Seguidores

11 de marzo de 2012

POR QUÉ LOS MONOPOLIOS ATACAN A LA CAMPORA?

*Por Jorge Giles

¿Alguien se preguntó a fondo por qué Clarín y “La Nación” atacan furiosamente a los pibes de La Cámpora?

En los últimos meses la balacera mediática siguió al pie de la letra el cuadernillo de instrucción de los monopolios: identificaron al “enemigo”, trataron de aislarlo y van ahora por el asalto final.

No buscan discutir democráticamente con esa militancia joven que se incorporó a la política; buscan quebrarlos y sacarlos del mapa de la política mayor.

Tarde piaste. Los chicos crecen.

El objetivo crucial es aislar a Cristina del proceso histórico que desde hace 200 años, en cada encrucijada, lideró la juventud.

Que gestione, pero que no haga historia ni alumbre el porvenir.

En esta faena, una oposición peleada con la realidad se sube al lomo de los poderosos y repiten sus injurias.

Dan vergüenza ajena.

El kirchnerismo avisó antes de entrar a la Casa Rosada cuál era su propia historicidad, sus raíces, sus mojones, su huella, la dirección de sus vientos.

“Volvieron” mascullaron rabiosos los que habitan las guaridas del poder.

“Volvimos” celebraron los derrotados, los perseguidos, los ninguneados por la historia oficial mitrista.

El kirchnerismo, como pluma silvestre de la memoria popular, escribe esa constancia de los no vencidos y la perseverancia con una causa, un destino y una lealtad inquebrantable con el pueblo.

Más que un encuadramiento orgánico, es una idea, un proyecto, una mística colectiva.

La Cámpora, al recoger las botellas del último naufragio, no se quedó en las orillas del mar a escribir una oda a la melancolía setentista.

Leyó el mensaje, los reinterpretó y se largó a crecer con sus propias alas.

Si lo hubieran hecho sin raíces, ningún gallo cantaría.

Hay que desmontar una por una las piezas del argumento falaz de los destituyentes.

Aquella juventud de los setenta creció de abajo hacia arriba. Y esta de ahora, también. Sólo que aquella lo hizo desde el llano, en un país dependiente pero no destruido y el 49,59 % de los votos al Tío Cámpora, un día como hoy, 11 de Marzo de 1973.

Y ésta lo hizo desde el magro 22 % de Néstor Kirchner, en un país destrozado por sus cuatro costados, desde un gobierno que rompía con el ALCA y enfrentaba a los genocidas y al FMI al mismo tiempo.

Y ya no estaba Perón.

De allí al 54% de Cristina: ¿fueron o no de abajo hacia arriba?

Hay continuidad y ruptura, seguramente, en la trama escrita desde entonces.

Le corresponde a esta generación tomar lo que le sea necesario y conveniente de aquella experiencia colectiva y del mismo modo, corregir, transformar, descartar, mejorar e inventar el sustantivo del cambio que corresponde a esta nueva época.

La mirada camporista, como idea sustancial del peronismo que transforma la realidad desde los intereses de las mayorías populares, está en el origen del movimiento creado por Perón. No con ese nombre obviamente; sólo que después del largo exilio de Perón y de la Resistencia, será el nombre de Cámpora el que resumirá y expresará una forma de interpretar la política, la militancia, el país, el continente, los derechos sociales.

No se podría tributar a esa vertiente ninguna tara de la derecha liberal conservadora.

Por el contrario, el camporista es el militante nacional y popular (peronista o no) que no tranza, que no traiciona, que no defecciona, que prefiere partir en soledad a lamerse las heridas de un olvido antes que dar una pelea interna por los cargos o los oropeles del palacio de invierno.

El camporista, siglo XX o XXI, no hace gorilismo con Evita suprimiendo a Perón ni con Néstor anteponiéndose a Cristina. Conjuga en armonía a Evita y Perón, a Néstor y Cristina, a los laburantes y a los estudiantes.

Él sólo quiere la felicidad del pueblo y la grandeza de la Nación. No tiene otro destino. No sirve para otra cosa.

El setentismo, que es el camporismo en una hoja del calendario, quedó inconcluso allá en el fondo de la historia. Por eso el kirchnerismo no es la repetición de nada ni de nadie, sino la versión que se corresponde con esta etapa. Nadie puede repetir lo que finalmente no fue. Y aquel camporismo en verdad, no fue. Se anunció en sociedad, mostró sus banderas y cantó sus consignas, le dio categoría política a la lealtad, batió las alas para volar muy alto y no fue. Pero quedó su alma.

Desde su derrota, lopezreguismo, dictadura, menemismo, mercachifles mediante, cualquiera de sus figuras representativas era sinónimo maldito de los setenta. Nombraban a un maldito setentista y a renglón seguido se advertía: “de eso no se habla”. Y no se habló hasta que llegó Néstor Kirchner al escenario nacional y sin que nadie se lo pida se puso a andar, avisando de entrada que él era uno más de aquella generación, con sus aciertos y sus errores, con su entrega, con sus convicciones.

“Hablemos”, dijo Kirchner. Y empezaron a hablar con la sociedad.

¿Pero qué había cambiado en el país y en el interior de un “nosotros” que volvía?

La derrota no los venció y una hebra de aquel tejido cultural que había quedado desflecado, fue recuperada.

Asimismo, antiguas categorías políticas superlativas robustecían el nuevo rumbo político: la plena identificación con la democracia, la resolución pacífica de las contradicciones, el abandono de cualquier forma de violencia.

Es que el vientre blindado de la época que había parido el desapego con una democracia que no se conocía, el vanguardismo iluminado y la violencia como método, ya era parte del pasado.

Kirchner lo supo primero. Cristina lo completó. La Cámpora los siguió.

Esa es la razón de tanto odio.

La encrucijada entonces es la de una sociedad, no de un buró político; es la de un país que se preguntó el “ser o no ser” de su destino.

O saltaba el cerco del neoliberalismo, definitivamente. O retrocedía.

Y decidió saltar.

Allí está la reforma de la Carta Orgánica del Banco Central, la construcción del MERCOSUR y la UNASUR y la causa soberana de Malvinas.

Por eso el diablo se retuerce de odio en su madriguera y a falta de cuarteles, escribe las editoriales de los diarios y ordena a un mercenario publicar un libro.


Publicado en: Miradas al Sur, domingo 11 de marzo de 2012

EL CAMBIO QUE ANDALUCÍA NECESITA


*Por Fernando Moreno Bernal, María Jesús Reina Fernández, Carlos Martínez García y Juan Torres López

En Andalucía hay una sensación muy generalizada de que se necesita un cambio y se percibe un claro síntoma de agotamiento político. Pero creemos que los andaluces no debemos equivocarnos. El cambio en cualquier dirección no es lo deseable y mucho menos, en la de los recortes sociales que están ofreciendo la derecha del Partido Popular o las corrientes socioliberales del PSOE.

No deberíamos olvidar que a pesar de los gigantescos avances democráticos y en la provisión de servicios sociales de los últimos años, en Andalucía no se ha resuelto aún el problema de la ancestral desigualdad, de la gran concentración de la tierra, del dinero y del poder y que todavía nos falta mucho camino por recorrer para hacer realidad las aspiraciones de autonomía, igualdad y bienestar que marca nuestro Estatuto.

Es verdad que Andalucía sigue estando hoy día a la cola de las regiones europeas o incluso de las españolas. Pero también es cierto que ahora nos podemos comparar con ellas, algo impensable hace 30 o 40 años, cuando nos gobernaban las derechas que ahora tanto nos reiteran que seguimos en esa situación. Por eso creemos que el cambio que necesita Andalucía no puede ser el de volver atrás, renunciando al bienestar conseguido e hipotecando nuestro futuro y el de las generaciones venideras sino que hay que afianzar los avances conseguidos.

La crisis provocada por la banca y las grandes empresas ha destrozado la economía y ha arruinado a los gobiernos. Y al ceder las autoridades y los partidos gobernantes ante la extorsión de los grandes poderes financieros se están aplicando políticas (reformas laborales, financieras, privatizaciones, recortes de gasto…) que, en lugar de permitirnos salir de la crisis nos han vuelto a llevar a la recesión, aumentando el paro y la destrucción de empresas y actividad económica.

En ATTAC-Andalucía creemos que eso nos sitúa en una situación de emergencia porque, si no se pone freno a esta deriva, en unos pocos años se habrán perdido todas las conquistas sociales que costó decenios y mucho esfuerzo conseguir.

A nuestro juicio, para evitarlo es imprescindible un profundo cambio de estrategia en los partidos de la izquierda tradicional, tanto los de la socialdemócrata como los más radicales a su izquierda. Creemos que han de modificar su forma de actuar, decidir y organizarse internamente, su discurso, su concepción y ejercicio de la política, del poder y de la participación ciudadana y, sobre todo, su forma de relacionarse, de hablarle y dirigirse a las personas que, al fin y al cabo, son las que han de empoderarse y tomar las decisiones sobre su propio destino.

Tenemos la seguridad de que solo se puede evitar la regresión social que quieren imponer los poderes económicos de la mano de los partidos del poder de arriba si los sectores que no desean aceptarla actúan unitariamente. Y que, por tanto, es imprescindible y de máxima prioridad aglutinar en un solo bloque social a los de abajo, que incluso son muchos más que los tradicionales de izquierdas, es decir, a los trabajadores, pensionistas, estudiantes, pequeños y medianos empresarios, cooperativistas, autónomos y parados,..

Nos parece que eso debería tener una expresión política unitaria en una candidatura única siempre que haya elecciones y en un proyecto común, por mínimo que fuese inicialmente, de gobierno y transformación social. Y creemos que en ese esfuerzo deben coincidir y unirse la izquierda tradicional, incluso la de postulados socialdemócratas, para evitar que el social liberalismo gane la partida a las corrientes más progresistas; la izquierda más radical pero de factura también tradicional; y, por supuesto, también los nuevos movimientos sociales que traen tanto aire fresco como el 15-M.

Sólo un compromiso de este tipo, articulado en torno a medidas concretas que permitan afianzar el bienestar y la igualdad, la autonomía, la democracia real, el desarrollo endógeno y sostenible (la “milonga” de la que está harto Javier Arenas) o la creación de riqueza y su justa distribución puede dar lugar a algo nuevo y más atractivo para la gente y que sea capaz de evitar una regresión política y social tan peligrosa como la que ya ha empezado a darse en el resto de las comunidades de nuestro Estado.



Publicado en: El País-Andalucía el 7 de marzo de 2012

HUMOR INTELIGENTE


HACERNOS CARGO...

*Por Alejandro Fernandez



“Señor: perdóname por haberme acostumbrado a ver que los chicos parezcan tener ocho años y tengan trece.”
Con estas palabras comienza la oración del Padre Mugica, palabras que utilizó una y otra vez para graficar desde su experiencia la confusión de objetivos que a veces solemos sufrir.

La pobreza nos duele, debe dolernos e incendiarnos de bronca. Pero no desde la postura vanguardista de pretender utilizar la voz de los más vulnerables para justificar inquietudes por demás lejanas a su realidad. Nos duele sencillamente porque es allí donde se agotan las excusas… las promesas de una Patria para todos. Que se entienda bien, se ha hecho mucho… como pocas veces antes. Como solo el Peronismo puede hacerlo.

Pero como bien plantease la Conductora cuando visitó aquel Tartagal arrasado por la naturaleza: “… la verdadera tragedia es la pobreza estructural…”. Esa pobreza estructural causal de que veamos niños zombis arrastrar despojos de su humanidad a plena luz del día. Ese vacío existencial que los arroja al más oscuro de los negocios existentes. Esa puta cultura de la muerte. Ese abandono del que todos y cada uno de nosotros somos responsables.

Porque seamos claros y dejemos de mentirnos, todos saben quien y donde le vende mierda a los pibes. Todos sabemos que están matándolos a cada dosis.

No voy a cometer la careteada de golpearme el pecho negando haber consumido alguna vez un porro. No apunta a ese lugar mi pregunta.

Pero…. vamos! o todos tienen plantines en su casa - algo realmente improbable - o todos le compran a un dealer. ¿Hasta donde vamos a esquivar el hecho de que estamos aceitando el engranaje que termina aniquilando una generación de pibes? ¿La despenalización cambiaría esta realidad? ¿O lo que realmente necesitamos es que la policía y la justicia se pongan los pantalones de una vez y vayan contra los que lucran con la muerte de miles?

Es ahí, en ese puto lugar de la historia donde la despenalización - en el escenario actual – me resulta casi cómplice del narcotráfico. Un parche, una nueva forma de mirar para otro lado.

No hay que ser un cráneo para entender que el mismo tipo al cual le compras un faso para divertirte un rato, seguramente le vende a los pibes que en 6 meses desbarrancan de la condición humana consumidos por la indiferencia de todos y esa mierda que es el paco.

Me resulta muy hipócrita, muy fácil patear debajo de la mesa tal situación aduciendo “libertades individuales”, en particular entre quienes nos decimos militantes populares.

Ciertamente, me importa tres carajos que algunas fiestas ya no sean lo mismo sin papeles o cristales, si con este simple ejercicio salvamos a esos pibes que vemos desvanecerse entre balbuceos.

¿Cuanto tiempo más vamos a seguir financiando el despliegue de quienes reparten muerte en cuotas en los barrios? ¿Acaso despenalizar aliviaría nuestras culpas colectivas? ¿O sencillamente nos brindaría el amparo legal para seguir haciéndonos los boludos?

Creo yo - un gil poco sofisticado - que antes de hablar de “despenalización” nos debemos una discusión mucho más profunda. Esa es la verdadera “batalla cultural”, empezar a ordenar nuestras prioridades de comunidad organizada.

LA VOZ DE LAS MUJERES


*Por Daniel Eduardo Raddi




La Presidenta de la Comisión de Igualdad Real de Oportunidades y de Trato entre Mujeres y Varones, María José Lubertino, la presidenta de la Comisión Mujer, Infancia, Adolescencia y Juventud, María Elena Naddeo, y el vicepresidente de esta última, Francisco Quintana, abrieron en la tarde del martes 6 próximo pasado, en el Salón San Martín de la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires, la reunión informativa “Hacia la Constitución del Parlamento de las Mujeres”.

El objetivo de la reunión es preparar los temas que se abordarán en la sesión simbólica "Parlamento de las Mujeres" que se llevará a cabo en el mes de setiembre y de la que participarán diputados/as e integrantes de las organizaciones sociales.

En la apertura, la Presidenta de la Comisión de Mujer, María Elena Naddeo dijo sentirse heredera de una tradición de mujeres feministas. Entre ellas nombró a la revolucionaria francesa Olympe de Gouges y en nuestro país a Alicia Moreau de Justo, Eva Perón,Julieta Lantieri, Abuelas de Plaza de Mayo, entre otras. "Cuando votamos el Parlamento pensamos que sería una oportunidad más para que la voz de las mujeres y quienes luchan por la diversidad sexual tenga un espacio permanente en la Legislatura", finalizó.

Minutos antes del comienzo de la actividad, la legisladora del bloque ibarrista converso en exclusiva con RazonEs de SER sobre el rol de este Parlamento, pero también sobre sus sensaciones sobre los dichos de la presidenta Cristina Fernández sobre la actividad docente, donde cuestionó la tarea de los mismos en un discurso legislativo del pasado jueves 1º de marzo.

El objetivo de pensar en un Parlamento de Mujeres, ¿por qué?

Bueno, es un tema interesante para poder potenciar y para resaltar la participación de las mujeres en la política y en la sociedad. En realidad también hay un componente “interesado” en el sentido de que, yo estoy convencida que la participación de organizaciones de mujeres, de feministas, en espacios que sean reconocidos a nivel institucional, va a garantizar que la legislación avance en un sentido positivo. Nos va a empujar a todos y a todas a que concretemos más y mejores leyes. Me parece que es una manera de garantizar que haya un protagonismo, un seguimiento por parte del movimiento de mujeres que estamos trabajando en la Legislatura.

Y aquí se está viendo mucha representación de otras latitudes, y vos has estado en Congresos como hablamos en algún momento en México hace poco tiempo ¿cómo estamos en Argentina y concretamente, en Buenos Aires, respecto de este tema de la representación de las mujeres?

Nosotros estamos bastante bien comparativamente con otros países porque tenemos una ley de cupo muy buena, que fue del año 92, que garantizó un piso mínimo del 30 por ciento, tenemos Constituciones locales que garantizan la paridad en los ámbitos administrativos y judiciales, y tenemos ahora paridad en algunas votaciones, por ejemplo en lo que hace al Senado, con lo cual bueno, en la elección de comunas, acá en la Ciudad de Buenos Aires en las listas se trabajó de manera paritaria. Esto no es así en otros países de América porque si bien se ha avanzado muchísimo, todavía queda mucho por hacer. Sí vemos por ejemplo que cada vez hay más mujeres presidentas.

Incluso México ahora tiene la posibilidad cierta de tener una mujer presidenta, aunque sea de derecha, compitiendo con reales posibilidades de victoria…

Por eso, tenemos un crecimiento importante, el protagonismo político, el protagonismo social estuvo siempre presente así que bueno, en realidad es muy auspicioso.

Estás ratificada una vez más en una comisión que sé que vos querés mucho, que tiene que ver con familia, con minoridad ¿qué desafío representa en este 2012 esta comisión para María Elena Naddeo?

Representa muchas cosas, en primer lugar ser presidenta de la comisión de mujer, infancia, adolescencia y juventud, después de haber sido la primera presidenta cuando se constituyó la Legislatura, implica ver cómo se están aplicando las leyes que supimos conseguir en aquellos años, la ley 114 que es la Ley de protección a la infancia; bueno ver cómo está, tratar de fortalecer el Consejo de los derechos, a las defensorías locales; tratar de monitorear y colaborar con que los problemas que tenemos en la ciudad de Buenos Aires, donde vemos que hay una profunda desigualdad y donde los chicos son las víctimas principales de esta desigualdad, podamos generar nuevos mecanismos y generar más recursos y fortalecer lo que hoy existe. En el tema género está la ley de educación sexual que no se cumple, está la ley de igualdad de oportunidades y de trato, que hay un monitoreo específico, pero que cuesta mucho enraizar en la sociedad, y está el tema de la violencia que realmente arrecia, y las redes de trata y de explotación sexual. Nosotros tenemos leyes muy buenas en ese sentido pero la realidad socioeconómica nos hizo retroceder, por eso tenemos que trabajar doblemente, para mejorar las condiciones de vida de las mujeres, de los chicos, de las familias. En la ciudad hay un tema nuevo que digamos, se abrió paso en la última década, que tiene que ver con la inclusión y el respeto a la diversidad sexual que es todo un capítulo nuevo en el que la ciudad también avanzó en forma importante, así que bueno, son desafíos que hay que abordar.

La última, hablar de tu otro gran amor, que es la docencia y está hoy en la cresta de la ola la polémica, paros incluso en la ciudad, más allá de que acordaron la cuestión salarial y los dichos de la presidenta ¿cómo docente de alma que sos, cómo los tomaste?
Bueno, realmente me dolieron mucho, me parece que se equivocó Cristina, hizo un discurso espectacular, magistral como la gran estadista que es; es una mujer extraordinaria en muchos sentidos pero, en este tema de la docencia está mal informada. Yo creo que ella está enojada con el gremio docente de Santa Cruz que históricamente ha hecho paros justo en inicio de clases y eso la lleva a no revisar, justamente ella, que es una persona tan informada, que sabe tanto de economía, de política; y me extraña mucho del Ministro de Educación, Alberto Sileoni, que no le haya podido transmitir este tema de la complejidad de la tarea docente, porque los docentes trabajan si bien después de navidad y el 5 o el 12 de febrero ya están de nuevo en las escuelas, o sea que hay un mes y diez días de vacaciones.

Y no son sólo cuatro horas de trabajo

Y no, porque después está toda la tarea de planificación corregir, evaluar y además con un cargo solo nadie vive, con lo cual, todos tienen dos cargos, así que bueno, una lástima porque además el gremio docente la quiere, empezó a quererla a Cristina desde hace bastante tiempo por muchas cuestiones, por la derogación de la Ley federal, por la ley de financiamiento, y en general por muchos aspectos que hacen a las mejores condiciones de trabajo.

Y aparte el kirchnerismo defendió que no se tocaran las juntas de clasificación aquí en la Ciudad de Buenos Aires…

Por supuesto. Por eso yo creo que es un error y que se va a saldar en un nuevo debate seguramente se va a reconciliar Cristina con los docentes, pero no me cabe ninguna duda.

A su turno, la Presidenta de la Comisión de Igualdad, la diputada María José Lubertino, dijo sentirse "frustrada porque hace dos años que junto con otras diputadas feministas de la oposición establecimos una agenda feminista de proyectos de ley que son bandera del movimiento de las mujeres, para que fueran tratados en esta Legislatura y no hemos logrado aún que lo traten".

RazonEs de SER también conversó con quien fuera una de las 60 constituyentes porteñas en 1996, convertida en aquel entonces en una de las embanderadas de la redacción constitucional en materia de equidad de género.

¿Por qué el objetivo de pensar en un Parlamento de Mujeres?

Por que creemos que hay que nutrir de nuevas formas de participación las políticas públicas; porque en un momento donde la Ciudad de Buenos Aires, con la actual gestión, se ha retraído, se ha replegado, ha retrocedido en muchos de los temas que son imprescindibles y que son mandatos constitucionales. Creemos que para alimentar y retroalimentar la agenda pendiente, es importantísimo es importantísimo nutrirla de las voces de la diversidad, de las organizaciones de mujeres, de los movimientos sociales y fundamentalmente que esto sea como el fuego que mantenga viva la llama de la hoguera de la temática, porque creemos que a veces, cuando nosotros planteamos algunas cosas desde la Legislatura o desde el parlamento, esto es visto como cuestiones políticas y entonces nos parece que amplía la visión, y por supuesto también nos va a dar input a nosotras en la Legislatura para promover otros temas y otras cuestiones.

Precisamente cuando fue la Convención Constituyente, vos como integrante de la misma fuiste una de las grandes luchadoras y defensoras con cuestiones de género, el cupo y lo que tiene que ver con cuestión de la mujer. De esa Constitución que quedo plasmada allá en octubre del 96 al día de hoy ¿se está igual, se avanzó, se atrasó?

Yo creo que estamos en un momento de retroceso. El macrismo ha significado un retroceso en todos los mecanismos de participación que la Constitución de la Ciudad pretendió institucionalizar. Arrasaron con el presupuesto participativo. En el plan de igualdad, que es una vergüenza que por primera vez desde que se creó el plan de igualdad, esta es la primera vez que no han rendido informes en el segundo semestre del año 2011, que ha habido un retroceso también en maniatar el procedimiento de las comunas, no convocan a las audiencias públicas que corresponden en materia de obra pública, entonces me parece que nosotras hemos redoblado la apuesta y por eso me parece que es imprescindible lograr la participación ciudadana para revertir el desenfoque de las políticas públicas que hoy tiene el PRO en la ciudad Hay un retroceso, hay un repliegue de la agenda que nos propusimos las feministas, las legisladoras de la oposición no hemos logrado que se sancione una ley, no logramos que se sancionaran las licencias indistintas por maternidad y paternidad; no logramos que saliera la fertilización asistida en la ciudad de Buenos Aires, aunque muchas del PRO pagaban patentes con este tema a nivel nacional; se bloqueó hasta que se vetó hasta la fertilización asistida para la obra social de la Ciudad, entonces, para nosotros es muy relevante que el Movimiento de Mujeres venga acá, ponga su voz y ayude para empujar estos logros que van a ser de todas pero es que ya son treinta años de democracia y esta Ciudad, que era el faro de Latinoamérica en materia de igualdad, hoy está a la cola de las reivindicaciones que se van logrando en otras provincias, en otras ciudades y en otros países.

Finalmente, cabe señalar que según la resolución de creación del Parlamento de las Mujeres, la Legislatura porteña debe promover la comunicación entre el Poder Legislativo y la sociedad civil para instalar una agenda parlamentaria y de políticas públicas que se oriente a eliminar toda forma de discriminación por cuestiones de género.

Fuente: Razones de SER

ALGUNAS PROFECÍAS DE PERÓN, Y LOS DESAFÍOS DEL S. XXI


*Por Jorge Torres Roggero
(En revista FALTA ENVIDO, nº 3, dic.2011)


El 14 de enero de 1952, en un artículo titulado “Algo más sobre confederaciones continentales”, Juan Domingo Perón aclaraba algunos aspectos referidos a la “guerra fría”, al uso de las Naciones Unidas y la OEA por el imperialismo y a la necesidad de la unión latinoamericana frente al avance de las grandes potencias. Las llamamos profecías porque fue capaz de mirar los reprofundos de la realidad y anticiparnos lo que vio.

1.- “La disputa por el dominio de un mundo hambriento”

Perón advierte, en primer lugar, que la tercera guerra mundial es un “hecho en marcha”. Analiza la imposibilidad de un enfrentamiento bélico tradicional: “Es más probable que esta guerra se decida por destrucción progresiva y agotamiento que por un acción militar operativa y violenta. Ello indicaría una larga duración y un resultado indeciso hasta el derrumbe de una de las partes”. Previene, además, que el problema “más grave y difícil del mundo actual es comer”. Ya en 1952 vaticina que el futuro acrecentará el problema. La población del mundo aumenta, la vida del hombre se prolonga y se acerca una cruenta etapa de la humanidad. Adviene un período destructivo y ruinoso. En efecto, Perón anunciaba la proliferación de guerras focalizadas instigadas por USA y URSS en el tercer mundo. Le dan la razón el Sudeste Asiático, Medio Oriente, África, América Latina. Contiendas para apoderarse de los recursos de los pueblos mediante la destrucción y la matanza.

Sin embargo, el imperialismo que resulte triunfante sucumbirá, a pesar del éxito, porque habrá heredado el hambre del mundo. “Los dos grandes imperialismos en pugna no se interesan en la solución de este problema, sino en la disputa por el dominio de un mundo hambriento. Pero, el que gane la guerra, si no quiere sucumbir a pesar del éxito, deberá encarar la solución que, después de la contienda, entrañará un estado extremadamente agudo e intenso”.

Ahora bien, la solución tiene un solo camino: producir más alimentos, desarrollar en forma extensiva e intensiva las áreas productivas. Y como la producción alimenticia aun depende de la tierra, el porvenir de los países depende de sus reservas territoriales

En consecuencia, como nosotros somos los mejor dotados, seremos los más amenazados por un imperialismo que revivirá el espíritu conquistador del S.XIX. “Aumentado y corregido”, extenderá y intensificará su dominio.

El ataque del “anarcocapitalismo financiero”, la crisis casi terminal de la economía norteamericana vaciada de capital y trabajadores para alimentar la fiebre de inversiones nominales y de explotación del trabajo esclavo del orbe entero, ratifican la profecía de Perón. Pero como “ imponer y extender el imperialismo económico mundial y salvar el régimen capitalista son muchos objetivos y demasiado grandes para ser consolidados”, eso llevará a USA hacia una “situación financiera desesperada” y a enfrentar objetivos secundarios antagónicos con el “mundo libre”: “es probable que aun venciendo en la guerra pierdan todo lo demás”. Tal la situación actual.

Pero como previno nuestra Presidenta CFK en el G20, todavía estamos a tiempo de “cambiar la actual situación aunque haya que tocar intereses de grupos pequeños pero poderosos: “muchas veces es mejor enfrentar a esos poderosos intereses que más adelante enfrentar la furia de la sociedad”cuando el “pueblo haga tronar el escarmiento”.

2.- “Queda una sola solución, unirnos”

Ya en enero de 1952, Perón proponía como única garantía ante la amenaza cierta de conquista, la unión en una confederación latinoamericana. “Unidos seremos fuertes y numerosos. Desunidos seremos fácil presa de la conquista imperialista y de la explotación consiguiente”. La forma de realizar esta unión, cualquiera. Pero con una condición: “si antes se consultan los pueblos y luego se ejecuta su mandato”.

Una incipiente pero poderosa y decidida Unasur es el mejor testimonio de la sabiduría y el don de pre-visión de Juan Domingo Perón. La acción de Néstor Kirchner, Lula da Silva, Hugo Chávez, Rafael Correa y sus compañeros de Sud América, ganaron una primera gran batalla cuando destruyeron la trampa del ALCA. Luego solucionaron las tensiones de la región sin acudir a intervención extraña: sólo “apoyados en la sinceridad y la lealtad” sin las cuales es inútil hablar de unidad. Simplemente, como decía Perón, hacía falta que pasara la época de “los gobiernos dóciles” y las “oligarquías obedientes”.

3.- “Los ricos del futuro”

El 30/07/73, Perón, tras su regreso del largo destierro, sigue anunciando cuál será nuestro papel en el S.XXI y cuál será la situación del mundo. Es el tema central de sus disertaciones: “Y el problema de este momento es que esos exageradamente ricos por el exagerado exterminio ecológico de sus zonas, están pasando a ser los ricos del pasado, para que aquellos que no se han desarrollado, como nosotros, puedan pensar en que serán los ricos del futuro”(Juan Perón,18/08/73). Frente a ese cuadro, era urgente encarar el desarrollo tecnológico y dedicarse a la gran producción de granos y proteínas. Sin materia prima y sin combustibles, los poderosos comenzarán a asustarse y eso los hará más peligrosos: “Esta es una cuestión a la que no escapa nadie al considerar los problemas de la tierra. Nosotros tenemos que pensar para entonces, porque en momentos de crisis de materia prima y comida, las vendrán a tomar aquí y, si no nos preparamos, las tomarán incluso por teléfono…”

4.- “El secreto del futuro: el consumo y China”

Frente a un inmenso mundo de consumidores hambrientos “en que los productores vamos siendo cada día menos” : “El secreto está en mantener ese perfecto equilibrio del ciclo económico de la producción: es decir, la producción, la transformación, la distribución y el consumo. Cada uno de estos cuatro factores es un factor de riqueza. Algunos creen que se pueden hacer ricos haciendo economía y suprimiendo el consumo.…”(Juan Peron, 25/10/1973).

Ante los que afirman que no hay inversiones en la Argentina, que los capitales que hoy día representan el “anarcocapitalismo internacional”, sin conexión con la economía real, desconfían de nuestro país porque aquí no hay “reglas claras”, ni “credibilidad”, ni “seguridad institucional”, Perón, respondía así en una entrevista del DOMENICA DEL CORRIERE (Milán, Ansa, 23/10/1973): “Muy bien, pues recurriremos a China. No podemos olvidar que tiene 800 millones de consumidores”.

Las plutocracias y las oligarquías están acostumbradas a infravalorar políticamente al pueblo, pero: “La hora de los pueblos se está acercando. Algunos no sentirán su llamado. Muchos cometerán el error de enfrentarlos. Otros tentarán la tontería de engañarlos, pero los pueblos pasarán. Desgraciados entonces los dirigentes que no estén a la altura de sus pueblos. (…) Luego vendrá la unión de los irredentos y sobre los despojos de la infamia comenzará a construirse un pueblo nuevo y a construirse una nueva vida. Hasta entonces habrá que estar dispuestos a morir por la libertad si es que no deseamos conformarnos a vivir en esclavitud” (Perón, 11/09/1952).

Hubo un político que estuvo a la altura de su pueblo y dispuesto a “morir por la libertad”. Se llamaba Néstor Kichner. Cristina, su compañera, es la gran conductora del “pueblo nuevo” que ha comenzado a construirse y que está pariendo “una nueva vida”.

Gentileza de:  Confusa Patria

LA SABIA Y SEÑERA PALABRA DEL GENERAL PERÓN



*Por Diego Carbone


"No puede ser democracia la que le entregue la dirección y el gobierno a cuatro o cinco paniaguados de la política, que no se conoce que hayan trabajado en otra cosa en su vida que en hacer política; no pueden ser esos profesionales de la política, verdaderos deformadores de la democracia, los que conformen la democracia; esta debe ser entregada al Pueblo mismo. Los intereses de la Nación deben ser confiados a los que estan interesados en llevar adelante la Nación y no a estos que viven al margen de la Nación.

En las mismas organizaciones vamos solucionando sus reivindicaciones, tanto en el orden político como en el social y en el ecónomico, vale decir, que estamos construyendo una nueva y verdadera democracia en el Pueblo Argentino, que se basa en realidades y no en discursos, como nos tenían acostumbrado esos polícicos de profesión. Hemos dado acceso a la riqueza y a la propiedad al noventa y cinco por ciento de la población que antes no lo tenía, sin destruir al otro cinco por ciento, porque a ninguno de ellos les hemos quitado nada, sino que los hemos puesto a trabajar también y vamos repartiendo mejor. No teniamos porque eliminar a ese cinco por ciento, pero vamos a construir sobre el noventa y cinco restante una nueva capitalización, la verdadera capitalización, la capitalización del Pueblo. la única real. Lo demás sera siempre una mentira, como siempre fueron mentiras la mayor parte de las afirmaciones del capitalismo.

El capitalismo ha tenido siempre sus trucos, como el truco del valor de la moneda. Ese truco del valor de la moneda estaba compensado con la inaccesibilidad del Pueblo a la misma.

Le decián al Pueblo que el peso valía mucho, pero no lo podía alcanzar nunca. ¡Que le importa al Pueblo que valiera mucho el peso si no lo podía conseguir! Le importaba mucho menos que valga poco, quero que lo alcance, que tenga acceso a la moneda, ese acceso que antes el Pueblo no lograba.

El gobierno capitalista se conformaba con tener su capitalización, con sacar un impuesto anual para costear su presupuesto; pero ese recurso eran tan pequeño que por eso el gobierno estaba siempre pobre. Esos gobiernos capitalistas no supieron formar sus propios recursos favoreciendo al mismo tiempo de la comunidad, pero es que ellos no trabajaban para la comunidad, sino para ese pequeño sector del cual formaban parte, y como tenían todo, poco y nada les importaba del Pueblo.

Hemos capitalizado al Pueblo en vez de capitalizar a los sectores ya capitalizados.

Nosotros subordinamos la producción al consumo, no como antes que subordinaban el consumo a la producción. Antes si no habia lo suficiente, no se les ocurria que era necesario aumentar la producción; si no alcanzaba, estaban a media ración. Esta era la solución, yo digo que comian la mitad, pero comía la mitad el 95 por ciento del Pueblo, porque los otros comían cuatro veces por día. Es ese egoismo el que mato a esas comunidades y el que ls fué llevando barranca abajo hasta destruirlas; hoy están casi totalmente destruidas porque ahora ya no existe ese sistema. Donde el capital se mantiene, el Estado le saca el 95 por ciento a los reditos del capital.

Los Estados actuan ahora con viveza en todas partes; pero nosotros en vez de despertar al Estado, hemos despertado al Pueblo, y el Pueblo es el que disfruta; el Estado no es más que un servidor del Pueblo. Eso es lo que notavia no han entendido muchos, pero ya lo van a entender.

Nosotros creemos que ningun recurso puede ser bueno si no hace la felicidad del Pueblo. Para nosotros es el primero de todos los objetivos y después la grandeza de la Nación.


JUAN DOMINGO PERON - 16 de febrero de 1955

MATERIA INMATERIAL





Esta fuerza oscura
que me retiene
y cuando se le ocurre
me expande,
cuando quiere me atomiza.
No lo sé,
mi galaxia quiere escapar
del Cúmulo de Coma,
energía oculta
billones de agujeros.

Pero no,
estoy atado al Otro,
esa atracción que me ata
me desrevela.

Girando alocadamente
mi identificación
viene desde antes del amanecer
y quiere estallar
(frente al peso gravitatorio del espejo)
emitiendo luz,
anhelos.

Pero el Otro no me refleja,
no me absorve
y aunque sí, me atraviesa,
es invisible sin consecuencias encarnadas.
Esas minúsculas cositas subatómicas
curvan mi viaje
en el único lenguaje que no entiendo...
pero intuyo.


Juan Disante - Buenos Aires