Seguidores

2 de septiembre de 2012

FAHRENHEIT 451

*Por Megafón

Hay cosas que damos por sabidas para todos, porque con los hechos y los dichos, los personajes se van armando y nos dejan sin capacidad de asombro. Esto ocurre cuando miramos ficción: el protagonista de la serie tiene comportamientos estereotipados que suelen repetirse de capítulo en capítulo. La sorpresa se nos presenta cuando se salen de libreto; pero esto ya casi está en desuso por estos tiempos. Esas ocurrencias de los capocómicos de otros tiempos han quedado allá con ellos.

El problema que nos afecta en estos días, bien podría ser obra del género comedia. Como decimos tantas veces “si no fuera verdad, nos causaría gracia”.

Pero el personaje no es actor, o al menos no lo es en su cargo.

Decir que Macri ignora casi todo lo que de popular nos atraviesa a los argentinos, no es decir nada nuevo.

Podemos suponer que Macri no conoce la historieta argentina “El Eternauta” de Oesterheld y Solano López, obra donde el protagonismo siempre recae en un grupo de personas, más grande o más pequeño, conformando un «héroe en grupo» al que se considera más valioso que el clásico héroe individual que triunfa sin ayuda de otros.

Podríamos hasta imaginar que desconoce la historia de Héctor Germán Oesterheld (guionista de El Eternauta) desaparecido en la última dictadura militar junto a sus cuatro hijas, Diana (24), Beatriz (19), Estela (25) y Marina (18).

Sospechamos que nunca se enteró que el dibujante Francisco Solano López, al llegar el Golpe de Estado del ´76 se fue con su hijo (quien había pasado un año preso por la dictadura) a España. Que regresó al país y el 9 de octubre de 2008 fue declarado «personalidad destacada de la cultura» de la Ciudad de Buenos Aires. Esa ceremonia tuvo lugar en el salón San Martín del palacio legislativo.

Para el Jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, todas estas historias no le son ni pertinentes, ni interesantes, ni importantes, ni significativas, porque son historias muy vinculadas a la política. Y ya sabemos que la política no es su tema, aunque sus aspiraciones pudieran parecer por momentos vinculadas a la política.

Para Macri todo lo que le atrae de la política son las puertas que puede abrirle, a él y a sus corporativos amigos, para hacer negocios. El resto le pasa sin siquiera salpicarlo de pudor por sus ignorantes manifestaciones públicas sobre todos los temas, que por su cargo, le toca opinar.

No sabe o no contesta sobre Salud, sobre Subtes, sobre Obras Públicas, sobre derrumbes, sobre abandono de personas, sobre desalojos violentos, sobre escuchas ilegales, sobre persecución ideológica, sobre nada que tenga que ver con su “des-gestión” de gobierno.

El hombre que ocupa la silla más importante del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires (hincapié en la importancia de lasilla y no del que la ocupa), ha alcanzado el límite permitido entre la ficción y la realidad con su último mamarracho ejecutivo: 0800 políticaescacaenlaescuela.

Los tiempos donde los jóvenes creían que los próceres eran de bronce y no tenían ni odios ni amores, han pasado. Para nuestros jóvenes del siglo XXI los próceres fueron personas como son ellos, con sentimientos, con dudas, con errores y así esos personajes ilustres son mucho más valorados y se les mete más adentro saber que la política es el camino para hacer historia.

Por suerte, los estudiantes de la Ciudad de Buenos Aires, leen, escuchan, discuten, participan y opinan sobre política muy a pesar de Macri y su “apolítico” ministro de educación.

Los adolescentes tienen esa sana costumbre de transgredir. Alcanza con decirles “mejor no hagan esto” para despertarles la voluntad de hacer lo no recomendado. Ni hablar cuando se pretende “prohibir”, si con sugerir se empeñan en vulnerar la idea, con prohibir se profundiza la rebeldía revelada.

No es necesario haber pasado por el CBC de Psicología para saber de estas reacciones de los jóvenes, nosotros fuimos jóvenes.

¿Macri habrá sido un joven al que le habrán prohibido hablar de política? Y ¿no supo rebelarse a tiempo? Tal vez por eso hoy se empeña en jugar a la política. Es un adulto con problemas, el juego es para otra edad, ya le pasó el tiempo del juego. Tal vez también le pasó el tiempo de la política, pero, como cuando era adolescente, tarda en darse cuenta.

Nuestros jóvenes, los mismos que van a las escuelas públicas de la Ciudad de Buenos Aires, tienen la capacidad crítica necesaria para hacer de la política una manera más de manifestarse.

A pesar de los 0800, de los Macri y de los ministros censuradores, en las escuelas, los pibes descubrieron que junto a la Matemática y la Física es necesario hacer entrar a El Eternauta, a El Nestornauta y a la política como una herramienta más para defenderse en la vida.

Son jóvenes, son rebeldes, son hermosos...

img_9036.jpg
Publicar un comentario