Seguidores

27 de mayo de 2012

EL DESAFÍO DE REVINCULAR LA CIENCIA CON LA POLÍTICA


Páginas que faltaban

Se presentó en Rosario “Soltando amarras. Claves para comprender la historia pendiente de la enfermería argentina”, de Beatriz Morrone. Una extensa investigación que interpela el sistema hegemónico de salud y el perfil despolitizado y “aséptico” de la formación en Enfermería. Desde un lugar comprometido, la autora pone a la ciencia al lado de la política, reivindica a los trabajadores de la salud que fueron víctimas del terrorismo de Estado y a quienes trabajaron en Malvinas. A su vez, no duda en relatar las complicidades que existieron desde la Salud Pública con los militares. Estuvimos en la presentación.

Allí están ellas. A la par, unas al lado de otras. Con los ojos llenos de historia y los pañuelos de la dignidad.

La sala es grande y está colmada de gente.

Van llegando a paso lento, del brazo de amigos y de gente querida.

Su presencia ilumina.

Allí están, en la primera fila del auditorio de la ex Alcaidía de mujeres de la Plaza Cívica, lugar que supo ser emblema del castigo y la represión, y que la lucha colectiva transformó en un espacio para la Memoria.

Hoy, varias Madres de la Plaza 25 de Mayo, acompañan la presentación de un libro comprometido con las luchas sociales.

A través de 235 páginas, “Soltando amarras. Claves para comprender la historia pendiente de la enfermería argentina”narra la historia no conocida de cientos de trabajadores de la salud cuyos nombres ignora la historia oficial de la enfermería, trabajadores que con valentía le dieron un sentido político, comunitario y social a sus prácticas cotidianas.

“Este es un encuentro cargado de emoción, sobre todo por el espacio donde estamos. Queremos poner en palabras y generar actividades que permitan repensar desde nuestra memoria colectiva, aquello que nos ha sido negado. Los trabajadores de la salud no hemos podido rescatar toda la riquísima historia de militancia y de trabajo político (partidario o no) y social que permitió que muchísimos enfermeros se organizaran en distintos momentos de la historia”, expresaba la autora, Beatriz Morrone, durante su exposición. “Ya en 1885 había una organización de enfermeros tratando de organizarse para mejorar sus condiciones de vida y de trabajo”.

En el panel estuvo acompañada por Olga Moyano, enfermera, sobreviviente del Centro Clandestino de Detención Fábrica Militar, testigo y querellante de causas por delitos de lesa humanidad, cuya historia forma parte del tercer capítulo del libro. También por Juan Nóbile, director provincial de Investigación y Reconstrucción de la Memoria Histórica y Angel Ruani, secretario de Seguridad Comunitaria, quienes al tomar la palabra reivindicaron este novedoso y necesario trabajo de investigación.

Beatriz Morrone es investigadora, docente universitaria, enfermera, trabajó más de 15 años en el hospital materno infantil “Victorio Tettamanti” y estuvo entre los fundadores de la Red Iberoamericana de Historia de la Enfermería, entre otras varias actividades.

Entusiasmada y sin titubeos compartió sus motivaciones para meterse de lleno en la investigación. “Cuando estudiábamos nos convencieron e hicieron creer que no teníamos historia de lucha, que no teníamos historia de la que pudiéramos sentirnos orgullosos para tomar ese legado, lo que hubiera permitido un fortalecimiento colectivo para ejercer la profesión con un posicionamiento político e ideológico. Esa fortaleza nos ayudaría a trascender las paredes del office, ese espacio mínimo y hasta devaluado, a pesar de lo que significa todos los días el trabajo en una sala de atención”.

La investigación se desarrolla a través de 5 capítulos, el primero indaga sobre la colonización y la atención de la salud; el segundo se focaliza en la revolución sanitaria y la enfermería durante la gestión del Dr. Ramón Carrillo (primer Ministro de Salud argentino). Luego está el capítulo que mayor atención tuvo en esta presentación, vinculado a la militancia política de los enfermeros en la segunda mitad del siglo XX, sus luchas y resistencias.

En el cuarto, la autora trabaja en torno a la actuación de los enfermeros argentinos durante la guerra de Malvinas, otro de los temas poco conocidos hasta el momento. Y en el último capítulo, con sobrados argumentos analiza la invisibilización de la hegemonía en la formación y el control del ejercicio de la Enfermería.

“El libro me ha permitido encontrar una cantidad de historias, porque evidentemente hay muchas cosas invisibilizadas. Se abrieron muchas aristas, tenemos todo un capital por contar. Este proyecto no concluye, sino que abre. La historia oficial es híbrida, reaccionaria, basada en la hegemonía de un tipo de atención en salud parada en un lugar que no solamente no da respuestas, sino que nos oprime como ciudadanía”, señaló Beatriz.

Trabajadores de la salud y dictadura 

En el apartado “La militancia política de los enfermeros: resistencia y lucha en la segunda mitad del siglo XX”, se reivindica a los trabajadores de la salud que fueron víctimas del terrorismo de Estado. Y a su vez se denuncian las complicidades existentes desde la Salud Pública con el plan sistemático de desaparición de personas.

Apoyándose en la proyección de imágenes, Olga Moyano, testigo y querellante de causas por delitos de lesa humanidad e integrante de la murga La Memoriosa, recordó y homenajeó a compañeros perseguidos y asesinados durante la última dictadura: “Quiero recordarlos y rescatar su compromiso, a José Luis Acosta, Alejandro Pastorini, Jorge Luis Francesio, Liliana Delfino, Rogelio Lesgart, Ricardo Masa, Adriana Estevez, Olga Patachín, Oscar Mansur, entre otros tantos. Creo que a partir del advenimiento de los juicios y de los testimonios de muchos compañeros/as querellantes en las causas se están empezando a visibilizar estas luchas”, dijo, emocionada.

“Este libro viene a saldar una deuda con la enfermería y con todos los trabajadores de la salud. Asumirse como trabajadores es una cuestión fundamental para poder pensar a la ciencia al lado de la política. La política entendida como herramienta para cambiar las condiciones injustas de la realidad”, señaló Olga.

Publicado en:  Enredando
Publicar un comentario