Seguidores

6 de mayo de 2012

LAS MANGUERAS PA` DENTRO


*Por Jorge Rachid



CONSTITUCIÓN DE 1949
Art. 40 – La organización de la riqueza y su explotación tienen por fin el bienestar del pueblo, dentro de un orden económico conforme a los principios de la justicia social. El Estado, mediante una ley, podrá intervenir en la economía y monopolizar determinada actividad, en salvaguardia de los intereses generales y dentro de los límites fijados por los derechos fundamentales asegurados en esta Constitución. Salvo la importación y exportación, que estarán a cargo del Estado, de acuerdo con las limitaciones y el régimen que se determine por ley, toda actividad económica se organizará conforme a la libre iniciativa privada, siempre que no tenga por fin ostensible o encubierto dominar los mercados nacionales, eliminar la competencia o aumentar usurariamente los beneficios.


Esta expresión simbólica, “la mangueras pa´dentro”, puede definir la mirada y el concepto que domina la práctica política desde el campo nacional y popular, parafraseando al Dr. Aldo Ferrer en su excelente descripción “del vivir con lo nuestro”, ya que implica un profundo cambio cultural que desplaza al neoliberalismo como idea dominante e instala en el inconciente colectivo el concepto de la recuperación identitaria de la conciencia nacional traducida en hechos políticos que la abonan. En este sentido YPF constituye un hito, aunque no el único, que permitió avanzar sobre lo estructural del coloniaje treintañal de nuestra Patria sino que se encadena con las AFJP, el Banco Central, las leyes laborales y la ampliación de los derechos sociales avasallados por décadas.

Por supuesto que todo es pasible de reflexión crítica y de análisis de los tiempos de ejecución como así también sobre los contenidos estratégicos de las determinaciones políticas, que pueden debatirse en mesas donde la urgencia de la decisión no es imperativa, ni las condiciones macroeconómicas a futuro forman parte del debate. Sin embargo en el estrecho margen de maniobra que permite un texto constitucional como el del 94, que consolidó los tribunales internacionales en los diferendos y la fragmentación de la idea de país, con la cesión de los recursos naturales a las provincias sin proyecto nacional, excepto en esa etapa de la colonización financiera y de la apropiación de recursos nacionales por parte de las potencias hegemónicas que gobernaban el mundo a través del G-7, el BM, el FMI, el CIADI, la OTAN, el Tribunal de La Haya y todas las dependencias de ese Parlamento ficticio que constituye el pleno de Naciones Unidas, emisor de resoluciones y apelaciones sólo referidas a los países emergentes.

El Gral. Perón en su Modelo Argentino para un Proyecto Nacional definía el primero de mayo de 1974 que los países imperiales vendrían por nuestros recursos naturales como el agua dulce, el petróleo y la minería y agregaba: “por las buenas o por las malas”. De ahí es que cuando surgen conductas soberanas, decisiones duras, cambios estructurales profundos resurgen las voces de la prudencia, envasadas en la especulación económica sobre mercados, inversiones extranjeras, seguridad jurídica, país serio y otras cuestiones que poco tienen que ver con la realidad ni mucho menos con el hombre y la mujer argentinos. Son quienes creen que las alfombras del poder se les abren a los pusilánimes y desinformados de las conductas de los países que se han plantado ante los intereses foráneos con determinación y enjundia. La globalización no es claudicación ni mucho menos seguidismo de pautas internacionales marcadas por los dueños del poder, que se han consolidado por encima y al margen de la política, con poder de decisión sobre los estados como estamos observando en la UE.

La confianza en nosotros mismos nos permitirá transitar caminos riesgosos, pero con voluntad nacional y compromiso con el pueblo. Serán a no dudarlo momentos difíciles al profundizar un modelo de construcción política, que forma parte de los anhelos y esperanzas utópicas de los jóvenes argentinos, que están encontrando un camino de vida en la militancia y seguramente definirán los senderos a transitar. No serán los de hoy ni los mismos caminos que transitamos otras generaciones, pero no tengo dudas que habiendo recuperado el estado como faro orientador y ordenador social en un marco democrático y republicano y reconstruida la política como herramienta de transformación profunda, revolucionaria que permitió desenterrar el concepto de Liberación Nacional, la participación profunda y protagónica del pueblo, avanzarán hacia la democratización del poder y la construcción de una sociedad más justa.

No se trata de construir épicas en cada hecho, se trata de avanzar sobre el mercado neoliberal que dejó un campo minado en lo estructural, que tiene aún múltiples detonadores, que emplea desde los medios de comunicación masivos hasta el famoso mercado de capitales e índices riesgo país, desde desabastecimiento de naftas y yerba mate hasta críticas a mayor control impositivo sobre importaciones/exportaciones. No es fácil derrotar una cultura dominante durante décadas, es mas fácil avanzar en lo económico y en las políticas sociales, que deconstruir lo estructural que desde épocas de la dictadura militar y afianzado en los 90, les permitió a los sectores concentrados del poder impedir desde la información hasta la crítica al discurso único y excluyente denominado “modernidad”.

Por eso cada paso es enorme, doloroso, de difícil concreción ante la suma de poderes opuestos a perder protagonismo tanto económico como político que no dudan en atacar sin pudor el ingreso de nuevos jugadores al diseño del poder, mucho menos si esos nuevos actores son jóvenes y si son humildes y trabajadores, peor aún. Este paso adelante de YPF es sólo un mojón de un largo camino de consolidación nacional y latinoamericana, pero un paso enorme en la toma de conciencia por constituir un ícono anudado en la memoria popular. Es la recuperación de la foto de la abuela tan cara a los afectos.

La mangueras pa` dentro es en los simbólico la recuperación de la autoestima como pueblo y como Nación, es mirarnos a nosotros mismos como escultores de nuestro propio destino, de saber que podemos enfrentar con inteligencia los desafíos de tiempos difíciles. Podemos decirles que nuestras mangueras hacia adentro son nacionales y latinoamericanas, que se será nuestro ámbito de reflexión y de fortaleza, que desde lo regional nos integraremos al mundo con nuestra identidad, sin sumarnos al pensamiento eurocentrista o norteño imperial. Que será duro construir el sueño de Bolivar, San Martín y Artigas, que nos faltan mucho caminos por recorrer pero que somos 400 millones de latinoamericanos que hace poco menos de 10 años atrás ni nos mirábamos, atados a tratados de libre comercio de “ellos”, como hoy intentan trasladar sus excedentes a nuestros países exigiendo que abramos estúpidamente nuestras economías a sus dolorosos desvelos actuales productos de políticas neoliberales que nos proponemos derrotar.

Bien o mal, con errores y contramarchas, autocríticas necesarias, tácticas fracasadas y reconsideradas, nuevos escenarios, tiempos diferentes a lo “políticamente correcto” y camino definido en lo nacional, popular y latinoamericano, hacen que las mangueras de nuestras riquezas naturales, alimenten primero a los argentinos y a nuestros hermanos compatriotas del UNASUR y la CELAC, por decisión de un proceso político que abrió caminos y proyectó esperanzas de volver a ser nosotros mismos constructores de nuestro destino como pueblo y Nación con la consigna política de “la felicidad del pueblo argentino y la grandeza de la Nación” objetivos estratégicos desde siempre del Peronismo.

Y PEGUELE FUERTE

*Por Megafon

Y Péguele Fuerte

A todos los apasionados por la política nos gusta ganar.
A todos los apasionados nos gusta ganar.
A todos nos gusta ganar.
A todos.
Y hoy ganamos todos.

Nos gusta ganar discusiones, internas, elecciones. La competencia es parte de la mecánica de la política. Tal vez suene a soberbia la definición, pero en la manera de ejercer ese gusto de ganar es donde se hace la diferencia.

Si cuando ganamos una discusión, no sentimos el enriquecimiento que da el intercambio con el perdedor y sentimos únicamente el logro de ser los vencedores, seguramente habremos perdido tiempo, esfuerzo y aunque no podamos darnos cuenta, no ganamos nada.

Si al ganar una elección, agotamos en festejos nuestras ganas, estaremos en problemas en poco tiempo, porque la construcción se consigue con todos los elementos, incluso con aquellos que nos parecen inútiles.

Si una definición legislativa es consensuada hasta alcanzar números records, estamos ante un hecho que supera los límites entre oficialistas y opositores. Porque lo que se votó al tomar el Estado Nacional el 51% de las acciones de YPF no es una ley en beneficio de un bloque, ni de un partido político ni siquiera del Poder Ejecutivo que envió el Proyecto de ley al Poder Legislativo. YPF es Argentina, la flamante ley, además, declara de interés público y nacional la soberanía hidrocarburífera de la República Argentina.

Otra vez hablamos de Soberanía Política. Otra vez en el Peronismo hacemos lo que sabemos hacer.

Si las decisiones son siempre a favor, si la gestión no da pasos en falso, si a pesar del movimiento económico desfavorable a nivel internacional nosotros avanzamos en definiciones como esta, estamos gobernando y ejerciendo el poder que eso representa. Hasta no hace mucho (menos de una década) en la Argentina el poder lo ejercían las corporaciones con los resultados que todos conocemos y que aún estamos padeciendo en muchos sectores de nuestra sociedad.

Cuando recuperamos recursos y le damos el marco normativo para protegerlos, no estamos gobernando para los aplausos del presente, estamos gobernando para el futuro de nuestros hijos y de los hijos de nuestros hijos.

No se pierde de vista el objetivo cuando la política piensa en el pueblo, en la manera de sostener el crecimiento y además, cuidando lo que es legítimamente nuestro.

Cuando se gana, decía al comienzo, hay que considerar qué aportó el que perdió. Entre otros, algunos radicales encabezados por Oscar Aguad se levantaron de sus bancas, el Pro y el peronismo disidente rechazaron el proyecto y la mayoría de los diputados de la Coalición Cívica se abstuvieron. Para recordar, porque la memoria también suele rescatarnos de futuros errores.

YPF ha vuelto al control de los argentinos.

Otra vez: GANAMOS TODOS.

HUMOR INTELIGENTE


REFLEXIONES PARA PERIODISTAS


Apuntes para entender y modificar una comunicación en crisis

Sobre la Tierra en movimiento


*Por Gabriel Fernández 

Vamos a considerar una serie de elementos importantes para la interioridad del periodista, sin dejar de cotejarlos con aspectos de actualidad que permitirán identificar más claramente los ejemplos.

Cierto es que los últimos años han puesto en tensión la vida comunicacional argentina. Pero también que este tramo –del cual surgirá algo mucho más interesante- ha sido alimentado por algunas premisas cristalizadas en la mayor parte de los protagonistas de esta zona de la cultura.

Estos protagonistas, además, están insertos en una comunidad política con características singulares, en la cual las modificaciones se despliegan continuamente en la base social, pero con una lentitud a veces alarmante en las áreas dirigenciales.

El movimiento

Al abordar un tema, una información, un suceso, es preciso recordar que nosotros mismos cambiamos al ir aprendiendo durante la investigación misma. Así, el objeto de la “cobertura” pasa a tener rasgos de sujeto, también se transforma, mientras lo indagamos e informamos sobre él, y nos influye, generándonos nuevas informaciones que se abren paso en nosotros mismos.

El periodista que no entiende que la cuestión, el tema abordado, está en movimiento, cambia y nos cambia, se ha de quedar con una imagen fija, superficial de los hechos. Es que los hechos, el tema, tienen historia, contexto y devenir.

Si bien en algún momento hay que parar, reunir el material y escribir el artículo (hacer el programa), en nuestro interior debemos saber que ese es el único punto de congelamiento que podemos permitirnos en esta labor.

Tras colocar el punto final del texto, reiniciamos –seguimos más bien- la investigación, porque la realidad no se ha detenido para satisfacer nuestras necesidades profesionales. Del desconocimiento de esa situación, emergen muchos de los errores interpretativos del presente que se observan en tantos medios de distinta orientación.

Una digresión: en algún momento habrá que buscar un buen relevo para esa palabra, “cobertura”, con demasiadas implicancias, para definir el abordaje de una información.

La profundidad

Esta situación que algunos admiten y otros no, explica porqué los periodistas con oficio más acentuado parecen estar siempre enchufados, siempre pendientes del tránsito por el que atraviesa la información. Saben que la realidad, cambia.

Hay quien piensa, en su afán por aferrarse a algo permanente, que esa vibración huracanada que implica la información es sinónimo de liviandad. No ve que una cosa es el periodismo fijo, sin profundidad por falta de historicidad y contexto, y otra es suponer que toda la actividad deriva en elementos superfluos.

El portador de esa visión, entonces, busca ilusoriamente la “verdad” absoluta en textos y premisas con apariencia de perdurabilidad.

El periodismo bien realizado permite abordar las cuestiones más trascendentes del ser humano y sus sociedades. Sólo que investido, puesto, en una dinámica y una cobertura electrizantes, que a veces pueden confundirse con lo superfluo.

Los comentarios al respecto se perciben a diario: personas que dicen estar hartas de información incluyen en ese malestar el tema YPF y el rol del Estado junto al romance prearmado para publicidad de una modelo y un conductor.

Lo que es más: periodistas que afrontan con la misma liviandad ambas temáticas, considerando que la información tiene un valor siempre equivalente y que sólo varía la sección en la cual se inserta el material.

La falta de formación de muchos profesionales lleva a que no logren indagar las grandes temáticas dentro de la noticia diaria. No se zambullen en la realidad para comprenderla a fondo y por lo tanto ser transformados por ella, y creen que pueden ser meros observadores de la misma.

En su reciente libro “Hegelianas”, Rubén Dri sostiene: “Sólo si nos referimos a los sujetos, al devenir subjetual, podemos hablar realmente de historia. Una mera narración de acontecimientos, como quien amontona datos, no es historia”.

Se nos ocurre vital, también, Arturo Jauretche y su insistencia en la necesidad de acomodar las teorías a la realidad –dejarse cambiar por el objeto que pasa a ser sujeto- y no la realidad a las teorías (la cabeza y el sombrero, se acuerda, lector).

La información

Algunos colegas con los cuales hemos polemizado, dirán: están admitiendo que la objetividad no existe, contrastando con lo dicho en artículos anteriores. Francamente, no. La realidad existe, y aquella referencia estaba destinada a señalar hechos puntuales que directamente han sido negados por medios concentrados.

Aunque el suceso sigue su curso, un crimen con autor, víctima, lugar, fecha, es un dato relevante y, en cierto punto “objetivo” cuya negación implica una mentira a secas. Esos medios negaron la existencia de un genocidio corroborado.

Un ejemplo más general pero también contundente: las privatizaciones implicaron la desnacionalización de la economía argentina. Si tal volumen de dinero está acá, y tras una decisión gubernamental plasmada parlamentariamente, está en otro continente, tenemos una información certera e innegable.

Hacemos estas precisiones porque los pícaros de la argumentación suelen confundir mediante un lugar común con elementos de verdad y una relatividad intrínseca: todo depende del cristal con que se mire. Hay situaciones que no dependen de eso: suceden. Lo cual no anula el planteo inicial sobre su decurso.

Y realzamos que, en todo caso, a la hora de abordar una información, es más importante el lugar del mirador que el cristal que porta. Si se sitúa en el pueblo, y en el Sur, tendrá un panorama más adecuado para evaluar una noticia acaecida en cualquier lugar del mundo.

Este último punto, además de la formación, es otro de los factores a los cuales se resisten numerosos profesionales que además de haber internalizado la ilusión de la mera observación distante, creen panear el todo desde muy arriba, desde un lugar indeterminado.

Entre la ausencia de historia, dinámica y mangrullo, se construye la superficialidad de las informaciones presentadas por los periodistas serios. Y ante la tozudez de su ignorancia cabe, al menos, volver atrás y recomendarles salir con una modelo para atenuar en un punto posible esa seriedad.

El sentido

Ahora bien: se dirá con razón que muchos de ellos simplemente realizan acuerdos económicos que les modifican el lineamiento editorial sin más ni más. Un grueso ejemplo reciente ejemplifica con nitidez esa probabilidad. Pero no es el caso de miles y miles de profesionales que, al no tomar en cuenta estos aspectos deambulan sin Norte (sin Sur, digamos).

Son llevado aquí y allá por el viento insuflado por los poderes económicos y mientras emulan a las hojas otoñales creen estar observando desde arriba y desde lejos cuando en verdad son utilizados por esos centros para brindar volumen crítico de juego a las campañas de tergiversación y manipulación.

Concurren e engrosar esa mano de obra barata, que no se beneficia con los acuerdos de los colegas que lograron mejores condiciones de auto-venta, los estudiantes de periodismo y los trabajadores de prensa más jóvenes que, ni bien se aproximan al oficio son sacudidos por la ilusión de neutralidad propuesta por algunos prestigiosos nihilistas en las redacciones.

Veamos el análisis del presente para ver mejor las pautas indicadas al comienzo de este texto: suponer que el peronismo, y muy particularmente Néstor Kirchner en tanto uno de sus dirigentes más importantes en la historia, son “lo mismo” que en los 90, implica tener una mirada fotográfica de una vez y para siempre sin tomar nota del sendero recorrido en este siglo.

Considerar las medidas de gobierno según la presunta legalidad internacional dispuesta por organismos de crédito, consultoras empresariales y estados europeos, implica presumir de un paneo genérico que evita colocarse en la región y entender a quién beneficia y a quién perjudica tal o cual determinación.

Evaluar las paritarias, la asignación y los planes desde un obelisco macroeconómico que contabiliza recursos fiscales de modo directo, sin ayer y sin mañana, implica –al no situarse como pueblo- cegarse ante las perspectivas de mejora de consumo y por tanto de comercio e industria que representan esas tres decisiones clave.

Como estamos viendo, se trata de “errores” persistentes en la comunicación nacional. Y si estas falencias están definidas por el interés económico de las corporaciones, nuestra intención es brindar estas reflexiones para que los colegas no involucrados en esos intereses y los nuevos periodistas no queden entrampados en la defensa involuntaria y curiosamente irracional de los mismos.

Sin embargo, el ojo avizor habrá permitido al lector entrever un dato relevante: no sólo quienes reproducen el parecer de los grandes medios padecen dificultades a la hora de conocer el pasado, evaluar el panorama que envuelve la noticia y calibrar su devenir. Muchos de los que han cerrado filas en otra dirección muestran las mismas deficiencias en el control del balón.

En pocos años la Argentina mostrará otro cuadro de situación en el área de las comunicaciones. Si el camino democrático y el desarrollo económico no son interrumpidos por segmentos que nos retrotraigan a un daño renovado, habrá medios y periodistas con mayor comprensión y certeza a la hora de dar cuenta de los sucesos.

Desordenadamente, internet prefigura hoy ese devenir. Y no pocos medios populares. Los medios más característicos de cada postura, tal como los conocemos en la actualidad, no podrán ofrecer salidas equilibradas, potentes y creativas a las nuevas necesidades. Pero afirmar esto con demasiada intensidad puede llevarnos a suponer que la foto de estos espacios periodísticos es definitiva.

Tal vez cambien, forzados por la realidad.

Pero entonces, formarán parte de otra película.



*GF / Director La Señal Medios

LIBRO CENSURADO: "HAY ALTERNATIVAS"

HAY ALTERNATIVAS, el libro de Vicenç Navarro, Juan Torres López y Alberto Garzón, con prólogo de Noam Chomsky, que sus autores ponen en libre circulación porque la editorial Aguilar se echó atrás en el último momento. Si te gusta, ¡Pásalo!

Dice cosas como:


- Que la crisis mundial es lo que ya sabemos todos: terrorismo financiero.

- que España es el único país de la OCDE en donde los salarios reales no han crecido en los últimos 15 años.

Y que no hemos vivido por encima de nuestras posibilidades, sino que los salarios han estado por debajo de nuestras necesidades.

- Que hace 20 años, la diferencia salariales entre Directivos y asalariados era de 10-20 veces superior y ahora es hasta 100-200 veces superior.

- Que los paises que están soportando bien la crisis son los países del norte de Europa, donde los servicios sociales ocupan un 25% y en España solo un 9%, y estos servicios sociales se financian, por ejemplo, con la política fiscal de Suecia.

-Que por lo tanto, cuando nos dicen que hay que reducir el gasto público, y reducir los sueldos para generar riqueza y empleo, es todo lo contrario, y eso lo explica con todo lujo de detalles el libro.

- Que la diferencia entre Suecia y España es que allí los ricos pagan los impuestos, y aquí solo pagan los trabajadores con nómina, pero que las grandes empresas españolas, la gran mayoría solo declara un 10% de sus ganancias, y que las grandes fortunas, solo un 1%, si acaso. Y para eso utilizan los paraísos fiscales y otras tretas, que hasta los bancos, sus compinches, les ayudan a desviar.

- Que en otros países de Europa, las grandes empresas no despidieron a sus empleados, solo redujeron la jornada de trabajo. Por lo tanto no se generó paro.

- Que los planes de austeridad que nos imponen solo dirigen las economías hacia el desastre.

Y que todo esto viene de la economía NEOLIBERAL que impusieron al mundo R. Reagan y Thatcher. (esto lo explica muy bien Naomi watts. en su libro y documental: la doctrina del shock).

- Que en España, con los 40 años de dictadura, donde el poder de la banca y los empresarios estaba muy unida a la política, todavía sigue esa tendencia: el poder de clase. (ver pag. 109-110)

- que no dejés de leer el capítulo V, sobre todo páginas 107 a119, las páginas que se ven arriba con las flechitas.

- Que en el cap.VII habla sobre los bancos, y la forma en que trabajan, como ya sabemos todos, al ser dirigidos por Wall Street y la City de Londres. Y que habría que nacionalizar las Cajas de Ahorros, para que sea un dinero que realmente sirva al pueblo, y a las pequeñas y medianas empresas. Ahora se está haciendo todo lo contrario.

- Que el 0,66% de la población mundial tiene el 66% de los ingresos mundiales anuales.

También dice que en España no hay ninguna razón para que estemos mal económicamente, solo que, se han montado de tal forma las cosas, que ahora los bancos y los ricos no paran de ganar dinero, y sin embargo, la población es cada día más pobre y está más estrangulada.

Hace un par de meses, la Editorial Aguilar, mostró su interés en publicar nuestro libro: HAY ALTERNATIVAS. Propuestas para crear empleo y bienestar en España, que nos prologó Noam Chomsky.

Cuando ya se había concretado como fecha de publicación el libro el 19 de octubre y se había comenzado su promoción en la web de Aguilar y en librerías, los editores nos comunicaron que la empresa deseaba retrasarla sin otra explicación de por medio, lo que nos obligó lamentablemente a desestimar su publicación en esa editorial. Se confirmaba así lo difícil que resulta difundir en España, en los momentos en que son más necesarias que nunca, como ahora, ideas alternativas al pensamiento único que predomina en el debate político y social.

Para solventar esta situación hemos optado por ofrecer nuestra obra gratuitamente en formato pdf a través de la red y en una nueva edición impresa en Ediciones Sequitur que, con la colaboración de ATTAC España, se ha arriesgado a publicar rápidamente este libro que estará en librerías al precio de 10 euros a partir del 31de octubre.

Tenemos la firme convicción de que solo haciendo que la ciudadanía sepa lo que de verdad está sucediendo en nuestra economía y divulgando las alternativas que existen a esta aguda crisis del capitalismo podremos salir de ella con más empleo y bienestar social, como demostramos en este libro.

Por eso llamamos a divulgar esta versión en pdf, a estudiarla y difundir sus propuestas y pedimos a todos los lectores que se conviertan en distribuidores del libro una vez que se encuentre impreso.

Contra la censura de los grandes oligopolios y el pensamiento único que imponen los poderes económicos, financieros y mediáticos defendamos la pluralidad y la libertad de pensamiento conociendo y difundiendo el pensamiento crítico.

Os pedimos vuestra colaboración para demostrar a quienes han intentado silenciar este texto que su tiempo se está terminando.

Difundid todo lo posible este libro que os envío.

"Casi todo lo que realice será insignificante, pero es muy importante que lo haga." Mahatma Gandhi


Para leer el libro click aquí: HAY ALTERNATIVAS



Gentileza de: Guillermo Amor

DIME QUIÉN SE ROBÓ TIERRA DEL FUEGO Y MALVINAS


*Por Mónica Oporto



¿quién no ha planteado, alguna vez, el ejercicio crítico de pensar el mundo según la propuesta jauretcheana, en que "los que estábamos abajo", los países condenados a la pobreza, a la expoliación, aparecíamos arriba. En cambio, "los que estaban "arriba" quedaban abajo?.

Con pura lógica se cuestionaba: si la tierra está girando en el espacio, ¿quién o con respecto a qué, puede determinar "norte-sur"-"arriba-abajo"?

Esta propuesta constituye la ruptura del pensamiento creado con el "molde" tradicional-dependiente en el cual se educaron tantas generaciones, molde pensado en otras latitudes para establecer jerarquías y crear una estructura mental de obediencia...

Fue así hasta que llegaron otras generaciones que cuestionaron ese orden impuesto desde el norte.
Esos fueron los que, por cuestionar el "orden establecido", cayeron por acción de las dictaduras...

De aquella desestructuración del pensamiento hegemónico nacía una postura contrahegemónica, pero la "década perdida" menemista logró una gran desmovilización que no derrotó la voluntad de cambiar, de pensar, de criticar. Volvimos. En realidad, siempre estuvimos.

Aquí estamos.

Somos los que creemos en el valor de la unidad, los que nos emocionamos ante los logros de la América latina expresada a través de UNASUR, en el CELAC... los que apostamos a que el bloque regional fuerte puede concretar acuerdos y políticas que permitan superar la crisis con que el capitalismo enfermó al mundo.

Pero, lamentablemente, nos encontramos con esto

Polémica foto en la Cumbre de las Américas
Extraídas de Info News

 La "mano invisible del mercado" hizo que al mapa presente en la reunión Cumbre de las Américas celebrada en Cartagena de Indias (Colombia) se le amputaran Tierra del Fuego y Malvinas? 

LA MÍSTICA REVOLUCIONARIA DEL PERONISMO


*Por Daniel Di Giacinti


"...Yo entendí enseguida, qué era realmente Evita.

Era puro amor por el pueblo. Era una maravilla. Una muñeca de belleza, acompañada de una tremenda fe. Esa fe, estaba depositada en su amor al pueblo y en su amor por mí. Por que en mí, veía ella la encarnación de ese amor popular.

Porque fue eso. Fue amor lo que nos unió al pueblo, a Eva y a mí...

....Hizo de su vida lo que quiso el pueblo.

Hizo una entrega total y absoluta. Tanto fue así que le costó la vida. Ella se fue en su momento. Yo me iré en el mío. Pero lo que hicimos no se puede destruir con la muerte.

Cada uno de los tres, el Pueblo Eva y Yo, en el otro que subsista, vivirá, y el pueblo será quien nos sobrevivirá. "

Juan Domingo Perón



¿Cual sería la mística revolucionaria del peronismo?


Seguramente se basaría en la acción de resolver la injusticia social que el capitalismo individualista y explotador había instrumentado.

Pero hay muchas formas de resolver una injusticia.

Muchas veces somos caritativos con las personas a las cuales le faltan las cosas que a nosotros nos sobran. Ser caritativo es sin duda una buena acción, una especie de peldaño en el camino hacia la bondad.

También encontramos personas que tienen una actitud de servicio hacia los demás, como médicos, asistentes sociales, religiosos, enfermeras, maestras, bomberos, etc.

En esta acción vemos, por ejemplo, los actos cotidianos y heroicos de miles de personas anónimas que con su actitud de servicio fueron la contención social, en la última grave crisis de nuestro país en el año 2001.

Basta mirar la vida de las maestras de escuelas rurales y de barrios pobres, que terminaron no solamente enseñando, sino dando de comer, a veces limpiando, curando y brindando simplemente amor a miles de chicos desamparados.




O las enfermeras de los hospitales públicos que con magros sueldos y sin nada de insumos, tuvieron que afrontar una masa de gente desesperada y sin recursos.

Podríamos decir que en la Vocación de Servicio encontramos otro peldaño ascendente en ese camino hacia la bondad humana.

Pero hay algo superior a la Caridad y la Vocación de Servicio y eso es la Solidaridad.

Ser solidario con el que lo necesita es básicamente reconocer en el otro a su hermano, a un igual.

Ser solidario significa abrazar a ese hermano en desgracia, ayudarlo, comprenderlo y consolarlo en un momento difícil.

Ser solidario es unificar la esperanza: la del que asistimos, con la nuestra, una especie de estar todos en el mismo barco y si nos hundimos, pues nos hundiremos todos. 


La solidaridad nos une con los que menos tienen en un compromiso. Este compromiso no es sencillo de resolver, es asumir la desigualdad como un hecho circunstancial y remediable; por eso hablamos de igualarnos en la esperanza de derrotar esa injusticia. Este valor alcanza su máxima expresión en la actitud cristiana de ser en el otro que encuentra en la vida de Cristo su máximo ejemplo.

Llevar este sentimiento a una cultura política fue el camino que eligió el peronismo para encontrar su mística revolucionaria.

Como en toda revolución, en el devenir histórico de sus propias transformaciones, esa mística encontraría su propia síntesis.

La revolución americana, por ejemplo, que levantaba la mística del hombre héroe, el individuo que resumía en sí mismo al sacerdote y al juez, desarrollaría su ícono en el sheriff, o el superhéroe, que su cultura inmortalizaría desde sus series, películas y comics.

La mística justicialista encontraría también su síntesis, su ícono. No sería un superhéroe, ni tendría poderes sobrenaturales, adquiriría la forma de una frágil mujer, de ojos brillantes y enérgica voz.

El pueblo la llamaría cariñosamente: Evita.



Desde su Fundación derramaría su acción solidaria entre todos los que la necesitaban, ella sería el abrazo con los que menos tenían. Ella sería el barco donde los naúfragos de la argentina colonial subirían, a recuperar su dignidad perdida.

El amor incondicional de su pueblo y el odio de los egoístas y oligarcas la transformarían en un símbolo.

Hoy en la Argentina, la solidaridad social está inmersa como un valor inamovible de su Pueblo.

Es un legado de Eva Perón y de la revolución justicialista.

LA SABIA Y SEÑERA PALABRA DEL GENERAL PERON

*Por Diego Carbone


PERÓN HABLA ANTE EL CONGRESO NACIONAL JUSTICIALISTA,24 de mayo de 1974 en la sala del Teatro "Nacional Cervantes"



Compañeras y compañeros:

quiero manifestarles la inmensa satisfacción que experimento, al poderlos saludar directa y personalmente, rogándoles a todos los delegados que lleven a sus regiones este afectuoso saludo que yo hago llegar, desde el fondo de mi corazón, a todos los peronistas del país. Modificando mi norma de conducta, he querido llegar hasta este "Congreso Peronista" como un peronista más, ya que, desde el punto de vista del Presidente de la República, debo mantener una absoluta ecuanimidad en el. aspecto político, a fin de poder mantener un equilibrio que permita al país contar con la buena voluntad y el apoyo, aún de la oposición política. Porque ésa es la única manera de conjugar a la totalidad de los argentinos que necesitamos para esta hora de reconstrucción y liberación de la patria.Me siento feliz de ver que mis compañeros peronistas llegan hasta este Congreso a fin de afirmar la institucionalización del Movimiento. "El Movimiento Peronista" ha sido, desde su creación, una organización un tanto "sui generis", y como en todas las revoluciones, ha primado desde los primeros momentos un sentido gregario, con una conducción perfectamente organizada en el sentido vertical. Así ha sido posible llegar hasta nuestros días después de treinta años de conducción política, realizada directamente por el jefe del Movimiento y sus órganos auxiliares en el comando de toda actividad política peronista. Es indudable que esto obedece ya a una regla histórica en los movimientos revolucionarios. El gregarismo es, sin duda, el factor decisivo en la promoción de los movimientos revolucionarios, pero es necesario comprender que si eso puede ser indispensable en los primeros tiempos de la acción de un movimiento de masas como el nuestro, es menester pensar que su consolidación en el tiempo sólo puede realizarse a través de una organización.



LA ORGANIZACIÓN VENCE AL TIEMPO:

El hombre no vence al tiempo; lo único que puede vencer al tiempo es la organización. Por eso creo que después de treinta años de acción peronista, dentro de un sistema gregario, es indispensable que comience a accionarse rápidamente hacia una institucionalización que le dé al Movimiento un estado orgánico que, como dije antes, es lo único que puede vencer al tiempo.Desgraciadamente, ya han transcurrido muchos años para nuestro Movimiento y es necesario ir pensando en que hay que cambiarle su sistema de conducción, para darle una conducción institucional y orgánica, que es la que puede continuar en el tiempo. Cuando caímos, en el año 1955, precisamente, mi primer pensamiento fue el de "institucionalizar el Movimiento", a través de los comandos de exiliados y de una organización con que se pudo seguir la conducción de un Movimiento, en ese momento un tanto dispersa. También pensé durante estos dieciocho años que ya debíamos haber realizado nuestra "institucionalización", para la cual recurrí a un sistema de simbiosis; es decir, más o menos como ocurre en la botánica, cuando se plantan dos árboles juntos, éstos crecen y luego sale un tercero que no es ni uno ni otro, pero que no se diferencia mucho de uno y de otro. Vale decir, mantener el "Comando Superior Peronista" y dejar actuar a los órganos locales de la conducción de nuestro Movimiento. Entre esos dos factores, yo pensé siempre en la posibilidad de una simbiosis que permitiera ir retirando cada día más a Perón y dejando a la institución que había de reemplazarlo. Pero los resultados que se han obtenido en el orden de la "institucionalización" no han sido muy halagüeños. Ha prevalecido el sentido gregario de nuestros primeros tiempos. Hay que convencerse de la necesidad absoluta de lograr la "institucionalización", ya que hoy más que nunca, estando en el Gobierno, debo prescindir, por razones de convivencia política, de mi intervención directa en la política partidaria del Movimiento. Hoy los peronistas tienen que ser manejados por los peronistas y no por Perón, porque yo tengo otras funciones que son antitéticas con la intervención directa en la acción política partidaria. Si yo quiero poner a todos los argentinos a tono, tengo que tener un tono diferente a todos los argentinos; o sea, una prescindencia que me permita asegurar una ecuanimidad en todos mis procederes como Presidente de la República, a fin de que nadie se sienta entenado en una familia en que todos deben ser hijos.



PONER EN ACCIÓN LA DISCIPLINA PARTIDARIA:


Sin embargo, compañeros, es necesario pensar que presenciamos algunos espectáculos, especialmente en algunas provincias, poco edificantes para nuestro Movimiento. Quiere decir que no es la disciplina partidaria lo que brilla en la actual situación de nuestro Movimiento. La disciplina partidaria tiene que ponerse en acción a través de las autoridades que, afortunadamente. elegirá este congreso, que será de una gran trascendencia para el futuro peronista. Pienso que es indispensable que el "Comando Superior Peronista" desaparezca para dejar lugar a la conducción por el "Consejo Superior Peronista" y todas las dependencias de ese "Consejo Superior"; a través de los "Consejos en las provincias", y en las ramas en que el "Movimiento Peronista" se articula.

Este Congreso tiene una gran trascendencia, y pienso también que los hombres que este congreso elija para dirigir y conducir el "Movimiento Peronista", tienen una gran responsabilidad frente al futuro del "Movimiento". Hay que pensar que yo puedo desaparecer, que por el momento soy el elemento de aglutinación de los peronistas. Es necesario que eso se reemplace con un sentido de solidaridad peronista; solidaridad que ha de asegurar la cohesión que, en muchos casos, es lo que está faltando en el actual "Movimiento". Esta no es una crítica simple. Si un "Movimiento" multitudinario como el nuestro ha resistido a través de dieciocho años de exilio y de intentos de destrucción, es porque es una cosa firme y no muy fácilmente destructible. Pero, señores, eso no ha de envanecernos, porque indudablemente los Movimientos, como el Peronista, tienen una función de inmensa trascendencia para la nacionalidad y tienen también una tremenda responsabilidad frente a un futuro que, en cierta medida, dependerá de lo que cada uno de nosotros seamos capaces de hacer. Para ganar elecciones es suficiente con tener votos. Nunca me olvido que cuando comencé este trabajo, en 1945, un amigo conservador, que vino un día a visitarme, me dijo:

-"¿Pero van ustedes a presentarse a una confrontación política? Necesitan tener dinero y organización, y ustedes no lo tienen. ¿Cómo se van a presentar?"

Le contesté: -"Yo difiero con usted; creo que para ganar una elección lo que se necesita es tener votos".

Efectivamente, se realizaron las elecciones y, sin dinero y sin organización, ganamos; pero nos quedaba "rabo por desollar". Cuando se llega al gobierno, ya los votos no sirven para gobernar; para ello se necesitan hombres capaces y organización. Porque la política está constituida por dos procesos: para llegar, es un proceso cuantitativo; para gobernar, cualitativo. Con hombres solamente tampoco se llega, aunque sean muy capaces todos, porque si no hay unidad de concepción y de acción, aunque todos sean muy sabios y muy capaces, terminarán a los sillazos, como a menudo sucede. Eso lo ha logrado nuestro "Movimiento" desde los primeros días. Es decir, hemos llegado a tener un "Movimiento con unidad de doctrina", con unidad ideológica y que durante treinta años ha subsistido firme en las premisas fijadas cuando nos echamos a andar. Sólo que hoy hay algunos que se dicen peronistas, que no piensan como pensamos doctrinariamente los peronistas de siempre.



UNA SOLA CONCEPCIÓN SIN SECTARISMOS:

Decía, compañeros, que, indudablemente, a todos los que se dicen peronistas y desvarían ideológica o doctrinariamente, deberemos recomendarles que lean "La comunidad organizada", "La doctrina peronista", y "Conducción Política".Pienso, compañeros, que dentro del peronismo, cualquiera debe pensar y sentir como se le dé la gana, siempre que "no saque los pies del plato". Existen en el país un sinnúmero de ideologías y doctrinas diferentes. El que no esté de acuerdo con la doctrina peronista, nadie lo obliga a que se quede con nosotros:que se vaya. Cuando se organiza una fuerza política, es preciso que se tengan en cuenta dos premisas: en primer lugar, que "jamás debe ser sectaria" y, en segundo término, que "no puede ser un movimiento -diremos, regular, orgánico y funcional- si todos los que lo forman no tienen la misma concepción" y, en consecuencia, la unidad de acción indispensable. Nosotros no somos un partido político sino "un gran Movimiento Nacional" y, como tal, hay en él hombres de distinta extracción. Por mi parte, siempre cuento una anécdota de algo que me sucedió en la etapa inicial de nuestro "Movimiento". Cuando empecé a organizarlo, había hombres que provenían de la derecha y, en realidad, eran de la "reacción de la derecha". Del otro lado, había unos de izquierda y algunos, un poquito pasados de la izquierda. Pues bien: un día vino un señor de la derecha y me dijo:

-"General, usted está metiendo a todos los comunistas".

-"No se aflija", le respondí, agregando: "Yo pongo a esos para convencerlo a usted, que es reaccionario...!!!!".

Los movimientos populares y masivos como el nuestro no pueden ser sectarios. El sectarismo es un factor de eliminación y es poco productivo cuando en un movimiento de masas se comienza prematuramente a eliminar a aquellos que no piensan como el que lo forma. Vale decir, resulta necesario ver esa enorme amplitud, sin ningún sectarismo. Los sectarismos son para los partidos políticos, pero no para los "Movimientos Nacionales" como el nuestro. Pero todo tiene su límite. Es indudable que no es suficiente con que yo diga que soy peronista para que todos crean que lo soy, porque en este sentido lo que uno dice no tiene el valor de lo que uno hace; y pensamos que dentro de nuestro "Movimiento", desde siempre, "para conocer a un cojo lo mejor es verlo andar". Por eso, nosotros a priori no rechazamos a nadie. Bienvenido sea todo aquel que quiera venir a formar parte del peronismo. En nuestro "Movimiento" nadie es peronista por derecho propio, sino porque pertenece a un "Movimiento". Si pertenece al "Movimiento", es peronista el que siente la ideología y la doctrina del peronismo.



GENERAR LOS PROPIOS ANTICUERPOS:


Siempre hemos tenido una inmensa tolerancia, y la debemos mantener porque las grandes organizaciones institucionales obedecen a las mismas leyes que la organización fisiológica del individuo, por ejemplo. Si a una persona se la tiene esterilizada, sin contaminación de ninguna clase, el día que tome contacto con los demás, adquiere todas las enfermedades habidas y por haber, porque no tiene defensas, ya que éstas se producen, precisamente, por el microbio que entra al organismo, que genera sus propios anticuerpos. Por eso es que se lo vacuna a uno para que en el futuro no vuelva a tomar la misma enfermedad.De ahí que en los movimientos institucionales como el nuestro es necesario dejar que entren también algunos "microbios", porque éstos generan sus propios "anticuerpos" y crean las autodefensas de la organización. En la defensa de nuestras organizaciones rige el mismo principio. Si a una persona, por cualquier causa, le aplican antibióticos, llega un momento en que estos antibióticos no le surten ningún efecto. En esto, no demos antibióticos; dejemos que esos gérmenes patógenos generen los anticuerpos, que suelen entrar en nuestras organizaciones. Pero tengamos la precaución de no dejar avanzar mucho las infecciones; porque, indudablemente, cuando esas infecciones llegan a cierto grado no se dominan ni aun con la penicilina. Es necesario vivir vigilantes, como todos vivimos. No porque tengamos autodefensas nos vamos a estrechar y a compartir con los que están enfermos de una enfermedad contagiosa. Es necesario mantener cierta prudencia para evitar las infecciones. En la organización ocurre exactamente lo mismo. Tengamos cuidado con los gérmenes y desinfectémoslos a tiempo, que eso será siempre saludable. No les temamos, porque así como nosotros transitamos por la vida sin temor a las infecciones y a los microbios, y supervivimos debido a que tenemos nuestras autodefensas, de la misma manera nuestro "Movimiento" tiene sus autodefensas, las que se manifiestan inmediatamente que se detecta la presencia de un germen patógeno. Por eso, compañeros, las tareas de las organizaciones que han de conducir el "Movimiento", como las de los dirigentes que han de encuadrar su masa, necesitan vivir vigilantes y atentos, sin extremar las cosas. Hasta cierto punto todo es tolerable y beneficioso; más allá comienza a ser intolerable y perjudicial. Hay que tener el sentido de la medida y de la realidad. El que conduce no puede apartarse jamás de esa prudencia y de esa sabiduría, que son indispensables dentro de la responsabilidad del que ha de conducir.La conducción por organizaciones es la más difícil de todas las conducciones. La conducción individual, por sentido gregario, es relativamente simple, cuando hay convicción y acatamiento. La conducción por organismos es mucho más difícil, porque es más difícil poner de acuerdo a veinte cabezas que a una cabeza. Sin embargo, esto es indispensable que lo hagamos, no sólo para ahora, sino también para el futuro. Para ahora es indispensable porque estamos gobernando y, en algunos aspectos, por falta de organización, de solidaridad y de unidad de concepción, estamos perjudicando la unidad de acción que debe caracterizar al "Movimiento" en el gobierno. No es posible dar el espectáculo que hemos dado en algunas partes, donde los peronistas se pelean entre ellos todos los días y algunos de los gobiernos son ineficaces porque tienen que atender más la lucha de sus propios compañeros que las luchas que tienen que realizar para enfrentar los problemas.



LA TAREA DE ADOCTRINAMIENTO:


Toda esta acción, que es compleja, terminará si nosotros desde los organismos de dirección actuamos con capacidad y con inteligencia, desplazando a aquellos elementos díscolos que no aceptan la disciplina de conjunto. O a aquellos peronistas que prefieren hacer la pelea en la calle, con murmuraciones y tumultuosamente, cuando en realidad, de verdad, los peronistas, en cenáculos cerrados, pueden discutir y decir lo que quieran, sometiéndose después a lo que decida la mayoría, y salir a la calle a defender todos lo que se ha resuelto, con la misma decisión. Salen a discutir los problemas con los demás, los que pensaban de una manera y los que pensaban de otra, como si ellos hubieran sido los que tuvieron la iniciativa que dictó o impuso la mayoría. En los cuerpos colegiados no hay otra conducta. Esa es la única conducta que puede hacer posible el éxito de la conducción en cualquiera de las tareas que ella impone. Por eso, compañeros, creo que la tarea que tenemos por delante en el Peronismo es, precisamente, una tarea de "adoctrinamiento" porque, en estos años de lucha, nos hemos apartado un poco de la doctrina que siempre hemos sostenido. Y hay muchos que creyéndose peronistas, a lo mejor están sosteniendo todo lo contrario de lo que nosotros venimos pensando desde hace treinta años .En todo Movimiento como el nuestro, hay una ideología que es permanente y una tradición que también debe ser permanente. Fuera de lo que esa tradición y esa ideología imponen como permanente, no puede haber más que herejes para el "Movimiento". Está bien que cambiemos los métodos de acción, que cambiemos las formas de ejecución, pero lo que no puede cambiar es lo que desde un primer momento hemos establecido como la gran línea directriz de nuestro "Movimiento", de la cual no debemos apartarnos, pues si nos apartamos, no somos Peronistas, sino de cualquier otra tendencia. Lo inconcebible es que digamos que somos peronistas y hagamos todo lo contrario de lo que el peronismo viene sosteniendo desde hace treinta años. Reitero: esto es inaceptable para nuestro "Movimiento".



REVOLUCIÓN EN PAZ:


Los que han de conducir el Movimiento Peronista en el futuro, cuyas autoridades saldrán de lo que decida este "Congreso", deben pensar que nosotros estamos realizando una verdadera revolución, fuera del "infantilismo revolucionario", que no es lo mismo. Estamos realizando una "revolución, pero en paz", utilizando, como he dicho yo, dos ingredientes que la revolución pone en juego, que es la sangre y el tiempo. Si queremos ganar tiempo, gastaremos más sangre, y si queremos ahorrar sangre, utilizaremos más tiempo. Al gasto de sangre, nosotros preferimos el gasto de tiempo. No vive nuestro país tiempos para acciones realizadas a la tremenda, por cuanto tiene dos tareas que realizar: en primer término, reconstruir un país que ha sido destruido en gran parte, comenzando por los hombres; en segundo lugar, liberar al país, pero mediante una liberación efectiva y real, sin provocar perjuicios. Considero que debemos tomar las cosas en la realidad. Sin embargo, hay algunos que quieren expulsar a todas las compañías que hasta ahora han sido multinacionales. Mientras tanto, en otro sector vecino se sostiene que no hacemos inversiones y que los extranjeros no invierten aquí. Entonces, pregunto: ¿a cuál de estos dos les hacemos caso? Creo que a ninguno de los dos, máxime que en lo que se refiere a esas compañías extranjeras, nosotros tenemos el poder de decisión. Vale decir, si ellas están de acuerdo con las leyes que ya se han dictado, deben hacer lo que decimos nosotros. Para ello, no necesitamos expropiarías ni echarlas del país, en virtud de que constituyen factores de desarrollo indispensables .Los que quieren inversionistas de este tipo, ya no tienen lugar en nuestro país porque ahora los que invertimos somos nosotros. Y si algunos extranjeros quieren invertir, ellos serán bienvenidos siempre que obedezcan las disposiciones que nosotros tomemos respecto a su producción. Hace poco se ha producido un fenómeno que ha puesto en claro esta situación. Varias empresas industriales pusieron algunos reparos para exportar a países que a ellos no les eran gratos. Se llamó a esos señores y se les dijo:

-"Si son gratos o ingratos para ustedes, eso a nosotros no nos interesa; basta que sean gratos para nosotros".

Entonces, en el alto nivel se planteó esta situación, pero a nosotros no nos interesó. Hicimos los acuerdos con los países a los cuales queríamos venderles, y les vendimos. Si estos señores se hubieran seguido oponiendo, hubiésemos tomado otras medidas. Esto no fue necesario hacerlo, porque enseguida vinieron y dijeron:

-"Sí señor, nosotros hacemos lo que dice el Gobierno".

Para nosotros eso es suficiente.



LIBERACIÓN POR LA INTELIGENCIA:


Compañeros: en esto, por sobre todas las cosas, debe prevalecer la defensa de los intereses de la Nación. La liberación no es un problema de violencia sino de inteligencia. Los que colonialmente están sometidos, siempre es por dos causas: unos, porque son débiles, encuentran favorable ese camino y se entregan, y otros porque son "tontos" y los dominan a la fuerza. De estos dos caminos tenemos que liberarnos. La liberación no es un problema de salir a matar todos los días a un extranjero que está en el país, y menos aún de recurrir al robo, al secuestro o al asesinato para resolver problemas, porque estos se resuelven con buena voluntad, en paz y con tranquilidad, si se sabe proceder inteligentemente. En el "Movimiento Peronista", ésta ha sido la norma; siempre hemos procedido dentro de esos lineamientos. En 1955 caímos porque yo aprecié que no valía la pena provocar en el país una guerra civil que lo hubiera atrasado cincuenta o cien años y que hubiera llevado a la muerte a uno o dos millones de argentinos, a pesar de que teníamos la fuerza necesaria para impedirla. Recuerdo siempre que uno de mis asesores militares -que en ese entonces actuaba en la Secretaría de la Presidencia-, me dijo un día, un poco disgustado:

-"Si yo fuese Perón, peleaba".

Le contesté: -"Si yo fuera usted, a lo mejor también peleaba, pero yo tengo la responsabilidad y sé que estos tipos de luchas intestinas no sólo matan millones de argentinos sino que también atrasan al país por un siglo"


Y si no, veamos lo que les ha costado a quienes hicieron ese tipo de revoluciones, y lo que han alcanzado después de hacerlas. A lo mejor han quedado peor que antes. Señores: en esto hemos sido siempre pacifistas. Lo he declarado toda mi vida. Soy un general, y a veces tengo que estar tirándome de la cola porque tengo todavía el general adentro.Esto no es cuestión de lucha cruenta ni violenta; más bien es una tarea de construcción permanente en la cual todos debemos poner la mejor buena voluntad para que se realice lo necesario para llegar al engrandecimiento del país y a la felicidad del pueblo argentino. Procediendo de esta manera se evitará tener que matar a un solo argentino. Esa ha sido la posición de nuestro movimiento.Cedimos en aquella oportunidad y algunos dijeron que yo era flojo. NO!. En esto, un general que manda desde muy lejos y muere en la cama tranquilo, con un montón de inyecciones, no es una cuestión de valor personal ni directo. Es cuesti6n de pensar en las consecuencias y apreciar lo que será el proceso, a fin de resolver aquello que es más conveniente para la Nación. Nosotros sólo somos agentes de ese porvenir, de esa felicidad y de esa grandeza. Si como agentes de eso no defendemos al país, no estamos cumpliendo con nuestro deber, aunque para eso sea necesario despojarse de la pasión, del amor propio y de todas esas cosas que tiene poco valor frente al futuro de la Nación.



DIFUNDIR LA DOCTRINA:

Compañeros: constituidas ahora las autoridades de nuestro Movimiento, espero que dediquemos un tiempo a la difusión de nuestra doctrina, porque creo firmemente que es indispensable hacerlo. Es así como llegaremos a la comprensión de los problemas que el "Movimiento" impone; llegaremos también, a través del conocimiento de esa doctrina, a una unidad de concepción; y a través de esa unidad de concepción, aseguraremos también la unidad de acción Peronista. El Gobierno tiene su grave responsabilidad y no se pueden cometer actos partidarios que pongan en peligro la defensa de esa responsabilidad por la cual todos tenemos que preocuparnos. Por eso, muchos hechos que se han producido, en algunas provincias especialmente nos han llevado a la necesidad de intervenir a una de ellas. Problemas que no se han producido entre el gobierno y la oposición política, sino entre el gobierno y los sectores Peronistas, a los que ahora se les ha dado por combatir entre ellos. ¿Por qué? Porque no combatimos contra la oposición; es decir, parece que tienen tanta sangre torera que quieren estar todos los días peleando. Cuando un Peronista, esté en el llano o en las organizaciones de cualquiera de las ramas que componen el "Movimiento", no está conforme con una acción de gobierno, debe recurrir ante quien lo pueda remediar, pero no dedicarse a murmurar en la calle y a organizar obstáculos, porque con eso no se consigue sino exacerbar los ánimos y provocar una lucha estéril, que será aprovechada por los enemigos políticos nuestros para acopiar influencias y para denunciar ante la opinión pública que somos irresponsables, porque estamos peleándonos entre nosotros en vez de cumplir la obligación para la cual hemos sido elegidos, que es la de gobernar y gobernar bien.



ORGANIZAR LAS FUERZAS DEL MOVIMIENTO:
Espero, compañeros, que se concrete la organización de las fuerzas del "Movimiento", es decir, la rama política masculina, la rama política femenina y la rama sindical, que fueron las tres grandes fuerzas que se nuclearon para formarlo y para proyectarlo en el futuro. Se había pensado en una rama juvenil, pero los hechos han demostrado que es una anarquía tan grande la que reina en ese sector, que vamos a "desensillar hasta que aclare". Hasta ahora nosotros habíamos sido los que somos, y somos muchos, con las ramas existentes, donde los muchachos se incorporaron al Partido Peronista masculino y las muchachas al Partido Peronista femenino. Los sindicatos también tenían su juventud, dentro de sus respectivas organizaciones. No queremos incorporar la manzana de la discordia dentro del Movimiento. Por esa razón, creo, y así aconsejo a las organizaciones, que es menester que nos mantengamos con nuestras propias ramas, hasta que este panorama aclare. La juventud es bienvenida, pero, naturalmente, no queremos que después de ser bienvenida nos haga un "bochinche" dentro del "Movimiento". Ya manifesté que siento una profunda admiración por la juventud, pero es preciso que esa juventud, al incorporarse a nuestro "Movimiento", no pretenda tomar la dirección y conducción del mismo. Somos muchos y tenemos mucha experiencia, como para entregarnos a la improvisación que bien puede conducirnos a un fracaso. Doctrinaria e ideológicamente nosotros no hemos tenido jamás un fracaso. Por eso hemos resistido siempre. No me olvido nunca lo que me contaba Isabelita después que visitara China. Un día le dijo a Chou En Lai que teníamos una juventud maravillosa. Y éste le dijo:

-"Sí, pero no hay que decírselo".

Este es un consejo de una profunda sabiduría. Tenemos una juventud maravillosa pero, cuidado!. La juventud será maravillosa si incorpora nuestra experiencia. Si hace caso omiso a esa experiencia que nos ha costado mucho adquirir, puede producirle al "Movimiento" muchas lágrimas en el futuro. Por eso, compañeros, sigamos como hasta ahora, que no nos ha ido tan mal como algunos creen. Sigamos firmes en nuestra posición. Los conductores del "Movimiento" que han de tomar desde ahora la dirección total del mismo, deben pensar que es necesario volver a los cánones de nuestra doctrina y de nuestra ideología a fin de realizar una conducción sin sectarismos, pero también sin desviaciones. El sectarismo seria perjudicial cuantitativamente; la desviación, lo sería cualitativamente. Evitemos los dos males. Estos sólo se evitan con una extremada prudencia en la conducción, que dentro del "Movimiento Peronista" está facilitada. Y lo está por muchos años de adoctrinamiento que tenemos los viejos, por mucha experiencia que tenemos los viejos y los hombres maduros, por todo lo que hemos pasado y que ha dejado una enseñanza extraordinaria. Esa experiencia no se adquiere sino verdaderamente en el sacrificio de las cosas que han sucedido.


PRUDENCIA, DISCIPLINA Y VERDAD:


Compañeros: podría decir como "Martín Fierro":


-"les doy estos consejos,

que me ha costado adquirirlos

porque deseo dirigirlos;

pero no alcanza mi ciencia

para darles la prudencia

que precisan pa' seguirlos".

Finalmente, quiero despedirme de ustedes, en primer lugar, rogándoles que lleven todo mi cariño a los compañeros de todas las regiones que ustedes representan y, además, agradecerles la concurrencia para dilucidar estos problemas tan importantes referidos a la conducción y encuadramiento del "Movimiento"; y que ahora, en cada una de las regiones argentinas donde el justicialismo actúa, tanto en el gobierno como fuera de él, nos Sometamos disciplinadamente a las necesidades de dar un ejemplo como gobernantes.No olvidemos que estamos en el gobierno, que tenemos una oposición tranquila en los sectores políticos, aviesa y enconada en los sectores que ocultamente trabajan contra nosotros, algunos de ellos dentro del propio "Movimiento", que son los más peligrosos, y otros fuera de él. A todos ellos debemos desenmascararlos.Y para combatir la capciosidad o el error, no hay nada mejor que exponer una verdad con toda la claridad necesaria, ya que la verdad suele hablar siempre sin artificios. Esa es la tarea que nos debemos imponer todos los peronistas. En cada una de las manifestaciones que se observan diariamente hay un sector que trabaja subterráneamente contra nosotros en forma permanente.No le temo mucho a eso, porque han mentido tanto que el castigo es el natural ahora, cuando digan la verdad no les van a creer. Y esto lo he comprobado en mi gran experiencia. En 1945 cuando comenzamos nuestra acción, teníamos todos los medios de comunicación en contra, y ganamos. En 1955 teníamos todos los medios a nuestro favor y nos echaron. En 1973 todos esos medios estaban otra vez contra nosotros y ganamos. De manera que hay una verdad que se abre paso entre la maraña de mentiras y simulaciones que se esgrimen. El estar con la verdad es estar con la realidad. En consecuencia, nosotros hemos luchado siempre por eso. Y cuando yo hube de abandonar el gobierno, a muchos que querían resistir, les dije:

-"nos vamos; si tenemos razón hemos de volver y si no, es mejor que no volvamos".

Compañeros: el tiempo nos ha dado la razón e indudablemente, porque la teníamos es porque sosteníamos la verdad que el tiempo, inexorablemente, ha hecho triunfar.Así creo que debemos conducir al Movimiento, pensando siempre en esa verdad y en esa razón, que no ha de faltarnos nunca si queremos triunfar a la larga, que es la única manera de triunfar.Compañeros: muchas gracias por estos felices momentos que ustedes me han dado de poderles hablar "en vivo y en directo", como se dice ahora.



LASTIMA, QUE PARECE QUE EN LA ACTUALIDAD NOS OLVIDAMOS DE SUS ENSEÑANZAS...!!!

GRACIAS MI GENERAL POR DEJARNOS SUS CONOCIMIENTOS, COMO HERENCA, AUNQUE NOSOTROS LA DESPILFARREMOS...!!!