investigue?

3) Entre mentira y tergiversación de la información en el que sigue: "Existe una lista que abarca a varias empresas y a sus directivos, entre las que se encuentran Loma Negra, Ledesma, Ford, Mercedes-Benz, Acindar, Astarsa, Fiat, Tensa, Techint, Bridas, Perez Companc, Alpargatas, Celulosa, Socma y el Banco de Italia. Son empresas que tuvieron muertos o desaparecidos entre su personal. Se ha hecho saber que se las investigará para esclarecer si en su momento sus directivos elaboraron listas que hicieran llegar a las autoridades policiales o militares". Nótese el uso del lenguaje "...tuvieron muertos o desaparecidos entre su personal", que busca generar la idea de que este gobierno está detrás de cualquiera al que pueda asociarse, aunque sea por un hilito de información, con delitos de la dictadura. Frase encubierta "Aunque fuera un pobre empresario honrado --señora, señor--, que tuvo la mala suerte de tener empleados subversivos...". Y luego el "Se les ha hecho saber..." como si de repente -- de nuevo esta idea de "sin comerla ni beberla"-- les llegara una especie de telegrama que dice "Como usted era un empresario en esta época y en su empresa desapareció gente, lo vamos a investigar en la justicia".

En realidad son todas empresas sobre las que hay testimonios, informes reales de inteligencia internos y otro tipo de prueba que indican que participaron --en formas que se pueden considerar participación necesaria o coautoría según el caso-- aportando información, recursos humanos y materiales, etc. para hacer desaparecer a empleados incómodos para ellos y/o para el régimen de facto. La Nación no es inocente: hay que juntar prueba para poder investigar a alguien...

4) Después, el argumento de siempre: 

"Ninguna de estas iniciativas oficiales ni otras apuntan, sin embargo, a investigar la actuación violenta de las organizaciones armadas contra la sociedad civil". 

Aquí no hay “presunto” ni uso de los condicionales. Hay “crímenes” y los responsables son los desaparecidos, y seguramente los sobrevivientes que impulsan toda esta “campaña”. Desde un ángulo estrictamente jurídico, y no nacional sino la comunidad internacional, se ha dicho y repetido que a la época de los hechos, el derecho internacional sobre lesa humanidad NO consideraba que esta clase de delitos podían ser cometidos por otra organización que no fuera el Estado. Si bien el órden jurídico, al margen de la crucial diferencia entre democracia y dictadura, coincide en que las organizaciones, ya desaparecidas, cometieron delitos en su momento, no cometieron crímenes de lesa humanidad tal como se entendía crimen de lesa humanidad al momento de delinquir. Aplicarles las prescripciones del derecho internacional actual --que sí considera posible la comisión de crímenes de lesa humanidad por organizaciones que no sean el Estado-- sería violar sus derechos humanos.

Por otro lado, aún bajo los estándares actuales, las organizaciones que pueden considerarse "candidatas" a cometer crímenes contra la humanidad tienen características que no tenían las organizaciones armadas en la Argentina (por ejemplo, control de parte importante del territorio).
En síntesis, si las organizaciones armadas guerrilleras cometieron delitos, y ellos fueran reprochables penalmente, no son perseguibles. No, porque están prescriptos.

¿Y por qué están prescriptos?
Porque su gravedad y extensión no son comparables --ni de lejos-- con las de aquellos crímenes atroces y terribles que cometieron fuerzas armadas, de seguridad interna y civiles bajo el amparo del plan sistemático de represión, exterminio e impunidad sostenido con el aparato del Estado.
¿Por que La Nación no se sincera, y afirma que quiere que el Estado viole las normas del Código Penal y los derechos humanos de todas esas personas para volver a victimizarlas, ahora con un proceso injusto? Seguro que queda muy mal en los titulares...

5) Como para confirmar esta el odio contra todo aquel que en su momento luchó contra el proceso, que ellos apoyaron, y pese a que pretenden encubrirlos con acusaciones de una animosidad similar del gobierno veamos como justifican por qué no se debe investigar a los empresarios por hacer "investigaciones privadas" (eufemismo para "informe de inteligencia") de toda la pobre gente vinculada con estas empresas y, a la vez, con ideas de izquierda:

"Casi todos los atentados se planificaban con información elaborada internamente en las empresas por empleados que, en ciertos casos, eran miembros o adherentes de los grupos armados. No es extraño por lo tanto que en defensa de su personal se hubieran creado o contratado servicios de seguridad y que se hiciera algún grado de investigación dentro de su propio personal. Tampoco debería sorprender que las empresas compartieran esa información con las fuerzas de seguridad o con las Fuerzas Armadas, a las que un gobierno constitucional había encomendado oficialmente la tarea de enfrentar al terrorismo. Los excesos, las muertes y las desapariciones ilegales fueron conocidos en fecha muy posterior".

¿Pueden creer semejante desfachatez?
¿Y toda la gente que trabajaba en empresas sin militar y a la que se llevaron porque era incómoda para el dueño, o porque su nombre estaba en una agencia? ¿Y toda la gente que se llevaron, pero que militaba en organizaciones no armadas?
¿Y a toda la gente que militaba en organizaciones armadas había que torturarla y matarla?
¿Qué tonto se cree que los empresarios no sabían que era lo que sucedía a las personas que de pronto desaparecían de la faz de la tierra, con una estela de familiares y amigos preguntándose por ellos y a los que esos mismos empresarios negaban cualquier tipo de información, e incluso insultaban mencionándoles lo "peligrosos" que eran?

Solo cabe denunciar, denunciar, y denunciar a La Naciòn.
Por otra parte, queda mucho por pelear para que paguen sus culpas Blaquier y toda la mafia Ledesma, todos los mandantes civiles –no cómplices, mandantes en términos políticos—de la dictadura militar. Aunque parezca mentira, la importante indagatoria del señor feudal es por "privación ilegítima de la libertad". Que no es un delito de lesa humanidad. Y cuando se le debe imputar a él --y al Directorio de la empresas-- con el criterio de los juicios a los jefes militares: "autoría mediata" de todos los crímenes de lesa humanidad cometidos en y por Ledesma.

EL DESAFÍO DE REVINCULAR LA CIENCIA CON LA POLÍTICA


Páginas que faltaban

Se presentó en Rosario “Soltando amarras. Claves para comprender la historia pendiente de la enfermería argentina”, de Beatriz Morrone. Una extensa investigación que interpela el sistema hegemónico de salud y el perfil despolitizado y “aséptico” de la formación en Enfermería. Desde un lugar comprometido, la autora pone a la ciencia al lado de la política, reivindica a los trabajadores de la salud que fueron víctimas del terrorismo de Estado y a quienes trabajaron en Malvinas. A su vez, no duda en relatar las complicidades que existieron desde la Salud Pública con los militares. Estuvimos en la presentación.

Allí están ellas. A la par, unas al lado de otras. Con los ojos llenos de historia y los pañuelos de la dignidad.

La sala es grande y está colmada de gente.

Van llegando a paso lento, del brazo de amigos y de gente querida.

Su presencia ilumina.

Allí están, en la primera fila del auditorio de la ex Alcaidía de mujeres de la Plaza Cívica, lugar que supo ser emblema del castigo y la represión, y que la lucha colectiva transformó en un espacio para la Memoria.

Hoy, varias Madres de la Plaza 25 de Mayo, acompañan la presentación de un libro comprometido con las luchas sociales.

A través de 235 páginas, “Soltando amarras. Claves para comprender la historia pendiente de la enfermería argentina”narra la historia no conocida de cientos de trabajadores de la salud cuyos nombres ignora la historia oficial de la enfermería, trabajadores que con valentía le dieron un sentido político, comunitario y social a sus prácticas cotidianas.

“Este es un encuentro cargado de emoción, sobre todo por el espacio donde estamos. Queremos poner en palabras y generar actividades que permitan repensar desde nuestra memoria colectiva, aquello que nos ha sido negado. Los trabajadores de la salud no hemos podido rescatar toda la riquísima historia de militancia y de trabajo político (partidario o no) y social que permitió que muchísimos enfermeros se organizaran en distintos momentos de la historia”, expresaba la autora, Beatriz Morrone, durante su exposición. “Ya en 1885 había una organización de enfermeros tratando de organizarse para mejorar sus condiciones de vida y de trabajo”.

En el panel estuvo acompañada por Olga Moyano, enfermera, sobreviviente del Centro Clandestino de Detención Fábrica Militar, testigo y querellante de causas por delitos de lesa humanidad, cuya historia forma parte del tercer capítulo del libro. También por Juan Nóbile, director provincial de Investigación y Reconstrucción de la Memoria Histórica y Angel Ruani, secretario de Seguridad Comunitaria, quienes al tomar la palabra reivindicaron este novedoso y necesario trabajo de investigación.

Beatriz Morrone es investigadora, docente universitaria, enfermera, trabajó más de 15 años en el hospital materno infantil “Victorio Tettamanti” y estuvo entre los fundadores de la Red Iberoamericana de Historia de la Enfermería, entre otras varias actividades.

Entusiasmada y sin titubeos compartió sus motivaciones para meterse de lleno en la investigación. “Cuando estudiábamos nos convencieron e hicieron creer que no teníamos historia de lucha, que no teníamos historia de la que pudiéramos sentirnos orgullosos para tomar ese legado, lo que hubiera permitido un fortalecimiento colectivo para ejercer la profesión con un posicionamiento político e ideológico. Esa fortaleza nos ayudaría a trascender las paredes del office, ese espacio mínimo y hasta devaluado, a pesar de lo que significa todos los días el trabajo en una sala de atención”.

La investigación se desarrolla a través de 5 capítulos, el primero indaga sobre la colonización y la atención de la salud; el segundo se focaliza en la revolución sanitaria y la enfermería durante la gestión del Dr. Ramón Carrillo (primer Ministro de Salud argentino). Luego está el capítulo que mayor atención tuvo en esta presentación, vinculado a la militancia política de los enfermeros en la segunda mitad del siglo XX, sus luchas y resistencias.

En el cuarto, la autora trabaja en torno a la actuación de los enfermeros argentinos durante la guerra de Malvinas, otro de los temas poco conocidos hasta el momento. Y en el último capítulo, con sobrados argumentos analiza la invisibilización de la hegemonía en la formación y el control del ejercicio de la Enfermería.

“El libro me ha permitido encontrar una cantidad de historias, porque evidentemente hay muchas cosas invisibilizadas. Se abrieron muchas aristas, tenemos todo un capital por contar. Este proyecto no concluye, sino que abre. La historia oficial es híbrida, reaccionaria, basada en la hegemonía de un tipo de atención en salud parada en un lugar que no solamente no da respuestas, sino que nos oprime como ciudadanía”, señaló Beatriz.

Trabajadores de la salud y dictadura 

En el apartado “La militancia política de los enfermeros: resistencia y lucha en la segunda mitad del siglo XX”, se reivindica a los trabajadores de la salud que fueron víctimas del terrorismo de Estado. Y a su vez se denuncian las complicidades existentes desde la Salud Pública con el plan sistemático de desaparición de personas.

Apoyándose en la proyección de imágenes, Olga Moyano, testigo y querellante de causas por delitos de lesa humanidad e integrante de la murga La Memoriosa, recordó y homenajeó a compañeros perseguidos y asesinados durante la última dictadura: “Quiero recordarlos y rescatar su compromiso, a José Luis Acosta, Alejandro Pastorini, Jorge Luis Francesio, Liliana Delfino, Rogelio Lesgart, Ricardo Masa, Adriana Estevez, Olga Patachín, Oscar Mansur, entre otros tantos. Creo que a partir del advenimiento de los juicios y de los testimonios de muchos compañeros/as querellantes en las causas se están empezando a visibilizar estas luchas”, dijo, emocionada.

“Este libro viene a saldar una deuda con la enfermería y con todos los trabajadores de la salud. Asumirse como trabajadores es una cuestión fundamental para poder pensar a la ciencia al lado de la política. La política entendida como herramienta para cambiar las condiciones injustas de la realidad”, señaló Olga.

Publicado en:  Enredando

EL PERONISMO SE COMPRENDE Y SE SIENTE


*Por Gabriel Erviti

“Es necesario que ofrezcamos a los pueblos la posibilidad de que trabajen felices con un grado suficiente de dignidad para un progreso técnico y científico de la humanidad que quizás no sea tan grande como el que ha venido asegurando el capitalismo, pero por lo menos que no sea sobre el sacrificio de nadie....

Pueblos felices trabajando por la grandeza de un mundo futuro pero sin sacrificio y sin dolor que eso es lo humano, que eso es lo natural y que es también lo científico.

Entonces debe haber una tercera posición que es la que concibe el justicialismo, donde el hombre en una comunidad que se realiza, pueda también realizarse él como ente humano. Esa es la verdadera concepción justicialista”. Juan Perón.

“Soy peronista, en fin, por convicción y por sentimiento, por confianza en la bondad y en los esfuerzos de los descamisados, en esta lucha por la total independencia económica de la Patria, por nuestra completa liberación y por nuestra absoluta y limpia soberanía”. Eva Perón.

El peronismo no se aprende ni se proclama decía Evita, se comprende y se siente. Y es el pueblo trabajador el que lo siente con mayor profundidad.
Como dice nuestra marcha, por lo principios sociales que Perón ha establecido, el pueblo entero está unido, y grita de corazón, Viva Perón, Viva Perón.

El peronismo es una forma de viva, una forma de relacionarse con el otro. El peronismo es, sin más, el sentir de un pueblo. Lo que no significa que no haya pensamiento, por supuesto, pero lo que es seguro es que por sobre todo, en el peronismo, está el corazón.
Porque es fe, pero también es convicción, el peronismo es convicción y es fe, como dijo Evita.
Hablar de peronismo es hablar de nuestra identidad.

El peronismo no es meramente un proyecto político, el peronismo, hoy, es parte fundamental de nuestra identidad Nacional, y no se crea una identidad por decreto o por ley.

El peronismo es parte fundamental de la identidad de nuestro pueblo porque la transformación social que el general Perón y Evita, y el proyecto que junto al pueblo ellos llevaron adelante, fue tan grande, tan importante, que quedó grabado a fuego en la memoria de nuestro pueblo. Por supuesto, aún hoy, nuestros padres y abuelos nos cuentan lo que fueron aquellos primeros gobiernos, y continúa reflejándose en las nuevas generaciones porque fue tal el cambio social en aquellos tiempos, que cuando los recordamos, o nuestros padres y abuelos nos cuentan sus vivencias, nos ponemos inmediatamente en situación y reconocemos nuevamente lo que el peronismo ha significado, y nos traza un claro proyecto Nacional y Popular para construir en éste presente en el que vivimos.

El pueblo sigue sosteniendo las mismas banderas de siempre, y hoy, con un notable cambio de época, las volvemos a levantar con fuerza. Las mismas banderas de siempre que significaron la justicia social de nuestro pueblo, y la soberanía política y la independencia económica de nuestra patria.

No podríamos hablar de superación del peronismo, y no podríamos hacerlo fundamentalmente porque la realidad que se ha transformado no es tan contundente como para superar la fe popular de las conquistas del peronismo, sino que son transformaciones parciales en esa dirección, que estimulan la fe popular que aún hoy, 60 años después, anhela esa contundencia en la transformación de sus propias vidas, de la vida de la comunidad y de su patria.

Las banderas de nuestro pueblo, que habían sido aplastadas o invisibilizadas por la embestida neoliberal, vuelven a flamear con fuerza y firmeza.
Estos últimos años la discusión política ha vuelto a instalarse en la sociedad por el resurgimiento de un proyecto que se ha hecho intérprete de demandas populares y ha impulsado medidas de carácter Nacional y Popular.

De ahí nuestra responsabilidad como hombres y mujeres comprometidos con la Justicia y la verdad del pueblo, de trabajar por la construcción de un Estado al servicio de los intereses de la Patria y el pueblo, para que en mutua apoyatura con la organizaciones libres que de éste último surjan, organicemos la comunidad (sobre la base de su bienestar) para darle al Gobierno patrio el poder suficiente para redefinir las relaciones que siguen hundiendo a la Argentina en la violencia, la miseria y la infelicidad, y ponerlas al servicio de la grandeza de la Patria y la felicidad del pueblo.

Como decía Scalabrini, “El Estado brota de abajo, es casi una redención, una creación del pueblo solidario”. Tenemos que impulsar el debate, tenemos que estar en los barrios profundizando la unión de nuestro pueblo, donde el hombre encuentre su plena realización en el conjunto de la sociedad, tenemos que establecer un proyecto en el cual cada uno de los hombres y mujeres de nuestra patria tenga su lugar.

Reencontrarnos en un movimiento político con poder suficiente para realizar la liberación Nacional está al alcance de nuestras manos, y depende de nosotros, los que luchamos por el proyecto Nacional y popular.

De nuestra capacidad de torcer el "supuesto destino" del cual el neoliberalismo intenta convencernos, será la hora, y de la recreación de un vínculo de lealtad colectiva dependerá la realización integral del proyecto Nacional y Popular que nuestro pueblo se merece.

Queremos y necesitamos la participación y el protagonismo de nuestro pueblo forjando su propio destino.


Publicado en: Semanario Colon Doce

ANIVERSARIO DE LA CIUDAD DE VILLA ANGELA



SONIDOS DE ANYELVILLE

 *Por Carancho Ramírez

Los pueblos que tienen memoria, la usan para fortalecer su andar en el tiempo histórico que viven y así dejarles a los que vienen, la tierra arada, la picada abierta, el pisadero a punto. El Néstor nos cambió la vida también a nuestra generación y hoy doblamos la curva del infarto con el “alemán” choreándonos los recuerdos, pero el futuro ya no es un horizonte negro como lo pintan los medios que sostienen un proyecto de país para pocos. Estamos “viajando” sin muecas, sin reproches.

A mí, cuando el “alemán” descansa, me visitan en el trasnoche de la memoria, los fantasmas de un pasado vital de Anyelville, reclamándome que los tenga en cuenta en mis escritos, porque le tienen miedo a la muerte y me remachan que solo mueren aquellos a quienes le tiran sobre sus tumbas, tierra de olvido. Son innumerables, anónimos, ruidosos.

¿A quién le hago caso? ¿Con quién recorro mis calles del barrio sur? La Señora de Ortiz portera de la 140 colgada de la campana, exigente, puntual, me llama a clase. A veces voy detrás del sonido dulce que arrancan a las campanas de Santa Teresita los brazos de la señorita Adela y Chirita Arrezaygor anunciando la misa. A veces voy detrás del canto de los teros y el llanto del carau y meto mis pies en la laguna del viejo Retamar. De allí me trae del forro, el guampero largo de “La Chaqueña” y me siento a la mesa con la olla humeando un guiso, un puchero o un mbaipú tordillo.

A veces me quedo, en el quiosco de Pacheco, con el Negro, Epifanio Morales, Raúl Bittel, Chongo Insaurralde, el Perro Medina leyendo la ultima carta que llego de Puerta de Hierro y que nos hacia mirar el cielo en busca del avión negro… Allí nos aturden los sonidos del tren del sur, que siempre despierta a sus viejos y nobles amantes. Borrachines, locos, changarines destapan las maderas del olvido y se meten en los andenes de la memoria. Ñacu, Ponchillo, Nicanor, Chingolito, Tachuela, Vinchuca, Millonario, el Chivo Ríos, chacotean mientras cargan las chatas del Gordo Ayala, Helicóptero Agüero, Tomacó. No puedo arrimarme a los bares, de donde me fui, “debiendo” quedarme, ni quiero encontrarme con los “chaqueñeros”, esos hombres de los pulgares sabios, que Evita amó hasta el martirio y mejor lo sigo al Carau Piris que va rumbo al Sindicato Once con el último disco de Marcos Bassi. Llega y pone sus viejos parlantes y sus sonidos cruzan el Barrio Sur hasta las ladrillerías de los Mansilla, de Quito, de los Torales. Se escucha la voz apasionada de Cristina:…Viyaángela…tenemos Patria. Despierta la Querida Torres y Angelita la mujer del Negro Riera sonríe.