Seguidores

6 de marzo de 2012

TRAGEDIA Y LA POLÉMICA: FERROCARRILES DEL ESTADO



*Por José Luis Ponsico

En marzo´03 Néstor Kirchner, conversaciones con Torcuato Di Tella, tuvo interés en la reestatización de los ferrocarriles. La decisión política del primer gobierno de Juan Domingo Perón, instrumentada por su colaborador en temas económicos, Miguel Miranda. resultó decisiva. Miranda, luego titular del IAPI y del Banco Central.

Antes, a cargo del Consejo Económico Nacional. Encargado de las negociaciones con los ingleses. Hoy, vuelve al debate. La primera estatización de los ferrocarriles tiene seis décadas.

La tragedia del Ferrocarril Sarmiento, línea que une el oeste del conurbano con Plaza Once con saldo de medio centenar de víctimas (murieron jóvenes y mayoría trabajadores que hacen provincia hasta la Capital; ida y vuelta) más de 350 heridos, algunos graves, el horror vivido en medio de los rescates remite a vieja discusión: los ferrocarriles deben ser o no administrados por el Estado, controlador. Gestor.

Perón ganó el 24 de febrero del´46 con el 55% de los votos. La Unión Democrática obtuvo el 45%. Enseguida convocó a varios economistas. Todos licenciados y asesores en temas de fondo. Sin embargo, el coronel y jefe del Estado -asumió el 4 de junio- no quedó conforme. A los tres o cuatro días, presciendió de los asesores.

Alguna vez comentó: "Los trabajos que traían no eran los mejores y además usaban terminología de los técnicos; no era nada sencillo", dijo el flamante Presidente de la Nación. "La idea de la recuperación nacional empezaba por la nacionalización de los servicios públicos", dijo.

"Por eso llamé al amigo Miguel Miranda, español, comerciante al que conocí tiempo atrás. Primera había sido empleado y 20 años más tarde tenía 30 fábricas en el rubro de la hojalata. Sabio para entender una economía más sencilla: comprar y vender. A veces, lo primero hacerlo sin plata", contó Juan Perón en memorias.

"Miranda fue artífice de la compra de lso ferrocarriles a los ingleses; en cómodas cuotas", agregó el flamante Presidente de la Nación, a fines del´46.

Sectores de oposición ahora responsabilizaron al gobierno por la precarización del servicio a cargo de los concesionarios. La falla humana -maquinista o conductor del "convoy"; o el control que ante una posible emergencia (frenos que fallaban) autorizó a seguir al motorman- lleva ahora a las demandas judiciales y antigua polémica:

¿ El Estado debe o no hacerse cargo del transporte público ferroviario ?. Todas las tragedias tienen un signo donde la falla humana se vincula a la fatalidad. O "el día menos pensado", dicen los entendidos.

En la trágica "Puerta 12" Monumental, River, domingo 23 de junio del´68, la policía montada que intentó dispersar a los hinchas de Boca que llegaron primero a la calle en el momento que desde arriba caían papeles encendidos que asustaban a los caballos...

Lejos estaban de imaginar los mismos policías de la montada que en las corridas los jóvenes irían de nuevo hacia la puerta doce, sin molinetes ni puertas entrecerradas, como se argumentó... Y terminarían apretujados por hinchas de Boca que bajaban -0 a 0 y "no había pasado nada"- sin pensar que cientos estaban subiendo de nuevo.

Conclusión: hubo 70 muertos. El 80 por ciento pibes de 17 a 22 años de edad. En una de las escaleras, todos apretados y por asfixia, según las constancias. Al domingo siguiente -todavía no era "La Doce"- la hinchada de Boca, sus sectores más "duros", cantaban los estribillos contra la Policía que había intervenido y con incidentes.

"No había molinete, era la cana que pegaba con machete". River tuvo que pagar los juicios en tiempos del ciclo del escribano William Julián Kent. Las responsabilidades inherentes. Hoy, todo indica que los juicios y demandas serán millonarios (as). Como en el fútbol, los errores se pagan.

El Estado subsidia a los ferrocarriles. En todos lados dan pérdida. El asunto es que funcionen bien y no haya tragedias. Japón pondera al "tren bala". Aquí los vagones son antiguos y los maquinistas no garantizan nada en las emergencia. Implica una revisión de parte del gobierno.

"La Cámpora" solicitó la reestatización de los ferrocarriles. Viejo anhelo de Néstor Kirchner en conversaciones con Torcuato Di Tella, flamante titular de Cultura de la Nación, en los albores del gobierno, marzo o abril 2003.

Todo el escenario nacional quedó afectado por la tragedia ferroviaria en Plaza Once.

"La Política también es el arte de transformar un hecho negativo en otro positivo", argumentó Perón hace seis décadas cuando concluían las jornadas del Congreso de Filosofía en Mendoza. Antes, le había dicho a Miranda: "Se trata de nacionalizar sin gastar".

A lo cuál el futuro referente de Hacienda (no "de Economía") le respondió: "Comprar con plata lo hace cualquiera".

Cuenta la leyenda que en la compra de los ferrocarriles a los ingleses, además de las cuestiones de soberanía, Perón instruyó al hombre de confianza para que la operación fuera en el mayor de los plazos posibles.

Hace 63 años la cosa pública estaba lejos de suponer tragedias ferroviarias.          
Publicar un comentario